Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

Diplomacia de bambú: el romance de China con el Sudeste Asiático

Con un aluvión de cumbres regionales e internacionales en puerta, los lazos de Pekín con los países que ahora forman parte de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) se asemejan cada vez más a las cualidades del bambú, advierte Pepe Escobar: son suaves, inteligentes, persistentes y durables.

 

Por Pepe Escobar

La Asociación de Naciones del Sudeste Asiático acapara la atención de Asia y el Sur Global durante nada menos que 10 días, esta semana y la siguiente, a través de un aluvión de cumbres regionales e internacionales.

La primera parada es Phnom Penh para la 25ª cumbre China-ASEAN, la 25ª cumbre ASEAN Plus Three (APT) y la 17ª Cumbre de Asia Oriental, hasta el domingo.

La semana que viene será Bali para el Grupo de los Veinte, seguida de Bangkok para la cumbre de la APEC (Cooperación Económica Asia-Pacífico).

No es de extrañar que el giro diplomático en el sudeste asiático se centre en la entrada de la gobernanza mundial en el “momento de Asia”, tal y como lo acuñó el ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi. Es un momento que puede durar un siglo, y más.

Paralelamente, la diplomacia china también está, como era de esperar, en racha. El primer ministro Li Keqiang -que dejará su cargo el próximo mes de marzo, tras dos mandatos- encabeza la delegación de Pekín en Camboya tras dos interacciones clave en el Sudeste Asiático: la visita del líder vietnamita Nguyen Phu Trong a China y la del viceprimer ministro chino Han Zheng a Singapur.

Todo ello encaja en el patrón de creciente integración China-Sudeste Asiático. Desde 2020, la ASEAN es el mayor socio comercial de China. China ha sido el principal socio comercial de la ASEAN desde 2009. El comercio total entre China y la ASEAN alcanzó los 878.000 millones de dólares en 2021, frente a los 686.000 millones de dólares de 2020. En 1991 había sido de 9.000 millones de dólares. Las inversiones entre China y la ASEAN superaban los 340.000 millones de dólares en julio pasado, según el Ministerio de Comercio de Pekín.

Los intereses convergen especialmente en la profundización del RCEP (Regional Comprehensive Economic Partnership), el mayor acuerdo comercial del planeta. Esto se traduce en la práctica en una mayor integración de las cadenas de suministro, en la conectividad de las infraestructuras y en la construcción de un nuevo corredor internacional de comercio terrestre y marítimo.

Así que no es de extrañar que todos los lemas de estos 10 días de cumbres reflejen una mayor integración. El lema de ASEAN 2022 es “ASEAN A C T: Abordar juntos los desafíos”. Los indonesios definieron el G20 como “Recuperarnos juntos, recuperarnos más fuertes”. Y los tailandeses definieron la APEC como “Abrir. Conectar. Equilibrio”.

Ahora dobla ese bambú

El momento lo es todo. Después de que el Congreso del Partido Comunista definiera los parámetros de la “modernización pacífica” y la forma en que Pekín desarrollará la globalización 2.0 con características chinas, la diplomacia estaba lista para pasar a la ofensiva. Y no sólo en el sudeste asiático.

En el sur de Asia, Pekín recibió al primer ministro pakistaní, Shehbaz Sharif. Independientemente de quién ostente el poder en Islamabad, Pakistán sigue siendo estratégicamente crucial, con el Corredor Económico China-Pakistán (CPEC) que conecta con el Océano Índico occidental, el Golfo Pérsico, el Mar Rojo y más allá hacia Europa.

No se puede dejar que Pakistán implosione bajo graves restricciones financieras. Así que no es de extrañar que Xi Jinping prometiera que “China seguirá haciendo todo lo posible para apoyar a Pakistán en la estabilización de su situación financiera.”

Fueron muy concretos en cuanto a la CPEC: Las prioridades son la construcción de infraestructuras auxiliares para el puerto de Gwadar, en el mar Arábigo, y la mejora del proyecto de ferrocarril circular de Karachi.

En cuanto a África, Pekín recibió a la presidenta de Tanzania, Samia Suluhu.

Pekín invita constantemente a los líderes africanos a debatir sobre comercio e inversión en un formato “Sur-Sur”. Así que no es de extrañar que los chinos encuentren una receptividad a sus ideas y necesidades hasta un punto que está absolutamente fuera de lugar en Occidente.

China-Tanzania es ahora una “asociación estratégica de cooperación integral”. Esto es bastante significativo, porque ahora Tanzania está al mismo nivel que Vietnam y Camboya, así como Kenia, Zimbabue y Mozambique, en la ultracompleja jerarquía de “amistad” de China. Tanzania, por cierto, es una fuente crucial de soja.

En cuanto a Europa, Pekín recibió al canciller alemán Olof Scholz en una visita relámpago, al frente de una caravana de ejecutivos. Puede que Pekín no “salve” a Berlín de su actual aprieto autoimpuesto; al menos está claro que las empresas alemanas no apostarán por el “desacoplamiento” de China.

Es crucial recordar que Vietnam, Pakistán y Tanzania son socios clave en la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI). Y lo mismo puede decirse de Alemania: La cuenca del Ruhr es la terminal privilegiada del Cinturón y la Ruta en la Unión Europea.

Todo esto deja a la Cuadrilateral, a AUKUS, al “Marco Indo-Pacífico” y a los “Socios para un Pacífico Azul” -diferentes denominaciones de aislamiento/demonización de China- a la zaga. Por no hablar del afán imperial de imponer el “desacoplamiento”.

Pekín conoce perfectamente el papel de Singapur como nodo financiero/tecnológico esencial del Sudeste Asiático. De ahí la firma de 19 acuerdos bilaterales, algunos relacionados con la alta tecnología.

Pero en cuanto a la óptica, el visitante clave puede haber sido Vietnam. Olvídense de sus tensiones en el Mar de China Meridional. Para Pekín, lo que importa es que Nguyen Phu Trong vino de visita inmediatamente después de la conferencia del Partido Comunista, haciéndose eco de alguna manera del centenario sistema de tributos. Puede que a Hanoi no le interese en absoluto ser dominada estratégicamente por Pekín. Pero demostrar respeto -y neutralidad- es el camino diplomático asiático.

Trong señaló que “Vietnam considera su cooperación amistosa con China la primera prioridad de su política exterior”.

Eso no significa necesariamente que Hanoi esté privilegiando a Pekín frente a Washington. El significado de “primera prioridad” parece estar claro: China y Vietnam acordaron acelerar los trabajos sobre el Código de Conducta para el Mar de China Meridional. Eso también resulta ser una prioridad clave para China, ya que mantiene el proceso como un asunto interasiático sin la previsible “interferencia extranjera”.

Fue el propio Trong quien concibió por primera vez la fascinante idea de la “diplomacia del bambú”: suave, inteligente, persistente y decidida. El concepto puede aplicarse fácilmente al conjunto de las relaciones entre China y el Sudeste Asiático.

Redondear la jerga

Esta semana, en Phnom Penh, se discute seriamente la profundización del RCEP; los problemas en el frente alimentario y energético; y la aceleración de la negociación de lo que se anuncia como la versión 3.0 del Área de Libre Comercio China-ASEAN.

Todo ello implica una cuestión clave: la interconexión de los proyectos de la BRI y la llamada Perspectiva sobre el Indo-Pacífico de la ASEAN, una serie de estrategias de desarrollo de la ASEAN.

Un buen ejemplo es la interminable saga de trenes de alta velocidad relacionados con la conexión de la provincia de Yunnan, en el sur de China, con Singapur.

La construcción del tramo tailandés se propuso incluso antes que el tramo de Laos. Sin embargo, el tramo Kunming-Vientiane estuvo listo en un tiempo récord -y está en marcha-, mientras que los tailandeses han estado regateando sin cesar y se han perdido en la corrupción y las luchas internas: En el mejor de los casos, sólo una parte de su tramo estará terminada en 2028.

Lo mismo ocurre con Malasia y Singapur, que siguen sin encontrar un acuerdo. Este es el caso de un corredor de conectividad clave a través del sudeste asiático que se ve obstaculizado por problemas internos y bilaterales. Paralelamente, la construcción del ferrocarril de alta velocidad Yakarta-Bandung ha avanzado con pocos tropiezos.

Por mucho que China y la ASEAN hayan establecido una asociación estratégica integral oficial en 2021, varios proyectos clave de la BRI están íntimamente relacionados con el Sudeste Asiático. Después de todo, Xi Jinping lanzó el concepto de la Ruta de la Seda Marítima en Yakarta hace más de nueve años.

Lo mismo ocurre con la resolución de las cuestiones aparentemente insolubles del Mar de China Meridional. La Declaración sobre la Conducta de las Partes en el Mar de China Meridional fue firmada por Pekín y la ASEAN hace 20 años.

En términos geopolíticos, la hidra de 10 cabezas de la ASEAN es una bestia única: un laboratorio viviente de coexistencia pacífica -civilizatoria-.

El comercio siempre ha sido el arma secreta. Siempre ha sido un camino de ida y vuelta entre China y el Sudeste Asiático. La historia nos dice que la voluntad de los gobernantes del Sudeste Asiático de someterse -aunque sea simbólicamente- a China explica el ethos predominante de Hacer Comercio, no Guerra.

La principal excepción fue Vietnam, ocupado por China desde el año 111 a.C. hasta el 963-979 d.C. Pero incluso cuando Vietnam se independizó de China hace un milenio, siempre permaneció profundamente influenciado por la cultura china. En cambio, los chinos asimilados a la cultura tailandesa abandonaron el confucianismo y acabaron adoptando los rituales de la corte india.

Paralelamente, como siempre señaló el profesor Wang Gungwu en Singapur, el pago de tributos y la solicitud de protección a las dinastías imperiales chinas nunca significó que Pekín pudiera hacer lo que quisiera en el Sudeste Asiático.

En la incandescente coyuntura geopolítica actual, China no está interesada en jugar al divide y vencerás en el Sudeste Asiático. Los planificadores estratégicos chinos parecen entender que la ASEAN tiene un gran poder blando que suaviza el juego de las grandes potencias en todo el Sudeste Asiático, ofreciendo una plataforma para que todos se relacionen entre sí.

Nadie parece desconfiar de la ASEAN. Eso explica también que los sudeste asiáticos hayan creado un festival de acrónimos que básicamente ensalzan la cooperación: desde la ASEM y la ASEAN+3 hasta la APEC.

Por eso es esclarecedor recordar que “China está dispuesta a abrirse a los países de la ASEAN”, como dijo el propio Xi cuando lanzó la Ruta de la Seda Marítima en Yakarta en 2013. “China está comprometida con una mayor conectividad con los países de la ASEAN” – y “China propondrá la creación de un banco asiático de inversión en infraestructuras que dé prioridad a las necesidades de los países de la ASEAN”.

Las relaciones bilaterales entre China y cada uno de los 10 miembros de la ASEAN pueden conllevar sus propias complicaciones particulares. Pero parece haber consenso en que ninguna bilateral determinará el futuro de las relaciones entre China y el Sudeste Asiático.

Los debates de esta semana en Phnom Penh y de la próxima en Bali y Bangkok sugieren que el Sudeste Asiático ha descartado cualquiera de los dos extremos: rendir homenaje o demonizar a China.

En todo el Sudeste Asiático, la diáspora china ha sido denominada informalmente durante décadas como “el Internet del bambú”. La misma metáfora se aplicaría a la diplomacia entre China y el Sudeste Asiático: Hay que ir por el camino del bambú. Suave, inteligente, persistente… y duradera.

 

Fuente:

Pepe Escobar, en Asia Times: Bamboo diplomacy: the China-SE Asia romance.

Contenidos

Por Mente Alternativa Durante una visita oficial a Polonia, el Primer Ministro británico, Rishi Sunak, declaró que la industria militar del Reino Unido estaría...

Contenidos

En un artículo publicado por Badlands Media, el historiador Matthew Ehret recuerda cómo, en 1997, el actual presidente de los Estados Unidos y entonces...

Contenidos

En un artículo publicado por la agencia RIA Novosti, el filósofo Alexander Dugin destaca el rápido crecimiento económico de la India, que podría llevarla...

Contenidos

Por Mente Alternativa Un creciente número de miembros del Congreso de EE.UU. abogan por permitir que Taiwán produzca sistemas de armas estadounidenses para contrarrestar...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram