Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

¿Qué causa el cambio climático? El Sol, el Sistema Solar y la Galaxia, ¡no el CO2 ni los seres humanos!

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Benjamin Deniston, del equipo de investigación científica de LaRouche PAC Basement, documenta pruebas (cada vez más abundantes) que indican que la radiación cósmica galáctica desempeña un papel importante en el cambio climático. El estudio de estas pruebas muestra que el cambio climático (en diferentes escalas de tiempo) está impulsado por procesos cósmicos —cambios solares, orbitales y galácticos— y no por el CO2, como nos quieren hacer creer las élites maltusianas de Davos, Londres, el Vaticano y WallStreet con tal de desindustrializar y despoblar el planeta y llevarnos hacia un modelo feudal high-tech controlado por los banqueros y la cibercracia.

 

 

Benjamin Deniston

 

Por Benjamin Deniston

3 de agosto de 2015 – Mientras que los registros históricos y geológicos de los cambios de CO2 no se corresponden con los cambios de temperatura, los cambios en la actividad del Sol, las características del Sistema Solar y la posición del Sol dentro de la Galaxia sí se corresponden con los cambios climáticos y otros relacionados. Esto puede verse claramente en una serie de escalas de tiempo diferentes.

En la escala temporal del último siglo, las variaciones de la actividad solar coinciden con los cambios de la temperatura de la Tierra (que se desvían claramente de las tendencias de las emisiones de CO2). Esto se ha demostrado con las mediciones de la temperatura media de los Estados Unidos, la temperatura media del Ártico y la temperatura media mundial, en comparación con los cambios en la actividad solar. Desde alrededor de 1900 la temperatura aumentó hasta aproximadamente la mitad del siglo – cuando las emisiones de CO2 eran relativamente bajas, pero la actividad solar estaba en aumento. Desde la década de 1940 hasta mediados de la de 1970, la temperatura se mantuvo estable o incluso disminuyó, lo que coincide con la disminución de la actividad solar, pero no con el aumento acelerado de las emisiones de CO2. El calentamiento desde mediados de la década de 1970 hasta el final del siglo coincide tanto con el aumento de la actividad solar como con el de las emisiones de CO2, pero desde el cambio de siglo la actividad solar se ha estabilizado y la temperatura se ha estabilizado con ella (mientras que las emisiones de CO2 siguen acelerándose) (Figura 1).

 

Figura 1.– Tres registros de temperatura diferentes del siglo pasado muestran las mismas tendencias generales: calentamiento en la primera mitad del siglo, nivelación o enfriamiento desde los años 40 hasta los 70, seguido de un calentamiento que duró hasta aproximadamente el cambio de siglo. Esto coincide con los cambios generales en la actividad solar, medidos por la luz solar que llega a la Tierra (irradiación solar total-TSI), pero no con los cambios en las emisiones de CO2.

 

Aunque se ha argumentado que los cambios medidos en la cantidad de luz solar que llega a la Tierra son demasiado pequeños para explicar el cambio climático global observado, un nuevo cuerpo de investigación está mostrando que hay un proceso adicional que amplifica el efecto del Sol en el clima de la Tierra: el papel del Sol en afectar el flujo de radiación cósmica galáctica, que juega un papel crítico en la formación de nubes (y, por lo tanto, el clima). La radiación cósmica galáctica está compuesta por partículas atómicas (en su mayoría protones y núcleos de helio, con algunos núcleos de elementos más pesados también) que viajan a velocidades extremadamente altas a través de la galaxia. Como están cargadas, el campo magnético del Sol actúa para cambiar sus trayectorias, regulando así la cantidad de radiación cósmica galáctica de alta energía que llega a la atmósfera de la Tierra: un Sol más fuerte significa que la Tierra recibe menos radiación cósmica galáctica, y un Sol más débil significa que la Tierra recibe más.

En 1997, los científicos daneses Henrik Svensmark y Eigil Friis-Christensen demostraron que la densidad de la cubierta de nubes de bajo nivel parecía cambiar en respuesta a las variaciones del flujo de radiación cósmica galáctica. Desde entonces, han seguido desarrollando pruebas para apoyar su nueva teoría, demostrando en experimentos de laboratorio que la radiación cósmica galáctica afecta a los procesos que conducen a la formación de nubes,[fn_1] e identificando respuestas adicionales del sistema climático de la Tierra a los cambios en el flujo de radiación cósmica. En un estudio de 2007, Svensmark y Friis-Christensen demostraron que la temperatura media global de la atmósfera subía y bajaba al ritmo de los cambios en el flujo de radiación cósmica galáctica. En un estudio de 2009, Svensmark y sus colegas demostraron que el número de nubes de baja altura, el contenido de agua en las nubes y el número de aerosoles formadores de nubes disminuían en los días siguientes a las caídas repentinas de la radiación cósmica galáctica (causadas por estallidos explosivos de la actividad magnética solar) (Figura 2).

 

Figura 2.- Rayos cósmicos troposféricos frente a las anomalías de temperatura de la radiosonda en bruto y filtradas con botton y sin tendencia (Henrik Svensmark y Eigil Friis-Christensen). “Las disminuciones de los rayos cósmicos afectan a los aerosoles atmosféricos y a las nubes”, Henrik Svensmark, Torsten Bondo, Jacob Svensmark, Geophysical Research Letters, 2009; 36 (15).

Todos estos estudios demuestran que la radiación cósmica desempeña un papel fundamental en los procesos de formación de nubes y, por tanto, actúa como un factor crítico en la determinación del clima de la Tierra, ya que las nubes regulan la cantidad de luz solar que llega a la superficie terrestre. Un Sol más activo no sólo emite más luz, sino que también bloquea más radiación cósmica, lo que significa menos nubes y más luz solar que llega a la superficie de la Tierra. Svensmark y sus colegas han demostrado que sólo un cambio de unos pocos porcentajes en la cobertura de nubes de bajo nivel (atribuible al cambio en el flujo de la radiación cósmica galáctica) podría explicar la mitad del calentamiento del siglo pasado.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Figura 2C.- Svensmark, H. y Friis-Christensen, E., “Reply to Lockwood and Fröhlich – The persistent role of the Sun in climate forcing”, Danish National Space Center Scientific Report 3/2007.
Se ha demostrado que varios procesos atmosféricos responden a los cambios en el flujo de la radiación cósmica galáctica. Esto incluye la formación de nubes de bajo nivel y la temperatura atmosférica, tal y como se ha medido en las últimas décadas, así como la formación de aerosoles y el contenido de agua en las nubes, tal y como se ha medido días después de las fuertes caídas en el flujo de radiación cósmica galáctica. Gráfico adaptado de los originales en Svensmark, H. y Friis-Christensen, E., “Reply to Lockwood and Fröhlich – The persistent role of the Sun in climate forcing”, Danish National Space Center Scientific Report 3/2007; y “Cosmic ray decreases affect atmospheric aerosols and clouds”, Henrik Svensmark, Torsten Bondo, Jacob Svensmark, Geophysical Research Letters, 2009, 36 (15).

 

Este trabajo relativamente nuevo indica que gran parte del cambio climático del último siglo ha sido impulsado por la actividad natural, lo que significa que cualquier efecto que hayan tenido las emisiones humanas de CO2 es relativamente insignificante, y que las futuras emisiones humanas de CO2 no son motivo de preocupación. Esta conclusión está respaldada por un estudio reciente de un grupo alemán que buscó ciclos en los registros de temperatura de los últimos cientos de años. En su propio análisis identificaron claramente la presencia de dos ciclos ya conocidos, un ciclo de aproximadamente 200 años en la actividad solar (conocido como el “ciclo de Suess” o “ciclo de Vries”) y un ciclo de aproximadamente 65 años en las temperaturas del océano Atlántico (conocido como la “Oscilación Multidecadal del Atlántico”). Cuando examinaron la interacción de estos dos ciclos naturales, descubrieron que sólo estos dos ciclos eran responsables de la mayor parte del cambio climático de los últimos siglos, incluidas las tendencias recientes de calentamiento, lo que indica, una vez más, que hay pocas pruebas de que el CO2 tenga un efecto que merezca la pena preocupar[fn_2] (Figura 3).

 

Figura 3.- La interacción de sólo dos ciclos, los de 210 y 65 años, produce la curva roja, que se ajusta muy bien a los cambios de temperatura registrados. Gráfico adaptado del original de Lüdecke et al.

 

Con esto en mente, miremos un poco más atrás en el tiempo. Si examinamos los registros del clima de los últimos miles de años, veremos de nuevo que los cambios climáticos coinciden con los registros de las variaciones del flujo de rayos cósmicos galácticos (y no con los cambios de CO2). Múltiples registros del clima en los últimos mil años indican que las temperaturas fueron más bajas entre los años 1500 y 1800, lo que corresponde a un período de menor actividad solar y de aumento de los rayos cósmicos galácticos. Además, durante esta época se observan periodos de aumento de la glaciación en la cordillera de los Andes, que coinciden bastante bien con los aumentos periódicos del flujo de rayos cósmicos galácticos. Antes de esto, desde el año 900 hasta el 1200, la temperatura era más cálida (el Periodo Cálido Medieval), el flujo de rayos cósmicos galácticos era menor y la glaciación en los Andes era menor (ver Figura 4).

 

Figura 4.- Imagen adaptada de “Cosmic Rays and Climate”, de Jasper Kirkby, Surveys in Geophysics 28, 333-375.

 

Si observamos los últimos dos mil años, los registros de temperatura de los Alpes siguen muy bien los cambios en los rayos cósmicos galácticos, mientras que, de nuevo, los cambios en los niveles de CO2 no coinciden con los registros de temperatura, cambiando en direcciones opuestas durante cientos de años (véase la figura 5).

 

Figura 5.- Imagen adaptada de “Cosmic Rays and Climate”, de Jasper Kirkby, Surveys in Geophysics 28, 333-375.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Estos registros de los últimos mil y dos mil años confirman la imagen desarrollada al examinar los últimos 100 años, de que los cambios en el flujo de la radiación cósmica galáctica (regulada por la actividad solar) gobiernan los cambios en el clima, no el CO2.

Retrocediendo aún más en el tiempo, vemos más evidencias de que la radiación cósmica galáctica es un factor impulsor del cambio climático. Un examen del flujo de radiación cósmica galáctica durante todo el período interglacial actual (la época del Holoceno, que dura desde hace 12.000 años hasta el presente) muestra una relación muy fuerte con los registros de las variaciones de la glaciación y el flujo de hielo en el Océano Atlántico Norte. Además, cambiando a una resolución ligeramente más fina, los registros de las variaciones de las tendencias a largo plazo de las precipitaciones en la Península Arábiga, medidas desde hace 6.200 años hasta hace 9.600 años, muestran una relación muy fuerte con las variaciones del flujo de radiación cósmica galáctica.[fn_5] Figura 6.

 

Figura 6.- Las variaciones en el flujo de la radiación cósmica durante los últimos 12.000 años se miden por los cambios en la cantidad de carbono-14 producido. Estas fluctuaciones de la radiación cósmica coinciden con las variaciones de la glaciación y el flujo de hielo en el norte del Océano Atlántico (medidas por los restos de hielo) y las variaciones de las precipitaciones en la Península Arábiga. Gráficos adaptados de Bond et al., “Persistent solar influence on North Atlantic climate during the Holocene”, Science 294, 2130-2136 (2001); y Neff et al., “Strong coincidence between solar variability and the monsoon in Oman between 9 and 6 ky ago”, Nature 411, 290-293 (2001).

 

En conjunto, tenemos pruebas de que los factores críticos del sistema climático de la Tierra responden a los cambios de la radiación cósmica galáctica en escalas de tiempo de días, años, décadas, siglos y milenios, demostradas en estudios independientes.

Pasando a escalas de tiempo más largas, los ciclos de transición entre las edades de hielo y los períodos interglaciares más cortos están estrechamente asociados con los cambios en la órbita de la Tierra alrededor del Sol y con los cambios en la inclinación y orientación del eje de rotación de la Tierra – conocidos en conjunto como los Ciclos de Milankovitch. Durante el último millón de años, los ciclos glaciares han tenido la mayor correlación con los cambios en la excentricidad de la órbita de la Tierra alrededor del Sol. Durante los dos millones de años anteriores (de tres a un millón de años) los cambios climáticos de la Tierra se correlacionaron mejor con los cambios en la inclinación del eje terrestre. Figura 7.

 

Figura 7.- A lo largo del último millón de años, los cambios en la excentricidad de la órbita de la Tierra alrededor del Sol coinciden con los cambios climáticos periódicos, desde edades de hielo hasta períodos interglaciares relativamente breves.

 

Dando un paso más hacia escalas de tiempo mayores, los cambios climáticos aún más grandes durante decenas y cientos de millones de años se corresponden con el movimiento de nuestro Sistema Solar a través de la galaxia, probablemente debido a cambios mayores en el flujo de radiación cósmica galáctica. Mientras que los cambios en la fuerza del campo magnético del Sol modulan la cantidad de radiación cósmica galáctica en el orden del diez por ciento, en diferentes regiones de la galaxia el Sistema Solar (y la Tierra en ella) puede experimentar fluctuaciones mucho más grandes en la radiación cósmica galáctica – trayendo cambios en el orden del cien por ciento. De acuerdo con el trabajo de Svensmark y sus colaboradores, esta mayor variación en el flujo de radiación cósmica a lo largo de escalas de tiempo geológicas debería impulsar las variaciones climáticas a gran escala. Esto es exactamente lo que muestran los registros.

En los últimos 540 millones de años (el eón Fanerozoico), el clima de la Tierra ha cambiado cuatro veces entre dos modos climáticos generales, el de invernadero y el de invernadero. Durante los modos invernadero no hay glaciares continentales en la Tierra y las temperaturas son significativamente más altas. Durante los modos invernadero, el clima es más frío y los glaciares se desarrollan y expanden. Actualmente nos encontramos en un modo invernadero, ya que la capa de hielo de la Antártida comenzó a formarse hace unos 34 millones de años, y las capas de hielo del Ártico se formaron hace sólo dos millones de años.

En el año 2000, el científico Ján Veizer y sus colaboradores demostraron que las cuatro transiciones entre invernadero e invernadero de los últimos 500 millones de años no se corresponden con los cambios en los niveles de CO2, y en 2003 Veizer, junto con Nir Shaviv, demostró que estas transiciones climáticas sí se corresponden con los periodos de paso del Sistema Solar por los brazos espirales de nuestra Galaxia. Esto es coherente con el trabajo de Svensmark, ya que se espera que los brazos espirales de la Galaxia tengan concentraciones significativamente más altas de radiación cósmica galáctica, y vemos que los cuatro modos de invernadero más recientes de la Tierra se corresponden con los momentos en que se cree que el Sistema Solar ha estado viajando a través de un brazo espiral. Shaviv también pudo aportar pruebas adicionales examinando meteoritos de hierro, que mostraron registros de haber estado expuestos a niveles de radiación cósmica galáctica más elevados en momentos en los que se cree que el Sistema Solar estuvo viajando a través de los brazos espirales (registrados cuando los meteoritos aún orbitaban por el espacio interplanetario como parte de un asteroide)[fn_6].

En conjunto, los registros de un mayor flujo de radiación cósmica galáctica registrados en los meteoritos de hierro, se corresponden con el momento en el que creemos que el Sistema Solar ha estado pasando por los brazos espirales de la Galaxia (donde esperaríamos más radiación cósmica), lo que se corresponde con los recientes periodos de glaciación en la Tierra – todo ello coherente con el trabajo de Svensmark y asociados sobre la relación entre la radiación cósmica y el clima a través de la formación de nubes. Shaviv y Veizer demostraron que esto podría explicar la mayor parte de los cambios de temperatura a gran escala durante los últimos 500 millones de años (mientras que el CO2 demostró tener poco efecto, si es que tiene alguno).

Más recientemente, Shaviv también ha demostrado que los registros de la temperatura de los océanos presentan una periodicidad de 30 millones de años, que se corresponde con el movimiento de balanceo de nuestro Sistema Solar por encima y por debajo del plano de nuestra Galaxia. Cuando el Sistema Solar está por encima o por debajo del plano galáctico, se espera que el flujo de radiación cósmica galáctica sea menor, y los registros oceánicos muestran temperaturas relativamente más cálidas (como se esperaría de la hipótesis de Svensmark); cuando el Sistema Solar pasa por el plano galáctico, se cree que el flujo de radiación cósmica galáctica es mayor, y los registros oceánicos muestran temperaturas relativamente más frías (como se esperaría de la hipótesis de Svensmark). Figura 8.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Figura 8.- “¿Está el movimiento galáctico del Sistema Solar impreso en el clima del Fanerozoico?” Nir J. Shaviv, Andreas Prokoph y Jan Veizer, Nature Science Reports, 21 de agosto de 2014; y “The spiral structure of the Milky Way, cosmic rays, and ice age epochs on Earth”, de Nir J. Shaviv, New Astronomy 8 (2003) 39-77.

 

En conjunto, cada vez hay más pruebas que indican que la radiación cósmica galáctica desempeña un papel importante en el cambio climático (al controlar aspectos críticos de la formación de nubes). En escalas de tiempo más cortas, de días, a décadas, a siglos, a miles de años, los cambios en la fuerza del campo magnético del Sol regulan el flujo de rayos cósmicos galácticos que llegan a la Tierra; y en escalas de tiempo mucho más largas, de decenas a cientos de millones de años, los diferentes entornos galácticos experimentados por nuestro Sistema Solar tienen variaciones mucho mayores en la densidad de la radiación cósmica galáctica. Para los periodos de tiempo intermedios, el factor más importante parece estar relacionado con los cambios en la órbita y el eje de rotación de la Tierra. El cambio climático (en todas estas escalas de tiempo) está impulsado por procesos cósmicos -cambios solares, orbitales y galácticos- y no por el CO2.

 

Notas al pie

[fn_1]. “Respuesta de los núcleos de condensación de nubes (>50 nm) a los cambios en la nucleación de iones”, Henrik Svensmark, Martin B. Enghoff, Jens Olaf Pepke Pedersen, Physics Letters A, Volume 377, Issue 37, 8 November 2013, Pages 2343-2347. [volver al texto para fn_1]

[fn_2] “Multi-periodic climate dynamics: spectral analysis of long-term instrumental and proxy temperature records”, H.-J. Lüdecke, A. Hempelmann y C. O. Weiss, Climate of the Past, 22 de febrero de 2013. “Paleoclimate forcing by the solar De Vries/Suess cycle”, H.-J. Lüdeckel, C. O. Weiss y A. Hempelmann, Climate of the Past, 12 de febrero de 2015. [volver al texto para fn_2]

[fn_3]. “Cosmic Rays and Climate”, Jasper Kirkby, Surveys in Geophysics, 28 de febrero de 2008 [volver al texto para fn_3].

[fn_4]. Bond, et al., “Persistent solar influence on North Atlantic climate during the Holocene”, Science 294, 2130-2136 (2001); Kirkby, op cit. [volver al texto para fn_4].

[fn_5]. Neff,et al., “Fuerte coincidencia entre la variabilidad solar y el monzón en Omán entre hace 9 y 6 ky,” Nature 411, 290-293 (2001). [volver al texto para fn_5].

[fn_6]. “Evidence for decoupling of atmospheric CO2 and global climate during the Phanerozoic eon”, Ján Veizer, Yves Godderis, Louis M. François, Nature 408, 698-701 (7 de diciembre de 2000). “¿Difusión de rayos cósmicos desde los brazos espirales galácticos, meteoritos de hierro y una posible conexión climática?” Physical Review Letters, vol. 89, número 5 (2002). Shaviv NJ, Veizer J (2003) ¿Impulsor celeste del clima del Fanerozoico? GSA Today, Geol Soc Am 4-10 [volver al texto para fn_6].

 

Rayos cósmicos causan llamaradas solares, cambios de polo y erupciones en el núcleo de la Tierra

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Fuente:

Benjamin Deniston / Executive Intelligence Review — What Causes Climate Change? The Sun, the Solar System, and the Galaxy.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Occidente ya no logra vivir de la producción de bienes mientras que China se ha ‎convertido en «la fábrica del mundo». Los dueños de...

Ciencia y Tecnología

Dennis Small, de Executive Intelligence Review, habla sobre el inmimente colapso sistémico global que están provocando los especuladores que promueven el Gran Reseteo y...

Contenidos

Por Executive Intelligence Review 15 de octubre de 2021 (EIRNS).- A sólo unos días de que miles de personas desciendan a Glasgow, Escocia, para...

Ciencia y Tecnología

Por Harley Schlanger Mientras que el Gran Reseteo/Nuevo Trato Verde anglo-veneciano está preparado para un colapso sin gloria, hay un “reseteo” diferente en marcha,...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon