Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Operación Gladio: Cómo la OTAN llevó a cabo una guerra secreta contra los ciudadanos europeos y sus gobiernos elegidos democráticamente

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Esta es la tercera parte de la serie de Cynthia Chung cuya primera parte se titula “Verificando a los verificadores de hechos: ¿Por qué Ucrania parece tener tantos nazis hoy en día?” y cuya segunda parte se titula “Cómo La CIA Adquirió Y Financió El Movimiento Nacionalista Ucraniano Posterior A La Segunda Guerra Mundial”. Esta nueva entrega reúne tantos elementos de la historia que han sido tratados durante mucho tiempo de manera compartimentada y que responde a tantas preguntas sobre el impulso causal de nuestra crisis actual.

 

Por Cynthia Chung

“Había que atacar a los civiles, al pueblo, a las mujeres, a los niños, a los desconocidos, lejos de cualquier juego político. La razón era muy sencilla: obligar a la gente a dirigirse al Estado para pedir más seguridad”. — Vincenzo Vinciguerra, terrorista italiano convicto, antiguo miembro de la Avanguardia Nazionale (“Vanguardia Nacional”) y de Ordine Nuovo (“Nuevo Orden”)

Esta es la tercera parte de una serie de cinco partes. [Remítase aquí a la Parte 1 y a la Parte 2, la última de las cuales trata de cómo el movimiento nacionalista ucraniano posterior a la Segunda Guerra Mundial fue adquirido y financiado por la CIA].

La Alemania nazi: El baluarte de Occidente contra el comunismo

“Al destruir el comunismo en su país [el de Hitler], había bloqueado su camino hacia Europa Occidental… Alemania, por tanto, podía considerarse con razón un baluarte de Occidente contra el comunismo”. (1)

– El conde de Halifax, también conocido como Lord Halifax (embajador británico en Estados Unidos entre 1940 y 1946, secretario de Estado de Asuntos Exteriores británico entre 1938 y 1940, virrey y gobernador general de la India entre 1926 y 1931)

Todo el mundo conoce el discurso sobre el Telón de Acero pronunciado por Winston Churchill, que para entonces ya no era Primer Ministro británico, el 5 de marzo de 1946.

Sin embargo, no es Churchill el creador de la frase, sino el ministro de Asuntos Exteriores de la Alemania nazi, el conde Lutz Schwerin von Krosigk, que pronunció un discurso en Berlín el 3 de mayo de 1945, del que se hicieron eco el London Times y el New York Times el 8 de mayo de 1945. En el discurso, Krosigk utiliza la frase propagandística “Telón de Acero”, acuñada por los nazis, que fue utilizada precisamente en el mismo contexto por Churchill menos de un año después.

Después de este discurso alemán, sólo tres días después de la rendición alemana, Churchill escribió una carta a Truman para expresarle su preocupación por el futuro de Europa y decirle que había caído el “Telón de Acero”. (2)

Este reparto de la política entre la Alemania nazi e Inglaterra no debería ser una completa sorpresa.

El Pacto Molotov-Ribbentrop, firmado el 23 de agosto de 1939, es el que ha pasado a la historia por su notoriedad. Sin embargo, a menudo se omite un hecho importante, que este notorio pacto se firmó 11 meses después de que el Primer Ministro del Reino Unido, Neville Chamberlain, firmara el acuerdo de apaciguamiento con Hitler el 30 de septiembre de 1938, conocido como el Acuerdo de Múnich (también conocido como la Traición de Múnich).

El historiador Alex Krainer escribe

“La historia que nos enseñaron en la escuela fue que el gobierno británico aceptó la partición de Checoslovaquia sólo como una medida desesperada para evitar una guerra europea mayor. Este punto de vista se basa en la idea de que Alemania ya era una potencia militar abrumadora que podía aplastar fácilmente las débiles defensas de Checoslovaquia. Sin embargo, esta idea es claramente falsa”. [énfasis añadido]

Alex Krainer continúa:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

“Creada en 1919, Checoslovaquia era el más próspero, el más democrático, el más poderoso y el mejor administrado de los estados surgidos del Imperio de los Habsburgo… la idea de que los alemanes tenían ventaja militar y de que la seguridad checa era débil eran ambas invenciones de una campaña de propaganda sostenida, que fue orquestada por los medios de comunicación británicos y los representantes del gobierno para engañar al público británico y europeo…

En términos de calidad, armamento y fortificaciones, el ejército checo era conocido como el mejor de Europa y era superior al alemán en todos los aspectos, excepto en el apoyo aéreo. El 3 de septiembre de 1938, el agregado militar británico en Praga escribió un cable a Londres en el que decía “No hay deficiencias en el ejército checo, por lo que he podido observar…”.

Además, la seguridad checa estaba respaldada por alianzas estratégicas con Francia y la Unión Soviética, ambas muy interesadas en aquel momento en mantener a raya a Alemania y ambas muy superiores a ésta en términos de fuerza militar”. [énfasis añadido]

Es decir, Checoslovaquia capituló sin resistencia, pero no porque sus defensas fueran débiles. Más bien, se debió a que su gobierno había recibido falsas promesas y a que, en última instancia, los traicioneros planes de la diplomacia secreta británica jugaron a favor de Alemania.

Lord Halifax, citado anteriormente, fue uno de los negociadores británicos del Acuerdo de Múnich. Para el resto de la historia, consulte el excelente artículo de Alex Krainer aquí [https://thenakedhedgie.com/2021/12/18/appeasement-the-betrayal-in-munich-part-2-of-3/].

Lo que de hecho ocurrió como resultado del Acuerdo de Múnich fue que la Alemania de Hitler adquirió el ejército superior de Checoslovaquia y transformó a Alemania en una amenaza colosal que sería mucho más difícil de derrotar.

Además, el Banco de Inglaterra y el Banco de Pagos Internacionales, a través del gobernador del Banco de Inglaterra, Montague Norman, permitieron la transferencia directa a Hitler de oro por valor de 5,6 millones de libras que era propiedad del Banco de Checoslovaquia.

Acciones cuestionables por parte de Inglaterra, sin duda.

Se había permitido que Alemania se convirtiera en una fuerza ultraterrena a través de la intervención directa británica. Sólo 11 meses después se firmó el Pacto Molotov-Ribbentrop como medio para evitar lo que era claramente inevitable: un ataque alemán en suelo ruso, con el respaldo de Gran Bretaña. [Para más información sobre esto consulte aquí]. [https://www.strategic-culture.org/news/2020/09/18/on-roosevelt-and-stalin-what-revisionist-historians-want-us-to-forget/]

Operación Gladio: El puñal de la OTAN

“El eje del terror interno de la OTAN se apoyaba en el complejo militar-industrial controlado por el Pentágono, el cultivado renacimiento del neofascismo y los trabajadores a sueldo procedentes del submundo criminal de la Mafia”.

Richard Cottrell, “Gladio: La daga de la OTAN en el corazón de Europa”

Con la Segunda Guerra Mundial ganada, el mundo tenía la impresión de que íbamos a tomarnos a pecho la frase “Nunca más”. Desgraciadamente, los encargados de elaborar la política y la estrategia geopolítica occidentales después de la Segunda Guerra Mundial no podían estar más en desacuerdo.

La Operación Impensable es un excelente ejemplo del tipo de pensamiento que se estaba rumiando en Gran Bretaña y Estados Unidos después de Roosevelt. Aunque la operación sería archivada con el nuevo gobierno de Clement Attlee, ésta siguió siendo una mentalidad predominante en los servicios de inteligencia británicos y estadounidenses y lo ha sido hasta hoy.

Durante la Segunda Guerra Mundial se hicieron preparativos en caso de una posible victoria alemana y se estacionaron unidades de guerra de guerrillas “stay-behind” en toda Europa. El modelo fue el Special Operations Executive británico, o SOE, una fuerza de guerrilla-comando de alto secreto creada en 1940. Fue una idea de Winston Churchill y se le llamó “el ejército secreto de Churchill”. Con el tiempo se adoptaría en la OTAN. (3)

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.
Imagen superior: Durante la Segunda Guerra Mundial, el Ejecutivo de Operaciones Especiales británico llevó a cabo misiones clandestinas para apoyar a las organizaciones de la resistencia, inspirando la posterior Operación Gladio.

Imagen superior: Durante la Segunda Guerra Mundial, el Ejecutivo de Operaciones Especiales británico llevó a cabo misiones clandestinas para apoyar a las organizaciones de la resistencia, inspirando la posterior Operación Gladio.

 

Tras la victoria aliada, estas unidades “stay-behind” no se disolvieron, sino que se reforzaron y ampliaron en casi todos los países europeos, con la ayuda y el estímulo directos de Estados Unidos.

Miembro del Parlamento Europeo (1979-1989), al que también se le encargó la investigación formal, Richard Cottrell escribe en “Gladio: La daga de la OTAN en el corazón de Europa”:

“Tras la creación de la OTAN en abril de 1949, los ejércitos secretos pasaron gradualmente a estar bajo el control directo de la nueva alianza militar. La OTAN estableció cuidadosamente departamentos de guerra clandestina que gestionaban los ejércitos secretos y asignaban sus tareas. Sólo unos pocos íntimos de confianza debían conocer su existencia. A medida que cada unidad secreta quedaba al descubierto, el nombre Gladio pasó a aplicarse a todas ellas”.

Sin embargo, la esperada invasión soviética nunca se produjo. Y así, estos ejércitos secretos encontraron otro propósito, debían ser utilizados contra el pueblo.

El deseo era que mediante la puesta en escena de operaciones de falsa bandera que se atribuían a los comunistas, esto invocaría a su vez el pánico y la repulsión y enviaría a los votantes en tropel a los brazos acogedores de un gobierno seguro de la derecha.

Richard Cottrell escribe:

“Se ordenó a las bandas de soldados secretos y a sus secuaces que dispararan, bombardearan, mutilaran y mataran a sus propios ciudadanos. Los Estados Unidos prohibieron a cualquier estado europeo soberano sentar a ministros comunistas en el gobierno. Todos los movimientos de izquierda cayeron bajo la sospecha de ser camuflados por Moscú”.

Italia, que contaba con el mayor y más poderoso partido comunista de Europa, sería la primera en la lista.

Se esperaba que el Partido Comunista de Italia, admirado por liderar la lucha contra Mussolini, ganara en las primeras elecciones de la posguerra en junio de 1946. Esto, por supuesto, se consideró intolerable bajo el dictado del Telón de Acero.

El periodista de investigación Christopher Simpson escribe en su libro “Blowback”, cómo una parte sustancial de la financiación de la oposición al Partido Comunista de Italia, que era el Partido Demócrata Cristiano, procedía de activos nazis capturados, (en gran parte en poder de los estadounidenses). Esta intervención inclinó la balanza a favor del Partido Demócrata Cristiano de Italia, que escondía a miles de fascistas en sus filas.

El Partido Demócrata Cristiano sería el partido dominante en Italia durante cinco décadas, durante los años de la Operación Gladio, hasta su disolución en 1994.

Para asegurarse de que no surgiera ningún otro apoyo comunista en Italia, la Operación Gladio, con el conocimiento y el apoyo de la CIA, el MI6 y las agencias de inteligencia europeas, dirigió una campaña de violencia brutal contra los italianos que se prolongó durante la mayor parte de dos décadas, conocida como los “años de plomo”, los anni di piombo.

En 1959, una minuta de información interna de la OTAN (fechada el 1 de junio de 1959) llegó a manos de un periódico británico, revelando que la tarea de las unidades stay-behind se había cambiado formalmente para hacer frente a la “subversión interna”. Los ejércitos secretos iban a desempeñar a partir de entonces un “papel determinante… no sólo en el plano de la política general de la guerra, sino también en el de la política de emergencia”. (4)

Lo que esto significaba era que un ejército secreto de unidades stay-behind, bajo la dirección de la OTAN, en ausencia de una amenaza soviética, iban a dirigir sus acciones a asuntos internos que incluirían espionaje y actos de terrorismo sobre los ciudadanos de Europa con el apoyo y la cobertura de las unidades policiales de esas naciones. Esto se utilizaría para centralizar aún más el control dentro de los gobiernos de derecha que apoyaban el aparato de la OTAN.

La Operación Gladio, que utilizó la táctica Estrategia de Tensión, funcionó en tres niveles básicos. El primero era una guerra de guerrillas que se libraba principalmente en las calles, con el fin de endurecer las lealtades lejos de la Unión Soviética.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

El segundo nivel era el frente político e implicaba conspiraciones inspiradas por la OTAN, como la afirmación de que ciertos gobiernos estaban en connivencia secreta con la URSS, con el fin de desalojar a los gobiernos elegidos democráticamente que no fueran amigos del aparato estatal de la OTAN y sustituirlos por regímenes títeres más flexibles.

El tercer nivel era el asesinato (duro y blando) de figuras que se consideraban obstructivas a los objetivos de la OTAN. Algunos ejemplos son el asesinato del ex primer ministro italiano Aldo Moro en 1978, el del primer ministro sueco Olof Palme en 1986 (conocido como el JFK sueco), el del primer ministro turco Adnan Menderes en 1961 junto con dos compañeros de gabinete, y el del presidente estadounidense Kennedy en 1963. Así como el asesinato suave (asesinato de carácter) del Primer Ministro del Reino Unido Harold Wilson. Estos asesinatos serían seguidos por un golpe de estado apoyado por la OTAN y Estados Unidos.

Los intentos de asesinato de la Operación Gladio incluyen al Presidente de Gaulle (más sobre esto en breve) y al Papa Juan Pablo II (para más detalles, consulte el libro de Richard Cottrell).

El arquitecto de la Operación Gladio fue Yves Guerin-Serac, un cerebro de las operaciones negras.

Yves Guerin-Serac: el Gran Maestro de las Operaciones Negras detrás de la Operación Gladio

“Él [Yves Guerin-Serac] era esclavo de su visión personal de un Nuevo Orden Mundial cristiano-fascista. También fue el mentor intelectual del terrorismo Gladio. Escribió los manuales básicos de entrenamiento y propaganda que pueden describirse con justicia como el orden de batalla de Gladio”.

Richard Cottrell, “Gladio: La daga de la OTAN en el corazón de Europa”

Guerin-Serac fue un héroe de guerra, rebelde argelino, agente provocador, asesino, bombardero, agente de inteligencia, católico mesiánico y gran maestro intelectual detrás de la Estrategia de Tensión/Operación Gladio.

Guerin-Serac publicó a través de Aginter Press el manual de Gladio, incluyendo “Nuestra actividad política” en lo que puede describirse acertadamente como su primer mandamiento:

“Nuestra creencia es que la primera fase de la actividad política debe consistir en crear las condiciones que favorezcan la instalación del caos en todas las estructuras del régimen… En nuestra opinión, el primer movimiento que debemos hacer es destruir la estructura del Estado democrático al amparo de las actividades comunistas y prosoviéticas… Además, tenemos gente infiltrada en estos grupos.” [énfasis añadido]

Guerin-Serac continúa:

“Hay dos formas de terrorismo que pueden provocar esa situación [la ruptura del Estado]: el terrorismo ciego (cometer masacres indiscriminadas que causan un gran número de víctimas) y el terrorismo selectivo (eliminar a personas elegidas)…

Esta destrucción del Estado debe llevarse a cabo bajo la cobertura de “actividades comunistas”. Después, hay que intervenir en el seno del ejército, del poder jurídico y de la iglesia, para influir en la opinión popular, proponer una solución y demostrar claramente la debilidad del aparato jurídico actual. Hay que polarizar la opinión popular de tal manera que se nos presente como el único instrumento capaz de salvar a la nación”. [énfasis añadido]

La violencia anárquica aleatoria iba a ser la solución para provocar ese estado de inestabilidad y permitir así un sistema completamente nuevo, un orden autoritario global.

Yves Guerin-Serac, que era un fascista declarado, no sería el primero en utilizar tácticas de falsa bandera que se achacaron a los comunistas y se utilizaron para justificar un control policial y militar más estricto por parte del Estado.

El 27 de febrero de 1933, Hermann Göring, el segundo al mando de Hitler, gritó ante la quema del Reichstag

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

“¡Este es el comienzo de la revolución comunista! No debemos esperar ni un minuto. No tendremos piedad. Todo funcionario comunista debe ser fusilado, dondequiera que se encuentre. Todo diputado comunista debe ser colgado hoy mismo”. (5)

Es increíble que los occidentales parezcan no cansarse nunca de esta forma de drama, sin importar cuántas veces la hayan escuchado.

La línea de chivos expiatorios obvios también es algo que parece no cansarse nunca. En el caso del incendio del Reichstag, ahora ampliamente reconocido como una falsa bandera, fue un judío holandés desconcertado el que fue inmediatamente acusado.

Al día siguiente del incendio, seis días antes de las elecciones generales previstas, Hitler convenció al anciano y confuso presidente von Hindenburg (el icono de la Primera Guerra Mundial) de que la crisis era de una gravedad tan profunda que sólo podía afrontarse con la abolición total de todas las libertades personales.

La “Ley de Incendio del Reichstag” otorgada por Hindenburg dio a Hitler muchos de los instrumentos que necesitaba para la toma total del poder. En dos semanas, la democracia parlamentaria también quedó reducida a las brasas humeantes de la historia.

No sería la única falsa bandera orquestada por Hitler.

Cottrell escribe:

“Las unidades de las SS obligaron a un pequeño grupo de víctimas de los campos de concentración ‘liberadas’ de Buchenwald y disfrazadas con uniformes polacos, a realizar un simulacro de ataque de falsa bandera contra la principal torre de radio del estado libre de Danzig, controlado por los nazis. Citando la provocación de los polacos, siguió la invasión alemana de Polonia”.

Guerin-Serac se pasó la vida esclavizado por un nuevo Imperio Negro que soñaba que combinaría la divinidad universal de la iglesia romana con los Estados Unidos y Europa como sucesora del Sacro Imperio Romano. Esto era el fascismo cristiano.

Pertenecía a varias bandas antiguas, incluyendo la primera generación de ex-nazis y fascistas. También pertenecía a un veterano clan de oficiales franceses ensangrentados en las luchas indochinas y coreanas, y era miembro de la tropa de élite de la 11ème Demi-Brigade Parachutiste du Choc, que colaboraba con la SDECE (agencia de inteligencia francesa).

Su conexión con la Inteligencia francesa sería clave para que se convirtiera en miembro fundador de la Organisation Armée Secrète (OAS), un grupo terrorista francés, formado por oficiales franceses descontentos, con sede en España, que luchaba contra la independencia de Argelia.

Guerin-Serac formaría una intrincada red paramilitar y terrorista por toda Europa, así como instalaciones de entrenamiento al servicio de la Operación Gladio, a través de la tapadera de Aginter Press.

Richard Cottrell escribe:

“Guerin-Serac llegó a Lisboa en 1966 con un proyecto inspirador para la siguiente etapa de la lucha contra el liberalismo impío. Propuso… una organización que actuaría nada menos que como una agencia de viajes internacional para terroristas. La financiación principal fue suministrada por la CIA, según la Comisión Pellegrino establecida en 1995 por el Senado italiano para investigar los anni di piombo [años de plomo]. Guido Salvini fue el magistrado designado para examinar el atentado de 1969 contra el banco agrícola de la plaza Fontana de Milán. Culpó firmemente a Aginter Press, de Guerin-Serac. Salvini dijo a los senadores que los agentes de Aginter estaban activos en Italia desde 1967, instruyendo a las organizaciones neofascistas militantes locales en el uso de explosivos. A partir de esta pepita, la CIA está positivamente conectada con la ola de terrorismo Gladio que barre Europa”.

Aginter Press, detrás de la fachada de un negocio sencillo se escondía una red invisible diseñada para transportar a los terroristas por Europa, América Latina y África, proporcionando documentos y pasaportes falsos a los asesinos que se hacían pasar por reporteros y fotógrafos, incluido Guerin-Serac.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Cottrell continúa:

“Aginter… era una escuela de acabado del Gladio, donde los reclutas de los ejércitos secretos de toda Europa eran entrenados en las artes de la fabricación de bombas, el asesinato, las operaciones psicológicas, la desestabilización y la contrainsurgencia. Gran parte de estos cursos se tomaron prestados de los libros de texto del centro de guerra encubierta del ejército estadounidense en Fort Bragg. Entre los instructores invitados de vez en cuando se encontraban miembros del SAS británico, los Boinas Verdes y… oficiales del ejército francés convertidos en mercenarios… Guerin-Serac fue llamado alegremente a la vecina España para organizar los escuadrones de la muerte que aplastaban la resistencia al régimen de Franco. Las actividades de Aginter han sido rastreadas en todos los países en los que la Estrategia de la Tensión funcionó a pleno rendimiento: Turquía, Grecia, Chipre, Italia, Alemania y Bélgica”.

De Gaulle contra la OTAN

“Francia está decidida a recuperar en todo su territorio el pleno ejercicio de su soberanía”.

– Presidente de Francia Charles de Gaulle

Después de la Segunda Guerra Mundial aumentó la presión para que las naciones europeas se comprometieran con el dictado de la OTAN. El presidente de Francia (1959-1969) Charles de Gaulle no estaba de acuerdo. Uno de los principales puntos de este desacuerdo fue la fuerza de ataque nuclear, que De Gaulle creía que debía mantenerse firmemente fuera del control de la OTAN. Rechazaba la perspectiva de que Francia se viera arrastrada automáticamente a una guerra de disparos entre la OTAN y el Pacto de Varsovia.

Cottrell escribe:

“Tan profundas eran estas fricciones que Francia abandonó la estructura de mando integrada de la alianza en 1960, lo que supuso el primer paso en el camino hacia la plena independencia militar”.

La implacable búsqueda de De Gaulle del nacionalismo y la independencia de Francia en política exterior y militar era claramente incompatible con la Carta del Atlántico Norte.

Cuando De Gaulle empezó a hablar de entregar a Argelia su independencia, los antiguos aliados y los miembros de su propio ejército y policía decidieron que De Gaulle tenía que irse.

El 21 de abril de 1961, un complot para derrocar al presidente de Gaulle, organizado por la OEA, entró en acción.

Cottrell escribe:

“Ese día, cuatro generales descontentos, conocidos como el ‘grupo ultra’, dieron un golpe de Estado en Argel. El grupo civil de Washington, el Pentágono y el cuartel general de la OTAN en Francia se vieron implicados en el complot para eliminar al presidente y asegurar Argelia para Occidente. El líder del golpe, el general de la fuerza aérea Maurice Challe, fue anteriormente comandante de las fuerzas de la OTAN en Europa Central”. [énfasis añadido]

Cottrell continúa:

“Las fuerzas de Challe en Argelia fueron financiadas en secreto utilizando canales estrechamente relacionados con el Gladio francés… En la víspera del golpe, Richard Bissell, jefe adjunto del ala de operaciones encubiertas de la CIA, llevó buenas noticias a una reunión secreta con Challe celebrada en Argel. Se le dijo a Challe que si conseguía controlar el país en 48 horas, el gobierno estadounidense reconocería formalmente su régimen…

Los primeros esbozos del golpe se acordaron en el verano de 1960, cuando el antiguo gobernador de Argelia, Jacques Soustelle, tuvo un tete-a-tete secreto con Bissell. Ese mismo año, Challe escenificó su renuncia a la OTAN. En enero de 1961… los principales conspiradores… se reunieron… el principal punto del orden del día era formar la OEA como gobierno alternativo, para seguir a De Gaulle una vez que hubiera sido derrocado. Las figuras clave del Plan Bleu estaban presentes”. [énfasis añadido]

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Durante su presidencia se produjeron más de 30 atentados contra la vida de De Gaulle.

El presidente de Gaulle no tenía ninguna duda de que la verdadera amenaza contra su vida procedía de los soldados secretos reunidos bajo el paraguas de la OTAN.

Según Cottrell, fue Jacques Foccart, uno de los principales asesores de De Gaulle, quien le informó de la conexión entre Permindex y el World Trade Center (WTC) con la OEA. Foccart hizo cerrar las operaciones de Permindex y del WTC en suelo suizo. [En la parte 4 se tratará con más detalle el papel de Permindex y del WTC].

La coalición OTAN/CIA había patrocinado al menos dos intentos de eliminar a De Gaulle. El general Lyman Lemnitzer, Comandante Supremo Aliado de la OTAN (1963-1969), fue uno de los principales agitadores.

En 1965, De Gaulle se enteró de otra conspiración inspirada por la OTAN para fusilarlo. Sería la gota que colmó el vaso. De Gaulle avisó inmediatamente al cuartel general de la OTAN para que abandonara la organización en un plazo de 6 meses. Además, el general Lemnitzer había recibido órdenes sumarias de De Gaulle de abandonar la OTAN. Por segunda vez en su ilustre carrera, sería despedido (la primera fue por el presidente Kennedy). [Más detalles en la Parte 4].

La retirada obligó a trasladar el cuartel general de la OTAN SHAPE (Supreme Headquarters Allied Powers Europe) de Rocquencourt, cerca de París, a Casteau, Bélgica, el 16 de octubre de 1967.

Después de 43 años, en 2009 Francia se reincorporaría a la OTAN, decisión tomada por el presidente Nicolas Sarkozy. Cottrell añade que Sarkozy ha tenido un interesante historial de ganar elecciones con dramáticas intervenciones post-terroristas perfectamente programadas…

En la tranquilidad de una pequeña ciudad

“El tráfico sexual, la pederastia industrial, las denuncias de películas snuff realizadas para el chantaje político y financiero, o simplemente para obtener beneficios, se enredaron en una negra telaraña de espías, el tráfico de drogas oficialmente confabulado, la red paramilitar secreta y la constante intromisión de los altos mandos de la OTAN en los asuntos internos del país.”

Richard Cottrell, “Gladio: El puñal de la OTAN en el corazón de Europa”

Bélgica está formada por una población étnica flamenca y francesa. Durante la Segunda Guerra Mundial, muchos flamencos se pusieron abierta o simbólicamente del lado de los alemanes, con la esperanza de que la nación flamenca -incluso dentro de una mancomunidad nazi- acabara con Bélgica por completo.

Cottrell escribe:

“Un residuo de la confraternización en tiempos de guerra con los alemanes condujo a un simbolismo pagano de estilo nazi y a ceremonias místicas de unión de sangre dentro de la red de stay-behind belga y de elementos de las fuerzas armadas nacionales, que en cualquier caso se inclinaban hacia la derecha. Esta vena mística tuvo una importancia escalofriante a la hora de configurar muchas de las perversiones que aún se iban a producir en Bélgica”. [énfasis añadido]

Cuando las nacientes instituciones de la UE empezaron a buscar un hogar, eligieron Bruselas precisamente por su imagen de país pequeño y neutral como “cabina de mando de Europa”. Y que Bélgica no estaba en absoluto preparada para hacer frente a sus impostores extranjeros y a lo que vendría después.

Cottrell escribe :

“Y lo que vino después fue la OTAN, desalojada en circunstancias insalubres de Francia. Los guerreros entrantes se dedicaron a transformar este estado ya esquizofrénico en el Reino de la OTAN. Pisándoles los talones llegó la rápida expansión de las instituciones federales europeas y la entrada de enormes corporaciones, deseosas de acercarse lo más posible a los consejos de estos dos grandes califatos, las alianzas militares y económicas más poderosas que el mundo ha visto desde el Imperio Romano”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

La pequeña Bélgica no tardó en contar con los segundos cárteles del crimen más poderosos e intrusivos de Europa occidental. En muy poco tiempo, la cabina de mando de Europa era también su principal centro de narcotráfico y armas ilegales, con un complemento de tráfico sexual.

Según Cottrell, la CIA había reclutado a nazis belgas -en su mayoría, pero no exclusivamente, flamencos- tan pronto como terminó la guerra, y los seleccionó para altos cargos a nivel estatal y provincial. Estas “antiguas” figuras nazis belgas fueron protegidas de la justicia y liberadas de la cárcel bajo la protección de la CIA.

Las maquinaciones de la OTAN, junto con los expertos en contrainsurgencia importados por el general Lemnitzer, fueron los responsables de la formación de las operaciones Gladio belgas; divididas escrupulosamente según líneas políticamente correctas en divisiones SDRA-8 (francesas) y STC/Mob (flamencas).

Cottrell escribe:

“Según el periodista Manuel Abramowitz -un destacado investigador de la extrema derecha en Bélgica- los neonazis fueron incitados a infiltrarse en todos los mecanismos del Estado, con especial atención a la policía y el ejército. En la década de 1980, este nivel de penetración había llegado a ser tan profundo -gracias a frentes fascistas como la milicia neonazi Westland New Post y su homólogo francófono, Front de la Jeunesse- que podría decirse que las fuerzas militares de Bélgica habían caído casi por completo bajo el control de los extremistas. Ni una sola vez, tras las numerosas operaciones de falsa bandera de las décadas siguientes, aparecieron pruebas convincentes de una fuerza subversiva de izquierdas coordinada y creíble que operara en suelo belga, mientras que las organizaciones sediciosas de la extrema derecha florecían abiertamente.” [énfasis añadido]

El senador Hugo Coveliers, presidente de la comisión especial de investigación sobre el gansterismo y el terrorismo en Bélgica (1988-1990), rastreó la presencia de materiales incriminatorios hasta una unidad especial llamada “policía judicial”.

Esto es lo que dijo Coveliers sobre lo que se conoció como el “escándalo de los expedientes X”:

“Imagínense, en todas partes se oye la historia de un dossier de chantaje en el que organizaciones de extrema derecha están en posesión de fotos y vídeos en los que una serie de personas prominentes de Bruselas y sus alrededores tienen relaciones sexuales con chicas jóvenes; menores de edad, se dice. La existencia de este dossier siempre se ha negado con vehemencia. Hasta que se demostró que los testimonios y vídeos de este asunto estaban efectivamente en posesión de los servicios policiales.

El expediente, al principio inexistente, resulta que existe. Los vídeos sin sustancia resultan entonces lo suficientemente interesantes como para ser entregados al juez de instrucción encargado de la investigación de la Banda de Nivelles [considerada responsable de algunas de las masacres de las tiendas]. Pero esta persona, posteriormente, ¡tiene miedo de declarar al respecto! Qué creen que está pasando aquí!”. (6)

Cottrell explora estas vías con gran detalle en su libro. Llega a la conclusión de que estas redes de tráfico sexual en Bélgica, que implican el abuso y el asesinato de niños, se fomentan entre los funcionarios públicos por dos razones.

La primera es producir un chantaje incriminatorio que haga imposible la retirada política. La segunda posibilidad es que algunas de estas actividades, que fueron grabadas y conservadas en archivos de alto secreto, formaran parte de ceremonias de iniciación de cultistas.

Cottrell escribe :

“Se alegó que éstas implicaban rasgos paganos neonazis, como los rituales de sangre, practicados por elementos dentro de las fuerzas secretas del Estado, así como la estructura militar ortodoxa”.

En este contexto, el reciente escándalo de la OTAN en Twitter al publicar el símbolo oculto nazi del Sol Negro el pasado día internacional de la mujer, podría no haber sido un desliz después de todo…

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

nazis

El Estado paralelo secreto de Italia

“Éramos un solo cuerpo: bandidos, policía y mafia, como el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo”.

– testimonio de Gaspare Pisciotta durante el juicio por la masacre de Portella della Ginestra

En junio de 1981 se produjo un descubrimiento sorprendente que ocupó los titulares de todo el mundo, incluso de la revista TIME. Se había encontrado una lista en la que se nombraba a casi 1.000 personas del respetado establishment italiano como parte de un grupo secreto cuasi-masónico, la Logia Propaganda Due (P2), “un estado dentro del estado”.

El escándalo de la P2 provocó la caída del gabinete del primer ministro Forlani, del que se descubrió que tenía miembros en la logia P2.

La lista se encontró en los locales del destacado financiero italiano Licio Gelli durante una redada policial. Gelli era el gran maestro de la logia P2 y destacado acólito de Benito Mussolini. Su único objetivo era la restauración del fascismo italiano.

Entre la lista negra de casi 1000, estaban los caballeros (miembros de Propaganda Due) que planeaban tomar el poder e instalar una república fascista.

Las descripciones de la logia Propaganda Due en Italia estaban fuertemente revestidas de informes sobre ceremonias místicas, y la realización de juramentos de lealtad y votos de unión.

Gelli huyó a Sudamérica vía Suiza. Curiosamente, se dice que estuvo en Chile durante el reinado de Pinochet. Gelli pasaría por varios juicios, algunos en ausencia, en Suiza e Italia, acusado de actos de terrorismo entre otros delitos. [Consulte aquí para más detalles].

Otro artículo que Gelli dejó en su mansión cuando huyó fue il piano di rinascita democratica, el Plan de Renovación Democrática, que describía con detalle cada paso del pretendido golpe de Estado del Gladio, respaldado por la OTAN, y el surgimiento del Estado profundo italiano como protectorado estadounidense y posteriormente de la OTAN. (7) El principal arquitecto fue el propio Gelli.

Fue a través de Gelli que la CIA financió al Partido Demócrata Cristiano, que contaba con numerosos fascistas entre sus miembros.

Federico D’Amato fue un agente secreto italiano que dirigió la Oficina de Asuntos Reservados del Ministerio del Interior (Italia) desde los años 50 hasta los 70, cuando la actividad del servicio de inteligencia era encubierta y no se conocía públicamente.

D’Amato se convirtió en el jefe de la Oficina Especial del Tratado del Atlántico Norte, un enlace entre la OTAN y los Estados Unidos. (8)

La principal responsabilidad de D’Amato era un núcleo secreto de Carabinieri (la gendarmería nacional de Italia que realiza principalmente tareas de policía interna) situado dentro del Ministerio del Interior bajo su control personal. Se trataba de la Oficina de Asuntos Reservados, también conocida como Servicio de Protección. (9)

Cottrell escribe:

“Este sombrío cuerpo [Servicio de Protección] fue compañero de cama de la OSS (más tarde la CIA) en una oficina bien disimulada en la elegante Via Sicilia de Roma”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

D’Amato fue el delegado elegido para negociar el Pacto Atlántico, precursor de la OTAN, en nombre de Italia. El Servicio de Protección, bajo el control de D’Amato, fue la primera génesis de Gladio.

En 1969, Italia se encontraba inmersa en una crisis política que, en sus orígenes, era en gran medida artificial. La enorme explosión en la Banca Nazionale dell’Agricoltura en la Piazza Fontana de Milán, el 12 de diciembre de 1969, marcó el inicio de las hostilidades que se conocieron como los años del plomo. Los culpables fueron inmediatamente los mismos radicales de izquierda acusados de provocar disturbios en el corazón industrial italiano.

El juez de instrucción Guido Salvina comenzó a investigar el asunto en 1988 y llegó a la conclusión de que el atentado contra el banco agrícola fue una operación planificada entre Aginter Press, de Yves Guerin-Serac, y dos destacados grupos neofascistas italianos, Ordine Nuova (Nuevo Orden) y Avanguardia Nazionale (Guardia Nacional de Avanzada).

En agosto de 1990, el primer ministro italiano Guilio Andreotti (seis veces primer ministro, a las que seguiría una séptima, y líder del Partido Demócrata Cristiano) se encontró con que había sido convocado a una comisión especial de investigación convocada apresuradamente por el Senado para investigar los informes de que existía un estado paralelo secreto en suelo italiano. Y, además, que este Estado paralelo secreto estaba dotado de su propio ejército de comandos clandestinos que operaban al margen de las estructuras militares establecidas.

Andreotti admitió que, efectivamente, durante muchos años Italia albergó un ejército clandestino. Sin embargo, era formalmente un elemento de la estructura permanente de la OTAN. Aseguró tranquilamente a sus oyentes que no era nada más amenazante que una precaución prudente para defender a Italia en caso de invasión por parte de los soviéticos. Cuando la amenaza pareció remitir, Andreotti afirmó que los soldados secretos fueron disueltos en 1971. Andreotti insistió en que sólo era un secreto porque se suponía que los rusos no debían conocer el llamado “ejército de retaguardia”. Añadió que, en cualquier caso, Italia no era la única, ya que todos los países de la OTAN tenían este tipo de fuerzas.

 

 

Imagen superior: Agosto de 1990, el primer ministro italiano Guilio Andreotti confiesa la existencia de la Operación Gladio en una comisión especial de investigación

Imagen superior: Agosto de 1990, el primer ministro italiano Guilio Andreotti confiesa la existencia de la Operación Gladio en una comisión especial de investigación

 

Durante su testimonio, Andreotti admitió que este ejército secreto era conocido como Gladio, que tenía depósitos de armas bien abastecidos en cada rincón del país. Estos depósitos de municiones eran suministrados por la OTAN.

Sin embargo, lo que Andreotti no reveló durante su testimonio fue que él mismo formaba parte del Gladio, un poderoso accionista en la Italia subterránea durante muchos años.

Andreotti fue quien sustituyó al asesinado Aldo Moro, mencionado anteriormente como una de las víctimas del Gladio, como Primer Ministro de Italia.

Vinciguerra, que fue miembro de la organización neofascista Ordine Nuovo y Avanguardia Nazionale, que llevó a cabo actos terroristas y asesinatos, cumple actualmente una condena a cadena perpetua por el asesinato de tres carabineros con un coche bomba en Peteano en 1972. Sus testimonios ayudaron a reconstruir las redes del Gladio en Europa occidental, que estaban siendo investigadas por el fiscal Felice Casson.

En una entrevista con The Guardian, Vinciguerra habla de cómo él y sus amigos eran subcontratistas de lo que describió como una

“superorganización que, a falta de una invasión militar soviética… asumió la tarea, en nombre de la OTAN, de impedir un deslizamiento hacia la izquierda en el equilibrio político del país [Italia]…”

 

chung

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Y por lo tanto, cuando se habla de tales homólogos occidentales que hoy afirman “advertencias” de operaciones de falsa bandera de nuestros supuestos enemigos, yo sugeriría que lo tomaran no con un grano sino con una libra de sal.

[La cuarta parte tratará de la participación británica y estadounidense, junto con la OTAN, en la Operación Gladio, y de cómo el tráfico mundial de drogas y de sexo está vinculado a ella a través de Estados Unidos. También discutirá cómo esta red fue responsable del asesinato del presidente Kennedy].

 

Cómo la CIA adquirió y financió el movimiento nacionalista ucraniano posterior a la Segunda Guerra Mundial

Notas a pie de página

(1) Susan Butler. (2015) Roosevelt y Stalin: Retrato de una asociación. Editorial Alfred A. Knopf de Nueva York: pág. 165.

(2) L. Fletcher Prouty. (1992) La CIA, Vietnam y el complot para asesinar a John F. Kennedy. A Birch Lane Press Book, Carol Publishing Group: pág. 12.

(3) Para el contenido de la Operación Gladio, el excelente periodismo de investigación de Richard Cottrell en su libro “Gladio: NATO’s Dagger at the Heart of Europe” será la principal referencia. Richard Cottrell es un antiguo diputado del Parlamento Europeo y periodista de investigación. Cottrell también ha realizado investigaciones formales por encargo del Parlamento Europeo.

(4) Richard Cottrell. (2015) Prensa Progresista. Gladio: La daga de la OTAN en el corazón de Europa.

(5) William L. Shirer. (1959) The Rise and Fall of the Third Reich: Una historia de la Alemania nazi. Simon & Schuster Paperbacks: pág. 192.

(6) Richard Cottrell. (2015) Progressive Press. Gladio: El puñal de la OTAN en el corazón de Europa.

(7) Ibid.

(8) Ibid.

(9) Ibid.

 

Fuente:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Cynthia Chung: How NATO Conducted a Secret War Against European Citizens and Their Democratically Elected Governments.

Te puede interesar

Contenidos

Stepan Bandera fue agente de la Gestapo y sólo dejó el recuerdo –que algunos creen ‎positivo– de las masacres que organizó. Pero Dimitro Dontsov...

Contenidos

Por Red Voltaire Como resultado de la reciente reunión de Marrakech, donde la subsecretaria de Estado Victoria ‎Nuland planteó los términos de la próxima...

Contenidos

Por Red Voltaire Decae el apoyo de Occidente a Ucrania Doyle McManus, editorialista del diario estadounidense Los Angeles Times, estima que el rápido ‎‎empeoramiento...

Contenidos

[Nota del editor: El diario italiano Corriere della Sera reveló, el 5 de julio de 2022, la existencia de un programa de ‎vigilancia sobre...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY