Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Cómo la brecha intelectual entre EEUU y China está perjudicando sus esfuerzos diplomáticos

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



En este artículo, el exdirector de la sección china de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos, y actual presidente de la Fundación Política Estados Unidos-China, Chi Wang, explica por qué es tan relevante que mientras el principal diplomático chino habla inglés con fluidez, el Secretario de Estado estadounidense no habla chino. La reunión reciente entre ambos en Alaska —advierte Wang— no sólo pone de manifiesto la brecha de conocimientos que hay entre China y Estados Unidos, sino que resulta sumamente preocupante a medida que EE.UU. y China avanzan hacia una “nueva guerra fría” y hacia la posibilidad de que la próxima generación de responsables políticos de EE.UU. pueda estar aún menos informada sobre China.

 

Por Chi Wang

La primera reunión de alto nivel de la presidencia de Biden entre funcionarios estadounidenses y chinos en Anchorage, Alaska, fue noticia por su desviación de las normas diplomáticas, sobre todo durante la diatriba de 15 minutos del alto diplomático chino Yang Jiechi contra Estados Unidos. La reunión dio a ambas partes la oportunidad de ventilar antiguas quejas.

Pero también puso de manifiesto una tendencia preocupante en las relaciones entre Estados Unidos y China: la brecha de conocimientos entre chinos y estadounidenses a la hora de entender el gobierno, la política y la civilización del otro. Hay otras brechas importantes entre EE.UU. y China que se están analizando, como la de la inteligencia artificial y la tecnología 5G, pero esta brecha, creo, está pasando desapercibida y podría tener implicaciones desastrosas para EE.UU. en el futuro.

El ya famoso discurso de Yang acusando a EE.UU. de hipocresía fue pronunciado en chino, pero anotó en inglés al terminar, en uno de los momentos más ligeros de la reunión: “Esto es una prueba para el traductor”. Yang estudió en Gran Bretaña y habla inglés con fluidez; en el pasado, ha criticado el trabajo de los traductores.

El Secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, coincidió en que sería un reto para el traductor, pero, a diferencia de Yang, él no tendría forma de calibrar si el traductor está a la altura de la tarea, ya que no habla chino. Tampoco lo hace el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan, ni ninguno de los principales asesores de Biden sobre China.

Esto pone de manifiesto un problema mayor en las relaciones entre Estados Unidos y China: la comprensión china de Estados Unidos supera con creces la comprensión estadounidense de China. Parte de esto es inducido activamente por China; la civilización china es a menudo retratada como singular y compleja, lo que puede desalentar a los estadounidenses a creer que pueden entender a China o incluso intentar hacerlo.

Incluso cuando las relaciones entre Estados Unidos y China se agriaron durante la administración Trump, hubo más de 300.000 estudiantes chinos en Estados Unidos cada año. La propia hija de Xi Jinping asistió a Harvard. Muchos de estos estudiantes regresaron a China con al menos una comprensión rudimentaria de la política, la cultura y la historia estadounidenses. Y todos ellos hablan inglés.

Por otro lado, el interés de los estudiantes estadounidenses por estudiar en China alcanzó su punto máximo tras los Juegos Olímpicos de 2008 en Pekín y ha ido disminuyendo desde entonces. La pandemia de coronavirus y las recientes tensiones bilaterales han acelerado este descenso.

Bajo la presión de los halcones de China, las universidades estadounidenses han roto sus vínculos con los Institutos Confucio. Si bien la preocupación por un plan de estudios patrocinado por el gobierno chino que se abre paso en las escuelas estadounidenses es seria, el cierre de los institutos limitará las oportunidades de los estudiantes estadounidenses de aprender chino.

La disminución del interés y de las oportunidades para que los estadounidenses estudien chino puede estar perjudicando ya los esfuerzos diplomáticos de Estados Unidos. El traductor estadounidense que participó en la reunión de Alaska cometió al menos seis errores, lo que podría haber aumentado la tensión.

El acceso de los estudiantes estadounidenses a China ha sido otra de las víctimas de las relaciones entre Estados Unidos y China. La administración Trump suspendió el año pasado el programa de intercambio Fulbright en China. Anteriormente, el programa había estado suspendido durante 30 años, pero se reanudó cuando se normalizaron las relaciones entre Estados Unidos y China en 1979.

Sería una gran tragedia para los estudiantes estadounidenses si la nueva suspensión dura tanto tiempo. Los estudiantes estadounidenses que podrían haber estudiado en China se irían a otros países, lo que agravaría la escasez de conocimientos sobre China en Estados Unidos.

En la otra cara de la moneda, los cambios alarmantes en China, como las medidas enérgicas en Hong Kong, la detención de dos canadienses acusados de espionaje y un reciente altercado entre estudiantes estadounidenses y policías chinos de paisano, también podrían ahuyentar a los posibles estudiantes estadounidenses.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

No sólo los estudiantes tienen cada vez más limitadas las oportunidades de conocer China. China ha expulsado o se ha negado a renovar los visados a periodistas occidentales, incluidos los de prestigiosos medios de comunicación estadounidenses como The New York Times, The Washington Post y Wall Street Journal. Los académicos también han visto restringido su acceso a China.

Esto también evoca los oscuros días de la Guerra Fría, cuando los periodistas y académicos estadounidenses fueron mantenidos fuera de China durante décadas. Sin acceso a las fuentes, sin la posibilidad de hablar con sus homólogos e informar sobre las actividades en China desde el continente, los periodistas y académicos se verían obstaculizados en sus esfuerzos por educar al público estadounidense sobre lo que realmente está sucediendo en China.

Esto significa que, a medida que Estados Unidos y China avanzan hacia lo que los analistas denominan cada vez más una “nueva guerra fría”, la próxima generación de responsables políticos estadounidenses estará aún menos informada sobre China. Se verán obligados a depender cada vez más de las fuentes gubernamentales en lo que respecta a China, ya sea la retórica de los Estados Unidos o la propaganda china.

La vieja generación de expertos estadounidenses en China se ha ido, y hemos sido demasiado lentos para reemplazarlos.

Uno de esos académicos -Ezra F. Vogel, de Harvard, fallecido el año pasado- advirtió sobre los peligros del creciente distanciamiento entre Estados Unidos y China.

“En los últimos años, la política y la retórica política de EE.UU. hacia China han estado dominadas por funcionarios con un conocimiento limitado de los acontecimientos en ese país”, escribió en The Washington Post.

“A Estados Unidos no le interesa convertir a los chinos en enemigos. Si queremos animarles a trabajar con nosotros por nuestros intereses comunes, necesitamos un replanteamiento fundamental de nuestras políticas. Esto, a su vez, requiere que los altos funcionarios estén dispuestos a apoyar a nuestros amigos en China y a aprender más sobre su dinámica interna”.

Al parecer, en el momento de su muerte, Vogel estaba trabajando en un documento político sobre las relaciones entre Estados Unidos y China que pretendía presentar a la administración entrante de Biden. Queda por ver si ahora hay alguien que inste a Estados Unidos a reconsiderar el distanciamiento que su nueva estrategia para China va a exacerbar.

La realidad aleccionadora es que Estados Unidos y China, y sus líderes, diplomáticos y pueblos, tendrán que tratar entre sí en un futuro previsible, y que ambas partes se beneficiarían de una mayor comprensión mutua. China ya va por delante en este sentido, y Estados Unidos debe actuar rápidamente para ponerse al día.

 

Covid-19: Fracaso del enfoque occidental

 

Fuente:

Chi Wang, South China Morning Post: How the US-China knowledge gap is hurting American diplomatic efforts.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Te puede interesar

Contenidos

Por Matthew Ehret La naturaleza deplora el vacío, y uno de los mayores vacíos de la historia reciente espera ser llenado cuando los angloamericanos...

Contenidos

Por Dennis Small El 16 de septiembre comienza en Dushanbe (Tayikistán) una cumbre de dos días de los Jefes de Estado y de Gobierno...

Ciencia y Tecnología

Por Matthew Ehret (10 de septiembre de 2021). Las líneas de batalla para el futuro de la humanidad quedaron explícitamente claras durante el Foro...

Contenidos

Los gobernadores republicanos de todo el país atacaron las agresivas medidas del presidente Biden para exigir vacunas como un ataque inconstitucional a las libertades...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon