Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Cómo las guerras de información británicas encubiertas amenazan a civiles y periodistas con tal de perjudicar a Rusia

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Documentos filtrados revisados por MintPress News muestran que los planes encubiertos para influir a los rusos y ponerlos en contra de su gobierno han sido elaborados por un sombrío contratista de la inteligencia británica, dirigido por un individuo íntimamente ligado a un esfuerzo clandestino anterior destinado a lograr el mismo fin, utilizando la propaganda de atrocidades de la crisis siria, en la que Ucrania también fue central. Este artículo explica por qué este esfuerzo de la inteligencia británica será contraproducente, además que pondrá en riesgo la libertad y la vida de los rusos al tiempo que envalentonará al Kremlin significativamente, y promoverá sus objetivos informativos.

 

Por Kit Klarenberg

A finales de julio, comenzó a circular por Internet una impactante entrevista [https://twitter.com/mdfzeh/status/1552579528421163008] con un combatiente capturado del Batallón Azov.

En el clip, el prisionero de guerra afirmaba que Oleksiy Arestovych, en su día asesor clave del presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, había ordenado, antes de la guerra, a su regimiento neonazi (entre otras unidades militares) que llevara a cabo y filmara “brutales asesinatos” de soldados rusos capturados al servicio de una “campaña de información”.

El propósito de este esfuerzo, según el combatiente de Azov, era transmitir las espeluznantes imágenes a Rusia para avivar el sentimiento antibélico entre la población y, por tanto, las protestas y los disturbios.

Las confesiones y acusaciones incendiarias procedentes de prisioneros de guerra deben tratarse siempre con gran escepticismo. La probabilidad de que se produzcan bajo una gran presión, o que sean el resultado de un extenso entrenamiento, es siempre alta. No obstante, hay razones de peso para no descartar por reflejo el testimonio del combatiente anónimo.

Aunque apenas se sepa por la información de los medios de comunicación occidentales, innumerables soldados rusos [https://www.newsweek.com/ukrainian-troops-seen-killing-russian-pows-video-1695896] han sido torturados y asesinados de las formas más salvajes [https://twitter.com/mdfzeh/status/1565737537502601219] imaginables tras su captura, y todos y cada uno de los horribles incidentes representan un grave crimen de guerra [https://www.hrw.org/news/2022/03/31/ukraine-apparent-pow-abuse-would-be-war-crime]. Hay numerosos informes de prisioneros que son quemados con sopletes [https://twitter.com/eshaLegal/status/1533295290790432768] y/o a los que se les sacan los ojos [https://twitter.com/chas787/status/1525750722003881984] antes de la ejecución, e incluso a los que se les mantiene con vida se les dispara con frecuencia en las rodillas para incapacitarlos de por vida. Los vídeos que los acompañan son numerosos y han viajado mucho.

Por lo tanto, sólo cabe preguntarse si se trata de una estrategia específica de Kiev, y no de acciones aisladas y vengativas de soldados o unidades individuales, sobre todo teniendo en cuenta que numerosos funcionarios han proferido graves amenazas públicas sobre el destino que espera a los rusos si participan en la guerra. Por ejemplo, un médico de alto nivel del campo de batalla declaró a los medios de comunicación estatales ucranianos a finales de marzo que había ordenado [https://www.dailymail.co.uk/news/article-10636597/Ukrainian-doctor-tells-TV-interviewer-ordered-staff-CASTRATE-Russian-soldiers.html] a su personal que castrara a los cautivos, ya que eran “cucarachas”.

Arestovych también ha hecho a lo largo de los años numerosos comentarios [https://infobrics.org/post/35520] profundamente preocupantes respaldando al ISIS, en particular la “crueldad para el espectáculo” del grupo terrorista, que considera una “estrategia sabia”.

“Están actuando muy correctamente… Esos métodos, el mundo los necesita, aunque esto signifique terrorismo, niveles medievales de crueldad, quemar gente viva, dispararles o cortarles la cabeza. Este es absolutamente el camino del futuro”, dijo en una entrevista televisiva.

Aún más convincente es que los documentos filtrados revisados por MintPress muestran que los planes encubiertos para “lograr influencia” con los rusos y ponerlos en contra de la guerra y de su gobierno han sido elaborados por un sombrío contratista de la inteligencia británica, dirigido por un individuo íntimamente ligado a un esfuerzo clandestino anterior destinado a lograr el mismo fin, utilizando la propaganda de atrocidades de la crisis siria, en la que Ucrania también fue central.

Como veremos, no hay ninguna razón para creer que este esfuerzo no será más que contraproducente, y que en el proceso pondrá la libertad, si no la vida, de los rusos en un riesgo significativo, al tiempo que envalentonará al Kremlin significativamente, y promoverá sus objetivos informativos.

 

La alianza entre el MI6, la CIA y los banderistas: El ‎resurgimiento del racialismo nazi en Ucrania

 

UNA CORRIENTE DE OPORTUNIDADES NARRATIVAS

Las propuestas fueron elaboradas por Valent Projects, expuesta por MintPress en julio [https://www.mintpressnews.com/valent-facebook-influence-ops-regime-change-leak/281403/] como una siniestra operación de censura en las redes sociales en nombre del frente de inteligencia estadounidense USAID, junto con Chemonics International, que su propio fundador ha admitido que fue creada [https://www.nytimes.com/1993/10/11/business/cozy-links-to-a-us-agency-prove-useful-to-a-rice-trader.html] para poder “tener mi propia CIA”. El contratista fue el principal conducto a través del cual los fondos y equipos estadounidenses llegaron al falso grupo humanitario sirio de los Cascos Blancos [https://www.mintpressnews.com/white-helmets-hala-systems-militarization-humanitarianism-syria/262115/].

Presentado al Partnership Fund for a Resilient Ukraine, un mecanismo de apoyo creado por los gobiernos de Gran Bretaña, Canadá, Suecia, Suiza y Estados Unidos, la pareja se comprometió a “mapear audiencias críticas para los esfuerzos del Kremlin, e identificar oportunidades para impactar sus narrativas”, con el fin de apoyar los “esfuerzos de comunicación estratégica” de Kiev.

Esto proporcionaría a los responsables de la toma de decisiones en los Ministerios de Defensa y Asuntos Exteriores, así como a la Oficina del Presidente, “un flujo de ‘oportunidades narrativas'” con las que “influir” y “comprometer” a las audiencias no sólo en Rusia, sino en “otros estados clave”, como India y Turquía, a través de los medios de comunicación y las redes sociales.

Valent se comprometió no sólo a identificar los posibles grupos demográficos objetivo, sino también “sus visiones del mundo predominantes, cómo acceden a la información y qué narrativas son susceptibles de influir en ellos”, y a supervisar sus interacciones en línea en tiempo real, en particular identificando cuándo “las audiencias clave expresan una tensión potencial con las posiciones oficiales”, que podría ser explotada por Kiev.

Estos datos podrían segmentarse para diferentes departamentos del gobierno, si, por ejemplo, los jefes de Defensa estuvieran “interesados en diferentes audiencias” que sus homólogos de Asuntos Exteriores. En general, toda la administración ucraniana sería capaz de “influir en un cambio de actitud y comportamiento medible entre las audiencias rusas clave” con la ayuda de Valent.

Aunque no se menciona en el documento que este montaje se utilice para promover los macabros planes de Arestovych, sin duda proporcionaría un medio eficaz para conseguirlos. Lo que es más, hay ecos siniestros en la propuesta de una operación llevada a cabo por el contratista de inteligencia británico InCoStrat durante la crisis siria, que fue dirigida por el fundador y jefe de Valent, Amil Khan.

Bautizado como “Proyecto Aurelius”, buscaba (img) “aumentar el coste para los dirigentes rusos de una intervención sostenida o creciente en el conflicto sirio, sensibilizando a la opinión pública rusa sobre los costes de oportunidad de su intervención en el conflicto” -en el proceso no sólo se puso fin a la decisiva participación militar del país en la guerra sucia de Occidente, sino que se desestabilizó el gobierno al interrumpir su “acto de equilibrio interno.”

El documento relacionado con la connivencia detalla un “mecanismo básico para lograr” sus elevados objetivos. En resumen, se trataba de “aprovechar la realidad de la intervención rusa en Siria tal y como se describe en los medios de comunicación de la oposición siria y presentarla a las audiencias rusas clave, incluidos los consumidores de noticias de la corriente principal”.

InCoStrat declaró tener “una serie de activos ya disponibles para construir este mecanismo”, incluyendo “el acceso a los productos de los medios de comunicación de la oposición” que producen contenidos que refutan “las afirmaciones rusas”, “la capacidad de encargar a los activistas de los medios de comunicación de la oposición siria la captura de material en bruto”, y “especialistas en comunicación internacional” con sede en Jordania con “la capacidad de establecer y gestionar el esfuerzo” – Khan es el principal de ellos.

 

“INCRUSTADO CON LOS TERRORISTAS

Tales alardes subestiman significativamente la asombrosa escala de las maquinaciones de capa y espada de InCoStrat en Damasco. El contratista desempeñó un papel fundamental en los prolongados esfuerzos propagandísticos de Londres a lo largo de la guerra sucia, que buscaban desbaratar y desplazar al gobierno de Bashar al-Assad, convencer a los ciudadanos y a los organismos internacionales de que los rabiosos grupos militantes occidentales y respaldados por el Golfo que arrasaban el país eran una alternativa “moderada” creíble, y que luego inundarían los medios de comunicación a nivel internacional con propaganda pro-oposición.

Al servicio de este esfuerzo, InCoStrat formó a cientos de “colaboradores” en todo el país que alimentaron con contenidos a tres oficinas de producción de medios de comunicación distintas que gestionaba, y estableció 10 emisoras de radio FM distintas, así como numerosas revistas impresas. Además del amplio consumo interno en las zonas ocupadas y controladas por el gobierno de Siria, la empresa envió esta producción a una red de “más de 1.600 periodistas y personas influyentes” en todo el mundo.

Además, InCoStrat llevó a cabo varias operaciones elaboradas de “guerrilla”, que describió como “[usar] los medios de comunicación para crear [un] evento” y “[iniciar] un evento para crear un efecto mediático”. Un ejemplo de estas actividades fue “[explotar] la presencia concentrada de periodistas” durante la conferencia de Ginebra II en enero de 2014 “para presionar al régimen.”

La empresa produjo “postales, carteles e informes” para “establecer paralelismos de comportamiento” entre el gobierno de Assad y el ISIS y fomentar deshonestamente la ficción de que “existe una relación latente entre ambos.” La empresa alegó en las comunicaciones del Ministerio de Asuntos Exteriores que estas producciones fueron posteriormente republicadas por “importantes medios de comunicación”, entre ellos Al-Jazeera, financiada por Qatar.

En otro caso, InCoStrat pasó de contrabando material que ponía de relieve supuestas atrocidades del gobierno -como imágenes “que mostraban las consecuencias de un ataque con bombas de barril o víctimas de tortura”- en zonas de Siria “controladas por el régimen”, incluida Damasco. La empresa pretendía “mantener en el punto de mira la perpetración de crímenes de guerra por parte del régimen en un momento crucial en el que la atención de los medios de comunicación se ha desplazado casi exclusivamente hacia el ISIS y algunas voces influyentes están pidiendo la cooperación con el régimen sirio para combatir al ISIS”.

Este trabajo colocó a la empresa y a su personal en una situación extremadamente cercana a numerosas milicias armadas culpables de monstruosos abusos, que han sido acusadas de forma creíble de orquestar eventos de “falsa bandera” para precipitar la intervención occidental, incluyendo ataques con armas químicas, que pueden haber necesitado masacres coreografiadas [https://syriapropagandamedia.org/working-papers/briefing-note-on-the-final-report-of-the-opcw-fact-finding-mission-on-the-alleged-chemical-attack-in-douma-in-april-2018#key-observations-that-favour-a-managed-massacre-over-a-chemical-attack] por los individuos y grupos que las escenifican.

Por ejemplo, InCoStrat se jactaba de tener contactos con bandas violentas en “algunas de las zonas más impenetrables del país”, como el “frente oriental” de Siria, que, en el momento de escribir este artículo, estaba dominado por el ISIS. Se dice que sus colaboradores tienen “acceso a una variedad de grupos”, incluida la filial de Al-Qaeda Jabhat al-Nusra, “con la que han realizado entrevistas”. Es posible que Amil Khan haya sido fundamental para cultivar estas conexiones.

En uno de los archivos filtrados, se pide a InCoStrat que aporte pruebas de su “probado historial de establecimiento y desarrollo de contactos en estados afectados por conflictos de habla árabe.” El supuesto historial de Khan de haber “establecido relaciones con organizaciones terroristas en el Reino Unido y en Oriente Medio y de haberse incrustado en ellas”, experiencia que le otorga “una visión única de sus narrativas, métodos de comunicación, procesos de reclutamiento y gestión de redes”, se cita como ejemplo de la destreza de la empresa en este campo.

 

SOCAVAR LA POSICIÓN RUSA

Por lo tanto, InCoStrat tenía “una serie de activos disponibles” para llevar a cabo el Proyecto Aurelius de forma eficaz.

El “único” elemento de cara al público (img) de la operación era un “colectivo de activistas rusos anti-Kremlin” con sede en Ucrania, “con acceso a periodistas extranjeros y personas influyentes de opinión con perfiles en los medios de comunicación”, que fueron capaces de “establecer y gestionar páginas de medios sociales rusos” e infiltrarse en las redes de la oposición rusa en línea en nombre de InCoStrat.

La financiación de esta iniciativa fue muy opaca, y se envió desde Ammán a un “grupo de activistas de los medios de comunicación” gestionado por Siria y registrado en Alemania, que a su vez enviaba pagos regulares a una organización paralela creada en Kiev, para cubrir sus gastos de personal y de funcionamiento. Públicamente, el dinero parecía fluir desde un “interlocutor sirio”, gestionando crowdfunders y “obteniendo donaciones de sirios adinerados”.

La producción de los diversos activos mediáticos sirios de InCoStrat -y otras plataformas de comunicación de la oposición- fue supervisada por un equipo dirigido por Khan en Jordania, para “[identificar] productos que socavan la posición rusa”, que luego fueron compilados de acuerdo con un “plan de distribución que tiene como objetivo maximizar el impacto negativo en las narrativas rusas en torno a la intervención en Siria”, con un enfoque específico en “puntos de vulnerabilidad”.

Este material se distribuyó a los activistas con sede en Ucrania, se tradujo y se difundió en las redes sociales a través de chats privados y grupos de redes sociales. Se esperaba que todos los medios de comunicación rusos, desde los de la oposición, como Meduza y Novaya Gazeta, hasta los periódicos liberales del establishment, como Kommersant, e incluso los “medios de comunicación progubernamentales controlados directamente”, recogieran a su vez las historias, dando lugar a un debate más amplio de la sociedad civil sobre la intervención en Siria, y a la corrosión de la posición del gobierno en el país y en el extranjero.

No se sabe si Aurelius logró su objetivo de inundar los canales de la oposición rusa con desinformación perjudicial, o cuántos periodistas y publicaciones reciclaron este contenido dirigido creyendo que era de naturaleza orgánica y de base, pero la misión de Moscú en Siria ciertamente no parece haber sido disuadida ni un ápice.

Hoy en día, a pesar de los continuos ataques aéreos israelíes [https://www.reuters.com/breakingviews/israel-targets-aleppo-airport-syrian-state-media-2022-09-06/], de las paralizantes sanciones occidentales [https://www.facebook.com/watch/?v=654502705951022] y de la ocupación estadounidense [https://www.justsecurity.org/81313/still-at-war-the-united-states-in-syria/] de sus zonas petrolíferas, el país se está reconstruyendo de forma constante y abrumadora bajo el control del gobierno, en gran parte gracias a la intervención rusa.

Parece probable que la propuesta de Valent y Chemonics sea igualmente impotente, entre otras cosas porque la brutalidad reservada a los soldados rusos capturados, tal y como aparentemente defiende Arestovych, seguramente ha reducido a cero la oportunidad de que Kiev organice intervenciones oportunas, y aproveche la “tensión potencial con las posiciones oficiales” con el público objetivo en Rusia. Como reconoció el prisionero anónimo del Batallón Azov en su testimonio, ese comportamiento “causó negatividad en la opinión pública mundial”, y menos en la propia Rusia.

Otros acontecimientos insensibles, como el esparcimiento generalizado [https://observers.france24.com/en/europe/20220817-ukraine-russia-donetsk-petal-butterfly-antipersonnel-mines] de minas de pétalos en zonas civiles de todo el Donbás, los ataques indiscriminados contra la Crimea mayoritariamente rusa y el uso [https://twitter.com/ZaidZamanHamid/status/1508196343231168518] por parte de los soldados ucranianos de los teléfonos móviles de los rusos asesinados para llamar a las madres de sus víctimas y burlarse de ellas en su país, han sido inevitablemente explotados por el Kremlin para promover y legitimar sus narrativas de que Kiev es un régimen fascista rabioso y asesino que necesita urgentemente la “desnazificación” y la “desmilitarización”.

Se podría argumentar que, como país inmerso en una batalla entre David y Goliat, no sólo es moralmente necesario, sino eminentemente sensato, que Ucrania explore todos y cada uno de los métodos posibles para igualar el terreno de juego. Sin embargo, el Proyecto Aurelius subraya ampliamente los importantes peligros y la naturaleza intrínsecamente contraproducente de las iniciativas occidentales encubiertas de guerra de la información.

Varios medios de comunicación identificados como objetivos fructíferos para el producto Aurelius han sido víctimas [https://ipi.media/events/can-meduza-survive-the-foreign-agent-status-may-26/] de las draconianas y debilitantes leyes de “agentes extranjeros” de Moscú, o simplemente han sido cerrados por orden judicial. En los últimos años, el acoso y el cierre de las ONG de la oposición y de los proveedores de información en Rusia se ha desencadenado con frecuencia por la exposición [https://thegrayzone.com/2021/02/20/reuters-bbc-uk-foreign-office-russian-media/] de la financiación y el patrocinio occidentales ilícitos -o insuficientemente claros-.

El inicio del conflicto en Ucrania supone un espacio aún menos [https://neweasterneurope.eu/2022/07/26/russias-anti-war-opposition-a-thing-of-the-past/] seguro para la disidencia en Rusia. Miles de personas han recibido [https://www.rferl.org/a/anti-war-russians-face-fines-jail-psychiatric-punishment/31905194.html] multas o penas de prisión por oponerse a la guerra, mientras que el reportero de Kommersant Ivan Safronov ha sido encarcelado durante 22 años por dudosos cargos de traición. ¿Qué destino tendría un periodista que escribiera contenidos difundidos subrepticiamente por Kiev por cortesía de Valent y Chemonics, o un ciudadano particular que los compartiera?

 

¿UNA MENTIRA NOBLE?

Si esta guerra es ganada por Ucrania, ciertamente no será a través de campañas psicológicas encubiertas. Sin embargo, tanto Kiev como sus patrocinadores occidentales tienen un gran interés en hacer propaganda al público de Norteamérica y Europa. Las historias, verdaderas o falsas, sobre el victimismo, el heroísmo y el éxito en el campo de batalla son clave para asegurar el flujo interminable de armamento y ayuda financiera a un país que está superado en armamento y en número de hombres por su vecino mucho más grande, cuya economía e industria ya ha sido completamente paralizada [https://www.theguardian.com/business/2022/mar/14/ukraine-economy-shrink-2022-imf-russia-war].

Durante la crisis siria, Estados Unidos gastó potencialmente [https://www.cnbc.com/2019/11/20/us-spent-6point4-trillion-on-middle-east-wars-since-2001-study.html] más de un billón en esfuerzos de cambio de régimen, uno de cuyos componentes principales fue una fallida guerra sucia secreta [https://www.nytimes.com/2017/08/02/world/middleeast/cia-syria-rebel-arm-train-trump.html] de 1.000 millones de dólares dirigida por la CIA. Gran Bretaña invirtió al menos 400 millones de dólares para lograr el mismo objetivo, una cifra que no tiene en cuenta las operaciones negras llevadas a cabo por agencias de inteligencia o unidades militares encubiertas. Las sumas involucradas en el conflicto de Ucrania probablemente empequeñecerán esos totales.

El rastreador de ayuda internacional DevEx calculó [https://www.devex.com/news/funding-tracker-who-s-sending-aid-to-ukraine-102887] a finales de agosto que en los primeros seis meses de la guerra, los países occidentales habían destinado más de 100.000 millones de dólares a Kiev, de los cuales sólo una pequeña parte estaba “enfocada a la ayuda humanitaria”. Al parecer, cada mes, si no con más frecuencia, Washington asigna más miles de millones [https://www.nytimes.com/interactive/2022/05/20/upshot/ukraine-us-aid-size.html] a Kiev, lo que significa que el país va camino de convertirse en el mayor receptor [https://theintercept.com/2022/09/10/ukraine-military-aid-weapons-oversight/] de ayuda militar estadounidense desde la Segunda Guerra Mundial. Europa también ha comprometido vastos recursos.

Por el camino, los principales fabricantes de armas están haciendo un gran negocio, en todos los sentidos. A pesar de la caída generalizada de los mercados bursátiles en todo el mundo, los precios de las acciones de empresas como BAE Systems, Lockheed Martin, Northrop Grumman y Thales se han mantenido fuertes [https://www.barrons.com/articles/ukraine-war-defense-stocks-51648850929]. En una manifestación particularmente descarada del Complejo Industrial Militar en vigor, Zelensky tiene previsto pronunciar [https://thehill.com/policy/defense/3636685-zelensky-to-headline-us-defense-industry-conference/] un discurso de cabecera en una importante conferencia de la industria de defensa estadounidense el 21 de septiembre.

Hay argumentos legítimos y razonables a favor y en contra de los envíos regulares de armas a Kiev, aunque la consideración de esta última perspectiva ha estado casi totalmente ausente del discurso principal. Por ello, uno no puede dejar de preguntarse si el público objetivo final del tipo de connivencia informativa tramada por Valent y Chemonics es, como en el caso de Siria, el público occidental.

Al fin y al cabo, es su apoyo y aquiescencia lo que hace que la maquinaria de guerra siga funcionando y que los beneficios aumenten. Y si los ciudadanos del Estado enemigo, los periodistas y los activistas de la sociedad civil acaban siendo daños colaterales, a quién le importa.

 

La implicación de un agente de la inteligencia británica en la crisis de Ucrania indica que se avecinan ataques de falsa bandera

 

Fuente:

Kit Klarenberg, en Mint Press News: How Covert British Information Wars Target Russia, Threatening Civilians And Journalists.

Te puede interesar

Contenidos

Objetivamente, estamos tanto al borde de la Tercera Guerra Mundial, como también a punto de iniciar un sistema completamente nuevo. Qué camino se tomará,...

Ciencia y Tecnología

Estados Unidos financió actividades de laboratorio de ántrax en un laboratorio biológico ucraniano en 2018, según registros de la Agencia de Reducción de Amenazas...

COVID-19

En la visión del historiador ruso Andrey Fursov, el conflicto actual en Ucrania y otros muchos acontecimientos que se desarrollan simultáneamente y aparentemente sin...

Contenidos

En la Cumbre del G20, Volodímir Zelenski, pidió que se excluyese a Rusia del ‎‎«G19» (sic). No le hicieron caso. Todos ‎los participantes de...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY