Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

A un disparo de la guerra: Reino Unido provoca a Rusia en el Mar Negro y divulga una versión falsificada de los hechos

[Nota del editor: Parece casi inverosímil que una situación de guerra entre Rusia y el Reino Unido estuvo “a un disparo de distancia”. Pero es evidente que, a través del incidente cuidadosamente producido, la nobleza negra anglo-veneciana ha dado una señal de que no está contenta con el encuentro del 16 de junio ‎de 2021 entre Joe Biden y Vladimir Putin que podría significar el fin de las hostilidades entre Estados Unidos y Rusia, ‎si la administración Biden finalmente contiene a sus tropas y deja de servir a los intereses belicistas de las élites de Londres y Wall Street.‎ Después de todo, el orden unipolar imperialista británico se basa en la tónica de la brutalidad, la mentira y el orden a través del caos. Increíblemente, todo esto ocurre en el 80º aniversario de la Operación Barbarroja, cuando la Alemania nazi lanzó su guerra contra la Unión Soviética el 22 de junio de 1941. Historiadores revisionistas, han demostrado que la Segunda Guerra Mundial fue provocada y organizada por banqueros y la oligarquía británica y estadounidense (1, 2, 3) ]

 

 

 

Harley Schlanger: Los británicos renuevan su impulso bélico tras la cumbre entre Putin y Biden

El gobierno británico primero negó que hubiera un enfrentamiento en el Mar Negro con buques navales rusos, luego proclamó que no reconocen que Crimea sea rusa; y finalmente, un reportero de la BBC, a bordo del barco, admitió que era “una maniobra deliberada para hacer apuntar a Rusia.” (ver más abajo) ¿A riesgo de una guerra nuclear? ¿Y cuál es exactamente ese punto, que los británicos pueden forzar a Estados Unidos a una guerra con Rusia? Únase a nosotros mañana y el domingo, en Schillerinstitute.com, para una conferencia online de dos días, para formar parte de la movilización para flanquear a los malvados bastardos de la City de Londres que siguen jugando a estos peligrosos juegos.

 

 

 

Finian Cunningham: Increíblemente, todo esto ocurre en el 80º aniversario de la Operación Barbarroja, cuando la Alemania nazi lanzó su guerra contra la Unión Soviética el 22 de junio de 1941

Las patrulleras rusas hicieron disparos de advertencia a un buque de guerra británico armado después de que éste se adentrara en aguas territoriales rusas esta semana. A continuación, un avión de combate SU-24 lanzó bombas en la trayectoria del destructor británico, obligándolo aparentemente a salir de las aguas rusas.

Parece casi increíble que una situación de guerra estuviera a un solo disparo en un enfrentamiento tan sombrío entre Gran Bretaña, miembro de la OTAN, y Rusia.

Pero lo que también es condenable es que el incidente incendiario fuera una provocación deliberada por parte de Gran Bretaña. Rusia ha advertido a Gran Bretaña que no vuelva a provocarla en el Mar Negro. Y Moscú acusó a Londres de decir mentiras descaradas.

El gobierno británico y su Ministerio de Defensa se apresuraron a restar importancia al incidente, afirmando que no hubo disparos de advertencia contra el destructor de misiles guiados de la Royal Navy. Londres acusó a Rusia de “desinformación” y sostuvo que el HMS Defender estaba realizando un “paseo inocente” por aguas internacionales del Mar Negro.

Sin embargo, la versión oficial británica es desmentida por un corresponsal de la BBC que estaba a bordo del HMS Defender.

Jonathan Beale informó:

“Estoy a bordo del buque de guerra en el Mar Negro. La tripulación ya estaba en puestos de acción mientras se acercaba al extremo sur de la Crimea ocupada por Rusia [sic]. Los sistemas de armamento a bordo del destructor de la Royal Navy ya habían sido cargados. Este sería un movimiento deliberado para apuntar contra Rusia. El HMS Defender iba a navegar dentro del límite de 12 millas (19 km) de las aguas territoriales de Crimea. El capitán insistió en que sólo buscaba un paso seguro a través de una vía marítima reconocida internacionalmente”.

 

 

Así, según el relato de la BBC, un buque de guerra completamente armado y amartillado entró deliberadamente en aguas territoriales reclamadas por Rusia (desde que Crimea se unió a la Federación Rusa por un referéndum en 2014). La tripulación estaba en puestos de acción en su aproximación “para hacer un punto a Rusia”.

Esta conducta de los británicos es nada menos que una provocación gratuita a Rusia. La versión de la BBC coincide con el relato ruso de las circunstancias, incluido el sonido de los disparos de advertencia.

Una pregunta es: ¿por qué el gobierno británico y el Ministerio de Defensa trataron de minimizar inmediatamente el incidente, pretendiendo decir que no había pasado nada? Londres afirmó que el buque de guerra se encontraba simplemente en las proximidades de unos “ejercicios de artillería” rusos, como si todo fuera una coincidencia y que Moscú se dedicara a desinformar sobre el alejamiento del buque de la Royal Navy.

Otra pregunta es: ¿por qué se invitó al corresponsal de la BBC a participar en el viaje del HMS Defender por el Mar Negro desde el puerto ucraniano de Odessa hasta Georgia, bordeando la península de Crimea? Parece que los británicos podrían haber esperado que su “señalamiento a Rusia” hubiera sido recibido con una respuesta pasiva. Y así los británicos habrían podido hacer creer que su valerosa armada fue capaz de pegarle a los rusos. Sin embargo, resulta que el hombre de la BBC contradijo inútilmente a los planificadores militares de Londres.

Gran Bretaña se vio obligada a negar el encuentro militar porque sabe muy bien que fue una muestra provocativa de agresión por parte de su buque de guerra. Si los disparos hubieran ido a más, podría haber sido un acto de guerra instigado por Gran Bretaña. La agresión es el crimen de guerra supremo, tal y como se definió en los juicios de Nuremberg contra los líderes nazis.

Rusia ha condenado la acción británica, diciendo que el HMS Defender debería ser rebautizado como HMS Aggressor o HMS Provocateur.

También se ha informado de que el martes, el día anterior a la escaramuza, los jefes militares ucranianos fueron recibidos a bordo del HMS Destroyer mientras estaban atracados en Odessa, donde firmaron nuevos contratos militares con los británicos sobre cooperación naval. El hecho de que los británicos navegaran al día siguiente directamente hacia aguas rusas sugiere que la maniobra fue una calculada muestra de poder naval en apoyo de las pretensiones de Ucrania de “luchar contra la agresión rusa”.

Ya en abril, los británicos habían anunciado su intención de enviar buques de guerra al Mar Negro “en apoyo de Ucrania”. Rusia respondió airadamente y advirtió a Gran Bretaña y a otros miembros de la OTAN que se mantuvieran alejados de su territorio. Posteriormente, Rusia ha desplegado mayores fuerzas militares en su territorio del Mar Negro, incluso alrededor de la península de Crimea.

El hecho de que los británicos siguieran adelante con sus planes de enviar buques de guerra a las aguas en disputa es una señal más de que Londres estaba provocando deliberadamente a Moscú.

Lo que los británicos no esperaban, al parecer, era la forma en que Rusia desplegó rápidamente su potencia de fuego esta semana para subrayar sus advertencias de que se retirara.

Este es el contexto por el que las “conversaciones de estabilidad” internacionales entre Estados Unidos y Rusia son un asunto urgente. Queda por ver si la administración estadounidense de Biden responde realmente a los llamamientos de Moscú para entablar negociaciones serias para estabilizar las relaciones. La OTAN parece hasta ahora indiferente a las propuestas rusas de cooperación para formar nuevos mecanismos de seguridad en Europa.

El deterioro de las relaciones entre Rusia y Estados Unidos y otros miembros de la OTAN ha alcanzado un peligroso punto de inflamación. El armamento de Estados Unidos y la OTAN al régimen antirruso de Kiev está alimentando el potencial de un conflicto total entre las potencias nucleares. La indulgencia occidental con las temerarias afirmaciones de Kiev sobre la “agresión rusa” es una locura más.

Y en medio de las condiciones traicioneras, los británicos envían un destructor de misiles guiados a aguas rusas desafiando las advertencias razonables. Eso está a un tiro del desastre.

Increíblemente, todo esto ocurre en el 80º aniversario de la Operación Barbarroja, cuando la Alemania nazi lanzó su guerra contra la Unión Soviética el 22 de junio de 1941.

 

Siguen ocultando que banqueros angloamericanos organizaron la Segunda Guerra Mundial

 

Fuentes:

Harley Schlanger, en The LaRouche Organization: Brits on Renewed War Drive Following Putin-Biden Summit.

Finian Cunningham: War… It’s Just a Shot Away as Brits Provoke Russia.

Jonathan Beale, en la BBC — On board HMS Defender.

Sputnik: Rusia acusa al Reino Unido de mentir abiertamente sobre el incidente del destructor Defender.

 

Contenidos

Por Mente Alternativa El 16 de mayo, Putin se reunió con líderes de la industria de defensa y comandantes militares, según informó Carl Osgood...

Contenidos

Por Chris Lewis y Jason Ross Como parte del 14º paquete de sanciones contra Rusia, la Unión Europea va a prohibir otros cuatro medios...

Contenidos

Archivos filtrados por MintPress News revelan que los servicios de inteligencia británicos y entidades financiadas por el Ministerio de Asuntos Exteriores han vigilado, infiltrado...

Contenidos

Por Mente Alternativa El intento de asesinato contra el Primer Ministro eslovaco, Robert Fico, tiene implicaciones internacionales, advierte Gretchen Small en una nota publicada...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram