Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

EEUU, Israel y el Reino Unido están destruyendo el tejido mismo del Derecho Internacional, y estamos entrando a un estado total de anarquía selvática

Por Dennis Small

En su discurso de apertura de la retransmisión semanal del Diálogo el 3 de abril, la fundadora del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche, advirtió del doble peligro de que el mundo se dirija hacia una guerra nuclear y de la destrucción intencionada del propio derecho internacional, que es uno de los últimos baluartes que quedan contra esa guerra.

“No estoy en condiciones de decir lo cerca que estamos [de la guerra mundial], pero estamos muy cerca. Porque ambas de estas llamadas crisis regionales, en el suroeste de Asia y en Ucrania, tienen el potencial inmediato de escalada -intencionada o no-…. Creo que lo más preocupante, algo que ha aparecido tanto con respecto a Estados Unidos como a Israel, es el aparente y obvio desprecio por el derecho internacional. Y creo que el ejemplo más ominoso y más flagrante es la respuesta de Estados Unidos a estas resoluciones y decisiones del Consejo de Seguridad de la ONU, con el argumento de que las consideran “no vinculantes””.

Zepp-LaRouche explicó: “El Consejo de Seguridad de la ONU es en realidad la más alta institución de legalidad internacional….. Si eso se está ignorando como `no vinculante’, entonces estamos realmente en problemas, porque eso significa que no hay ninguna institución internacional a la que se pueda apelar, y estamos entrando en un completo estado de anarquía selvática.”

Considere el patrón en los últimos acontecimientos en los teatros de guerra de Ucrania y el suroeste de Asia: escaladas mortales de esas guerras, combinadas con el desmantelamiento intencional de los últimos vestigios del derecho internacional por las acciones combinadas de Estados Unidos, el Reino Unido e Israel en particular.

– El ataque con cohetes de Israel del 1 de abril, que destruyó el consulado iraní en Damasco, Siria, matando a 12 personas, amenaza ahora con ampliar enormemente la guerra en el suroeste de Asia; según se informa, Israel está ahora en alerta máxima, esperando represalias iraníes. “Al atacar un edificio consular, Israel ha bombardeado suelo iraní”, admitió The Economist de Londres, una violación total del derecho internacional. El portavoz de las FDI, Daniel Hagari, eludió las críticas y justificó el ataque: “Esto no es un consulado ni una embajada. Se trata de un edificio militar de las fuerzas Quds disfrazado de edificio civil en Damasco”.

– El 1 de abril, las FDI atacaron y destruyeron un convoy de ayuda de la Cocina Central Mundial en Gaza, matando a siete personas, lo que constituye una violación del derecho internacional. Casi todas las operaciones de ayuda humanitaria en Gaza están ahora suspendidas, evidentemente el objetivo de Israel en primer lugar. La respuesta de Netanyahu fue esencialmente: “Uy, lo siento. Estas cosas pasan en la guerra”. El portavoz de la Casa Blanca, John Kirby, trató de blanquear el incidente y toda la conducta de Israel en Gaza: “El Departamento de Estado tiene un proceso en marcha. Y hasta la fecha… no han encontrado ningún incidente en el que los israelíes hayan violado el derecho internacional humanitario”.

– Ya el 26 de enero de este año, inmediatamente después de que la CIJ ordenara a Israel que pusiera fin a acciones plausiblemente calificadas de genocidio, Estados Unidos cortó toda la financiación a la UNRWA, la principal agencia de ayuda humanitaria para los palestinos. Lo hicieron apenas unas horas después de que el gobierno israelí anunciara que acababa de “descubrir” que 12 trabajadores de la UNRWA tenían presuntos vínculos con Hamás. El diplomático británico retirado Craig Murray declaró el 2 de abril que, como ex embajador británico, sabe lo que se necesita para llegar a una decisión de este tipo, que es como mínimo una semana de propuestas, consultas y discusiones de gabinete. “Estos países occidentales han estado planeando este genocidio durante meses, si no años….. Estamos asistiendo al colapso del tejido del derecho internacional”, denunció Murray.

– El 3 de abril, TASS informó de que la Fiscalía General rusa había solicitado formalmente a Estados Unidos, Alemania, Francia y Chipre información sobre la posible implicación de países occidentales en el atentado terrorista del 22 de marzo en Moscú, que causó 144 muertos. Esto se produce después de que el 26 de marzo el jefe del FSB, Alexander Bortnikov, declarara que Rusia tenía motivos para creer que Estados Unidos, el Reino Unido y Ucrania estaban detrás de los sicarios que ejecutaron el atentado terrorista. ¿Cumplirán esos gobiernos las obligaciones que les imponen los tratados internacionales para ayudar a combatir el terrorismo, o tienen algo que ocultar? Recordemos que, inmediatamente después del atentado del 11-S en Estados Unidos, el Presidente ruso Vladimir Putin llamó al Presidente Bush y le ofreció su plena cooperación.

Las implicaciones más amplias de la crisis estratégica actual se ponen de manifiesto al recordar el análisis que Lyndon LaRouche hizo del ataque del 11-S, apenas tres meses después de que se produjera. En un artículo del 23 de diciembre de 2001, “Zbigniew Brzezinski y el 11 de septiembre”, LaRouche escribió que:

“La investigación debe, por tanto, abordar las pruebas desde lo que debería ser un flanco obvio. Debe basarse en lo que debería ser la comprensión elemental de que un intento de golpe militar de ese tipo no podría estar motivado a menos que tuviera una intención plausible, una intención que existiera fuera y más allá del alcance del intento de golpe como tal. La posibilidad de que exista una intentona golpista de este tipo depende de la existencia previa de una secuela intencionada de la intentona golpista, como la de señalar el desencadenamiento de alguna acción continuada preparada. Por lo tanto, para los especialistas competentes en contrainteligencia, la primera pregunta que planteaban los hechos de los atentados de Nueva York y Washington era: ¿Cuál era esa acción continuada que esperaba ser desencadenada por el efecto exitoso de esos ataques?”.

LaRouche continuó: “El propósito del intento de golpe era forzar a Estados Unidos a apoyar al actual gobierno de las Fuerzas de Defensa israelíes, empujando a Estados Unidos a apoyar un escenario de guerra religiosa global del tipo ‘Choque de Civilizaciones’ al estilo de Zbigniew Brzezinski. La autoría de ese intento geopolítico de gran estrategia ya era bien conocida por los principales funcionarios europeos y otros. Ese escenario de “choque de civilizaciones” se había hecho notorio gracias a la combinación del ex consejero de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Brzezinski, y su siempre hábil “Leporello”, Samuel P. Huntington”.

La acción requerida entonces era esencialmente la misma que hoy. “Sólo puedo pedirte que levantes el culo del sofá”. dijo Helga Zepp-LaRouche en la conclusión de su webcast del 3 de abril. “Eso puede sonar, ya saben, un poco no tan educado; pero lo digo de verdad. Porque este es el momento más peligroso que hemos vivido. Si las cosas van mal, puede que no existamos. El peligro de una guerra nuclear es muy real, y tenemos que cambiar de política porque los actuales Establishments obviamente han cogido algún extraño bicho en el cerebro que les impide pensar. Así que necesitamos que te actives con nosotros, porque es más urgente que nunca”.

 

Fuente:

Dennis Small, en EIRNS: They Are Destroying the Very Fabric of International Law. 3 de abril de 2024.

Contenidos

Por Mente Alternativa El exdiputado ucraniano Andrey Derkach ha revelado detalles sobre el escándalo de corrupción de Burisma relacionado con Hunter Biden. En una...

Contenidos

Por Mente Alternativa El intento de asesinato contra el Primer Ministro eslovaco, Robert Fico, tiene implicaciones internacionales, advierte Gretchen Small en una nota publicada...

Contenidos

Por Leonid Savin A finales de abril, Ucrania presentó ante el Consejo de Europa una solicitud de suspensión parcial de determinados apartados del Convenio Europeo...

Contenidos

Por Red Voltaire La mayor parte de los expertos militares advierten que las fuerzas armadas ucranianas están al borde del colapso. Las potencias occidentales...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram