Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La China de Xi Jinping y el retorno de la ideología

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Aunque Xi Jinping ha sido comparado propagandísticamente con Mao Zedong en Occidente, el veterano político australiano Kevin Rudd cree que la visión del mundo de Xi es “más compleja que la de Mao, mezclando la pureza ideológica con el pragmatismo tecnocrático”. Los escritos sobre teoría política publicados por Xi son “mucho más extensos que los de cualquier otro líder chino desde Mao”. Y las ideas de Xi sobre la historia, el poder y la justicia tienen “profundas implicaciones para el contenido real de la política china y la política exterior — y, a medida que el ascenso de China continúa, para el resto del mundo”. Xi basa su pensamiento en el materialismo histórico (que se centra en la inevitabilidad del progreso) y en el materialismo dialéctico (que se centra en cómo se produce el cambio cuando chocan fuerzas en conflicto). Xi utiliza el materialismo histórico para situar la revolución china en el contexto de la historia mundial, donde la transición de China a una etapa más avanzada del socialismo está inevitablemente asociada al declive de los sistemas capitalistas. Dicho de otro modo, Xi no choca, sino que se acopla al flujo de los acontecimientos mundiales y se aleja del nihilismo ideológico occidental mientras aprovecha el juego para reforzar un nuevo tipo de nacionalismo.

 

Por Markku Siira

En la era de la posguerra fría, el “drama geopolítico mundial” continúa y no faltan las “grandes teorías de la historia y las relaciones internacionales”.

“Las variaciones del realismo y el liberalismo compiten para explicar y predecir el comportamiento de los Estados, mientras los estudiosos debaten si el mundo está asistiendo al fin de la historia, a un choque de civilizaciones o a algo totalmente distinto”, argumenta el veterano político australiano Kevin Rudd.

El enfoque analítico de Rudd se centra actualmente en “el ascenso de China bajo el presidente Xi Jinping y su desafío al poder de EEUU”. En su opinión, para entender el desarrollo de China, Occidente no ha prestado suficiente atención a la ideología oficial marxista-leninista de China, que se ha considerado “prácticamente muerta”. Esta interpretación es, en opinión de Rudd, errónea.

La “era de la gobernanza sin ideología” de China -que, según Rudd, comenzó a finales de la década de 1970 bajo Deng Ziaoping- ha terminado con Xi Jinping. Bajo el mandato del secretario general y del presidente Xi, ha comenzado a surgir en la República Popular un nuevo tipo de “nacionalismo marxista” que da forma a la presentación y al contenido de la política y la economía chinas.

Bajo Xi, la ideología vuelve a dirigir la política y ha advertido a su partido contra el “nihilismo ideológico”, que podría conducir a la inestabilidad social y, en el peor de los casos, al colapso de todo el Estado, como ocurrió con la Unión Soviética.

Xi ha impulsado la política interior hacia el “leninismo de izquierdas”, la política económica hacia el “marxismo” y la política exterior hacia el “nacionalismo de derechas”. Ha reforzado la influencia y el control del Partido Comunista en todos los ámbitos de la vida pública y privada, ha revitalizado las empresas estatales y ha impuesto nuevas restricciones al sector privado.

Al mismo tiempo, el líder chino ha promovido una política exterior cada vez más asertiva y nacionalista, alimentada por una “creencia marxista de que la historia está irremediablemente del lado de China y que un mundo basado en el poder chino produciría un orden internacional más justo”. Rudd sostiene que el ascenso de Xi ha marcado un “retorno de la ideología” a la política china.

Aunque Xi ha sido comparado propagandísticamente con Mao Zedong en Occidente, Rudd cree que la visión del mundo de Xi es “más compleja que la de Mao, mezclando la pureza ideológica con el pragmatismo tecnocrático”. Las ideas de X sobre la historia, el poder y la justicia tienen “profundas implicaciones para el contenido real de la política china y la política exterior – y, a medida que el ascenso de China continúa, para el resto del mundo”.

Rudd ha señalado que los escritos publicados por Xi sobre teoría política son “mucho más extensos que los de cualquier otro líder chino desde Mao”.

Como todos los marxistas-leninistas, Xi basa su pensamiento en el materialismo histórico (que se centra en la inevitabilidad del progreso) y en el materialismo dialéctico (que se centra en cómo se produce el cambio cuando chocan fuerzas en conflicto).

Xi utiliza el materialismo histórico para situar la revolución china en el contexto de la historia mundial, donde la transición de China a una etapa más avanzada del socialismo está inevitablemente asociada al declive de los sistemas capitalistas.

A través de la lente del materialismo dialéctico, Xi describe su programa como un paso adelante en una carrera cada vez más intensa contra “un sector privado arrogante, organizaciones influenciadas por Occidente y movimientos religiosos” en el interior y “Estados Unidos y sus aliados” en el exterior.

A medida que Xi se ha acercado a la política leninista y a la economía marxista, ha adoptado una forma de nacionalismo cada vez más audaz, que ha alimentado la asertividad y ha sustituido la tradicional cautela y aversión al riesgo de la política exterior china. La comprensión de Xi de la importancia del nacionalismo ya era evidente en su primer mandato.

En su discurso de 2013, Xi afirmó que “la historia es el mejor libro de texto” y que sus lecciones no deben olvidarse: “una nación sin memoria histórica no tiene futuro”. Así, la narrativa china sigue incluyendo historias de “la traición de las potencias imperiales occidentales y de Japón”, así como la respuesta heroica del Partido durante los “100 años de humillación” de China.

La China de Xi se presenta como si estuviera en el “lado correcto de la historia”, mientras que Estados Unidos es retratado como una potencia en declive “que se debate en los estertores de la decadencia capitalista, engullido por sus contradicciones políticas internas, destinado a ser marginado en la política mundial”. Rudd cree que el objetivo de Xi es que China se convierta en “la principal superpotencia de Asia y del mundo en 2049”.

Rudd justifica su afirmación mostrando cómo se ponen en práctica las formulaciones ideológicas de China. Señala las “ocupaciones de islas” por parte de China en el Mar de la China Meridional, la simulación de un bloqueo naval y aéreo de la isla de Taiwán, los enfrentamientos fronterizos entre India y China y la “diplomacia del guerrero lobo” china, en la que las críticas extranjeras se reciben con la misma intensidad.

Las convicciones ideológicas de Xi se reflejan también en la ambición de China de construir un “sistema internacional más justo y equitativo”, que ya no se base en la hegemonía estadounidense. Para Rudd, las iniciativas chinas, como el Proyecto de Desarrollo de la Franja y la Ruta, el Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras y la Organización de Cooperación de Shanghai, se crearon “para competir con las instituciones dominadas por Occidente y acabar sustituyéndolas”.

China está promoviendo su propio modelo de desarrollo nacional en el Sur global, como alternativa al Consenso de Washington. Pekín también ha proporcionado tecnología de vigilancia, formación policial y cooperación en materia de inteligencia a países como Ecuador, Uzbekistán y Zimbabue, que han rechazado el modelo liberal-democrático occidental.

A nivel nacional, Xi está en una posición más fuerte que nunca. Se apoya cada vez más en una “generación nacionalista” emergente, educada en casa y no en el extranjero, que ha llegado a la edad adulta bajo su administración. Rudd considera que no es realista que Occidente espere que la “visión marxista-leninista” de Xi se derrumbe en un futuro próximo, ni siquiera a medio plazo.

Sin embargo, Rudd sospecha que el talón de Aquiles de la China contemporánea puede ser la economía. La visión marxista de Xi de un mayor control del partido sobre el sector privado, un papel más amplio para las empresas estatales y la política industrial, y la búsqueda de la “riqueza común” a través de la redistribución, pueden reducir el crecimiento económico con el tiempo.

Esto es particularmente cierto para los sectores de la tecnología, las finanzas y el sector inmobiliario, que han sido los principales motores de crecimiento interno en China durante las dos últimas décadas. El atractivo de China para los inversores extranjeros también ha disminuido por el impacto de la incertidumbre de la cadena de suministro y las nuevas doctrinas de autosuficiencia económica. La cuestión crucial para la década de 2020 es si China será capaz de recuperarse de la desaceleración económica.

“El nacionalismo marxista de Xi es un proyecto ideológico para el futuro; es la verdad sobre China oculta a plena vista”, articula Rudd el desenlace no resuelto de su historia de suspense. Bajo Xi, el Partido Comunista “evalúa las cambiantes condiciones internacionales a través del prisma del análisis dialéctico”.

Desde esta perspectiva, las instituciones occidentales como el llamado Grupo Quad (una alianza estratégica entre Australia, India, Japón y Estados Unidos) y AUKUS (un acuerdo de cooperación militar entre Australia, Gran Bretaña y Estados Unidos) se consideran formaciones hostiles dirigidas contra China, y la respuesta a su amenaza requerirá que Pekín adopte nuevas tácticas políticas, ideológicas y militares.

A la luz de la “ortodoxia marxista-leninista” de Xi, Rudd insta a Occidente a dejar de esperar que la política y la economía de China adopten todavía el modelo liberal de Occidente. Bajo Xi y su politburó, esto no sucederá.

También está claro a estas alturas que “el enfoque de la política exterior de China está guiado no sólo por un cálculo cambiante de los riesgos y oportunidades estratégicas, sino también por la creencia subyacente de que las fuerzas históricas del cambio impulsarán inexorablemente al país”.

Occidente ganó la carrera ideológica en la década de 1990; Rudd, por supuesto, espera que ocurra lo mismo en la década de 2020. Sin embargo, China no está cayendo como la Unión Soviética, pero el “socialismo con características chinas” ya la ha convertido en la segunda economía del mundo.

“Aunque Xi no sea Stalin, tampoco es Mijaíl Gorbachov” y no abandonará su ideología, confirma Rudd, experto en China. ¿Podrán Estados Unidos y sus aliados derrotar a China, o se configurará el nuevo orden mundial según los términos de Xi Jinping?

 

Alexander Dugin dialoga con Wang Wen: ‘Rusia debería tomar la multidimensionalidad china como ejemplo a estudiar’

 

Fuente:

Markku Siira: Xi Jinpingin Kiina ja ideologian paluu. 2 de noviembre de 2022.

Te puede interesar

Contenidos

El Reloj del Juicio Final, establecido por la revista estadounidense Bulletin of the Atomic Scientists, se ha movido a 90 segundos para la medianoche....

Ciencia y Tecnología

Este artículo, publicado por el Instituto del Cinturón y la Ruta de Suecia (BRIX) y el Guangdong Institute for International Strategies, explica por qué...

Geopolítica

Davos no tiene ni idea del verdadero reseteo (diverso y edificante) que se está produciendo hacia la multipolaridad, que Pepe Escobar retrata con la...

Contenidos

Por EIRNS El planteamiento de Evan Ellis, investigador de la Escuela de Guerra del Ejército de Estados Unidos, en su escrito del 12 de...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY