Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Cómo la CIA adquirió y financió el movimiento nacionalista ucraniano posterior a la Segunda Guerra Mundial

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



En la primera parte de esta serie Fact Checking the Fact Checkers, se planteó la pregunta de “¿por qué parece que en Ucrania hay tantos nazis hoy en día?”. En ese documento se nos llevó a la pregunta adicional de si “¿están los Estados Unidos y posiblemente la OTAN implicados en la financiación, el entrenamiento y el apoyo político del neonazismo en Ucrania y, si es así, con qué propósito?” Se llegó a la conclusión de que, para responder plenamente a estas preguntas, tendríamos que examinar la raíz histórica del nacionalismo ucraniano y su relación con la inteligencia estadounidense y la OTAN después de la Segunda Guerra Mundial. Es aquí donde vamos a retomar esa línea de investigación.

La versión original de este artículo en inglés y con enlaces puede consultarse en The Canadian Patriot Press.

 

Por Cynthia Chung

Las raíces históricas del nacionalismo ucraniano.

El nacimiento del nacionalismo ucraniano, tal y como se celebra hoy, tiene sus orígenes en el siglo XX. Sin embargo, hay algunos aspectos históricos importantes que conviene conocer de antemano.

La Rus de Kiev fue una federación de Europa oriental y septentrional desde finales del siglo IX hasta mediados del siglo XIII y estaba formada por diversos pueblos, como los eslavos orientales, los bálticos y los finlandeses, y estaba gobernada por la dinastía Rurik.

 

Imagen superior: Los principados de la posterior Rus de Kiev (tras la muerte de Yaroslav I en 1054). Fuente: Wikipedia.

Imagen superior: Los principados de la posterior Rus de Kiev (tras la muerte de Yaroslav I en 1054). Fuente: Wikipedia.

 

Las actuales Bielorrusia, Rusia y Ucrania reconocen al pueblo de la Rus de Kiev como sus antepasados culturales.

La Rus de Kiev caería durante la invasión mongola de la década de 1240; sin embargo, diferentes ramas de la dinastía Rurik seguirían gobernando partes de la Rus bajo el Reino de Galitzia-Volinia (actuales Ucrania y Bielorrusia), la República de Nóvgorod (que se solapa con las actuales Finlandia y Rusia) y Vladimir-Suzdal (considerada la cuna de la lengua y la nacionalidad gran rusa, que evolucionó hasta convertirse en el Gran Ducado de Moscú).

El Reino de Galitzia-Volinia estuvo bajo el vasallaje de la Horda de Oro durante el siglo XIV, que era originalmente un kanato mongol y posteriormente turquicizado, originado como la sección noroccidental del Imperio Mongol.

Tras el envenenamiento de Yuri II Boleslav, rey de Galitzia-Volinia en 1340, se produjo una guerra civil y una lucha de poder por el control de la región entre Lituania, Polonia y su aliada Hungría. Entre 1340 y 1392 se libraron varias guerras conocidas como las guerras de Galitzia-Volinia.

En 1349, el reino de Galitzia-Volinia fue conquistado e incorporado a Polonia.

En 1569 tuvo lugar la Unión de Lublin, que unió el Reino de Polonia y el Gran Ducado de Lituania formando la Mancomunidad Polaco-Lituana que gobernó como una gran e importante potencia durante más de 200 años.

Entre 1648 y 1657 tuvo lugar en los territorios orientales de la Mancomunidad Polaco-Lituana el Levantamiento de Khmelnytsky, también conocido como la Guerra Cosaco-Polaca, que condujo a la creación de un Hetmanato Cosaco en Ucrania.

Bajo el mando de Khmelnytsky, los cosacos de Zaporozhian, aliados con los tártaros de Crimea y el campesinado ucraniano local, lucharon contra la dominación polaca y contra las fuerzas de la Mancomunidad, a lo que siguió la masacre de la población polaco-lituana, el clero católico romano y los judíos.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Khmelnytsky es hasta hoy una figura heroica importante en la historia nacionalista ucraniana.

En 1772, la antaño poderosa Mancomunidad Polaco-Lituana había decaído demasiado para seguir gobernándose a sí misma y pasó por tres particiones, llevadas a cabo por la Monarquía de los Habsburgo, el Reino de Prusia y el Imperio Ruso.

A partir de la primera partición de Polonia en 1772, el nombre de “Reino de Galitzia y Lodomeria” fue concedido a la Monarquía de los Habsburgo (Imperio Austriaco, que más tarde se convirtió en el Imperio Austria-Húngaro en 1867). La mayor parte de Volhynia pasaría al Imperio ruso en 1795.

 

Imagen superior: Particiones de la Mancomunidad Polaco-Lituana (a menudo denominada simplemente Polonia) en 1772, 1793 y 1795.

Imagen superior: Particiones de la Mancomunidad Polaco-Lituana (a menudo denominada simplemente Polonia) en 1772, 1793 y 1795.

 

En 1914, Europa se vería arrastrada a la Primera Guerra Mundial. En marzo de 1918, tras dos meses de negociaciones con las Potencias Centrales (Alemania, Austria-Hungría, Bulgaria y el Imperio Otomano), el nuevo gobierno bolchevique de Rusia firmó el Tratado de Brest-Litovsk cediendo las reivindicaciones sobre Polonia, Bielorrusia, Ucrania, Finlandia, Estonia, Letonia y Lituania como condición para la paz (Nota: la Revolución Bolchevique comenzó en marzo de 1917). La Primera Guerra Mundial terminaría oficialmente el 11 de noviembre de 1918.

Como resultado del tratado, once naciones se convirtieron en “independientes” en Europa oriental y Asia occidental, Ucrania estaba entre estas naciones. En realidad, lo que esto significaba era que iban a convertirse en estados vasallos de Alemania con dependencias políticas y económicas. Sin embargo, cuando Alemania perdió la guerra, el tratado fue anulado.

Con Alemania fuera de juego y la disolución del Imperio Austriaco-Húngaro y del Ruso, Polonia y Ucrania se encontraron en posición de establecer su independencia.

Durante el gobierno de los Habsburgo, debido a su indulgencia hacia las minorías nacionales, se desarrollaron movimientos nacionalistas tanto polacos como ucranianos, y ambos estaban interesados en reclamar el territorio de Galicia para sí mismos. En ese momento, la Galicia occidental, con la antigua capital de Cracovia, tenía una población mayoritariamente polaca, mientras que la Galicia oriental constituía el corazón de la antigua Galitzia-Volinia y tenía una población mayoritariamente ucraniana.

La guerra polaco-ucraniana se libró entre noviembre de 1918 y julio de 1919 entre la Segunda República Polaca y las fuerzas ucranianas (formadas por la República Popular de Ucrania Occidental y la República Popular de Ucrania). Polonia ganó y reocupó Galicia.

La guerra polaco-soviética se libró entre febrero de 1919 y marzo de 1921. Esto coincidió con una serie de conflictos conocidos como la Guerra de la Independencia de Ucrania (1917-1921), que luchó por formar una república ucraniana.

En 1922, Ucrania estaba dividida entre la RSS ucraniana bolchevique, Polonia, Rumanía y Checoslovaquia. La Segunda República Polaca recuperó Lviv, junto con Galitzia y la mayor parte de Volhynia; el resto de Volhynia pasó a formar parte de la RSS ucraniana.

 

oun

 

La Organización de Nacionalistas Ucranianos (OUN) se fundó en 1929 en Galitzia Oriental (situada entonces en Polonia) y reclamaba una Ucrania independiente y étnicamente homogénea.

Desde el principio, la OUN tuvo tensiones entre los jóvenes estudiantes gallegos radicales y los dirigentes militares veteranos de más edad (que se habían criado en el más indulgente Imperio de Austria-Hungría). La generación más joven sólo había conocido la opresión bajo el nuevo dominio polaco y la guerra clandestina. Como resultado, la facción más joven tendía a ser más impulsiva, violenta y despiadada.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Durante este periodo, la persecución polaca de los ucranianos aumentó y muchos ucranianos, especialmente los jóvenes (que sentían que no tenían futuro), perdieron la fe en los enfoques legales tradicionales, en sus mayores y en las democracias occidentales, a las que se consideraba que daban la espalda a Ucrania.

La OUN asesinó al ministro del Interior polaco Bronislaw Pieracki en 1934. Entre los juzgados y condenados en 1936 por el asesinato de Pieracki, estaban Stefan Bandera y Mykola Lebed, de la OUN. Ambos escaparon cuando los alemanes invadieron Polonia en 1939.

El apoyo a la OUN aumentó a medida que continuaba la persecución polaca de los ucranianos. Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, se calcula que la OUN contaba con 20.000 miembros activos y un número mucho mayor de simpatizantes en Galicia.

En 1940, la OUN se dividió en la OUN-M, dirigida por Andriy Melnyk, y la OUN-B, dirigida por Stefan Bandera, que contaba con la mayor parte de los miembros en Galicia y estaba formada principalmente por jóvenes.

En agosto de 1939, la Unión Soviética y la Alemania nazi firmaron el pacto de no agresión conocido como Pacto Molotov-Ribbentrop, que dividió a Polonia. La Galitzia oriental y Volhynia se reunificaron con Ucrania, bajo la República Socialista Soviética de Ucrania.

En junio de 1941, cuando la Alemania nazi invadió el oeste de Ucrania, hubo muchos ucranianos occidentales que dieron la bienvenida a los nazis invasores como sus “libertadores”. Cabe señalar aquí que este sentimiento no era compartido mayoritariamente por el resto de Ucrania, que luchó en o junto al Ejército Rojo ruso contra los nazis invasores.

Tanto la OUN-M como la OUN-B pasaron gran parte de la guerra colaborando estrechamente con los alemanes. No tenían problemas con la ideología nazi, ya que también creían que la solución estaba en volver a una “raza pura”. En el caso de Ucrania, esta raza pura consistía en un concepto algo romántico de “etnia ucraniana”, basado en la época dorada de la Rus de Kiev.

La OUN creía que la “raza étnica ucraniana pura” era la única descendiente verdadera de la línea de sangre real de la dinastía Rurik que gobernaba la Rus de Kiev. Y en lugar de considerar a los bielorrusos y a los rusos como sus hermanos y hermanas que compartían la misma ascendencia, la OUN los veía más bien como “impostores étnicos”, por así decirlo, de esta línea de sangre pura.

 

ucrania

 

Esto se puede ver hoy en día con los grupos neonazis ucranianos que atacan a los rusos étnicos ucranianos desde hace 8 años en Ucrania. Una cuestión que se ignora casi por completo en Occidente. Véase la parte 1 de esta serie.

Se creía que si se devolvía la pureza de la línea de sangre, la grandeza volvería a ser otorgada a Ucrania (que nunca había existido realmente como una región totalmente independiente).

Por esta razón, la OUN y la división gallega de las SS creían que estaba justificado exterminar a decenas de miles de polacos, judíos y cualquier otro ucraniano no étnico. La división gallega de las SS (que tenía un número de miembros que se solapaba con la OUN) era famosa por su extrema crueldad, incluyendo actos de tortura y mutilación a la altura de la Unidad 731 de Japón.

Para dar una idea del nivel de apoyo en la Ucrania occidental de la época a una “raza ucraniana pura”, la división gallega de las SS reclutó a 80.000 voluntarios gallegos en un mes y medio.

El símbolo del tridente, conocido también como tryzub, es un símbolo importante para los ucranianos, ya que proviene de los días de la Rus de Kiev y su uso más antiguo fue durante el gobierno de Vladimir/Volodmyr el Grande, hace unos 1.000 años.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Sin embargo, también es muy lamentable que la OUN haya elegido el tryzub tanto para su emblema como para su bandera, para significar su deseo de volver a esos días de gloria, que se pensaba que sólo podría lograrse mediante la limpieza étnica.

 

nazismo ucrania

 

Esta bandera de la OUN-B (también utilizada por su unidad paramilitar UPA) se conoce como la bandera de “Sangre y Suelo”. El lema nacionalista “Sangre y Suelo” se originó en la Alemania nazi para expresar su ideal de un cuerpo nacional racialmente definido (sangre) unido a una zona de asentamiento (suelo).

Por eso, los grupos neonazis ucranianos que se formaron a partir de 1991 (tras la independencia de Ucrania de la URSS), suelen utilizar también el tryzub.

 

nazismo ucrania

 

En 1998, el Grupo de Trabajo Interinstitucional sobre los Crímenes de Guerra Nazis y los Registros del Gobierno Imperial Japonés (IWG), a instancias del Congreso, puso en marcha lo que se convirtió en el mayor esfuerzo de desclasificación de un solo tema por mandato del Congreso en la historia. Como resultado, se han abierto al público más de 8,5 millones de páginas de registros en virtud de la Ley de Divulgación de los Crímenes de Guerra Nazis (P.L. 105-246) y la Ley de Divulgación del Gobierno Imperial Japonés (P.L. 106-567). Estos registros incluyen archivos operativos de la Oficina de Servicios Estratégicos (OSS), la CIA, el FBI y la inteligencia del ejército. El IWG emitió tres informes al Congreso entre 1999 y 2007.

 

La asociación de Occidente con los neonazis en Ucrania, una historia incómoda

 

Se creó un grupo de investigación para recopilar y organizar los elementos clave de esta enorme base de datos recién desclasificada, el resultado fue la publicación de “U.S. Intelligence and The Nazis” en 2005, y “Hitler’s Shadow Nazi War Criminals, U. S. Intelligence, and the Cold War” en 2011, ambos publicados por los Archivos Nacionales, y que se utilizarán como referencia clave para el resto de este trabajo.

Richard Breitman escribe en “U.S. Intelligence and The Nazis” (1):

“La que debe ser la primera historia (o mini-historia) del exterminio de los judíos en Lvov [Lviv] se preparó el 5 de junio de 1945. El documento de diez páginas señalaba que, tan pronto como las tropas alemanas tomaron Lvov, los ucranianos de la ciudad denunciaron a los judíos que habían cooperado con las autoridades soviéticas durante el periodo de ocupación soviética, 1939-1941. Esos judíos fueron detenidos, reunidos cerca del edificio municipal y golpeados por los alemanes y los habitantes locales. Más tarde, los habitantes locales, especialmente los de los pueblos cercanos, asaltaron el barrio judío y golpearon a los judíos que se interpusieron en su robo. A partir del 1 de julio se organizó un pogromo en el que participaron policías alemanes, soldados y ucranianos locales. Muchos de los detenidos fueron torturados y asesinados… Más de doce mil judíos fueron asesinados en las primeras semanas de la ocupación alemana de Lvov”. [énfasis añadido]

Norman J.W. Goda escribe en “U.S. Intelligence and The Nazis” (2):

“En su labor de desestabilización del Estado polaco, los vínculos de la OUN con Alemania se remontan a 1921. Estos lazos se intensificaron bajo el régimen nazi a medida que se acercaba la guerra con Polonia. Galicia fue asignada a los soviéticos en virtud del Pacto de No Agresión nazi-soviético de agosto de 1939, y los alemanes acogieron a activistas ucranianos antipolacos en el Gobierno General ocupado por los alemanes. En 1940 y 1941, en preparación de lo que sería la campaña del este, los alemanes empezaron a reclutar ucranianos, especialmente del ala de Bandera, como saboteadores, intérpretes y policías, y los entrenaron en un campo en Zakopane, cerca de Cracovia [Kraków]. En la primavera de 1941, la Wehrmacht también desarrolló dos batallones ucranianos con la aprobación de los banderistas, uno con el nombre en clave de “Ruiseñor” (Nachtigall) y el otro con el nombre en clave de “Roland””.

Lo que demuestra la juventud, y desgraciadamente la ignorancia, de la OUN-B, es que el lema “sangre y tierra” originario de los nazis, al que eligieron para su propia bandera de la OUN-B, estaba también ligado a la creencia de que el pueblo alemán debía expandirse por Europa del Este, conquistando y esclavizando a la población nativa eslava y báltica a través del Generalplan Ost. Así, estos nacionalistas ucranianos nunca fueron considerados dignos de compartir esta visión de la Alemania nazi, sino que fueron considerados desde el principio como los últimos esclavos para el nuevo imperio alemán.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

La OUN-B aprendería esta lección por las malas. Ocho días después de la invasión alemana de la URSS, el 30 de junio de 1941, la OUN-B proclamó en Lviv la creación del Estado ucraniano en nombre de Bandera y prometió lealtad a Hitler. En respuesta, los líderes de la OUN-B y sus asociados fueron arrestados y encarcelados o asesinados directamente por la Gestapo (aproximadamente 1500 personas). Los alemanes no tenían intención de permitir siquiera la formación de una Ucrania semiindependiente. Stefan Bandera y su lugarteniente más cercano, Jaroslav Stetsko, fueron mantenidos inicialmente bajo arresto domiciliario y luego enviados al campo de concentración de Sachsenhausen (un confinamiento comparativamente más cómodo que el de los demás campos de concentración).

Mykola Lebed consiguió colarse en la red de la policía alemana y se convirtió en el líder de facto de la cúpula de la OUN-B, también conocida como los Banderistas.

El 16 de julio de 1941, los alemanes absorbieron Galicia en el Gobierno General. En octubre de 1941, la Policía de Seguridad alemana publicó un cartel de búsqueda con la fotografía de Lebed.

Los alemanes transfirieron al grupo de Melnyk, la OUN-M, puestos administrativos y de policía auxiliar de alto nivel en el oeste de Ucrania. (3) Las formaciones de la policía de seguridad alemana recibieron la orden de arrestar y matar a los leales a Bandera en Ucrania occidental por temor a que se levantaran contra el dominio alemán, aunque esta orden fue finalmente revocada.

Al año siguiente, Lebed se convertiría en el líder del ala terrorista clandestina, el Ejército Insurgente Ucraniano (UPA), que siguió funcionando hasta 1956.

 

Imagen de la izquierda: Stefan Bandera. Imagen de la derecha: Mykola Lebed

Imagen de la izquierda: Stefan Bandera. Imagen de la derecha: Mykola Lebed

 

Los ucranianos del este afirmaron posteriormente que Mykola Lebed, como líder de la OUN-B, se hizo con el control del UPA asesinando a los líderes ucranianos originales. (4)

La OUN contaba entre sus enemigos a los que habían negado la independencia de Ucrania (incluidos los polacos y los soviéticos), a los que no se habían asimilado en Ucrania (los judíos) y, en ocasiones, cuando les convenía, a los alemanes. También consideraban a los judíos como el principal apoyo y “propagadores” del bolchevismo.

Breitman y Goda escriben (5):

“Cuando la guerra se volvió contra los alemanes a principios de 1943, los líderes del grupo de Bandera creían que los soviéticos y los alemanes se agotarían mutuamente, dejando una Ucrania independiente como en 1918. Lebed propuso en abril “limpiar todo el territorio revolucionario de la población polaca”, para que un estado polaco resurgente no reclamara la región como en 1918. Los ucranianos que servían como policías auxiliares de los alemanes se unieron ahora al Ejército Insurgente Ucraniano (UPA)… En un solo día, el 11 de julio de 1943, el UPA atacó unas 80 localidades matando a… 10.000 polacos… Los banderistas y el UPA también reanudaron la cooperación con los alemanes”. [énfasis añadido]

Todo esto se hizo bajo el mando de Mykola Lebed.

En 1943, conscientes de que su situación era cada vez más insegura, la OUN intentó volver a centralizar sus fuerzas. Sin embargo, se produjeron luchas internas entre la OUN-B contra la OUN-M y la unidad del UPA de Taras Bulba-Borovets (de la República Popular Ucraniana en el exilio), que en una carta acusó a la OUN-B, entre otras cosas, de bandolerismo, de querer establecer un estado unipartidista y de luchar no por el pueblo, sino para gobernarlo.

En su lucha por el dominio de Volhynia, los banderistas (OUN-B) matarían a decenas de miles de ucranianos por cualquier vínculo con las redes de Bulba-Borovets o Melnyk (OUN-M). (6)

En septiembre de 1944, los oficiales del ejército alemán en el norte de Ucrania dijeron a sus superiores de los Ejércitos Extranjeros del Este que el UPA era un “aliado natural de Alemania” y “una valiosa ayuda para el Alto Mando alemán”, y el propio Himmler autorizó la intensificación de los contactos con el UPA. (7)

Norman J.W. Goda escribe (8):

“Aunque la propaganda del UPA enfatizaba la independencia de esa organización con respecto a los alemanes, el UPA también ordenó a algunos jóvenes ucranianos que se ofrecieran como voluntarios para la división ucraniana de las SS “Galicia”, y al resto que lucharan con métodos de guerrilla. Lebed seguía esperando el reconocimiento de los alemanes”. [énfasis añadido]

La División SS Galicia existió desde abril de 1943 hasta el 15 de abril de 1945. Alemania se rindió el 7 de mayo de 1945.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En septiembre de 1944, los alemanes liberaron a Bandera y Stetsko de Sachsenhausen.

 

El movimiento nacionalista ucraniano después de la Segunda Guerra Mundial: Comprado y pagado por la CIA y servido a la Lebed

“[Lebed] es un conocido sádico y colaborador de los alemanes” (9)

– Informe de 1947 del Cuerpo de Contrainteligencia del Ejército de Estados Unidos (CIC)

En julio de 1944, Mykola Lebed ayudó a formar el Consejo Supremo de Liberación de Ucrania (UHVR), que pretendía representar a la nación ucraniana y servía como gobierno clandestino en los Cárpatos, en oposición a la RSS ucraniana. El partido político dominante en el UHVR era el grupo Bandera y el UPA, que a partir de ese momento sirvió como ejército del UHVR y siguió luchando contra los soviéticos hasta 1956.

En 1947 estalló una disputa entre Bandera y Stetsko, por un lado, a favor de una Ucrania independiente bajo un partido único dirigido por el propio Bandera, y por otro lado, Lebed y el padre Ivan Hrynioch (jefe de la Sección Política de la UHVR), que estaban en contra de que Bandera fuera el jefe del Estado.

En un congreso de la Sección Exterior de la OUN celebrado en agosto de 1948, Bandera (que seguía controlando el 80% de la UHVR) expulsó al grupo Hrynioch-Lebed. Reclamó la autoridad exclusiva sobre el movimiento nacional ucraniano y continuó con las tácticas de terror contra los líderes ucranianos antibanderistas en Europa Occidental y maniobró para controlar las organizaciones de emigrantes ucranianos. (10) Sin embargo, Lebed, que se había acercado a los estadounidenses en ese momento, fue reconocido, junto con Hrynioch, como la representación oficial del UHVR en el extranjero.

Con la guerra perdida, Lebed adoptó una estrategia similar a la de Reinhard Gehlen: se puso en contacto con los Aliados después de escapar de Roma en 1945 con un conjunto de nombres y contactos de antisoviéticos situados en el oeste de Ucrania y en campos de desplazados en Alemania. Esto lo hizo atractivo para el Cuerpo de Contrainteligencia del Ejército de Estados Unidos (CIC), a pesar de su admisión anterior en su informe de 1947.

A finales de 1947, Lebed, de quien se temía que fuera asesinado por los soviéticos en Roma, fue trasladado de contrabando junto con su familia por el CIC a Múnich, Alemania, en diciembre de 1947, por su seguridad.

Norman J.W. Goda escribe (11):

“A finales de 1947, Lebed había saneado completamente sus actividades de preguerra y de guerra para el consumo estadounidense. En su propia interpretación, había sido víctima de los polacos, los soviéticos y los alemanes; llevaría el cartel de “se busca” de la Gestapo durante el resto de su vida para demostrar sus credenciales antinazis… También publicó un folleto de 126 páginas sobre el UPA, que relataba la heroica lucha de los ucranianos contra los nazis y los bolcheviques, al tiempo que pedía una Ucrania independiente y más grande que representara los ideales humanos de la libertad de expresión y la libertad de credo. El UPA, según el folleto, nunca colaboró con los nazis, ni se menciona en el libro la matanza de judíos o polacos gallegos. El CIC consideró que el folleto era el “antecedente completo del tema”. El CIC pasó por alto el hecho de que, bajo su propia vigilancia, un Congreso de la OUN celebrado en septiembre de 1947 se había dividido, gracias a las críticas de Lebed a la democratización progresiva de la OUN. Esto fue pasado por alto por la CIA, que comenzó a utilizar ampliamente a Lebed en 1948… En junio de 1949… la CIA lo introdujo de contrabando [a Lebed] en Estados Unidos con su esposa e hija bajo la cobertura legal de la Ley de Personas Desplazadas”. [énfasis añadido]

El Servicio de Inmigración y Naturalización (INS) comenzó a investigar a Lebed y en marzo de 1950 informó a Washington de que numerosos informantes ucranianos hablaban del papel principal de Lebed entre los “terroristas de Bandera” y que durante la guerra los banderistas fueron entrenados y armados por la Gestapo y responsables de “asesinatos al por mayor de ucranianos, polacos y judíos [sic]… En todas estas acciones, Lebed fue uno de los líderes más importantes”. (12)

En 1951, altos funcionarios del INS informaron a la CIA de sus conclusiones junto con el comentario de que Lebed probablemente se enfrentaría a la deportación. La CIA respondió el 3 de octubre de 1951 que todos los cargos eran falsos y que el cartel de “se busca” de la Gestapo de Lebed demostraba que “luchó con igual celo contra los nazis y los bolcheviques”. (13)

En consecuencia, los funcionarios del INS suspendieron la investigación sobre Lebed.

En febrero de 1952, la CIA presionó al INS para que concediera a Lebed documentos de reentrada para que pudiera salir y volver a entrar en Estados Unidos a voluntad. Argyle Mackey, Comisionado del INS, se negó a concederlos.

El 5 de mayo de 1952, Allen Dulles, entonces director adjunto de la CIA, escribió una carta a Mackey en la que decía (14)

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

“En relación con futuras operaciones de la Agencia de primera importancia, es urgentemente necesario que el sujeto [Lebed] pueda viajar por Europa Occidental. Sin embargo, antes de que [él] emprenda dicho viaje, esta Agencia debe… garantizar su reingreso en los Estados Unidos sin que se produzcan investigaciones o incidentes que atraigan una atención indebida sobre sus actividades.”

 

La imagen de arriba es el documento original de la carta de Dulles a Mackey en nombre de Mykola Lebed.

La imagen de arriba es el documento original de la carta de Dulles a Mackey en nombre de Mykola Lebed.

 

¿Qué había en Alemania Occidental? El general Reinhard Gehlen, antiguo jefe de la inteligencia militar del Este de los ejércitos extranjeros de la Wehrmacht, al que convenientemente se le había permitido volver a entrar en Alemania Occidental para establecer su Organización Gehlen, que más tarde formaría el Bundesnachrichtendienst (Servicio Federal de Inteligencia de Alemania Occidental) en 1956 .

Dulles también quería que el estatus legal de Lebed se cambiara por el de “residente permanente”, según la Sección 8 de la Ley de la CIA de 1949. El INS nunca investigó más después de la carta de Dulles y Lebed se convirtió en ciudadano estadounidense naturalizado en marzo de 1957.

Bandera también sería destinado a Alemania Occidental con su familia después de la guerra, donde siguió siendo el líder de la OUN-B y trabajó con varias organizaciones anticomunistas, así como con la Inteligencia británica. (15) En este punto, Bandera se había convertido en un lastre demasiado grande y hubo múltiples intentos, tanto por parte de los estadounidenses como de los británicos a partir de 1953, para conseguir que Bandera dimitiera y que Lebed representara a “todo el movimiento de liberación ucraniano en la patria”. Bandera se negó y se puso en rebeldía.

Se dice que Bandera fue asesinado en 1959 por un agente del KGB en Múnich, sin embargo, no se puede dejar de señalar que fue un momento excelente y extremadamente beneficioso para los estadounidenses que Bandera fuera eliminado cuando lo fue, teniendo en cuenta lo que habían planeado para el futuro de Ucrania…

Entre los registros desclasificados se encuentra el del FBI de Hoover, que tenía un pequeño trozo de documentos capturados del Estado Mayor alemán de 1943 y 1944, que revelaban el aprecio alemán por el trabajo de la UPA y mencionaban a Lebed por su nombre. (16) Parece que esto nunca se compartió con ninguna agencia o institución, aparte de la CIA, a pesar de las peticiones del INS durante su investigación sobre Lebed.

Curiosamente, Goda escribe (17):

“Es posible que nunca se conozca el alcance total de sus actividades [de Lebed] como ‘Ministro de Asuntos Exteriores’ [de la UHVR], pero la vigilancia del FBI sobre él da una idea. En parte, Lebed dio conferencias en prestigiosas universidades como Yale sobre temas como la guerra biológica utilizada por el gobierno soviético en Ucrania”. [énfasis añadido]

Lo que sigue es un indicio de lo que Dulles puede haber estado refiriéndose a la necesidad urgente de la reincorporación de Lebed a Europa Occidental.

Breitman y Goda escriben (18):

“En 1947 unos 250.000 ucranianos vivían… en Alemania, Austria e Italia, muchos de ellos activistas o simpatizantes de la OUN. Después de 1947 los combatientes de la OUN empezaron a cruzar a la zona de Estados Unidos, habiendo llegado a la frontera a pie a través de Checoslovaquia”.

Sin embargo, Lebed no sólo era urgentemente necesario en Europa, sino también en Estados Unidos. Una vez en Estados Unidos, Lebed fue seleccionado como contacto/asesor principal de la CIA para AERODYNAMIC.

Breitman y Goda escriben (19):

“La primera fase de AERODYNAMIC consistió en la infiltración en Ucrania y la posterior exfiltración de agentes ucranianos entrenados por la CIA. En enero de 1950, el brazo de la CIA para la recopilación de inteligencia secreta (Oficina de Operaciones Especiales, OSO) y su brazo para operaciones encubiertas (Oficina de Coordinación de Políticas, OPC) participaron [nota del autor: la facción canalla de Allen Dulles de la CIA]… Washington estaba especialmente satisfecho con el alto nivel de entrenamiento del UPA en Ucrania y su potencial para nuevas acciones de guerrilla, y con “las extraordinarias noticias de que… la resistencia activa al régimen soviético se estaba extendiendo constantemente hacia el este, fuera de las antiguas provincias polacas, greco-católicas… [Sin embargo] Para 1954 el grupo de Lebed perdió todo contacto con el UHVR. Para entonces los soviéticos sometieron a la UHVR y a la UPA, y la CIA puso fin a la fase agresiva de Aerodinámica.

A partir de 1953 AERODINÁMICA comenzó a operar a través de un grupo de estudio ucraniano bajo la dirección de Lebed en Nueva York, bajo los auspicios de la CIA, que recopilaba literatura e historia ucraniana y producía periódicos, boletines, programas de radio y libros nacionalistas ucranianos para su distribución en Ucrania. En 1956 este grupo se constituyó formalmente como la Asociación de Investigación y Publicación Prolog, sin ánimo de lucro. Ello permitió a la CIA canalizar fondos como ostensibles donaciones privadas sin que quedaran huellas fiscales. Para evitar a las entrometidas autoridades del Estado de Nueva York, la CIA convirtió a Prolog en una empresa con ánimo de lucro llamada Prolog Research Corporation, que aparentemente recibía contratos privados. Bajo el mando de Hrinioch [Hrynioch], Prolog mantuvo una oficina en Múnich llamada Ukrainische Geseelschaft fur Auslandsstudein, EV. La mayoría de las publicaciones se crearon aquí.

Prolog reclutó y pagó a escritores ucranianos emigrados que, por lo general, no sabían que trabajaban en una operación controlada por la CIA. Sólo los seis principales miembros del ZP/UHVR eran agentes conscientes. A partir de 1955, se lanzaron folletos sobre Ucrania por vía aérea[,] y se emitieron emisiones de radio tituladas Nova Ukraina en Atenas para consumo ucraniano. Estas actividades dieron paso a campañas sistemáticas de envío de correspondencia a Ucrania a través de contactos ucranianos en Polonia y contactos de emigrantes en Argentina, Australia, Canadá, España, Suecia y otros lugares. El periódico Suchasna Ukrainia (Ucrania hoy), boletines informativos, una revista en ucraniano para intelectuales llamada Suchasnist (El presente) y otras publicaciones se enviaron a bibliotecas, instituciones culturales, oficinas administrativas y particulares de Ucrania. Estas actividades fomentaban el nacionalismo ucraniano…” [énfasis añadido]

La CIA compró y pagó una marca de nacionalismo ucraniano a la Lebed. Se dio rienda suelta a uno de los carniceros más horripilantes de la OUN/UPA para moldear los corazones y las mentes del pueblo ucraniano en torno a su identidad nacionalista, una identidad definida por la OUN. También se le dio forma a la interpretación histórica y cultural como para romantizar aún más el concepto de la gran raza ucraniana de Volodomyr el Grande, fomentando un mayor sentido de superioridad y una mayor división entre ellos y los bielorrusos y rusos.

Un analista de la CIA juzgó que “sigue existiendo alguna forma de sentimiento nacionalista [en Ucrania] y… existe la obligación de apoyarlo como arma de la guerra fría”. (20)

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Breitman y Goda continúan

“…Prolog [también] influyó en [la siguiente] generación ucraniana… Prolog se había convertido, en palabras de un alto funcionario de la CIA, en el único “vehículo para las operaciones de la CIA dirigidas a la República Socialista Soviética de Ucrania y [sus] cuarenta millones de ciudadanos ucranianos”.

Lebed se distanció abiertamente a sí mismo y al movimiento nacionalista ucraniano del antisemitismo manifiesto de sus días banderistas… Más para proteger el nombre del nacionalismo ucraniano, condenó públicamente la “difamación provocativa” y las “declaraciones calumniosas” contra los judíos, añadiendo en una nota particularmente olvidada que “el pueblo ucraniano… se opone a toda y cualquier predicación de odio hacia otros pueblos”… Los antiguos banderistas… ahora atacaban a los soviéticos por el antisemitismo en lugar de con él.

Lebed se retiró en 1975 pero siguió siendo asesor y consultor de Prolog y de la ZP/UHVR…En los años 80 el nombre de AERODYNAMIC se cambió a QRDYNAMIC y en los años 80 a PDDYNAMIC y luego a QRPLUMB. En 1977, el asesor de seguridad nacional del presidente Carter, Zbigniew Brzezinski, contribuyó a la expansión del programa debido a lo que denominó sus “impresionantes dividendos” y el “impacto en audiencias específicas en el área de destino”. En la década de 1980, Prolog amplió sus operaciones para llegar a otras nacionalidades soviéticas y, en una ironía suprema, entre ellas se encontraban los judíos soviéticos disidentes. Con la URSS al borde del colapso en 1990, QRPLUMB se dio por terminada con un pago final de 1,75 millones de dólares. Prolog continuaría con sus actividades, pero estaba solo financieramente.

En junio de 1985, la Oficina General de Contabilidad mencionó el nombre de Lebed en un informe público sobre los nazis y colaboradores que se establecieron en Estados Unidos con ayuda de las agencias de inteligencia estadounidenses. La Oficina de Investigaciones Especiales (OSI) del Departamento de Justicia comenzó a investigar a Lebed ese mismo año. A la CIA le preocupaba que el escrutinio público de Lebed comprometiera al QRPLUMB y que el hecho de no proteger a Lebed provocara la indignación de la comunidad de emigrantes ucranianos. Por tanto, protegió a Lebed negando cualquier conexión entre éste y los nazis y argumentando que era un luchador por la libertad ucraniana. La verdad, por supuesto, era más complicada. En 1991, la CIA trató de disuadir a la OSI de que se dirigiera a los gobiernos alemán, polaco y soviético en busca de archivos relacionados con la guerra de la OUN. La OSI acabó abandonando el caso, incapaz de conseguir documentos definitivos sobre Lebed”. [énfasis añadido]

Mykola Lebed murió en 1998 bajo la protección de la CIA en Nueva Jersey a la edad de 89 años. Sus documentos se encuentran en el Instituto de Investigación Ucraniana de la Universidad de Harvard.

Y ahí lo tienen, la verdadera historia del Movimiento Nacionalista Ucraniano en su forma actual, comprado y pagado por la CIA. Por lo tanto, no es una coincidencia que la ideología de la OUN sea inextricable de la identidad nacionalista ucraniana occidental hoy en día, ni que se hayan formado varios grupos neonazis desde 1991 (desde la independencia de Ucrania de la URSS) que ven a la OUN y a Stepan Bandera como el Padre de su movimiento.

[En la tercera parte se hablará de la OTAN y de la Organización Gehlen y de cómo esto se relaciona con el movimiento nacionalista ucraniano y el neonazismo en Ucrania hoy en día].

 

Siguen ocultando que banqueros angloamericanos organizaron la Segunda Guerra Mundial

 

Fuente:

Cynthia Chung, en Strategic Culture Foundation: How the Ukrainian Nationalist Movement Post-WWII was Bought and Paid for by the CIA.

Te puede interesar

Contenidos

Stepan Bandera fue agente de la Gestapo y sólo dejó el recuerdo –que algunos creen ‎positivo– de las masacres que organizó. Pero Dimitro Dontsov...

Contenidos

En un artículo previo, Kit Klarenberg documentó las actividades antidemocráticas del célebre periodista Paul Mason, asociado con la inteligencia británica, para atacar a los...

Contenidos

En este vídeo, grabado el 13 de junio de 2022 y extraído de la conferencia del Instituto Schiller del 18 y 19 de junio,...

Contenidos

Por Red Voltaire Decae el apoyo de Occidente a Ucrania Doyle McManus, editorialista del diario estadounidense Los Angeles Times, estima que el rápido ‎‎empeoramiento...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY