Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

El “eje de resistencia” del Sahel

El Sahel africano se está rebelando contra el neocolonialismo occidental, expulsando tropas y bases extranjeras, ideando monedas alternativas y desafiando a las viejas multinacionales. Al fin y al cabo, la multipolaridad no puede florecer sin que la resistencia allane su camino.

 

Por Pepe Escobar

La aparición de Ejes de la Resistencia en diversas geografías es un subproducto inextricable del largo y sinuoso proceso que nos conduce hacia un mundo multipolar. Estas dos cosas –la resistencia al Hegemón y la emergencia de la multipolaridad– son absolutamente complementarias.

El Eje de la Resistencia en Asia Occidental -a través de los Estados árabes y musulmanes- encuentra ahora como hermana del alma al Eje de la Resistencia que abarca el Sahel en África, de oeste a este, desde Senegal, Mali, Burkina Faso y Níger hasta Chad, Sudán y Eritrea.

A diferencia de Níger, donde el cambio de poder contra el neocolonialismo estuvo asociado a un golpe militar, en Senegal, el cambio de poder procede directamente de las urnas.

Senegal se sumergió en una nueva era con la aplastante victoria de Bassirou Diomaye Faye, de 44 años, en las elecciones nacionales del 24 de marzo. Faye, ex inspector de Hacienda que acababa de pasar quince días en la cárcel, surgió con el perfil de un líder panafricano desvalido para poner patas arriba la «democracia más estable de África», bajo el mandato del títere francés Macky Sall.

El presidente senegalés entrante se une ahora a Ibrahim Traore, de 36 años, en Burkina Faso, Aby Ahmed, de 46 años, en Etiopía, Andry Rajoelina, de 48 años, en Madagascar, así como a la futura superestrella Julius Malema, de 44 años, en Sudáfrica, como parte de la nueva y joven generación panafricana centrada en la soberanía. En su programa electoral, Faye se comprometió a reclamar la soberanía de Senegal nada menos que dieciocho veces.

La geoeconomía es clave en estos cambios. A medida que Senegal se convierta en un importante productor de petróleo y gas, Faye intentará renegociar los contratos mineros y energéticos, incluidos los más importantes con British Petroleum (BP) y el operador británico de minas de oro, Endeavor Mining.

Y lo que es más importante, planea deshacerse del explotador franco CFA, el sistema monetario controlado por Francia que se utiliza en 14 estados africanos, e incluso establecer una nueva moneda como parte de la remodelación de las relaciones con la potencia neocolonial Francia, el principal socio comercial de Senegal. Faye, haciéndose eco del camarada Xi Jinping, quiere una asociación «beneficiosa para todos».

 

Entra la Alianza de los Estados del Sahel

Faye aún no ha aclarado si tiene intención de expulsar a los militares franceses de Senegal. Si eso ocurriera, el golpe para París no tendría precedentes, ya que el asediado Petit Roi Emmanuel Macron y el establishment francés consideran a Senegal el actor clave a la hora de bloquear a Níger, Malí y Burkina Faso, países sin litoral, que ya han dejado a París en la cuneta (del Sahel).

Estos tres últimos Estados, que acaban de formar una Alianza de los Estados del Sahel (Alliance des Etats du Sahel, AES, en el francés original), no sólo son una gran pesadilla para París tras las humillaciones en serie, sino también un gran quebradero de cabeza para Estados Unidos, personificado en la espectacular ruptura de la cooperación militar entre Washington y Niamey, la capital nigerina.

El culpable, según el Estado Profundo estadounidense, es, por supuesto, el presidente ruso Vladimir Putin.

Obviamente, nadie en el Cinturón de Estados Unidos ha prestado la debida atención a la oleada diplomática Rusia-África desde el año pasado, en la que participan todos los actores clave, desde el Sahel hasta los nuevos miembros africanos del BRICS, Egipto y Etiopía.

En agudo contraste con su anterior consideración de Níger como aliado incondicional en el Sahel, Washington se ve ahora obligado a presentar una fecha en el calendario para sacar sus tropas de Níger, tras la anulación de un acuerdo de cooperación militar. El Pentágono ya no puede participar en el entrenamiento militar en territorio nigerino.

Hay dos bases clave -en Agadez y Niamey- en cuya construcción el Pentágono gastó más de 150 millones de dólares. Niamey no se terminó hasta 2019 y está gestionada por el Mando Africano del ejército estadounidense, AFRICOM.

Como era de esperar, los objetivos operativos están rodeados de misterio. La base de Niamey es esencialmente un centro de inteligencia, que procesa los datos recogidos por los aviones no tripulados MQ-9 Reaper. La Fuerza Aérea estadounidense también utiliza el aeródromo de Dirkou como base de operaciones en el Sahel.

Ahora las cosas se ponen realmente emocionantes, porque ni siquiera se reconoce la presencia de una base de drones de facto de la CIA en Dirkou, tripulada por un puñado de operativos. Esta oscura base permite la recogida de información en toda África Central, de oeste a norte. Es otro ejemplo clásico del «mentimos, engañamos y robamos» del ex director de la CIA Mike Pompeo.

Hay unos 1.000 soldados estadounidenses en Níger que pronto podrían ser expulsados. Los estadounidenses están intentando por todos los medios detener la hemorragia. Este mismo mes, la subsecretaria de Estado de EEUU para África, Molly Phee, visitó Níger en dos ocasiones. Perder las bases en Níger se traducirá en que Washington, siguiendo a París, perderá el control del Sahel, a medida que Níger se acerque a Rusia e Irán.

Estas bases no son esenciales para ejercer la vigilancia sobre Bab al-Mandeb; se trata del Sahel, con drones que operan al límite y violan todo espacio aéreo soberano a la vista.

Por cierto, una nutrida delegación de Niamey visitó Moscú en enero. Luego, la semana pasada, Putin habló de cooperación en materia de seguridad en llamadas telefónicas con el presidente interino de Malí, Assimi Goita, y con el presidente de la junta militar de Níger, Abdourahmane Tchiani, antes de hablar con el presidente de la República del Congo, Denis Nguesso.

 

Costa de Marfil: El giro del Imperio

Los regímenes títeres favorables a Occidente están menguando rápidamente en todo el continente africano. La Alianza de los Estados del Sahel -Mali, Burkina Faso y Níger- puede ser la vanguardia de un Eje Africano de Resistencia, pero hay más, en forma de Sudáfrica, Etiopía y Egipto como miembros de pleno derecho de los BRICS, por no mencionar a serios candidatos para la próxima oleada de BRICS+, como Argelia y Nigeria.

Rusia, diplomáticamente, y China, comercialmente, además de todo el peso de la asociación estratégica Rusia-China, están claramente centradas en el juego a largo plazo, contando con África en su conjunto como actor multipolar clave. Durante la conferencia multipolar celebrada el mes pasado en Moscú, en la que la carismática líder panafricana Kemi Seba, de Benín, fue una de las superestrellas, se aportaron pruebas adicionales.

Los círculos diplomáticos paneuroasiáticos se permiten incluso bromear sobre los recientes arrebatos de Le Petit Roi en París. La humillación absoluta de Francia en el Sahel es probablemente uno de los motivos de las amenazas de Macron de enviar tropas francesas a Ucrania -que los rusos convertirían en filete tártaro en un tiempo récord- y de su afán por apoyar las actuales maniobras rusófobas de Armenia.

Históricamente, el hecho es que los africanos consideraban a la antigua URSS mucho más flexible e incluso solidaria cuando se trataba de desviar recursos naturales; esa buena voluntad se ha transferido ahora también a China.

Como plataforma de integración regional, la Alianza de Estados del Sahel tiene todo lo necesario para convertirse en un cambio de juego. Puede que Senegal, bajo Faye, acabe uniéndose, pero Guinea ya ofrece la capacidad geográfica para proporcionar a la alianza un acceso marítimo creíble. Esto conducirá a la extinción progresiva de la CEDEAO, controlada por Occidente y basada en Nigeria.

Sin embargo, nunca hay que descartar los poderosos tentáculos del Hegemón. El plan maestro del Pentágono no implica abandonar África a una esfera de influencia multipolar Rusia-China-Irán. Sin embargo, ya nadie en el Eje de Resistencia del Sahel se cree la carta de la «amenaza terrorista» estadounidense. Prácticamente no había terrorismo en África hasta 2011, cuando la OTAN convirtió Libia en un páramo, puso las botas sobre el terreno y erigió bases militares en todo el continente.

Hasta ahora, la Alianza de los Estados del Sahel está ganando la guerra de la información por la soberanía, sin lugar a dudas. Pero no hay duda de que el Imperio contraatacará. Al fin y al cabo, todo el juego está vinculado a la paranoia suprema del Beltway de que Rusia se apodere del Sahel y de África Central.

Entra Costa de Marfil, ahora que Senegal puede estar a punto de empezar a coquetear con la Alianza de los Estados del Sahel.

Costa de Marfil es más estratégico para Washington que, por ejemplo, Chad, porque el territorio marfileño está muy cerca de la alianza del Sahel. Aun así, Chad ya ha recalibrado su política exterior, que ha dejado de estar controlada por Occidente y ahora hace hincapié en acercarse a Moscú.

¿Qué le espera al Imperio? Tal vez drones «antiterroristas» estadounidenses compartidos con París en la base francesa de Costa de Marfil para mantener a raya a la alianza del Sahel. Llámalo el gallo galo humillado abrazando al Hegemón en África Occidental sin recibir ni las migajas de un croissant rancio.

 

Se forma una alianza de Estados del Sahel

 

Fuente:

Pepe Escobar, en The Cradle: El “eje de resistencia” del Sahel.

Contenidos

Por Mente Alternativa En un artículo publicado por Sputnik, Pepe Escobar cita un correo electrónico del miembro de la Academia Rusa de Ciencias y...

Ciencia y Tecnología

Los horribles bombardeos de Gaza, las pandillas diabólicas de Haití y las políticas económicas schachtianas de tierra arrasada en Buenos Aires, son parte del...

Contenidos

China aparece como el principal financiador del proyecto de integración logística de América del Sur en el contexto de la “Nueva Ruta de la...

Contenidos

Según información consultada por Declassified UK, la Real Fuerza Aérea del Reino Unido realizó 39 misiones de helicópteros en Níger antes de mencionarlas públicamente...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram