Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

ONU: Preocupa aumento de inflación alimentaria mientras los precios alcanzan el nivel más alto desde 2014

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



El organismo de la ONU advierte que la trayectoria de los precios podría crear un “gran problema” para los países más pobres y dependientes de las importaciones.

Los precios mundiales de los alimentos han alcanzado su nivel más alto en casi siete años, agravando aún más el espectro de la inflación alimentaria y el hambre en un momento en que la pandemia de Covid-19 [o para ser más específicos: las erróneas medidas políticas impuestas] sigue afectando a las economías de todo el mundo.

El índice de precios de los alimentos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación correspondiente al mes de enero aumentó una décima con respecto a hace un año, hasta alcanzar su nivel más alto desde julio de 2014, liderado por un fuerte aumento de los precios de los cereales. La importante compra de maíz por parte de China y una producción inferior a la esperada en Estados Unidos contribuyeron a que el indicador —que compara una cesta de productos alimentarios con sus precios de 2014 a 2016— registrara su octava subida mensual consecutiva, la mayor racha de subidas en una década.

Los precios aún no han alcanzado los niveles registrados durante la crisis alimentaria de finales de la década de 2000, pero la trayectoria es preocupante, según los analistas. “Podría convertirse en un gran problema para los países menos prósperos que dependen de las importaciones de alimentos”, dijo Abdolreza Abbassian, economista principal de la FAO.

China está tratando de restablecer sus reservas de grano, así como de mantener los precios internos mientras reconstruye la cabaña porcina diezmada por la peste porcina africana. La pandemia también ha llevado a los países que dependen de las importaciones de alimentos básicos a aumentar las reservas gubernamentales de cereales y oleaginosas, como la soja, así como de azúcar.

Los precios de los alimentos también se han visto afectados por el clima seco en Sudamérica, uno de los principales proveedores de maíz y soja en los mercados internacionales, mientras que las expectativas de un aumento de los aranceles a la exportación en los principales exportadores de trigo, como Rusia, también han hecho subir los precios.

La continua perturbación del sector del transporte marítimo es otro factor: los precios de los fletes de los cereales y las oleaginosas están en sus niveles más altos desde octubre de 2019, según el Consejo Internacional de Cereales, un organismo mundial.

El repunte de los cereales y la soja se produce tras varios años de precios bajos después de que el clima favorable provocara cosechas abundantes. Los precios del maíz han subido un 45% respecto a hace un año, hasta los 5,55 dólares el bushel, y la soja ha subido un 56%, hasta los 13,71 dólares. El trigo ha subido un 16% y el arroz un 27%.

Los analistas de Commerzbank señalaron que los mercados de materias primas agrícolas también se vieron respaldados por el sentimiento positivo generalizado de los mercados de valores, los paquetes de estímulo económico y las previsiones de aumento del precio del petróleo. A mediados de enero, las posiciones largas netas de los especuladores en maíz -apuestas generales a que los precios subirían- habían alcanzado su nivel más alto desde la primavera de 2011, dijo Michaela Helbing-Kuhl. Entonces el maíz costaba 7 dólares el bushel.

La FAO también advirtió que los mayores volúmenes de comercio mundial y un fuerte descenso de los inventarios mundiales de cereales, hasta el nivel más bajo de los últimos cinco años, habían hecho que los mercados fueran más vulnerables a los déficits de producción.

La gran pregunta es si la demanda china mantendrá su rápido ritmo. China, que históricamente ha comprado entre 3 y 5 millones de toneladas de maíz al año, importó un récord de 11 millones de toneladas del grano amarillo en 2020, lo que llevó a los analistas a elevar sus previsiones.

Aunque China ha continuado con sus grandes compras a EE.UU. este año, hay incertidumbre sobre la longevidad de las compras del país en el extranjero, dijo Abbassian. “El mercado se alimenta de las expectativas de que China siga comprando. De repente podría dejar de hacerlo y entonces los precios caerían bruscamente”, dijo.

 

Dos errores estratégicos ante el Covid-19: Confinamiento a la población sana y supresión de tratamientos alternativos con tal de imponer la vacuna ARNm como única cura

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Fuente:

Financial Times — Food inflation concerns deepen as prices reach highest level since 2014.

Te puede interesar

Contenidos

[Nota del editor: Antonio Guterres advirtió al Consejo de Seguridad de la ONU que el mundo se enfrenta a una hambruna que ya “no...

Contenidos

2 de marzo de 2021 (EIRNS)- “La peor hambruna que el mundo ha visto en décadas” es la forma en que el Secretario General...

Contenidos

El Secretario General Guterres pide un replanteamiento mundial, “para lograr una mejor recuperación, basada en los derechos humanos”.   Por Antonio Guterres 22 de...

Contenidos

El Tratado de la ONU que prohíbe el armamento nuclear acaba de entrar en vigor, ‎a pesar de la oposición de todas las potencias...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon