Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Centros de pensamiento neoconservadores financiados con dinero taiwanés impulsan la guerra contra China

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Hace veinte años, un grupo de think tanks neoconservadores utilizó su poder para impulsar guerras desastrosas en Oriente Medio. Ahora, un nuevo grupo de think tanks con muchos de los mismos expertos y financiados con dinero taiwanés está trabajando duro para convencer a los estadounidenses de que China es la nueva amenaza existencial.

 

Por Alan Macleod

TAIPEI – En MintPress, hemos estado a la vanguardia de la exposición de cómo las dictaduras de Oriente Medio y los contratistas de armas han estado canalizando dinero a los grupos de reflexión y los comités de acción política, manteniendo un ritmo constante para más guerra y conflicto en todo el mundo. Sin embargo, un país del que no se habla mucho y que gasta mucho dinero en Washington es Taiwán.

Estudiando los informes financieros de Taiwán, MintPress ha averiguado que la isla semiautónoma de 23 millones de habitantes ha entregado en los últimos años millones de dólares a muchos de los mayores y más influyentes think tanks de Estados Unidos. Esto ha coincidido con un fuerte aumento de la retórica antichina en Washington, con un informe tras otro en el que se advierte del ascenso económico de China y se exige que Estados Unidos intervenga más en las disputas entre China y Taiwán.

Estos think tanks están llenos de figuras prominentes de ambos partidos y tienen los oídos de los políticos más poderosos de Washington. Es en sus oficinas donde los especialistas elaboran documentos e incuban ideas que se convierten en las políticas del mañana. También producen expertos que aparecen en los medios de comunicación que marcan la agenda, ayudando a moldear y controlar el debate público sobre cuestiones políticas y económicas.

Hace veinte años, un grupo de think tanks neoconservadores como el Proyecto para un Nuevo Siglo Americano, financiado por gobiernos extranjeros y fabricantes de armas, utilizó su poder para impulsar guerras desastrosas en Oriente Medio. Ahora, un nuevo grupo de think tanks, con muchos de esos mismos expertos que proporcionaron la base intelectual para esas invasiones, está trabajando duro para convencer a los estadounidenses de que hay una nueva amenaza existencial: China.

 

Un puñado de dólares

En 2019, la Oficina de Representación Económica y Cultural de Taipei en Estados Unidos (TECRO) -a todos los efectos, la embajada de Taiwán- donó entre 250.000 y 499.999 dólares al Instituto Brookings, comúnmente identificado como el think tank más influyente del mundo. Las empresas tecnológicas taiwanesas también han aportado grandes sumas a la organización. A su vez, el personal del Instituto Brookings, como Richard C. Bush (antiguo miembro del Consejo Nacional de Inteligencia y responsable de la inteligencia nacional de Estados Unidos para Asia Oriental), defiende ruidosamente la causa de los nacionalistas taiwaneses y condena habitualmente los intentos de Pekín de controlar más la isla.

 

TECRO ocupa un lugar destacado entre los numerosos intereses de defensa que figuran en las listas de donantes del Atlantic Council, a la izquierda, y del Brookings Institute

TECRO ocupa un lugar destacado entre los numerosos intereses de defensa que figuran en las listas de donantes del Atlantic Council, a la izquierda, y del Brookings Institute

 

La semana pasada, Brookings celebró un acto titulado “La búsqueda de la seguridad y la buena vida en Taiwán”, que comenzó con la afirmación de que “Taiwán es alabado con razón por su democracia. Las elecciones son libres, justas y competitivas; los derechos civiles y políticos están protegidos”. Continuaba advirtiendo que el reto “más importante” para la libertad y la prosperidad de la isla es “la ambición de China de acabar con la existencia separada de Taiwán”.

Según la última declaración financiera de otra organización, TECRO también dio una suma de seis cifras al Atlantic Council, un grupo de expertos estrechamente asociado a la OTAN. No está claro qué hizo el Atlantic Council con ese dinero, pero lo que sí es cierto es que dio una beca de alto nivel a Chang-Ching Tu, un académico empleado por los militares taiwaneses para enseñar en la Universidad de Defensa Nacional del país. A su vez, Tu fue autor de informes del Atlantic Council en los que se describe a su país como “campeón [de] la democracia mundial” y se afirma que “la democracia, la libertad y los derechos humanos son los valores fundamentales de Taiwán”. Sin embargo, una China amenazante está aumentando sus amenazas militares, por lo que Taiwán debe “acelerar sus fuerzas de disuasión y reforzar sus capacidades de autodefensa”. Así, aconseja que Estados Unidos debe colaborar mucho más estrechamente con el ejército de Taiwán, realizando ejercicios conjuntos y avanzando hacia una alianza militar más formal. En 2020, Estados Unidos vendió armas por valor de 5.900 millones de dólares a la isla, convirtiéndola en el quinto mayor receptor de armamento estadounidense el año pasado.

Otros académicos que trabajan en Taiwán han reprendido a Occidente en las páginas del sitio web del Consejo por su insuficiente celo a la hora de “disuadir la agresión china” contra la isla. “Una decisión de Estados Unidos de dar marcha atrás” -escribió Philip Anstrén, un sueco becado por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Taiwán- “podría dañar la credibilidad de las garantías de defensa de Estados Unidos y señalar que la voluntad de Washington de defender a sus aliados es débil”. Anstrén también insistió en que “el futuro de Europa está en juego en el Estrecho de Taiwán”. “Las naciones democráticas occidentales tienen obligaciones morales con respecto a Taiwán”, añadió en su blog, “y las democracias occidentales tienen el deber de garantizar que [Taiwán] no sólo sobreviva sino que prospere”.

La razón por la que esto es importante es que el Atlantic Council es un think tank enormemente influyente. Su consejo de administración es un “quién es quién” en la política exterior del Estado, con no menos de siete ex directores de la CIA. También forman parte del consejo muchos de los arquitectos de las guerras de Irak y Afganistán, como Colin Powell, Condoleezza Rice y James Baker. Cuando organizaciones como ésta empiezan a tocar los tambores de guerra, todo el mundo debería tomar nota.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Tal vez el think tank más fuertemente anti-Pekín en Washington sea el conservador Instituto Hudson, una organización frecuentada por muchas de las figuras más influyentes del Partido Republicano, como el ex secretario de Estado Mike Pompeo, el ex vicepresidente Mike Pence y el senador de Arkansas Tom Cotton. Las palabras “China” o “chino” aparecen 137 veces en el último informe anual de Hudson, tan centrados en la nación asiática están. De hecho, al leer su producción, a menudo parece que se preocupan de poco más que de aumentar las tensiones con Pekín, condenándola por su tratamiento de Hong Kong, Taiwán y los musulmanes uigures, y advirtiendo de la amenaza económica y militar de una China en ascenso.

 

Un extracto de un informe del Hudson Institue de 2020 sobre las amenazas existenciales a los Estados Unidos

Un extracto de un informe del Hudson Institue de 2020 sobre las amenazas existenciales a los Estados Unidos

 

A lo largo de los años, los esfuerzos de Hudson se han sostenido gracias a las enormes donaciones de TECRO. El Instituto Hudson no revela las donaciones exactas de cualquier fuente, pero sus informes anuales muestran que TECRO ha estado en el nivel más alto de donantes (100.000 dólares o más) cada año desde que comenzaron a divulgar sus patrocinadores en 2015. En febrero, Thomas J. Duesterberg, investigador principal de Hudson, escribió un artículo de opinión para Forbes titulado “The Economic Case for Prioritizing a U.S.-Taiwan Free Trade Agreement” (El caso económico para dar prioridad a un acuerdo de libre comercio entre Estados Unidos y Taiwán), en el que ensalzaba la economía de Taiwán como moderna y dinámica y describía el establecimiento de vínculos económicos más estrechos con este país como algo obvio. Los empleados de Hudson también han viajado a Taiwán para reunirse y celebrar actos con los principales funcionarios del Ministerio de Asuntos Exteriores de ese país.

El Instituto Hudson también se asoció recientemente con el más liberal Center for American Progress (CAP) para organizar un evento con la presidenta taiwanesa Tsai Ing-wen, que aprovechó la oportunidad para hacer un gran número de declaraciones incendiarias sobre las “amenazas cada vez más desafiantes para las sociedades libres y democráticas” que plantea China; aplaudir las acciones de Estados Unidos sobre Hong Kong; y hablar de cómo Taiwán honra y celebra a los que murieron en la masacre de la plaza de Tiananmen. TECRO dio al CAP entre 50.000 y 100.000 dólares el año pasado.

Sin embargo, es el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) el que parece recibir más dinero taiwanés. Según su lista de donantes, Taiwán le da tanto dinero como Estados Unidos: al menos 500.000 dólares sólo el año pasado. Sin embargo, todo el dinero del gobierno taiwanés se destina al programa de estudios regionales del CSIS (es decir, de Asia). Al igual que los empleados de Hudson, el CSIS aboga por un acuerdo de libre comercio con Taiwán y se ha deshecho en elogios hacia la nación por su enfoque para hacer frente a la desinformación, describiéndola como una “democracia próspera y una potencia cultural.” Aunque reconoce que los informes fueron pagados por TECRO, el CSIS insiste en que “todas las opiniones expresadas en este documento deben entenderse exclusivamente como las de los autores y no están influenciadas en modo alguno por ninguna donación.” En diciembre, el CSIS también celebró un debate en el que se sugería que “en los próximos cinco años, China utilizará una fuerza militar significativa contra un país de su periferia”, y en el que se exploraba cuál debería ser la respuesta de Estados Unidos a una acción de este tipo.

Al igual que el Atlantic Council, la organización CSIS está repleta de altos funcionarios del estado de seguridad nacional. Su presidente y director general es el ex subsecretario de Defensa John Hamre, mientras que Henry Kissinger -ex secretario de Estado y arquitecto de la guerra de Vietnam- también forma parte de su consejo.

El CSIS también acepta dinero del Global Taiwan Institute y de la Taiwan Foundation for Democracy (TFD). El primero es un grupo pro taiwanés bastante oscuro que parece no revelar sus fuentes de financiación. La segunda es una organización financiada por el gobierno y dirigida por el ex presidente taiwanés You Si-kun. Cada año, el TFD publica un informe sobre los derechos humanos en China, el último de los cuales afirma que “el Partido Comunista Chino no conoce límites a la hora de cometer graves violaciones de los derechos humanos”, y lo acusa de “tomar la iniciativa” para “promover una nueva Guerra Fría en torno a la cuestión de los derechos humanos” y de intentar “sustituir el prestigio universal de los valores de los derechos humanos en todo el mundo”. En definitiva, concluye el informe, China “constituye un gran desafío para la democracia y la libertad en el mundo”.

 

Joseph Hwang, de la Escuela Superior de Guerra de Taiwán, habla en un CSIS sobre cómo Taiwán actúa como amortiguador para proteger la infraestructura de datos de Estados Unidos frente a China.

Joseph Hwang, de la Escuela Superior de Guerra de Taiwán, habla en un CSIS sobre cómo Taiwán actúa como amortiguador para proteger la infraestructura de datos de Estados Unidos frente a China.

 

El TFD también ha sido uno de los principales financiadores de la Victims of Communism Memorial Foundation, un grupo de presión de extrema derecha que insiste en que el comunismo ha matado a más de 100 millones de personas en todo el mundo. El año pasado, la Fundación Memorial de las Víctimas del Comunismo añadió todas las víctimas mortales del COVID-19 a la lista de muertes causadas por el comunismo, basándose en que el virus comenzó en China. La Fundación también emplea a Adrian Zenz, un teólogo evangélico alemán que es la improbable fuente de muchas de las afirmaciones más controvertidas y discutidas sobre la represión china en la provincia de Xinjiang.

En los últimos 12 meses, TECRO también ha donado sumas de seis cifras a muchos otros destacados think tanks, como el German Marshall Fund of the United States, el Center for a New American Security y el Carnegie Endowment for International Peace. MintPress se puso en contacto con varios de estos think tanks para pedirles comentarios, pero no ha recibido ninguna respuesta.

“Sería ingenuo creer que la financiación de Taiwán a los think tanks no les empuja a adoptar posiciones pro-Taiwán o anti-China”, dijo a MintPress Ben Freeman, director de la Iniciativa de Transparencia de la Influencia Extranjera en el Centro de Política Internacional:

“Después de todo, ¿por qué Taiwán iba a seguir financiando a los think tanks que son críticos con Taiwán? Hay un elemento darwiniano en la financiación extranjera de los think tanks que empuja la financiación de los gobiernos extranjeros a los think tanks que escriben lo que ese gobierno extranjero quiere que escriban. Taiwán no es una excepción a esta regla”.

Sin embargo, TECRO no sólo patrocina think tanks estadounidenses. También ha dado fondos al Instituto Australiano de Política Estratégica (ASPI), un grupo de línea dura y controvertido descrito como “el think tank que está detrás de la cambiante visión de Australia sobre China”. El antiguo embajador del país en Pekín describió a ASPI como “el arquitecto de la teoría de la amenaza de China en Australia”, mientras que el senador Kim Carr de Victoria denunció que trabajaban mano a mano con Washington para impulsar “una nueva Guerra Fría con China”. ASPI estuvo detrás de la decisión de Twitter el año pasado de purgar de su plataforma más de 170.000 cuentas simpatizantes de Pekín.

“Debemos estar preparados para luchar en nuestro rincón a medida que aumentan las tensiones con Taiwán”, escribió ASPI en enero, habiendo fustigado previamente a Occidente por no estar “dispuesto a defender a Taiwán”.

ASPI -al igual que Brookings, el Atlantic Council y otros- está financiado directamente por los fabricantes de armas, todos los cuales también tienen un interés directo en promover más guerras en todo el mundo. Por lo tanto, si el público no tiene cuidado, ciertos intereses especiales podrían estar ayudando a mover a Estados Unidos hacia otro conflicto internacional.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Si bien la situación descrita anteriormente es bastante preocupante, la investigación de la Iniciativa para la Transparencia de la Influencia Extranjera ha demostrado que alrededor de un tercio de los grupos de reflexión siguen sin proporcionar ningún tipo de información sobre su financiación, y muy pocos son completamente abiertos sobre sus finanzas. Freeman sostiene que, aunque no hay nada intrínsecamente malo en que los gobiernos extranjeros financien a los think tanks occidentales, la falta de transparencia es gravemente problemática, explicando:

Esto plantea un montón de preguntas sobre el trabajo que están haciendo. ¿Sus financiadores secretos están diciendo lo que el think tank puede hacer en un esquema de pago por juego? ¿Están comprando los financiadores el silencio de los think tanks en temas delicados? Sin conocer a los financiadores del think tank, los responsables políticos y el público no tienen ni idea de si el trabajo del think tank es una investigación objetiva o simplemente los argumentos de un gobierno extranjero”.

El estudio de Freeman sobre el lobby taiwanés descubrió que siete organizaciones se registraron como agentes extranjeros de Taiwán en EE.UU. Esas organizaciones, a su vez, contactaron con 476 miembros del Congreso (incluyendo casi el 90% de la Cámara), así como con cinco comités del Congreso. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, fue el contacto más frecuente: la californiana fue contactada 34 veces por agentes taiwaneses. Pelosi ha sido una gran defensora de los nacionalistas taiwaneses, promoviendo con éxito la legislación pro-Taiwán y anunciando con orgullo que Estados Unidos “está con Taiwán”.

Los agentes extranjeros que trabajan en nombre de Taiwán también hicieron 143 contribuciones políticas a políticos estadounidenses, siendo el ex senador de Alabama Doug Jones el principal receptor (Pelosi fue la tercera).

 

¿Perdiendo a China, recuperando a Taiwán?

Los informes citados anteriormente entienden la disputa como una cuestión puramente de beligerancia china contra Taiwán y, desde luego, no consideran que las acciones militares de Estados Unidos en el Mar de China Meridional sean agresivas en sí mismas. Esto se debe a que el mundo de los think tanks y los planificadores de guerra considera que Estados Unidos es el dueño del planeta y que tiene permiso para actuar en cualquier lugar del globo y en cualquier momento.

Hasta el día de hoy, los planificadores estadounidenses lamentan la “pérdida de China” en 1949 (una frase que presupone que Estados Unidos era el dueño del país). Tras una larga y sangrienta Segunda Guerra Mundial, las fuerzas de la resistencia comunista bajo el mando de Mao Tse-tung consiguieron expulsar la ocupación japonesa y vencer a la fuerza del Kuomintang (nacionalista) respaldada por Estados Unidos y dirigida por Chang Kai-shek. Estados Unidos llegó a invadir China en 1945, con 50.000 soldados que colaboraron con el Kuomintang e incluso con las fuerzas japonesas en un intento de reprimir a los comunistas. Sin embargo, en 1949, el ejército de Mao salió victorioso; Estados Unidos evacuó y Chang Kai-shek se retiró a Taiwán.

El Kuomintang gobernó la isla durante 40 años como estado unipartidista y sigue siendo uno de los dos principales grupos políticos hasta hoy. La guerra entre los comunistas y el Kuomintang nunca terminó formalmente, y Taiwán ha vivido 70 años de distanciamiento del continente. Las encuestas muestran que la mayoría de los taiwaneses están a favor de la independencia total, aunque una gran mayoría sigue identificándose personalmente como china.

Aunque muchos taiwaneses ven con buenos ojos una mayor presencia de Estados Unidos en la región, Pekín no lo ve así. En 2012, el presidente Barack Obama anunció la nueva estrategia de Estados Unidos “Pivot to Asia”, desplazando las fuerzas de Oriente Medio hacia China. Hoy, más de 400 bases militares estadounidenses la rodean.

En los últimos meses, Estados Unidos también ha llevado a cabo una serie de acciones militares provocadoras a las puertas de China. En julio, llevó a cabo ejercicios navales en el Mar de China Meridional, con buques de guerra y aviones navales avistados a sólo 41 millas náuticas de la megalópolis costera de Shanghai, con la intención de sondear las defensas costeras de China. Y en diciembre, voló con bombarderos nucleares sobre buques chinos cerca de la isla de Hainan. A principios de este año, el jefe del Mando Estratégico dejó claras sus intenciones, afirmando que existía una “posibilidad muy real” de guerra contra China por un conflicto regional como el de Taiwán. China, por su parte, también ha incrementado sus fuerzas en la región, realizando ejercicios militares y reclamando varias islas en disputa.

Un nuevo informe del Director de Inteligencia Nacional (DNI) señala que China es la “prioridad sin parangón” de Estados Unidos, y afirma que Pekín está haciendo un “esfuerzo por alcanzar el poder global”. “Esperamos que las fricciones aumenten a medida que Pekín intensifique sus intentos de presentar a Taipei como un país internacionalmente aislado y dependiente del continente para su prosperidad económica, y a medida que China siga aumentando su actividad militar en torno a la isla”, concluye.

En un esfuerzo por frenar esto, Washington ha reclutado aliados en el conflicto. Los medios de comunicación australianos informan de que su ejército se está preparando para la guerra en un esfuerzo por obligar a China a retroceder, mientras que la semana pasada el presidente Joe Biden se reunió con el primer ministro japonés Yoshihide Suga para apuntalar un frente unido contra Pekín frente a Taiwán.

En febrero, el Atlantic Council redactó un informe anónimo de 26.000 palabras en el que aconsejaba a Biden trazar una serie de líneas rojas en torno a China, más allá de las cuales sería necesaria una respuesta -presumiblemente militar-. Éstas incluían cualquier acción militar o incluso un ciberataque contra Taiwán. Cualquier retroceso en esta postura, según el consejo, supondría una “humillación” nacional para Estados Unidos.

Sin embargo, lo más notable es que el informe también prevé cómo sería una política estadounidense hacia China exitosa en 2050:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Estados Unidos y sus principales aliados siguen dominando el equilibrio de poder regional y mundial en todos los principales índices de poder;… [y el jefe de Estado Xi Jinping] ha sido sustituido por un liderazgo del partido más moderado; y… el propio pueblo chino ha llegado a cuestionar y desafiar la propuesta del Partido Comunista, que lleva un siglo, de que la antigua civilización china está destinada para siempre a un futuro autoritario”.

En otras palabras, que China se ha roto y que se ha producido algún tipo de cambio de régimen.

En todo esto, Estados Unidos se ha cuidado de subrayar que sigue sin reconocer a Taiwán y que su relación es totalmente “no oficial”, a pesar de afirmar que su compromiso con la isla sigue siendo “sólido como una roca”. De hecho, sólo 14 países reconocen formalmente a Taiwán, el mayor y más poderoso de ellos es Paraguay.

Además de un conflicto militar en ciernes, Washington también ha llevado a cabo una guerra comercial y de información contra China en el escenario mundial. Los intentos de bloquear el ascenso de grandes empresas chinas como Huawei, TikTok y Xiaomi son ejemplos de ello. Otros en Washington han aconsejado al Pentágono que lleve a cabo una guerra cultural por debajo de la mesa contra Pekín. Esto incluiría el encargo de novelas “Tom Clancy taiwanesas” que “armarían” la política de un solo hijo de China contra ella, bombardeando a los ciudadanos con historias sobre cómo sus únicos hijos morirán en una guerra por Taiwán.

Republicanos y demócratas se acusan constantemente de estar en el bolsillo del presidente Xi, intentando superarse mutuamente en su fervor patriotero. El año pasado, el senador de Florida Rick Scott llegó a anunciar que todos los ciudadanos chinos en Estados Unidos eran espías comunistas y debían ser tratados con extrema sospecha. Como resultado, la opinión de la opinión pública estadounidense sobre China ha caído a un mínimo histórico. Hace sólo tres años, la mayoría de los estadounidenses tenía una opinión positiva de China. Pero hoy, esa cifra es sólo del 20%. Los asiático-americanos de todos los orígenes han denunciado un aumento de los delitos de odio contra ellos.

 

El dinero lo gobierna todo a mi alrededor

¿En qué medida la agresividad de Estados Unidos hacia China puede atribuirse a la influencia del dinero taiwanés en la política? Es difícil decirlo. Ciertamente, Estados Unidos tiene sus propios objetivos políticos en Asia Oriental fuera de Taiwán. Pero Freeman cree que la respuesta no es cero. El lobby de Taiwán “tiene absolutamente un impacto en la política exterior de Estados Unidos”, dijo, añadiendo:

En un nivel, crea una cámara de eco en D.C. que hace que sea tabú cuestionar los lazos militares de Estados Unidos con Taiwán. Aunque, personalmente, creo que hay buenas razones estratégicas para que Estados Unidos apoye a este aliado democrático -y está claro que a Taiwán le interesa que Estados Unidos esté totalmente involucrado en su seguridad-, es preocupante que la comunidad política de Washington no pueda mantener una conversación honesta sobre cuáles son los intereses de Estados Unidos. Pero, el lobby de Taiwán en D.C. y su financiación de grupos de reflexión trabajan para sofocar esta conversación y, francamente, han sido muy eficaces”.

Otros lobbies nacionales afectan a la política de Estados Unidos. El lobby cubano ayuda a garantizar que la postura estadounidense hacia su vecino del sur siga siendo lo más antagónica posible. Mientras tanto, el lobby israelí ayuda a garantizar el apoyo continuo de Estados Unidos a las acciones israelíes en Oriente Medio. Pero lo que es más inquietante, con Taiwán, sus representantes están ayudando a empujar a Estados Unidos hacia una confrontación con una potencia nuclear.

Aunque el dinero de los taiwaneses parece haber convencido a muchos en Washington, es dudoso que los estadounidenses de a pie estén dispuestos a arriesgarse a una guerra por una isla apenas mayor que Hawai, a sólo 80 millas de la costa de China continental.

 

Fuente:

Alan Macleod: Tanks and Think Tanks: How Taiwanese Cash is Funding the Push to War with China.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Te puede interesar

Contenidos

Por HispanTV Las Fuerzas de Operaciones Especiales de Estados Unidos entrenaron a cárteles de la droga mexicanos para perpetrar decapitaciones, torturas y violaciones. En...

Contenidos

  Por Mente Alternativa Un nuevo informe [1] del inspector general de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID), fechado al 16 de...

Ciencia y Tecnología

Durante el brote de SARS en 2003, China combinó eficazmente la medicina convencional con la medicina tradicional china, también conocida como MTC. Debido a...

Contenidos

Por Richard Poe El 13 de abril de 1919, un destacamento de cincuenta soldados británicos abrió fuego contra manifestantes en Amritsar, India, matando a...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon