Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

El conflicto no es la condición natural entre los hombres y las naciones: Los objetivos comunes para la humanidad

El economista y estadista Lyndon LaRouche enseñó que el obstáculo principal en este planeta radica en la idea fraudulenta de que el conflicto entre las personas debe ser de naturaleza hobbesiana o lockeana, lo cual refleja una enfermedad mental y moral impuesta por quienes justifican sus intereses justificándolos en base al legado de dos de los peores payasos de la historia de habla inglesa, Thomas Hobbes y John Locke. Muchas mentes padecen esta enfermedad que sostiene que el conflicto es inherente a las relaciones entre naciones y pueblos. Sin embargo, esto no es natural, sino antinatural. Por lo tanto, es necesario un debate abierto y la ayuda de todos para cuestionar esta creencia perjudicial. LaRouche consideraba que la mentalidad hobbesiana-lockeana representa el mayor peligro para la paz, pues en realidad la humanidad tiene objetivos comunes y la mayoría de las naciones desean superar las crisis financieras y económicas y evitar la guerra como eje de la política.

Esta presentación de Lyndon LaRouche apareció por primera vez en EIR vol. 30, No. 1, 10 de enero de 2003, págs. 26–34. En esta publicación transcribimos los últimos dos capítulos de la misma.

 

Rechazar la cosmovisión hobbesiana

Ahora, permítanme pasar a un problema muy específico, entre los muchos problemas que esto plantea. Tuve una reunión la primavera pasada, el año 2001, es decir, en la que un número de personas de alguna influencia en el gobierno, fuera del gobierno, pero partidos influyentes, tuvimos una discusión. Y planteé esta pregunta sobre este Land-Bridge, la cooperación entre Europa y Eurasia, como política de EE. UU., ¡y estalló un motín entre personas que antes había pensado que estaban razonablemente cuerdas! ¿Cual fue el problema? Y este es el problema al que nos enfrentamos. Comenzaron a gritar: “¿Cómo puede Estados Unidos confiar en estos países? ¿Cómo puede Estados Unidos confiar en estos países? Sí, podemos tratar con ellos. ¡Pero no vamos a compartir este tipo de poder sobre esta base con ellos, el poder económico, sobre esta base!” “¿Por qué no?” “¡Porque son nuestros competidores! Tenemos que pensar en un conflicto de intereses nacionales”.

Ahora piensa en esto al borde de la guerra. ¿Qué significa eso?

En primer lugar, lo que esto representa es el legado de dos de los peores payasos de la historia de habla inglesa, Hobbes y Locke. Thomas Hobbes y John Locke. La idea de que tiene que haber, que tienes que dirigir la sociedad, sobre la base de algún tipo de conflicto natural e inevitable entre personas, naciones y pueblos. ¿No somos todos humanos? Quiero decir, incluso Henry Kissinger puede calificar como humano, bajo examen biológico. ¿No somos todos humanos? ¿No tenemos todos un interés común en la humanidad? ¿No tenemos todos la misma carne y sangre, y los mismos impulsos y deseos, realmente, fundamentalmente, como necesidades? ¿Por qué deberíamos estar en conflicto?

Sí, podemos tener conflictos, pero eso no significa que sea una condición natural del hombre. Esta es la fricción de tratar de evitar el conflicto, como lo ejemplifica el Tratado de Westfalia de 1648. Y pensaríamos, que después de todo el trabajo que se hizo, incluido el cardenal Mazarino, para lograr el Tratado de Westfalia, y lees el acuerdo en sí, lo que significa: Dirías: “Esto prueba, y demostró muchos en Europa hasta hace poco, que no importa cuán intensa sea la guerra, cuán intensa la lucha, siempre hay una manera de encontrar la paz y la resolución, si está dispuesto a admitir, que las naciones deben amarse unas a otras”. Que es el Tratado de Westfalia: Las naciones deberían tender naturalmente a amarse unas a otras.

No existe tal cosa como un conflicto humano natural y axiomático. Hay conflictos humanos, pero por su naturaleza son curables, porque siempre hay un principio superior, al acecho en el fondo. Todos somos humanos. Ninguno de nosotros nos parecemos a los simios. No eran. Ningún simio puede entender el teorema fundamental del álgebra de Gauss. Y aunque algunas personas intentan jugar con eso, eso no funciona.

Todo está bien ahora. ¿Entonces que? ¿No deberíamos decir, como dicen algunos, los utópicos dicen: “Tengamos un mundo, globalicemos a todos”? ¿No por qué no?

Porque la comunicación de ideas, los procesos de deliberación, de cualquier pueblo, vienen siempre en términos de una cultura, en la que su uso del lenguaje es una expresión de la cultura. Al expresar la cultura y usar el lenguaje para expresar la cultura, pueden entablar el equivalente de diálogos platónico-socráticos entre sí. Sólo mediante ese uso de la cultura y de la lengua, compartido entre un pueblo, puede un pueblo deliberar, como un cuerpo.

Ahora, deseamos tener un mundo que no esté gobernado por dictadores, sino un mundo que se ajuste a lo que algunas personas llaman “democracia”, es decir, la participación, la participación voluntaria y eficiente de las personas en la regulación de los objetivos de su gobierno— tal vez no todos los detalles del gobierno, pero los objetivos del gobierno. Como he enfatizado, los objetivos del gobierno significan: ¿Qué tipo de mundo vamos a tener dentro de dos generaciones? ¿Cómo será la vida de mis nietos? Quiero ese tipo de política. Queremos gobiernos que respondan a esa pregunta, esa definición de bienestar general e interés nacional. No lo queremos basado en hacer feliz a la gente hoy: Tenemos que preocuparnos por lo que va a hacer felices a nuestros nietos, dos generaciones más adelante. De lo contrario, no es una política sensata.

Entonces, tienes que tener naciones, basadas en esta función cultural-lenguaje, como un pueblo que ahora es capaz, no de balbucear entre sí, en un argot incoherente, sino un pueblo que puede pensar profundamente, como [el poeta Percy] Shelley dicho, en los “conceptos más profundos y apasionados respecto al hombre y la naturaleza”. Y no necesitas un lenguaje simplista para hacer eso.

Entonces, por lo tanto, necesitamos poblaciones altamente desarrolladas, formas de cultura altamente desarrolladas, formas altamente desarrolladas del lenguaje de esa cultura, como un medio para comunicar ideas científicas y clásicas de cultura, entre ellos, para que ellos, como un cuerpo, como una nación, puede decidir lo que quiere. Y puede entrar en discusión con otras naciones, en torno a objetivos comunes, misiones comunes.

Nuestro objetivo es acabar con este negocio en el que algunas personas, la mayoría de las personas, son estúpidas, y unos pocos sabios, que no son tan inteligentes, están corriendo.

 

Objetivos comunes para la humanidad

Por tanto, todos tenemos un interés común, y ese interés común es, ¿en qué? Objetivos comunes para la humanidad, para mirar el estado del mundo, dos o tres generaciones por delante. Decidir qué tipo de mundo queremos.

Ahora, tienes eso, en cierto sentido, en los acuerdos del Triángulo Estratégico. Tienes seis naciones en el sudeste de Asia, tienes las tres en el norte, tienes Rusia, tienes India, tienes otras naciones que se unen a esto. ¿Que quieren ellos? Quieren una Eurasia en la que puedan vivir, dentro de tres generaciones, que satisfaga sus necesidades, las de su gente entonces, las de una población en crecimiento. Quieren una relación con regiones como Europa Occidental, para abastecerlos, como lo tipifica Alemania: es el área, China es el área de crecimiento de las exportaciones alemanas; el resto de la imagen es más o menos un desastre. ¡Quieren esas exportaciones de Alemania! De Francia; de Italia; de otras partes del mundo, para su futuro, para el beneficio de sus nietos.

Entonces, por lo tanto, tenemos un acuerdo inherente, en principio, en interés, entre estas naciones. Y por lo tanto, esto significa que debemos llegar a entendernos mejor, cada nación; debemos promover el mejoramiento de la cultura de cada nación, para llegar al más alto nivel posible de desarrollo de su cultura, su idioma, y tener una comprensión de este proceso en una nación a otra. Esto está tipificado por la idea de un diálogo ecuménico, entre el judaísmo, el cristianismo (si puedes encontrar cristianos en estos días, cada vez son más escasos) y los musulmanes. Lo obvio, obvio. Tienes que tener estas preguntas profundas sobre la concepción del hombre de su propia naturaleza y el propósito de la existencia del hombre. Éstas tienen que ser las cuestiones fundamentales que motiven a la sociedad.

Entonces, tenemos una preocupación vital, una preocupación práctica, en amarnos unos a otros, como naciones. La idea de que debemos tener un tipo de conflicto hobbesiano o lockeano entre las personas es, en sí misma, el gran obstáculo.

Y cada vez que escuchas eso, estás escuchando la voz de la enfermedad, la enfermedad mental y moral.

Tengo un problema en los Estados Unidos. Tengo personas, que son personas influyentes, que no son antipáticas conmigo, algunas son amigables, que hablan conmigo, pero tienen esta enfermedad. La enfermedad de decir que el conflicto es la condición natural de las relaciones entre las naciones y los pueblos. No es natural, es antinatural. Y por lo tanto, necesitamos toda la ayuda que podamos obtener para poner esa pregunta sobre la mesa y lograr ese tipo de discusión.

Porque creo que ese punto es la mayor fuente de peligro para la paz. Porque creo que a todas las naciones del mundo les gustaría salir de esta crisis financiera, de esta crisis económica. A la mayoría de las naciones del mundo les gustaría estar fuera de este asunto de la guerra. Puede que tengamos que tener fuerzas militares. Puede que tengamos que tener defensas justificadas de las naciones contra alguna amenaza abusiva. Pero no necesitamos la guerra como política. Necesitamos una política, como la llamó gente como Lazare Carnot, de “defensa estratégica”. Defendemos aquello por lo que luchamos: Lo que luchamos es la paz. El objetivo es la paz.

Y mientras pensemos que tenemos que, como hacen los utópicos, establecer un sistema de conflicto, de conflicto controlado, mediante el cual las naciones sean administradas y controladas por extraños, mediante el cual las personas dentro de una nación sean administradas y controladas, creo que que el tipo de misión a la que me dedico, que he identificado aquí, está en peligro. Y les sugiero a todos que pensemos en eso. Estoy comprometido con eso. Necesito ayuda. Y te pido que me ayudes.

 

El empirismo británico aristotélico impuesto por cultistas rosacruces es el origen de la crisis epistemológica de la ciencia y el mal al que nos enfrentamos hoy en día

 

Fuente:

Lyndon H. LaRouche, Jr.: Conflict Is Not the Natural Condition Among Men and Nations. Este artículo aparece en la edición del 30 de junio de 2023 de Executive Intelligence Review.

Ciencia y Tecnología

Lyndon LaRouche insistía en que la cultura, el arte, la ciencia y la economía física son la misma cosa. Mientras estuvo encarcelado en una...

Ciencia y Tecnología

Los horribles bombardeos de Gaza, las pandillas diabólicas de Haití y las políticas económicas schachtianas de tierra arrasada en Buenos Aires, son parte del...

Contenidos

La transferencia de bienes y poder de los reinos soberanos europeos a órdenes internacionales ocultistas a partir del siglo XII de nuestra era revela...

Contenidos

Ninguna de las explicaciones de las desconcertadas “autoridades establecidas” en política, economía, historia y las generalmente mal llamadas “ciencias sociales” y otros campos del...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram