Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La ‘agresión china’ es sólo la respuesta de China a la agresión de Estados Unidos

La campaña de propaganda contra China no va a desaparecer, sino que va a ser mucho más ruidosa, más loca y más agresiva.

Por Caitlin Johnstone

19 de diciembre de 2021.- Es un día especialmente tonto para la propaganda antichina. El gobierno de Biden ha impuesto restricciones comerciales a 34 instituciones chinas bajo la acusación infundada de que están desarrollando “armamento para el control del cerebro”, una afirmación que los medios de comunicación han estado muy contentos de transmitir acríticamente al público. Entre eso y la ridícula información sobre las pistolas de rayos rusas del Síndrome de la Habana, es como si estuvieran literalmente intentando que todo el mundo llevara sombreros de papel de aluminio.

Luego está el invitado de Tucker Carlson que acaba de decir a la masiva audiencia de Carlson que el ejército de EE.UU. tiene que estar lleno de “hombres de tipo A que quieren sentarse en un trono de cráneos chinos”. Es muy preocupante lo mucho que los medios de comunicación han estado hablando de la guerra con China como si fuera una conclusión inevitable, casi como si estuvieran trabajando para normalizar esa idea horrible.

También está este nuevo artículo de The Hill, hilarantemente titulado “Los ‘aliados’ China y Rusia se están confabulando contra Estados Unidos”, sobre cómo el pobre imperio estadounidense está siendo intimidado por el viejo y malvado Xi y la colaboración cada vez más estrecha de Putin. Su autor es Gordon Chang, que lleva décadas prediciendo erróneamente el inminente colapso de China, y es sencillamente absurdo porque el alineamiento entre Moscú y Pekín no es en realidad otra cosa que la consecuencia natural de que dos naciones se den cuenta de la necesidad de trabajar juntas contra la estructura de poder que se extiende por todo el mundo y que está tratando de intimidarlas para que se sometan.

El presupuesto militar estadounidense ha vuelto a aumentar a pesar de que Estados Unidos ha terminado una guerra este año, y a pesar de que no se enfrenta a ninguna amenaza real por parte de ninguna nación a sus costas fácilmente defendibles. El aumento se ha justificado en gran medida por la necesidad de “contrarrestar a China” e incluye miles de millones de financiación para la construcción en curso de sistemas de misiles de largo alcance en la primera cadena de islas cerca del territorio continental chino, explícitamente con el propósito de amenazar a China. Basta con imaginar lo que ocurriría si China comenzara a construir una cadena de sistemas de misiles de largo alcance frente a las costas de Estados Unidos para comprender quién es el verdadero agresor entre estas dos potencias.

En realidad, la preocupación de la clase política y de los medios de comunicación occidentales por lo que está haciendo China, tanto en el ámbito internacional como en el nacional, se ha centrado siempre en las medidas que ha tomado China en respuesta a las agresiones de Estados Unidos y sus aliados. Esta preocupación se enmarca generalmente en la oposición a los supuestos abusos de los derechos humanos y en la necesidad de proteger a los vecinos de China de la “agresión china”, pero en realidad se hace para facilitar la agenda para hacer a China más débil y más pequeña por cualquier medio necesario.

El origen real de las tensiones entre Estados Unidos y China nunca tiene nada que ver con los “derechos humanos” ni con la “protección” de nadie; eso es sólo la narrativa superpuesta a la agenda real. El origen real de esas tensiones es siempre el hecho de que al imperio estadounidense le interesa hacer a China más pequeña y más débil y a China le interesa ser grande y fuerte. Tras la caída de la Unión Soviética, EE.UU. decidió impedir el surgimiento de cualquier otra superpotencia rival, y todas las quejas que vemos airear sobre los supuestos abusos de China son en realidad justificaciones para las agresiones orientadas a socavar, subvertir, amenazar, superar y balcanizar a China para hacerla más débil y pequeña.

Casi todo lo que los medios de comunicación imperiales critican de China es, en realidad, una respuesta a las agresiones occidentales, ya se trate de Xinjiang, Hong Kong, Taiwán, las disputas territoriales sobre las fronteras o las aguas oceánicas, o el autoritarismo interno. Estados Unidos es sistemáticamente el agresor, y China responde sistemáticamente a la defensiva a esas agresiones.

Sólo un absoluto imbécil podría creer que Estados Unidos y sus aliados se preocupan realmente por los musulmanes de Xinjiang después de haber pasado las dos últimas décadas masacrando musulmanes por millones en sus guerras de agresión posteriores al 11-S. Las narrativas propagandísticas se centran en los derechos humanos, pero la verdadera razón es que Xinjiang es una región de gran valor geoestratégico que el imperialismo estadounidense se beneficiaría de arrebatar a China, y Pekín se beneficiaría de mantener. Tomemos este extracto de un artículo de la SBS de 2017 sobre la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI) de China para ilustrar (el énfasis es mío):

“Un ejemplo de un importante proyecto de la BRI que tiene múltiples objetivos es la creación de una ruta terrestre desde Xinjiang, en el extremo occidental de China, a través de Pakistán hasta su puerto de aguas profundas de Gwadar, en el mar Arábigo. Se han previsto 54.000 millones de dólares en infraestructuras para este tramo, a pesar de que parte de la ruta atraviesa territorio disputado por India y Pakistán.
Esta ruta proporciona a China un acceso terrestre de carga al Mar Arábigo, estimulará la inversión en Xinjiang y abrirá una nueva ruta hacia China para las importaciones de energía de Oriente Medio, una ruta que no es vulnerable al poder marítimo de Estados Unidos como sus rutas marítimas de la costa este.”

 

 

Cuando los grupos separatistas uigures empezaron a infligir actos de terror con el objetivo de expulsar al gobierno chino de Xinjiang y crear su propio estado, Pekín tenía esencialmente tres opciones:

Emprender una campaña de matanza militar masiva al estilo estadounidense contra estos grupos hasta derrotarlos,
Permitir que un levantamiento violento de lo que inevitablemente se convertiría en yihadistas respaldados por Occidente, como acababan de ver en Libia y Siria, arrebatara una parte geoestratégicamente crucial de China para ser explotada por Estados Unidos y sus aliados, o
Encontrar alguna alternativa a la 1 y a la 2.
Pekín se decantó por la opción número tres, y la alternativa que encontró fue la agresiva campaña de desradicalización que acabó implementando y las instalaciones de reeducación que tanto se le han criticado. Esta medida habría conllevado seguramente muchos de los abusos que cabría esperar de una acción policial a gran escala y de una escalada dramática de las políticas autoritarias, pero las afirmaciones de que constituía un “genocidio” han sido desacreditadas sólidamente por grupos de investigación independientes y por miembros del público que utilizan información disponible públicamente, mientras que las acusaciones más atroces de abusos han demostrado estar sujetas a manipulación y plagadas de importantes agujeros argumentales.

Se puede criticar a Pekín por el modo en que abordó su dilema en Xinjiang todo lo que se quiera, pero fue claramente menos draconiano que el enfoque de Estados Unidos de matar a millones y desplazar a decenas de millones en su bárbara “guerra contra el terror”. Y, a diferencia de la “guerra contra el terror”, el enfoque de Pekín funcionó realmente, algo que incluso los medios de comunicación occidentales se han visto obligados a reconocer a regañadientes a medida que aumenta el turismo en Xinjiang.

 

Occidente ha comprendido desde hace mucho tiempo que necesita mantener a China débil y pequeña para conservar la supremacía. Por eso tantas narrativas giran en torno a “liberar” (balcanizar) partes de China de Pekín. He aquí una cita de Winston Churchill de hace más de un siglo:

“Creo que tendremos que tomar a los chinos en nuestras manos y regularlos. Creo que a medida que las naciones civilizadas se vuelvan más poderosas se volverán más despiadadas, y llegará el momento en que el mundo soportará con impaciencia la existencia de grandes naciones bárbaras que en cualquier momento pueden armarse y amenazar a las naciones civilizadas. Creo en la partición definitiva de China, y digo definitiva. Espero que no tengamos que hacerlo en nuestros días. La raza aria está destinada a triunfar.”

Este patrón de trabajo para debilitar y empequeñecer a China es el mismo con Hong Kong, donde Estados Unidos estaba trabajando activamente para facilitar la balcanización de esa zona antes de que Pekín pusiera fin a sus operaciones intervencionistas. Es lo mismo con Taiwán, que ha servido como representante de Estados Unidos durante décadas, ha albergado anteriormente armas nucleares estadounidenses, acoge actualmente a tropas estadounidenses, es objeto de una campaña de propaganda occidental asombrosamente virulenta y desempeña un papel importante en los intereses geoestratégicos de Estados Unidos.

Lo mismo ocurre con la militarización del Mar de China Meridional. Xi Jinping había ofrecido una desmilitarización mutua del mar y, en cambio, Obama aumentó las tensiones con el “pivote hacia Asia”, aún en curso, que ha visto un aumento continuo de la actividad militar estadounidense y de sus aliados en la zona. Como explicó el ex presidente del Consejo de Seguridad de la ONU, Kishore Mahbubani, en una entrevista el año pasado:

“Cito a un antiguo embajador estadounidense en China, Stapleton Roy, que me dijo: “Kishore, cuando Xi Jinping hizo una oferta para desmilitarizar el Mar de la China Meridional, Estados Unidos debería haber aceptado esa oferta y haber accedido a detener todas nuestras actividades militares en el Mar de la China Meridional. Eso habría expulsado a los chinos”. Por supuesto, los estadounidenses también estarían fuera. Pero el Mar de la China Meridional es mucho más importante para China que para Estados Unidos. Si Estados Unidos se retira, los militares chinos se retiran. Y eso es una victoria para Estados Unidos, ¿verdad? En cambio, la Marina de los Estados Unidos respondió enviando buques de guerra. Así que Xi dijo: ‘Vale, rechazáis mi oferta. Que así sea'”.

Lo mismo ocurre con las políticas internas autoritarias por las que China es frecuentemente criticada por el mundo occidental. En un reciente artículo de Bloomberg nos enteramos de que a los espías estadounidenses les resulta difícil llevar a cabo operaciones contra el gobierno chino porque sus estrictas políticas les impiden funcionar.

“Los agentes de la CIA en China se enfrentan a los enormes desafíos que plantea el floreciente estado de vigilancia chino, que ha cubierto las ciudades chinas con cámaras de vigilancia y emplea un sofisticado software de reconocimiento facial para rastrear las amenazas”, afirman los autores del artículo.

Bloomberg explica que las medidas anticorrupción de China han hecho mucho más difícil reclutar activos de la CIA, escribiendo: “La amplia campaña anticorrupción de Xi, que ha castigado a más de 1,5 millones de funcionarios, también ha llevado a un mayor escrutinio de los ingresos de los funcionarios chinos, haciendo que los pagos a las fuentes potenciales sean mucho más problemáticos, dijeron dos ex funcionarios.”

“Esos esfuerzos fueron detallados ampliamente en 2017 por el New York Times, que dijo que hasta una docena de fuentes estadounidenses fueron ejecutadas por China, con otras encarceladas, en lo que representó una de las peores violaciones de las redes de espionaje estadounidenses”, señala también el artículo.

 

 

Como documentó John Pilger en su clarividente “The Coming War On China”, Estados Unidos ha estado rodeando a la RPC con bases militares y armamento, construyendo un “lazo” alrededor de esa nación que ahora incluye los mencionados sistemas de misiles de largo alcance que se están construyendo a través de la primera cadena de islas. Si cualquier potencia extranjera hiciera esto a los Estados Unidos se consideraría un acto de guerra, y se declararía la guerra inmediatamente, pero de alguna manera nunca entra en la cabeza de los occidentales que China podría ser la que está respondiendo defensivamente a un agresor.

Nada de esto significa que China esté dirigida por inocentes niñas exploradoras que nunca hacen nada malo, sólo significa que claramente no es el agresor en estos conflictos, y que la imagen que se nos presenta en la frenética campaña del imperio occidental para manipular el pensamiento público sobre China no se basa en la realidad. La campaña de propaganda es tan penetrante y contundente que incluso la gente que es consciente de que está ocurriendo sigue cayendo comúnmente en sus mentiras y distorsiones sólo porque hay mucha de ella que viene de muchas direcciones diferentes.

La campaña de propaganda contra China no va a desaparecer, sino que va a ser mucho más ruidosa, más loca y más agresiva. Con cada nueva narrativa estridente que surja, investígala con la pregunta “¿Cómo está orientada a hacer a China más débil y más pequeña?” en mente. Siempre encontrarás algo ahí.

No tiene por qué ser así. No hay ninguna buena razón por la que las naciones no puedan colaborar entre sí hacia el bien común en lugar de malgastar toda su energía y recursos en esta lucha insana de conquista hegemónica de Estados Unidos. La palabra “distensión” nunca entra en el discurso dominante porque no sirve a los intereses de los imperialistas occidentales que nos gobiernan, pero sí sirve a todos los demás, infinitamente más que verter fortunas en el brinkmanship de la guerra fría y coquetear con la perspectiva de una guerra mundial entre naciones con armas nucleares.

La distensión es lo que se necesita. Pero para que eso ocurra, el imperio estadounidense va a tener que dejar de agredir, y va a tener que dejar de mentir.

 

Confirmado: La red de inteligencia británica que promueve la narrativa de que el Covid ‘escapó’ de un laboratorio chino, es la misma que está detrás de las guerras sin fin y el Rusiagate

 

Fuente:

Caitlin Johnstone: ‘Chinese Aggression’ Is Just China Responding to U.S. Aggression.

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Un informe de 66 páginas escrito y publicado en 1997 en la Revista Fidelio por el editor de la Revista Executive...

Contenidos

Por Bill Jones China ha reaccionado enérgicamente al discurso inaugural del 20 de mayo del nuevo presidente de Taiwán, Lai Ching-te, ya que indicaba...

Contenidos

Por Dean Andromidas La Armada y la Fuerza Aérea chinas llevaron a cabo hoy ataques simulados contra Taiwán, durante un ejercicio militar que rodeó...

Contenidos

La teniente coronel retirada de la USAF, Karen Kwiatkowski, considera que los únicos factores que unen hoy al Congreso de los Estados Unidos son...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram