Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

El Global Times de China denuncia la red de espionaje supremacista de los Cinco Ojos controlada por el GCHQ británico

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



La lección que todos los que se dicen críticos del establishment deberían aprender es que el Estado profundo no es “estadounidense” como muchos suponen; sino que se trata del mismo viejo Imperio Británico del que Estados Unidos se liberó brillantemente en 1776 y que Cecil Rhodes y Milner dirigieron para reorganizar en nombre de la monarquía a principios del siglo XX. Este sistema era racista cuando Lords Palmerston y Russell lo dirigían en el siglo XIX y sigue siendo racista hoy en día.

 

Por Matthew Ehret

El 23 de febrero de 2021, el Global Times de China publicó un editorial titulado “Los Cinco Ojos es el eje del supremasismo blanco en la actualidad” (Five Eyes Today’s Axis of White Supremacy), en el que condena los nuevos ataques antichinos de los miembros del aparato de Inteligencia que se han acelerado en las últimas semanas.

El editorial comienza condenando la reciente decisión del gobierno canadiense de condenar unánimemente a China como patrocinador del genocidio durante la vergonzosa votación del 21 de febrero, y luego dice:

“Canadá, el Reino Unido y Australia, tres miembros de la alianza de los Cinco Ojos, han tomado recientemente medidas para presionar a China. Han formado una comunidad centrada en EE.UU., racista y mafiosa, provocando voluntaria y arrogantemente a China y tratando de consolidar su hegemonía como hacen todos los gánsteres”.

 

Aunque los principales medios de comunicación que cubren este editorial tachan las acusaciones del China Times de conspirativas e insensatas, cabe preguntarse si hay mérito y verdad en la condena.

Para aquellos que no lo sepan, los Cinco Ojos es el nombre que recibe la estructura de vigilancia controlada por el GCHQ británico que involucra a los cuatro principales países anglosajones de la Commonwealth (Gran Bretaña, Canadá, Australia y Nueva Zelanda) junto con Estados Unidos.

Muchos denunciantes patriotas como Bill Binney, Ray McGovern y Edward Snowden han expuesto en los últimos años, el sistema de los Cinco Ojos que se formó en el “orden mundial posterior al 11 de septiembre” como un medio de anular la protección constitucional de cada nación de sus propios ciudadanos mediante la capitalización de una laguna legal importante (a saber, el sistema de los Cinco Ojos): Dado que es técnicamente ilegal que las agencias de inteligencia estadounidenses espíen a los estadounidenses sin orden judicial, y que el CSIS haga lo mismo con los canadienses, se afirma que está bien que las agencias de inteligencia británicas/canadienses espíen a los estadounidenses y viceversa).

Si nos fijamos en los orígenes de los Cinco Ojos, que se remontan mucho más allá del 11 de septiembre de 2001, podemos ver claramente que Lu Shaye está tocando un nervio muy profundo y veraz.

 

Cecil Rhodes y las raíces racistas del Estado profundo

Portavoz del Imperio Británico en el siglo XIX, Cecil Rhodes escribió su infame “Séptimo Testamento” en 1877, donde, hablando en nombre de un imperio que agonizaba en medio de la propagación global de las instituciones republicanas, pedía la formación de un nuevo plan para reorganizar el Imperio, y reconquistar todas las posesiones coloniales que habían sido contaminadas por las ideas republicanas de libertad, progreso, igualdad y autodeterminación[1]. Rhodes declaró:

“Sostengo que somos la mejor raza del mundo y que cuanto más mundo habitemos, mejor será para la raza humana. Imagínense las partes que actualmente están habitadas por los especímenes más despreciables de los seres humanos, la alteración que se produciría si se pusieran bajo la influencia anglosajona, y miren de nuevo el empleo adicional que proporciona un nuevo país añadido a nuestros dominios. Sostengo que cada acre que se añade a nuestro territorio significa el nacimiento futuro de algunos más de la raza inglesa que, de otro modo, no llegarían a existir…. ¿Por qué no deberíamos formar una sociedad secreta con un solo objetivo: la promoción del Imperio Británico y la puesta de todo el mundo incivilizado bajo el dominio británico para la recuperación de los Estados Unidos y para hacer de la raza anglosajona un solo Imperio?” [2]

A su muerte, en 1902, se creó el Rhodes Trust para administrar las enormes riquezas acumuladas durante la explotación de las minas de diamantes de África por parte de Rhodes. Dirigido por Lord Alfred Milner, este fideicomiso dio origen al Movimiento de la Mesa Redonda y al Fondo de Becas Rhodes, que a su vez han estado detrás de la creación de un siglo de tecnócratas adoctrinados que han impregnado todas las ramas del gobierno, las finanzas, el ejército, los medios de comunicación, las empresas y el mundo académico, tanto en Estados Unidos como a nivel internacional [3].

El Movimiento de la Mesa Redonda (que trabajaba junto con la Sociedad Fabiana de Londres) no sustituyó las estructuras de poder del antiguo Imperio Británico, sino que redefinió su comportamiento basándose en la reabsorción de América en la colmena anglosajona. Esto implicaba centralizar el control de la educación de su élite empresarial con becas especiales en Oxford y la London School of Economics, y luego enviar a las víctimas adoctrinadas en tropel a sus respectivas naciones para que fueran absorbidas por las estructuras de gobierno del Imperio Británico en todos los ámbitos de influencia privada y pública. En términos de la Sociedad Fabiana, este concepto se conoce como “teoría de la permeación”[4].

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Aunque a veces fue necesario desalojar del poder a los líderes políticos nacionalistas, mediante intrigas, golpes de estado o asesinatos, el siglo XX estuvo marcado en gran medida por el crecimiento canceroso de esta red dirigida por los británicos que pretendía deshacer el concepto republicano de que el progreso y la cooperación eran la base tanto de la soberanía como del derecho internacional, tal y como se estableció en el Tratado de Westfalia de 1648[5].

Este es el Estado profundo del que advirtió el presidente Roosevelt cuando dijo en 1936: “Los monárquicos económicos se quejan de que buscamos derrocar las instituciones de Estados Unidos. De lo que realmente se quejan es de que pretendemos quitarles el poder”. Es el Estado profundo del que advirtió el presidente saliente Eisenhower cuando habló en 1961 de la “adquisición de influencia injustificada, buscada o no, por parte del complejo militar industrial”, y contra el que luchó John Kennedy cuando despidió al director de la CIA, Allen Dulles, y amenazó con “dividir la CIA en mil pedazos y esparcirla a los vientos”. Es contra lo que Ronald Reagan luchó cuando intentó sacar al mundo de la Guerra Fría trabajando con Rusia y otras naciones en la defensa del rayo en 1983. Es esta estructura la que fue dueña de toda la carrera del Fiscal Especial Robert Mueller, desde su encarcelamiento de Lyndon LaRouche en la década de 1980 hasta su encubrimiento del papel anglo-saudí en el 911 como director de la CIA, hasta sus esfuerzos para impugnar al presidente Donald Trump entre 2017 y 2020 [6].

Es este mismo complejo el que es la consecuencia directa de las guerras racistas de los británicos contra las drogas en China y la supresión de la India y África a lo largo del siglo XIX y XX.

En Canadá, esta fue la red que destruyó los planes del primer ministro nacionalista John Diefenbaker después de que despidiera al gobernador del Banco de Canadá, becario de Rhodes, en 1959, durante una lucha desesperada por tomar el control del banco nacional para financiar su Visión del Norte[7]. Anteriormente, fue este grupo el que el Primer Ministro Wilfred Laurier, admirador de Lincoln, advirtió después de su derrota en 1911 cuando dijo que “Canadá está ahora gobernado por una junta sentada en Londres, conocida como ‘La Mesa Redonda’, con ramificaciones en Toronto, en Winnipeg, en Victoria, con los Tories y los Grits recibiendo sus ideas de Londres e insidiosamente forzándolas en sus respectivos partidos”[8].

La lección que hay que aprender es que el Estado profundo no es “estadounidense” como muchos comentaristas han supuesto. Es el mismo viejo Imperio Británico del que Estados Unidos se liberó brillantemente en 1776 y que Cecil Rhodes y Milner dirigieron para reorganizar en nombre de la monarquía a principios del siglo XX. Era racista cuando Lords Palmerston y Russell lo dirigían en el siglo XIX y sigue siendo racista hoy en día.

 

Notas al pie

[1] By 1876, the American Centennial Exhibition in Philadelphia showcased to a world audience the success of the “American System of Political Economy” which asserted that the value and behaviour of money was contingent upon the physical productive growth of the nation rather than “British-system free markets”. Lincoln’s system was being adopted across South American nations, Japan, China, India and many European powers as well (including Russia) which had grown tired of being manipulated by British imperial intrigues.

[2] Cecil Rhodes, 1877 Confessions of Faith, University of Oregon

[3] See American System or British Dictatorship part 1 by the author, Canadian Patriot #7, June 2013

[4] For anyone in Canada wishing to learn about this in greater depth, they may wish to ask Canadian technocratic Foreign Minister Chrystia Freeland how her experience as a Rhodes Scholar shaped her career.

[5]The Peace of Westphalia: France’s Defense of the Sovereign Nation by Pierre Beaudry, EIR Nov. 29, 2002

[6]Robert Mueller Is an Amoral Legal Assassin: He Will Do His Job If You Let Him by Barbara Boyd, October 1, 2017 larouchepac.com. A common denominator among all of the mentioned American leaders is not only that they waged war on the deep state structures but made constant attempts to work constructively with Russia, China, India and other nations for industrial and scientific development. This policy of “win-win cooperation” is antagonistic to all systems of empire and is the reason why the Empire hates China and the potential created with Trump’s intention to work with both China and Russia.

[7] See John Diefenbaker and the Sabotage of the Northern Vision by the author, Canadian Patriot #4, January 2013

[8] O.D. Skelton, The Life of Sir Wilfrid Laurier, p. 510

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Revelan campaña mediática antichina organizada por el establishment angloamericano a través de un miembro de los ‘Cinco Ojos’

 

 

Fuente:

Matthew Ehret — China’s Global Times Decries the White Supremacist Five Eyes Surveillance State.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa “El crecimiento demográfico probablemente sea la amenaza de largo plazo más grave para la supervivencia… En caso de que reencarnara, me...

Contenidos

Por Red Voltaire Una asociación que se hace llamar Comisión por la Justicia Internacional y la Responsabilidad ‎‎(CIJA, siglas en inglés correspondientes a Commission...

Contenidos

El golpe de Estado abortado en Jordania no tiene nada que ver con una rivalidad ‎interna en el seno de la familia real, aunque...

Contenidos

Por Matthew Ehret A mediados de los años 90, una serie de reportajes publicados en el Independent y otros medios sacaron a la luz...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon