Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Biden no está terminando la guerra de Afganistán, la está privatizando: Permanecerán fuerzas especiales, contratistas del Pentágono y agentes de inteligencia

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



En dos artículos que reproducimos a continuación, CovertAction Magazine y la Red Voltaire coinciden en que la retirada de Estados Unidos de Afganistán, recién anunciada por el presidente Biden, es una auténtica farsa.

 

Red Voltaire: Biden anuncia que Estados Unidos se retira ‎de Afganistán

El presidente estadounidense Joe Biden anunció que Estados Unidos «se retira» ‎de Afganistán [1]. ‎

A pesar de ese anuncio, emitido el 14 de abril de 2021, Biden no está aplicando el programa de su predecesor, Donald Trump, que además de la ‎retirada de las tropas estadounidenses incluía el cese definitivo de la «guerra sin fin». ‎Por cierto, Joe Biden nunca ha mencionado un abandono de la estrategia Rumsfeld/Cebrowski ‎‎ [2]‎.‎

Según el secretario de Defensa de Joe Biden, el general Lloyd Austin, Estados Unidos seguirá ‎pagando los salarios del ejército y la policía de Afganistán y se ocuparía también del equipamiento ‎de la fuerza aérea y de las fuerzas especiales afganas. De hecho, no habrá una verdadera ‎‎«retirada» estadounidense sino más bien una “operación de retrogradación” ya que el Pentágono planea ‎redesplegar esas tropas en otros “frentes”. ‎

Todo está sucediendo como si el Pentágono tuviera intenciones de continuar la «guerra sin fin» ‎en Afganistán exactamente como la inició en Líbano, o sea sin tropas estadounidenses y ‎explotando las divisiones entre las poblaciones locales. ‎

De paso, tuvimos la oportunidad de oír una mentira más. Según el presidente Biden y el secretario ‎de Estado Blinken, Estados Unidos ha cumplido su promesa ya que «hicimos justicia a Osama ‎ben Laden» (sic).‎

 

 

CovertAction Magazine: Privatización de la guerra de Afganistán

Las fuerzas especiales, los contratistas del Pentágono y los operativos de inteligencia se quedarán

El miércoles 14 de abril, el presidente Joe Biden anunció que pondría fin a la guerra más larga de Estados Unidos y retiraría las tropas estadounidenses de Afganistán en el vigésimo aniversario de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Más de 6.000 soldados de la OTAN también se retirarán para entonces.

“La guerra en Afganistán nunca debió ser una empresa multigeneracional”, dijo Biden durante su intervención desde la Sala de Tratados de la Casa Blanca, el mismo lugar desde el que el presidente George W. Bush había anunciado el inicio de la guerra en octubre de 2001. “Nos atacaron. Fuimos a la guerra con objetivos claros. Logramos esos objetivos. Bin Laden está muerto y Al Qaeda está degradada en Afganistán y es hora de terminar la guerra para siempre”.

La afirmación de Biden de que está poniendo fin a la guerra para siempre es engañosa. Como informó The New York Times, Estados Unidos permanecerá después de la salida formal de las tropas estadounidenses con una “sombría combinación de Fuerzas de Operaciones Especiales clandestinas, contratistas del Pentágono y operativos de inteligencia encubiertos”.

Su misión será “encontrar y atacar las amenazas más peligrosas de Qaeda o del Estado Islámico, dijeron funcionarios estadounidenses actuales y anteriores”[1].

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

El Times informó además de que Estados Unidos mantiene una constelación de bases aéreas en la región del Golfo Pérsico, así como en Jordania, y un importante cuartel general aéreo en Qatar, que podría proporcionar una plataforma de lanzamiento para misiones de bombarderos de largo alcance o de drones armados en Afganistán[2].

Matthew Hoh, un veterano de combate discapacitado que dimitió del Departamento de Estado en 2009 en protesta por la guerra, declaró que un verdadero proceso de paz en Afganistán “depende de que las fuerzas extranjeras abandonen Afganistán”.

Además, Hoh dijo que “independientemente de que las 3500 tropas estadounidenses reconocidas abandonen Afganistán, el ejército estadounidense seguirá estando presente en forma de miles de personal de operaciones especiales y de la CIA en Afganistán y sus alrededores, a través de docenas de escuadrones de aviones de ataque tripulados y de aviones no tripulados estacionados en bases terrestres y en portaaviones en la región, y mediante cientos de misiles de crucero en barcos y submarinos.”

 

Los mercenarios son nuestros

El sinsentido del anuncio del presidente Biden se hace evidente si tenemos en cuenta que el Pentágono emplea a más de siete contratistas por cada militar en Afganistán, lo que supone un aumento de un contratista por cada militar hace una década.

En enero, más de 18.000 contratistas permanecían en Afganistán, según un informe del Departamento de Defensa, cuando el total oficial de tropas se había reducido a 2.500.

Estas cifras reflejan la estrategia del gobierno de Estados Unidos de externalizar la guerra en beneficio de corporaciones mercenarias privadas, y como medio de distanciar la guerra de la opinión pública y evitar la disidencia, ya que relativamente pocos estadounidenses se ven directamente afectados por ella.

La mayoría de los mercenarios son ex-militares veteranos, aunque un porcentaje son nacionales de terceros países a los que se les paga sueldos ínfimos por realizar tareas serviles para el ejército.

Una de las mayores empresas de mercenarios es DynCorp International, de Falls Church Virginia, que ha recibido más de 7.000 millones de dólares en contratos gubernamentales para entrenar al ejército afgano y gestionar bases militares en Afganistán.

Entre 2002 y 2013, DynCorp recibió el 69% de toda la financiación del Departamento de Estado. La revista Forbes la llamó “una de las grandes ganadoras de las guerras de Irak y Afganistán”; los perdedores son casi todos los demás.

Un modelo para la estrategia de Estados Unidos en Afganistán es la guerra secreta de 1959-1975 en Laos, donde la CIA trabajó con cientos de contratistas civiles que volaban aviones de reconocimiento, dirigían bases terrestres y operaban estaciones de radar vestidos de civil, mientras levantaban su propio ejército privado entre los hmong para luchar contra el procomunista Pathet Lao[3].

La CIA y las Fuerzas Especiales han vuelto a intentar reclutar elementos tribales en Afganistán y, al igual que en Laos, se han visto envueltos en disputas intertribales y sectarias[4].

Durante años, los agentes de las Fuerzas Especiales estadounidenses también han entrenado a las fuerzas de seguridad afganas como un ejército de representación y han llevado a cabo misiones de secuestro y asesinato al estilo de Phoenix, que están dispuestas a continuar, a pesar de la retirada formal de las tropas.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Lo que realmente quiere el Tío Sam en Afganistán

El halcón de la guerra republicano James Inhofe (R-OK) arremetió contra el plan de retirada de Biden, afirmando que era una “decisión imprudente y peligrosa. Los plazos arbitrarios probablemente pondrían a nuestras tropas en peligro, pondrían en peligro todos los progresos que hemos hecho y conducirían a una guerra civil en Afganistán, y crearían un caldo de cultivo para los terroristas internacionales”[5].

La evaluación de Inhofe es errónea porque, entre otras razones, Estados Unidos no ha hecho muchos progresos en 19 años de guerra -los talibanes, según el Consejo de Relaciones Exteriores, son más fuertes que en cualquier otro momento desde 2001 y controlan aproximadamente una quinta parte de Afganistán- y Afganistán nunca fue realmente un caldo de cultivo para los terroristas internacionales. Los secuestradores del 11-S procedían en su mayoría de Arabia Saudí y los talibanes aceptaron entregar a Osama Bin Laden a un tribunal internacional tras los atentados del 11-S, que nunca apoyaron.

La guerra de Afganistán continuará indefinidamente no por la amenaza del terrorismo -que se acentúa con la presencia militar estadounidense- sino porque Estados Unidos no cederá terreno en Oriente Medio.

Estados Unidos ha anunciado su intención de mantener al menos dos bases militares en Afganistán después de la retirada oficial de las tropas, y ha establecido más de mil bases durante la guerra.

El Tío Sam también codicia la riqueza mineral afgana. Un estudio realizado en 2007 por el Servicio Geológico de Estados Unidos descubrió casi un billón de dólares en depósitos minerales, incluyendo enormes vetas de hierro, cobre, cobalto, oro y metales industriales críticos como el litio, que se utiliza en la fabricación de baterías para ordenadores portátiles y blackberries. Un memorando interno del Pentágono afirmaba que Afganistán podría convertirse en la “Arabia Saudí del litio”.

En 2001, cuando Estados Unidos invadió por primera vez Afganistán, estaba en proceso de ampliar su infraestructura militar en Asia Central. Afganistán proporcionaba una estación de paso clave para este nuevo “dorado del petróleo”, que contiene hasta 200.000 millones de barriles de petróleo, unas diez veces la cantidad encontrada en el Mar del Norte, y un tercio de las reservas totales del Golfo Pérsico.

Además, Afganistán fue valorado en su momento como un lugar clave para un oleoducto que transportaría el petróleo de Asia Central al Océano Índico evitando a Rusia.

En la década de 1990, la compañía petrolera del sur de California, Unocal, comenzó a dar pasos para construir el oleoducto, incluso cortejando a los talibanes. En 2018, se puso la primera piedra de un nuevo proyecto de oleoducto respaldado por Estados Unidos que llevará el petróleo de Turkmenistán al norte de la India.

El mayor temor del establishment gobernante de Estados Unidos es que una retirada completa de Estados Unidos de Afganistán pueda hacer que este país pierda un punto de apoyo estratégico frente a sus principales rivales geopolíticos, China y Rusia, en Afganistán

China ha aumentado recientemente su comercio e inversión en Afganistán -con el que comparte frontera- y ha tratado de cultivar mejores relaciones con el gobierno afgano y los talibanes.

Como se documentó en un artículo anterior de CAM, el actual gobierno afgano dirigido por Ashraf Ghani es en gran medida una creación de Estados Unidos. Su ejército está financiado por Estados Unidos con un coste de unos 4.000 millones de dólares al año. Este apoyo va a continuar -a menos que el Congreso lo corte- junto con los programas de ayuda exterior estadounidense a gran escala que ascienden a casi mil millones al año.

Estados Unidos quiere mantener a Ghani en el poder, o sustituirlo por otro apoderado que pueda ayudarle a ganar la competencia geopolítica con Rusia y China, que no difiere mucho del “gran juego” del siglo XIX entre Gran Bretaña y Rusia.

Mientras el imperio estadounidense permanezca intacto, la guerra como tal seguirá, y seguirá, y seguirá.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

La Guerra de Afganistán al descubierto: Una conspiración imperial (2020)

 

 

Notas

[1] Helen Cooper, Thomas Gibbons-Neff y Eric Schmitt, “Biden Sets End Date for Nation’s Longest War”, The New York Times, 14 de abril de 2021, A1, A13.

[2] Cooper, Gibbons-Neff, Schmitt, “Biden Sets End Date for Nation’s Longest War”, A13.

[3] Véase Fred Branfman, Voices from the Plain of Jars: Life Under an Air War, edición revisada, con nuevo prólogo de Alfred W. McCoy (Madison, WI: University of Wisconsin Press, 2013).

[4] Véase Ann Scott Tyson, American Spartan: The Promise, The Mission, and the Betrayal of Special Forces Major Jim Gant (Nueva York: William Morrow, 2014). Gant promovió una estrategia de “compromiso tribal”. En la provincia de Kunar, se reunió con un jefe afgano, Malik Noorafzhal, al que apodó “Toro Sentado”, en honor al jefe indio de la época de las guerras indias del siglo XIX. Jim Gant, “One Tribe at a Time: A Strategy for Success in Afghanistan”, https://www.globalsecurity.org/military/library/report/2009/2009_one_tribe_at_a_time.pdf .

[5] Cooper, Gibbons-Neff, Schmitt, “Biden Sets End Date for Nation’s Longest War”, A13. Hay que señalar que Inhofe es un especulador de la guerra. Invirtió en acciones de Raytheon al mismo tiempo que pedía un aumento del presupuesto de defensa como presidente del Comité de Servicios Armados del Senado. Raytheon es uno de los principales fabricantes de armas.

 

 

Fuentes:

Jeremy Kuzmarov, CovertAction Magazine: Biden’s Claim To Be Ending America’s Longest War Misleading.

Red Voltaire: Biden anuncia que Estados Unidos se retira ‎de Afganistán.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Te puede interesar

Contenidos

Por HispanTV Las Fuerzas de Operaciones Especiales de Estados Unidos entrenaron a cárteles de la droga mexicanos para perpetrar decapitaciones, torturas y violaciones. En...

Contenidos

  Por Mente Alternativa Un nuevo informe [1] del inspector general de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID), fechado al 16 de...

Contenidos

Por Richard Poe El 13 de abril de 1919, un destacamento de cincuenta soldados británicos abrió fuego contra manifestantes en Amritsar, India, matando a...

Contenidos

Por Harley Schlanger En los días que siguieron al discurso nacional del presidente ruso Putin del 21 de abril, que declaró que pretendía enviar...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon