El periódico israelí Israel Hayom, propiedad del principal donante de Donald Trump, Sheldon Adelson, publicó un borrador filtrado en hebreo del “Acuerdo del siglo” de la administración de Trump para el conflicto Israel-Palestina. El borrador fue entregado al periódico por un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel, que actualmente está encabezado por el Primer Ministro israelí convicto, Benjamin Netanyahu. El plan, que ha sido redactado por el yerno del presidente Donald Trump, Jared Kushner y Jason Greenblatt, será publicado en junio después de la conclusión del mes sagrado musulmán del Ramadán, según Mondoweiss. El supuesto borrador del  ‘Acuerdo del siglo’ de Jared Kushner es segregacionista, racista e invasivo a todas luces, y se ha orquestado al más puro estilo de la mafia, suprimiendo cuidadosamente temas claves como el del Monte del Templo y Al Quds y ofreciendo engañosos beneficios económicas a los palestinos aprovechando su situación precaria sin dejarles más remedio que aceptar lo que se les impone para vivir en una especie de protectorado o reserva india incluso viéndose obligados a pagar por su seguridad, que recaerá en Israel pues ni siquiera tendrían derecho a formar un ejército nacional propio. Según el documento, de negarse a aceptar el acuerdo, los palestinos sufrirían consecuencias como el estrangulamiento económico y el uso de la fuerza militar israelí y estadounidense. Por su parte, el periódico libanés ‘Al Ajbar’, reportó que el príncipe heredero saudí y descuartizador de periodistas, Mohamed bin Salmán, ofreció a la Autoridad Palestina 10.000 millones de dólares a cambio de aceptar el acuerdo.

 

‘Aceptan el plan o los estrangulamos’

Aunque mantiene muchos de los detalles que se han filtrado a la prensa en las últimas semanas y meses, el borrador del plan publicado por Israel Hayom contiene varios reclamos nuevos e inquietantes, incluido el plan de la administración Trump para obligar al liderazgo palestino a aceptar el plan a través de amenazas de estrangulamiento económico y fuerza militar. Por ejemplo, si el liderazgo palestino, como la Autoridad Palestina (AP) o Hamas, rechaza el “plan de paz” de la administración Trump, los Estados Unidos responderán agresivamente asegurándose de que “ningún país del mundo transfiera dinero” a Palestina, lo cual aparentemente se lograría a través de las sanciones estadounidenses. Con la economía de Palestina y el sustento de muchos palestinos dependientes de la ayuda externa, tal acto equivaldría al estrangulamiento económico de los más de 6 millones de palestinos en Cisjordania y alrededor de 2 millones de palestinos en la Franja de Gaza.

Además, si la Autoridad Palestina acepta el plan pero el liderazgo de Gaza, es decir, Hamas, lo rechaza, “EE. UU. respaldará a Israel para que perjudique personalmente a los líderes de Hamas y la Jihad Islámica” y los EE.UU. considerará a Hamas totalmente responsable de cualquier futura “ronda de violencia” entre Israel y Hamas, independientemente de las circunstancias que inicien la violencia. En otras palabras, la administración de Trump está dispuesta a unirse a una futura guerra contra la asediada Franja de Gaza si Hamas rechaza el plan de administración para el conflicto israelí-palestino de Trump. La Franja de Gaza ha sido descrito por las Naciones Unidas como una prisión al aire libre que se encuentra bajo bloqueo total y en la que ya es en gran parte imposible vivir para sus habitantes.

 

Detalles del borrador del ‘Acuerdo del siglo’ publicado por Israel Hayom

Se firmará un acuerdo tripartito entre el régimen de Tel Aviv, la Autoridad Palestina (AP) con sede en Ramallah y el movimiento de resistencia Hamas, que controla la Franja de Gaza sitiada y empobrecida, y posteriormente se establecerá un estado palestino que se llamará “Nueva Palestina.”

La “Nueva Palestina” se establecerá en la ocupada Cisjordania y Gaza, con la excepción de los asentamientos israelíes construidos en tierras palestinas en la Ribera Occidental.

Los bloques de asentamientos en la Cisjordania ocupada, que son ilegales según el derecho internacional y la Resolución 2334 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, permanecerán bajo el control del régimen israelí y se ampliarán para llegar a otros asentamientos aislados.

Además, la ciudad santa de Jerusalén, ocupada por Israel, al-Quds no se dividirá, sino que será compartida por Israel y la “Nueva Palestina”, y el régimen israelí mantendrá el control general.

La población árabe que vive en Jerusalén al-Quds será ciudadana de Nueva Palestina, pero el régimen de Tel Aviv permanecerá a cargo del municipio y, por lo tanto, de la tierra. El estado palestino recién formado pagaría impuestos y costos de agua al municipio de Jerusalem al-Quds.

El estado actual de los lugares sagrados continuará, y los israelíes judíos no podrán comprar casas palestinas y viceversa.

Egipto ofrecerá la nueva tierra del estado palestino para construir un aeropuerto, fábricas y atender a los sectores comercial y agrícola. A los palestinos no se les permitirá vivir en esta tierra. Los límites de estas tierras y el precio del arrendamiento se determinarán entre las dos partes a través de la mediación de los países de apoyo.

Los Estados Unidos, la Unión Europea y los estados del Golfo Pérsico ricos en petróleo proporcionarán un presupuesto de $30 mil millones durante cinco años para proyectos nacionales en la nueva Palestina. Los Estados Unidos pagarán el 20% del costo de dichos proyectos y el 10% de la UE, mientras que los estados del litoral del Golfo Pérsico financiarán el 70%.

Además, a la nueva Palestina no se le permitirá crear un ejército. Las únicas armas que se le permitirá poseer serán las armas ligeras para la policía.

Se firmará un tratado de protección entre el régimen israelí y la Nueva Palestina en virtud del cual pagará a Israel para que lo defienda de la agresión extranjera. El costo del pago debe determinarse en las negociaciones entre las partes que serían mediadas por los estados de apoyo.

Hamas depositará todas sus armas, incluidas las armas personales, ante las autoridades egipcias. Los miembros de Hamas, incluidos los líderes, continuarán recibiendo salarios de los países de apoyo hasta que se forme el gobierno.

La frontera de la Franja de Gaza, incluida la frontera marítima, estará abierta al movimiento de mercancías y trabajadores hacia Israel y Egipto, como la situación actual de Judea y Samaria.

Dentro de un año, se celebrarán elecciones democráticas y se elegirá un gobierno de Nueva Palestina y todos los ciudadanos palestinos podrán postularse para la elección. Un año después de las elecciones y el establecimiento del gobierno, los palestinos recluidos en prisiones israelíes serán liberados gradualmente a lo largo de tres años.

Se establecerá una carretera que conecta Cisjordania y la Franja de Gaza. China pagará el 50% de su costo, mientras que Corea del Sur, Australia, Canadá, los EE.UU. y la Unión Europea pagarán cada uno el 10%.

El valle del Jordán permanecerá bajo el control israelí. La Nueva Palestina recibirá dos nuevas rutas a Jordania con cruces bajo su control.

Si Hamas y la Autoridad Palestina se niegan a firmar el “Acuerdo del siglo”, Washington cancelará todo el apoyo financiero a los palestinos y garantizará que ningún país les transfiera fondos.

Si PA firma el acuerdo pero Hamas o la Jihad Islámica se niegan, los líderes de estos dos movimientos serán considerados responsables. En una nueva agresión militar israelí contra la Franja de Gaza, los Estados Unidos respaldarán a Israel para atacar a estos líderes.

Si Israel se negara a firmar el acuerdo, los Estados Unidos cesarán todo el apoyo financiero al régimen de Tel Aviv.

El llamado “Plan de paz” de Trump ha sido rechazado por las autoridades palestinas antes de su inauguración al final del sagrado mes de ayuno de Ramadán y hasta la formación del nuevo gabinete israelí, probablemente en junio.

Hablando en la ciudad ocupada de Ramallah, Cisjordania, el 16 de abril, el Primer Ministro palestino Mohammad Shtayyeh atacó la iniciativa de Trump, afirmando que había “nacido muerta.”

Shtayyeh señaló que las negociaciones con los Estados Unidos fueron inútiles después de la reubicación de su país de la embajada de Tel Aviv a Jerusalén al-Quds, que los palestinos consideran la ciudad capital de su futuro estado.

 

Arabia Saudí ofreció dinero a Palestina a cambio de aceptar el plan de EEUU

Según informó el periódico libanés ‘Al Ajbar’, el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salmán, ofreció a la Autoridad Palestina 10.000 millones de dólares a cambio de aceptar el conocido como Acuerdo del Siglo, el plan de paz para Oriente Próximo ideado por la Administración del presidente estadounidense, Donald Trump.

Según informa el periódico libanés, el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salmán, se reunió el miércoles con el presidente palestino, Mahmud Abbas, para informarle de los detalles de la iniciativa de paz de Washington y para pedirle que la aceptara.

 

Israel disparó contra 940 niños palestinos en 2018 y ha encarcelado a 50 mil desde 1967

 

Fuentes:

Veterans Today — You just can’t make this stuff up.

Mint Press News — Trump’s “Deal of the Century” Will Use Sanctions, Military Threats to Force Palestinian Acceptance.

AnnurTV — Arabia Saudí ofrece US $10.000 millones a Palestina a cambio de aceptar el plan de EEUU.

Necesitamos tu ayuda...
La censura de las agencias de publicidad y las redes sociales sigue recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Por favor considera hacer una donación. Para donar has click aquí.

logo donacion