Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

El desmantelamiento de los tontos útiles seudo intelectuales de la OTAN

Tenemos que sustituir a todas las marionetas flexibles de la OTAN por una casta intelectual que deje de justificar la interminable guerra de la OTAN contra el mundo.

 

Por Declan Hayes

Cuando la Unión Soviética implosionó, Rusia necesitaba urgentemente intelectuales que conceptualizaran y formularan nuevas narrativas nacionales para llenar el vacío ideológico resultante. Aunque Alexsandr Dugin, que en su búsqueda quijotesca del alma de Rusia ha sido acusado de mordisquear un smörgåsbord ecléctico de satanismo, estalinismo, ortodoxia rusa, marxismo-leninismo, paneslavismo y nazismo, es uno de esos intelectuales rusos, El legado final de Dugin se quedará algo corto en cuanto a su discutido Destino Manifiesto Ruso, su supuesto deseo de un “imperio euro-soviético que se extendería desde Dublín hasta Vladivostok y que también necesitaría expandirse hacia el sur, ya que requiere un puerto en el Océano Índico”.

Por muy fantásticas que parezcan a veces las declaraciones de Dugin, ahora han quedado obviadas por las reiteradas declaraciones del presidente Putin de que Rusia quiere una frontera occidental estable y unas buenas relaciones de futuro con China y el subcontinente indio. En lo que respecta al gobierno ruso, el duginismo, en su forma más fuerte, puede ahora ser consignado a donde sea que las aberraciones históricas se desvanezcan en la obsolescencia; Rusia, en el futuro previsible, se concentrará en poner en orden su propia casa intelectual.

Aunque Rusia se haya despojado en gran medida de sus filósofos sobrantes, los ideólogos del Destino Manifiesto de la OTAN, como parte de su estrategia de dominio de espectro completo, siguen necesitando los suyos, independientemente de lo voluble que pueda ser su peralte en sus formas fuertes o diluidas. Bernard-Henri Lévy, el “filósofo” sionista francés que aparece como el proverbial centavo malo dondequiera que las artes oscuras de la OTAN estén en funcionamiento, es un ejemplo de ello. Como Lévy, el profesor Pangloss de la OTAN, pide ahora la emasculación de Rusia, al igual que ha pedido la destrucción de Siria aquí, aquí y aquí, en la misma línea genocida que defendió en Libia, la principal utilidad de Lévy es la de rociar un escupitajo pseudointelectual sobre los crímenes más abominables de la OTAN.

El profesor Gilbert Achcar, de la SOAS de Londres, es otro defensor “progresista” de la “matanza humanitaria” de la OTAN en lugares como Siria y Libia y también en su Líbano natal. Achcar es digno de mención ya que su producción académica parece, especialmente cuando se yuxtapone con su estratosférico perfil público, patéticamente débil.

La propia página web de SOAS nos informa de que “los intereses de investigación y los temas de publicación de Gilbert incluyen: la economía política y la sociología de la globalización, la estructura de poder global y la gran estrategia, la teoría del imperio y el despliegue de la hegemonía estadounidense a nivel global y en el “Gran Oriente Medio”, la política y la economía del desarrollo de los países de Oriente Medio y el Norte de África, la sociología de la religión en general, del Islam y del fundamentalismo islámico en particular, el cambio social y la teoría social”.

Se podría decir que se trata de un área de especialización muy amplia o global, pero algo superficial. Aunque “Eichmann en El Cairo: The Eichmann Affair in Nasser’s Egypt” parece, a primera vista, estar más centrado en el tema, pero, por desgracia, no es así, ya que Achcar se limitó a repasar frívolamente la cobertura del juicio a Eichmann en la prensa egipcia. Achcar, por lo que se ve, no consiguió su cómodo número gracias a sus proezas académicas.

Como explica este artículo disidente, en contra de sus propias protestas tardías al estilo de Blair, Achcar es, en el fondo, un portavoz de propaganda a sueldo para convencer a la “izquierda radical” de que apoye el “bombardeo humanitario” de Libia y otros países soberanos en el punto de mira de la OTAN. Como explicó Gilbert: en “ausencia de medios alternativos para lograr el objetivo de protección, nadie puede oponerse razonablemente… No se puede, en nombre de los principios antiimperialistas, oponerse a una acción que evitará la masacre de civiles”. Así, la principal crítica de Achcar al bombardeo humanitario de saturación de la OTAN sobre Libia, es que “sólo” habían volado 11.107 salidas contra Libia frente a las 38.004 salidas de la guerra antiserbia de la OTAN en 1999 sobre Kosovo. En resumen, no hay suficiente matanza humanitaria para Achcar.

Aunque esta página web patriotera lo considera un belicista de “izquierda clarividente” que sin duda sabe de qué lado está el pan, Achcar, a la vista de los hechos, no es ningún intelectual. Como tampoco lo es el filósofo francés Lévy, que pide que los musulmanes de Francia celebren días especiales para apedrear a la gente hasta la muerte y que ni siquiera puede diferenciar entre los verdaderos y los falsos filósofos franceses. Otro cretino sobrepagado de la OTAN, en otras palabras.

Como esos intelectuales tienen tacto de barro, sólo podemos concluir que deben su protagonismo a su apoyo a las interminables guerras de la OTAN. Las recientes actividades políticas de Lévy no se prestan a ninguna otra interpretación. Si aceptamos esa hipótesis, entonces debemos aceptar también que grupos como la Henry Jackson Society, Bellingcat y Left Foot Forward, por nombrar sólo tres ejemplos ilustrativos, son igualmente construcciones de la OTAN, idiotas útiles de la guerra blanda de la OTAN que cimentan el Doble Pensamiento de la OTAN en lo que queda de la conciencia pública de Occidente.

La Henry Jackson Society es un think tank británico muy influyente y de extrema derecha que tiene una influencia indebida entre los diputados conservadores y laboristas británicos de derecha y sus patrocinadores. Aunque pregonan su apoyo a la libertad, el liberalismo y la democratización como su principal cometido organizativo, en la práctica la HJS es un caballo de Troya neoconservador para todo lo contrario: expansionismo del Estado, militarización del Estado, intervencionismo, desregulación desenfrenada del mercado y privatización en interés de los fondos buitre occidentales. Lo que es particularmente chocante es que la búsqueda de sus objetivos y las tácticas de caballo de Troya son, en su mayor parte, fácilmente verificables desde el registro público, con sólo un poco de investigación, de la que sólo podemos concluir que el objetivo del HJS, desde su inicio, era legitimar el cambio de régimen violento en Oriente Medio y Donbas en nombre de cumplir con el destino manifiesto de la OTAN mediante el bombardeo humanitario.

A pesar de los elogios de la OTAN, la experiencia fingida de Eliot Higgins de Bellingcat sobre las armas químicas y biológicas, junto con la de su colega, Dan Kaszeta, ha sido repetidamente pulverizada por el experto técnico Dr. Neal Krawetz y el profesor Ted Postol del MIT, ambos con una larga trayectoria en esos mismos campos especializados. Como Bellingcat y Higgins están floreciendo ahora bajo el ala protectora del Consejo Atlántico de la OTAN, sólo podemos suponer que su continua prominencia se explica por la necesidad de la OTAN, como parte de su dictado de dominio de espectro completo. de una entrada controlada por “el hombre común”.

Left Foot Forward, fundado por el político fracasado Will Straw, hijo del político caído en desgracia Jack Straw, es un blog británico, anteriormente editado por Niamh Ní Mhaoileoin , (quien, como parte del sistema de recompensa de la OTAN, ha conseguido desde entonces algunos lucrativos pagos del New Statesman).Quien tuiteó el 28 de marzo de 2016 que “Boris Johnson es realmente nauseabundo” por elogiar la liberación de Palmira por el Ejército sirio. Un día antes, esta mujer irlandesa tuiteó que los juguetes sexuales tricolores eran la forma perfecta de conmemorar el Levantamiento de Pascua de Dublín de 1916.

La vinculación de los juguetes sexuales con la herencia revolucionaria de Irlanda nos remite a Pussy Riot, a Femen y a la obra From Dictatorship to Democracy (De la dictadura a la democracia), del fallecido Gene Sharp, a la que se atribuye el suministro a los agentes de Estados Unidos de su plan para castrar a los gobiernos opuestos a la OTAN. La subversión, intencionada o no, de los viejos paradigmas “de Dublín a Vladivostok” ha dado a los idiotas útiles de la OTAN luz verde para seguir proclamando su destino manifiesto, sin tener en cuenta las externalidades negativas y los daños colaterales que provoca su miopía intelectual.

Aunque el ejército ruso está, al menos por ahora, frenando el avance de la OTAN hacia el este, las amenazas más etéreas de la OTAN también deben ser neutralizadas si Europa quiere alcanzar alguna vez una paz duradera. Las cláusulas actualizadas cuius regio, eius religio de la Paz de Westfalia son, posiblemente, algunos de los muchos precedentes que merecen ser aplicados. Bajo esos términos, la OTAN cesaría y desistiría de toda evangelización filosófica, religiosa, política y secular subversiva, a países como Siria, Yemen, Rusia y lo que queda de Yugoslavia se les permitiría vivir pacíficamente dentro de sus propios mitos y sus propias fronteras, y los organismos transnacionales culturales, deportivos, políticos, financieros y económicos serían arrancados del control de Estados Unidos y sus satélites.

Ahora bien, todo esto no es sólo para ganar algún punto pedante pseudofilosófico sobre Achcar, Lévy o uno de los farsantes de la Sociedad Henry Jackson de la OTAN, ya que un debate justo con ellos sería incluso más parecido a enfrentarse a un bebé recién nacido en un pulso que cuando el enfoque centrado en la comunidad de Dugin se enfrentó fácilmente a los vacuos shibboleths de Lévy, así como a las reflexiones unidimensionales sobre el excepcionalismo estadounidense de Francis Fukuyama e Ivan Krastev. Más bien, se trata de decir claramente que los paralímpicos rusos deberían competir libremente contra sus pares, que las ideas rusas, tal como las expresaron Chéjov, Dostoievski y Tolstoi, merecen sus posiciones permanentes en el centro del Alto Altar de nuestra literatura global y que los peligrosos xenófobos de la OTAN, que piensan lo contrario, merecen ser desterrados, como los despreciables parias que realmente son, mucho más allá de los reinos del espacio exterior que el ahora cancelado Yuri Gagarin exploró por primera vez en nuestro nombre.

Aunque Dugin ha sido descrito como el cerebro de Putin y Lévy es lo que pasa por el cerebro de pájaro de la OTAN, el premio Nobel Steven Weinberg lo expresó mejor cuando dijo que la única utilidad real de un filósofo como Dugin es proteger al mundo de Lévy y otros charlatanes filosóficos financiados por la OTAN.

Aunque siga necesitando a sus Dugins para repeler a las sirenas filosóficas de la OTAN, Rusia, como muestra Guerra y Paz de Tolstoi, siempre necesitará líderes que puedan ir al grano, que puedan separar el trigo de la paja y diferenciar a los verdaderos filósofos y patriotas de Rusia de los fraudes. Necesitamos Bismarcks, de Gaulles, Talleyrands, Tolstoys y Metternichs, no autoritarios con cerebro de pájaro como el canadiense Trudeau, el fascista de los calcetines rojos, o halcones de guerra dóciles, dementes y desquiciados como el “irlandés” Joe Biden. Necesitamos, en definitiva, sustituir a todas las marionetas dóciles de la OTAN por una casta intelectual que recurra a la mandíbula en lugar de la interminable guerra de la OTAN y que vea las tierras de Dostoievski, Tolstoi, Chaikovski y Shostakovich como algo más que un mercado en el que descargar hamburguesas de McDonald’s y joyas de Hello Kitty.

Ahora bien, aunque nada de eso llegue a suceder debido a las obsesiones de la OTAN por el Destino Manifiesto, constituye una base mucho más sólida para trazar nuestros caminos comunes hacia el futuro que el patrioterismo interesado de Bernard-Henri Lévy y sus compañeros falsos filósofos franceses. También implica, por supuesto, el desmantelamiento de todo el aparato de guerra blanda de la OTAN, desde los alimentadores de fondo de la OTAN Bellingcat y la Sociedad Henry Jackson, así como el desmantelamiento de la filosofía de galletas navideñas de Bernard-Henri Lévy.

 

La crisis actual se debe al choque entre dos fuerzas políticas que representan dos corrientes opuestas de la ciencia y que luchan por moldear el mundo

 

 

Fuente:

Declan Hates, en Strategic Culture Foundation: Decommissioning NATO’s Useful Pseudo Intellectual Idiots.

 

Contenidos

Por Red Voltaire La mayor parte de los expertos militares advierten que las fuerzas armadas ucranianas están al borde del colapso. Las potencias occidentales...

Contenidos

Por Mente Alternativa El 25 de abril, en un artículo publicado en Weapons and Strategy, el experto en estrategia de seguridad y tecnología, experimentado...

Contenidos

En un artículo publicado por Badlands Media, el historiador Matthew Ehret recuerda cómo, en 1997, el actual presidente de los Estados Unidos y entonces...

Contenidos

En medio de esta incertidumbre, el mundo observa con cautela los movimientos de las potencias mundiales, a la espera de que se desvele el...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram