Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

¿Por qué Londres es más responsable que los propios Estados Unidos del fracaso de la política exterior estadounidense?

En un artículo titulado “¿Por qué es la ‘Pérfida Albión’ (el Imperio Británico) más responsable que los propios Estados Unidos del fracaso de la política exterior estadounidense?”, el geoestratega Dennis Speed se cuestiona si es posible revertir la subyugación estadounidense a la política imperial británica, antes de que Gaza desaparezca.

 

Por Dennis Speed (fragmento)

Haga una lista de los oficiales militares estadounidenses que recientemente han sido nombrados caballeros por la Corona británica. Generales Brent Scowcroft, Colin Powell, Tommy Franks, Martin Dempsey, Joseph Dunford, Norman Schwarzkopf…. Luego, observemos las guerras que libraron, sus costos, humanos y materiales, y sus resultados. Compare el destino de las naciones involucradas con el destino de las naciones en la Segunda Guerra Mundial. ¿Qué experimentaron Alemania, Italia y Japón, todas naciones adversarias, en la posguerra? ¿Qué han experimentado Irak, Afganistán, Siria y Libia después de la guerra? ¿Es tal vez el caso de que los generales fueron nombrados caballeros, precisamente porque las guerras que libraron socavaron sistemáticamente los intereses nacionales de los Estados Unidos y promovieron los intereses del Imperio, y no los del pueblo o el gobierno estadounidenses?

Pensemos por un momento (aunque tal vez no demasiado profundamente) en el corpus podrido de ideas “geoestratégicas” representadas por Henry Kissinger, que se resumen, en términos de sus implicaciones en la vida real, en el memorando de política “National Security Study Memorandum 200” –Implicaciones del crecimiento de la población mundial para la seguridad de Estados Unidos y los intereses extranjeros”. La posición tácita, pero claramente implícita, del documento era que los pueblos inferiores del mundo, particularmente aquellos que vivían en “el Sur Global”, no hacen historia y, por lo tanto, deben ser despojados de la posesión y del uso del material y recursos necesarios para ello. La confesión de Kissinger en Chatham House, el 10 de mayo de 1982, de su preferencia por las actitudes imperiales británicas en lugar de la visión del mundo de Roosevelt, incluidas las Cuatro Libertades de Roosevelt, significa que no habría tenido ningún desacuerdo real con la conocida declaración de Churchill sobre Israel y Palestina:

“No estoy de acuerdo con que el perro en un pesebre tenga el derecho final al pesebre, aunque haya estado allí durante mucho tiempo. No admito ese derecho. No admito, por ejemplo, que se haya hecho un gran daño a los indios pieles rojas de América o a los negros de Australia. No admito que se haya hecho ningún daño a esta gente por el hecho de que una raza más fuerte, una raza de mayor grado, una raza más sabia en el mundo, por decirlo así, haya entrado y tomado su lugar”. (Winston Churchill ante la Comisión Peel sobre una Patria Judía en Palestina, 1937)

 

La confesión pública de Henry Kissinger (KCMG) como agente británico

 

Los comentarios de Kissinger del 18 de octubre (“Creo que Cisjordania debería ser puesta bajo control jordano en lugar de aspirar a una solución de dos Estados que deje a uno de los dos territorios decidido a derrocar a Israel”) se originan en el mismo pozo negro geoestratégico que la “discusión franca” de Churchill. La profanación de la política exterior estadounidense durante 40 años (1973-2017) por parte de Zbigniew Brzezinski fue un plagio del agente maestro de la inteligencia británica y “arabista” Bernard Lewis, cuya política de “Tarjeta de Fundamentalismo Islámico”, también conocida como la Carta de Bernard Plan Lewis, sería amigable en Readers Digest y reenvasado por Brzezinski como “el Arco de la Crisis”, y más tarde, más crudamente como El Gran Tablero de Ajedrez y aún más crudamente por Sancho Panza Samuel P. Huntington de Brzezinski como El Choque de Civilizaciones.

Considere la siguiente anomalía, informada en el informe de hoy, con respecto a la falta de desembolso de más de $53 mil millones de dinero ya asignado durante los últimos 17 meses, autorizado bajo la “Ley CHIPS y Ciencia” Schumer-Young aprobada por el Congreso en julio de 2022. Solo de esta cifra se han desembolsado 35 millones de dólares, que se destinaron a la empresa de armas británica BAE Systems. ¿Por qué no se gasta el dinero? ¿Y por qué, en realidad, se gastó el dinero en BAE? BAE Systems, recordemos, está en el centro del acuerdo de petróleo por armas “Al-Yamamah” de la década de 1980 entre Gran Bretaña y Arabia Saudita. Recordemos un artículo del periódico londinense The Guardian del 29 de noviembre de 2010: “Durante el compromiso de dos horas en 2008 en un hotel de la capital, Bishkek (Kirguistán), [el príncipe] Andrew, que viaja por el mundo como representante comercial especial del Reino Unido, atacó a los investigadores de corrupción británicos en la Oficina de Fraudes Graves por lo que llamó una ’idiotez’… En el cable de la embajada de Estados Unidos a Washington en octubre de 2008, (la embajadora estadounidense en Kirguistán Tatiana) Gfoeller escribió:

“Lenguaje grosero a la británica… [ Andrew] abordó la cuestión general de la promoción de los intereses económicos británicos en el extranjero. Criticó a los investigadores anticorrupción británicos, que habían cometido la ‘idiotez’ de casi echar por tierra el acuerdo de Al-Yamamah con Arabia Saudita”.

Si bien Gfoeller expresó su sorpresa por la cruda conducta de Andrew durante el diálogo de dos horas, destacó dos temas: la jactancia del Príncipe sobre el resurgimiento en Gran Bretaña del “Gran Juego” del siglo XIX; y su franco ataque a los periodistas e investigadores británicos que se atrevieron a interferir en el acuerdo británico de Al-Yamamah. “El embajador de Estados Unidos, un veterano diplomático de carrera que habla seis idiomas, no parecía tener gran consideración por el intelecto de Andrew”.

El título original de la “Ley CHIPS y Ciencia” era “Ley de Fronteras Sin Fin de 2019”, que se suponía marcaría el comienzo de una explosión al estilo “Proyecto Apolo” en la expansión de los centros científicos, los puestos de investigación espacial, las tecnologías de las comunicaciones y los centros de investigación estadounidenses. etc. Pero no hay ningún avance en este sentido, porque en Estados Unidos se debe quitar prioridad al optimismo científico y tecnológico. No se debe permitir que el entusiasmo por la ciencia se apodere de la juventud estadounidense, como sucedió en el pasado durante la administración Kennedy. Ahora estamos preparando “fichas informativas” sobre la naturaleza y el carácter de los gastos militares estadounidenses, exponiendo no sólo el despilfarro intrínseco de los desembolsos militares inflados, como los aviones del Pentágono con precios de “900 millones de dólares”, sino el hecho de que, en determinadas circunstancias, el dinero se gastará descontroladamente, pero se retendrá, si su despliegue realmente significa un avance del potencial humano de la fuerza laboral y el electorado estadounidenses.

Eso no lo permitirán los británicos en ninguna administración, republicana o demócrata. Y por eso Estados Unidos vota como lo hace en la ONU, sobre la cuestión del alto el fuego; por qué Estados Unidos sigue intentando desplegar decenas de miles de millones de dólares en Ucrania, cuando Ucrania es una causa militar perdida; y cómo Estados Unidos puede gastar 2 billones de dólares en una guerra en Afganistán y aun así perder. Debemos liberar la mente de Estados Unidos para detener la autodestrucción de la que habló Vladimir en su conferencia de prensa.

Frente a esta perspectiva, la reciente serie de votaciones y debates que han tenido lugar en las Naciones Unidas, en particular las acciones del Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, han moralizado a los gobiernos del mundo, para que se dispongan a considerar la adopción de soluciones a las guerras, como las de Gaza y Ucrania, con ideas como los Diez Principios de Zepp-LaRouche. Conferencias como la celebrada en Nicaragua el fin de semana pasado, especialmente aquellas relacionadas con la campaña de candidatos estadounidenses independientes a altos cargos como Diane Sare, pueden hacer estallar el proceso deliberativo, un proceso alimentado por una nueva apariencia de moralidad real, como se expresa en el proceso de las Naciones Unidas, que debe recibir pleno apoyo en todas partes, y en particular en los Estados Unidos.

 

El Reino Unido trata de arrastrar a los Estados Unidos a la Tercera Guerra Mundial

 

Fuente:

Dennis Speed, en EIRNS: 15 de diciembre de 2023.

Contenidos

Por Mente Alternativa El 13 de junio, en el marco de la cumbre anual del G7 en Italia “Biden y Zelenskyy firmaron un acuerdo...

Contenidos

Por Malek Dudakov A Canadá le asusta la perspectiva de una guerra civil en Estados Unidos después de las elecciones. Los politólogos canadienses piden...

Contenidos

Por Mente Alternativa En Estados Unidos, el costo de vida está aumentando mucho más rápido que los salarios, provocando que la mayoría de la...

Contenidos

Por Mente Alternativa Osama Hamdan, un alto funcionario de Hamas, declaró al diario Al Mayadeen que la postura estadounidense en la guerra de Gaza...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram