Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Chile gira a la izquierda para reescribir la constitución de la época de Pinochet, mientras Goldman Sachs contempla sus reservas de cobre

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Ben Norton habla con el activista y político chileno Pablo Sepúlveda Allende sobre las históricas elecciones del 15 y 16 de mayo, en las que los candidatos de izquierda e independientes obtuvieron dos tercios de los escaños para una convención para reescribir la constitución, que data de la dictadura militar de Augusto Pinochet.

 

Por Ben Norton

Sepúlveda Allende, nieto del legendario presidente socialista chileno Salvador Allende, también habla de las enormes reservas de cobre de Chile, que son unas de las mayores del mundo, y que ahora están en el punto de mira de las empresas estadounidenses, después de que Goldman Sachs apodara al cobre “el nuevo petróleo”.

Transcripción

BEN NORTON: Hola, soy Ben Norton con The Grayzone, y estoy hablando con un activista, médico y revolucionario de Chile, Pablo Sepúlveda Allende. Es nieto del legendario presidente chileno Salvador Allende, y es un activista, y está involucrado en los movimientos sociales en Chile.

También pasó mucho tiempo viviendo en Venezuela. De hecho aquí en La Zona Gris publiqué una entrevista con Pablo cuando estuve en Caracas, le hice una entrevista.

Y hoy vamos a hablar de las elecciones en Chile. Este mes de mayo hubo elecciones municipales y elecciones constituyentes, para redactar una nueva constitución, porque hoy en día Chile todavía tiene una constitución de la época de Pinochet, que fue redactada en la época de la dictadura militar, de Augusto Pinochet.

Entonces, Pablo, tú fuiste candidato en las elecciones constituyentes. En esas elecciones, la izquierda ganó en una victoria histórica. Los resultados muestran que la izquierda, los progresistas y los independientes obtuvieron dos tercios de los escaños en la convención constitucional, para redactar una nueva constitución.

Entonces, ¿cuál es la importancia de esta elección, de esta votación y de la victoria de la izquierda en Chile?

Sobre todo porque en todo el mundo, para los que somos extranjeros, Chile está asociado al neoliberalismo y a una política muy de derechas. Entonces, ¿cuál es la importancia de esta victoria electoral?

 

PABLO SEPÚLVEDA ALLENDE: Sí, gracias Ben por la oportunidad, la invitación a este programa.

Sí, Chile en los últimos años ha tenido un ambiente social y político muy activo. Creo que hay 2 o 3 grandes hitos, primero, la gran movilización de octubre de 2019, comúnmente conocida como el Estallido Social, o más bien un levantamiento, una revolución desquiciada, una rebelión popular contra el modelo neoliberal.

Se juntaron todas las demandas históricas, de luchas históricas, y todo se convirtió en una sola demanda, que rápidamente se convirtió en cambiar la constitución de la dictadura, la constitución de Pinochet, una demanda que era muy antigua, pero que no había tenido el impulso que le dio octubre de 2019.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Y como resultado, en menos de un mes, el gobierno y la élite política de los partidos dominantes tuvieron que convocar un plebiscito para ver si la gente quería o no una nueva constitución.

No lo llamaron asamblea constituyente, que es lo que se pedía en la calle, sino convención constitucional, que, eso sí, tiene ciertos límites; no es una asamblea soberana; no puede influir en los acuerdos de libre comercio; y todo lo que se escriba en ella debe tener la aprobación de al menos dos tercios, lo que realmente limita el margen de acción.

Pero la movilización constante y la presión social han ido cambiando un poco esas reglas. Primero fue que la convirtieron en una convención representativa, lo que no era al principio, con el acuerdo hecho por la élite política.

Luego hicieron asientos para los pueblos indígenas. No son suficientes, pero abrieron varios escaños.

Y cuando hubo la votación, el 25 de octubre de 2020, casi el 80%, el 78% para ser exactos, aprobó una nueva constitución.

Aún con esas reglas, que sabemos que son limitadas, que no es una asamblea constituyente, soberana, con insuficiente representación indígena. Y en conclusión, este fin de semana (15 y 16 de mayo) se eligieron los diputados constituyentes.

También fue una gran sorpresa para muchos de nosotros, la verdad, porque una de las reglas que se cambió es que los independientes pudieron participar, formando listas electorales, cosa que no estaba permitida en el sistema electoral chileno, que es el que querían usar, con las mismas reglas electorales que se usan para elegir un parlamento, un parlamento medio, que es a través de los partidos políticos, y los independientes no tienen oportunidad, a menos que un partido les dé un cupo en su partido.

Esta norma se cambió también, debido a la presión social, y se pudieron formar listas de candidatos independientes, sin partido.

No tener un partido significa no tener financiación. El Estado da millones a los partidos políticos, cuanto más grande es un partido, más financiación recibe del Estado, y no hay tanta cuota en la franja televisiva electoral, los anuncios en televisión para la campaña.

Las normas establecen una cuota. Para nosotros, los independientes, teníamos literalmente un segundo, exactamente un segundo para decir algo en la televisión en el espacio electoral.

Pero de todos modos, la cuestión es que, a pesar de todos esos inconvenientes, de todas esas reglas, de todas esas muchas dificultades, muchos candidatos independientes, a pesar de todas las predicciones en sentido contrario, fueron capaces de ganar alrededor de 44 escaños del total de 155.

Y los partidos políticos tradicionales que han gobernado Chile durante los últimos 30 años en una coalición bipartidista entre la derecha y la llamada “centro-izquierda”, entre comillas, que es una alianza llamada la Concertación, que incluye el partido de la Democracia Cristiana, el Partido Socialista, el PPD (Partido por la Democracia) y el Partido Radical, obtuvieron los menores resultados en estas elecciones.

Tanto es así que el partido de la Democracia Cristiana sólo obtuvo dos escaños. El Partido Radical [obtuvo un escaño]. Y el Partido Socialista sobrevivió.

Pero lo importante es que los movimientos sociales y los candidatos independientes ganaron mucho espacio. Y la alianza de partidos de izquierda, definida como partidos antineoliberales, que incluye al Partido Comunista y al Frente Amplio, también ganó mucho espacio.

Así que eso crea un polo sociopolítico en la convención que se define claramente como antineoliberal, y eso realmente abre las posibilidades de transformaciones.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

No llegó exactamente a los dos tercios necesarios, porque hay candidatos independientes que son financiados por la derecha, o por poderosos intereses económicos, o por fundaciones, fundaciones que tienen poderosos intereses económicos detrás, y si se alían con la derecha, con los partidos del establishment de la antigua alianza “Concertación”, sí son un tercio, lo que podría bloquear los cambios.

Pero todo eso depende de la presión social, que es lo más importante. Cada vez está más claro que la movilización, la presión social, que se hace en las calles, en los medios de comunicación social, a través de la opinión pública, que a veces puede crear mucho más progreso de lo que eres capaz de hacer desde los niveles más institucionales.

Así que esto es una visión general. Y es una gran sorpresa, y no porque la derecha se haya vuelto irrelevante, sino porque tenían todas las reglas electorales a su favor, lo que haría que estuvieran sobrerrepresentados, que ganaran un tercio de los escaños, para que no se aprobara nada que no les gustara, pero esa alianza centrista tradicional está por los suelos, y veremos hacia dónde va.

El Partido Socialista acaba de anunciar la posibilidad de formar alianzas con el polo antineoliberal, en lugar de su tradicional alianza de los últimos 30 años, que, tras la dictadura, formó con el centro y la derecha, para mantener el modelo neoliberal. Así que ya veremos hacia dónde va.

Y el centro se está disolviendo. El centro se está polarizando mucho. Y la política de los partidos tradicionales se está polarizando. Así es como el mundo social rompe fuertemente las fuerzas políticas.

 

BEN NORTON: Y Pablo, ¿cuál es la importancia de esta victoria de estas fuerzas progresistas, de las fuerzas antineoliberales, cuál es la importancia de su victoria en términos geopolíticos, geopolíticamente hablando?

Porque este mes de junio hay elecciones en Perú, y el candidato de la izquierda, Pedro Castillo, va en primer lugar, según las encuestas. También hay una elección aquí en Nicaragua en noviembre, y otra en Chile ese mes. Vemos que el golpe de Estado fracasó en Bolivia, y el partido Movimiento al Socialismo (MAS) vuelve a tener el poder.

También ¿cuál es el papel del cobre? Porque sé que Chile tiene mucho cobre, y el cobre es un recurso muy importante en la economía mundial, especialmente para la tecnología.

Entonces, si realmente estamos viendo un giro a la izquierda en Chile, ¿qué significa eso, geopolíticamente hablando?

 

PABLO SEPÚLVEDA ALLENDE: Bueno, la importancia geoestratégica de este momento implica no sólo a Chile, sino sobre todo a los países andinos.

En Perú hay ahora la posibilidad de que llegue al poder un presidente de izquierda (Pedro Castillo), que viene del campo, bueno es un maestro, pero del campo, y tiene un fuerte discurso antineoliberal, anticapitalista.

Y no olvidemos que, entre Perú y Chile, está más del 60% de las reservas mundiales de cobre. Esos son los dos principales países exportadores de cobre, que se exporta, además, como submateria prima, es decir, como tierra, como roca o piedras, que también puede incluir otros minerales que no se pagan.

Y entre Argentina, Bolivia y Chile se encuentra más del 80% del litio del mundo.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Entonces, en mi caso, en mi candidatura, aunque no fui elegido, este es un tema que hemos estado priorizando, y ha ido tomando fuerza, que es el tema de la renacionalización del cobre y del litio, que actualmente está en manos privadas, la extracción y la exportación.

Entonces, si logramos crear una alianza, en el mediano plazo, en esta década, espero que a la mitad de la década, entre Bolivia, Argentina, Perú y Chile, con una política de colaboración en el manejo y la industrialización de estos recursos, de estos bienes naturales, Sudamérica podría convertirse en un polo con un peso gepolítico y económico mundial importante.

Porque el cobre y el litio van de la mano. El litio almacena energía, y el cobre transmite energía, es uno de los principales conductores de energía, entre otros usos.

Y con la descarbonización de la economía mundial, aunque sólo se cumplan los acuerdos climáticos de París, eso aumentaría la demanda mundial de cobre en torno al 40%.

Y todos sabemos que se están popularizando los coches eléctricos, que utilizan el litio para las energías renovables, o para las energías no combustibles. Y eso duplicará o triplicará el uso del cobre y del litio.

Así que se trata de una cuestión muy estratégica. Y esa fue una de las razones por las que, cuando Bolivia quiso industrializar y crear baterías de litio, lanzaron un golpe de estado contra Evo Morales.

Así que creo que es muy importante tener en cuenta ese aspecto más amplio, para Chile, en cuanto a la política regional y mundial de fondo.

Tenemos que crear una alianza entre los países de América del Sur para tener soberanía nacional, una política de integración y de gestionar adecuadamente nuestros bienes y recursos naturales comunes.

Obviamente con todos los lineamientos sobre el daño ambiental, para mitigar al máximo el daño al medio ambiente, teniendo en cuenta las tierras y las comunidades que viven donde se extraen estos minerales.

Porque la política de las empresas transnacionales hasta ahora ha sido el saqueo, el hiper-extractivismo puro, que es mortal para el medio ambiente y no deja ningún recurso en el país, o muy pocos en comparación con lo que saca del país.

Entonces, si logramos el control soberano y la renacionalización, y tenemos una política que garantice cada vez más valor agregado, y la inversión regional en las comunidades locales, y además, si hay una política con los países vecinos al respecto, creo que hay un gran potencial de transformación.

Porque este es el petróleo del futuro, como lo llamó Goldman Sachs, que el cobre y el litio son el petróleo del futuro, y va a ser un tema de seguridad nacional, tener acceso a estos recursos.

Lo dijo Goldman Sachs, uno de los especialistas de allí dijo hace poco que esto es un tema de seguridad nacional, y que en 2025, el precio del cobre va a llegar a un punto nunca visto.

Ahora mismo el precio ya está en un máximo histórico, y va a seguir subiendo debido a la demanda global, por el cambio climático, y la lenta pero gradual descarbonización de la economía global, y los coches eléctricos, el boom de los coches eléctricos.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

BEN NORTON: Sí, y perdona, perdona Pablo, pero el cobre jugó un papel importante en el golpe de estado de la CIA contra Salvador Allende en 1973, ¿no? Porque Estados Unidos, y la corporación Anaconda querían controlar todo el cobre de Chile, ¿no?

 

PABLO SEPÚLVEDA ALLENDE: Sí, exactamente. El cobre fue privatizado. Allende lo nacionalizó durante su gobierno, lo nacionalizó totalmente.

De hecho, Allende lo calificó como “la segunda independencia”, el acto más importante después de la independencia nacional (del colonialismo español), su firma de la reforma que nacionalizó el cobre.

Y la dictadura (de Pinochet) cambió la constitución, y las reglas, y después, los gobiernos neoliberales empezaron a privatizarlo poco a poco, y ahora el 70% del cobre de Chile está privatizado, y sólo el 30% es propiedad de la empresa estatal del cobre, Codelco.

Solo como ejemplo, ese fue de hecho el gran acuerdo que se hizo, privatizar el cobre, para volver a la democracia, y no tocar eso. Ese fue un acuerdo tácito, seguir privatizando todo, y el cobre cada vez más, y seguir gobernando con el modelo neoliberal.

Y las políticas económicas siempre fueron neoliberales, incluso las del Partido Socialista, con la Presidenta Bachelet, o el Presidente Ricardo Lagos, que también venía del Partido Socialista, aunque se pasó al Partido por la Democracia.

Siempre aprobaron el Congreso, y cuando estuvieron en la presidencia, también con el Presidente Eduardo Frei, del partido de la Democracia Cristiana, y el Presidente Patricio Aylwin, fueron todas políticas de privatización de los servicios públicos y de recorte del gasto público, y las políticas económicas del Consenso de Washington, todo eso.

Y ahora en Chile, el litio está en manos del yerno de Pinochet, a través de una empresa estatal que fue privatizada, que había sido pública, y que le fue entregada, básicamente gratis, a su yerno, que estaba casado con una de las hijas de Pinochet. Y esa es la principal empresa que administra el litio de Chile, hoy en día.

Y el cobre y el litio se exportan sin ningún tipo de procesamiento. De hecho antes, el cobre había sido más procesado antes de exportarlo.

BEN NORTON: ¿Puede hablar de las diferencias entre los partidos de la llamada izquierda? Porque usted mencionó que hay una historia de alianzas entre el llamado Partido Socialista y los partidos de centro y derecha.

Entonces es un poco confuso, porque Salvador Allende, tu abuelo, venía del Partido Socialista, es decir, del Partido Socialista de los años 70, que era muy diferente.

Pero el Partido Socialista también tiene otro presidente en la historia de Chile: Michelle Bachelet. Y sabemos que hoy trabaja con las Naciones Unidas, donde se inmiscuye en la política interna de Venezuela, contra el gobierno chavista, publicando informes muy sesgados. Y hay videos de Michelle Bachelet recibiendo premios de Hillary Clinton en Estados Unidos.

Así que el Partido Socialista de Chile, hay mucha gente que oye ese nombre y piensa que es un partido socialista. ¿Puede hablar de las diferencias entre los partidos de izquierda de Chile?

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

PABLO SEPÚLVEDA ALLENDE: Sí, después del fin de la dictadura (de Pinochet), se hizo un acuerdo en secreto (llamado la Concertación), y ahora se conoce.

Cuando terminó la dictadura, se hizo una especie de alianza entre los partidos que históricamente habían representado a ciertas partes de la vieja izquierda, como el Partido Socialista de Allende.

Otro que se formó recién en ese momento, que no había existido antes del golpe, llamado Partido por la Democracia, que tenía (el ex presidente) Ricardo Lagos, y tuvo mucho poder en ese momento.

También está el partido de la Democracia Cristiana, que siempre ha sido de centro. El centro se ha ido históricamente a veces a la izquierda, o al centro-izquierda, y a veces a la derecha. Ha sido como un péndulo.

Pero después del fin de la dictadura, hubo un acuerdo hecho por los partidos de derecha, para mantener el modelo y la constitución de Pinochet, con una serie de requisitos para no tocar ciertas áreas, como las empresas estatales privatizadas.

De hecho los gobiernos encabezados por la alianza conocida como la Concertación, que incluye al Partido Socialista, la Democracia Cristiana y el Partido por la Democracia, que se autodenomina de “centro izquierda”, siguieron gobernando con el modelo neoliberal, con sus bases estructurales en la constitución de Pinochet, de 1980.

Y de hecho siguieron privatizando los servicios públicos, las empresas públicas estatales y el cobre, que es la principal fuente de riqueza de Chile. Entonces el Partido Socialista, tenía políticas que ni siquiera eran socialdemócratas, eran claramente neoliberales.

La única diferencia entre la derecha y la “centro-izquierda”, la mal llamada centro-izquierda, porque en realidad no es de izquierda en lo económico, sino sólo en temas culturales como el divorcio y el aborto, como la legalización de la marihuana y la igualdad en el matrimonio, cosas que, sí, hay que defender, pero son más bien libertades civiles, no son económicas, son temas culturales, y obviamente son importantes, pero sólo en eso se diferencian.

Así que la derecha, hasta hace poco, estaba en contra del divorcio. Creo que Chile fue el único país occidental que no legalizó el divorcio hasta [2004]. Y el aborto bajo ciertas condiciones se legalizó durante el segundo gobierno de Bachelet. También la igualdad matrimonial.

Así que esas son cuestiones más culturales, que no implican cuestiones de política económica. En cuanto a la economía, no hay diferencias. O muy pocas. Ahora están apoyando los impuestos a los súper ricos, pero eso es en respuesta a la movilización social.

Y con el Partido Socialista, o al menos con la dirección, porque los miembros de la base del partido son realmente todavía creyentes, con el objetivo de un cambio profundo, pero la dirección que ha dirigido el partido en los últimos años se ha alineado con la derecha en cuestiones económicas, con los intereses corporativos nacionales y transnacionales.

Se parece un poco a lo que ha sido el Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Y de hecho la transición a la democracia en Chile es muy parecida a la transición en España (desde la dictadura franquista), Así que el Partido Socialista chileno y el Partido Socialista Obrero Español han sido como copias el uno del otro.

Y el Partido Comunista de Chile, bueno, siempre ha seguido trabajando dentro de las instituciones, incluso después de la restauración de la democracia, pero siempre con una mirada crítica, siempre denunciando todo esto, siempre definiéndose como antineoliberal, siempre tomando una posición mucho más digna, y mucho más en contra del establishment.

Y ahora, tras la revuelta social (de 2019), es el único partido que ha seguido creciendo. Todos los demás partidos se han ido achicando, salvo el Partido Comunista, bueno y el Frente Amplio, recientemente resucitado en alianza con ellos, recuperando la fuerza que tenían al principio, que luego perdieron durante el levantamiento social de 2019.

Pero ahora vuelven a ganar fuerza, ahora más claramente alineados con la izquierda, porque antes dudaban y se inclinaban por una alianza con la centroizquierda, o con la política tradicional.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Y por eso ahora, en el Partido Socialista, en estos días, se está dando un debate interno muy fuerte, sobre si van a romper esa alianza histórica que hicieron durante los últimos 30 años con las élites políticas y económicas de derecha, o si se van a mover hacia el polo de izquierda, antineoliberal, que incluye al Frente Amplio y al Partido Comunista.

De hecho, históricamente, el Partido Socialista y el Partido Comunista fueron aliados, y fue gracias a esa alianza que Salvador Allende ganó la presidencia en los años 70.

Pero cuando se recuperó la democracia, el Partido Socialista rompió esa alianza y se alió con las fuerzas democristianas, conformando lo que llamamos el partido del orden neoliberal, que es como un partido, con una cara monolítica, que es la alianza de la concertación y la derecha.

Pero eso se empezó a destruir en octubre de 2019, y (la votación) de este fin de semana (15 y 16 de mayo) fue prácticamente la muerte, fue la muerte de la constitución de Pinochet, con esta victoria electoral, contra todos los pronósticos. contra todos los pronósticos en contra. Y con todos los condicionantes en contra.

De hecho los candidatos más ricos que fueron financiados por poderosos intereses económicos, por multimillonarios que pusieron mucho dinero en las candidaturas de derecha y de centro, para intentar tener escaños allí, no fueron elegidos. Algo que ocurre mucho en Estados Unidos, ¿no? El candidato con más dinero gana.

Y así fueron las cosas aquí también. Pero no en estas elecciones. Y esa es una gran lección. Los candidatos millonarios muy ricos no fueron elegidos.

Y candidatos muy pobres, pero con una estrategia comunicacional muy importante, que es lo que hizo principalmente la Lista del Pueblo, pudieron llegar a la convención teniendo 100 veces menos recursos que los candidatos bien financiados del establishment.

 

BEN NORTON: Bueno, gracias. Estamos hablando con Pablo Sepúlveda Allende. Es un activista chileno, que fue candidato en las elecciones, y también es nieto del ex presidente Salvador Allende.

Para la audiencia, si quieren ver más de Pablo, aquí en La Zona Gris publicamos una entrevista con él en Venezuela, en la que habla de su experiencia en Venezuela, como médico, y como activista allí, y la importancia de la solidaridad con la Revolución Bolivariana y el antiimperialismo.

Pablo, muchas gracias por hablar con nosotros, y estaremos en contacto especialmente para las elecciones que se avecinan en Chile en noviembre.

PABLO SEPÚLVEDA ALLENDE: Gracias. Y saludos a Roger Waters, por ahí. Él es un amigo de Chile.

 

‘El modelo neoliberal ha fracasado’: Tomás Hirsch analiza los cambios que le esperan a Chile

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Fuente:

Ben Norton: Chile shifts left to rewrite Pinochet-era constitution, as Goldman Sachs eyes its copper reserves.

Te puede interesar

Ciencia y Tecnología

Usando las supuestas “amenazas” de China y Rusia como justificación, la alianza militar de la OTAN está desarrollando nuevas formas de guerra para librar...

Ciencia y Tecnología

Twitter está colaborando con Reuters, un medio de comunicación vinculado a la CIA que también participa en un programa encubierto de guerra de la...

Contenidos

Ben Norton habla sobre la especulación bélica de las empresas en Afganistán, desmintiendo los mitos de los medios de comunicación que afirman que Washington...

Contenidos

Por Alfredo Jalife Rahme América Latina, en sus principales países oscilatorios, exhibe una dinámica del desplome del impuesto decálogo del Consenso de Washington que...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon