Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Ucrania y el nuevo Al Qaeda

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



El estallido de la guerra entre Rusia y Ucrania parece haber dado a la CIA el pretexto para lanzar una insurgencia largamente planificada en el país, una que está preparada para extenderse mucho más allá de las fronteras de Ucrania con importantes implicaciones para la “Guerra contra el Terrorismo Doméstico” de Biden. La versión original en inglés y con enlaces de este artículo puede consultarse en The Last American Vagabond.

 

 

Por Whitney Webb

A medida que el conflicto entre Ucrania y Rusia sigue escalando y dominando la atención del mundo, las crecientes evidencias de que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos está y ha estado trabajando para crear y armar una insurgencia en el país han recibido considerablemente poca atención teniendo en cuenta sus probables consecuencias. Esto es particularmente cierto dado que ex funcionarios de la CIA y un ex Secretario de Estado dicen ahora abiertamente que la CIA está siguiendo los “modelos” de insurgencias pasadas respaldadas por la CIA en Afganistán y Siria para sus planes en Ucrania. Dado que esos países han sido devastados por la guerra como resultado directo de esas insurgencias, esto es un mal presagio para Ucrania.

Sin embargo, esta insurgencia está preparada para tener consecuencias que van mucho más allá de Ucrania. Cada vez parece más que la CIA ve la insurgencia que está creando como algo más que una oportunidad para llevar su guerra híbrida contra Rusia cada vez más cerca de sus fronteras. Como mostrará este informe, parece que la CIA está decidida a manifestar una profecía propagada por sus propias filas en los últimos dos años. Esta predicción de antiguos y actuales funcionarios de inteligencia data de al menos principios de 2020 y sostiene que una “red transnacional de supremacía blanca” con presuntos vínculos con el conflicto de Ucrania será la próxima catástrofe global que caerá sobre el mundo a medida que la amenaza de Covid-19 retroceda.

Según estas “predicciones”, esta red global de supremacistas blancos -supuestamente con un grupo vinculado al conflicto de la región ucraniana de Donbás en su núcleo- se convertirá en la nueva amenaza al estilo del Estado Islámico y, sin duda, se utilizará como pretexto para poner en marcha la infraestructura, aún latente, creada el año pasado por el gobierno de Estados Unidos bajo el mandato del presidente Biden para una orwelliana “Guerra contra el Terrorismo Doméstico”.

Dado que este esfuerzo impulsado por la CIA para construir una insurgencia en Ucrania comenzó ya en 2015 y que los grupos que ha entrenado (y sigue entrenando) incluyen a aquellos con conexiones neonazis abiertas, parece que esta “insurgencia ucraniana que viene”, como se ha llamado recientemente, ya está aquí. En ese contexto, nos queda la inquietante posibilidad de que esta última escalada del conflicto entre Ucrania y Rusia haya servido simplemente como acto de apertura de la más reciente iteración de la aparentemente interminable “Guerra contra el Terror”.

 

La insurgencia que emerge

Poco después de que Rusia comenzara las operaciones militares en Ucrania, Foreign Affairs -el brazo mediático del Consejo de Relaciones Exteriores (CFR)- publicó un artículo titulado “The Coming Ukrainian Insurgency”. El artículo fue escrito por Douglas London, un autodenominado “oficial de operaciones de la CIA de habla rusa que sirvió en Asia Central y dirigió operaciones de contrainsurgencia de la agencia”. Afirmó en el artículo que “Putin se enfrentará a una larga y sangrienta insurgencia que se extenderá a través de múltiples fronteras” con el potencial de crear “un malestar cada vez mayor que podría desestabilizar otros países en la órbita de Rusia”.

Otras declaraciones notables de London incluyen su afirmación de que “Estados Unidos será invariablemente una fuente importante y esencial de apoyo para una insurgencia ucraniana”. También afirma que “tal y como aprendió Estados Unidos en Vietnam y Afganistán, una insurgencia que cuenta con líneas de suministro fiables, amplias reservas de combatientes y un santuario en la frontera puede mantenerse indefinidamente, minar la voluntad de lucha de un ejército de ocupación y agotar el apoyo político a la ocupación en el país”. London se refiere explícitamente a modelos para esta aparentemente inminente insurgencia ucraniana como las insurgencias respaldadas por la CIA en Afganistán en la década de 1980 y los “rebeldes moderados” en Siria desde 2011 hasta el presente.

London no es el único que promueve estas insurgencias pasadas respaldadas por la CIA como modelo para la ayuda “encubierta” de Estados Unidos a Ucrania. La ex secretaria de Estado Hillary Clinton, cuyo Departamento de Estado ayudó a crear la insurgencia de los “rebeldes moderados” en Siria y supervisó la destrucción de Libia respaldada por Estados Unidos y la OTAN, apareció en MSNBC el 28 de febrero para decir esencialmente lo mismo. En su entrevista, Clinton citó a la insurgencia respaldada por la CIA en Afganistán como “el modelo al que la gente [en el gobierno estadounidense] está mirando ahora” con respecto a la situación en Ucrania. También se refiere a la insurgencia en Siria de manera similar en la misma entrevista. Cabe señalar que el antiguo jefe de gabinete de Clinton cuando era Secretaria de Estado, Jake Sullivan, es ahora el asesor de seguridad nacional de Biden.

La insurgencia afgana, respaldada inicialmente por Estados Unidos y la CIA a partir de finales de los años setenta bajo el nombre de Operación Ciclón, engendró posteriormente a los supuestos enemigos mortales del imperio estadounidense -los talibanes y Al Qaeda- que pasarían a alimentar la “Guerra contra el Terror” posterior al 11-S. La campaña de EE.UU. contra los descendientes de la insurgencia que una vez había apoyado se tradujo en una horrible destrucción en Afganistán y en una letanía de muertos y crímenes de guerra, así como en la guerra y ocupación más larga (y por tanto más cara) de la historia militar estadounidense. También dio lugar a los bombardeos y a la destrucción de otros países, así como a la reducción de las libertades civiles en el ámbito nacional. Del mismo modo, en Siria, el apoyo de Estados Unidos y la CIA a los “rebeldes moderados” fue y sigue siendo increíblemente destructivo para el país que supuestamente sólo quiere “liberar” del gobierno de Bashar al-Assad. El ejército estadounidense sigue ocupando zonas críticas de ese país.

Con estos modelos abiertamente promocionados como “modelos” para la “próxima insurgencia ucraniana”, ¿qué va a ser entonces de Ucrania? Si la historia de las insurgencias respaldadas por la CIA es un indicador, anuncia mucha más destrucción y más sufrimiento para su pueblo que la actual campaña militar rusa. Ucrania se convertirá en un Estado fallido y en un campo de exterminio. Aquellos que en Occidente aplauden el apoyo de sus gobiernos a la parte ucraniana del conflicto harían bien en darse cuenta de esto, especialmente en Estados Unidos, ya que sólo conducirá a la escalada de otra mortífera guerra por delegación.

Sin embargo, además de lo anterior, también debemos considerar la inquietante realidad de que esta insurgencia ucraniana comenzó a ser formada por la CIA al menos varios meses, si no varios años, antes de la actual campaña militar de Rusia en Ucrania. Yahoo! News informó en enero que la CIA ha estado supervisando un programa de entrenamiento encubierto para los operativos de inteligencia ucranianos y las fuerzas de operaciones especiales desde 2015. Su informe cita explícitamente a un ex funcionario de la CIA con conocimiento del programa diciendo que la CIA ha estado “entrenando una insurgencia” y ha estado llevando a cabo este entrenamiento en una base militar estadounidense no revelada. Este entrenamiento de “insurgentes” ucranianos fue apoyado por las administraciones de Obama, Trump y ahora Biden, con los dos últimos ampliando sus operaciones. Aunque la CIA negó a Yahoo! que estuviera entrenando a una insurgencia, un informe del New York Times publicado también en enero afirmaba que Estados Unidos está considerando apoyar una insurgencia en Ucrania si Rusia invade.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Dado que la CIA, en ese momento y antes de este año, ha estado advirtiendo de una inminente invasión rusa de Ucrania hasta que se produjo la actual escalada de las hostilidades, cabe preguntarse si el gobierno de EE.UU. y la CIA ayudaron a “apretar el gatillo” cruzando intencionadamente las “líneas rojas” de Rusia con respecto a la invasión de la OTAN en Ucrania y la adquisición de armas nucleares por parte de Ucrania después de 2014 cuando quedó claro que las repetidas predicciones de la CIA sobre una invasión “inminente” no se materializaron. Las líneas rojas de Rusia con Ucrania se han establecido claramente -y han sido violadas repetidamente por Estados Unidos- durante años. En particular, los esfuerzos de EE.UU. para proporcionar ayuda letal a Ucrania han coincidido con la disminución de su apoyo letal a los “rebeldes” sirios, lo que sugiere que el aparato de guerra e inteligencia de EE.UU. ha visto durante mucho tiempo a Ucrania como la “siguiente” en su lista de guerras por delegación.

Sin embargo, más recientemente, las advertencias de la CIA sobre una inminente invasión de Ucrania fueron ridiculizadas, no sólo por muchos analistas estadounidenses, sino también, al parecer, por los propios gobiernos ruso y ucraniano. Se afirma que todo esto cambió, al menos desde la perspectiva rusa, tras la afirmación del presidente ucraniano Volodymyr Zelensky en la Conferencia de Seguridad de Múnich de que su gobierno intentaría convertir a Ucrania en una potencia nuclear, violando el Memorándum de Budapest de 1994. Seguramente, Zelensky y sus partidarios en Washington DC y Langley, Virginia, sabrían que una afirmación tan extrema de Zelensky provocaría una respuesta de Rusia. Sólo hay que considerar las repercusiones que siguen a cualquier país que anuncia sus intenciones de convertirse en una potencia nuclear en la escena mundial. Los dirigentes rusos han argumentado desde entonces que se sintieron obligados a actuar militarmente después de que Ucrania, que ha estado atacando regularmente a los separatistas a lo largo de su frontera con Rusia con unidades paramilitares incrustadas que han llamado al “exterminio” de los rusos étnicos que viven en esas regiones, anunciara sus planes de adquirir armas nucleares.

Además, dados los crecientes lazos de Ucrania con la OTAN y su deseo de integrarse en esa alianza, esas teóricas armas nucleares serían armas nucleares controladas por la OTAN en la frontera con Rusia. Zelensky, EE.UU. y sus otros aliados seguramente sabían que esta intención, especialmente su admisión en público, llevaría una situación ya tensa al siguiente nivel. Por supuesto, esta declaración de Zelensky se produjo después de un envío aéreo de armas a Ucrania dirigido por Estados Unidos a principios del mes pasado, semanas antes de la actual campaña militar rusa. La ayuda letal de Estados Unidos a Ucrania ha sido descrita anteriormente como equivalente a una “declaración de guerra” a Rusia por parte de Estados Unidos, según miembros del Ministerio de Defensa de Rusia ya en 2017.

Vale la pena considerar que estas líneas rojas y la posibilidad de cruzarlas fueron discutidas por Zelensky y representantes de los servicios de inteligencia de Ucrania cuando se reunieron con el jefe de la CIA, William Burns, en enero. La CIA, en ese momento, ya afirmaba que era inminente una invasión rusa de Ucrania. Teniendo en cuenta los acontecimientos descritos anteriormente, ¿podría ser posible que la CIA quisiera provocar la insurgencia que han estado preparando, potencialmente desde 2015? ¿Lo habrían hecho presionando a sus aliados en el gobierno de Ucrania para que manifestaran las condiciones necesarias para iniciar esa insurgencia, es decir, incitándoles a cruzar las “líneas rojas” de Rusia para provocar la reacción necesaria para lanzar una insurgencia planificada de antemano? Dado que la CIA también ha entrenado a los agentes de inteligencia ucranianos durante casi siete años, la posibilidad es ciertamente digna de consideración.

Si esta teoría es más que plausible y se acerca a la verdad de cómo hemos llegado hasta aquí, nos quedan más preguntas, principalmente: ¿Por qué la CIA buscaría lanzar esta insurgencia en Ucrania y por qué ahora?

La respuesta aparente puede sorprender.

 

Fabricando la narrativa y la amenaza

En mayo de 2020, Político publicó un artículo titulado “Los expertos sabían que se avecinaba una pandemia. Esto es lo que les preocupa ahora”. El artículo fue escrito por Garrett Graff, ex editor de Politico, profesor del programa de Periodismo y Relaciones Públicas de Georgetown, y director de iniciativas cibernéticas en el Instituto Aspen – un grupo de reflexión “no partidista” financiado en gran parte por el Fondo de los Hermanos Rockefeller, la Corporación Carnegie y la Fundación Bill y Melinda Gates.

La introducción de Graff al artículo dice lo siguiente:

“Cada año, la comunidad de inteligencia publica la Evaluación de la Amenaza Mundial, una destilación de las tendencias globales preocupantes, los riesgos, los puntos problemáticos y los peligros emergentes. Pero este año, la audiencia pública sobre la evaluación, que suele celebrarse en enero o febrero, fue cancelada, evidentemente porque los líderes de los servicios de inteligencia, que suelen testificar juntos en una rara audiencia abierta, temían que sus comentarios agravaran al presidente Donald Trump. Y el gobierno aún no ha hecho público el informe sobre la amenaza de 2020”.

En 2020, la CIA no publicó una evaluación de la amenaza “mundial” por primera vez desde que comenzó a publicarlas anualmente hace décadas. Este artículo publicado por Politico fue concebido por Graff para que sirviera de “Evaluación de la Amenaza Doméstica” en ausencia de la Evaluación de la Amenaza Mundial de la CIA y se presenta como una “lista de los eventos más significativos que podrían impactar en los Estados Unidos” a corto, medio y largo plazo. Graff creó este documento de Evaluación de la Amenaza tras entrevistar a “más de una docena de líderes de opinión”, muchos de los cuales eran “funcionarios actuales y anteriores de seguridad nacional e inteligencia”. Unos meses más tarde, el Departamento de Seguridad Nacional, por primera vez desde su creación en 2003, publicaría su propia Evaluación de la Amenaza “a nivel nacional” en octubre de ese año. Como señalé en su momento, esto supuso un importante cambio dentro del aparato de seguridad nacional/inteligencia de EE.UU., que se alejó del “terror extranjero”, su foco de atención ostensible desde el 11-S, hacia el “terror doméstico”.

Apenas unos meses después de que se publicara esta Evaluación de la Amenaza Nacional, la guerra contra el terror doméstico se pondría en marcha a raíz de los acontecimientos del 6 de enero, que al parecer fueron previstos por la entonces funcionaria del DHS Elizabeth Neumann. A principios de 2020, Neumann había declarado previsoramente: “Da la sensación de que estamos a las puertas de otro 11 de septiembre -quizá no sea algo tan catastrófico en términos visuales o numéricos-, pero podemos ver cómo se está gestando y no sabemos muy bien cómo detenerlo”.

De hecho, cuando tuvo lugar el 6 de enero, la policía del Capitolio u otros funcionarios de las fuerzas del orden presentes no hicieron ningún esfuerzo real para detener el llamado “motín”, y las imágenes del evento muestran en cambio a las fuerzas del orden agitando a los supuestos “insurrectos” dentro del edificio del Capitolio. Sin embargo, esto no impidió que los principales políticos y funcionarios de seguridad nacional calificaran el 6 de enero como el “otro 11 de septiembre” que aparentemente había predicho Neumann. En particular, la primera evaluación de la amenaza nacional del Departamento de Seguridad Nacional, la advertencia de Neumann y la posterior narrativa oficial sobre los acontecimientos del 6 de enero se centraron en la amenaza de “ataques terroristas de la supremacía blanca” en el territorio nacional de Estados Unidos.

Volviendo al artículo de Politico de mayo de 2020, Graff señala que muchos supuestos “expertos en pandemias”, que -según Graff- incluyen a Bill Gates y a los funcionarios de inteligencia de EE.UU. James Clapper y Dan Coats, habían “proyectado la propagación de un nuevo virus y los impactos económicos que traería, así como “detalles sobre los desafíos específicos” a los que se enfrentaría EE.UU. durante la fase inicial de la crisis de Covid-19. Graff se pregunta entonces “¿Qué otras catástrofes se avecinan para las que no estamos planeando?”. Según los “líderes de opinión” a los que consultó para este artículo, entre los que se encontraban varios funcionarios actuales y antiguos de los servicios de inteligencia, la “amenaza a corto plazo” más inmediata que probablemente perturbará la vida en EE.UU. y más allá tras el Covid era “la globalización de la supremacía blanca”.

Al hablar de esta amenaza inminente, Graff escribió:

Hoy en día, el término “terrorismo” evoca imágenes de combatientes del ISIS y terroristas suicidas. Pero si se pregunta a los funcionarios de seguridad nacional sobre la principal amenaza terrorista a corto plazo en su radar, casi universalmente señalan el creciente problema de la violencia nacionalista blanca y la forma insidiosa en que los grupos que antes existían localmente se han unido en una red global de supremacismo blanco. En las últimas semanas, el Departamento de Estado -por primera vez- designó formalmente a una organización de supremacía blanca, el Movimiento Imperial Ruso, como organización terrorista, en parte porque está tratando de entrenar y sembrar adeptos en todo el mundo, inspirándolos para llevar a cabo ataques terroristas…”

Graff añade a continuación que “hay advertencias serias -y explícitas- sobre esto que provienen de funcionarios del gobierno de Estados Unidos y del extranjero que hacen un extraño eco de las advertencias que se hicieron sobre Al Qaeda antes del 11 de septiembre”. A continuación, cita al director del FBI, Christopher Wray, declarando:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

“No es sólo la facilidad y la velocidad con la que estos ataques pueden ocurrir, sino la conectividad que los ataques generan. Un actor inestable y descontento que se esconde, solo, en el sótano de su madre en un rincón del país, y que se ve impulsado por personas similares a medio mundo de distancia. Eso aumenta la complejidad de los casos de terrorismo doméstico que tenemos de una manera que es realmente desafiante”.

Esta cita de Wray se publicó por primera vez en un artículo que Graff había escrito un mes antes de publicar su artículo en Politico. El enfoque de esa entrevista se centraba en el terrorismo doméstico en EE.UU., con una amplia discusión sobre el atentado de Oklahoma City en 1995 y el Movimiento Imperial Ruso. En ese artículo, publicado en Wired, el coordinador del Departamento de Estado para la lucha contra el terrorismo, Nathan Sales, caracterizaba ese movimiento como “un grupo terrorista que proporciona entrenamiento de tipo paramilitar a los neonazis y a los supremacistas blancos, y que desempeña un papel destacado en el intento de reunir a europeos y estadounidenses de ideas afines en un frente común contra sus supuestos enemigos”.

Este Movimiento Imperial Ruso, o RIM, aboga por el restablecimiento del imperio ruso anterior a 1917, que ejercería su influencia sobre todo el territorio habitado por rusos étnicos. Su ideología se describe como supremacista blanca, monárquica, ultranacionalista, pro-rusa ortodoxa y antisemita. No se les considera neonazis, pero han trabajado para establecer vínculos con otros grupos de extrema derecha con conexiones neonazis.

El MRI fue presuntamente responsable de entrenar a un terrorista cuyos actos no causaron ninguna muerte en Suecia entre 2016 y 2017. El terrorista, Victor Melin, no era un miembro activo del MRI, pero supuestamente fue entrenado por ellos, y llevó a cabo 2 de sus 3 atentados con una persona completamente no afiliada al MRI. Sin embargo, Melin era miembro del Movimiento de Resistencia Nórdica en ese momento.

Unos años más tarde, en abril de 2020, el MRI se convirtió en el primer grupo de “supremacía blanca” en ser etiquetado como Entidad Terrorista Global Especialmente Designada (ETG) por Estados Unidos, a pesar de no estar vinculado a un acto de terror desde 2017 y a pesar de que esos actos anteriores no causaron ninguna muerte. Los actos de terror citados como justificación por el entonces secretario de Estado Mike Pompeo fueron los perpetrados por Melin. Sin embargo, el Movimiento de Resistencia Nórdica, del que Melin era miembro activo en el momento de los atentados, no recibió la etiqueta SDGT, a pesar de que es significativamente mayor en términos de miembros y alcance que el MRI. La decisión de etiquetar al MRI de esta manera se consideró “sin precedentes” en su momento.

Desde entonces se ha afirmado que el grupo cuenta ahora con “varios miles” de miembros en todo el mundo, aunque existen pocas pruebas disponibles públicamente que respalden esta estadística y, en particular, esa estadística sólo apareció aproximadamente un mes después de la designación terrorista de Estados Unidos y se originó en un instituto con sede en ese país. Tampoco hay estadísticas disponibles sobre el número de individuos que supuestamente han entrenado a través de su brazo paramilitar, conocido como la Legión Imperial.

Según el gobierno estadounidense, el alcance de RIM es global y se extiende a Estados Unidos. Sin embargo, sus vínculos con Estados Unidos se basan en dudosas acusaciones de una relación con la filial rusa de Atomwaffen Division y una “relación personal” con el organizador del mitin “Unite the Right” de 2017, Matthew Heimbach. Sin embargo, esto también se basa en las alegaciones (no en pruebas directas) de que Heimbach recibió fondos del MRI. El grupo de Heimbach, el Partido de los Trabajadores Tradicionalistas, ha estado inactivo desde 2018, dos años antes de la designación del SDGT estadounidense para el MRI. También se alega que el MRI se ofreció a entrenar a otras figuras de “Unite the Right”, aunque el MRI y los “supremacistas blancos” que supuestamente recibieron esta oferta niegan los informes. Además, no hay pruebas de que ningún ciudadano estadounidense haya participado nunca en un entrenamiento paramilitar con el MRI. Esto contradice la afirmación de Nathan Sales, de abril de 2020, de que RIM desempeña “un papel destacado en el intento de reunir a europeos y estadounidenses de ideas afines en un frente común contra sus supuestos enemigos”. A pesar de la falta de pruebas, los grupos de reflexión de izquierdas, no partidistas y de derechas han seguido utilizando a RIM como prueba de una “gran red transnacional interconectada” de supremacistas blancos violentos.

Parece extraño que un grupo aparentemente pequeño y muy limitado en cuanto a su presencia en Estados Unidos y que no es responsable de ningún atentado terrorista mortal se gane el honor de convertirse en la primera entidad terrorista global especialmente designada por la supremacía blanca. Esto es especialmente cierto cuando los actos citados como justificación para la designación como SDGT fueron cometidos por un miembro de un grupo diferente y más amplio, un grupo que no recibió esta designación en su momento ni en los años posteriores. Sin embargo, en el contexto de los acontecimientos actuales en Ucrania, la designación del MRI en 2020 empieza a tener más sentido, al menos desde la perspectiva de la seguridad nacional de Estados Unidos.

Se alega que el MRI apoya a los separatistas en las regiones ucranianas de Donetsk y Luhansk desde 2014 y ha sido descrito por Estados Unidos como “antiucraniano.” Estas regiones están en el centro del actual conflicto y su más reciente escalada el mes pasado. El gobierno estadounidense y los grupos de reflexión prooccidentales enumeran el “primer ataque” de MRI como su participación en el conflicto en el este de Ucrania. Según el Centro de Seguridad y Cooperación Internacional (CISAC) de la Universidad de Stanford, se desconoce el número de combatientes enviados o entrenados por el MRI en el este de Ucrania, aunque un informe afirma que el MRI envió “grupos de cinco a seis combatientes” desde Rusia al este de Ucrania a mediados de junio de 2014. El brazo paramilitar del MRI, la Legión Imperial, no ha estado activo en Ucrania desde enero de 2016. Sin embargo, algunos informes han afirmado que “algunos individuos optaron por quedarse y seguir luchando.” También se ha afirmado en años más recientes que miembros del MRI han combatido en el conflicto sirio y en Libia del lado del general Haftar.

Tras este “primer ataque”, la CISAC de Stanford afirma que, desde 2015 hasta 2020, han estado “construyendo una red transnacional”, aunque -como se ha señalado anteriormente- su éxito en ese empeño se basa en informes de dudosa autenticidad y/o importancia, especialmente en Estados Unidos. Sin embargo, su supuesto papel en el lado de los separatistas en el Donbass ha sido utilizado por los think tanks estadounidenses para argumentar que el MRI avanza los objetivos de la política de Moscú, que dicen que incluyen “tratar de alimentar el extremismo supremacista blanco en Europa y Estados Unidos.”

Algunos think tanks de Estados Unidos, como Just Security, han utilizado el MRI para argumentar que el gobierno de Rusia desempeña un papel importante en la “supremacía blanca transnacional” debido a “un afecto mutuo entre los supremacistas blancos occidentales y el gobierno ruso”. Afirman que, dado que Rusia “tolera” la presencia del MRI en su territorio, “el Kremlin facilita el crecimiento del extremismo de derechas en Europa y Estados Unidos, que exacerba las amenazas a la estabilidad de los gobiernos democráticos”.

Sin embargo, lo que Just Security no menciona es que el MRI se ha opuesto y ha protestado abiertamente contra el gobierno de Putin, ha sido etiquetado como grupo extremista por el gobierno ruso e incluso sus oficinas han sido allanadas por la policía rusa debido a su oposición al liderazgo de Putin. Entre los asesores de Just Security se encontraban la ex subdirectora de la CIA y participante en el Evento 201, Avril Haines, así como el ex jefe de gabinete adjunto a Hillary Clinton en el Departamento de Estado, Jake Sullivan. Haines y Sullivan son ahora el Director de Inteligencia Nacional de Biden (es decir, el máximo responsable de inteligencia del país) y el asesor de Seguridad Nacional de Biden, respectivamente.

 

El amanecer del “terror doméstico”

Como resultado de la actual escalada de los acontecimientos en Ucrania, parece inevitable que resurja el esfuerzo por utilizar el MRI para pintar a Rusia como fuerza impulsora del “supremacismo blanco transnacional”. Este esfuerzo parece tener como uno de sus objetivos la minimización del papel que grupos neonazis como el Batallón Azov, la unidad paramilitar neonazi integrada en la Guardia Nacional de Ucrania, están desempeñando activamente en las actuales hostilidades.

En enero de este año, Jacobin publicó un artículo sobre los esfuerzos de la CIA para sembrar una insurgencia en Ucrania, señalando que “todo lo que sabemos apunta a la probabilidad de que [los grupos entrenados por la CIA] incluyan a neonazis que inspiran a terroristas de extrema derecha en todo el mundo”. Cita un informe de 2020 de West Point que afirma que: “Un número de individuos prominentes entre los grupos de extrema derecha en Estados Unidos y Europa han buscado activamente relaciones con representantes de la extrema derecha en Ucrania, específicamente el Cuerpo Nacional y su milicia asociada, el Regimiento Azov”. Añade que “individuos radicados en Estados Unidos han hablado o escrito sobre cómo el entrenamiento disponible en Ucrania podría ayudarles a ellos y a otros en sus actividades de tipo paramilitar en casa.”

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Incluso el FBI, aunque más preocupado públicamente por el MRI, se ha visto obligado a admitir que los supremacistas blancos con sede en Estados Unidos han cultivado vínculos con el grupo, con la Oficina declarando en una acusación de 2018 que Azov “se cree que ha participado en el entrenamiento y la radicalización de las organizaciones de supremacía blanca con sede en Estados Unidos.” En cambio, sigue sin haber pruebas de ningún vínculo concreto de un solo ciudadano estadounidense con el MRI.

Dado que la CIA respalda ahora una insurgencia que, según destacados ex funcionarios de la CIA, se “extenderá a través de múltiples fronteras”, el hecho de que entre las fuerzas que están siendo entrenadas y armadas por la agencia como parte de esta “próxima insurgencia” se encuentre el batallón Azov es significativo. Parece que la CIA está decidida a crear otra profecía autocumplida alimentando la misma red de “supremacía blanca global” que los funcionarios de inteligencia han afirmado que es la “próxima” gran amenaza después de que disminuya la crisis de Covid-19.

La introducción del grupo RIM en la narrativa también debería ser motivo de preocupación. Parece plausible, dada la designación terrorista del grupo antes del conflicto y sus presuntos vínculos pasados con el conflicto de Ucrania, que un insurgente ucraniano entrenado por la CIA, quizás de un grupo como Azov o uno equivalente, se haga pasar voluntariamente por miembro del MRI, lo que permitiría etiquetar al MRI como la “nueva Al Qaeda”, con su base de operaciones convenientemente situada en Rusia y su presencia allí “tolerada” por Moscú. Ciertamente serviría a la narrativa actual, bastante generalizada, que equipara a Putin con Adolf Hitler tras la decisión de Rusia de lanzar su campaña militar en Ucrania. También serviría para poner en marcha, en serio, la hasta ahora en gran medida latente Guerra contra el Terrorismo Doméstico, cuya infraestructura fue lanzada por la administración Biden apenas el año pasado.

Mientras que el 6 de enero se utilizó para equiparar el apoyo al ex presidente Donald Trump con el neonazismo y el supremacismo blanco, los artículos recientes que han seguido a la reciente campaña militar de Rusia contra Ucrania vinculan deliberadamente esta narrativa de “Putin como Hitler” con los republicanos estadounidenses. Los conservadores estadounidenses han sido durante mucho tiempo el foco del alarmismo del “terror doméstico” en los últimos años (también son, por cierto, la mayoría de los propietarios de armas).

Un editorial de Robert Reich publicado en The Guardian el 1 de marzo afirma que “el mundo está aterradoramente atrapado en una batalla a muerte entre la democracia y el autoritarismo”. Reich continúa afirmando que la incursión de Rusia en Ucrania “es una nueva guerra fría… La mayor diferencia entre la antigua guerra fría y la nueva es que el neofascismo autoritario ya no es sólo una amenaza externa para América y Europa. Una versión del mismo también está creciendo dentro de Europa occidental y de Estados Unidos. Incluso se ha apoderado de uno de los principales partidos políticos de Estados Unidos. El partido republicano liderado por Trump no apoya abiertamente a Putin, pero la animadversión del partido republicano hacia la democracia se expresa en formas familiares para Putin y otros autócratas.” Otros artículos que hacen afirmaciones similares han aparecido en The New York Times y The Intercept, entre otros, sólo en la última semana.

El 2 de marzo, Salon siguió el artículo de Reich con un editorial similar titulado “Cómo la supremacía blanca alimenta la relación amorosa de los republicanos con Vladimir Putin”, que concluye con la afirmación de que “el Partido Republicano de hoy es la mayor organización de supremacía blanca y de identidad blanca de Estados Unidos y del mundo” y “que el “conservadurismo” y el racismo son ahora totalmente una misma cosa aquí en Estados Unidos”.

A medida que esta confusión de las aguas con respecto a la relación entre Putin, el Partido Republicano de EE.UU., y el supremacismo blanco se intensifica, también tenemos agencias de inteligencia en Europa y los EE.UU. cada vez más la vinculación de la oposición a las medidas Covid, como los bloqueos y los mandatos de vacunas, al neonazismo, el supremacismo blanco y la extrema derecha, con frecuencia con poca o ninguna evidencia. Esto ocurrió recientemente con el Convoy de la Libertad en Canadá y, más recientemente, las agencias y funcionarios de seguridad alemanes afirmaron hace apenas unos días que ya no pueden distinguir entre los “radicales de extrema derecha” y los que se oponen a los mandatos de vacunación y a las restricciones Covid. Sin embargo, estos esfuerzos por vincular la oposición a las medidas Covid con el “terrorismo doméstico” y la extrema derecha se remontan a 2020.

Además de estas tendencias, también parece inevitable que la etiqueta de “desinformación rusa”, utilizada y abusada durante los últimos años para que cualquier narrativa disidente fuera a menudo etiquetada como “rusa” en su origen, es probable que haga una reaparición en este contexto y proporcione la justificación para una celosa campaña de censura en línea y en particular en los medios sociales, donde se dice que esta “red transnacional de supremacía blanca” depende para su supuesto éxito.

La amenaza terrorista “global de la supremacía blanca” que se avecina, si hemos de creer a nuestros inusualmente clarividentes funcionarios de inteligencia, parece ser la “próxima cosa” que le sobrevendrá al mundo a medida que la crisis de Covid disminuya. También parece que la CIA se ha coronado a sí misma como partera y ha elegido a Ucrania como el lugar de nacimiento de esta nueva “amenaza terrorista”, una que creará no sólo la próxima guerra por poderes entre el imperio estadounidense y sus adversarios, sino también el pretexto para lanzar la “Guerra contra el Terrorismo Doméstico” en Norteamérica y Europa.

 

Ucrania, vivero de neonazis de la OTAN

 

 

Fuente:

Whitney Webb, en The Last American Vagabond: Ukraine and the New Al Qaeda.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Te puede interesar

Contenidos

Stepan Bandera fue agente de la Gestapo y sólo dejó el recuerdo –que algunos creen ‎positivo– de las masacres que organizó. Pero Dimitro Dontsov...

Contenidos

En un artículo previo, Kit Klarenberg documentó las actividades antidemocráticas del célebre periodista Paul Mason, asociado con la inteligencia británica, para atacar a los...

Contenidos

En este vídeo, grabado el 13 de junio de 2022 y extraído de la conferencia del Instituto Schiller del 18 y 19 de junio,...

Contenidos

Por Red Voltaire Decae el apoyo de Occidente a Ucrania Doyle McManus, editorialista del diario estadounidense Los Angeles Times, estima que el rápido ‎‎empeoramiento...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY