Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Cómo la crisis sistémica del capitalismo y la contrarrevolución neoliberal recrudecieron la lucha de la oligarquía contra el pueblo

El historiador Andrei Fursov sostiene que la crisis manufacturada actual va más allá de lo financiero, siendo una crisis sistémica arraigada en el capitalismo. Él ha examinado la evolución de este sistema, destacando su naturaleza expansiva y la externalización de la explotación. Argumenta que la contrarrevolución neoliberal de los años 1980 buscó detener la historia mediante la redistribución de ingresos, desdemocratización, desindustrialización, desracionalización y despoblación. La desindustrialización de Occidente, que comenzó en los años 1980, ideológicamente se viene preparando desde hace mucho tiempo, desde los años 1860-1880 en Gran Bretaña. En los años 50 y 60, se le añadió el movimiento ecologista. El movimiento ecologista de los años 60 estaba organizado por la Fundación Rockefeller, y preparaba el camino para la futura desindustrialización. Sobre la guerra contra a población, Fursov identifica un cambio cualitativo en la actitud del Estado y del capital hacia la mano de obra, describiendo el recrudecimiento de un conflicto social entre clases. Expone la “flexibilidad del mercado laboral” como una herramienta neoliberal globalista para deshacerse de trabajadores fijos y desestabilizar ingresos, afectando a las capas inferiores de la sociedad. Fursov propone una respuesta asimétrica a la influencia histórica del imperio anglo-estadounidense. Destaca los retos de la ciencia social contemporánea, haciendo hincapié en la necesidad de una nueva erudición y de organizaciones de inteligencia cognitiva que combinen características de la erudición tradicional y de los servicios secretos para analizar el mundo real y comprender las pruebas indirectas, dando una respuesta eficaz a las crisis del siglo XXI.

 

 

En un apunte reciente, Andrei Fursov llamó la atención sobre cómo fue en la década de 1980 cuando la actitud del Estado y del capital hacia el segmento inferior de la mano de obra cambió cualitativamente: un proceso de guerra social de los ricos contra los pobres, o más exactamente, de la clase alta contra la clase media y las clases trabajadoras. Las dos caras de este proceso son la globalización y la contrarrevolución neoliberal, destinada a invertir las tendencias del desarrollo socioeconómico de 1945-1975. Uno de los principales postulados económicos de los los globalistas y neoliberales de la economía y al mismo tiempo su arma en su lucha contra las clases, capas y grupos de la mitad inferior de la sociedad, afirma Fursov, es la llamada “flexibilidad del mercado laboral”. En realidad, esta “flexibilidad” significa una tendencia a deshacerse de los trabajadores fijos (este proceso ha llegado incluso al conservador Japón) y no sólo a reducir el nivel de ingresos de los trabajadores, sino a desestabilizarlo, incluyendo, entre otras cosas, el desmantelamiento de muchas profesiones. Para los precarios, la carrera profesional es imposible por definición: se quedan “al otro lado” del mundo de las profesiones, que, sin embargo, se está reduciendo.

En un discurso presentado en una conferencia del Instituto Schiller, celebrada en abril de 2013, Fursov expuso con más detalle los cambios inducidos durante la década de 1980. Estos son algunos extractos de su discurso, publicado en 2013 por EIR (1):

Crisis se ha convertido en la palabra clave de nuestro tiempo. Pero la pregunta es: ¿crisis de qué? Se nos dice que es una crisis de las finanzas, una crisis del Estado, una crisis de la educación, es decir, una crisis de todo. Pero, ¿qué significa ser una crisis de todo? Una crisis de todo significa una crisis sistémica. Es una crisis del sistema social, y este sistema social es el capitalismo.

Así que, en primer lugar, una crisis del capitalismo, y sólo en segundo lugar, una crisis de la civilización, de la humanidad. Pero, ¿qué es el capitalismo? Descartes solía decir “define el sentido de las palabras”. Mi definición es que el capitalismo es un complicado sistema institucional que limita el capital en su propio interés a largo plazo y holístico, y asegura la expansión en el espacio, externalizando la crisis, y la explotación.

El último elemento es vital, porque el capitalismo, como la antigüedad, como el sistema esclavista, es un sistema de orientación expansiva. Cuando en el curso de la evolución del capitalismo, la tasa de ganancia global disminuía, el capital solía tallar partes de las zonas de capital conocidas, y transformarlas en la periferia capitalista, la zona de extracción de materias primas, y la de mano de obra barata. Pero en 1991, con la caída del campo socialista, incluida la U.R.S.S., y con el comienzo de un capitalismo de tipo semigángster en Rusia, las zonas no capitalistas se evaporaron. Ahora el capitalismo está en todas partes. Abarca todo el globo. Una victoria completa.

Pero cada adquisición es una pérdida. Ahora no hay lugar para expandirse. La intensificación del capitalismo es todo el orden del día. El problema es que, en principio, el capitalismo es un sistema ampliamente construido. Varias instituciones -el Estado-nación, la sociedad civil, la política y la educación de masas- limitan la posibilidad de que el capital explote el núcleo del sistema, de la manera o en la escala en que lo hace en la periferia. Las instituciones que he mencionado externalizan la explotación, en cierto modo en comparación con la forma en que lo hicieron las reformas de Solón en la antigua Atenas.

Los ‘Señores de los Anillos de la Crisis’

No quiero minimizar el nivel de explotación en los llamados países altamente desarrollados, pero existe un cierto límite, o, para ser más precisos, lo hubo en el periodo de 1945-1975. No es casualidad que los franceses llamaran a este periodo “los 30 años gloriosos”. Digo “fue” porque, desde los años 80, los grupos dominantes de la clase capitalista han ido desmantelando estas instituciones protegidas, cuya suma, o más bien cuyo sistema, constituye el capitalismo normal y sano, o sus pilares.

Durante los últimos 30 años, hemos sido testigos del desvanecimiento de los Estados-nación, el estrangulamiento de la sociedad civil, la despolitización de la esfera política y la primitivización y debilitamiento deliberados de la educación de masas, incluida la educación superior. En Estados Unidos, este proceso tuvo lugar en los años setenta y ochenta; en Rusia, lo estamos presenciando ahora. Pero gracias a las fundaciones socialistas, los que intentan demoler nuestra educación lo están consiguiendo, pero sólo en parte. Esta liquidación es la esencia de la llamada revolución neoliberal, o mejor dicho, contrarrevolución: contraria no sólo a las principales tendencias de los 30 años de posguerra, sino también a todo el periodo de la historia europea desde el Renacimiento.

No es sólo una regresión; es un contraprogreso. Es un contraprogreso deliberado.

Durante los últimos 30 años, hemos vivido en crisis. Y esta crisis, la contrarrevolución neoliberal, está hecha por el hombre; es artificial, o ha sido artificial, porque parece que a principios del siglo XXI, la crisis empezó a salirse del control de sus amos, de los “Señores de los Anillos de la Crisis”. Podemos identificar esto, indirectamente, en los conflictos de diferentes segmentos de la élite global, en las actividades de sus organizaciones cerradas, y en las declaraciones de altos funcionarios.

Baste recordar lo que decía [la directora gerente del FMI] Christine Lagarde en octubre en Tokio, en la reunión del FMI y el Banco Mundial, y lo que era la esencia del informe de la dirección de Morgan Stanley en junio del año pasado.

El documento guía de la contrarrevolución neoliberal fue el informe “Crisis de la democracia”, escrito a petición de la Comisión Trilateral por Samuel P. Huntington, Brian J. Crozier y Joji Watanuki, en 1975. El documento es muy interesante. Los autores escribían que la única cura para los males de la democracia no era más democracia, sino la moderación de la democracia. El informe argumentaba que, para que un sistema político democrático funcionara eficazmente, normalmente requería cierto grado de apatía y no implicación por parte de algunos individuos y grupos. Se referían a la clase media y a los grupos superiores de la clase trabajadora.

La oleada democrática, decía el informe, era un desafío general a los sistemas de autoridad existentes, públicos y privados; y la principal conclusión era que era necesaria una disminución de la influencia pública. Así que, de hecho, este documento era una reacción al ascenso de la clase media y la clase trabajadora, debido a la industrialización de los 30 años de posguerra. La solución era muy simple: la desindustrialización. La desindustrialización del núcleo del Atlántico Norte, y una ofensiva contra la clase media y la clase obrera. Y lo vimos en el Thatcherismo y el Reaganomics.

La desindustrialización de Occidente, que comenzó en los años 1980, ideológicamente se viene preparando desde hace mucho tiempo, desde los años 1860-1880 en Gran Bretaña. En los años 50 y 60, se le añadió el movimiento ecologista. El movimiento ecologista de los años 60 estaba organizado por la Fundación Rockefeller, y preparaba el camino para la futura desindustrialización.

El mismo papel desempeñaron la cultura juvenil y diferentes movimientos minoritarios y, por supuesto, la desracionalización del pensamiento y el comportamiento. Los años 80 vieron el auge de cultos irracionales, el deterioro de la educación de masas y, por supuesto, la suplantación de la ciencia ficción por la fantasía. La serie de Harry Potter es un ejemplo muy indicativo, donde vemos el futuro, o una imagen de la realidad, donde no hay democracia, donde hay una jerarquía, y donde el poder se basa en la magia, no en la elección racional.

Desindustrialización, despoblación y desracionalización: Las claves del desmantelamiento del capitalismo y el regreso al feudalismo

 

El proyecto de detener la Historia

De hecho, la contrarrevolución neoliberal, que organizó la redistribución de los ingresos a favor de los grupos dominantes y a expensas de la clase media y la clase trabajadora, formaba parte de un proyecto geohistórico mucho mayor, o de un complot, como se quiera: el proyecto de detener la historia. Porque la redistribución de la renta y la desdemocratización de la sociedad exigían un giro civilizatorio, que yo llamo las tres D: desindustrialización, desracionalización y despoblación.

Esta última desempeña un papel importante, no sólo desde el punto de vista económico o de los recursos. Es mucho más fácil controlar a 2.000 millones de personas que a 7.000 u 8.000 millones. El proyecto de despoblación está financiado por las mismas estructuras que financiaron el movimiento ecologista, etc.

La contrarrevolución neoliberal fue una crisis en sí misma, pero pretendía ser una crisis gestionada. Sin embargo, a principios del siglo XXI, el proceso parece estar fuera de control, como ya he dicho; Hegel solía llamar a estas situaciones la perfidia de la historia.

Así pues, tenemos una doble crisis: una provocada y planificada por el hombre, y luego, una nueva crisis, caótica.

Para hacer frente a la crisis, hay que tener voluntad y razón, o mejor dicho, en primer lugar, razón, para comprender, y en segundo lugar, la voluntad de poner la razón en acción. En nuestro caso, la razón es la ciencia social, pero el problema es que la ciencia social, en su estado actual, no está a la altura de los retos de nuestra época. El principal agente de la ciencia social es el experto, que sabe cada vez más sobre cada vez menos. Y hay una desteorización del conocimiento. El conocimiento es cada vez más empírico, estudios de casos estadísticos sin teoría, sin imaginación científica, etcétera.

En primer lugar, la red disciplinaria de finales del siglo XIX, que es nuestra herencia del siglo XIX -economía, sociología y ciencias políticas-, de hecho, no capta la realidad social en su conjunto, sino sólo partes de ella. La unidad básica de análisis de la sociología es la sociedad civil, pero si ésta se está reduciendo, significa que la sociología puede decirnos cada vez menos sobre el mundo que estamos dejando y el mundo en el que estamos entrando.

[El historiador francés] Fernand Braudel decía: “El capitalismo es enemigo del mercado”. Más bien, el capitalismo está equilibrado entre el monopolio y el mercado, pero ahora podemos ver que la monopolización corporativa transnacional está alejando al mercado.

Me gustaría recordarles la investigación de Andy Coghlan y Debora MacKenzie, publicada en octubre de 2011 en el sitio del New Scientist. Este grupo de estudiosos demostró que 147 empresas, el 1% de todas las empresas, controlaban el 40% de la economía mundial. Esto es muy indicativo. Esto significa que la economía moderna, cuya unidad básica de análisis es el mercado, oculta más de lo que muestra. La política y el Estado-nación se están desvaneciendo, y esto significa que la ciencia política, con sus unidades básicas de análisis -la política y el Estado- no sólo no puede conceptualizar adecuadamente, sino que ni siquiera puede limitarse a describir las relaciones reales de poder, especialmente a escala mundial.

En segundo lugar, existe otro grave problema con la ciencia política. El poder real suele ser secreto o semisecreto, poder en la sombra. La ciencia política convencional no tiene ni conceptos ni métodos para analizar este tipo de poder. Cuanto más democrática se volvía la fachada de la sociedad occidental en los siglos XIX y XX, menos poder real tenía. Este poder se canalizaba en clubes cerrados, estructuras supernacionales, etc.

Lo que digo es banal y trivial, pero la ciencia política en su estado actual no puede analizar las relaciones reales de poder. La integración de estas estructuras como unidades de análisis en la ciencia política convencional la hará saltar por los aires.

Organizaciones de Inteligencia Cognitiva

Por lo tanto, se necesita una nueva ciencia social que estudie el mundo real, y no lo que la erudición profesa definir como real. Una nueva ciencia social con nuevas disciplinas, nuevos conceptos, una fuerza social que sea capaz de crear ese nuevo tipo de erudición, tiene la mejor oportunidad de ganar en el siglo XXI, o al menos de socavar los intentos de aislarnos de nuestro legado europeo.

Es evidente que una nueva erudición sólo puede ser creada por estructuras de nuevo tipo. ¿Qué organizaciones analizan hoy la realidad? Sobre todo, las organizaciones científicas y las ramas analíticas de los servicios secretos, pero ambas se encuentran en una profunda crisis. Hoy asistimos a una crisis tanto de las organizaciones científicas como de los servicios secretos, sus ramas analíticas. La ciencia parece no ser capaz de trabajar con enormes volúmenes de información y se siente torpe a la hora de analizar los flujos informativos. La brecha entre los flujos informativos, incluidos los profesionales, y el nivel estándar de un erudito estándar es cada vez mayor. En lugar de eruditos, como he dicho, tenemos expertos que saben cada vez más sobre cada vez menos.

Todo el panorama nos recuerda la situación de la escolástica a finales del siglo XV: miniaturización de la investigación, estudios de casos y ausencia de un léxico universal entre las distintas esferas del saber. En cuanto a las ramas analíticas de los servicios secretos, parecen incapaces de trabajar en un mundo en el que casi toda la información significativa puede encontrarse en fuentes abiertas. Y esto transforma todo el negocio.

Así pues, es necesario crear estructuras fundamentalmente nuevas. Yo prefiero llamarlas organizaciones de inteligencia cognitiva. Deben combinar las mejores características de las estructuras eruditas y las de las sociedades secretas. Al igual que estas últimas, deben analizar el mundo real, no el imaginario, prestando atención a ciertas pruebas indirectas. Las ciencias sociales suelen descuidar las pruebas indirectas, que, sin embargo, son muy importantes.

Al mismo tiempo, al igual que la erudición, deben concentrarse en las leyes y regularidades de los procesos de masas. Tales estructuras deben ser no sólo unidades analíticas, sino también armas organizativas en la lucha por el futuro. Comprendo muy bien que es mucho más fácil pronunciar estas cosas, que crear realmente estas organizaciones, pero hay que intentarlo.

El reparto de las cartas de la historia en la segunda década del siglo XXI será tan definitorio como el de 1967-1973

Notas a pie de página

1. Andrei Fursov, en EIR: An Asymmetrical Answer to the British Empire; 17 de mayo de 2013. Discurso presentado en el panel sobre la revitalización de la cultura clásica de la conferencia Nuevo Paradigma del Instituto Schiller, celebrada en abril de 2013.

Contenidos

Por Andrei Fursov Los pilares de la sociedad occidental son la propiedad privada, la ley y el control social, interiorizados a nivel individual tras...

Contenidos

Por Andrei Fursov En el contexto de la lucha por el futuro sólo las sociedades sólidamente unificadas podrán sobrevivir, y ni se diga ganar....

Contenidos

Por Andrei Fursov La mayor parte del mundo que está fuera del Post-Occidente (y aquí incluyo a Japón) está esperando el debilitamiento del Post-Occidente....

Contenidos

Por Andrei Fursov Antes de unirse al juego mundial, es necesario comprender bien: con quién y en qué condiciones. Lenin, un gran marxista con...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram