Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.

Qassem Soleimani, el ‘Ché Guevara’ del Medio Oriente. Hace años, el general iraní Qassem Soleimani organizó la financiación de Hezbolá, algo que Israel nunca le perdonó —afirma el exagente de contrainteligencia ruso, Daniel Estulin. Además, en 2015, Soleimani consiguió personalmente la ayuda de Vladimir Putin para derrotar al Estado Islámico (ISIS) financiado por Estados Unidos y sus aliados. Por este motivo, el asesinato de Qassem Soleimani, uno de los hombres más poderosos de Irán que ahora ha alcanzado el estatus de mártir, es el motivo principal de la dramática escalada de una situación ya de por sí peligrosa en el Medio Oriente, donde la violencia amenaza con desencadenarse desde el Golfo hasta las costas del Mediterráneo. El ataque contra Soleimani, en términos estratégicos y simbólicos, es infinitamente más grave para el mundo que la muerte del agente de la CIA, Osama Bin Laden, o el “fundador de ISIS” y agente del Mossad israelí, Abu Bakr al-Baghdadi, afirma Estulin. De este modo, el analisis conceptual de los acontecimientos, lleva a Estulin a plantear la hipótesis de que Trump (como carta del Palo de triunfo o “comodín” en el juego de bridge o “política del cielo”) bien podría haberse auto-saboteado, asesinando al viejo enemigo externo (Irán/Soleimani) para resolver sus problemas políticos internos (Estado Profundo/impeachment) y sobrevivir, todo a costa de la vida del ahora santificado general Qassem Soleimani, a quien Daniel Estulin se refiere en este videocast como el ‘Ché Guevara’ del Oriente Medio. De este modo, mediante una jugada maestra, Medio Oriente se encontraría al borde de una gran guerra regional y/o de la retirada “definitiva” de las tropas estadounidenses de Irak y Siria. En cuanto a Irán, el general Soleimani era y sigue siendo un personaje simbólico. Y los iraníes simplemente no pueden cerrar los ojos ante su muerte. No a esa escala. La forma en la que Estados Unidos trató a Irán y a su general más emblemático, advierte Estulin, es un ejemplo que confirma la regla de la vida en este planeta: No es posible una convivencia pacífica con los Estados Unidos, de ninguna manera y bajo ninguna concesión. Ninguna ayuda y ningún apoyo convencerá a los americanos de abandonar sus planes para destruir los países que les conviene destruir para seguir gobernando el mundo a su antojo. Es imposible llegar a un acuerdo con ellos.

 

 

Qassem Soleimani, el ‘Ché Guevara’ del Medio Oriente

Hace años, Soleimani organizó la financiación de Hezbolá, algo que Israel nunca le perdonó. Hezbolá es una organización militante chiíta-libanesa y un partido político que aboga por la creación de un estado islámico en el Líbano, inspirado en Irán, que desempañó el papel principal en repeler la invasión del ejército israelí en el año 2006.

Soleimani también estropeó la jugada de los sauditas en Yemen, donde ellos, equipados con nuevas y costosas armas o “juguetes” estadounidenses fueron derrotados por los rebeldes chiítas-yemeníes en el norte de país.

Soleimani también arruinó la jugada de los estadounidenses en Siria.

Muchos notan su gran contribución a la lucha contra el Estado Islámico (ISIS) que fue apoyado por la inteligencia estadounidense, catarí y saudita.

Los comandos iraníes y las fuerzas a posadas por Irán se han convertido en los principales participantes en las batallas contra ISIS en Siria.

Soleimani fue uno de los que convenció al Kremlin de comenzar la operación militar en Siria en el año 2015.

Soleimani fue quien describió el escenario de las operaciones militares en Siria al liderazgo militar en Moscú, y explicó las posibilidades de influir en la situación de manera positiva.

Durante su primera visita a la capital rusa, del 24 al 26 de julio del año 2015, Soleimani se reunió con el presidente Putin y el ministro de defensa Serguéi Kuzhuguétovich Shoigú. Soleimani puso sobre la mesa un mapa de Siria. Los rusos estaban muy preocupados y sentían que la situación se estaba deteriorando bruscamente y que había una seria amenaza para el régimen de Assad de ser derrotado y derrocado. Los iraníes convencieron a los rusos de que aún existía la oportunidad de aprovechar la iniciativa y dar la vuelta a la situación militar. Putin le escuchó y actuó.

El papel de Soleimani en la victoria sobre ISIS lo convierte en un héroe nacional a los ojos de los iraníes y también de los otros pueblos de Medio Oriente. Y el ser asesinado por los estadounidenses le otorga el martirio y más aún, lo convierte en el ‘Ché Guevara’ del Medio Oriente.

A primera vista, como lo cuentan los medios de masas occidentales, Trump cometió un error al convertirlo en un ícono de la lucha contra ellos.

Con la muerte de Soleimani, el ‘Ché Guevara’ del Medio Oriente, muy poco cambiaría en la política de Irán. El Ayatolá Alí Jamenei nombró a Ismail Ghaani (también Esmail Qaani), como el nuevo comandante de las Fuerzas Especiales de al-Quds.

mistificación del general Soleimani encienden Oriente Medio

Qasem Soleimani besado por el Imam Hussein, nieto del profeta Mahoma, en un fotomontaje proporcionado por la oficina del ayatolá Ali Khamenei, 3 de enero de 2020 (AFP).

 

Al borde de una gran guerra regional

Lo cierto es que la región está al borde de una gran guerra, sobre todo si dan cierre al acceso al Estrecho de Ormuz, por el cual se exporta el 40% del petróleo y el gas mundial desde el Golfo Pérsico.

Esto aumentaría el papel de Rusia y el Mar Caspio, donde no hay bases militares estadounidenses para impedir el suministro de Irán y la exportación de su petróleo.

Lo que quedó fuera de cualquier duda es que solamente una coalición internacional fuerte podrá detener a los estadounidenses, y a juzgar por las flojas y pusilánimes protestas y por los comentarios inútiles de los ministerios de relaciones exteriores tanto de Rusia, Europa y China, ninguno de ellos va a involucrarse en este conflicto.

Irán se quedará solo, lo que significa que un ataque o ataques por parte de ellos es inevitable —y también la guerra.

Los persas saben luchar, no son árabes, son persas. Solamente con mirar el mapa de la extensión del Imperio sasánida uno se da cuenta.

La guerra tendrá consecuencias completamente impredecibles, tanto militares como económicas y ambientales.

 

Los ‘por qués’

Ahora hablaremos de los “por qués”. Qassem Soleimani, el ‘Ché Guevara’ del Medio Oriente, fue asesinado el 3 de enero de 2020. El domingo 5 de enero, el parlamento iraquí votó expulsar a los gringos del país.

Desde la óptica conceptual, yo veo lo siguiente.

Trump prometió retirar las tropas de Irak y Siria, y al mismo tiempo necesita apoyo en el proceso de destitución (impeachment) en curso.

Perdió por los votos en el Congreso. El Partido Republicano tiene la mayoría en el senado. Pero con diecisiete senadores que cambien su voto, el impeachment se convierte en una realidad.

La presión que ejerce el Estado Profundo (liberales banquero-financistas) sobre Trump es realmente aterradora.

Ellos necesitan una gran guerra para desgravar las deudas y responsabilidades deuda deuda planetaria de cuatro cuatrillones de dólares.

Trump ya estaba tratando de salir de Siria, pero este impulso fue saboteado con éxito al introducir la falsa trama del supuesto uso de armas químicas por parte de Assad, que ahora sabemos que fue un sabotaje montado por el Estado Profundo.

Ahora, extrapolemos esa lógica.

 

La teoría del auto-sabotaje como carta ‘comodín’

¿Qué pasaría si la mayor presencia de tropas estadounidenses en Irak y Siria se vuelve técnicamente imposible?

Para ello, el Estado Profundo debería llegar a un acuerdo con Trump. No habría otra salida para ellos. Y Trump se convertiría en la persona que cumplió la promesa de abandonar Irak y Siria.

¿Pero cómo hacerlo? ¿Cómo hacer imposible la presencia de tropas en Irak y Siria? Quizás haciendo algo por lo cual los propios iraquíes decidan expulsar a los Estados Unidos de su país.

Y esto significa que también tendrían que abandonar Siria porque solamente pueden abastecer a sus tropas en Siria a través de Irak.

Así resulta que Trump bien podría haberse auto-saboteado, matando al viejo enemigo externo (Soleimani) para resolver sus problemas políticos internos (impeachment) a costa de la vida de aquél, ¿por qué no?

Es posible que la razón del asesinato de Soleimani sea precisamente esta.

Era una persona simbólica, y los iraníes simplemente no pueden cerrar los ojos ante su muerte. No a esa escala.

Es posible que la expulsión de los estadounidenses de Irak como una respuesta al asesinato sea lo que Trump realmente busca.

Y quizá hasta el nombre del presidente de los Estados Unidos sea una pista: TRUMP.

Traducido al español como un “comodín” en el juego del mundo del humo y los espejos.

Según los medios de comunicación regionales, ya hay filtraciones que hablan de que Pompeyo ofreció dinero, pues según él los Estados Unidos no están interesados en una guerra.

Pero entonces, ¿qué lograron con el asesinato?

La forma en la que Estados Unidos trató a Irán y a su general más emblemático es un ejemplo que confirma la regla de la vida en este planeta, algo que ya se ha expresado muchas veces: No es posible una convivencia pacífica con los Estados Unidos, de ninguna manera y bajo ninguna concesión. Ninguna ayuda y ningún apoyo convencerá a los americanos de abandonar sus planes para destruir los países que les conviene destruir para seguir gobernando el mundo a su antojo. Es imposible llegar a un acuerdo con ellos.

Solemaini, que era el aliado principal de los Estados Unidos para derrotar a Isis, lo intentó. Irán, que entregó un sin número de terroristas talibanes a los americanos en 2002, también lo intentó. El resultado es obvio y evidente.

La Unión Soviética lo intentó después del colapso del país. El resultado fueron 25 millones de muertos y 40% del país muriendo de hambre en los años 1990s debido a la terapia de shock económico.

Saddam Hussein fue invitado especial de los Estados Unidos en los años 1980s. Los estadounidenses incluso le suministraron armas químicas para matar a los iraníes en la Guerra del Golfo. El resultado es que Irak fue destruido y 500 mil nos fueron asesinados, y Saddam Hussein también.

Muamar el Gadafi también hizo muchos esfuerzos para normalizar las relaciones con los Estados Unidos, y todos sabemos con qué y cómo terminó. Hoy, en Libia, los mercados de esclavos están en lugar de las escuelas y hospitales.

Assad intentó establecer relaciones con Estados Unidos, les entregó terroristas, compartió información y comenzó negociaciones con Israel sobre el Golán. El resultado también es conocido.

Rusia apoyó a Estados Unidos después del 11 de septiembre de 2001. Hoy, el número de rusos étnicos asesinados en Ucrania asciende a muchos miles y son asesinados con el apoyo de Estados Unidos.

Una vez más: no es posible una convivencia pacífica con los Estados Unidos. Tratar de lograrlo es una pérdida de tiempo.

Esta es la lección que vemos repetirse en la biografía de Qassem Soleimani.

Conclusiones para el futuro

Las conclusiones para el futuro son más difíciles. Si los motivos de los Estados Unidos son realmente lo que parecen, entonces Trump podrá salir del atolladero del Medio Oriente. Sólo entonces sus manos serán desatadas.

Hoy, la idea de la solución para los estadounidenses es el deseo de “asediar” a China. Pero China tiene a sus espaldas un país de respaldo: Rusia —lo que en el mundo militar llamamos la retaguardia.

Si se elimina esta retaguardia, entonces la posición de China es la confrontación con los Estados Unidos, en la que se vería debilitada así como también Rusia.

No importa cuan cierto sea el tren de pensamiento. Tanto Napoleón como Hitler pensaron de la misma manera, pero esto no impidió que el segundo repitiera el error del primero. Y os aseguro que Estados Unidos piensa de manera similar.

¿Cuál sería entonces la estrategia del mundo teniendo en cuenta lo que acabo de explicar?

Asegurarse de cerrarle el juego a Trump/Estados Unidos en el Oriente Medio.

Sus palabras sobre el deseo de una buena relación con Rusia son sólo eso: palabras. Los estadounidenses solo contemplan la rendición total y absoluta no solo de sus enemigos —como Rusia— sino de cualquiera que se cruce en su camino.

La idea de usar a los rusos como ariete contra los chinos y resolver la cuestión china con las manos equivocadas también es una estrategia de quienes apoyan la iniciativa de Moscú/Tercera Roma.

Por lo tanto, el interés de todo el mundo es no soltarle las manos a Trump. Hay que atarle no sólo en Irán, sino en Afganistán, en Siria y en Irak.

Estados Unidos necesita estar atrapado por el mayor tiempo posible.

La historia enseña por analogía, no por identidad. La experiencia histórica no consiste en quedarse en el presente y ver hacia atrás. Más bien consiste en ir hacia el pasado y regresar al presente con una consciencia más amplia y más intensa de las limitaciones de nuestra perspectiva anterior.

El ‘error’ de Trump y la ‘involuntaria’ santificación del general Soleimani encienden Oriente Medio

 

Fuente:

Daniel Estulin / Ángel Metropolitano — El asesinato de Qassem Soleimani.

Los contenidos publicados son responsabilidad de su autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de Mente Alternativa.