Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

El miedo a la viruela del mono podría rescatar a dos corruptas empresas que tienen el monopolio de las vacunas y tratamientos contra la viruela

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Hace unas semanas, Emergent Biosolutions y SIGA Technologies (dos empresas corruptas), se encontraban en una situación financiera delicada. Ahora, con la preocupación por un brote mundial de viruela del mono, exagerada tanto por los medios de comunicación como por las organizaciones sanitarias mundiales, las preocupaciones -y los pecados- de estas dos empresas se están olvidando rápidamente. Emergent Biosolutions y SIGA Technologies tienen el monopolio de las vacunas y tratamientos contra la viruela en el mercado estadounidense y en otros mercados. Sus principales productos se utilizan también para tratar la viruela del mono. Las acciones de Emergent Biosolutions subieron un 12% el jueves, mientras que las de SIGA se dispararon un 17,1%.

Esta es una traducción automatizada, el artículo original en inglés y con enlaces puede consultarse en Unlimited Hangout.

 

Por Whitney Webb

En los últimos días, la preocupación por un brote mundial de viruela del mono, una enfermedad leve relacionada con la viruela y la varicela, ha sido exagerada en los medios de comunicación y en los ministerios de sanidad de todo el mundo, provocando incluso una reunión de emergencia en la Organización Mundial de la Salud (OMS). Para algunos, los temores se han centrado en que la viruela del mono sea la potencial “próxima pandemia” después del Covid-19. Para otros, el temor es que la viruela del mono se utilice como la última excusa para seguir avanzando en las políticas draconianas de bioseguridad y en la toma de poder mundial.

Independientemente de cómo se desarrolle la situación de la viruela del mono, dos empresas ya están sacando provecho. A medida que la preocupación por la viruela del mono ha aumentado, también lo han hecho las acciones de Emergent Biosolutions y SIGA Technologies. Ambas empresas tienen esencialmente el monopolio de las vacunas y tratamientos contra la viruela en el mercado estadounidense y en otros mercados. Sus principales productos centrados en la viruela se utilizan, convenientemente, también para proteger o tratar la viruela del mono. Como resultado, las acciones de Emergent Biosolutions subieron un 12% el jueves, mientras que las de SIGA se dispararon un 17,1%.

Para estas empresas, los temores a la viruela del mono son un regalo del cielo, concretamente para SIGA, que produce un tratamiento contra la viruela, conocido por su marca TPOXX. Es el único producto de SIGA. Aunque algunos medios han señalado que el aumento de la valoración de SIGA Technologies ha coincidido con la reciente preocupación por la viruela del mono, no se ha prestado atención al hecho de que la empresa es, al parecer, la única pieza del imperio de un poderoso multimillonario que no se está desmoronando.

Ese multimillonario, el “asaltante de empresas” Ron Perelman, tiene profundos y controvertidos lazos con la familia Clinton y el partido demócrata, así como preocupantes vínculos con Jeffery Epstein. Aparte de su participación mayoritaria en SIGA, Perelman ha aparecido recientemente en los titulares por liquidar rápidamente muchos de sus activos en un intento desesperado de conseguir dinero.

Del mismo modo, Emergent Biosolutions también ha estado en apuros. La empresa, que tiene vínculos preocupantes con los ataques con ántrax de 2001, fue criticada hace poco menos de dos semanas por participar en un “encubrimiento” de los problemas de control de calidad relacionados con su producción de vacunas Covid-19. Una investigación del Congreso descubrió que los problemas de control de calidad en una instalación de Emergent hicieron que se desecharan más de 400 millones de dosis de vacunas Covid-19. La fábrica de Emergent en cuestión había sido cerrada por la FDA en abril de 2021. Se les permitió reabrir en agosto pasado antes de que el gobierno rescindiera el contrato. Dado que la mayor parte del negocio de la empresa está ligado a contratos con el gobierno de los Estados Unidos, la pérdida de este contrato, y la mala publicidad que lo acompaña, la noticia de que su vacuna contra la viruela puede ser pronto de interés internacional es probablemente vista como un regalo del cielo por la empresa.

En particular, es la segunda vez en un año que ambas empresas se benefician de los temores de pandemia o bioterrorismo propagados por los medios de comunicación. El pasado mes de noviembre, se especuló con la posibilidad de que pronto se produjera un resurgimiento del virus erradicado que causa la viruela. Esto comenzó con los comentarios de Bill Gates sobre las perspectivas de bioterrorismo de la viruela durante una entrevista del 4 de noviembre de 2021 y fue seguido por el anuncio del 16 de noviembre de una investigación de los CDC/FBI sobre 15 viales sospechosos etiquetados como “viruela” en una instalación de Merck en Filadelfia. Ahora, aproximadamente seis meses después, los mismos temores vuelven a dar resultado para las mismas dos empresas.

 

Una empresa asesina

Emergent Biosolution era conocida anteriormente como BioPort. La empresa fue fundada por Fuad el-Hibri, un hombre de negocios libanés, que aprovechó sus contactos con poderosos ex funcionarios militares y políticos estadounidenses, para hacerse con el control de una fábrica de Michigan que no funcionaba. Era la única fábrica autorizada para producir una vacuna contra el ántrax.

Se sabía que la vacuna contra el ántrax tenía grandes problemas incluso antes de que BioPort la adquiriera, y muchos investigadores creen que es una de las principales causas del síndrome de la “Guerra del Golfo”. La propia vacuna, desarrollada originalmente en Fort Detrick, tenía un historial de seguridad escaso o nulo en el momento en que se administró a las tropas estadounidenses en la Primera Guerra del Golfo, un problema que nunca se solucionó. Sin embargo, sus problemas crónicos de seguridad y su torpe régimen de multidosis harían que BioPort/Emergent Biosolutions pasara años desarrollando una nueva formulación de su vacuna contra el ántrax.

La creación de BioPort coincidió con los esfuerzos de la administración Clinton por imponer la vacuna contra el ántrax a todos los miembros de las Fuerzas Armadas estadounidenses. Con el control de la única fuente de vacunas contra el ántrax, BioPort estaba preparada para hacer un gran negocio.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

viruela del mono

 

Una vez que la empresa adquirió las instalaciones de Michigan, tomó grandes cantidades de fondos del gobierno de EE.UU., aparentemente para hacer mejoras en el lugar. Sin embargo, la empresa se negó a utilizar los fondos para hacer las reparaciones necesarias, y en su lugar gastó ese dinero en las oficinas de sus ejecutivos, en lugar de la fábrica de vacunas, y millones más en bonos para la “alta dirección”. Los auditores del Pentágono descubrirían más tarde que aún faltaban millones más y que el personal de BioPort desconocía el coste de producir una sola dosis de la vacuna. A pesar de la clara mala gestión y la corrupción, BioPort exigió ser rescatada por el Pentágono, y así fue. Mientras tanto, las instalaciones de Michigan perdieron su licencia después de que una inspección gubernamental encontrara numerosos problemas de seguridad.

Sin embargo, en agosto de 2001, BioPort estaba a punto de perder los contratos del Pentágono, su única fuente de ingresos. El Pentágono empezó a preparar un informe, que debía publicarse en septiembre de 2001, en el que se detallaría un plan para dejar marchar a BioPort. Gracias al ataque del 11 de septiembre de 2001 contra el Pentágono, ese informe nunca se publicó. Poco después, comenzaron los ataques con ántrax de 2001.

Unos meses antes, BioPort había contratado al Battelle Memorial Institute para que le ayudara a rescatar su maltrecho programa de vacunas. El acuerdo dio a Battelle “una exposición inmediata a la vacuna” y ésta se utilizó en relación con el programa de ántrax financiado por el Pentágono, en el que participaron Ken Alibek y William C. Patrick III, dos expertos en armas biológicas con profundos vínculos con la CIA. Ese programa estaba alojado en las instalaciones de Battelle en West Jefferson, Ohio. Muchos investigadores creen que esa instalación es la fuente del ántrax utilizado en los ataques de 2001.

El pánico que suscitaron los ataques con ántrax llevó al Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) a intervenir. Le devolvieron la licencia a BioPort en enero de 2002, a pesar de los persistentes problemas de seguridad en sus instalaciones de producción de vacunas en Michigan. Sin embargo, BioPort no se conformó con ver restablecidos sus contratos anteriores con el Pentágono, ya que comenzó a presionar fuertemente para obtener nuevos contratos de vacunas contra el ántrax destinados a civiles estadounidenses, trabajadores de correos y otros. Los conseguirían, en gran parte gracias al entonces asesor antiterrorista del HHS y que pronto sería el nuevo subsecretario del HHS: Jerome Hauer. Hauer se incorporaría más tarde al consejo de administración de BioPort, tras su reforma como Emergent Biosolutions, en 2004.

Este tipo de ejemplos de amiguismo son más comunes que no cuando se trata de Emergent Biosolutions. De hecho, la empresa se ha apoyado con frecuencia en individuos que pasan su carrera por la “puerta giratoria” entre la industria farmacéutica y el gobierno, en particular aquellos que también tienen un pluriempleo como alarmistas del bioterrorismo. Uno de los principales individuos que han sido fundamentales para el éxito de la empresa a lo largo de los años ha sido Robert Kadlec. Kadlec fue el principal asesor en materia de bioterrorismo del Pentágono en las semanas previas a los ataques con ántrax de 2001. Meses antes, había participado en la simulación Dark Winter de junio de 2001, que “predijo” aspectos importantes de los posteriores ataques con ántrax. Posteriormente, Kadlec elaboró gran parte de la legislación que crearía la posterior política de respuesta al bioterrorismo/pandemia del país, incluyendo el BARDA y la Reserva Nacional Estratégica.

 

viruela del mono

 

Poco después de dejar el gobierno, Robert Kadlec ayudó a fundar una nueva empresa en 2012 llamada “East West Protection”, que desarrolla y ofrece “sistemas integrados de preparación y respuesta ante todo tipo de riesgos para comunidades y naciones soberanas.” La empresa también “asesora a comunidades y países en cuestiones relacionadas con la amenaza de armas de destrucción masiva y pandemias naturales.”

Kadlec formó la empresa con W. Craig Vanderwagen, el primer Subsecretario de Preparación y Respuesta del HHS (un cargo que Kadlec había ayudado a redactar en la ley y que más tarde ocuparía él mismo). El otro cofundador de East West Protection era Fuad El-Hibri, fundador de BioPort/Emergent Biosolutions, que acababa de dejar de ser director general de Emergent a principios de ese año.

Kadlec se convirtió entonces en consultor. La empresa de consultoría de Kadlec, RPK Consulting, le reportó 451.000 dólares solo en 2014, donde asesoró directamente a Emergent Biosolutions, así como a otras empresas farmacéuticas como Bavarian Nordic. Kadlec también fue consultor de contratistas militares y de inteligencia, como la empresa Invincea, respaldada por DARPA, y el contratista de la NSA Scitor, recientemente adquirido por SAIC.

Kadlec volvería al gobierno como ASPR del HHS bajo el mandato de Trump, cargo que ocupaba cuando comenzó la crisis de Covid-19. El año anterior, en 2019, Kadlec había llevado a cabo un simulacro de meses de duración centrado en una pandemia mundial originada en China llamada Crimson Contagion. Una vez que la crisis del Covid-19 comenzó en serio, desempeñó un papel importante en la obtención de contratos de vacunas contra el Covid-19 para Emergent Biosolutions, a pesar de sus conflictos de intereses, algunos de los cuales se había negado a revelar al ser nombrado para servir como ASPR.

El patrón de comportamiento corrupto de Emergent Biosolutions, que comenzó con su vacuna contra el ántrax, puede verse con sus acciones recientes en relación con su producción de vacunas Covid-19. Según el reciente informe del Congreso, publicado apenas unos días antes de que comenzara el reciente aumento de la preocupación por la viruela del mono, los trabajadores de laboratorio de Emergent “intentaron intencionadamente engañar a los inspectores del gobierno sobre los problemas” en su planta de Baltimore y también “rechazaron repetidamente” los esfuerzos de AstraZeneca y Johnson & Johnson para inspeccionar sus instalaciones. “A pesar de las importantes señales de alarma en su planta de fabricación de vacunas, los ejecutivos de Emergent ocultaron estos problemas bajo la alfombra y continuaron recaudando el dinero de los contribuyentes”, declaró la presidenta del Comité de Supervisión y Reforma de la Cámara de Representantes, Carolyn Maloney (demócrata de Nueva York), tras la publicación del informe. Sin embargo, esas “grandes señales de alarma” pueden encontrarse a lo largo de toda la historia de la empresa, para aquellos que estén dispuestos a tomarse el tiempo de mirar.

Apenas unos días después de la publicación del informe del Congreso, Emergent Biosolutions anunció que adquiriría los derechos mundiales exclusivos del “primer antiviral oral contra la viruela aprobado por la FDA para todas las edades” de la empresa Chimerix. El fármaco, llamado TEMBEXA, es sólo para el tratamiento de la viruela, a la que la empresa se refiere como “una amenaza de salud pública de alta prioridad”. El comunicado de prensa sobre la adquisición de TEMBEXA por parte de la empresa afirma que se prevén contratos multimillonarios del gobierno estadounidense para el producto. La FDA aprobó formalmente el fármaco el pasado mes de junio.

Emergent Biosolutions también tiene los derechos de la vacuna contra la viruela conocida como ACAM2000, que también puede utilizarse para tratar la viruela del mono. La vacuna, producida originalmente por Sanofi, fue adquirida por la empresa en 2017. Como resultado, la compañía tiene un monopolio esencial sobre las vacunas contra la viruela, ya que ACAM2000 es “la única vacuna autorizada por la FDA para la inmunización activa contra la enfermedad de la viruela para las personas que se determina que tienen un alto riesgo de infección por viruela.”

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Teniendo en cuenta su historial, cabe preguntarse por qué Emergent Biosolutions ha estado trabajando en los últimos meses para orientar gran parte de su negocio hacia los tratamientos contra la viruela. Sin embargo, no es necesario especular al observar que los actuales temores sobre la viruela del mono y ayudar a rescatar a la empresa, cuyas acciones habían caído alrededor de un 26% en lo que va de año antes de que empezara a crecer la preocupación por el reciente brote de viruela del mono.

Sea cual sea el resultado de la situación de la viruela del mono, el historial de décadas de Emergent Biosolutions es innegablemente de corrupción y amiguismo.

 

“Bioarmadura” para el tambaleante imperio empresarial de Ron Perelman

SIGA Technologies, que compara sus productos con la “Biocoraza Humana”, presenta una cita de Bill Gates en la parte superior de su página de información. La cita dice: “[…] la próxima epidemia podría originarse en la pantalla del ordenador de un terrorista que intente utilizar la ingeniería genética para crear una versión sintética del virus de la viruela […]”. La cita es del discurso de Bill Gates en la Conferencia de Seguridad de Múnich de 2017, donde utilizó a la amenaza específicamente de la viruela para argumentar que la “seguridad sanitaria” y la “seguridad internacional” deben fusionarse. En particular, el pasado mes de marzo, la Conferencia de Seguridad de Múnich acogió una simulación de una pandemia mundial causada por un “virus de la viruela del mono modificado genéticamente.”

SIGA es un ejemplo de empresa que trata de encontrar su nicho en medio de la “seguridad sanitaria” y la “seguridad internacional”. En concreto, ofrece “soluciones para necesidades no cubiertas en el mercado de la seguridad sanitaria, que comprende contramedidas médicas contra amenazas químicas, biológicas, radiológicas y nucleares (QBRN), así como enfermedades infecciosas emergentes”. La mayoría de los contratos de contramedidas médicas QBRN en Estados Unidos son financiados por el Pentágono. Aunque se promociona a sí misma como una empresa centrada en las amenazas QBRN, SIGA está, por ahora, centrada singularmente en la viruela.

De hecho, SIGA Technologies sólo es rentable en la actualidad en caso de que se produzca un brote real de viruela o una enfermedad relacionada, o cuando el temor a un evento bioterrorista de viruela sea elevado. Concretamente, la preocupación por esto último ha llevado a la empresa a conseguir contratos gubernamentales para producir TPOXX para la Reserva Nacional Estratégica (SNS). Esto se debe a que TPOXX sólo se utiliza para tratar la infección activa de viruela o viruela del mono, no para prevenirla. Esto significa que solo es útil si la viruela, la viruela del mono o una enfermedad relacionada está infectando activamente a las personas o si existe un alto riesgo de que una de estas enfermedades infecte pronto a grandes grupos de personas. TPOXX fue aprobado por primera vez en 2018 por la FDA y fue aprobado por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) el pasado mes de enero. La FDA aprobó una versión intravenosa de TPOXX justo este pasado jueves. En total, SIGA ha recibido más de mil millones de dólares del gobierno estadounidense para desarrollar TPOXX.

 

viruela del mono

 

Actualmente, SIGA está asociada con BARDA del HHS, el Departamento de Defensa, los CDC y los NIH. Otro socio es Lonza, una empresa europea de fabricación de productos farmacéuticos que está asociada al Foro Económico Mundial y a Moderna. El director general de SIGA, Phillip Gómez, es un antiguo alumno de PRTM Consulting, donde habría trabajado estrechamente con Robert Kadlec, ya que los dos hombres coincidieron como directores de la empresa y ambos trabajaron asesorando a agencias gubernamentales en asuntos de salud pública y biodefensa.

SIGA también es notable porque es posiblemente la única empresa del imperio empresarial del asaltante de empresas Ron Perelman que no está atada a crecientes montañas de deuda. Perelman es uno de los famosos asaltantes de empresas de la década de 1980 que llevaron a cabo adquisiciones de empresas alimentadas por bonos basura, en particular las relacionadas con Drexel Burnham Lambert de Michael Milken. Las tácticas empresariales de Perelman han estado marcadas durante mucho tiempo por su temperamento volcánico y su carácter despiadado, y el ex director general de Salomon Brothers, John Gutfruend, comentó en una ocasión que “creer que el Sr. Perelman no tiene intenciones hostiles es como creer que el ratoncito Pérez existe”.

Perelman también es conocido por ser un antiguo mecenas de la familia Clinton, aunque, más recientemente, donó a las campañas políticas de Donald Trump. Al parecer, Perelman se interesó por primera vez en cortejar la influencia de los Clinton tras casarse con Patricia Duff en 1994. Duff estaba profundamente conectada con el Partido Demócrata, habiendo trabajado para el encuestador demócrata Pat Cadell, y también había trabajado para el panel de la Cámara que “investigó” los asesinatos de John F. Kennedy y Martin Luther King Jr. Antes de casarse con Perelman, había estado casada con el magnate del cine Michael Medavoy y había “presentado a Clinton al establishment de Hollywood”, según el Washington Post.

Como esposa de Perelman, Duff se erigió en una de las principales recaudadoras de fondos demócratas, siendo emblemática la cena de recaudación de fondos de 1995. Además, en 1995, Perelman asistió a una cena de 1.000 dólares por plato en Nueva York para los Clinton, en la que Perelman se sentó frente al Presidente, así como a una cena de Estado para el presidente de Brasil en la Casa Blanca.

En el caso de Perelman, su generosidad con la maquinaria política de los Clinton se tradujo en su nombramiento como miembro del consejo de administración del Kennedy Center en 1995. Es probable que hubiera otros gestos menos públicos por parte de los Clinton, ya que Perelman ofreció mucho más a la Primera Familia de lo que parece haber recibido a cambio. Tal vez el más notable de los favores de Perelman a Bill Clinton fue el ofrecimiento de puestos de trabajo a miembros de su administración salpicados por el escándalo, Webster Hubbell y Mónica Lewinsky, a raíz de sus respectivas controversias. Sin embargo, después de que las ofertas de trabajo se hicieran públicas, tanto Hubbell como Lewinsky fueron despedidos, aunque las ofertas llamaron posteriormente la atención del abogado independiente Ken Starr. Starr nunca citó ni investigó a Perelman ni las ofertas que había hecho a Hubbell o Lewinsky.

Las controvertidas contrataciones habían sido concertadas entre Perelman y el asesor de Clinton Vernon Jordan, que formaba parte del consejo de administración de Revlon, una empresa controlada por Perelman, mientras que su esposa estaba en el consejo de otra empresa propiedad de Perelman. Jordan era conocido como el “conducto de Clinton hacia los altos y poderosos” y había llevado a Clinton a la conferencia de Bilderberg de 1991. Sobre la decisión de contratar a Lewinsky tras el escándalo, un antiguo socio de Perelman declaró al Washington Post que “es como la Mafia, todo se hace en clave”, y añadió que “puedo asegurar que Ronald tomó la decisión de dar el trabajo a Lewinsky. Y puedo asegurar que él no querría saber por qué Jordan se lo pedía”.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

viruela del mono

 

En 1995, Perelman organizó una recaudación de fondos para Clinton en su mansión, con invitados como el cantante Jimmy Buffett, el actor de Miami Vice Don Johnson, la entonces esposa del actor Michael Douglas, Deandra, y el copresidente del DNC, Don Fowler. Otros invitados fueron A. Paul Prosperi, un corrupto amigo de Clinton, y el ahora infame Jeffrey Epstein. El propio Clinton asistió a la recaudación de fondos. Según el Palm Beach Post, los invitados habían donado al menos 100.000 dólares al DNC para asistir a la cena con el Presidente. Esto fue, por supuesto, en el período previo a las elecciones de 1996, y el DNC estaría más tarde bajo un fuerte escrutinio debido a la recaudación ilegal de fondos. Esta recaudación de fondos no fue la única interacción de Epstein con Perelman – Perelman aparecería más tarde como un invitado frecuente a la cena de Epstein en el perfil de Vanity Fair de 2003 escrito por Vicky Ward y aparece en el libro negro de contactos de Epstein.

Durante la mayor parte de la década de 2000, Perelman se ha sentado en la cima de una fortuna masiva y en constante crecimiento. Sin embargo, desde 2020, Perelman “ha estado descargando activos ‘Muchos de ellos. Rápidamente’”. Comenzó con las ventas de pinturas valiosas en Sotheby’s y pronto se extendió a la compañía de inversión de Perelman, MacAndrews & Forbes, que se deshizo de su participación en dos empresas ese mismo año, incluyendo mil millones de dólares en acciones de Scientific Games. Según MoneyWeek, el patrimonio neto de Perelman se redujo de 19.000 millones de dólares en 2018 a 4.200 millones a finales de 2020, “provocando especulaciones de que se está quedando sin dinero.” En el transcurso del año pasado, Perelman ha seguido “reduciendo su tamaño”, buscando vender su finca en los Hamptons por 115 millones de dólares, otra finca de 57 acres por valor de 180 millones de dólares y dos casas adosadas en el Upper East Side de Manhattan por 60 millones de dólares.

Otros activos de la empresa de Perelman, MacAndrews & Forbes, también están ahogados por las deudas. Uno de los pocos activos de la empresa que actualmente no está sufriendo una hemorragia de dinero o una deuda es su participación en SIGA Technologies. La principal empresa de Perelman, MacAndrews & Forbes, ha sido durante mucho tiempo uno de los mayores inversores de SIGA y sigue siendo su mayor accionista, controlando el 33% de todas las acciones.

Desde que Perelman se involucró en SIGA, las acusaciones de corrupción han salpicado a la empresa. Por ejemplo, en mayo de 2011, SIGA recibió un contrato sin licitación por valor de unos 433 millones de dólares para desarrollar y producir 1,7 millones de dosis de un medicamento antiviral contra la viruela. En ese momento no había pruebas de que el medicamento contra la viruela en cuestión fuera capaz de tratar la enfermedad y hubo alarma entre algunos funcionarios del HHS de que el rendimiento de la inversión de SIGA en el contrato era “escandaloso.” El contrato empezó a ser investigado por la preocupación de que el contrato se había concedido a SIGA precisamente porque estaba controlado por Perelman, que había hecho grandes donaciones a Barack Obama. En aquel momento, la CNN señaló lo siguiente sobre las conexiones de Perelman con la Casa Blanca de Obama:

“Ronald Perelman es el accionista mayoritario de Siga Technologies y un activista y recaudador de fondos del Partido Demócrata desde hace mucho tiempo. También es un gran contribuyente de los republicanos, pero ha sido un amigo particular de la Casa Blanca de Obama.
También forma parte del consejo de administración de Siga Andy Stern, ex presidente del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios, que ha mantenido estrechas relaciones con la administración Obama y que ha apoyado las iniciativas de atención sanitaria del presidente Barack Obama.”

Como resultado de estas preocupaciones y del potencial conflicto de intereses, se inició una investigación en el Congreso. Días después de enterarse de que este contrato gubernamental clave podía estar en peligro, los ejecutivos de SIGA vendieron grandes cantidades de acciones de la empresa a un precio medio de 13,46 dólares por acción, lo que supuso millones de dólares para su Director General y su Director Científico de entonces. Un mes más tarde, la empresa anunció la reducción de su contrato y las acciones de la compañía cayeron por debajo de los 2 dólares en diciembre.

Teniendo en cuenta las pasadas acusaciones de “pago por juego” en torno al papel de Perelman en la empresa durante el gobierno de Obama, cuando el presidente Joe Biden era vicepresidente, ¿qué debemos hacer con el reciente revuelo mediático en torno a la viruela del mono? ¿O de la preocupación que suscitó el año pasado un evento de bioterrorismo relacionado con la viruela?

Tal vez sea más importante plantear otras preguntas: ¿por qué el papel de Perelman en SIGA se ha ocultado en gran medida o se ha ignorado totalmente en los últimos informes sobre la empresa? Del mismo modo, ¿por qué el horrible historial de Emergent Biosolutions también ha sido excluido de los informes recientes, incluyendo las importantes quejas del Congreso presentadas contra la empresa hace menos de dos semanas? Parece que el miedo que se está generando en torno a la viruela del mono no sólo está impulsando las acciones de estas dos empresas podridas, sino que está ayudando al público a olvidar sus pecados pasados.

 

Una cepa de viruela de mono modificada genéticamente mata a 250 millones de personas en un simulacro de juego de guerra que provoca una nueva alerta de pandemia

 

 

Fuente:

Whitney Webb, en Unlimited Hangout: Monkeypox Fears May Rescue Endangered Corporations.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Naveen Athrappully La Organización Mundial de la Salud (OMS) está utilizando especulaciones no científicas sobre la viruela del mono para “justificar nuevas violaciones a...

Contenidos

Por Red Voltaire La Nuclear Threat Initiative y la Conferencia de Munich sobre la Seguridad organizaron un ‎‎“ejercicio” que simulaba el estallido de una...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Según un estudio publicado el 23 de mayo, científicos del Instituto Nacional de Salud de Portugal (INSA) han descubierto pruebas de...

Ciencia y Tecnología

Según expertos del Ministerio de Defensa ruso, en el marco de una operación militar especial en laboratorios biológicos de Ucrania se descubrió material de...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY