Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Occidente no es sinónimo de Europa, sino una forma de europeidad que fue degenerada

Occidente y Europa no son sinónimos, advierte el historiador Andrei Fursov. Occidente es una de las formas de europeidad, que resultó degenerada, con una fuerte voluntad de muerte cultural y demográfica. Europa era y es diferente. Occidente es el núcleo del sistema capitalista especulativo neocolonial que se ha mostrado destructivo e incluso hostil en relación con la civilización europea e incluso con la raza blanca. También existe otra Europa y otras derivaciones de europeidad de las que pretenden privarnos ciertas fuerzas desde Occidente y en nuestras propias naciones. Por ello, para liberarse de los inadecuados métodos y conceptos que el colonialismo y el neocolonialismo han impuesto al estudio de sus sujetos con el objetivo de destruir su integridad y someterlos, toda cosmovisión que ha sido degenerada por Occidente requiere desarrollar disciplinas con su propia metodología, aparato conceptual, subdisciplinas, etc., para recuperar autonomía, sentido y superar las contradicciones.

 

 

Por Andrei Fursov

Occidente y Europa no son sinónimos. Occidente es una de las formas de europeidad, que resultó degenerada, con una fuerte voluntad de muerte cultural y demográfica. Europa era y es diferente. Occidente es el núcleo del sistema capitalista que se ha mostrado destructivo e incluso hostil en relación con la civilización europea, Rusia y los rusos, e incluso con la raza blanca. También existe la Europa ortodoxa rusa. Somos europeos rusos, y es de la europeidad, del derecho a ella, de lo que pretenden privarnos ciertas fuerzas en Occidente y en casa.

Necesitamos la historia rusa (o historiología) como disciplina especial -una teoría sistémica y una historia del mundo ruso, del modo de vida ruso (modo de producción y formación rusos), de la cosmovisión rusa-, una disciplina con su propia metodología, aparato conceptual, subdisciplinas… Pushkin señaló que la historia rusa necesita una fórmula especial, es decir, por decirlo en términos modernos, una teoría especial adecuada a la naturaleza del objeto de estudio, y no imponerle métodos y conceptos, como hacen los marxistas y los liberales.

En la versión marxista de la historia rusa tenemos un “troceamiento” diacrónico artificial de una cierta integridad en “trozos” de formación (feudalismo, capitalismo), que destruye esta integridad, de hecho, imponiéndole una terminología inadecuada al tema estudiado. En la versión liberal, tenemos una división sincrónica artificial de la realidad en determinadas esferas de acuerdo con objetos básicos (mercado, política, sociedad civil), que o no existen en absoluto en esta realidad o desempeñan un papel marginal, pero que son básicos en otra, la realidad burguesa, dando lugar a la economía, la sociología y la ciencia política como medios para conocerlos.

La “economización”, “sociologización” y “politologización” del estudio de la historia rusa (incluida la soviética y la postsoviética) conduce en el estudio de Rusia a resultados no menos, si no más deplorables, que el enfoque formacionista del marxismo oficial. En general, todavía no nos hemos alejado de los esquemas centrados en Occidente para leer la historia rusa. Realmente no conocemos la vida rusa y la percibimos a través de una retícula de conceptos que no le son del todo adecuados: política, Estado (en el sentido de Estado), nación, clase.

Una de las principales tareas del poder central ruso y una de sus reglas fundamentales era limitar los apetitos económicos de los grupos dominantes y su explotación de la población -no porque el poder amara al pueblo, no lo amaba, en el mejor de los casos lo trataba con fría indiferencia. Sino porque la alienación del producto más allá de una determinada norma económico-histórica típica de las condiciones locales conducía a la polarización social, la tensión, la rebelión, la revolución, la oligarquización, el colapso del poder y la desintegración del país violando la “economía moral”.

En toda su historia, sólo ha habido dos casos graves en los que el gobierno se desmoronó y empezó a explotar al pueblo. La primera vez fue bajo Alejandro II, desde la década de 1860, que desembocó en los Problemas de 1861-1933 (el asesinato de dos zares, dos revoluciones urbanas, dos revoluciones campesinas y dos guerras civiles: la de los Rojos y los Blancos en 1918-1921 y la de los “comisarios” y los campesinos en 1929-1933). La segunda es de finales de los años ochenta.

 

Andrei Fursov: En medio de la tormenta, ¿se dirige Europa hacia el basurero de la Historia?

Ciencia y Tecnología

Por Andrei Fursov Nick Bostrom (en sueco, Niklas Boström), un filósofo sueco ultraglobalista de la Universidad de Oxford, que asesora al gobierno británico, escribe...

Ciencia y Tecnología

Por Andrei Fursov La vida está estructurada de tal manera que las personas destacadas en la ciencia, la cultura y la literatura no siempre...

Ciencia y Tecnología

Lyndon LaRouche insistía en que la cultura, el arte, la ciencia y la economía física son la misma cosa. Mientras estuvo encarcelado en una...

Contenidos

Por Andrei Fursov No sólo nosotros, sino también el sistema mundial atraviesa tiempos difíciles, puntos de inflexión. De hecho, el capitalismo está en sus...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram