Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

El historiador Andrei Fursov explica la inminente catástrofe del colapso del capitalismo global tardío en el marco de las grandes crisis macrohistóricas

En un artículo publicado por el portal ruso Dzen, el historiador Andrei Fursov analiza la actual agitación global básandose en marcos históricos y geopolíticos. El autor aplica conceptos de V.O. Klyuchevsky y S.F. Platonov a la agitación rusa en diferentes períodos históricos y sugiere que son clave para comprender las crisis macrohistóricas (Antigüedad tardía, feudales tardías y las del capitalismo tardío global). Las crisis a menudo comienzan con luchas en la cima, que afectan a las clases medias y, finalmente, a la sociedad en su conjunto. Fursov explora más a fondo la convergencia de las crisis sociales y naturales, incluida la actividad geológica, los cambios de polos y el cambio climático, destaca los posibles desafíos a la estabilidad de Rusia, y que la crisis global afectará principalmente a la clase media occidental. Enfatiza la necesidad de evitar que el país se desmorone. También analiza las consecuencias de la privatización global y las vulnerabilidades potenciales de los europeos y estadounidenses blancos. El texto hace referencia a mundos ficticios como el del “Sol Negro” (Dark Sun) —una de las muchas versiones del juego “Dungeons and Dragons” dedicada a un mundo después de una catástrofe global— para ilustrar las posibles consecuencias del colapso social: “En la década de 1970, comenzamos a entrar, con todas las analogías condicionales y superficiales, en una analogía de la crisis del ‘largo siglo XVI’ (la lucha de las élites contra las clases media y trabajadora), que muy rápidamente comenzó a transformarse en algo análogo a la crisis de la Antigüedad tardía (a veces, incluso parece que ambos análogos se desarrollaron al mismo tiempo). Y ahora nos acercamos a la fase más aterradora: la fase nacional-religiosa (es decir, social común, global), que, entre otras cosas, coincide con el análogo de la crisis del Paleolítico superior. (Recordemos que en aquel entonces, gran parte de la humanidad pereció).” En cualquier caso, la convergencia, la resonancia ondulatoria de tres trastornos geoclimáticos con una triple crisis social, podría convertirse en un mega desafío, en el que los principales candidatos a una “desaparición” gradual son los europeos y estadounidenses blancos que, debido al envejecimiento, la saciedad, la pérdida de las ganas de vivir, etc., es poco probable que puedan resistir a los lobos jóvenes y hambrientos del Sur. Todos estos rasgos se manifestaron en Europa a principios de los siglos XIX y XX, reduciendo el potencial de la voluntad psicohistórica de los pueblos blancos. Sin embargo, hay casos en los que, reaccionando a determinadas condiciones, una población muta y aparece en ella una mutación recesiva viable. Sin embargo, la mayoría de las veces es bastante brutal.

 

 

Por Andrei Fursov

La mecánica de la agitación rusa puede arrojar algo de luz sobre la actual agitación global. En su época, V.O. Klyuchevsky y S.F. Platonov propusieron sus conceptos de la agitación rusa de finales del siglo XVI a principios del XVII, que no sólo se aplican a los acontecimientos de esa agitación, no sólo a los acontecimientos de todas las agitaciones rusas (desde la década de 1870 hasta 1929 y el (la actual que comenzó en 1987), sino que también proporcionan una clave para comprender las crisis macrohistóricas: las de la Antigüedad tardía, las feudales tardías y las del capitalismo tardío global.

En consecuencia, existen fases “sociales comunes” y “nacionales-religiosas”. Nuestros historiadores han documentado con precisión que los disturbios comienzan con la lucha en la cima y luego parecen filtrarse, afectando inicialmente a los estratos más bajos de los grupos dominantes y a las clases medias y, finalmente, a la sociedad en su conjunto. Lo que Klyuchevsky llamó la fase “social-común”, en su forma, aparece típicamente como “nacional-religiosa”, en transición al nivel de la lucha por la identidad nacional y/o religiosa, aunque su contenido es fundamentalmente de naturaleza social (por ejemplo, ejemplo, la revolución protestante en Europa en el siglo XVI).

El marco de Klyuchevsky-Platonov explica bastante bien la mecánica de la crisis actual. Un levantamiento global comienza con los “boyardos mundiales” (oligarquía capitalista) en su lucha por sus “privilegios dinásticos”. Luego, la agitación-crisis envuelve a las clases medias, principalmente de la semiperiferia y la periferia, explotadas por el “puño de hierro”. Este proceso intensifica la explotación y las privaciones de los estratos más bajos, que enfrentan problemas apremiantes como el declive social, la pérdida de identidad y, a menudo, la supervivencia física.

En la década de 1970, comenzamos a entrar, con todas las analogías condicionales y superficiales, en un análogo de la crisis del “largo siglo XVI” (la lucha de las élites contra las clases media y trabajadora), que rápidamente se convirtió en una analogía de la crisis de la Antigüedad tardía (a veces, incluso parece que ambos análogos se desarrollaron al mismo tiempo). Y ahora nos acercamos a la fase más aterradora: la fase nacional-religiosa (es decir, social común, global), que, entre otras cosas, coincide con el análogo de la crisis del Paleolítico superior. (Recordemos que en aquel entonces, gran parte de la humanidad pereció).

Además, la salida de cada crisis individual no conduce a la salida de ella, sino que sirve como entrada a la siguiente. Esto no es en absoluto “clarividencia” (como en las obras de Stanisław Lem), sino una realidad en la que ya vive una parte importante del mundo.

“La clase baja” es ideal para sobrevivir en condiciones de crisis y destrucción total de la vieja civilización. Tome nota de las novelas de catástrofes de Simon Clarke. En ellos, la sociedad contemporánea se desmorona debido a catástrofes climáticas o geológicas, dando paso a la naturaleza salvaje y al caos, y en tales condiciones, el dominio recae en aquellos de “abajo”: los vagabundos, las personas sin hogar y los indigentes son crueles, unidos, sedientos de venganza contra quienes ayer los despreciaron y rechazaron. Y entre las ruinas de las megaciudades, reina el infierno…

Me gusta el ejemplo del mundo “Dark Sun”: así se llama una de las muchas versiones del juego “Dungeons and Dragons” dedicada a un mundo después de una catástrofe global. En cuanto a la clase baja, a diferencia de los poderosos y bien alimentados de este mundo, son cínicos no creyentes; Poseen una poderosa arma ideológica. La “gente de los barrios marginales” en África y Asia profesa el Islam, en América Latina, el pentecostalismo, que casi se ha convertido en una nueva religión aparte del cristianismo, con un fuerte potencial de protesta.

Pero conozco otro grupo, no social sino étnico, que está idealmente preparado para sobrevivir en condiciones de una dura crisis. Esos somos nosotros, los rusos. Aunque me temo que esta cualidad se ha perdido en gran medida durante la segunda mitad del siglo XX.

La crisis afectará principalmente a la clase media occidental. Entonces, la extracción de ingresos espera a las elites de los países semiperiféricos y periféricos: ya sea a los que son débiles o a los “ricos tontos” a quienes Occidente astutamente persuadió para que almacenaran su riqueza con ellos.

En tal situación, los “tontos ricos” tienen dos opciones: convertirse en servidores del “puño de hierro” y compensar su pérdida explotando más intensamente a su propia población o liderar a su pueblo en una lucha. Pero para ello se necesita fuerza de voluntad, coraje y, preferiblemente, moralidad.

Otro candidato a la inexistencia es la institución del Estado. Durante una crisis, habrá una privatización final del poder sobre la población, aunque se preservará la capa exterior y la forma de gobierno. La privatización como curso socioeconómico y el declive del Estado están estrechamente relacionados con otro aspecto de la crisis: la criminalización de la economía global, específicamente, la desaparición fundamental de las fronteras entre lo legal (“blanco”) y lo criminal (“negro”). Como resultado, surge una zona gris que abarca casi todo el planeta.

La economía global moderna es en gran medida una economía criminal. Y este es un indicador de la crisis. A esto le sigue la criminalización de otras esferas: la social (de arriba a abajo, incluidas las elites gobernantes) y la política. Por tanto, la privatización y la criminalización son dos caras de la misma moneda de “crisis”. Por supuesto, no toda privatización es criminal, pero me refiero a un proceso histórico específico que comenzó a finales del siglo XX bajo la bandera del liberalismo, que tiene tanto que ver con el verdadero liberalismo como Groucho Marx (el comediante) o Erich Marx (uno de los desarrolladores de la Operación Barbarroja) tiene que ver con Karl Marx.

Por cierto, las autoridades privatizadas, los sistemas de soporte vital, las cadenas de suministro, etc., en las megaciudades en caso de una crisis (por ejemplo, una crisis del dólar o una crisis monetaria y del sistema financiero global) colapsarán inmediatamente. Lo mismo ocurre con la infraestructura técnica y médica: cuanto más complejas sean, más rápido se desmoronarán. Especialmente en una forma privatizada. Compárese la industria eléctrica soviética con las reformas de la era Chubais.

La experiencia demuestra que durante los períodos de agitación social se producen desastres naturales y epidemias. La “Peste Negra”, una epidemia de peste, precedió a la crisis del “largo siglo XVI”. En medio de la Gran Migración de Pueblos en el siglo VI, se desató otra epidemia de peste que debilitó a Bizancio y contribuyó indirectamente a las conquistas musulmanas. Los ejemplos del siglo XX incluyen la “gripe española” de 1919, que se cobró más vidas que la Primera Guerra Mundial de 1914 a 1918, y el SIDA, que comenzó junto con la globalización (literalmente: la palabra “globalización” apareció el mismo año en que apareció el SIDA). El virus fue “identificado” en 1983.

En general, es imposible predecir la crisis inminente y la formación de un sistema poscapitalista sin tener en cuenta los factores y trastornos climáticos naturales. Naturalmente, no me refiero a fuerza mayor y a acontecimientos poco predecibles como impactos de asteroides o cometas, sino a fenómenos cíclicos y bien conocidos, reconocidos por geólogos y paleoclimatólogos, cuyos horizontes temporales están a punto de ocurrir.

En primer lugar, esto marca el final de un período de tres o cuatro siglos de relativa calma geológica en el planeta. Según los expertos, a mediados del siglo XXI comenzará un nuevo ciclo de actividad geológica, que incluirá vulcanismo, terremotos y desastres naturales. El vulcanismo suele desencadenar crisis bióticas y de enfriamiento. Se espera que el pico de actividad geológica alcance el siglo XXII, lo que dará como resultado un planeta rebelde peor que algo sacado de una novela de Harrison.

En segundo lugar, cada 12.000 a 15.000 años, los polos se desplazan y la inclinación del eje de la Tierra cambia, lo que suele provocar importantes trastornos naturales. La última vez que esto sucedió fue hace aproximadamente 15 mil años.

En tercer lugar, la historia geológica de la existencia humana está “construida” de tal manera que de cada cien milenios, entre 85 y 90 mil años caen en una edad de hielo y entre 10 y 15 mil años en un período de calentamiento. Nuestra civilización posneolítica está enteramente ligada al calentamiento del mundo, derivado del período interglacial. Sin embargo, el período de calentamiento está llegando a su fin y se predice una nueva edad de hielo, y no será pequeña, sino grandiosa. Por supuesto, la humanidad hoy no es lo que era hace 10 o 15 mil años; tiene un potencial informativo y energético incomparablemente mayor. Sin embargo, este potencial también tiene un aspecto destructivo, que crea peligros mucho más graves que los de la Edad de Piedra.

Ciertamente, el enfriamiento global puede servir como un poderoso estímulo para un mayor desarrollo humano. Alternativamente, podría ser un terminador. En cualquier caso, la convergencia, la resonancia ondulatoria de tres trastornos geoclimáticos con una triple crisis social, podría convertirse en una superprueba. De hecho, los “pasos del comandante” de la crisis inminente ya son audibles: considerando la velocidad de extinción de animales y plantas en el siglo XX, ya hemos entrado en una era de catástrofe global. ¿Pero quién escuchará a los biólogos?

Para Rusia, la situación se complica aún más por el hecho de que, según algunas previsiones, en caso de cambios geoclimáticos y catástrofes, su territorio se verá relativamente menos afectado por sus consecuencias (a diferencia de Europa occidental, América del Norte y África). Teniendo en cuenta que con sólo el dos por ciento de la población mundial, controlamos no 1/6 sino 1/8 de la masa terrestre del mundo (vastos territorios y recursos asombrosos, incluida el agua dulce), una Rusia debilitada se convierte en un objetivo, en un irritante para sus vecinos cercanos y lejanos. Además, si en el siglo XIX eran principalmente vecinos occidentales, hoy vienen de todas direcciones, excepto del Norte.

Ya a finales del siglo XIX, Occidente esencialmente marcó a Rusia con una “marca negra”. El Acta de la Conferencia de Berlín de 1884 estableció el principio de “ocupación efectiva”: si un país no puede explotar adecuadamente sus recursos dentro de su territorio, está obligado a permitir que lo hagan países más eficientes y desarrollados. Formalmente, esto se aplicaba a los países afroasiáticos, pero también se implicaba a Rusia, cada vez más dependiente de los bancos occidentales. A comienzos de los siglos XX y XXI, la situación se repite tipológicamente bajo la bandera de la globalización y sus hombres lobo: las corporaciones multinacionales.

En la crisis inminente, nuestra tarea es evitar que el país se desmorone. Por ejemplo, no debemos permitir que lleguen aquí hordas de “gente empobrecida”. Sí, están oprimidos y desamparados. Pero si vienen a nosotros, se convertirán en delincuentes comunes. Y si somos débiles, nos quitarán el espacio y los recursos; los débiles son el objetivo. Por ejemplo, no puedo imaginar a Rusia sin lo que hay más allá de los Urales. Esa no sería Rusia; sería una Moscovia empobrecida. Estoy profundamente convencido de que Rusia sólo puede sobrevivir ocupando su espacio histórico-natural.

Volviendo al mundo privatizado, señalaré que es la víctima ideal de una crisis, especialmente una que combina características sociales y naturales. Si es necesario “preparar” al mundo para la destrucción inducida por la crisis, hay que privatizar todo lo que hay en él o una parte significativa. Se podría decir que la privatización, que comenzó en el mundo en los años 1980 y facilitó el colapso social, es una parte integral de la crisis. Es más, las consecuencias negativas de esta naturaleza de “muñeca anidada” claramente no son plenamente previstas por quienes pusieron en marcha el mecanismo desencadenante.

Estaban resolviendo sus problemas de corto y mediano plazo. Y los resolvieron. Sin embargo, la solución a los problemas de mediano plazo de algunos (las élites) exacerbó los problemas de largo plazo del conjunto y, en consecuencia, de la propia élite global, que se está volviendo menos capaz de pensar geoestratégicamente. Un pequeño comerciante sólo puede pensar en su tienda y en su negocio, mientras que la estrategia implica, en primer lugar, la capacidad de escuchar la Música de las Esferas, la Música de la Historia y, en segundo lugar, un sentido trágico del mundo, una condición necesaria para la autosuficiencia. de un gran estadista.

En resumen, la época de los “tontos” ha terminado y ha comenzado la época de la lección.

Los principales candidatos a una “desaparición” gradual son los europeos y estadounidenses blancos que, debido al envejecimiento, la saciedad, la pérdida de las ganas de vivir, etc., es poco probable que puedan resistir a los lobos jóvenes y hambrientos del Sur. Todos estos rasgos se manifestaron en Europa a principios de los siglos XIX y XX, y los cien años siguientes los exacerbaron enormemente, reduciendo el potencial de la voluntad psicohistórica de los pueblos blancos. Sin embargo, hay casos en los que, reaccionando a determinadas condiciones, una población muta y aparece en ella una mutación recesiva viable. Sin embargo, la mayoría de las veces es bastante brutal.

Sol oscuro. La acción tiene lugar en el árido mundo de Athas. Este mundo alguna vez fue un planeta azul, repleto de vida, pero ahora se ha visto privado de su fertilidad debido al uso desenfrenado de la magia. Es una tierra abrasada por el sol sin dioses, agua ni esperanza. Otra característica de Athas es la ausencia de minerales valiosos, lo que hace que el uso de madera, obsidiana y hueso sea la única opción para fabricar armas, herramientas y otros elementos. En este desierto interminable, sólo están habitados oasis aislados y ciudades-estado. Los gobernantes de estas ciudades-estado aisladas se llaman Reyes Hechiceros y, en la mayoría de los casos, se están transformando secretamente en dragones. El poder en la ciudad está en manos de los Templarios, que sirven y adoran a los Reyes Hechiceros, quienes son la fuente de sus hechizos.

 

Andrey Fursov: Crisis del capitalismo, bio-tecnofascismo, operaciones especiales y transición al orden multipolar basado en macrozonas

 

Fuente:

Andrei Fursov: Los rusos son los más preparados para una crisis. Se acerca el Mundo del Sol Negro.

 

Contenidos

Por Mente Alternativa Durante una visita oficial a Polonia, el Primer Ministro británico, Rishi Sunak, declaró que la industria militar del Reino Unido estaría...

Contenidos

En un artículo publicado por Badlands Media, el historiador Matthew Ehret recuerda cómo, en 1997, el actual presidente de los Estados Unidos y entonces...

Contenidos

Israel se enfrenta ahora al dilema de mantener su poder de disuasión sin alienar a sus aliados árabes y occidentales. ¿Cuál es la lógica...

Contenidos

Empresas militares privadas de Estados Unidos (bajo la dirección la Administración Federal Antidrogas y FBI) están reclutando en las cárceles a representantes de los...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram