Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

El nazismo de la viceprimera ministra de Canadá, Chrystia Freeland, al descubierto

Canadá, un dominio imperial de la Commonwealth británica, ha albergado muchas intrigas a lo largo de la historia, como la financiación y las rutas de escape de los asesinos de Abraham Lincoln. El Parlamento de Canadá homenajeó hace unos días a un veterano de las SS en presencia del presidente del régimen neonazi de Ucrania, Volodymyr Zelensky, lo cual ha causado un escándalo internacional. Pero estos casos no son aislados, sino parte de una estructura muy evidente que sin embargo ha sido pasada por alto por los propagandistas del orden unipolar occidental. En 2022, el ex oficial de inteligencia del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos, Scott Ritter, llamó la atención sobre las andanzas de la viceprimera ministra de Canadá, Chrystia Freeland, en una organización ucraniana que forma combatientes y de la que fueron parte los nazis Stepan Bandera y Roman Shukhevych, lo que resulta muy relevante para comprender las intenciones del Reino Unido y de naciones de la Commonwealth británica, como Canadá, contra Rusia.

 

Por Scott Ritter

foto

 

La fotografía (ver arriba) tomada durante una manifestación pro-ucraniana celebrada en Toronto el 27 de febrero, muestra a la viceprimera ministra canadiense, Chrystia Freeland, sosteniendo un pañuelo con los colores negro y rojo asociados con la Organización de Nacionalistas Ucranianos-B (OUN-B), un grupo paramilitar ucraniano de extrema derecha que luchó junto a la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

La frase ucraniana “Slava Ukraini”, que se traduce como “Gloria a Ucrania”, estaba escrita en letras cirílicas doradas en la parte delantera del pañuelo, mientras que en el otro lado del pañuelo tenía la frase “Heroyam Slava” o “Gloria a los héroes”.

El saludo “¡Gloria a Ucrania! ¡Gloria a los héroes! se convirtió en el lema oficial de la OUN-B de Stepan Bandera en abril de 1941.

Este no se trata de un evento aislado, o una mera casualidad. Chrystia Freeland ha tuiteado la frase en varias ocasiones. Y
utilizó la frase “Slava Ukraini” al dirigirse al Parlamento canadiense (sin inmutarse cuando alguien, fuera de cámara, respondió “Heroyam Slava”).

Cuando era niña, Chrystia era miembro activa de la organización Plast.

A primera vista, ser miembro de Plast parece una actividad bastante inofensiva: es una organización scout convencional. De hecho, en junio de 2019, la Verjovna Rada (Parlamento) de Ucrania adoptó una ley: “Sobre el reconocimiento estatal y el apoyo a Plast”.

Plast es la Organización Scout Nacional de Ucrania.

Si bien había otras organizaciones de tipo scout en Ucrania, la nueva ley convirtió a Plast en la única autorizada para operar en toda Ucrania. “El propósito del reconocimiento estatal de Plast es el apoyo institucional de Plast para que Plast sea accesible a todos los niños y jóvenes en Ucrania, mientras que el movimiento Plast sea accesible a todos los niños y jóvenes que residen permanentemente fuera de Ucrania”.

Se ordenó la formación de sucursales de Plast en todas las ciudades, pueblos y aldeas de Ucrania, y obliga a todos los “órganos de autogobierno local” a incorporar Plast en “programas de importancia local relacionados con niños y jóvenes”.

La organización Ucraniana Plast se estableció en Lvov en 1911-1912. Su propósito era preparar a sus miembros (los niños) para la guerra, principalmente mediante entrenamiento de combate y manejo de armas.

Tanto Stepan Bandera como Roman Shukhevych, dos notorios nacionalistas ucranianos que lucharon junto a la Alemania nazi, ascendieron en las filas de Plast.

Bandera y Shukhevych recurrieron a Plast para reclutar la mano de obra que utilizaron para llenar las filas de los batallones Roland y Nightingale, que en 1939 irrumpieron en Polonia bajo el control operativo de la Alemania nazi, donde llevaron a cabo la violación, la tortura y el asesinato sistemáticos de decenas de personas. de miles de judíos y polacos.

Los veteranos Plast llenaron las filas de la legión de jóvenes ucranianos que acudieron en masa a la causa nazi durante la Segunda Guerra Mundial y fueron responsables de algunos de los crímenes de guerra más horrendos imaginables, incluido el asesinato en 1941 de decenas de miles de judíos en Babi Yar, en Ucrania y más de 100.000 polacos en Volhynia, Polonia, en 1943.

 

Más documentos históricos sobre la alianza de los banderistas con el III Reich

 

Plast venera tanto a Bandera como a Shukhevych como héroes nacionales ucranianos. Para los miembros de Plast, los colores rojo y negro del pañuelo que Freeland exhibió en Toronto tienen un significado especial: “La sangre roja ucraniana se derramó sobre la tierra negra ucraniana”.

Plast es para los nacionalistas ucranianos lo que las Juventudes Hitlerianas lo fueron para los nazis alemanes.

Es una organización diseñada para lavar el cerebro de las futuras generaciones de jóvenes ucranianos, ya sea en Ucrania o en la diáspora, sobre el dogma ultranacionalista supremacista blanco originado por sus héroes, Stepan Bandera y Roman Shukhevych.

Este movimiento moderno, parecido a las Juventudes Hitlerianas, está ahora integrado, por ley, en la sociedad ucraniana.

Y, cuando era niña y crecía en Edmonton, Canadá, Chrystia Freeland era un miembro activo. “Plast”, le dijo a un periodista en 2013, “fue una parte muy importante de mi vida mientras crecía”.

Plast fue una parte importante de la diáspora ucraniana en Edmonton. Freeland conoció la organización gracias a su abuelo materno, Michael Chomiak, un notorio colaborador nazi que editaba un periódico, Krakivs’ki Visti, en la ciudad polaca de Cracovia, ocupada por los alemanes. Chomiak ayudó a glorificar la membresía en la división “Galicia” de las Waffen-SS, donde decenas de miles de veteranos de OUN-B Plast de Bandera sirvieron implementando las políticas asesinas de la Alemania nazi. Chomiak también ayudó a alimentar las llamas del antisemitismo en 1943, durante la brutal destrucción nazi del gueto judío de Varsovia.

Como miembro de Plast en Edmonton, Freeland estaba familiarizada con Bandera, Shukhevych y la división Galicia, por la única razón de que ella y sus compañeros exploradores de Plast visitarían monumentos erigidos a estos hombres, venerando su memoria.

El encubrimiento por parte de Freeland de la historia colaboracionista de su abuelo no consiste simplemente en mantener un esqueleto familiar fuera de la vista pública, sino en ocultar su propia educación ideológica como seguidora de Stepan Bandera y Roman Shukhevych.

Cuando Chrystia Freeland pronuncia las palabras “Slava Ukraini”, conoce demasiado bien los orígenes de esa frase y su relación con Bandera y Shukhevych.

Conoce demasiado bien el significado de los colores del pañuelo que lució durante el desfile del 27 de febrero de 2022 en Toronto.

Lo sabe porque creció enarbolando esos colores y pronunciando esas palabras, sabiendo que estaban impregnadas en la sangre de los cientos de miles de víctimas judías, polacas y rusas de la OUN-B de Bandera y Shukhevych.

Lo sabe porque ella, como su abuelo, es una apologista nazi.

 

Cómo los especialistas en propaganda de los gobiernos de EEUU y el Reino Unido colaboraron con los nazis en Ucrania

 

Fuente:

Scott Ritter: Chrystia Freeland’s Nazi Problem. 14 de noviembre de 2022.

Contenidos

Por Mente Alternativa En las últimas 48-72 horas previas al trágico accidente de helicóptero en el que murió el presidente iraní Ibrahim Raisi, Irán...

Contenidos

En un artículo publicado con motivo del 80 aniversario de la Gran Victoria contra el nazismo, el Vicepresidente del Consejo de Seguridad de la...

Contenidos

Por Mente Alternativa El exdiputado ucraniano Andrey Derkach ha revelado detalles sobre el escándalo de corrupción de Burisma relacionado con Hunter Biden. En una...

Contenidos

Por Mente Alternativa El intento de asesinato contra el Primer Ministro eslovaco, Robert Fico, tiene implicaciones internacionales, advierte Gretchen Small en una nota publicada...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram