Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

El teatro del absurdo estadounidense

En este artículo, Chris Hedges ofrece una radiografía del decadente y absurdo teatro político estadounidense (de manufactura anglo-veneciana). Nuestra clase política no gobierna, escribe Hedge: Entretiene. Desempeña el papel que le ha sido asignado en nuestra democracia ficticia. La gobernanza existe. Pero no se ve. Desde luego, no es democrática, sino críptica. Tanto los liberales de la vieja guardia como los fascistas cristianos son vitales para el ascenso de la tiranía que los maneja desde la sombra. Este vacío político ha engendrado la antipolítica, o lo que el escritor Benjamin DeMott llamó “política basura”. El primer resultado de la política basura es que infantiliza al público para mantenerlo en la esclavitud y la ignorancia. Pero el segundo resultado de la política basura es más insidioso. Solidifica el culto al yo, la creencia amoral de que tenemos derecho a hacer cualquier cosa, a traicionar y destruir a cualquiera, para conseguir lo que queramos. El culto al yo fomenta una crueldad psicopática, una cultura construida no sobre la empatía, el bien común y el autosacrificio, sino sobre el narcisismo desenfrenado y la venganza. Esta es la oscura ética de la cultura corporativa, celebrada por la industria del entretenimiento, el mundo académico y las redes sociales. El ensayista Curtis White sostiene que “es el capitalismo lo que más define ahora nuestro carácter nacional, no el cristianismo ni la Ilustración”. Evalúa nuestra cultura como una en la que “la muerte se ha refugiado en una legalidad que apoyan tanto los liberales razonables como los conservadores cristianos”. La consecuencia es una sociedad consumida por el materialismo excesivo, el trabajo inútil que destruye el alma, urbanizaciones asfixiantes más cercanas a “cementerios compartidos” que a barrios reales y una licencia para explotar que “condena a la propia naturaleza a la aniquilación incluso cuando la llamamos libertad para perseguir la propiedad personal.” Vemos así cómo el análisis de Hedge ejemplifica la tesis del filósofo ruso Alexander Dugin, quien afirma que “es bastante significativo que en las sociedades globalistas desarrolladas no exista una oposición que realmente desafíe los principios mismos del sistema. Tanto la derecha como la izquierda son meros elementos de un juego deliberado y astuto.” Y cuanto más tiempo se permanezca en un estado de parálisis política, más se potenciarán estas deformidades políticas, psicosocioculturales y existenciales.

 

 

Por Chris Hedges

PRINCETON, NUEVA JERSEY (Scheerpost) – Nuestra clase política no gobierna. Entretiene. Desempeña el papel que le ha sido asignado en nuestra democracia ficticia, aullando de indignación a los electores y vendiéndolos. La Escuadra y el Caucus Progresista no tienen más intención de luchar por la sanidad universal, los derechos de los trabajadores o desafiar a la máquina de guerra que la que tiene el Caucus de la Libertad de luchar por la libertad. Estos políticos son versiones modernas de Elmer Gantry, el hábil estafador de Sinclair Lewis, que traicionan cínicamente a un público crédulo para amasar poder y riqueza personales. Esta vacuidad moral ofrece el espectáculo, como escribió H.G. Wells, de “una gran civilización material, detenida, paralizada”. Ocurrió en la Antigua Roma. Ocurrió en la Alemania de Weimar. Y está ocurriendo aquí.

La gobernanza existe. Pero no se ve. Desde luego, no es democrática. La ejercen los ejércitos de grupos de presión y ejecutivos corporativos de la industria de los combustibles fósiles, la industria armamentística, la industria farmacéutica y Wall Street. La gobernanza es secreta. Las empresas se han hecho con los resortes del poder, incluidos los medios de comunicación. Al hacerse obscenamente ricos, los oligarcas gobernantes han deformado las instituciones nacionales, incluidas las legislaturas estatales y federales y los tribunales, para ponerlas al servicio de su insaciable codicia. Saben lo que hacen. Conocen la profundidad de su propia corrupción. Saben que son odiados. También están preparados para ello. Han militarizado las fuerzas policiales y han construido un vasto archipiélago de prisiones para mantener a los desempleados y subempleados en la esclavitud. Mientras tanto, apenas pagan impuestos sobre la renta y explotan la mano de obra en el extranjero. Financian generosamente a los payasos políticos que hablan en el lenguaje vulgar y crudo de un público enfurecido o en los tonos dulces utilizados para apaciguar a la clase liberal.

La contribución fundamental de Donald Trump al panorama político es la licencia para decir en público lo que antes prohibía el decoro político. Su legado es la degradación del discurso político a las diatribas monosilábicas del Calibán de Shakespeare, que escandalizan y dinamizan simultáneamente el teatro kabuki que se hace pasar por gobierno. Esta burlesca situación difiere poco de la del Reichstag alemán, donde el grito final de Clara Zetkin, mortalmente enferma, contra el fascismo el 30 de agosto de 1932, fue respondido con un coro de burlas, insultos y abucheos por parte de los diputados nazis.

H.G. Wells llamó a la vieja guardia, los buenos liberales, los que hablan con palabras mesuradas y abrazan la razón, los “hombres inexplícitos”. Dicen lo correcto y no hacen nada. Son tan vitales para el ascenso de la tiranía como los fascistas cristianos, algunos de los cuales mantuvieron secuestrada la Cámara la semana pasada al bloquear 14 rondas de votaciones para impedir que Kevin McCarthy se convirtiera en presidente de la Cámara. Para cuando McCarthy fue elegido en la 15ª ronda, había cedido en casi todas las exigencias de los obstruccionistas, incluida la de permitir a cualquiera de los 435 miembros de la Cámara forzar una votación para su destitución en cualquier momento, garantizando así la parálisis política.

La guerra intestina en la Cámara no es entre los que respetan las instituciones democráticas y los que no. McCarthy, respaldado por Trump y por la teórica de la conspiración de extrema derecha Marjorie Taylor Greene, está tan moralmente en bancarrota como quienes tratan de derribarlo. Se trata de una batalla por el control entre estafadores, charlatanes, celebridades de las redes sociales y mafiosos. McCarthy se unió a la mayoría de los republicanos de la Cámara de Representantes en apoyo de una demanda de Texas para anular el resultado presidencial de 2020 impidiendo que cuatro estados -Pennsylvania, Michigan, Wisconsin y Georgia- emitieran votos electorales para Biden. El Tribunal Supremo se negó a escuchar la demanda. No hay mucho en las posiciones extremistas del Freedom Caucus, que se asemejan a las de Alternative fur Deutschland en Alemania y Fidesz en Hungría, que McCarthy no abrace. Defienden mayores recortes de impuestos para los ricos, una mayor desregulación de las corporaciones, una guerra contra los migrantes, más programas de austeridad, defienden la supremacía blanca y acusan de traición a los liberales y conservadores que no se alinean detrás de Trump.

“Quiero que veáis cómo Nancy Pelosi me entrega ese mazo. Será difícil no golpearla con él”, dijo McCarthy en un audio publicado en YouTube por un reportero de Main Street Nashville en 2021. Pelosi, por su parte, llamó “imbécil” a McCarthy, después de que éste dijera que una posible renovación del mandato de la máscara era “una decisión conjurada por funcionarios liberales que quieren seguir viviendo en un estado pandémico perpetuo.” Esto es lo que pasa por discurso político. Añoro la época en que la retórica política estaba orientada al nivel educativo de un niño de 10 años o de un adulto con estudios de sexto o séptimo curso. Ahora hablamos con clichés imbéciles.

Este vacío político ha engendrado la antipolítica, o lo que el escritor Benjamin DeMott llamó “política basura”, que “personaliza y moraliza las cuestiones y los intereses en lugar de clarificarlos”. La política basura “maximiza las amenazas del exterior al tiempo que miniaturiza los grandes y complejos problemas internos. Es una política que, guiada por conjeturas sobre sus propios beneficios y pérdidas, invierte bruscamente las posturas públicas sin dar explicaciones, a menudo hinchando espectacularmente problemas previamente miniaturizados (por ejemplo: [la guerra en] Irak acabará en días o semanas; Irak es un proyecto para generaciones)”.

“Uno de los principales efectos de la política basura -su incesante avalancha de fustán patriótico, religioso, machista y terapéutico- es que desprende una posición tras otra de fundamentos razonados”, señaló DeMott.

El resultado de la política basura es que infantiliza al público con “cuentos de Navidad optimistas para todo el año” y perpetúa el statu quo. La clase multimillonaria, que ha llevado a cabo un golpe de Estado corporativo a cámara lenta, sigue saqueando; el militarismo desenfrenado sigue vaciando el país; y los tribunales y las agencias de seguridad nacional mantienen al público en la esclavitud. Cuando el gobierno te vigila veinticuatro horas al día, no puedes usar la palabra “libertad”. Esa es la relación entre un amo y un esclavo. La férrea primacía del beneficio significa que los más vulnerables son desechados sin piedad. Apoyada por republicanos y demócratas, la Reserva Federal está subiendo los tipos de interés para frenar el crecimiento económico y aumentar el desempleo para frenar la inflación, lo que supone un coste tremendo para los trabajadores pobres y sus familias. Nadie está obligado a operar bajo lo que John Ruskin llamó “condiciones de cultura moral”.

Pero el segundo resultado de la política basura es más insidioso. Solidifica el culto al yo, la creencia amoral de que tenemos derecho a hacer cualquier cosa, a traicionar y destruir a cualquiera, para conseguir lo que queramos. El culto al yo fomenta una crueldad psicopática, una cultura construida no sobre la empatía, el bien común y el autosacrificio, sino sobre el narcisismo desenfrenado y la venganza. Celebra, como hacen los medios de comunicación de masas, el encanto superficial, la grandiosidad y la prepotencia; la necesidad de estimulación constante; la inclinación por la mentira, el engaño y la manipulación; y la incapacidad de sentir culpa o remordimiento. Esta es la oscura ética de la cultura corporativa, celebrada por la industria del entretenimiento, el mundo académico y las redes sociales.

 

Gaslighting: La psicología de moldear la realidad ajena o cómo se fabrica la percepción de las masas

 

El ensayista Curtis White sostiene que “es el capitalismo lo que más define ahora nuestro carácter nacional, no el cristianismo ni la Ilustración”. Evalúa nuestra cultura como una en la que “la muerte se ha refugiado en una legalidad que apoyan tanto los liberales razonables como los conservadores cristianos”. Esta “legalidad” ratifica la explotación sistemática de los trabajadores. White censura nuestro triunfalismo nacionalista y nuestro desencadenamiento del “poder militar más fantásticamente destructivo” que el mundo haya conocido jamás con el supuesto objetivo de “proteger y perseguir la libertad.”

“La justicia, bajo el capitalismo, funciona no a partir de una noción de obediencia a la ley moral, o a la conciencia, o a la compasión, sino a partir de la asunción de un deber de preservar un orden social y los ‘derechos’ legales que constituyen ese orden, especialmente el derecho a la propiedad y la libertad de hacer con ella lo que uno quiera”, escribe. “Esa es la verdadera e importante ‘valoración moral’ que buscan nuestros tribunales. Viene a ser lo siguiente: parecerá más justa aquella decisión que preserve el sistema de justicia aunque el propio sistema sea habitualmente injusto.”

La consecuencia es una sociedad consumida por el materialismo excesivo, el trabajo inútil que destruye el alma, urbanizaciones asfixiantes más cercanas a “cementerios compartidos” que a barrios reales y una licencia para explotar que “condena a la propia naturaleza a la aniquilación incluso cuando la llamamos libertad para perseguir la propiedad personal.”

La clase multimillonaria, en su mayoría, prefiere la máscara de un Joe Biden, que hábilmente quebró a los sindicatos del transporte ferroviario de mercancías para evitar una huelga y les obligó a aceptar un contrato que la mayoría de los sindicalistas había rechazado. Pero la clase multimillonaria también sabe que los matones y estafadores de la extrema derecha no interferirán en su destripamiento de la nación; de hecho, serán más enérgicos a la hora de frustrar los intentos de los trabajadores de organizarse para conseguir salarios y condiciones laborales decentes. En Yugoslavia vi a políticos marginales, como Radovan Karadžić, Slobodan Milošević y Franjo Tudjman, a los que las élites políticas y educadas tachaban de bufones, cabalgar una ola antiliberal hasta el poder a raíz de la miseria económica generalizada. Walmart, Amazon, Apple, Citibank, Raytheon, ExxonMobile, Alphabet y Goldman Sachs se adaptarán fácilmente. El capitalismo funciona muy eficientemente sin democracia.

Cuanto más tiempo permanezcamos en un estado de parálisis política, más se potenciarán estas deformidades políticas. Como escribe Robert O. Paxton en “La anatomía del fascismo”, el fascismo es una ideología amorfa e incoherente. Se envuelve en los símbolos más preciados de la nación, en nuestro caso, la bandera estadounidense, la supremacía blanca, el juramento a la bandera y la cruz cristiana. Celebra la hipermasculinidad, la misoginia, el racismo y la violencia. Permite a los marginados, especialmente a los hombres blancos marginados, recuperar una sensación de poder, aunque sea ilusoria, y santifica su odio y su rabia. Adopta una visión utópica de renovación moral y venganza para unirse en torno a un salvador político ungido. Es militarista, antiintelectual y desprecia la democracia, especialmente cuando la clase dirigente establecida habla en nombre de la democracia liberal pero no hace nada por defenderla. Sustituye la cultura por la cursilería nacionalista y patriótica. Considera a los que están fuera del círculo cerrado del Estado-nación o del grupo étnico o religioso como contaminantes que hay que purgar físicamente, normalmente con violencia, para restablecer la salud de la nación. Se perpetúa a sí mismo mediante una inestabilidad constante, ya que sus soluciones a los males que aquejan a la nación son transitorias, contradictorias e inalcanzables. Y lo que es más importante, el fascismo siempre tiene un tinte religioso, movilizando a los creyentes en torno a ritos y rituales, utilizando palabras y frases sagradas y abrazando una verdad absoluta que es herético cuestionar.

Trump puede estar acabado políticamente, pero la decadencia política y social que creó a Trump permanece. Esta decadencia dará lugar a nuevos demagogos, quizás más competentes. Temo el surgimiento de fascistas cristianos dotados de la habilidad política, la autodisciplina, el enfoque y la inteligencia que le faltan a Trump. Cuanto más tiempo permanezcamos paralizados políticamente, más seguro será el fascismo cristiano. El asalto de la turba del 6 de enero a la capital hace dos años, la polarización del electorado en tribus antagónicas, la miseria económica que aflige a la clase trabajadora, la retórica del odio y la violencia, y la actual disfunción del Congreso no son más que un atisbo de la pesadilla que nos espera.

 

Dividir para conquistar: El papel de la oposición controlada en las elecciones intermedias de EE.UU.

 

Fuente:

Chris Hedges, en MPN: America’s Theater of the Absurd. 11 de enero de 2023.

Contenidos

Por Mente Alternativa Desde que comenzaron los bombardeos en Gaza, la Fuerza Aérea de EE.UU. ha estado enviando aviones no marcados desde la base...

Contenidos

Por Mente Alternativa En un artículo titulado “El mundo no estaba preparado para Trump en 2016. Esta vez no cometerá el mismo error”, Politico...

Contenidos

Por Eva Panina En la cumbre de la OTAN en Washington, la alianza debe unirse para hacer frente a los “autócratas revisionistas” como Vladimir...

Contenidos

Extracto de una entrevista con Komsomolskaya Pravda, editado por el historiador Andrei Fursov.   Por Andrei Fursov Somos mucho más grandes que Europa. Europa...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram