Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Sur Global: Las monedas respaldadas por el oro sustituirán al dólar estadounidense

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



La adopción de monedas respaldadas por materias primas por parte del Sur Global podría acabar con el dominio del dólar estadounidense y allanar el terreno de juego en el comercio internacional. Según Pepe Escobar, la dominación económica de los BRICS+ podría estar a no más de 7 años de distancia —cualesquiera que sean las toxicidades que pueda urdir ese gran estado canalla nuclear disfuncional al otro lado del Atlántico.

 

Por Pepe Escobar

Empecemos con tres hechos multipolares interconectados.

Primero: Una de las principales conclusiones de la reunión anual del Foro Económico Mundial en Davos (Suiza) fue que el ministro saudí de Finanzas, Mohammed al-Jadaan, en un panel sobre la “Transformación de Arabia Saudí”, dejó claro que Riad “considerará comerciar en divisas distintas del dólar estadounidense”.

Entonces, ¿se acerca por fin el petroyuan? Posiblemente, pero Al-Jadaan optó sabiamente por una cobertura prudente: “Disfrutamos de una relación muy estratégica con China y disfrutamos de esa misma relación estratégica con otras naciones, incluido Estados Unidos, y queremos desarrollarla con Europa y otros países”.

Segundo: Los Bancos Centrales de Irán y Rusia están estudiando la adopción de una “moneda estable” para las liquidaciones del comercio exterior, en sustitución del dólar estadounidense, el rublo y el rial. Las criptomonedas ya están en pie de guerra, reflexionando sobre los pros y los contras de una moneda digital del banco central (CBDC, por sus siglas en inglés) respaldada por oro para el comercio que, de hecho, será impermeable al dólar estadounidense convertido en arma.

 

Una moneda digital respaldada por oro

Lo realmente atractivo es que esta moneda digital respaldada por oro sería especialmente eficaz en la Zona Económica Especial (ZEE) de Astracán, en el mar Caspio.

Astracán es el puerto ruso clave que participa en el Corredor Internacional de Transporte Norte-Sur (INSTC), en el que Rusia procesa la carga que viaja a través de Irán en buques mercantes hasta llegar a Asia Occidental, África, el Océano Índico y Asia Meridional.

El éxito del INSTC -progresivamente vinculado a un CBDC respaldado por oro- dependerá en gran medida de si decenas de naciones asiáticas, de Asia Occidental y africanas se niegan a aplicar las sanciones dictadas por Estados Unidos tanto a Rusia como a Irán.

En la actualidad, las exportaciones consisten principalmente en energía y productos agrícolas; las empresas iraníes son el tercer importador de grano ruso. Lo siguiente serán turbinas, polímeros, equipos médicos y piezas de automóviles. Sólo la sección Rusia-Irán del INSTC representa un negocio de 25.000 millones de dólares.

Y luego está la crucial vertiente energética del INSTC, cuyos principales actores son la tríada Rusia-Irán-India.

Las compras de crudo ruso por parte de India se han multiplicado por 33 año tras año. India es el tercer importador mundial de petróleo; en diciembre recibió 1,2 millones de barriles de Rusia, que desde hace varios meses se sitúa por delante de Irak y Arabia Saudí como primer proveedor de Delhi.

 

Un sistema de pagos más justo

Tercero: Sudáfrica ostenta este año la presidencia rotatoria de los BRICS. Y este año marcará el inicio de la expansión del BRICS+, con candidatos que van desde Argelia, Irán y Argentina hasta Turquía, Arabia Saudí y los EAU.

La ministra sudafricana de Asuntos Exteriores, Naledi Pandor, acaba de confirmar que los BRICS sí quieren encontrar una forma de eludir el dólar estadounidense y crear así “un sistema de pagos más justo y no sesgado hacia los países más ricos”.

Desde hace años, Yaroslav Lissovolik, jefe del departamento analítico del negocio corporativo y de inversiones del banco ruso Sberbank, es partidario de una mayor integración de los BRICS y de la adopción de una moneda de reserva de los BRICS.

Lissovolik recuerda que la primera propuesta “de crear una nueva moneda de reserva basada en una cesta de divisas de los países BRICS fue formulada por el Club Valdai allá por 2018.”

 

¿Está preparado para el R5?

La idea original giraba en torno a una cesta de divisas similar al modelo de los Derechos Especiales de Giro (DEG), compuesta por las monedas nacionales de los miembros del BRICS y, más adelante, por otras monedas del círculo ampliado del BRICS+.

Lissovolik explica que la elección de las monedas nacionales de los BRICS tenía sentido porque “se encontraban entre las monedas más líquidas de los mercados emergentes”. El nombre de la nueva moneda de reserva -R5 o R5+- se basó en las primeras letras de las monedas de los BRICS, todas las cuales empiezan por la letra R (real, rublo, rupia, renminbi, rand)”.

Así que los BRICS ya tienen una plataforma para sus deliberaciones en profundidad en 2023. Como señala Lissovolik, “a largo plazo, la moneda R5 de los BRICS podría empezar a desempeñar la función de liquidaciones/pagos, así como la de depósito de valor/reservas para los bancos centrales de las economías de mercado emergentes”.

Es prácticamente seguro que el yuan chino ocupará un lugar destacado desde el principio, aprovechando su “ya avanzado estatus de reserva”.

Entre los posibles candidatos que podrían formar parte de la cesta de divisas R5+ figuran el dólar de Singapur y el dirham de los EAU.

Desde el punto de vista diplomático, Lissovolik sostiene que “el proyecto R5 puede convertirse así en una de las contribuciones más importantes de los mercados emergentes a la construcción de un sistema financiero internacional más seguro”.

El proyecto R5, o R5+, sí se cruza con lo que se está diseñando en la Unión Económica de Eurasia (UEEA), dirigida por el Ministro de Macroeconomía de la Comisión Económica de Eurasia, Sergey Glazyev.

 

Un nuevo patrón oro

En Golden Ruble 3.0 , su documento más reciente, Glazyev hace referencia directa a dos informes ya famosos del estratega de Credit Suisse Zoltan Pozsar, antiguo miembro del FMI, del Departamento del Tesoro de Estados Unidos y de la Reserva Federal de Nueva York: War and Commodity Encumbrance (27 de diciembre) y War and Currency Statecraft (29 de diciembre).

Pozsar es un firme partidario de un Bretton Woods III, una idea que ha ido ganando una enorme aceptación entre los escépticos de la Reserva Federal.

Lo intrigante es que el estadounidense Pozsar cita ahora directamente al ruso Glazyev, y viceversa, lo que implica una fascinante convergencia de sus ideas.

Empecemos por el énfasis de Glazyev en la importancia del oro. Señala la actual acumulación de saldos multimillonarios en efectivo en las cuentas de los exportadores rusos en divisas “blandas” en los bancos de los principales socios económicos extranjeros de Rusia: países de la UEEA, China, India, Irán, Turquía y los EAU.

A continuación, explica cómo el oro puede ser una herramienta única para luchar contra las sanciones occidentales si se recalculan los precios del petróleo y el gas, los alimentos y los fertilizantes, los metales y los minerales sólidos:

“Fijar el precio del petróleo en oro al nivel de 2 barriles por 1g dará lugar a un segundo aumento del precio del oro en dólares, calculó el estratega de Credit Suisse Zoltan Pozsar. Esta sería una respuesta adecuada a los “precios máximos” introducidos por Occidente: una especie de “suelo”, una base sólida. Y la India y China pueden ocupar el lugar de comerciantes mundiales de materias primas en lugar de Glencore o Trafigura”.

Así que aquí vemos converger a Glazyev y Pozsar. Muchos de los principales actores de Nueva York se sorprenderán.

Glazyev traza entonces el camino hacia el Rublo de Oro 3.0. El primer patrón oro fue impulsado por los Rothschild en el siglo XIX, lo que “les dio la oportunidad de subordinar la Europa continental al sistema financiero británico mediante préstamos en oro”. El Rublo de Oro 1.0, escribe Glazyev, “facilitó el proceso de acumulación capitalista”.

El Rublo de Oro 2.0, después de Bretton Woods, “aseguró una rápida recuperación económica tras la guerra”. Pero entonces el “reformador Jruschov canceló la vinculación del rublo al oro, llevando a cabo la reforma monetaria en 1961 con la devaluación real del rublo en 2,5 veces, formando las condiciones para la posterior transformación del país [Rusia] en un “apéndice de materia prima del sistema financiero occidental.”

Lo que Glazyev propone ahora es que Rusia impulse la extracción de oro hasta alcanzar el 3% del PIB: la base para un rápido crecimiento de todo el sector de las materias primas (30% del PIB ruso). Con el país convertido en líder mundial de la producción de oro, se consigue “un rublo fuerte, un presupuesto fuerte y una economía fuerte”.

 

Todos los huevos del Sur Global en la misma cesta

Mientras tanto, en el centro de las discusiones de la UEEA, Glazyev parece estar diseñando una nueva moneda no sólo basada en el oro, sino en parte en las reservas de petróleo y gas natural de los países participantes.

Pozsar parece considerar esto potencialmente inflacionista: podría serlo si da lugar a algunos excesos, teniendo en cuenta que la nueva moneda estaría vinculada a una base tan grande.

Extraoficialmente, fuentes bancarias neoyorquinas admiten que el dólar estadounidense quedaría “aniquilado, ya que es una moneda fiduciaria sin valor, en caso de que Sergey Glazyev vincule la nueva moneda al oro”. La razón es que el sistema de Bretton Woods ya no tiene una base de oro y no tiene valor intrínseco, como la criptomoneda FTX. El plan de Sergey de vincular también la moneda al petróleo y al gas natural parece ganador”.

Así que, de hecho, Glazyev puede estar creando toda la estructura monetaria para lo que Pozsar llamó, medio en broma, el “G7 del Este”: los 5 BRICS actuales más los 2 siguientes que serán los primeros nuevos miembros del BRICS+.

Tanto Glazyev como Pozsar saben mejor que nadie que cuando se creó Bretton Woods EE.UU. poseía la mayor parte del oro de los bancos centrales y controlaba la mitad del PIB mundial. Esta fue la base para que EE.UU. se hiciera con el control de todo el sistema financiero mundial.

Ahora, amplias franjas del mundo no occidental están prestando mucha atención a Glazyev y al impulso hacia una nueva moneda distinta del dólar estadounidense, completa con un nuevo patrón oro que con el tiempo sustituiría totalmente al dólar estadounidense.

Pozsar comprendió perfectamente cómo Glazyev persigue una fórmula que incluya una cesta de monedas (como sugirió Lissovolik). Tanto como comprendió el impulso innovador hacia el petroyuan. Describe así las ramificaciones industriales:

“Dado que, como acabamos de decir, Rusia, Irán y Venezuela representan alrededor del 40% de las reservas probadas de petróleo del mundo, y que cada uno de ellos vende actualmente petróleo a China a cambio de renminbi con un fuerte descuento, consideramos que la decisión de BASF de reducir permanentemente sus operaciones en su planta principal de Ludwigshafen y trasladar en su lugar sus operaciones químicas a China estuvo motivada por el hecho de que China está asegurando la energía con descuentos, no con sobreprecios como Europa.”

 

La carrera para sustituir al dólar

Una de las principales conclusiones es que las grandes industrias que consumen mucha energía se van a trasladar a China. Pekín se ha convertido en un gran exportador de gas natural licuado (GNL) ruso a Europa, mientras que India se ha convertido en un gran exportador de petróleo y productos refinados rusos, como el gasóleo, también a Europa. Tanto China como India -miembros de los BRICS- compran por debajo del precio de mercado a Rusia, también miembro de los BRICS, y revenden a Europa con pingües beneficios. ¿Sanciones? ¿Qué sanciones?

Mientras tanto, la carrera por constituir la nueva cesta de divisas para una nueva unidad monetaria sigue su curso. Este diálogo a distancia entre Glazyev y Pozsar será aún más fascinante, ya que Glazyev intentará encontrar una solución a lo que Pozsar ha afirmado: la explotación de los recursos naturales para la creación de la nueva moneda podría ser inflacionista si la masa monetaria aumenta demasiado rápido.

Todo esto sucede mientras Ucrania -un enorme abismo en un cruce crítico de la Nueva Ruta de la Seda que separa a Europa de Rusia/China- desaparece lenta pero inexorablemente en un vacío negro. El Imperio puede haber engullido Europa por ahora, pero lo que realmente importa geoeconómicamente, es cómo la mayoría absoluta del Sur Global está decidiendo comprometerse con el bloque liderado por Rusia/China.

La dominación económica de los BRICS+ puede estar a no más de 7 años de distancia – cualesquiera que sean las toxicidades que pueda urdir ese gran estado canalla nuclear disfuncional al otro lado del Atlántico. Pero primero, pongamos en marcha esa nueva moneda.

 

Zoltan Pozsar: Cuando Putin presente el petro oro, el oro se disparará y aplastará a los bancos occidentales

 

Fuente:

Pepe Escobar, en The Cradle: Gold-Backed Currencies To Replace US Dollar In Global South.

Te puede interesar

Contenidos

El Reloj del Juicio Final, establecido por la revista estadounidense Bulletin of the Atomic Scientists, se ha movido a 90 segundos para la medianoche....

Geopolítica

Davos no tiene ni idea del verdadero reseteo (diverso y edificante) que se está produciendo hacia la multipolaridad, que Pepe Escobar retrata con la...

Ciencia y Tecnología

Los principales medios de comunicación del Occidente colectivo, al unísono, harán girar sin parar, durante una semana, todas las “noticias” que quepan en la...

Contenidos

Ha llegado una tesis escandalosa desde Suiza: El analista estrella Zoltan Pozsar, de Credit Suisse, cree que una vinculación en puertas del petróleo y...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY