La política es el arte de acomodar las palabras de manera tal que condicionamos la conducta de las poblaciones a seguir pautas preestablecidas que benefician al gobierno de diversas maneras. A través de una nota oscura, publicada el 14 de noviembre por la Directora General del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, se reveló al público —aunque de manera solapada— que la nueva divisa de reserva internacional sería criptográfica. Llama la atención que una noticia tan trascendente como esta se haya publicado con tanto sigilo, justo en el rango de días en que el precio del bitcoin se hundió a niveles récord. No hay que ser un experto en astrofísica para darse cuenta que ambos eventos están relacionados. Y ya no hay duda, tampoco, de que el bitcoin fue creado por el sistema mismo, o en su defecto que una vez creado, está haciendo “tomado” por el sistema. En 1988, The Economist, la publicación globalista de los Rothschild, “predijo” (o, mejor dicho, anunció) que se lanzaría un nuevo sistema monetario global en el año 2018. Para el analista Brandon Smith, ahora está claro que la moneda cripto y el blockchain son ese sistema. Este sistema eventualmente usaría la canasta de los Derechos Especiales de Giro del FMI como una especie de puente hacia una moneda mundial, a la que se referían como el “Fénix”. Aunque algunas personas afirman que el SDR en sí no es una moneda, los globalistas aparentemente no están de acuerdo.

 

 

Hay dos tipos de esquemas globalistas

Primero están los esquemas sorpresivos que emergen “de la nada” y que se imponen al público con la esperanza de que la velocidad del impacto, junto con el shock y asombro provocados por el mismo, confunda a las masas y las haga psicológicamente flexibles. Sin embargo, esta estrategia pierde efectividad rápidamente; cuanto más tiempo tarde el plan en implementarse, más tiempo tendrá la gente para reconsiderar lo que realmente está sucediendo y por qué.

En segundo lugar, hay planes que se implantan lentamente en la psique colectiva de la ciudadanía durante muchos años, al igual que los mensajes subliminales o la hipnosis. Esta estrategia está diseñada para hacer que el público acoga ciertas ideologías o ideas destructivas como si estas ideas fueran propias.

 

La estafa de la criptomoneda pertenece a la segunda variedad

Desde 2009 he sospechado de la narrativa de las criptomonedas que las describen como una “revolución monetaria descentralizada y anónima”, cuando personas que decían ser “representantes” de bitcoin se me acercaron y me pidieron que fuera promotor de la tecnología. Después de plantear algunas preguntas muy simples y no recibir respuestas satisfactorias, me negué a unirme al proyecto o actuar como influencer para promoverlo.

La “moneda” no estaba respaldada por nada tangible (y no, las matemáticas no son un recurso tangible). Cualquiera podía crear una criptomoneda desde el aire que tuviera atributos idénticos a bitcoin, por lo tanto, la tecnología no tenía un valor intrínseco ni nada que detuviera la creación de miles de sistemas monetarios similares, lo que eventualmente haría que bitcoin no valiera nada. El argumento de la escasez de criptografía fue fraudulento. Y, en el caso de una red inactiva o un escenario de bloqueo de Internet (como ya ha ocurrido en el pasado en las naciones en crisis), el cifrado fue inútil porque el libro mayor de blockchain ya no era accesible.

El comercio con carteras privadas tenía poco sentido, pues muy pocas personas en mi comunidad contaban con una billetera de bitcoin. Además, la cantidad de tiempo y energía requerida para acumular estas cosas digitales me parecía contraproducente a la luz del hecho de que podrían no estar allí cuando realmente las necesitaras.

Los únicos atributos que realmente hicieron valioso a Bitcoin fueron su marca y la cantidad de exageraciones que se generaron a su alrededor. Pero la marca y el bombo no son suficientes para sostener una revolución monetaria. Había otra característica valiosa: el supuesto anonimato. En 2009, no estaba claro si esto era legítimo. Hoy sabemos que cualquier criptomoneda que se basa en un libro mayor de blockchain es altamente rastreable. No importa cuán inteligente piense una persona que es: no hay transacciones digitales anónimas.

También sospeché del comportamiento de algunos defensores de bitcoin en los foros web. Cualquiera que presentara una crítica concreta de la tecnología era recibido con ataques agresivos y tratados como “bárbaros ignorantes apiladores de oro” que eran demasiado estúpidos para entender la “genialidad” y el funcionamiento de la cadena de bloques. La desinformación fue rampante. Los reclamos de anonimato que habían sido desacreditados durante mucho tiempo fueron presentados una y otra vez. El valor de bitcoin fue considerado como un argumento del fin de todo por qué los críticos estaban equivocados. El precio de Bitcoin se estaba disparando; por lo tanto, bitcoin era legítimo.

Estos fueron los tipos de tácticas que había visto que usaban los agentes de desinformación en el pasado; personas que argumentan a favor de la Reserva Federal o del globalismo en general, o las personas que afirman que el calentamiento global provocado por el hombre fue “evidente”. Este no era el comportamiento que esperaba de los activistas del movimiento por la libertad, que en ese momento se centraban en hechos y pruebas para ganar la guerra de información, en lugar de juegos mentales y mentiras deshonestas.

En conclusión, hubo una campaña concertada para empujar a los activistas de la libertad a través de la “presión de los compañeros” para adoptar una postura pro-criptográfica.

 

Pero, ¿quién se beneficia realmente de esto?

Algunos inversores en criptomonedas obtuvieron un beneficio considerable con bitcoin y otros activos digitales por un tiempo, pero hoy en día muchos de ellos están perdiendo sus camisas debido a que bitcoin y la mayoría de las monedas pierden valor. Quizás no sea una coincidencia que las criptomonedas actúen como si estuvieran ancladas a la burbuja tecnológica en los mercados bursátiles. A medida que las acciones tecnológicas se debilitan y caen en picado, también lo hacen los activos de criptografía, porque las cintocorrientes se negocian como acciones en una burbuja, no como mecanismos monetarios. Muchos de los que nos oponíamos al tren de bombo de Bitcoin a menudo usamos la analogía del tulipán holandés, por qué las valoraciones criptográficas eran absurdas y obviamente esa analogía no estaba muy lejos de la realidad.

A veces me pregunto sobre las personas que solían argumentar que el alto valor de bitcoin hizo que su legitimidad fuera evidente por sí misma. ¿Admitirían ahora con el enorme valor de bitcoin que su legitimidad estaba en cuestión? Supongo que probablemente no lo harán.

Las criptomonedas también fueron una distracción efectiva de las personas que intentan construir alternativas basadas en metales preciosos para el entorno económico actual. Bitcoin desvió la energía de los activistas y la redirigió a algo inútil en lugar de un sistema que podría amenazar verdaderamente al establecimiento de la banca central.

Más allá de eso, toda la tormenta de la criptomonedas durante la última década ha hecho una cosa muy bien: convirtió la idea de las criptomonedas en una discusión familiar, y creo que este fue el objetivo desde el principio. Una vez que encontré evidencia creciente de que los bancos internacionales y centrales estaban profundamente involucrados en la construcción de la infraestructura necesaria para hacer que la tecnología de blockchain sea global y universal, se hizo evidente que Bitcoin y otras monedas eran simplemente una prueba previa al juego para la introducción de algo bastante siniestro.

En mi artículo “La moneda global única se parecerá mucho a Bitcoin”, publicado en julio de 2017, y en mi artículo “La economía virtual es el fin de la libertad”, publicado en diciembre de 2017, describí la naturaleza cuestionable de las criptomonedas y la cadena de bloques, y por qué las elites bancarias parecen estar tan interesadas en ellas.

Era muy raro que Bitcoin se construyera alrededor de la función de hash SHA-256 creada por la Agencia de Seguridad Nacional, y que todo el concepto fuera muy similar al descrito en un artículo de la NSA publicado en 1996 titulado “Cómo hacer dinero: La criptografía del efectivo electrónico anónimo.”

Luego, hubo instituciones globalistas como Goldman Sachs que salieron públicamente alabando a la tecnología de criptografía y blockchain. Y, finalmente, los bancos centrales comenzaron a entretenerse con la idea de pasar a la criptografía, pero hicieron que pareciera que se estaban acercando a la idea a medias, como si fuera un pasatiempo potencial.

Entonces, ¿qué une a todo el criptograma?

 

El FMI ha revelado abiertamente su afinidad con la tecnología criptográfica, y así reveló la siguiente fase del Nuevo Orden Mundial

En un documento publicado la semana pasada por la directora del FMI, Christine Lagarde, titulado “Vientos de cambio: el caso de una nueva moneda digital”, el FMI desarrolla su argumento de por qué los bancos centrales, incluido el FMI, deberían considerar a la criptomoneda como el futuro de la política monetaria.

“Hoy, estamos lanzando un nuevo documento sobre las ventajas y desventajas de la moneda digital del banco central, o “moneda digital” para abreviar. Se centra en los efectos domésticos, no transfronterizos de la moneda digital. El documento está disponible en el sitio web del FMI. Creo que deberíamos considerar la posibilidad de emitir moneda digital. Puede haber un rol para que el estado suministre dinero a la economía digital. Esta moneda podría satisfacer objetivos de políticas públicas, como (i) inclusión financiera y (ii) seguridad y protección al consumidor; y proporcionar lo que el sector privado no puede: (iii) privacidad en los pagos.” (Fuente: Christine Lagarde)

Como advertí el año pasado, el cambio a criptografía no fue en absoluto una “revolución” contra los globalistas, sino una estafa diseñada por los en parte por estos para lograr que los defensores de la libertad se conviertan en vendedores involuntarios para la siguiente fase de la red de control económico. ¿Pero cómo pretenden jugar esta fase del juego?

En 1988, The Economist, la publicación globalista de los Rothschild, “predijo” (o, mejor dicho, anunció) que se lanzaría un nuevo sistema monetario global en el año 2018. Ahora está claro que la moneda cripto y el blockchain son ese sistema. Este sistema eventualmente usaría la canasta de los Derechos Especiales de Giro del FMI como una especie de puente hacia una moneda mundial, a la que se referían como el “Fénix”. Aunque algunas personas afirman que el SDR en sí no es una moneda, los globalistas aparentemente no están de acuerdo.

economist 1988

Portada de la revista de la Familia Rothschild, The Economist, enero de 1988.

Mohamed El-Erian, ex director ejecutivo de PIMCO, elogió la idea de utilizar el SDR como un mecanismo de moneda mundial y como un medio para contrarrestar el “populismo”, reiterando el plan descrito en The Economist en 1988.

En el artículo de The Economist, también se insinúa que el papel de los Estados Unidos como centro económico para el mundo y el papel del dólar como moneda de reserva mundial deberán reducirse para abrir un camino hacia el nuevo sistema de orden mundial. Vemos que esto ya está ocurriendo ahora, ya que estamos al borde de una crisis económica que fácilmente podría colapsar los mercados de acciones, los mercados de bonos, así como el estado de reserva del propio dólar.

El artículo de Lagarde está escrito como un argumento de venta, vendiendo la idea de criptografía del banco central no a los banqueros centrales, sino a los medios financieros. Indudablemente, los medios de comunicación correrán con los puntos de discusión que sugiere Lagarde y los regurgitarán en una serie de artículos que explican por qué la criptografía global controlada por el FMI es la solución a todos nuestros problemas fiscales.

El núcleo mismo del movimiento hacia la criptografía global, creo, es la destrucción del anonimato en el comercio a través de una “sociedad sin dinero en efectivo.” Cuando todo el comercio es observado, todo el comercio puede ser controlado. Más allá de esto, al monitorear las transacciones comerciales en una macro escala, los globalistas también pueden, de alguna manera, monitorear la psicología de masas y predecir el comportamiento público hasta cierto punto.

En su artículo, Lagarde especifica que el anonimato de la supervisión del gobierno es inaceptable. Ella sostiene que cualquier criptomoneda del banco central deberá garantizar que el intercambio privado sea limitado y que la vigilancia centralizada de las transacciones es necesaria. Lo que ella, por supuesto, no menciona es que la tecnología blockchain ya está configurada para la vigilancia del gobierno. Siempre lo ha sido. No solo esto, sino que la estructura misma de la cadena de bloques requiere que las transacciones se agreguen al libro mayor para que el sistema funcione. Hay una excusa incorporada para la vigilancia.

La única pregunta es cómo exactamente el FMI planea unir la canasta de DEG a un marco criptográfico. Esto no se describe específicamente en el documento de Lagarde. Espero que este no sea un proceso de adaptaciones lentas. En su lugar, se introducirá rápidamente en medio del pánico público.

La “burbuja de todo” creada por los bancos centrales en la última década está lista para estallar. La Reserva Federal, en particular, se ha mostrado entusiasmada con la eliminación de todas las medidas de estímulo, la eliminación de activos de su balance y el aumento de las tasas de interés en debilidad económica en el peor entorno de deuda corporativa y de los consumidores desde 2008.

Sugiero que el FMI ya tiene un mecanismo de criptomoneda listo para reemplazar al dólar como reserva mundial, y que se incluirá en la canasta de DEG en el punto más alto de la crisis. El hecho de que el FMI haya estado introduciendo puntos de conversación criptográficos en el banco central durante el año pasado me indica que la crisis es inminente.

 

Banquero illuminati Edmund Dunne: ¿Creador de la tecnología blockchain secuestrada por el Cártel Bancario?

 

 

Fuentes:

Alt-Market — IMF Reveals That Cryptocurrency Is The New World Order End Game.

Tao y Economía — FMI reconoce que ahora es cripto.

International Monetary Fund — Winds of Change: The Case for New Digital Currency.

International Monetary Fund — Casting Light on Central Bank Digital Currencies.

 

Necesitamos tu ayuda...
La demanda de contenido de Mente Alternativa está creciendo, aunque las agencias y redes sociales siguen recortando nuestros ingresos y limitando el alcance de nuestras publicaciones a través de sus algoritmos de censura. Esto hace difícil que podamos continuar haciendo nuestro trabajo. Para mantenernos verdaderamente independientes, necesitamos tu ayuda. No vamos a colocar áreas de membresía en este sitio web, pues queremos que la información llegue a todas partes. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

banner bitcoin