Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

¿Influirán las elecciones turcas en el delicado equilibrio de Ankara en el nuevo orden multipolar?

En marzo de 2023, Pepe Escobar advirtió que el terremoto de Turquía “mató políticamente a Erdogan”, pues la catástrofe disminuyó la confianza de la gente en el gobierno hasta un punto inimaginable. En un nuevo artículo para The Cradle, Ceyda Karan profundiza en el tema y explica cómo una victoria de la oposición en las próximas elecciones podría “occidentalizar” la política exterior de Turquía y perturbar el delicado equilibrio que Ankara juega en el nuevo orden multipolar.

 

Por Ceyda Karan

El 14 de mayo de 2023 se celebrarán en Turquía las tan esperadas como decisivas elecciones presidenciales y parlamentarias. Los próximos comicios son cruciales para el Presidente Recep Tayyip Erdogan, cuya reputación política nacional se ha visto empañada por su gestión del terremoto del 6 de febrero, agravada por una crisis económica cada vez más profunda en los últimos dos años.

A pesar de sus pragmáticas maniobras para equilibrar Oriente y Occidente, la política exterior de Erdogan también está en el punto de mira. El veterano dirigente turco no sólo se enfrenta ahora a la mayor prueba de su carrera política, sino que la futura dirección de Turquía también está potencialmente en juego.

En las últimas dos semanas, varios partidos, entre ellos el Partido DEVA, el Partido del Bien, el Partido Joven, el Partido de la Liberación Popular, el Partido de la Izquierda, el Partido de la Patria y el Partido de la Resurrección se han opuesto a la candidatura de Erdogan.

Argumentan que no puede presentarse a un tercer mandato, según la Constitución turca, una objeción que ha unido a nacionalistas, socialistas, centro-derechistas, islamistas, kemalistas y las “siete disimilitudes” de la política turca.

El principal partido de la oposición, el Partido Republicano del Pueblo (CHP), partido fundador de Turquía, no intentó oponerse a la candidatura de Erdogan.

 

 

La candidatura de Erdogan a un tercer mandato

Destacados juristas explican que, según el artículo 101 de la Constitución turca, en vigor desde 2007, “una persona puede ser elegida presidente como máximo dos veces.” Erdogan fue elegido en 2014 y 2018, y ya ha cumplido dos mandatos.

La única excepción al artículo 101 sería que el Parlamento decidiera renovar las elecciones. Sin embargo, el partido Justicia y Desarrollo (AKP) de Erdogan no se remite a la Constitución, sino al Consejo Supremo Electoral (YSK), cuyas competencias se limitan a la administración general y la supervisión de las elecciones.

El AKP argumenta que los cambios técnicos en el “sistema de gobierno presidencial”, introducidos en el polémico referéndum de 2017 en el que el YSK reconoció como válidos los votos no sellados, hacen posible la candidatura de Erdogan. En otras palabras, aunque la Constitución siga vigente, el primer mandato de Erdogan no cuenta.

En el pasado, Erdogan ha dicho que “no reconocemos” las decisiones del Tribunal Constitucional. De hecho, las elecciones al municipio metropolitano de Estambul, que derrotaron ampliamente a su partido en 2019, se repitieron sin ninguna base legal. El resultado fue una derrota aún mayor para el AKP.

En resumen, el CHP ha aceptado la tercera candidatura de Erdogan basándose en su historial de seguimiento de la ley escrita. Insistir en lo contrario podría jugar a favor de la “narrativa de victimización” que ha empleado eficazmente durante las últimas dos décadas.

Recientemente, el Consejo Supremo Electoral anunció los candidatos presidenciales que competirán el 14 de mayo:

Erdogan se presenta como candidato de la “Alianza del Pueblo (Cumhur)”, formada por el AKP, el Partido del Movimiento Nacionalista (MHP), el Partido de la Gran Unidad (BBP), el Partido del Nuevo Bienestar (YRP) y HUDA-PAR.

Kemal Kilicdaroglu, por su parte, se presenta como candidato de la “Alianza de la Nación (Mijo)”, que incluye al CHP, el Partido del Bien, el Partido de la Felicidad (SAADET), el Partido Democrático (PD), el Partido de la Democracia y el Progreso (DEVA) y el Partido del Futuro (GP). Esta alianza electoral también se conoce como la coalición de la “Mesa de los Seis”.

Además de estos dos principales rivales, hay otros dos candidatos: Muharrem Ince y Sinan Ogan. Ince fue el candidato conjunto de la oposición en 2018, pero abandonó el CHP tras perder ante Erdogan, y ahora ha fundado el Partido de la Patria.

Ogan, exdiputado, fue expulsado del MHP, socio de Erdogan, en 2017 y se presenta como candidato de la Alianza Ata, que reúne a cuatro pequeños partidos nacionalistas y kemalistas de derechas.

Erdogan se enfrenta esta vez a un duro desafío, ya que las encuestas dan a Kilicdaroglu una ventaja de entre 2,5 y 5 puntos. También existe la posibilidad de una segunda vuelta debido al factor Muharrem Ince.

 

 

Alianzas inesperadas

Aunque a los pequeños partidos dispares de la política turca no les interesa la “Alianza de Naciones”, apoyan mayoritariamente a Kilicdaroglu para expulsar a Erdogan tras dos décadas de gobierno.

La principal oposición turca, la “Mesa de los Seis”, logró finalmente unirse en torno a Kilicdaroglu tras dolorosas discusiones, pero un factor aún más decisivo que favorece su elegibilidad es el pro-kurdo Partido de la Democracia Popular (HDP), que apoya indirectamente a Kilicdaroglu (bajo amenaza de ser clausurado) al no presentar su propio candidato.

Especialmente crucial es el porcentaje de votos del HDP, estimado entre el 9 y el 13 por ciento, que ha obligado a Erdogan a ampliar su alianza de forma sorprendente.

A principios de la década de 2000, Erdogan y el AKP surgieron del “Partido del Bienestar” de la Visión Nacional de Necmettin Erbakan, que había sido el sello distintivo del islamismo turco en el siglo XX. Un año antes de su muerte, Erbakan, importante mentor del actual presidente turco, criticó a Erdogan por ser “el cajero del sionismo”.

A finales de marzo, su hijo Fatih Erbakan, líder del Nuevo Partido del Bienestar, que fundó basándose en el legado de su padre, se negó a unirse a la Alianza Popular de Erdogan alegando “principios”, pero poco después capituló para unirse a su antiguo enemigo. Sin embargo, el Partido de la Felicidad (SAADET), cuyas raíces también están en la Visión Nacional de Erkaban padre, se ha alineado con la Alianza Nacional de Kilicdaroglu.

Pero el movimiento más llamativo de Erdogan para ampliar su alianza se produjo con HUDA-PAR, que los expertos políticos relacionan con el llamado “Hezbolá turco” o “Hezbolá kurdo”, un profundo movimiento respaldado por el Estado que llevó a cabo atentados terroristas en el sureste de Turkiye a finales de los años ochenta y noventa.

“La filosofía fundacional, las creencias y los fundadores [de HUDA-PAR] son exactamente los mismos” que Hezbolá turco, afirma el jefe de policía retirado Hanefi Avci, de fama nacional. Esta última, desde su creación, fue designada oficialmente organización terrorista, y muchas de sus asociaciones afiliadas han sido sistemáticamente clausuradas. A veces confundido con la organización de resistencia chií libanesa Hezbolá, el movimiento turco es el polo opuesto: está, en cambio, muy impregnado de la ideología de los extremistas religiosos kurdos suníes.

La inclusión de HUDA-PAR en la alianza de Erdogan ha suscitado dudas entre la opinión pública turca sobre sus motivos, con opiniones diversas al respecto. Algunos creen que Erdogan intenta atraer a los kurdos religiosos, mientras que otros ven su alianza con el controvertido partido como una señal de su desesperación electoral. El partido no representa a un número significativo de votantes, por lo que no se sabe a ciencia cierta por qué el presidente turco se aventuró en esa dirección.

 

 

Promesas populistas y maniobras de política exterior

Las anteriores victorias electorales de Erdogan se debieron en gran medida a sus tácticas agresivas, pero después de 20 años, este enfoque ya no es fiable. El colapso de la moneda lira turca -provocado por la decisión de Erdogan de recortar los tipos de interés a finales de 2021 basándose en la regla islámica “nas”- y la inflación, que ha alcanzado el 70% y, extraoficialmente, el 140%, son cuestiones importantes para el votante turco medio. Los devastadores terremotos del 6 de febrero desestabilizaron aún más la economía turca.

En un esfuerzo por recuperar apoyos, Erdogan está centrando su campaña en promesas de reconstrucción. Ha puesto en marcha políticas económicas populistas, como la subida del salario mínimo, que es la principal fuente de ingresos para cerca del 60% de los turcos, y el aumento de los sueldos de los funcionarios y las pensiones.

Erdogan es conocido por su habilidad para utilizar hábilmente la política exterior de Turkiye como herramienta para sus objetivos tanto internos como exteriores. Sin embargo, en los últimos años, las perspectivas económicas de Turquía han puesto en entredicho los cálculos de Erdogan en materia de política exterior.

Desde el colapso de los proyectos neo-otomanos respaldados por Estados Unidos en Asia Occidental y el norte de África, Erdogan ha buscado enfoques más pragmáticos que prioricen la realpolitik sobre la ideología. El presidente turco ha dado marcha atrás en varios asuntos, como la reconciliación con líderes regionales a los que ha menospreciado públicamente y la adopción de una postura neutral en la crisis de Ucrania entre Estados Unidos y Rusia.

En ocasiones, los esfuerzos de Erdogan han tenido ventajas inmediatas: Al mejorar las relaciones con Arabia Saudí y los EAU, ambos países invirtieron miles de millones de dólares en Turquía, aunque los detalles de estos acuerdos siguen sin estar claros.

Erdogan también hizo las paces con el presidente egipcio, Abdel Fattah al-Sisi, a quien había acusado anteriormente de orquestar un golpe de Estado contra el gobierno electo dirigido por los Hermanos Musulmanes. Estas reconciliaciones han implicado negociaciones sobre cuestiones relacionadas con la Hermandad y Libia.

 

 

Los retos de Erdogan en política exterior

Sin embargo, las relaciones con Rusia y Siria siguen siendo dos de los asuntos más espinosos para Ankara, principalmente porque sitúan a Turquía en el punto de mira de los principales objetivos de política exterior de Washington.

Los intereses en juego no podrían ser más claros: Turquía depende de Rusia para la energía y el turismo, mientras que Rusia necesita a Turquía para mitigar el impacto de las sanciones estadounidenses.

A pesar de los esfuerzos de pragmatismo de Erdogan en política exterior, sus intentos de reconciliación con el líder sirio Bashar al-Assad se han estancado debido tanto a las objeciones de Estados Unidos como a las condiciones impuestas por Damasco. Aunque Erdogan señaló su voluntad de reconciliarse con Assad el pasado noviembre, la cuestión no ha progresado mucho más, a pesar de las reuniones de alto nivel entre sus funcionarios bajo mediación rusa.

Los ministros de Defensa turco y sirio se reunieron en Moscú en diciembre de 2022, y aunque sus respectivos viceministros de Asuntos Exteriores se reunieron brevemente los días 3 y 4 de abril, las reuniones oficiales de alto nivel aún no se han materializado. Es una señal de que o bien la voluntad política o bien las condiciones del terreno no existen todavía para acelerar la diplomacia, por una o por ambas partes.

Gran parte de esto tiene que ver con una línea roja siria que exige la evacuación de todas las tropas turcas de suelo sirio antes de que avancen las conversaciones de acercamiento. Sin embargo, en una reunión con su homólogo ruso, Sergey Shoigu, el ministro turco de Defensa, Hulusi Akar, seguía afirmando que la presencia militar turca en Siria era para “luchar contra el terrorismo”, “mantener la paz” y “ayuda humanitaria”.

Algunos comentaristas creen que al ejército turco le resultará difícil retirarse de Siria y cumplir las condiciones de Assad debido a la continua actividad de las milicias separatistas kurdas en el norte del país y a los problemas que plantean las organizaciones islamistas radicales respaldadas por Turquía en Idlib.

Incluso la retórica de Erdogan sobre la repatriación de los tres millones de refugiados sirios ha perdido credibilidad debido al empleo de esta mano de obra barata por parte de empresarios vinculados al AKP. Todos estos factores hacen cada vez más difícil que Erdogan logre el éxito en política exterior antes de las elecciones de mayo.

El diplomático turco retirado Engin Solakoglu explica a The Cradle que, aunque el AKP ha podido ampliar su autonomía en política exterior debido al debilitamiento de la influencia regional de Estados Unidos, sigue operando en el marco de las relaciones existentes de Turquía con Occidente: “Los fondos que la economía turca necesita crónicamente proceden principalmente de los centros financieros europeos”, afirma.

Según el profesor Behlul Ozkan, aunque los países medianos como Turquía tienen capacidad para actuar de forma independiente en política exterior en ocasiones, la visión del mundo de Erdogan no se inclina hacia el eurasianismo, como suelen afirmar expertos tanto orientales como occidentales.

Ozkan hace hincapié en el importante papel que ha desempeñado Occidente en la economía turca durante las dos últimas décadas, en declaraciones a The Cradle:

Si Erdogan y el AKP ganan las elecciones, es muy posible que Turquía dependa aún más de Occidente para salir de su crisis económica”. El papel del AKP para Turquía es ser el gendarme de Occidente en la región, como lo fue durante la Guerra Fría”.

 

 

La visión del mundo de la oposición

En lugar de aprovechar las limitaciones y vulnerabilidades de Erdogan en política exterior, su oposición multipartidista ha presentado un débil “Memorando de Entendimiento Conjunto” que apenas aborda su agenda exterior. Más tópicos que sustancia, la oposición hace hincapié en un principio de “Paz en casa, paz en el mundo” y afirma que el interés nacional y la seguridad serán la base de sus políticas.

El documento también afirma que “las relaciones con Estados Unidos deben institucionalizarse con un entendimiento entre iguales”, mientras que Rusia sólo se menciona dos veces. También cabe destacar que el CHP ha recordado recientemente a Moscú que Turkiye es “un país de la OTAN”.

Según Hazal Yalin, investigador y escritor especializado en asuntos rusos, la incapacidad de la burguesía turca para romper los lazos con el imperialismo occidental dificulta la comunicación de la oposición turca con Rusia. Como explica a La Cuna

“Rusia tiene la perspectiva de continuar sus relaciones interestatales con Turkiye, como con cualquier otro país, independientemente del partido que esté en el poder; por lo tanto, en caso de un posible cambio de poder, puede actuar como si no hubiera pasado nada”.

A pesar de la posibilidad de que la alianza de la oposición aplique políticas más orientadas hacia Occidente, el profesor Ozkan cree que adoptará un enfoque más pacífico en la región en comparación con el AKP:

“Establecer relaciones diplomáticas con Siria es la primera prioridad. La presencia militar turca en Siria se reducirá gradualmente, probablemente en contacto con otras potencias regionales, y se restaurará la integridad territorial en cooperación con Damasco.”

Ozkan añade:

“No es posible dar un paso similar con el AKP. Mientras el AKP siga en el poder, querrá mantener su presencia militar y la continuación del conflicto en Siria como moneda de cambio tanto con Occidente como con Rusia, y beneficiarse de ello.”

 

 

Algunas cosas nunca cambiarán

Pero el diplomático retirado Solakoglu sostiene que, aunque gane la oposición, es poco probable que renuncie al espacio autónomo de política exterior ganado bajo el AKP:

“No creo que la presencia militar en Siria, Irak y Libia desaparezca de repente. Tampoco creo que el Gobierno de Kilicdaroglu adopte una posición [diferente] en el Mediterráneo oriental, en la cuestión de la ‘patria azul’ y en Chipre. En estas cuestiones, son los mismos que el AKP. ”

El profesor Baris Doster no prevé un cambio significativo en la política de Erdogan, a pesar de su nuevo pragmatismo. “Si la oposición gana las elecciones”, afirma que “las realidades y las relaciones económicas de Turkiye seguirán ralentizándose aunque quiera girar hacia el oeste”.

Independientemente del resultado de las elecciones, es poco probable que Turkiye rompa sus lazos con Occidente. Aunque algunos sostienen que Ankara debería adaptarse a la tendencia mundial multipolar, Turkiye sigue siendo miembro de pleno derecho de la alianza militar de la OTAN, lo que sin duda creará obstáculos a la hora de unirse a la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), liderada por China, como Erdogan ha amenazado periódicamente con hacer.

Pero eso no impide que Turquía se una a los BRICS+ ampliados, a la Iniciativa china de la Franja y la Ruta (BRI), a las instituciones económicas euroasiáticas y/o a los megaproyectos de conectividad terrestre, ferroviaria e hidráulica. La cuestión es si las próximas elecciones -independientemente de sus resultados- pueden apartar o redirigir la multipolaridad que ya ha barrido todas las instituciones de Turquía.

 

Diplomacia sísmica: Erdogan y las secuelas de los terremotos turcos

 

Fuente:

Ceyda Karan, en The Cradle: ¿Influirán las elecciones turcas en su lugar en un mundo multipolar? 11 de abril de 2023.

Contenidos

Por Mente Alternativa El 16 de mayo, Putin se reunió con líderes de la industria de defensa y comandantes militares, según informó Carl Osgood...

Contenidos

Por Chris Lewis y Jason Ross Como parte del 14º paquete de sanciones contra Rusia, la Unión Europea va a prohibir otros cuatro medios...

Contenidos

Por Mente Alternativa El intento de asesinato contra el Primer Ministro eslovaco, Robert Fico, tiene implicaciones internacionales, advierte Gretchen Small en una nota publicada...

Contenidos

Por Michael O. Billington Bajo el título «Se está produciendo una transformación masiva en Rusia, y Occidente no lo ve», un veterano militar y...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram