Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

De la visión satánica de las ‘ciudades de la llanura’ al oasis de la economía física larouchista y los Diez Principios para la paz

En este artículo, el geoestratega Dennis Speed elabora una comparación entre las antiguas “ciudades de la llanura” (Sodoma, Gomorra, Adma, Zeboim y Zoar) y sus equivalencias actuales, destacando Washington, Londres, Kiev, Bruselas y Jerusalén. El autor describe cómo una de estas ciudades podría resurgir a la luz de una nueva arquitectura de seguridad y desarrollo con los Diez Principios para la paz del Instituto Schiller y el Plan Oasis como filosofía y estandarte. Ya que no es la política militar o “geoestratégica”, o la disposición de las fuerzas militares desplegadas por la anglosfera lo que ha hecho que el establishment angloestadounidense pierda el manto del cielo para quedar cada vez más en bancarrota (moral y financieramente), más y más aislado del resto del mundo; sino su visión satánica de lo que llama “ley”, su visión depredadora de los seres humanos que determina su visión del derecho, su visión del derecho que determina su visión de la economía, la riqueza, el valor, las ganancias y las pérdidas, y su visión que determina a los seres humanos como un desperdicio y una huella de carbono negativa, sucia. Existe una visión opuesta, no explotadora, de la humanidad y, por tanto, de la economía, defendida por Lyndon LaRouche, que insta a un liderazgo diferente en los Estados Unidos.

 

 

Por Dennis Speed

En la antigüedad existían “las ciudades de la llanura”: Sodoma, Gomorra, Adma, Zeboim y Zoar. Hoy están Washington, Londres, Kiev, Bruselas y Jerusalén. Las primeras cuatro de las “ciudades de la llanura” mencionadas anteriormente fueron famosas por ser destruidas por fuego y azufre, debido a su arrogancia, su “pecado y error”. La quinta, Zoar, se salvó porque Lot, el único hombre de verdad, se refugió allí.

Si bien, en este momento, parece haber pocas señales de inteligencia que emanen de las cuatro “ciudades de la llanura” actuales, Jerusalén, que ahora sigue siendo la residencia de los tres monoteísmos y todavía es reconocida por el mundo como ciudad internacional en la que Jerusalén Oriental será la capital de un Estado palestino a pesar de los Estados Unidos, podría una vez más, debido a su papel histórico como encrucijada internacional, proporcionar el escenario para dramatizar la urgente necesidad de una nueva arquitectura de seguridad y desarrollo.

Aunque se han hecho muchos intentos importantes hacia la paz, actualmente el único documento que se ha producido que pretende involucrar al mundo en la discusión “westfaliana” que debe ocurrir para asegurar una paz verdadera, es el de los Diez Principios para la paz y una Nueva Arquitectura Internacional de Seguridad y Desarrollo, del Instituto Schiller. Esto ahora se ha complementado con el Plan Oasis, que, sin embargo, no es un “programa”, sino un método de pensamiento. Ese plan, y planes similares elaborados por Lyndon LaRouche, no pueden ser realmente implementados. entendidos y, por lo tanto, implementados sin una relación de trabajo con los Diez Principios. Deben haber, en estas próximas tres semanas de “vacaciones”, reuniones de grupos pequeños (incluso a través de Zoom) que combinen la acción por un alto el fuego con la proliferación masiva del Plan para la día, año y década después del derramamiento de sangre.

En el informe de hoy aparece una evaluación estratégica global proporcionada por Helga Zepp-LaRouche, autora de los Diez Principios y fundadora del instituto Schiller, a la que las observaciones anteriores y posteriores pretenden ser complementarias. A continuación se propone cómo pensar de manera que se escape al destino de las ciudades de la llanura.

En el sitio UnHerd apareció un artículo titulado “¿Mató Israel a demasiados civiles para ganar la guerra?”, que contenía este pasaje: “La proporción de muertes de civiles ya supera ampliamente la invasión estadounidense de Irak en 2003 y las campañas aéreas comparables de la Coalición para erradicar a ISIS de Raqqa y Mosul. Según Israel, alrededor de 25.000 palestinos han sido asesinados hasta ahora, incluidos unos 5.000 combatientes de Hamas: aproximadamente una sexta parte del número total del grupo. De hecho, la proporción de muertes de civiles es superior al promedio incluso de los conflictos más sangrientos del siglo XX”.

La guerra demográfica ha sido la política de la élite angloestadounidense durante décadas, desde Vietnam hasta Gaza. Recordemos las palabras y la política pronunciada en la década de 1980 por el agente de la Oficina de Asuntos Poblacionales del Departamento de Estado, Thomas Ferguson, “que aún sobreviven, estampadas sobre estas cosas sin vida”: los cuerpos de palestinos, ucranianos, sudaneses, libios, sirios, congoleños, iraquíes y a los ciudadanos afganos que murieron en guerras demográficas inútiles y fallidas: “Hay un único tema detrás de todo nuestro trabajo: debemos reducir los niveles de población. O los gobiernos lo hacen a nuestra manera, mediante métodos limpios y agradables, o se verán afectados por el tipo de desastre “que tenemos en El Salvador, o en Irán o en Beirut. La población es un problema político. Una vez que la población está fuera de control, se requiere un gobierno autoritario, incluso el fascismo, para reducirla”. La práctica repudiada y negada pero muy real de lo que Norman Finkelstein identificó como “cortar el césped” –el asesinato deliberado de niños y madres palestinas– está siendo llevada a cabo, no sólo por las FDI, sino también por esas “ciudades modernas de la llanura”.

No es la política militar o “geoestratégica”, o la disposición de las fuerzas militares desplegadas por la anglosfera lo que ha hecho que el establishment angloestadounidense pierda el manto del cielo pata quedar cada vez más en bancarrota (moral y financieramente), más y más aislado del resto del mundo. Es su visión satánica de lo que llaman “ley”. Su visión depredadora de los seres humanos que determina su visión del derecho. Su visión del derecho que es lo que determina su visión de la economía, la riqueza, el valor, las ganancias y las pérdidas. Los seres humanos en general, y más seres humanos en particular, son para ellos una pérdida, un desperdicio, una huella de carbono negativa, sucia.

Pero existe una visión opuesta, no explotadora, de la humanidad y, por tanto, de la economía, defendida por Lyndon LaRouche:

“La suposición de que el universo está gobernado por principios de legalidad fijos y meramente abstractos es una expresión clínica del tipo de fenomenalismo metafísico feliz que surge del reduccionismo. La actualidad de los procesos económicos se expresa en forma de instituciones y personas específicas. Un análisis económico amplio permite determinar el orden potencial necesario de la realidad; La distinción entre lo que es meramente potencial y qué potencialidades son influencias reales se resuelve, y de manera única, mediante la determinación de qué potencialidades son expresadas o inminentemente expresadas por seres humanos concretos organizados en formas organizadas más o menos claramente definidas”.

La distinción de Abraham Lincoln, en la noche oscura del alma de la nación llamada Guerra de Secesión del Sur, fue su capacidad para guiar a Estados Unidos a través de cuatro años de un conflicto purgante, “donde cada gota de sangre extraída por el látigo será pagada por otro desenvainado con la espada”. La fluidez de Lincoln en el lenguaje y el significado de las tragedias de William Shakespeare le permitió forjar un camino hacia la victoria, libre de tragedias, que dio origen a Estados Unidos como una República Constitucional total y finalmente unificada y como la economía más exitosa y productiva en la historia mundial. Rusia, China, Japón y Alemania buscaron emular el sistema estadounidense de Lincoln”.

Éste fue también el punto de vista del “New Deal” de Franklin Delano Roosevelt y el secreto de su éxito. Más tarde, hubo un rechazo por parte de Estados Unidos, y de la “anglosfera” transatlántica en general, de la perspectiva económica revivida por Roosevelt de Abraham Lincoln y la implementación por parte de Lincoln del sistema estadounidense de economía física. Las propuestas políticas del fallecido economista y estadista estadounidense Lyndon LaRouche, con excepción de la adopción por parte del presidente Ronald Reagan el 23 de marzo de 1983 de la política de defensa con armas de rayos, no sólo fueron rechazadas sino también denunciadas, y LaRouche fue perseguido y encarcelado para destruir su eficacia. En contraste, las naciones de China y Rusia, junto con otras, dialogaron con LaRouche y estudiaron y adaptaron partes de las ideas de economía física de LaRouche.

En el transcurso de las tres décadas transcurridas desde la liberación de LaRouche de una prisión estadounidense el 27 de enero de 1994, la corrección de las ideas de economía física de LaRouche, ideas que también fueron la sustancia de las políticas presidenciales de la ley “Glass-Steagall” de la administración de Franklin Delano Roosevelt Act” y las medidas del “New Deal” en términos más generales, así como el “Proyecto Apolo” de la administración John F. Kennedy, se han vuelto más claras con cada año que pasa. Estados Unidos, que ahora paga 100.000 millones de dólares al mes en pagos de intereses sobre su deuda; ahora gasta casi tres veces lo que asigna para la investigación avanzada de fusión termonuclear en un solo avión F-35; desinvertir en sus ciudades, y particularmente en hospitales y servicios sanitarios, preparando así las condiciones para la mayor propagación posible de la próxima pandemia en erupción, necesita el liderazgo que Lyndon LaRouche y la Organización LaRouche pueden y deben brindar en esta coyuntura. Los invitamos, en estos días trascendentales, a unirse a nosotros para brindar ese liderazgo.

 

No necesitamos partidos, sino diez principios estratégicos de Nicolás de Cusa para la organización política

Fuente:

Dennis Speed, en EIRNS: LaRouche: The Physical Economy of Peace. 19 de diciembre de 2023

Ciencia y Tecnología

Lyndon LaRouche insistía en que la cultura, el arte, la ciencia y la economía física son la misma cosa. Mientras estuvo encarcelado en una...

Contenidos

Por EIR Durante el último siglo y más, la región llamada Oriente Medio ha sido un patio de jugadas geopolíticas, mantenido en un estado...

Contenidos

Por Dennis Small La implicación más amplia del ataque con misiles y aviones no tripulados de Irán contra Israel el 14 de abril —lanzado...

Contenidos

Por Dennis Small En su discurso de apertura de la retransmisión semanal del Diálogo el 3 de abril, la fundadora del Instituto Schiller, Helga...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram