Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Cómo la Comisión Trilateral impulsó un golpe de estado bancario en Estados Unidos

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Por Mattew Ehret

Hasta hace poco creía, como muchos, que Jimmy Carter no era el típico político. Destacando entre la amplia gama de traidores y de los que se dedican al establishment, el ex presidente ha aparecido a menudo como la única voz de la razón en el establishment de Estados Unidos, denunciando las injusticias de los militares estadounidenses, los errores del lobby sionista y la naturaleza autodestructiva de la oligarquía estadounidense. Sin duda, un hombre que habla con tanta franqueza no puede ser malo.

Aunque creo que Carter probablemente tiene buenas intenciones, también creo que el hombre es probablemente tan despistado hoy como lo era cuando fue utilizado como una marioneta por esas fuerzas ahora identificadas como el Estado profundo internacional que se hizo cargo de la política exterior e interna estadounidense durante su presidencia de 1977 a 1981.

Bajo el reinado de Carter, una organización que surgió de la influencia combinada del Consejo de Relaciones Exteriores y el Grupo Bilderberg se apoderó de Estados Unidos bajo el nombre de la Comisión Trilateral, que anuló los últimos restos de los impulsos antiimperiales que quedaban de la visión proporcionada por los presidentes Franklin Roosevelt y John Kennedy, convirtiendo a Estados Unidos en el caso perdido autodestructivo que hemos llegado a conocer hoy.

Dado que esas reformas de la Trilateral fueron tan exhaustivas y tocan temas de política económica, la creación de la esclavitud de la deuda externa, la financiación del terrorismo y la energía verde, vale la pena realizar una breve evaluación de cómo sucedió esto, al tiempo que se examinan algunos de los actores clave que lo hicieron posible.

 

 

La Comisión Trilateral toma el control

Aunque James Carter se convirtió en el 39º presidente de Estados Unidos en 1977, la Comisión Trilateral se creó en realidad en 1973 bajo la dirección nominal de David Rockefeller III (presidente del Chase Manhattan Bank) y de una camarilla de financieros internacionales e ideólogos de mentalidad imperialista que creían religiosamente en la doctrina utópica de la gobernanza global bajo una ética de amo-esclavo. La idea de consolidar tres zonas globales de poder (América del Norte, Europa Occidental y Japón) durante el apogeo de la Guerra Fría bajo una estructura de mando unificada fue el motivo que impulsó la creación de este grupo de expertos en aquella época.

Una de las principales figuras de la Comisión Trilateral, que más tarde se convirtió en asesor de seguridad nacional de Carter, se llamaba Zbigniew Brzezinski, quien se refirió a esta agenda como la “era tecnetrónica”, que describió en 1970 como una era que implicaba “la aparición gradual de una sociedad más controlada”. Dicha sociedad estaría dominada por una élite, sin límites de valores tradicionales”. ¿A quiénes representarían estos especialistas? En su Between Two Ages, Brzezinski lo dejó muy claro: “El Estado-nación como unidad fundamental de la vida organizada del hombre ha dejado de ser la principal fuerza creativa: Los bancos internacionales y las corporaciones multinacionales están actuando y planificando en términos que están muy por delante de los conceptos políticos del Estado-nación”.

El senador Barry Goldwater denunció a esta bestia extranjera que está transformando a Estados Unidos en su autobiografía de 1979, “La Comisión Trilateralista es internacional… (y)… pretende ser el vehículo para la consolidación multinacional de los intereses comerciales y bancarios al tomar el control del gobierno político de Estados Unidos”. La Comisión Trilateralista representa un esfuerzo hábil y coordinado para tomar el control y consolidar los cuatro centros de poder: político, monetario, intelectual y eclesiástico.”

Otra figura política estadounidense que entonces combatía este virus extranjero era el candidato presidencial Lyndon LaRouche, quien proféticamente escribió El rápido fin de la democracia por parte de la Comisión Trilateral el 4 de agosto de 1981 afirmando: “El plan es combinar el colapso del sistema financiero de los Estados Unidos y de la mayor parte de Europa Occidental con otros países para crear un escenario de “gestión de crisis global” en las escalas más grandes y catastróficas… la crisis financiera se utilizará para someter a los Estados Unidos, entre otras naciones así tratadas a una dictadura por decreto del FMI.”

Bajo el liderazgo de Brzezinski, un tercio de los miembros de la Comisión Trilateral fueron nombrados para ocupar altos cargos en el gabinete de Carter. Entre los miembros notables que vale la pena mencionar están Walter Mondale (vicepresidente), Harold Brown (secretario de Defensa), Cyrus Vance (secretario de Estado), Michael Blumenthal (secretario del Tesoro), James Schlesinger (zar de la energía), Paul Volcker (presidente de la Reserva Federal). Para que se entienda el pedigrí británico de este grupo, Brzezinski y Blumenthal no sólo fueron miembros de Bilderberg, sino 2 de los 9 directores del Proyecto del Consejo de Relaciones Exteriores para la década de 1980. El CFR es el Grupo Cecil Rhodes/Roundtable que se estableció en América en 1921 para avanzar en el mandato de Rhodes de reconquistar América como la colonia perdida y restablecer un nuevo Imperio Británico.

 

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

La crisis de la democracia

En 1975, el ayudante de Brzezinski, Samuel P. Huntington, escribió un libro titulado Crisis de la democracia como parte del Proyecto de los años 80 del Consejo de Relaciones Exteriores, que publicó 33 libros de 10 grupos de trabajo con el fin de iniciar la era de la tecnología. Huntington dijo que “hemos llegado a reconocer que hay límites potencialmente deseables al crecimiento económico. También hay límites potencialmente deseables a la extensión indefinida de la democracia… un gobierno que carece de autoridad tendrá poca capacidad para imponer a su pueblo los sacrificios que serán necesarios”.

Huntington y Brzezinski llevaron a cabo una reforma de los asuntos exteriores que comenzó a financiar escuelas y movimientos políticos islámicos radicales a partir del derrocamiento del Sha de Irán, dirigido por USAID, y la instalación del ayatolá Jomeini en 1979. La financiación estadounidense de Al Qaeda y los muyahidines se hizo nominalmente por la razón pragmática de contrarrestar a los soviéticos en Afganistán, sin embargo la verdadera razón era justificar una tesis de “Choque de Civilizaciones” que Huntington publicó más tarde bajo la presunción de que las principales religiones no podrían tener paz a menos que se creara un Leviatán global para imponer el orden desde arriba. Este fue un caso claro del efecto Pigmalión al extremo.

Cabe destacar aquí que el Sha, junto con muchos líderes del movimiento de los No Alineados, estaba entonces inmerso en una gran lucha para liberarse de la estructura neocolonial de deuda-esclavitud bajo el control angloamericano, utilizando sus poderes soberanos inalienables para cancelar las deudas impagables al tiempo que desencadenaban inversiones en el progreso científico y tecnológico utilizando el “modelo Japón” posterior a la Segunda Guerra Mundial. El inspirador salto de Japón después de la Segunda Guerra Mundial del feudalismo a una economía científico-industrial avanzada hizo que su pertenencia a la Comisión Trilateral fuera mucho más importante en las mentes de los nuevos dioses olímpicos que temían que otras naciones en desarrollo siguieran su ejemplo.

 

 

La desintegración controlada de Occidente

Dos meses después de ser nombrado presidente de la Reserva Federal, Paul Volcker dio una conferencia en la Universidad de Warwick de Londres proclamando que “una desintegración controlada de la economía mundial es un objetivo legítimo para la década de 1980”.

Volcker gestionó esta desintegración controlada subiendo los tipos de interés hasta el 20-21,5% a partir de 1979, dejándolos así hasta 1982, al tiempo que aumentaba los requisitos de reserva para los bancos comerciales. El efecto paralizó para siempre la economía de Estados Unidos, con un enorme colapso de la producción agrícola, un colapso del 45,5% de las máquinas-herramienta de corte de metales, un colapso del 44,3% de la producción de automóviles y un colapso del 49,4% de la producción de acero. Durante este traumático periodo, las pequeñas y medianas empresas fueron intencionadamente llevadas a la quiebra en todos los sectores de las economías norteamericana y europea, dejando sólo a las corporaciones multinacionales en posición de permitirse tales tipos de interés. El programa de Volcker allanó el camino para la Ley Fiscal Kemp-Roth de 1981, que abrió la especulación inmobiliaria, y la Ley Garn-St. Germaine de 1982, que desreguló los bancos estadounidenses y avanzó en la creación de una banca universal/demasiado grande para quebrar.

En ese mismo periodo, los deudores del tercer mundo que tenían que pagar un 20% de interés vieron cómo sus deudas se disparaban entre un 40 y un 70%. Los líderes que se resistieron a este programa, como el pakistaní Zulfikar Ali Bhutto, la india Indira Gandhi, el burkinés Thomas Sankara y el mexicano López Portillo, entre otros, fueron sistemáticamente asesinados o derrocados.

Cuando se hizo evidente que un presidente entrante, Ronald Reagan, no era favorable a la agenda de la Comisión Trilateral/CFR -presentando reuniones bilaterales con Gandhi y Portillo de México en 1981 para ayudar a sus políticas de crecimiento industrial y amenazando con despedir a Volcker- su eliminación fue rápidamente orquestada. Después de que George Bush, miembro del CFR y de la Comisión Bilateral, fuera colocado como vicepresidente de Reagan (destituyendo al amigo de Reagan, el senador Paul Laxalt, durante un escándalo mediático dirigido por los Rockefeller), John Hinckley, un psicoanalista de MK Ultra profundamente vinculado a la familia Bush, fue desplegado para llevar a cabo un asesinato disparando a Reagan en el pecho el 30 de marzo de 1981.

Reagan nunca se recuperó de este intento y la estrella de Hollywood, bien intencionada pero muy maleable, fue siendo moldeada cada vez más por los agentes de la Comisión Trilateral del CFR, a pesar de su tendencia a dejarse influenciar por figuras pro-estado-nación, ejemplificada por su apoyo al plan conjunto de Estados Unidos y la Unión Soviética para la Iniciativa de Defensa Estratégica en 1983 (más tarde corrompida en una doctrina unilateral por Bush padre).

 

 

La despoblación verde

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

No hay que ignorar que la transformación de la economía estadounidense de un modelo de sistema abierto favorable al crecimiento industrial en un modelo malthusiano de sistema cerrado fue también una iniciativa de las fuerzas que controlan la Comisión Trilateral.

En 1974, David Rockefeller III pronunció el discurso de apertura de la Conferencia Mundial sobre Población del Club de Roma y la ONU en Bucarest, afirmando que “es necesario revisar el concepto de crecimiento económico. Especialmente en los últimos años, los límites del crecimiento han llegado a nuestra conciencia. El agotamiento de los recursos, la contaminación y la crisis energética lo han puesto de manifiesto. Hay que cambiar el carácter y la finalidad del crecimiento”.

La agenda para una “sociedad postindustrial” impulsada por una revolución de las infraestructuras verdes se expuso en el Informe Global 2000 del 24 de julio de 1980, que abogaba por la conservación de la energía, el control de la población y el ecologismo como base de la nueva economía. Ese mismo año, se publica la Estrategia Global de Conservación del Fondo Mundial para la Naturaleza, en paralelo a la tesis de Global 2000. El WWF estaba presidido por el Príncipe Felipe y el Príncipe Bernhardt durante esta época y entre sus vicepresidentes durante la administración de Carter se encontraban Louis Mortimer Bloomfield, cuya Oficina Permindex fue sorprendida coordinando el asesinato de JFK, y el miembro de la Comisión Trilateral Maurice Strong, que pidió la destrucción de la civilización industrial en una entrevista de 1990.

 

 

Esto no es sólo una lección de historia

Lo que acaban de leer puede parecer a primera vista un informe de historia, pero es mucho más que eso. Es un informe sobre el futuro.

Es un informe del futuro, ya que tu futuro está siendo moldeado por fuerzas históricas que necesitas entender si vas a ser capaz de elegir influir en tu realidad de acuerdo con aquellas trayectorias históricas que están realmente en armonía con los verdaderos intereses de la humanidad.

Las fuerzas del progreso y el anticolonialismo que la Comisión Trilateral trató de apagar hace 40 años han revivido bajo el liderazgo renovado de Rusia, China y un conjunto creciente de naciones que quieren tener un futuro. Cada vez más, las fuerzas nacionalistas (por muy confusas que sean) han surgido como un movimiento antitecnocrático en toda América del Norte y Europa que ofrece a las naciones que antes se creían perdidas por el Nuevo Orden Mundial, una oportunidad de revivir su herencia renacentista perdida.

Lo único que impide que las naciones occidentales se unan a la Iniciativa del Cinturón y la Ruta, reorganicen el sistema financiero en quiebra y liberen el crédito productivo para reactivar la economía real es 1) la falta de comprensión de la historia y 2) un sentido confuso de la verdadera naturaleza de la humanidad, como una especie por encima de otras bestias del ecosistema, capaz de perfectibilidad constante y de descubrimiento creativo.

Cualquier cosa que niegue este concepto de humanidad y ley natural, como el Green New Deal, debería ser tratada como el nocivo sueño húmedo de los Volckers, Rockefellers, Brzezinskis y otros zombis de la Comisión Trilateral que tenían un largo camino que recorrer antes de calificarse como humanos.

 

Cómo llegamos a esto: Guerras, colapso económico, Covid, Reseteo y Nuevo Tratado Verde

 

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Fuente:

Mattew Ehret: How the Trilateral Commission Drove a Bankers’ Coup Across America.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Para ganar esta lucha, los ciudadanos de todas las naciones deben abandonar la mentalidad de víctimas y deshacerse de la creencia de que los...

Contenidos

El 15 de julio, la Fundación Rockefeller anunció una nueva financiación de 13,5 millones de dólares para contrarrestar la “desinformación” sobre el Covid-19 en...

Contenidos

Hasta el momento la vacunación obligatoria a toda la población sólo ha sido impuesta en tres países: Tayikistán, Turkmenistán y la Ciudad del Vaticano....

Ciencia y Tecnología

La cifra combinada de muertes y lesiones registradas en las bases de datos de EudraVigilance, CDC/ VAERS y el MHRA Yellow Card System, indica...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon