Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La mano imperial británica detrás del Rusiagate y la gobernanza global —expuesta otra vez

Por Matthew Ehret

Los resultados del Informe Durham publicado el 15 de mayo después de una investigación de cuatro años sobre las afirmaciones de “injerencia rusa” en las elecciones estadounidenses de 2016 no sólo proporcionaron una crítica devastadora de los abusos del FBI y la maquinaria Clinton, sino también una vasta operación de inteligencia internacional gestionada por la Inteligencia británica dirigida directamente desde las entrañas del MI6.

El Informe Durham, de 300 páginas, enfatizó este hecho en varios lugares señalando el contenido del “dossier sucio” del agente del MI6 Christopher Steele, cuyas afirmaciones de colusión rusa con la campaña de Trump nunca se basaron en nada más allá de chismes sueltos. Esto es extremadamente importante, ya que las afirmaciones del Dossier de Christopher Steele fueron toda la base de la cacería de brujas conocida como Rusiagate, que la investigación del FBI bajo el entonces director James Comey apodó ‘Crossfire Hurricane’. El informe de Durham afirmaba:

“Nuestra investigación determinó que los investigadores del ‘Crossfire Hurricane’ no corroboraron ni pudieron corroborar ninguna de las acusaciones sustantivas contenidas en el informe Steele”.

Citando el menos conocido pero igualmente importante informe de Igor Danchenko utilizado por Steele como la principal fuente de pruebas para la mayoría de sus grandiosas afirmaciones, Durham también escribió que era ‘incapaz de proporcionar ninguna prueba que corroborara las alegaciones de Steele.’

 

 

Entonces, ¿quién es Igor Danchenko?

Este joven analista nacido en Rusia en el Instituto Brookings, que no había estado en Rusia en décadas, admitió al FBI en enero de 2017 que no tenía contactos con ningún operativo ruso notable en ningún lugar cerca del Kremlin (o incluso la propia Rusia, al parecer), y estaba totalmente confundido cuando se le preguntó por qué creía que Steele lo contrató para armar un expediente de inteligencia sobre Trump en primer lugar.

Tales admisiones no parecían molestar al FBI en ese momento, que ignoró la evidencia de los fundamentos fraudulentos del dossier y procedió a utilizar el material de Steele/Danchenko para adquirir órdenes FISA sobre Carter Page. Este dossier también avivó el fuego de la inquisición del Rusiagate y dio voz por primera vez a la narrativa de que Rusia “hackeó” los correos electrónicos del DNC (que han sido completamente refutados por el ex informante de la NSA Bill Binney).

La tormenta de revelaciones en torno al Instituto Brookings fue lo que hizo que la administración Trump nombrara a John Durham como investigador especial en 2019, lo que incluyó una investigación largamente esperada sobre el poderoso think tank liberal que ha actuado como una fuerza de control en el estado profundo de Estados Unidos durante décadas y la poderosa figura del ex presidente del Instituto, Strobe Talbott.

 

 

El papel clave de Strobe Talbott

Strobe Talbott no solo dirigió Brookings durante años (2002-2012), sino que también fue vicesecretario de Estado de la Casa Blanca de Clinton, exdirector del Consejo de Relaciones Exteriores, fue miembro del comité ejecutivo de las Comisiones Trilaterales y también actuó como presidente de la Junta de Política de Asuntos Exteriores de la Casa Blanca de Obama. Fue Talbott quien desplegó a la mentora de Danchenko en el Instituto Brookings, Fiona Hill, para que adquiriera un puesto en el Consejo de Seguridad Nacional en 2017, donde no solo impulsó un plan de guerra antirruso, sino que testificó en el juicio de destitución de Trump en 2019.

Talbott también se coordinó estrechamente con Susan Rice (otra becaria de Rhodes), que trabajó a sus órdenes en el Instituto Brookings y más tarde se reveló que estaba en el centro de la operación de trampa “desenmascaramiento” que apuntó a Michael Flynn en enero de 2017.

Fiona Hill, que conocía a Christopher Steele desde 2006 y mantenían frecuentes discusiones desde 2016, fue coautora de dos informes de inteligencia del Instituto Brookings con Danchenko y lo respaldó como “analista e investigador creativo y consumado”, lo que se publicó en su cuenta de LinkedIn.

Los “expedientes adicionales que no eran el expediente Steele” se refieren a un expediente dudoso menos conocido producido por el periodista afiliado a Brookings Cody Shearer (cuñado de Strobe Talbott) que fue elaborado explícitamente para validar las afirmaciones sin fundamento que se encuentran en el expediente de Steele.

Al parecer, tener dos expedientes llenos de las mismas mentiras es más creíble que uno solo.

Otra información que ha salido a la luz -especialmente desde que se hizo público el testimonio de Steele en el juicio del Reino Unido- es que Talbott se puso en contacto con el activo del MI6 en agosto de 2016 para hablar del dossier, mientras comparaban notas sobre el expediente Shearer.

Con la sorprendente elección de Trump en noviembre de 2016, tanto Steele como Talbott se reunieron para elaborar estrategias sobre cómo debían manejar el dossier Steele en adelante.

Otro actor del Instituto Brookings que interactuó directamente con Steele y se aseguró de que el dossier llegara a manos de destacadas figuras pro-impeachment y medios de comunicación estadounidenses no fue otro que la propia reina del cambio de régimen Victoria Nuland, que contrató a Steele como asesor durante el Maidan ucraniano y se reunió con él en varias ocasiones para hablar del dossier antes de la elección de Trump. Nuland se había jactado anteriormente de que la operación de cambio de régimen en Ucrania costó al gobierno estadounidense y a la Fundación Nacional para la Democracia 5.000 millones de dólares antes de 2014.

Tanto Nuland como su marido neocon Robert Kagan trabajan como Senior Fellows en el Brookings Institute.

 

La mano imperial británica detrás del Rusiagate y la gobernanza global —expuesta otra vez

 

 

La verdadera cuestión del pedigrí británico de Talbott

Sería aquí el colmo de la insensatez suponer, como han hecho algunos comentaristas, que el papel de Talbott en esta operación indica una mano estadounidense guiando entre el complot para deshacer las elecciones de 2016. El hecho es que toda la vida de Talbott y su visión del mundo no han sido moldeadas por ideas totalmente antiestadounidenses, sino más bien por los principios imperiales británicos que se programan en las mentes de todos los becarios de Rhodes, como fue el caso de Talbott durante su estancia en Oxford entre 1966 y 1968.

 

Pie de foto: Strobe Talbott, Bill Clinton y Frank Aller durante sus días en Oxford. Fuente: adst.org

Pie de foto: Strobe Talbott, Bill Clinton y Frank Aller durante sus días en Oxford. Fuente: adst.org

 

Con la victoria presidencial de Bill Clinton en 1992, a los becarios Rhodes como Strobe Talbott (Subsecretario de Estado y coarquitecto de la Perestroika) y Robert Reich (Secretario de Trabajo), se unieron los “Rhodies” Ira Magaziner, Derek Shearer (Asesores Económicos Senior), Susan Rice (Subsecretaria de Estado para Asuntos Africanos), Kevin Thurme (Jefe de Personal de Salud y Servicios Humanos), George Stephanopoulos (Director de Comunicaciones), Richard Celeste (Embajador en la India) y docenas de otros becarios Rhodes.

Mientras dirigía el Consejo de Relaciones Exteriores, Talbott colaboró estrechamente con el académico de Rhodes Richard Haass, que se convirtió en presidente del CFR en 2003.

Pero fue durante sus días en Oxford cuando el joven Nelson Strobridge (Strobe) Talbott III adoptó un compromiso casi religioso con un orden mundial post-estado-nación. A su regreso a Estados Unidos, Talbott fue colocado en un papel prominente en la oficina de propaganda occidental sirviendo como uno de los principales editores de la revista Time. Fue durante el final de esta fase de su carrera cuando el que pronto sería Subsecretario de Estado esbozó su manifiesto para el Nuevo Orden Mundial en un artículo del 20 de julio de 1992 titulado “El nacimiento de una nación global”.

Todo lo que Talbott ha hecho en las tres décadas siguientes (junto con la multitud de otros becarios de Rhodes que inundaron la Casa Blanca con la elección de Clinton en 1992 y que dirigieron las presidencias de Barack Obama y Joe Biden) puede entenderse con esta premisa filosófica general y llega al meollo de la falsa disputa entre los imperialistas neoconservadores, a los que Talbott parece despreciar, y los imperialistas neoliberales de la variedad malthusiana/verde del Nuevo Trato como Talbott.

 

 

El nacimiento de una nación global

En 1992, en la cúspide de la desintegración de la Unión Soviética y el surgimiento de una era unipolar, Talbott no pudo evitar celebrar la disolución de las naciones soberanas y la creación de un gobierno mundial afirmando que en el próximo siglo “la nación tal y como la conocemos quedará obsoleta; todos los Estados reconocerán una autoridad única y global…”.

Ignorando el hecho de que los Estados nación soberanos se crearon como instrumentos para proteger a los ciudadanos de los imperios, Talbott define falsamente el nacionalismo en los siguientes términos: “Todos los países son básicamente acuerdos sociales, acomodaciones a circunstancias cambiantes. Por muy permanentes e incluso sagrados que puedan parecer en un momento dado, en realidad todos son artificiales y temporales. A través de los tiempos, ha habido una tendencia general hacia unidades más grandes que reclaman soberanía y, paradójicamente, una disminución gradual de cuánta soberanía real tiene cualquier país”.

Esta falsa definición de nacionalismo (que se ha convertido en hegemónica entre el mundo académico en las últimas generaciones) establece a continuación una serie de falsos problemas que procede a “resolver”.

En el sistema hobbesiano de pensamiento de suma cero que Talbott impone a la historia del mundo, se supone que los Estados nación son el resultado natural del egoísmo, la explotación de los débiles y la guerra. Aquí Talbott ignora por completo todas las pruebas de que las guerras de la historia han sido manipuladas artificialmente por una élite financiera transnacional y, en su lugar, caracteriza la guerra como el estado natural de la humanidad, por lo que requiere algún tipo de resolución de un leviatán o fuerza global de élites iluminadas desde arriba:

“Los grandes absorbieron a los pequeños, los fuertes a los débiles. El poder nacional hacía el derecho internacional”. Un mundo así estaba en un estado de guerra más o menos constante… quizás la soberanía nacional no era tan buena idea después de todo”.

A continuación, describiendo la esperada era de gobierno mundial que él considera una utópica era futura, Talbott enumera la creación de las maravillosas innovaciones del siglo XX de la Sociedad de Naciones, la OTAN, el FMI y la Globalización.

Talbott describe la OTAN como “el ejercicio de seguridad colectiva más ambicioso, duradero y exitoso de la historia” y a continuación celebra el Fondo Monetario Internacional. Talbott afirma que “el mundo libre formó instituciones financieras multilaterales que dependen de la voluntad de los Estados miembros de renunciar a cierto grado de soberanía nacional. El Fondo Monetario Internacional puede prácticamente dictar las políticas fiscales, incluso la cantidad de impuestos que un gobierno debe cobrar a sus ciudadanos.”

Previendo el protocolo R2P (responsabilidad de proteger) de Blair-Cheney que pronto justificaría los bombardeos humanitarios de Kosovo, Irak, Libia y Siria, Talbott defendió la destrucción de la soberanía nacional que hizo posible la invasión de Kuwait en 1991 diciendo: “los asuntos internos de una nación solían estar fuera de los límites de la comunidad mundial. Pero el principio de ‘intervención humanitaria está ganando aceptación”.

 

 

Neoconservadores straussianos frente a eruditos de Rhodes

Hasta ahora, si la visión del mundo de Talbott se parece bastante a la del típico neoconservador, no se sorprenda.

Los objetivos de un imperialista neoliberal becario de Rhodes y de un imperialista neoconservador straussiano son esencialmente los mismos. Ambos tipos buscan, en última instancia, un orden mundial post-estado-nación gobernado por una oligarquía financiera y sus gestores alfa tecnocráticos, y ambos definen el “poder” en términos absolutamente nietzscheanos de “fuerza”.

Sin embargo, existen varias diferencias importantes que pueden parecer superficiales, pero que es importante comprender si se desea evitar las trampas de pensamiento de “izquierda contra derecha” en las que tienden a caer muchos analistas bienintencionados.

Una diferencia primordial es que, mientras que los neoconservadores del tipo Kagan-Cheney-Bolton están mucho más dispuestos a aceptar el hecho (al menos entre ellos) de que su orden mundial ideal requiere constantes estados de “guerras eternas” asimétricas de unos contra otros -gestionadas por sus alfas desde arriba-, los imperialistas de izquierdas de la mentalidad de Talbott prefieren promover una narrativa más pacifista que no dudo que algunos de ellos -incluido el propio Talbott- creen realmente que es cierta. El suyo es un fascismo arco iris “ilustrado” con rostro democrático y un verde barniz maltusiano que Aldous Huxley describió una vez como “un campo de concentración sin lágrimas”.

 

Vladimir Putin en guerra contra los ‘straussianos’

 

El camino verde hacia el gobierno mundial

Volviendo al manifiesto de Talbott, el camino verde hacia el nuevo orden mundial que diferencia a un neocon de un neoliberal se presenta junto con su admiración por un poderoso individuo:

“La Cumbre de la Tierra celebrada el mes pasado en Río significó la aceptación por parte de los participantes de lo que Maurice Strong, el principal empresario del evento, denominó ‘la soberanía trascendente de la naturaleza’: puesto que los subproductos de la civilización industrial cruzan fronteras, también debe hacerlo la autoridad para ocuparse de ellos.”

En un ensayo de 1992 titulado “De Estocolmo a Río: A Journey Down a Generation’, Maurice Strong (a quien Talbott siempre ha venerado) escribió:

“El concepto de soberanía nacional ha sido un principio inmutable, de hecho sagrado, de las relaciones internacionales. Es un principio que sólo cederá lentamente y a regañadientes ante los nuevos imperativos de la cooperación medioambiental mundial.”

Dos años antes, Strong concedió una entrevista en la que describió un “libro de ficción” que fantaseaba con escribir y que describió de la siguiente manera:

“¿Qué pasaría si un pequeño grupo de líderes mundiales llegara a la conclusión de que el principal riesgo para la Tierra procede de las acciones de los países ricos? Y si el mundo quiere sobrevivir, esos países ricos tendrían que firmar un acuerdo para reducir su impacto sobre el medio ambiente. ¿Lo harán? La conclusión del grupo es “no”. Los países ricos no lo harán. No cambiarán. Así que, para salvar el planeta, el grupo decide: ¿No es la única esperanza para el planeta que las civilizaciones industrializadas colapsen? ¿No es nuestra responsabilidad provocar eso?”.

Al igual que su homólogo sociópata George Soros, toda la carrera de Strong había estado dedicada a la causa de un gobierno mundial verde, desde sus primeros días como activo canadiense de Rockefeller y vicepresidente de Power Corporation, hasta su entrada en el nuevo Gobierno liberal de Lester Pearson en 1963.

Fue aquí donde Strong creó la Corporación Canadiense para el Desarrollo Internacional, que contribuyó a acelerar la esclavitud a la deuda del Tercer Mundo (concesión de préstamos a naciones pobres con la condición de que se adhirieran a las condicionalidades del FMI/Banco Mundial que las mantenían para siempre subdesarrolladas y colonizadas). La gran innovación de Strong durante esta época fue su imposición de la idea de “tecnologías apropiadas” en las que se esperaba que invirtieran las naciones pobres en lugar de “tecnología sucia” avanzada como la energía nuclear que “modificaba demasiado los ecosistemas tribales naturales”.

En muchos sentidos, Maurice Strong, junto con el príncipe Felipe (que fue presidente del Fondo Mundial para la Naturaleza mientras Strong era vicepresidente del WWF en 1977) y Laurence Rockefeller (mano controladora detrás tanto del movimiento conservacionista estadounidense como del movimiento de divulgación de ovnis), fueron los fundadores del Green New Deal que actualmente se está impulsando como la “solución” al inminente colapso económico.

 

 

El auge del Rhodes Trust

La perspectiva neoliberal de Talbott fue expuesta originalmente por el imperialista racista Cecil Rhodes en sus Confesiones de fe de 1877 y en cuyo nombre y testamento se basó la beca fundada en 1902. En este documento Rhodes afirmaba:

“¿Por qué no deberíamos formar una sociedad secreta con un solo objetivo: la promoción del Imperio Británico y el sometimiento de todo el mundo incivilizado al dominio británico, la recuperación de los Estados Unidos y hacer de la raza anglosajona un solo Imperio?”

El temor al que se enfrentaban Rhodes y los principales imperialistas que presidían un Imperio Británico moribundo a finales del siglo XIX era que un nuevo sistema global de cooperación beneficiosa para todos estaba surgiendo rápidamente tras la victoria de Lincoln sobre la confederación esclavista apoyada por Gran Bretaña en 1865. Se trataba de un sistema definido por el mandato de garantizar que el crédito funcionara como instrumento para el progreso agroindustrial y las mejoras internas esbozado por el asesor de Lincoln, Henry Carey (que también actuó como principal organizador de la Exposición del Centenario de 1876, que exportó este sistema a todo el mundo), quien declaró en su Armonía de Intereses:

“Dos sistemas están ante el mundo; el uno busca aumentar la proporción de personas y de capital dedicados al comercio y al transporte, y por lo tanto disminuir la proporción dedicada a la producción de productos básicos con los que comerciar, con la necesaria disminución de la rentabilidad del trabajo de todos; mientras que el otro busca aumentar la proporción dedicada al trabajo de producción, y disminuir la dedicada al comercio y al transporte, con el aumento de la rentabilidad para todos, dando al trabajador buenos salarios, y al propietario del capital buenas ganancias… Uno mira hacia la guerra universal; el otro hacia la paz universal. Uno es el sistema inglés; el otro podemos enorgullecernos de llamarlo el sistema americano, porque es el único jamás concebido cuya tendencia ha sido la de elevar al mismo tiempo que igualar la condición del hombre en todo el mundo.”

Aunque este sistema se aplicó vigorosamente en la Rusia del siglo XIX para construir el ferrocarril transiberiano con la ayuda de ingenieros e industriales estadounidenses, también se aplicó en la Francia del presidente Sadi Carnot, en la Alemania de Otto von Bismarck e incluso en Japón durante la Restauración Meiji.

Desgraciadamente, en lugar de una nueva era de progreso imaginada por figuras como los aliados de Lincoln William Gilpin o Henry Carey, el presidente chino Sun Yat-sen, el canadiense Wilfrid Laurier o el ruso Sergei Witte, se desarrolló un calamitoso siglo XX de guerras y asesinatos mientras el Imperio Británico se reorganizaba bajo la guía del Roundtable Movement/Rhodes Trust de Oxford y la Fabian Society de la London School of Economics.

 

imagen

 

Ambos think tanks adoctrinaron a jóvenes talentos de todo el mundo, que fueron enviados de vuelta a sus países de origen para impregnar todos los estratos de la política pública y privada y que, en última instancia, tenían como objetivo 1) abolir los Estados nación soberanos, 2) instituir un gobierno mundial para imponer el control de la población bajo una dictadura científica y 3) eliminar la concepción de la humanidad y de la ley natural que dio lugar a los mayores movimientos renacentistas de los 2.500 años anteriores.

Rhodes describió este proceso de adoctrinamiento en los términos más crudos en su Testamento de Fe de 1877:

“Formemos del mismo tipo de sociedad una Iglesia para la extensión del Imperio Británico. Una sociedad que debería tener miembros en cada parte del Imperio Británico trabajando con un objetivo y una idea, deberíamos colocar a sus miembros en nuestras universidades y escuelas y deberíamos observar a la juventud inglesa pasar por sus manos, sólo uno de cada mil tendría la mente y los sentimientos para tal objetivo, debería ser probado en todos los sentidos, debería ser probado si es resistente, poseedor de elocuencia, indiferente a los pequeños detalles de la vida, y si se encuentra que es así, entonces elegido y obligado por juramento a servir por el resto de su vida en su país”.

A día de hoy, más de 8.000 estudiantes han pasado por el Rhodes Trust, y cada año se acogen 32 procedentes de América, que impregnan todas las ramas de la sociedad.

El historiador Carrol Quigley, de la Universidad de Georgetown, escribió sobre esta cábala en su publicación póstuma “Anglo-American Establishment”:

“Esta organización ha sido capaz de ocultar su existencia con bastante éxito, y muchos de sus miembros más influyentes, satisfechos de poseer la realidad más que la apariencia del poder, son desconocidos incluso para los estudiosos cercanos de la historia británica. Esto es aún más sorprendente cuando nos enteramos de que uno de los principales métodos de trabajo de este Grupo ha sido la propaganda.

Planeó la incursión de Jameson de 1895; provocó la guerra de los Boers de 1899-1902; estableció y controla el Rhodes Trust; creó la Unión Sudafricana en 1906-1910; fundó la revista del Imperio Británico The Round Table en 1910, que sigue siendo el portavoz del Grupo; ha sido la influencia más poderosa en All Souls, Balliol y New Colleges en Oxford durante más de una generación; ha controlado The Times durante más de cincuenta años, con la excepción de los tres años 1919-1922, dio a conocer la idea y el nombre de “Mancomunidad Británica de Naciones” en el período 1908-1918, fue la principal influencia en la administración de guerra de Lloyd George en 1917-1919 y dominó la delegación británica en la Conferencia de Paz de 1919; Tuvo mucho que ver con la formación y la gestión de la Sociedad de Naciones y del sistema de mandatos; fundó el Instituto Real de Asuntos Internacionales en 1919 y todavía lo controla; fue una de las principales influencias en la política británica hacia Irlanda, Palestina y la India en el período 1917-1945; fue una influencia muy importante en la política de apaciguamiento de Alemania durante los años 1920-1940; y controló y todavía controla, en gran medida, las fuentes y la escritura de la historia de la política imperial y exterior británica desde la Guerra de los Boer. “

Esta organización creó la OTAN, gestionó la Guerra Fría, orquestó la caída del Primer Ministro de Canadá en 1963, lideró la creación de un paradigma postindustrial en 1971 y llevó al mundo al borde de la guerra termonuclear en más de una ocasión.

Los ideólogos globalistas como Strobe Talbott y los de su calaña pueden patalear y gritar todo lo que quieran, pero las mentiras detrás de la infiltración rusa en los gobiernos occidentales están saliendo a la luz a un ritmo más rápido cada día que pasa, y los abusos de las agencias de inteligencia de los Cinco Ojos son cada vez más difíciles de ignorar. Una lucha que no formaba parte del guión original de 1991 para un Nuevo Orden Mundial está en marcha moldeada por visiones opuestas de lo que será el nuevo sistema operativo: o un sistema cerrado de creación de escasez y despoblación o un sistema abierto basado en la superación de los límites al crecimiento.

Las naciones del BRICS+ y de la OCS están adquiriendo cada vez más la fuerza necesaria para desherbar sus profundos jardines estatales y llevar a cabo una lucha internacional contra los sectarios de la muerte de Davos. Con esta coalición de Estados civilizacionales, ha surgido la oportunidad de deshacer los esfuerzos de los oligarcas hereditarios por primera vez en siglos.

Por supuesto, nunca hay que olvidar que los animales no son menos peligrosos cuando están heridos y desesperados, y con el deshielo del Rusiagate y la luz que brilla cada vez más sobre los agentes británicos en Estados Unidos, estas bestias son más peligrosas que nunca.

 

Lord Malloch Brown al descubierto — La mano británica detrás del golpe muestra sus escamas una vez más

 

 

Fuente:

Matthew Ehret, en The Last American Vagabond: The British Imperial Hand Behind Russiagate And Global Governance Exposed Again. 11 de junio de 2023.

Contenidos

Por Mente Alternativa En un artículo reciente publicado por The Grayzone, el periodista británico Kit Klarenberg cuenta la historia de Charles Garrett, un presunto...

Ciencia y Tecnología

Por Malek Dudakov Estados Unidos está inundado por la locura “transgénero”. Esta vez fue el Texas Children’s Hospital de Houston el que se distinguió....

Contenidos

Por Tsargrad Andrei Klintsevich dijo que los representantes del servicio de inteligencia británico MI6 en sus páginas de las redes sociales ya habían pedido...

Contenidos

Por Malek Dudakov El equipo de Trump está preparando activamente un plan de reformas importantes para los primeros 100 días de la presidencia. Los...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram