Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.

Carney y Lagarde presionan para imponer la farsa climática a los mercados financieros. El 22 de agosto de 2019, advertimos la estafa “verde” —documentada de manera oportuna por el Instituto Schiller— que preparaban los bancos centrales para ‘lidiar’ y aprovecharse de la próxima recesión económica que ellos mismos están provocando. El 26 de septiembre, el Instituto Schiller advirtió que la estafa ya estaba en marcha con el respaldo de 130 bancos criminales. Ahora, con la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático 2020 (COP 26) a la vista, el Banco Central Europeo (dirigido por la criminal exdirectora del FMI, Christine Lagarde) y el Banco de Inglaterra (dirigido por el jesuita maltusiano Mike Carney), preparan garrote financiero contra cualquier esfuerzo relacionado con fuentes de energía eficientes de densidad de flujo de energía, incluidas la industria y las instituciones financieras.

Con la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático 2020 (COP 26) a la vista, los bancos han sido advertidos de que tendrán que ajustar sus informes, gestión de riesgos y modelos comerciales para tener en cuenta el impacto devastador del calentamiento global en la economía y los mercados financieros, es decir, que tendrán que ajustar su gestión y operatividad a las imposiciones de la élite maltusiana y su estafa verde dirigida a la despoblación y la desindustrialización planetaria.

La advertencia se produce cuando el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, lanzó la “Agenda de Finanzas Privadas COP26” en el Guildhall, Londres.

La Agenda enfatiza que para alcanzar el cero neto, cada compañía, banco, asegurador e inversor necesitará ajustar sus modelos de negocio para un mundo bajo en carbono, estableciendo el marco adecuado para la presentación de informes, la gestión de riesgos y los retornos.

Carney dice que los mercados financieros están en una posición única para ayudar a apoyar la transición requerida al amplificar los cambios en las actitudes, las preferencias de los consumidores y la política climática.

“Dada la escala del desafío climático y las crecientes expectativas de nuestros ciudadanos, 2020 debe ser un año de acción climática en el que todos participen, y eso incluye el centro financiero líder del mundo”, dice. “Para identificar las mayores oportunidades y gestionar los riesgos asociados, las revelaciones del riesgo climático deben ser integrales, la gestión del riesgo climático debe transformarse y la inversión para un mundo neto cero debe ser general”.

Los jesuitas han infiltrado el BRICS y buscan controlar el reseteo económico global

Un análisis reciente de los 12 bancos más grandes y las 14 aseguradoras más grandes de la zona del euro muestra que la mayoría revela el impacto de sus viajes de negocios, desplazamientos y otros usos de energía. Sin embargo, es probable que la mayor parte de su exposición al riesgo relacionado con el clima provenga de sus actividades financieras. Solo cinco de los 26 divulgan parcialmente el impacto de sus activos financieros, y ninguno de ellos brinda información completa.

En un discurso para marcar el lanzamiento de la agenda, la directora del BCE, Christine Lagarde, dice que el Eurosistema está revisando hasta qué punto los riesgos relacionados con el clima son comprendidos y valorados por el mercado y está prestando mucha atención a cómo las agencias de calificación crediticia incorporan tales riesgos en sus evaluaciones de solvencia.

Los fraudes de Christine Lagarde, la nominada a presidir el Banco Central Europeo

“Continuaremos evaluando las implicaciones para nuestra propia gestión del riesgo, en particular a través de nuestro marco de garantía”, dice ella. “La Supervisión Bancaria del BCE está evaluando los enfoques de los bancos sobre los riesgos climáticos y desarrollando expectativas de supervisión sobre esos riesgos”.

También se están realizando trabajos preparatorios para una prueba de esfuerzo macroprudencial para evaluar los riesgos relacionados con el clima, con los primeros resultados esperados para fin de año. El marco de prueba de estrés tiene como objetivo evaluar cómo los riesgos relacionados con el clima se propagan a través de la economía real y el sistema financiero.

Por separado, el Comité de alto nivel de Supervisión Bancaria de Basilea estableció recientemente un Grupo de trabajo sobre riesgos financieros relacionados con el clima.

Entregas incluyen:

Un conjunto de informes analíticos sobre riesgos financieros relacionados con el clima, incluida una revisión de la literatura e informes sobre los canales de transmisión de dichos riesgos al sistema bancario y sobre las metodologías de medición.

El desarrollo de prácticas de supervisión efectivas para mitigar los riesgos financieros relacionados con el clima.

El Comité también revisó un inventario de las iniciativas actuales de los miembros en esta área. Se publicará un resumen en marzo.

Las raíz genocida del ‘Gran Tratado Verde’, y la Nueva Ruta de la Seda como alternativa

Fuente:

Finextra — Carney, Lagarde press climate imperative for financial markets.

Los contenidos publicados son responsabilidad de su autor y no necesariamente reflejan el punto de vista de Mente Alternativa.