Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Pfizer y Moderna no responden al British Medical Journal sobre los problemas de seguridad de la vacuna COVID

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



El editor asociado del British Medical Journal, el Dr. Peter Doshi, explica que tanto Pfizer como Moderna no respondieron a las preguntas sobre por qué no se realizaron estudios de biodistribución antes del lanzamiento de sus vacunas COVID.

 

 

Por Arjun Walla

Un artículo publicado en el British Medical Journal por el Dr. Peter Doshi titulado “Vacunas contra el COVID-19: En la prisa por la aprobación reglamentaria ¿necesitamos más datos?” (“Covid-19 Vaccines: In The Rush for Regulatory Approval, Do We Need More Data?”) plantea preocupaciones sobre el despliegue de la vacuna COVID-19, y una de ellas es la biodistribución de la vacuna. Esto se refiere al examen y el estudio de a dónde van la vacuna y sus ingredientes una vez inyectados en el cuerpo. Al haber acelerado el proceso de aprobación de estas vacunas, se ha afirmado que no se han hecho concesiones en el proceso de examen de su seguridad. Pero el hecho de que no se haya realizado ningún estudio de seguimiento de la distribución de la vacuna dentro del cuerpo humano para ninguna de las vacunas autorizadas, no podemos decir que esto sea cierto.

El Dr. Doshi señala que estos estudios de biodistribución son una práctica habitual de las pruebas de seguridad de los medicamentos, pero “no suelen ser necesarios para las vacunas”. Esto en sí mismo es preocupante. Las investigaciones sobre la biodistribución de las vacunas que contienen aluminio, por ejemplo, han suscitado la preocupación de que el aluminio inyectado atraviese la barrera hematoencefálica y se distribuya por todo el cuerpo, donde puede detectarse años después de la inyección. Esto es importante, porque las vacunas son un método diferente de entrega que, por ejemplo, el aluminio ingerido, que el cuerpo hace un gran trabajo de eliminación a través de la digestión.

No se realizaron estudios de biodistribución para las vacunas COVID porque se utilizaron datos de estudios anteriores realizados con compuestos afines y “en su mayoría no aprobados que utilizan la misma tecnología de plataforma” para obviarlos.

El Dr. Doshi señala que,

“Pfizer y Moderna no respondieron a las preguntas de The BMJ sobre por qué no se realizaron estudios de biodistribución en sus nuevos productos de ARNm, y ninguna de las empresas, ni la FDA, quisieron decir si se requerirán nuevos estudios de biodistribución antes de la licencia”.

En su artículo, el Dr. Doshi también hace referencia a un informe que Pfizer proporcionó al gobierno japonés. En el informe hay una tabla con datos de biodistribución de nanopartículas lipídicas.

“Esta tabla muestra dónde acabó su “vacuna” sustitutiva (es decir, representada en la prueba de laboratorio por pequeñas burbujas de grasa sustitutiva que contienen un marcador de detección analítico) en el cuerpo de las ratas inmunizadas, utilizadas en el laboratorio como sustitutas de los humanos… Me gustaría destacar algunas observaciones. En primer lugar… gran parte de la dosis de la vacuna sustitutiva permaneció en el lugar de la inyección, como cabía esperar. Sin embargo, es sorprendente que la mayor parte de la dosis de la vacuna se haya ido a otra parte: ….50-75% de la dosis de la vacuna no permaneció en el lugar de la inyección. La gran pregunta es: ¿a dónde fue? Si se observan los otros tejidos, se pueden ver algunos de los lugares a los que fue y se acumuló… La vacuna sustituta circulaba por la sangre. También hay pruebas de que una cantidad sustancial de la vacuna fue a lugares como el bazo, el hígado, los ovarios, las glándulas suprarrenales y la médula ósea. La vacuna también llegó a otros lugares, como los testículos, los pulmones, los intestinos, los riñones, las glándulas tiroideas, la hipófisis, el útero, etc. La vacuna sustituta probada en un laboratorio se distribuyó ampliamente por todo el cuerpo de los animales de laboratorio”. – Dr. Byram W. Bridle, inmunólogo viral, Universidad de Guelph.

 

La cita anterior procede de un informe detallado que Bridle publicó recientemente para COVID-19: “Una guía de vacunas para los padres”. Una de sus principales preocupaciones es que la proteína de la espiga que nuestras células fabrican después de la inyección entre en el torrente sanguíneo, y que la proteína de la espiga en sí misma no sea inofensiva. Lo explica detalladamente en el informe citado anteriormente.

Según él,

“Esta información es increíblemente importante porque han salido a la luz datos recientes de que la proteína de la espiga es “biológicamente activa”. Esto significa que la proteína de la espiga no es sólo un antígeno que el sistema inmunitario reconoce como extraño. Significa que la proteína de la espiga, en sí misma, puede interactuar con receptores en todo el cuerpo, llamados receptores ACE2, causando potencialmente efectos indeseables como daños al corazón y al sistema cardiovascular, coágulos de sangre, hemorragias y efectos neurológicos.”

 

De nuevo, el informe es bastante detallado y puedes acceder a él aquí si te interesa. Bridle no es el único que plantea estas preocupaciones. Él, al igual que muchos otros profesionales, ha sido sometido a una “comprobación de hechos” a través de terceros verificadores de hechos en Facebook. He aquí una respuesta de PolitiFact en relación con las afirmaciones de Bridle y la ciencia que señala.

PolitiFact afirma que no hay pruebas de que la proteína de la espiga sea “una toxina”. Citan opiniones del CDC y de otros investigadores que afirman que todavía no ha surgido ninguna prueba que afirme que la proteína de la espiga sea peligrosa. Pero en realidad no abordan la ciencia citada que Bridle señala, sino que se limitan a decir que todo lo que él dice es incorrecto.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Este tipo de “comprobación de hechos” sin fundamento ha sido un problema durante toda la pandemia. Un reciente artículo publicado en el British Medical Journal por la periodista Laurie Clarke ha puesto de manifiesto que Facebook ya ha eliminado al menos 16 millones de contenidos de su plataforma y ha añadido advertencias a otros 167 millones aproximadamente. YouTube ha eliminado casi un millón de vídeos relacionados, según ellos, con “información médica peligrosa o engañosa”.

El artículo explica por qué la comprobación de los hechos por parte de los científicos ha sido nada menos que una censura tanto de las pruebas como de las opiniones formadas. Esto ha ocurrido numerosas veces a lo largo de la pandemia con múltiples científicos de renombre. Recientemente escribí sobre un par de ejemplos aquí, y aquí, si quieres profundizar.

Es revelador cuando la ciencia, las pruebas y las opiniones de los expertos son censuradas y sometidas al ridículo a lo largo de un evento global como éste. Hay que preguntarse: ¿cuál es la motivación? ¿Acaso una sociedad con las ideas claras busca censurar?

Cualquier relato que cuestione lo que estamos recibiendo del gobierno, las autoridades sanitarias y los medios de comunicación dominantes ha sido completamente ignorado. Dividiendo de hecho al público en temas importantes.

Una vez más, esto nos lleva a preguntarnos por qué. Uno pensaría que en un momento como este el debate y las pruebas se compartirían de forma abierta y transparente, en cambio, hemos visto exactamente lo contrario.

 

Dr. Vernon Coleman: ‘Las vacunas Covid-19 son armas de destrucción masiva y podrían acabar con la raza humana’

 

Fuente:

Collective-Ecolution: Pfizer & Moderna Fail To Respond To British Medical Journal About COVID Vaccine Safety Concerns.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

El Proyecto Veritas acaba de publicar el quinto vídeo de su serie de investigación sobre la vacuna COVID, que incluye una entrevista con Melissa...

Ciencia y Tecnología

La revista científica Science Direct publicó el 1º de octubre un informe preliminar desarrollado por investigadores del Colegio de Medicina Texas A & M,...

Ciencia y Tecnología

Suecia deja de usar esta vacuna en menores de 30 años y Dinamarca, en menores de 18. Finlandia recomienda no usar este inyectable en...

Ciencia y Tecnología

El Proyecto Veritas acaba de publicar el cuarto vídeo de su serie de investigación sobre la vacuna COVID, en el que se expone a...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon