Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Nueva evidencia que pone al imperio británico moderno al descubierto

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



En dos artículos recientemente publicados por la Fundación Strategic Culture, Matthew Ehret recopila evidencia sobre el papel de la Reina de Inglaterra y el imperio británico en la destrucción de cualquier amenaza para el imperio en la época moderna. En el primer artículo, Ehret escribe sobre la oportunidad histórica que la historiadora australiana Jenny Hocking ha dado a Australia para reclamar una gran injusticia después de ganar —el 30 de mayo de 2020— el derecho a la descalcificación de una serie de cartas escritas entre la Reina de Inglaterra y su Gobernador General en Australia, Sir John Kerr, durante el período de 1974-1978, en las que se pone en evidencia la mano activa de la Corona como una fuerza invisible pero real que da forma a la política imperial mundial, incluidos los Cinco Ojos y Australia.

En el segundo artículo, Ehret profundiza en la naturaleza real del Imperio Británico como una fuerza muy activa, muy poderosa, aunque (generalmente) muy invisible, que da forma a los asuntos mundiales actuales. El Imperio Británico ha trabajado muy duro a lo largo de los años para proyectar la imagen de que la Corona es un símbolo benigno de valores conservadores sin ningún poder real y que el Imperio Británico es una mera reliquia del pasado. Por lo que si se permite que se filtre documentación crítica a través de las grietas de una capa de valores tradicionales austeros, entonces los propagandistas británicos en los medios de comunicación y la academia seguramente tergiversarán la información de tal manera que logren transmitir la idea de que Gran Bretaña es simplemente un lacayo del “verdadero” villano global: Estados Unidos. Aunque la realidad es que es al revés.

 

imperio británico moderno

 

por Matthew Ehret

 

“Yo solía creer como muchos lo hacen, en la historia del ‘imperio estadounidense’. Sin embargo, durante la última década de mi investigación, esa creencia ha cambiado un poco. Cuanto más miraba las palancas de la influencia mundial que han configurado los eventos pasados y presentes que alteraron la historia, de arriba hacia abajo, la mano de la inteligencia británica siempre aparecía para abofetearme directamente en casi todos los sentidos.”

 

1. El saqueo de Gough Whitlam y el interés monárquico detrás de los Cinco Ojos

Una cuenta pendiente de Australia con una gran injusticia histórica está latente y presenta al mundo una rara oportunidad de mirar hacia los rincones más oscuros de los corredores del poder, a menudo ignorados incluso por los más apasionados buscadores de la verdad.

Esta cuenta pendiente se transformó en una dura batalla legal de cuatro años que una historiadora australiana llamada Jenny Hocking libró —financiada por una multitud— en los tribunales más altos de su nación para ganar, el 30 de mayo de 2020, el derecho para hacer públicas por primera vez 211 cartas secretas resguardadas en Los Archivos Nacionales de Australia, donde fueron depositadas en 1978.

Estas cartas del palacio fueron escritas entre la Reina de Inglaterra (a través de su secretario personal) y su Gobernador General en Australia, Sir John Kerr, durante el mandato de este último como Jefe de Estado oficial durante el período de 1974-1978 y hasta el fallo judicial de la semana pasada. Las cartas estaban originalmente dispuestas a mantenerse ocultas hasta el 8 de diciembre de 2037.

Lo que hace que estas cartas sean un punto de controversia nacional es que contienen información que sin duda arrojará luz sobre el papel activo de la Reina en la realización de un acto que esencialmente equivalía a un golpe de estado moderno del 11 de noviembre de 1975. Durante este triste período, Kerr hizo historia no solo al despedir al primer ministro electo Gough Whitlam, sino que también reveló el alcance y la naturaleza de los poderes muy reales de la monarquía británica en nuestra era moderna.

Estos son extraños poderes prerrogativos divinos que esas fuerzas que controlan el imperio global de hoy en día preferirían mantener ocultos del público.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Gough Whitlam: Una amenaza intolerable para el imperio

Es ciertamente difícil para algunos occidentales contemplar cómo un primer ministro blanco de la Commonwealth podría sufrir un golpe de estado en nuestros tiempos modernos … ¿Acaso los golpes no son generalmente algo reservado para los líderes revolucionarios asiáticos, latinoamericanos o africanos?

Esa ha tendido a ser la regla general cuando uno mira una lista de golpes de estado durante el período de la Guerra Fría… pero como todas las reglas, siempre se encuentran excepciones.

Al revisar la naturaleza de la lucha política de Whitlam, sus reformas políticas y su mayor visión para Australia, queda claro qué tipo de enemigo se encontró y por qué los poderes más altos de los Cinco Ojos y el Imperio Global lo derrocaron.

Antes de su victoria del 2 de diciembre de 1972, Gough Whitlam pronunció un discurso brillante que lo apartó de los típicos títeres serviles imperialistas que tendían a ensuciar la élite política de Australia cuando dijo lo siguiente en noviembre de 1972:

“La decisión que tomaremos para nuestro país el 2 de diciembre es una elección entre el pasado y el futuro, entre los hábitos y los temores del pasado, y las demandas y oportunidades del futuro. Hay momentos en la historia en que todo el destino y el futuro de las naciones pueden decidirse por una sola decisión. Para Australia, este es el momento. Es hora de un nuevo equipo, un nuevo programa, un nuevo impulso para la igualdad de oportunidades: es hora de crear nuevas oportunidades para los australianos, es hora de una nueva visión de lo que podemos lograr en esta generación para nuestra nación y la región en la que vivimos. Es hora de un nuevo gobierno, un gobierno laborista”.

Whitlam asumió su papel de Primer Ministro como un gigante progresista que revolucionó literalmente todos los aspectos de la sociedad australiana, despertando un anhelo profundamente arraigado por la verdadera independencia y asumiendo algunas de las estructuras de poder más grandes del imperio angloamericano. Solo para apreciar la escala de estas reformas, revisemos algunas de ellas a continuación.

1- Días después de su elección, Whitlam comenzó negociaciones para establecer relaciones diplomáticas plenas con China continental, rompiendo relaciones con Taiwán.

2- Se terminó el servicio militar obligatorio que había obligado a miles de jóvenes australianos a pelear en Vietnam. Australia finalizó su participación en la guerra, se liberó a los evasores encarcelados y se abolió la pena de muerte.

3- Se creó un comité con el pleno respaldo del gobierno federal para hacer cumplir la igualdad de remuneración para hombres y mujeres, mientras se iniciaban las universidades gratuitas y el seguro médico gratuito.

4- Whitlam comenzó a sancionar el Apartheid en Sudáfrica mientras prohibía todos los equipos deportivos que practicaban la discriminación racial.

5- Se lanzaron programas de renovación urbana a gran escala que extendieron los sistemas modernos de alcantarillado a todos los centros urbanos, mientras se construyeron nuevos caminos, ferrocarriles, electrificación y programas de prevención de inundaciones. Las carreteras fueron conectadas con las capitales de Australia por primera vez y se estableció el ferrocarril de ancho estándar para acelerar las estrategias de desarrollo continental (ya fuera en África o Australia, el Imperio Británico nunca permitió medidores de ferrocarril comunes para evitar el desarrollo interno y mantener sus “posesiones” dependientes del comercio marítimo).

6- Sobre los derechos aborígenes, Whitlam abordó las injusticias del colonialismo al otorgarles a los nativos el derecho a poseer sus tierras tradicionales y le otorgó la independencia a Papua Nueva Guinea.

7- Culturalmente, encendió un sentido de independencia de las tradiciones imperiales británicas al reemplazar el “Dios salve a la Reina” (God Save the Queen) con un nuevo himno nacional, y patrocinó una Galería Nacional de Arte.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Enfrentando a los Cinco Ojos y los Cárteles Multinacionales

En las primeras semanas de 1973, el equipo de Whitlam pronto descubrió la naturaleza insidiosa de la organización internacional de inteligencia “Cinco Ojos” (Five Eyes) y al descubrir el alcance de las operaciones del MI6 / CIA en Australia, ordenó una ofensiva contra la Organización Australiana de Seguridad e Inteligencia (ASIO) el 13 de marzo de 1973 bajo la autoridad del Fiscal General Lionel Murphy. En su informe del 1º de junio sobre Consortium News, el periodista de investigación John Pilger declaró: “Gough Whitlam sabía el riesgo que estaba tomando. El día después de su elección, ordenó que su staff dejara de ser “vetado o acosado” por la organización de seguridad australiana, ASIO, que ya entonces se encontraba, como hasta ahora, estuviera vinculada a la inteligencia angloamericana”.

En un informe de 2014, Pilger señaló que Whitlam había recibido un mensaje secreto vía télex de William Shackly (jefe de la división de Asia Oriental de la CIA) llamándolo una “amenaza de seguridad” el 10 de noviembre de 1975, y antes de que pudiera dar a conocer estos hechos al parlamento al día siguiente, Whitlam fue llamado a la oficina del Gobernador General, donde fue despedido de inmediato por decreto real.

El pecado más imperdonable de Whitlam fue la política de “readquisición de granjas” para recuperar el control de los recursos de Australia, el 62% de los cuales pertenecían a carteles multinacionales como el Rio Tinto de Londres. Whitlam buscó préstamos para comprar los recursos de Australia no de fuentes bancarias occidentales en Londres o Wall Street, sino de naciones del Medio Oriente que estaban inundadas de efectivo durante los aumentos de precios del petróleo de 1973-75. Según el ministro de Minerales y Energía, Rex Connor, los préstamos fueron diseñados por 20 años y vinculados a megaproyectos de desarrollo nacional a gran escala que habrían extinguido la deuda de $ 4.5 mil millones incurrida. Este proceso habría funcionado de manera similar al proceso de pago de la deuda de los proyectos New Deal de Roosevelt de la década de 1930, el programa Apollo de JFK de la década de 1960 o la Iniciativa del Cinturón y Nueva Ruta de la Seda de China de nuestra era moderna.

 

Por qué la divulgación podría no ocurrir todavía

A pesar de que el Tribunal Superior dictaminó que ahora se podía acceder a las cartas del palacio, la prerrogativa de seguir las órdenes del tribunal aún queda a discreción del jefe de los Archivos Nacionales David Fricker, un personaje extraño que ha demostrado una década de resistencia al profesor Hocking e incluso al Tribunal Superior, y que le dijo a ABC News que: “No somos como una biblioteca o un museo … Estoy obligado a revisar esas cosas con diligencia y asegurarme de que la publicación de estos registros sea responsable, ética y que cumpla con la ley”. Quizás el antiguo trabajo de Fricker como subdirector de la ASIO pueda tener algo que ver con esta resistencia.

Si bien Fricker y otros opositores a la publicación de las cartas afirman que son meras correspondencias personales de carácter privado, Sir Edward Young (secretario personal de la Reina) ha demostrado que esto es un fraude al gritar que su desclasificación “podría dañar no solo las relaciones internacionales sino también la relación de confianza entre Su Majestad y sus representantes en el extranjero”. La cuestión es ¿cómo es que una inocente y benigna serie de “correspondencia personal” podría causar todo eso?

En un blog del 1º de junio, el profesor Hocking declaró que: “Sin duda, impugnar esta acción a un costo tan significativo —casi un millón de dólares— en un época de severos recortes presupuestarios y de personal, se trata de una posición inusual para los Archivos Nacionales, que se describen a sí mismos como una ‘organización pro-divulgación’.” También señaló que “antes de depositarlas en los Archivos, Smith había guardado las cartas en la ‘sala fuerte bajo seguridad absoluta’ de la Casa de Gobierno nuevamente en una capacidad oficial, lo que apenas sugería que las cartas fueran ‘personales’.”

 

¿A qué le teme el Imperio?

El Imperio Británico ha trabajado muy duro a lo largo de los años para proyectar la imagen de que la Corona es un símbolo benigno de valores conservadores sin ningún poder real y que el Imperio Británico es una mera reliquia del pasado. Por lo que si se permite que se filtre documentación crítica a través de las grietas de una capa de valores tradicionales austeros, entonces los propagandistas británicos en los medios de comunicación y la academia seguramente tergiversarán la información de tal manera que logren transmitir la idea de que Gran Bretaña es simplemente un lacayo del “verdadero” villano global: Estados Unidos.

La verdadera historia del despido de Whitlam y la mano activa de la Corona como una fuerza invisible pero real que da forma a la política imperial mundial (incluidos los Cinco Ojos) es un hecho incómodo que los estrategas imperiales preferirían mantener siempre en las sombras.

En el próximo segmento de esta historia, profundizaremos en la naturaleza real del Imperio Británico como una fuerza muy activa, muy poderosa, aunque (generalmente) muy invisible, que da forma a los asuntos mundiales actuales.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

2. De los Dossiers de Dodgy al saqueo de Whitlam: el imperio británico está expuesto

En mi último artículo [arriba], revisé el caso de la amenaza en que se convirtió Gough Whitlam para el Gobernador General de la Reina, Sir John Kerr, un día oscuro en noviembre de 1975 que dio forma a los siguientes 45 años de la historia de Australia. Hoy me gustaría abordar otro capítulo de la historia.

Yo solía creer como muchos lo hacen, en la historia del “imperio estadounidense”. Sin embargo, durante la última década de mi investigación, esa creencia ha cambiado un poco. Cuanto más miraba las palancas de la influencia mundial que han configurado los eventos pasados y presentes que alteraron la historia, de arriba hacia abajo, la mano de la inteligencia británica siempre aparecía para abofetearme directamente en casi todos los sentidos.

¿Quién controló el dudoso expediente de Steele que puso en marcha a Rusiagate y casi derrocó al presidente Trump? La inteligencia británica.

¿Y qué tal la inteligencia utilizada para justificar el bombardeo de Irak? Es también de la inteligencia británica.

¿Qué decir de la estrategia de Choque de Civilizaciones utilizada para destruir el Medio Oriente durante décadas? Estuvo a cargo de Sir Bernard Lewis, de la inteligencia británica.

¿Y que decir de la toma de control de la política exterior estadounidense por parte del Consejo de Relaciones Exteriores (CFR) durante el siglo XX? Esa fue una operación del de la Mesa Redonda Británica en Estados Unidos (creada como la Casa de Chatham de Gran Bretaña en Estados Unidos en 1921).

¿A quién alardeó Kissinger de haber informado más que a su propio Departamento de Estado en un seminario de Chatham House el 10 de mayo de 1981? Al Ministerio de Asuntos Exteriores británico (1).

¿Y qué hay del tal William Yandall Elliot que entrenó a una generación de estrategas neoconservadores que se hicieron cargo de la política exterior estadounidense después del asesinato de JFK? Bueno, él era un académico de Rhodes y se sabe bien el tipo de tareas para los que aquellos son zombificados.

¿Qué hay del imperio financiero que dirige el tráfico mundial de drogas? Bueno, HSBC es la agencia líder comprobada de ese juego, y las Islas Caimán británicas son el conocido centro mundial de lavado de dinero de drogas en alta mar.

¿Quién marcó el comienzo de la Guerra Fría? Churchill.

¿A dónde huyeron los nuevos oligarcas ricos después de que Putin los echó de Rusia? De vuelta con sus controladores en Londres.

¿Qué ocurre con la creación de bancos “demasiado grandes para quebrar” que se apoderaron del mundo en las últimas décadas? Fueron lanzados con el Big Bang de la Ciudad de Londres en 1986.

¿Quién creó Arabia Saudita y el estado de Israel en el siglo XX (así como las agencias de inteligencia de ambas naciones?) Los británicos.

¿Cuál era la naturaleza del Estado Profundo que los presidentes Lincoln, Garfield, McKinley, Harding, FDR y JFK combatieron en sus propias naciones?

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

¿Qué diablos fue la Revolución de los Estados Unidos, en primer lugar?

Podría seguir, pero creo que se entiende mi punto.

 

El potencial interrumpido posterior a la Segunda Guerra Mundial

Franklin Roosevelt describió su profundo conocimiento de las operaciones británicas en Estados Unidos y le dijo lo siguiente a su hijo en 1943:

“Sabes, muchas veces los hombres del Departamento de Estado han tratado de ocultarme mensajes, retrasarlos, detenerlos de alguna manera, solo porque algunos de esos diplomáticos de carrera no están de acuerdo con lo que saben. Deberían estar trabajando para Winston. De hecho, muchas veces, están [trabajando para Churchill]. Deténte a pensar en ellos: la mayoría están convencido de que la forma en que Estados Unidos debe llevar a cabo su política exterior es averiguar qué están haciendo los británicos y luego copiarlo. Hace seis años… me dijeron que limpiara ese Departamento de Estado. Es como el Ministerio de Asuntos Exteriores británico.”

Donde el Imperio Británico ciertamente se adaptó a las imparables demandas posteriores a la Segunda Guerra Mundial para la independencia política entre sus colonias, es vital tener en cuenta que ningún imperio se disuelve o “da libertad a sus esclavos” sin una agenda malvada más alta en mente. La libertad es luchada y no dada por imperios que nunca tuvieron una razón para buscar la humildad o la iluminación requerida para que se otorgue la libertad.

En el caso del mundo de la posguerra, la liberación de la libertad política entre las colonias del “antiguo Imperio Británico” nunca estuvo acompañada de una onza de libertad económica para darle sentido a esa liberación. A pesar de que tomó algunos años resolver los impulsos anticoloniales de Estados Unidos por la muerte de figuras como JFK, Malcolm X, MLK y RFK, finalmente la república rebelde se convirtió lentamente en un gigante tonto en nombre de los “cerebros británicos” al control del Estado Profundo de Estados Unidos desde el otro lado del océano.

 

El caso de África y los agentes de la corona

Tomemos el caso de África como un ejemplo rápido: más del 70% del control mineral de las materias primas, minería y refinación africanas están a cargo de empresas con sede en Gran Bretaña o en países de la Commonwealth como Canadá, Sudáfrica o Australia, administradas por una infraestructura internacional de gerentes llamado “Crown Agents Ltd” ().

Los Agentes de la Corona se establecieron originalmente como una organización sin fines de lucro con el mandato de administrar las posesiones del Imperio Británico en Asia y África y su carta lo reconoce como “una emanación de la Corona”. Si bien está “cerca de la monarquía”, todavía está fuera de las estructuras gubernamentales, lo que le permite tener las manos más sucias que otras ramas gubernamentales “oficiales” (lo que resulta en el caso ocasional de la inhabilitación del Banco Mundial como sucedió en 2011).

En 1996, Crown Agents fue privatizado como “Crown Agents for Overseas Government and Administration”, donde se convirtió en activo en Europa Central y Oriental con su mayor enfoque en la gestión económica, energética y de salud de Ucrania. La agencia está asociada con el Banco Mundial, la ONU y la Fundación Bill y Melinda Gates, y actúa como una sociedad de cartera gigante con un accionista llamado Crown Agents Foundation con sede en Southwark, Londres.

Una gran parte del programa Crown Agents está diseñado para integrar África con “redes de energía verde” como parte del plan OSOWOG anti-BRI (apodado “Plan Sun Never Sets”), anunciado por Modi en 2018.

Como se describe en un informe de 2016 titulado Nuevo colonialismo: la lucha de Gran Bretaña por la energía africana y los recursos minerales:

“101 empresas que cotizan en la Bolsa de Londres (LSE), la mayoría británicas, tienen operaciones mineras en 37 países del África subsahariana. Controlan colectivamente más de $ 1 billón de los recursos más valiosos de África. El gobierno del Reino Unido ha utilizado su poder e influencia para garantizar que las empresas mineras británicas tengan acceso a las materias primas de África. Este fue el caso durante el período colonial y lo sigue siendo hasta hoy en día”.

Como podemos ver en este resumen de las operaciones modernas de saqueo imperial de África, el espíritu de Cecil Rhodes sigue vivo y vigente. Esto adquirirá un significado adicional a medida que revisemos otro aspecto del poderoso legado de Rodas en el siglo XX.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

La toma de la inteligencia estadounidense por los británicos

Aunque muchos creen falsamente que Gran Bretaña fue reemplazada por un Imperio estadounidense después de la Segunda Guerra Mundial, la triste verdad de una inspección más cercana es que los activos británicos integrados en el Estado Profundo temprano de los Estados Unidos (a menudo los activos de Rhodes Scholars y Fabian Society vinculados al Consejo de Relaciones Exteriores / Chatham House de los Estados Unidos) operaron una purga de líderes leales a la visión de F. Roosevelt (FDR) para el mundo poscolonial.

Estas purgas dieron como resultado el desmantelamiento de la OSS meses después de la muerte de FDR, y la formación de la CIA en 1947 como una nueva arma para llevar a cabo golpes, asesinatos y subversiones de líderes dentro y fuera de Estados Unidos que buscaban la independencia económica del Imperio Británico. Esta historia fue esbozada brillantemente por Cynthia Chung en su artículo Secret Wars, Forgotten Betrayals, Global Tyranny: Quién está realmente a cargo del ejército de los EE.UU.

Los Cinco Ojos surgieron de estas operaciones imperiales británicas que esencialmente siguieron el mandato establecido por Cecil Rhodes en su Séptima Voluntad llamando a un nuevo Imperio Británico global y la recuperación de la colonia perdida. En su testamento, Rhodes pregunta lo siguiente:

“¿Por qué no formar una sociedad secreta con un solo objetivo: el fomento del Imperio Británico y la incorporación de todo el mundo incivilizado bajo el dominio británico, para la recuperación de los Estados Unidos y para hacer de la raza anglosajona un solo Imperio?”

Entre los cuatro miembros anglosajones de los Cinco Ojos que tienen a la Reina como la jefa de estado oficial (Gran Bretaña, Canadá, Australia y Nueva Zelanda), todos presentan formas irracionales de gobierno estructuradas completamente en torno a los principios del Estado Profundo organizados en dos formas opuestas de organización social: democrática y oligárquica … con el verdadero asiento del poder oligárquico.

Debido a que esta peculiar forma de gobierno autocontradictoria se entiende muy poco hoy en día, y debido a que su estructura ha hecho que el imperio extendido a nivel mundial de Gran Bretaña sea tan exitoso, le dedicaré algunas palabras a continuación.

 

Una casa dividida contra sí misma…

En el caso de los sistemas parlamentarios modelados por Westminster, los senadores representan la Cámara de los Lores, mientras que las Cámaras de los Comunes (para los plebeyos) representan las partes elegidas del gobierno. Se supone que un primer ministro seleccionado por el partido gobernante es el líder de esa nación, pero a diferencia de las formas republicanas de gobierno, es precisamente allí donde la verdadera esfera de poder comienza a sentirse.

Aquí, los sistemas parlamentarios / cuasi democráticos proyectados para el consumo público se encuentran encerrados en un mundo mucho más sombrío y bizantino de Gobernadores Generales (que actúan como jefes de estado) que otorgan Asentimientos Reales a todos los actos y ejercen los poderes prerrogativos infinitos de la Reina (aka: la “Fuente de todos los honores”). En el sistema imperial británico, el poder hereditario es visto como la fuente de toda autoridad para todos los aspectos del gobierno, el ejército y la economía, mientras que en las formas republicanas de gobierno esa autoridad se considera derivada del consentimiento de los gobernados.

Cuando los derechos son “otorgados por el soberano” dentro de los gobiernos hereditarios, las formas republicanas de gobierno reconocen correctamente que los derechos son fundamentalmente “inalienables” para la humanidad (en principio, aunque no siempre en la práctica, como puede atestiguar la problemática historia de América).

Al ser esencialmente la “causa” legal de toda autoridad entre todas las ramas de los corredores de poder oficiales y no oficiales británicos, se produce un ataque absurdo obvio en el que el imperio preferiría que la plebe no piense demasiado en serio: la reina y sus herederos no pueden estar BAJO ley, ya que “causan” la ley. Esto significa que la reina, sus herederos y cualquiera a quien delegue autoridad tiene literalmente “licencia para matar”. La reina no puede ser llevada a los tribunales y no necesita un pasaporte o una licencia de conducir … ya que estos artículos son emitidos solo por la autoridad de su corona. Dentro de la lógica de los sistemas legales británicos, no puede ser considerada legalmente responsable de nada de lo que la Corona ha hecho a nadie ni a ninguna nación del mundo.

Aunque se hace un gran esfuerzo para representar los poderes prerrogativos de la Corona como meramente simbólicos, cubren casi todas las ramas del gobierno y se han utilizado ocasionalmente … aunque las esferas de influencia británicas donde más se aplican generalmente son tan autorreguladoras que requieren muy poca información de tal influencia externa para mantenerlos en línea.

Estos poderes se revelaron por primera vez públicamente en 2003, y en un artículo titulado “Misterio levantado sobre los poderes prerrogativos”, The Guardian de Londres señaló que estos poderes incluyen (pero no se limitan a):

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

“Asuntos domésticos, el nombramiento y destitución de ministros, la convocatoria, la prórroga y la disolución del Parlamento, el consentimiento real de los proyectos de ley, el nombramiento y la regulación del servicio civil, la comisión de oficiales en las fuerzas armadas, la disposición de las fuerzas armadas en el Reino Unido (y otras naciones de la Commonwealth), nombramiento del Consejo de la Reina, emisión y retiro de pasaportes, prerrogativa de misericordia (solía ​​aplicarse en casos de pena capital, y todavía se usa, por ejemplo, para remediar errores en el cálculo de sentencias), otorga de honores, creación de corporaciones por Carta, asuntos exteriores, elaboración de tratados, declaración de guerra, despliegue de fuerzas armadas en el extranjero, reconocimiento de estados extranjeros, y acreditación y recepción de diplomáticos”.

Cuando se presentó un proyecto de ley de 2009 en el parlamento proponiendo que estos poderes fueran limitados, una revisión del Ministerio de Justicia dirigida por el Consejo Privado concluyó que tales limitaciones “debilitarían peligrosamente” la capacidad del estado para responder a una crisis, y el proyecto de ley fue rápidamente eliminado.

Actuando en los niveles provinciales, encontramos a los tenientes gobernadores que (en Canadá) son miembros de los caballeros masónicos de San Juan de Jerusalén (patrocinados por la propia reina).

Todas las figuras que operan con estas autoridades dentro de este extraño mundo bizantino son parte de ellas o están sujetas a figuras juramentadas en el Consejo Privado de la Reina, poniendo su lealtad bajo la autoridad total de la Reina y sus herederos, en lugar de la gente o nación en la que ese sujeto sirve y vive. Si esto es difícil de creer, tómese el tiempo para escuchar el juramento del primer ministro canadiense, Justin Trudeau, al ingresar al Consejo Privado para obtener una muestra visceral de esta política medieval en acción (cada miembro del gabinete, primer ministro y líder de la oposición debe prestar este juramento si va a recibir informes de inteligencia de los servicios de inteligencia de su majestad).

 

 

Tenga en cuenta que ni una sola vez surge el bienestar de las personas o de la nación en este juramento.

 

Desafiando la ley natural

A pesar de estas estructuras de poder no naturales, la historia ha demostrado que, de vez en cuando, los buenos líderes se han encontrado en puestos ejecutivos de altos cargos. Por raros que sean, tales anomalías ocurrieron en los casos de los primeros ministros de Canadá, Wilfrid Laurier (1896-1911) y John Diefenbaker (1957-1963), los premiers de Quebec Paul Sauvé (1959), Daniel Johnson Senior (1967-68) y Gough Whitlam de Australia (1972-1975). Sin embargo, cuando surgen estas anomalías y tales cifras traspasan su esfera de acción aceptable en territorios de políticas reservados solo para la élite gobernante, se produce con mayor frecuencia un golpe dirigido por Rhodes Scholar [Laurier 1911 (2), Diefenbaker 1963], un momento inoportuno huelgas de muerte [Sauvé 1959 y Johnson 1968] u ocurre un despido por parte del Gobernador General de la Reina [Whitlam 1975].

En todos los casos antes mencionados, las instituciones demócratas que se basan en el concepto de que todos los ciudadanos son iguales y libres a imagen de un creador, nunca son toleradas dentro de la jaula de un sistema de oligarquismo basado en la creencia de que solo una persona es soberana y su / su palabra es ley absoluta para todos los esclavos y secuaces de la línea de sangre gobernante.

Como descubrió Gough Whitlam en 1975, el verdadero Imperio Británico es una bestia desagradable, y probablemente una que debería haberse extinguido hace un par de siglos. Desafortunadamente, hasta este momento, la historia ha estado contaminada por más de unas pocas interrupciones de líderes progresistas que sacrificaron su comodidad, carreras y, a menudo, sus vidas para resistir a este terco parásito que preferiría secar a su anfitrión antes que admitir que el sistema de organización en el que se basa es una abominación a la ley natural y la moral.

 

LaRouche: Qué es la geopolítica y cómo ha sobrevivido el Imperio Británico

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Fuentes:

Matthew Ehret / Strategic Culture — The Sacking of Gough Whitlam and the Royal Intention Behind the Five Eyes.

Matthew Ehret / Strategic Culture — From Dodgy Dossiers to the Sacking of Whitlam: The British Empire Stands Exposed.

Te puede interesar

Contenidos

Rara vez se ha reconocido que el narcotráfico (“legal”) fue iniciado por el Imperio Británico. Y sigue siendo así, aunque la etiqueta “colonial” ha...

5G

Frente a las oportunidades que abre la crisis, en este caso “la grande”, los británicos han desatado a todo su zoológico de orates en...

Contenidos

Una de las preguntas que muchos se hacen cuando los académicos del Instituto Schiller y el Movimiento LaRouche señalan al imperio británico como el...

Contenidos

[ Alinearse a alguno de los bandos/ideologías en disputa en cualquiera de los conflictos manufacturados por la criptocracia no sirve más que para fortalecer...

Publicidad
Publicidad Que es LBRY

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon

Archivos

Facebook

© Mente Alternativa · Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.