Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

¿Lanzará el BRICS un nuevo mundo en 2024?

El gran avance puede estar literalmente llamando a la puerta de los BRICS. Sólo depende de una simple luz verde por parte del gobierno ruso, considera Pepe Escobar. Países de todo el Sur Global, como Indonesia, Nigeria, Pakistán, Vietnam y Yemen, manifiestan un gran interés por unirse a la alianza multipolar BRICS, que promete un futuro libre de hegemonía. El Viceministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Ryabkov, insiste en la necesidad de integrar eficazmente a los nuevos miembros antes de plantearse una nueva ampliación, y se espera una decisión clave en la cumbre de Kazán. Los BRICS también están avanzando planes para un sistema de pagos independiente basado en monedas digitales y tecnología blockchain, con el objetivo de reducir la dependencia del dólar estadounidense y crear un sistema de liquidación financiera mundial más equitativo. Esta iniciativa contrasta fuertemente con los posibles intentos occidentales de confiscar activos rusos, lo que pone de relieve un choque entre paradigmas de comercio equitativo y control hegemónico.

 

 

Por Pepe Escobar

En todo el Sur Global, los países hacen cola para unirse al multipolar BRICS y al futuro sin hegemonías que promete. La avalancha de intereses se ha convertido en un tema de debate ineludible durante este año crucial de la presidencia rusa de lo que, por el momento, es el BRICS-10.

Indonesia y Nigeria figuran entre los principales candidatos con posibilidades de adherirse. Lo mismo cabe decir de Pakistán y Vietnam. México se encuentra en un aprieto muy complejo: cómo unirse sin provocar la ira del Hegemón.

Y luego está la nueva candidatura en racha: Yemen, que cuenta con el apoyo de Rusia, China e Irán.

Le ha tocado al principal sherpa ruso de los BRICS, el inmensamente capaz viceministro de Asuntos Exteriores Sergey Ryabkov, aclarar lo que nos espera. En declaraciones a TASS:

“Debemos proporcionar una plataforma a los países interesados en el acercamiento a los BRICS, en la que puedan trabajar prácticamente sin sentirse abandonados y sumarse a este ritmo de cooperación. Y en cuanto a cómo se decidirá la futura ampliación, esto debe posponerse al menos hasta que los líderes se reúnan en Kazán para decidirlo.”

La decisión clave sobre la ampliación del BRICS+ no saldrá hasta la cumbre de Kazán del próximo octubre. Ryabkov subraya que el orden del día es primero “integrar a los que acaban de unirse”. Esto significa que “como ‘diez’, trabajemos al menos tan eficientemente o, mejor dicho, más eficientemente de lo que lo hicimos dentro de los ‘cinco’ iniciales”.

Sólo entonces los BRICS-10 “desarrollarán la categoría de estados asociados”, lo que, de hecho, significa crear una lista consensuada a partir de las docenas de naciones que literalmente están deseando unirse al club.

Ryabkov siempre hace hincapié, en público y en privado, en que la duplicación del número de miembros del BRICS a partir del 1 de enero de 2024 es “un acontecimiento sin precedentes para cualquier estructura internacional”.

No es una tarea fácil, dice Ryabkov:

“El año pasado se tardó todo un año en desarrollar los criterios de admisión y ampliación a nivel de altos funcionarios. Se desarrollaron muchas cosas razonables. Y muchas de las cosas que se formularon entonces se reflejaron en la lista de países que ingresaron. Pero probablemente sería improcedente formalizar los requisitos. Al fin y al cabo, la admisión en la asociación es un tema de decisión política.”

 

Qué pasará después de las elecciones presidenciales rusas

En una reunión privada con algunas personas selectas al margen de la reciente conferencia multipolar celebrada en Moscú, el ministro de Asuntos Exteriores Sergei Lavrov habló efusivamente de los BRICS, haciendo especial hincapié en sus homólogos Wang Yi, de China, y S. Jaishankar, de la India.

Lavrov tiene grandes esperanzas puestas en el BRICS-10 de este año – al mismo tiempo, recordando a todo el mundo que esto no deja de ser un club; con el tiempo deberá profundizar en términos institucionales, por ejemplo, nombrando una secretaría general, al igual que su organización prima, la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS).

La Presidencia rusa tendrá las manos ocupadas durante los próximos meses, no sólo navegando por el espectro geopolítico de las crisis actuales sino, sobre todo, por la geoeconomía. Una reunión ministerial crucial en junio -sólo faltan tres meses- tendrá que definir una hoja de ruta detallada hasta la cumbre de Kazán, cuatro meses después.

Lo que ocurra tras las elecciones presidenciales rusas de esta semana también condicionará la política de los BRICS. El nuevo gobierno ruso no tomará posesión hasta principios de mayo. Se espera que no haya cambios sustanciales en el Ministerio de Finanzas, el Banco Central, el Ministerio de Asuntos Exteriores y entre los principales asesores del Kremlin.

La continuidad será la norma.

Y eso nos lleva al expediente clave de la geoeconomía: los BRICS a la vanguardia de la elusión del dólar estadounidense en las finanzas internacionales.

La semana pasada, el principal asesor del Kremlin, Yury Ushakov, anunció que los BRICS trabajarán para establecer un sistema de pagos independiente basado en monedas digitales y blockchain.

Ushakov hizo especial hincapié en “herramientas de última generación como las tecnologías digitales y blockchain. Lo principal es asegurarse de que sea conveniente para los gobiernos, la gente común y las empresas, así como rentable y libre de política.”

Ushakov no lo mencionó explícitamente, pero ya existe un nuevo sistema alternativo. De momento, se trata de un proyecto cuidadosamente guardado en forma de detallado libro blanco que ya ha sido validado académicamente y que también incorpora respuestas a posibles preguntas frecuentes.

The Cradle recibió información sobre el sistema a través de varias reuniones desde el año pasado con un pequeño grupo de expertos en fintech de talla mundial. El sistema ya se ha presentado al propio Ushakov. En estos momentos, está a punto de recibir la luz verde definitiva del Gobierno ruso. Tras superar una serie de pruebas, el sistema en tesis estaría listo para ser presentado a todos los miembros del BRICS-10 antes de la cumbre de Kazán.

Todo esto enlaza con la declaración pública de Ushakov de que una tarea específica para 2024 es aumentar el papel de los BRICS en el sistema monetario/financiero internacional.

Ushakov recuerda cómo, en la Declaración de Johannesburgo de 2023, los jefes de Estado de los BRICS se centraron en aumentar las liquidaciones en monedas nacionales y reforzar las redes de corresponsalía bancaria. El objetivo era “seguir desarrollando el Acuerdo de Reservas Contingentes, principalmente en lo que respecta al uso de monedas distintas del dólar estadounidense”.

 

Ninguna moneda única en el futuro previsible

Todo lo anterior enmarca la cuestión absolutamente clave que se está discutiendo actualmente en Moscú, dentro de la asociación Rusia-China, y pronto, más profundamente entre los BRICS-10: pagos de liquidación alternativos al dólar estadounidense, aumento del comercio entre “naciones amigas” y controles. sobre la fuga de capitales.

Ryabkov añadió más elementos cruciales al debate, diciendo esta semana que los BRICS no están debatiendo la implementación de una moneda única:

“En cuanto a una moneda única, similar a la creada por la Unión Europea, esto difícilmente será posible en el futuro previsible. Si hablamos de formas de compensación de acuerdos mutuos como el ECU [Unidad Monetaria Europea] en una fase temprana del desarrollo de la Unión Europea, en ausencia de un medio de pago real, pero con la oportunidad de utilizar más eficazmente los recursos disponibles de los países en acuerdos mutuos para evitar pérdidas debidas a diferencias en los tipos de cambio, etc., entonces este es precisamente el camino por el que, en mi opinión, deberían avanzar los BRICS. Esto está bajo consideración.”

La conclusión clave, según Ryabkov, es que los BRICS no deberían crear una alianza financiera y monetaria; deberían crear sistemas de pago y liquidación que no dependan del astuto “orden internacional basado en reglas”.

Ése es exactamente el énfasis de las ideas y experimentos ya desarrollados por el Ministro de Integración y Macroeconomía de la Unión Económica Euroasiática (UEEA), Sergei Glazyev, como explicó en una entrevista exclusiva, así como del nuevo proyecto pionero que está a punto de recibir luz verde por parte de el gobierno ruso.

Ryabkov confirmó que “un grupo de expertos, encabezado por los Ministerios de Finanzas y representantes de los bancos centrales de los respectivos países [BRICS]”, está trabajando sin parar en el expediente. Además, se están llevando a cabo “consultas en otros formatos, incluso con la participación de representantes del ‘Occidente histórico'”.

La propia conclusión de Ryabkov refleja lo que pretenden los BRICS en su conjunto:

“Colectivamente debemos idear un producto que sea, por un lado, bastante ambicioso (porque es imposible seguir tolerando los dictados de Occidente en este ámbito), pero al mismo tiempo realista, que no esté fuera de contacto. con el suelo. Es decir, un producto que sería eficiente. Y todo esto debería presentarse en Kazán para que los dirigentes lo examinen.”

En pocas palabras: el gran avance puede estar literalmente llamando a la puerta de los BRICS. Sólo depende de una simple luz verde por parte del gobierno ruso.

Ahora comparemos a los BRICS que idean los contornos de un nuevo paradigma geoeconómico con el Occidente colectivo reflexionando sobre el robo real de los activos incautados a Rusia en beneficio del agujero negro que es Ucrania.

Aparte de ser una declaración de facto de Estados Unidos y la UE contra Rusia, esto es algo que conlleva el potencial, en sí mismo, de destruir totalmente el actual sistema financiero global.

Un robo de activos rusos, si alguna vez ocurriera, enfurecería, por decirlo suavemente, al menos a dos miembros clave del BRICS, China y Arabia Saudita, que aportan un peso económico considerable. Una medida de este tipo por parte de Occidente destruiría por completo el concepto de Estado de derecho, que teóricamente sustenta el sistema financiero global.

La respuesta rusa será feroz. El Banco Central ruso podría, en un instante, demandar y confiscar los activos de la belga Euroclear, uno de los mayores sistemas de liquidación y compensación del mundo, en cuyas cuentas se congelaron las reservas rusas.

Y esto además de apoderarse de los activos de Euroclear en Rusia, que ascienden a unos 33.000 millones de euros. Como Euroclear se está quedando sin capital, el Banco Central belga tendrá que revocar su licencia, lo que provocará una crisis financiera masiva.

Hablemos de un choque de paradigmas: el robo occidental versus un sistema equitativo de acuerdos comerciales y financieros basado en el Sur Global.

 

Es hora de que ‘Occidente’ abandone las aspiraciones hegemónicas y se acople al paradigma de la Mayoría Global

 

Fuente:

Pepe Escobar, en The Cradle: Will BRICS launch a new world in 2024? 15 de marzo de 2024.

Contenidos

Por Leonid Savin Irán, Pakistán y Afganistán representan eslabones importantes e interconectados de la cadena en la región. Si se utiliza el método de...

Contenidos

Por Eva Panina La publicación del Partido Comunista de China, Global Times, confía tanto en esto que lo publicó como titular. ¿Qué hace que...

Contenidos

Por Mente Alternativa En la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) celebrada los días 3 y 4 de julio en Astaná,...

Contenidos

Por Mente Alternativa El acuerdo de logística mutua entre India y Rusia, conocido como RELOS, finalmente está listo para su conclusión después de varios...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram