Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Después de que el ataque militar occidental a Sebastopol detuviera brevemente los transportes rusos de grano, Moscú vuelve a la carga con más fuerza y condiciones más favorables

El ataque de Occidente a Sebastopol puede haber sido el catalizador que ha llevado a Rusia a cerrar el Mar Negro, convirtiendo a Odesa en una prioridad absoluta para el ejército ruso. La infraestructura superior de las fuerzas especiales ucranianas y los asesores británicos tiene su base en Odesa y Nikolaev. Ahora no hay duda de que serán destruidas. Incluso con el acuerdo de Kiev-Ankara-ONU sobre el grano en teoría de nuevo en marcha, es inútil esperar que Kiev cumpla con cualquier acuerdo. Al fin y al cabo, todas las decisiones importantes son tomadas por Washington o por los británicos en la OTAN. Al igual que el bombardeo del puente de Crimea, y luego el de los Nord Streams, el ataque a la Flota del Mar Negro fue diseñado como una grave provocación. Lo que cambia con la “suspensión” por parte de Rusia de su propio acuerdo con Ankara y la ONU, es que a partir de ahora, Moscú puede proceder de cualquier manera que considere oportuna para neutralizar las amenazas terroristas e incluso invadir y tomar los puertos ucranianos: eso no representará una violación del acuerdo con Ankara y la ONU. Así que, en este sentido, es un cambio de juego. Parece que Erdogan ha entendido perfectamente lo que está en juego, y ha dicho a Kiev en términos inequívocos que se comporte. Sin embargo, no hay ninguna garantía de que las potencias occidentales no vayan a realizar otra provocación en el Mar Negro. Lo que significa que tarde o temprano -quizás en la primavera de 2023- el General Armagedón tendrá que dar la cara. Eso se traduce en avanzar hasta Odessa.

 

 

Por Pepe Escobar

Así pues, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan coge el teléfono y llama a su homólogo ruso Vladimir Putin: vamos a hablar del “acuerdo sobre los cereales”. Putin, frío, tranquilo y sosegado, explica los hechos al sultán:

Primero, la razón por la que Rusia se retiró del acuerdo de exportación de grano.

Segundo, cómo Moscú busca una investigación seria sobre el ataque -terrorista- a la flota del Mar Negro, que a efectos prácticos parece haber violado el acuerdo.

Y tercero, cómo Kiev debe garantizar que mantendrá el acuerdo, mediado por Turquía y la ONU.

Sólo entonces Rusia consideraría volver a la mesa.

Y entonces -hoy, 2 de noviembre- el golpe de teatro: El Ministerio de Defensa de Rusia anuncia que el país ha vuelto al acuerdo sobre los cereales del Mar Negro, tras recibir las necesarias garantías por escrito de Kiev.

El MdD, de forma bastante diplomática, alabó los “esfuerzos” tanto de Turquía como de la ONU: Kiev se compromete a no utilizar el “Corredor Marítimo Humanitario” para operaciones de combate, y sólo de acuerdo con las disposiciones de la Iniciativa del Mar Negro.

Moscú dijo que las garantías son suficientes “por el momento”. Lo que implica que eso siempre puede cambiar.

 

Todo se eleva a la persuasión del sultán

Erdogan debió de ser extremadamente persuasivo con Kiev. Antes de la llamada telefónica a Putin, el Ministerio de Defensa ruso ya había explicado que el ataque a la Flota del Mar Negro fue realizado por 9 drones aéreos y 7 navales, además de un dron de observación estadounidense RQ-4B Global Hawk que acechaba en el cielo sobre aguas neutrales.

El ataque se produjo bajo la cobertura de buques civiles y tuvo como objetivo los buques rusos que escoltaban el corredor de cereales en el perímetro de su responsabilidad, así como la infraestructura de la base rusa de Sebastopol.

 

Vídeo: Imágenes del ataque a la flota rusa del Mar Negro en Sebastopol.

 

El Ministerio de Defensa designó explícitamente a los expertos británicos desplegados en la base de Ochakov, en la región de Nikolaev, como diseñadores de esta operación militar.

En el Consejo de Seguridad de la ONU, el representante permanente Vassily Nebenzya se declaró “sorprendido” de que los dirigentes de la ONU “no sólo no condenaran, sino que ni siquiera expresaran su preocupación por los ataques terroristas”.

Tras afirmar que la operación de Kiev contra la Flota del Mar Negro, organizada por los británicos, “puso fin a la dimensión humanitaria de los acuerdos de Estambul”, Nebenzya también aclaró:

“Entendemos que la Iniciativa del Grano del Mar Negro, que Rusia, Turquía y Ucrania acordaron bajo la supervisión de la ONU el 22 de julio, no debe aplicarse sin Rusia, por lo que no consideramos vinculantes las decisiones que se tomaron sin nuestra participación”.

Esto significa, en la práctica, que Moscú “no puede permitir el paso sin trabas de los buques sin nuestra inspección”. La cuestión crucial es cómo y dónde se llevarán a cabo estas inspecciones, ya que Rusia ha advertido a la ONU que inspeccionará definitivamente los buques de carga seca en el Mar Negro.

La ONU, por su parte, trató en lo posible de poner una cara valiente, creyendo que la suspensión de Rusia es “temporal” y esperando dar la bienvenida a “su equipo altamente profesional” de vuelta al Centro de Coordinación Conjunta.

Según el jefe de asuntos humanitarios, Martin Griffiths, la ONU también proclama estar “preparada para abordar las preocupaciones”. Y eso tiene que ser pronto, porque el acuerdo alcanza su punto de extensión de 120 días el 19 de noviembre.

Pues bien, “abordar las preocupaciones” no es exactamente el caso. El representante permanente adjunto de Rusia, Dmitry Polyansky, dijo que en la reunión del Consejo de Seguridad de la ONU las naciones occidentales simplemente no pudieron negar su participación en el ataque de Sebastopol; en cambio, se limitaron a culpar a Rusia.

 

Hasta Odessa

Antes de la llamada telefónica con Erdogan, Putin ya había señalado que “el 34 por ciento del grano exportado en virtud del acuerdo va a Turquía, el 35 por ciento a los países de la UE y sólo el 3-4 por ciento a los países más pobres. ¿Para esto lo hemos hecho todo?”.

Es cierto. Por ejemplo, 1,8 millones de toneladas de grano fueron a España; 1,3 millones de toneladas a Turquía; y 0,86 millones de toneladas a Italia. En cambio, sólo 0,067 toneladas se destinaron a un Yemen “hambriento” y 0,04 toneladas a un Afganistán “hambriento”.

Putin dejó muy claro que Moscú no se retiraba del acuerdo sobre cereales, sino que sólo había suspendido su participación.

Y como un gesto más de buena voluntad, Moscú anunció que enviaría voluntariamente 500.000 toneladas de grano a las naciones más pobres de forma gratuita, en un esfuerzo por reemplazar la cantidad integral que Ucrania debería haber podido exportar.

Durante todo este tiempo, Erdogan maniobró hábilmente para dar la impresión de que estaba ocupando el terreno más alto: incluso si Rusia se comporta de forma “indecisa”, como la definió, seguiremos adelante con el acuerdo sobre el grano.

Así pues, parece que Moscú estaba siendo puesto a prueba, tanto por la ONU como por Ankara, que resulta ser el principal beneficiario del acuerdo sobre los cereales y se beneficia claramente de este corredor económico. Los barcos siguen saliendo de Odesa hacia los puertos turcos -principalmente Estambul- sin el acuerdo de Moscú. Se esperaba que fueran “filtrados” por Rusia al volver a Odessa.

El medio de presión ruso inmediato se desencadenó en seguida: impedir que Odesa se convierta en un nodo de infraestructura terrorista. Esto significa visitas constantes con misiles de crucero.

Pues bien, los rusos ya han “visitado” la base de Ochakov ocupada por Kiev y los expertos británicos. Ochakov -entre Nikolaev y Odessa- se construyó hace mucho tiempo, en 2017, con la aportación clave de Estados Unidos.

Las unidades británicas que participaron en el sabotaje de los Nord Streams -según Moscú- son las mismas que planificaron la operación de Sebastopol. Ochakov es constantemente espiado y a veces golpeado desde posiciones que los rusos han despejado el mes pasado a sólo 8 km al sur, en el extremo de la península de Kinburn. Sin embargo, la base no ha sido totalmente destruida.

Para reforzar el “mensaje”, la verdadera respuesta al ataque a Sebastopol han sido las incesantes “visitas” de esta semana a la infraestructura eléctrica de Ucrania; si se mantienen, prácticamente toda Ucrania quedará pronto sumida en la oscuridad.

 

Cerrando el Mar Negro

El ataque a Sebastopol puede haber sido el catalizador que ha llevado a Rusia a cerrar el Mar Negro, convirtiendo a Odesa en una prioridad absoluta para el ejército ruso. Hay serios rumores en toda Rusia sobre por qué Odesa, de habla rusa, no había sido antes objeto de un objetivo concreto.

La infraestructura superior de las fuerzas especiales ucranianas y los asesores británicos tiene su base en Odesa y Nikolaev. Ahora no hay duda de que serán destruidas.

Incluso con el acuerdo sobre el grano en teoría de nuevo en marcha, es inútil esperar que Kiev cumpla con cualquier acuerdo. Al fin y al cabo, todas las decisiones importantes son tomadas por Washington o por los británicos en la OTAN. Al igual que el bombardeo del puente de Crimea, y luego el de los Nord Streams, el ataque a la Flota del Mar Negro fue diseñado como una grave provocación.

Sin embargo, los brillantes diseñadores parecen tener un coeficiente intelectual más bajo que la temperatura de un refrigerador: cada respuesta rusa siempre hunde a Ucrania más profundamente en un agujero ineludible, y ahora literalmente negro.

El acuerdo sobre el grano parecía ser una especie de victoria para todos. Kiev no volvería a contaminar los puertos del Mar Negro después de su desminado. Turquía se convirtió en un centro de transporte de grano para las naciones más pobres (en realidad no fue eso lo que ocurrió: el principal beneficiario fue la UE). Y se suavizaron las sanciones a Rusia sobre la exportación de productos agrícolas y fertilizantes.

Esto fue, en principio, un impulso para las exportaciones rusas. Al final, no funcionó porque muchos actores estaban preocupados por posibles sanciones secundarias.

Es importante recordar que el acuerdo sobre el grano del Mar Negro es en realidad dos acuerdos: Kiev firmó un acuerdo con Turquía y la ONU, y Rusia firmó otro acuerdo con Turquía.

El corredor para los transportistas de grano sólo tiene 2 km de ancho. Los dragaminas se mueven en paralelo a lo largo del corredor. Los barcos son inspeccionados por Ankara. Así que el acuerdo Kiev-Ankara-ONU sigue en pie. No tiene nada que ver con Rusia, que en este caso no escolta ni inspecciona los cargamentos.

Lo que cambia con la “suspensión” por parte de Rusia de su propio acuerdo con Ankara y la ONU, es que a partir de ahora, Moscú puede proceder de cualquier manera que considere oportuna para neutralizar las amenazas terroristas e incluso invadir y tomar los puertos ucranianos: eso no representará una violación del acuerdo con Ankara y la ONU.

Así que, en este sentido, es un cambio de juego.

Parece que Erdogan ha entendido perfectamente lo que está en juego, y ha dicho a Kiev en términos inequívocos que se comporte. Sin embargo, no hay ninguna garantía de que las potencias occidentales no vayan a realizar otra provocación en el Mar Negro. Lo que significa que tarde o temprano -quizás en la primavera de 2023- el General Armagedón tendrá que dar la cara. Eso se traduce en avanzar hasta Odessa.

 

La crisis del trigo y la seguridad alimentaria

 

Fuente:

Pepe Escobar: No pain, no grain: Putin’s Black Sea comeback.

Contenidos

Por Mente Alternativa El equipo jurídico que representa a las poderosas aseguradoras británicas Lloyd’s Insurance Company y Arch Insurance afirma que, dado que “lo...

Contenidos

Israel se enfrenta ahora al dilema de mantener su poder de disuasión sin alienar a sus aliados árabes y occidentales. ¿Cuál es la lógica...

Contenidos

En un artículo publicado por Declassified UK, el periodista John McEvoy revela la conexión entre más de una docena de aristócratas de la Cámara...

Contenidos

Por Mente Alternativa Fuentes diplomáticas de Oriente Medio informan de que Londres está utilizando a sus agentes para prolongar aún más el conflicto palestino-israelí...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram