Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Tres acepciones del concepto de globalismo, por Farafin Sâa François Sandouno

En un artículo publicado por Geopolitika, el pensador panafricano y coordinador de Urgences Panafricanistesen en Italia, Farafin Sâa François Sandouno, analiza el concepto de globalismo que, dada su ambigüedad, no debe confundirse con “globalidad” (en su acepción geopolítica).

Globalismo deriva del término globo terráqueo y nos remite al concepto de universo, mundo y espacio, trazando una relación entre éste y los pueblos. Es un concepto geopolítico-social cuya vertiente económica es la globalización.

A su vez, se pueden diferenciar tres categorías principales del término: El globalismo pluralista que no borra el tejido etnocultural del “otro”; el mundialismo globalista basado en la visión anglocentrista/occidentalista del globo (el paroxismo de la globalización) que busca un orden mundial encabezado por una oligarquía que se autodefine como occidental; y el globalismo nacional-imperialista que reconoce múltiples civilizaciones aunque promueve la supremacía de una sobre el resto.

 

Globalismo Pluralista

Hay una forma de globalismo que reconoce la existencia de múltiples pueblos y familias humanas, pero pretende que éstas, respetando su esencia, puedan colaborar y conocerse. Converger hacia un mismo destino. Diferentes formas de globalismo han existido en distintas etapas de la historia, desde la antigüedad. El diálogo entre los Antiguos Egipcios, los Antiguos Griegos, los Antiguos Romanos era una forma de globalismo pluralista, del mismo modo que la interacción entre el Pueblo Manden y las poblaciones originarias de América (llamadas amerindios). Los Imperios de la historia clásica se consideraban universales (Antiguo Egipto Negro Imperial/Antigua Roma Imperial), pero reconocían la diferencia en esta universalidad. No había voluntad de borrar el tejido etnocultural del otro. Esta es una constante del Imperio, que se distingue del imperialismo destructor, impositivo y expoliador (fase suprema del capitalismo, para utilizar el lenguaje marxista).

 

Mundialismo Globalista

Esta forma de globalismo se basa en el mondialismo (globalismo y mondialismo no son sinónimos en el léxico geopolítico, aunque puedan parecer similares, pero uno puede basarse en el otro. A menudo, para una mayor comprensión, nos vemos obligados a utilizarlos como sinónimos). ¿Qué es exactamente el mondialismo? El mondialismo es la visión americano-céntrica/occidentalista del globo, el paroxismo de la globalización. El mondialismo ha cambiado de capitalismo, tras la derrota del comunismo y la victoria liberal-occidental, se impone y ataca por la fuerza a las diferentes comunidades y pueblos en nombre de la democracia neoliberal. Para el globalismo mundialista (o simplemente ”neoliberal-globalismo”), el objetivo es la creación de un Nuevo Orden Mundial, encabezado por una oligarquía que se define como occidental, pero que en realidad no tiene patria e idolatra el dinero. El globalismo mundialista se basa en el monopolarismo, es decir, en la idea de que debe existir un único polo (el occidental) que garantice el equilibrio mundial, tal y como predijo Francis Fukuyama a través del concepto del ”fin de la Historia”. Este concepto de monopolarismo combate el multipolarismo que consagraría la idea de un mundo fundado en Civilizaciones y Estados Imperiales. Dentro de este monopolarismo, que caracteriza al globalismo mondialista neoliberal, existe otra rama desarrollada por Estados Unidos bajo Barack Obama, denominada ”multilateralismo”. El multilateralismo no debe confundirse con el multipolarismo. El multilateralismo ya no reconoce centros de decisión, no ve el mundo en bloques ni en civilizaciones. Rechaza esta idea. Para el multilateralismo, habría Estados nacionales que tienen la libertad de ser actores en la escena geopolítica, mientras permanezcamos en el paradigma neoliberal y centrado en Estados Unidos trazado por el orden monopolar. El multilateralismo es, por tanto, la “supremacía estadounidense” (à la Kissinger) disfrazada de multipolarismo.

 

Globalismo Nacional-Imperialista

Es un globalismo que reconoce la existencia de múltiples familias humanas y civilizaciones, pero mantiene que una civilización debe prevalecer sobre otra (¿un ejemplo? Hitler y sus locas ideas de superioridad racial con las que quería imponerse en Europa). Esta forma reconoce el etno-pluralismo, jerarquizando a los que deben dominar o deben ser dominados, tras una visión imperialista.

 

La confesión pública de Henry Kissinger (KCMG) como agente británico

Contenidos

Por Andrei Fursov No sólo nosotros, sino también el sistema mundial atraviesa tiempos difíciles, puntos de inflexión. De hecho, el capitalismo está en sus...

Contenidos

Por Mente Alternativa En una entrevista publicada por el portal SouthFront, Martin Armstrong, uno de los economistas más influyentes de nuestro tiempo, aborda temas...

Contenidos

Por Andrei Furzov El capitalismo es muy similar al cruel cartel de los cronocirujanos de la serie de novelas de V. Golovachev, quienes en...

Contenidos

El historiador Andrei Fursov sostiene que la crisis manufacturada actual va más allá de lo financiero, siendo una crisis sistémica arraigada en el capitalismo....

Archivos

Publicidad siguenos en telegram