Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La controversia euroasiática en la oposición [1]

Por Alexander Dugin

La oposición y el sistema

En los últimos tiempos, el delicado equilibrio en el campo de la oposición política e ideológica ha empezado a verse alterado por una creciente polémica entre “etnocentristas” y “euroasiáticos”, “rojos” y “blancos”, etc. Por un lado, esta polémica ha aclarado los principios doctrinales de diversas tendencias, movimientos y partidos que antes eran demasiado vagos y sólo se formulaban de forma inconsciente. Este es un aspecto positivo. Por otra parte, este proceso es un signo de la entrada de la oposición en un esquema preparado por el Sistema, es decir, su “convencionalización”, domesticación y “castración” en “juegos” parlamentarios y partidistas estériles. Cabe señalar que este proceso de eliminación de la oposición no mediante la represión, sino mediante la domesticación, la corrupción gradual y la “esterilización” ha sido brillantemente elaborado en el Occidente globalista. En palabras de Jean Thiriart: “Hay dos maneras de destruir una ideología revolucionaria (particularmente el comunismo): la burocracia y el parlamentarismo”.

Es bastante significativo que en las sociedades globalistas desarrolladas no exista una oposición que realmente desafíe los principios mismos del sistema. Tanto la derecha como la izquierda son meros elementos de un juego deliberado y astuto. Nuestra oposición, en cambio, que tomó forma después de agosto de 1991, es una oposición genuina que encarna la profunda oposición de ciertos segmentos de la sociedad no sólo a acciones específicas del grupo gobernante, sino a los propios principios de la visión del mundo que triunfó en el país tras la derrota del golpe.

La aparición de estas amplias polémicas en el seno de la oposición podría conducir a su fragmentación y posterior integración en nichos políticos especialmente preparados por el propio régimen. Por esta razón, es muy importante aclarar aquí y ahora las diferencias de perspectiva que están surgiendo dentro de la oposición e hipotetizar la lógica de su posible desarrollo.

El inicio de la controversia: eurasianistas y etnocentristas

La línea principal de la división emergente en la oposición discurre entre los “eurasianistas”, “estatistas” y “nacional-comunistas”, por un lado, y los “nacionalistas”, “paneslavistas” y “monárquicos”, por otro. El criterio principal y el motivo central de este debate es la cuestión de nuestra aproximación al Estado y a la etnia. Es precisamente esta concepción la que divide hoy a la oposición, y no la cuestión de la actitud hacia el comunismo, la religión, el marxismo, etc.

En ambos bandos hay una extrema derecha (formada por antimarxistas, ortodoxos, fascistas, etc.) y una extrema izquierda (formada por antiguos miembros del aparato del partido, comunistas, socialistas, etc.). Los eurasiáticos y los “estatistas” afirman la superioridad del Estado sobre la etnia. Su nacionalismo es abiertamente imperial, supraétnico y geopolítico y suele ir unido al mesianismo tradicionalmente ruso, ortodoxo y estatal del pueblo portador de Dios. Para esta ala, el desmembramiento de la URSS es un Mal Absoluto, y los autores de esta atrocidad deben ser claramente identificados como criminales nacionales con los que no es posible ningún diálogo, conciliación o compromiso constructivo. Se trata de la “oposición radical e irreconciliable” con una fuerte determinación política de luchar contra el Sistema hasta el final. En esta lucha, los euroasiáticos están dispuestos a aliarse con todas las fuerzas religiosas, nacionales y geopolíticas, tanto de Oriente como de Occidente, que puedan ayudar en la lucha contra el globalismo y contribuir a la reconstitución del Imperio. En términos geopolíticos, los “estatistas” consideran que el globalismo y los Estados Unidos talasocráticos son el principal enemigo.

Los “nacionalistas eslavófilos”, por su parte, afirman la primacía del factor étnico. Este nacionalismo se limita a la etnia de la Gran Rusia o a la defensa de una unión paneslava. En este campo hay dos polos: el polo “étnico minimalista”, encarnado en los proyectos de la organización ROD, con sede en Petersburgo, que propone establecer un Estado monoétnico de la Gran Rusia, y el polo “étnico maximalista”, que a veces incluso propone restaurar la URSS, pero sólo en el contexto y en el curso de la expansión militar y económica nacional de Rusia en las repúblicas secesionistas (por ejemplo, con el pretexto de defender a la población rusa). Los nacionalistas eslavófilos no excluyen la posibilidad de dialogar y cooperar con el gobierno siempre que limiten la influencia de los rusófobos abiertos y odiosos y de los pueblos no rusos. En cualquier caso, para ellos el principal enemigo son los otros pueblos, los judíos, etc. Para ellos, los factores geopolíticos tienen un valor secundario y puramente práctico.

 

eurasia

 

Reclamaciones mutuas

Ambos polos de la oposición tienen una serie de reclamaciones fundamentales contra el otro, que son fácilmente distinguibles.

Los euroasiáticos, a su vez, han hecho una serie de reclamaciones contra los etnocentristas. Acusan a este último de:

– de haber facilitado el colapso de la URSS al exigir la soberanía para Rusia y la creación de bases estatales dentro de la RSFSR (lo que sólo hizo el juego a los demócratas y globalistas);
– Provocar tensiones entre la población rusa de las repúblicas (ya que limitar la nación rusa a un estrecho marco étnico sólo puede conducir a alejarla de los demás pueblos del imperio);
– privando al movimiento patriótico de la conciencia geopolítica de la estrategia americana de conquista de Eurasia (que los americanos aprovechan para extender sus manos sobre aquellas regiones que los rusos dejan desatendidas al decidir “concentrarse en sus propios problemas”);
– la reducción del nacionalismo “universal”, “imperial” y “mesiánico” de los rusos al nivel de las fronteras puramente étnicas (haciendo así que el nacionalismo ruso sea impotente, pasivo e incapaz de cumplir su misión estatal)
– compromiso conformista en el diálogo con el gobierno ruso antinacional, globalista y proamericano cada vez que hace gestos hipócritas hacia las tradiciones rusas (folclore nacional-religioso arcaico e inofensivo);
– idiotizar las tradiciones rusas abogando por la restauración de los aspectos arcaicos y escabrosos de la Rusia prerrevolucionaria y renunciando a los logros tecnológicos, estratégicos e industriales del periodo soviético;
– al abogar demasiado a menudo por la propiedad privada (capitalismo nacional), lo que contradice las tradiciones sociales de Rusia;
– Por último, al ser los principales artífices de la escisión de la oposición, rechazando la alianza que les ofrecían constantemente los eurasiáticos, en consonancia con la apertura y el pragmatismo de su ideología, que fijaba como principales objetivos la reconquista del Estado y la restauración del Imperio.

¿Quiénes son los bolcheviques? ¿Quiénes son los mencheviques?

Estas son las razones fundamentales de la creciente controversia entre la oposición, que difícilmente puede detenerse a nivel de líderes autorizados que llaman a la concordia y a la unidad y ofrecen admoniciones y simpatías personales. Sin embargo, en esta cuestión, estas contradicciones son de carácter fundamental y pueden compararse circunstancialmente con la disputa entre bolcheviques y mencheviques. Los eurasiáticos son los bolcheviques que se niegan a comprometerse con el gobierno globalista corrupto, se rebajan a la demagogia parlamentaria, buscan la conciliación con el sistema y no están dispuestos a optar por compromisos limitados y ambiguos. Los etnocentristas son los mencheviques que se contentan con realizar reformas graduales a nivel nacional y abandonan la Revolución Nacional planetaria a cambio de pequeñas concesiones de los globalistas, que están dispuestos a presentar a los rusos un “ser nacional” folclórico en las reservas euroasiáticas.

Además, es un hecho extremadamente importante que el campo euroasiático esté inmerso en un proceso de creatividad ideológica que está conduciendo a la formación de nuevos conceptos, como el “futurismo eslavófilo” y la gran idea del “Imperio euroasiático”, que en el futuro podrá no sólo recuperar el poder geopolítico perdido de Rusia, sino también convertirse en un centro de doctrina antimondialista adecuado para impulsar el proceso planetario de liberación ideológica y geopolítica de la dominación banquero-americana. Esta ideología es ofensiva, agresiva y de aplicación universal, tanto en Europa como en el Tercer Mundo.

Los “nacionalistas” se centran únicamente en la resistencia pasiva y defensiva. Miran hacia atrás con apasionada nostalgia y anhelo sentimental por el pasado. Son fieles no tanto al espíritu y la esencia de la Tradición Rusa como a sus formas externas. Sin embargo, el modelo monoétnico de Rusia es sin duda una idea totalmente “modernista”, ya que nunca ha existido nada similar en Rusia en toda su historia.

Sin embargo, sería un error asociar a los “bolcheviques” de la oposición (los eurasiáticos) con el “modernismo” y a los “mencheviques” con el “arcaísmo”. En realidad, ambos polos contienen elementos modernos y tradicionales, aunque combinados de forma diferente. La orientación imperial, la apertura a los grupos étnicos no rusos, el elitismo y las tradiciones económicas comunitarias constituyen los aspectos más tradicionales de la parte euroasiática. Sin embargo, los euroasiáticos son modernistas en lo que respecta a los proyectos industriales, tecnológicos y militares-industriales y en el apoyo a la creación de sistemas de información globales y sistemas de comunicación modernos. Los “nacionalistas” puros son modernistas en su “monoetnicismo”, su aversión a las élites (lo que evidencia el individualismo y el igualitarismo) y su simpatía por el capital nacional. Por otro lado, su rechazo al industrialismo y al desarrollo tecnológico es una característica puramente arcaica.

 

Alexander Dugin: Principios y estrategia de Rusia para liberarse de la hegemonía occidental, y el papel de LATAM en la transición hacia la multipolaridad

 

Fuente:

Alexander Dugin, en Geopolitica.RU: La controversia euroasiática en la oposición [1]. 6 de octubre de 2022.

Contenidos

En un artículo publicado por Strategic Culture Foundation, la analista Sonja van den Ende analiza un informe reciente del destacado centro de pensamiento estadounidense,...

Ciencia y Tecnología

Ucrania ha encontrado componentes británicos e irlandeses en los drones iraníes utilizados por Rusia en ataques contra Ucrania, según informa The Sun. El laboratorio...

Contenidos

El jefe de las Tropas de Protección Nuclear, Química y Biológica de las Fuerzas Armadas rusas, Teniente General Igor Kirillov, alega que Washington y...

Ciencia y Tecnología

El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, John Kirby, reveló el jueves que Rusia está desarrollando una “capacidad antisatélite”. La capacidad es preocupante, aunque...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram