Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Rusia y China trazan un nuevo orden económico en el III Foro de la Franja y la Ruta

Con tintes de justicia poética, escribe Pepe Escobar, la historia nos ha presentado esta semana el contraste definitivo y flagrante entre la geopolítica del pasado, representada en un incendiario rincón del sudoeste asiático, y la geopolítica del futuro, representada en Pekín, en Asia Oriental, una de las capitales de la multipolaridad emergente.

 

Por Pepe Escobar

La Historia -con tintes de justicia poética- nos ha presentado esta semana el contraste definitivo y flagrante entre la geopolítica del pasado, representada en un incendiario rincón del sudoeste asiático, y la geopolítica del futuro, representada en Pekín, en Asia Oriental, una de las capitales de la multipolaridad emergente.

Empecemos por el futuro. El III Foro de la Franja y la Ruta celebrado en Pekín funcionó como una especie de hoja de ruta para la integración económica y de infraestructuras de Eurasia. Estuvo precedido por la publicación, el 10 de octubre, por parte del Consejo de Estado de la República Popular China, de un libro blanco bastante detallado sobre las Nuevas Rutas de la Seda, o Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI, por sus siglas en inglés), el actual concepto global de política exterior de China para el futuro inmediato.

La BRI, definida inicialmente como OBOR (One Belt, One Road) fue lanzada hace 10 años por el presidente Xi Jinping, primero en Astana (Kazajistán) (parte del “cinturón”, como en una serie de cinturones económicos) y luego en Yakarta (Indonesia) (parte de la “carretera”, como en la Ruta Marítima de la Seda).

Diez años, casi 150 países participantes y más de un billón de dólares en inversiones chinas después, el libro blanco lo resumía todo: La BRI avanza sin cesar como plataforma multicapa de comercio y conectividad internacionales; como mecanismo para desarrollar vastas franjas del Sur Global/Mayoría Global; y como contrapartida práctica a la hegemonía occidental.

La mayor parte de los proyectos de la BRI se refieren a industrias extractivas y corredores de transporte. No es casualidad que las principales industrias extractivas se concentren en Rusia y el Golfo Pérsico, lo que está íntimamente ligado al complejo impulso estratégico de Pekín para eludir la contención hegemónica y los casos de guerra híbrida.

Así pues, no es de extrañar que el invitado de honor del Foro 2023 fuera el presidente Putin; y todos los debates dejaron bastante claro que Rusia será a partir de ahora aún más un socio clave de la BRI -en consonancia con la profundización de la asociación estratégica Rusia-China, los liderazgos enteros están totalmente sincronizados.

Fiel al meticuloso protocolo chino, cargado de simbología, también fue inevitable que a la entrada de la cena de gala del Foro, el primero fuera el invitado de honor, Putin. Justo detrás de él estaban los líderes de Asia Central (Tokayev y Mirziyoyev, de Kazajstán y Uzbekistán) y del Sudeste Asiático (Joko Widodo, de Indonesia).

 

A continuación: La Ruta de la Seda del Norte

El presidente Xi anunció que los participantes de la cumbre empresarial del Foro cerraron nuevos acuerdos de infraestructura por un valor de 97.200 millones de dólares.

Ese es el nuevo paradigma. Compárelo con el viejo paradigma de Forever Wars: la Casa Blanca trabajando en un paquete de 100 mil millones de dólares para financiar las guerras entre Ucrania e Israel.

La reunión cara a cara de tres horas de duración entre Putin y Xi fue crucial en más de un sentido. Fue una ilustración gráfica de cómo Rusia y China copatrocinan el avance hacia un mundo multipolar. Y de que la BRI trabaje codo con codo con los próximos BRICS 11 (en vigor a partir del 1 de enero, cuando Rusia comience su presidencia de los BRICS).

Putin, astuto como un zorro, comentó que no podía contarnos “todo” lo que discutió con Xi. Lo que podría decir es que repasaron “toda la agenda bilateral, muchos temas ahí: economía, finanzas, interacción política y trabajo conjunto en plataformas internacionales”.

Además, “discutimos en detalle también la situación en Medio Oriente. También informé detalladamente al presidente sobre la situación en la vía ucraniana. Todos estos factores externos son amenazas comunes (las cursivas son mías) y fortalecen la interacción ruso-china. ”

China y Rusia firmaron el mayor acuerdo de su historia compartida para el suministro de cereales; 2,5 billones de rublos por 70 millones de toneladas de cereales, leguminosas y oleaginosas entregadas durante 12 años.

Eso destruye por completo los escenarios de sueños húmedos en serie de los Think Tankland estadounidenses que defienden un bloqueo naval como estrategia clave para la contención de China, para privarla de alimentos y materias primas.

En el frente energético, Xi esperaba que la ampliación del Poder de Siberia II, o gasoducto Rusia-Mongolia-China, lograra “progresos sustanciales” lo antes posible.

Por mucho que Putin enfatizó el “respeto por la diversidad de civilizaciones” de Rusia y China, así como el derecho de cada estado-civilización a su propio modelo de desarrollo, lo que realmente destacó fue su explicación detallada de los corredores de conectividad.

Putin destacó cómo “se está formando un corredor Norte-Sur en la parte europea de Rusia, desde el Báltico hasta Irán. Allí se organizará una comunicación ferroviaria fluida”.

Se trataba de una referencia directa al Corredor Internacional de Transporte Norte Sur (INSTC), cuyos principales centros son Rusia, Irán e India. Eso se interconectará, a mediano y largo plazo, con los corredores euroasiáticos centrales de la BRI.

Putin añadió que “otros tramos pasarán por Siberia, los Urales y Yamal. Se construirá el Pasaje del Mar del Norte hasta el Océano Ártico. Las rutas ferroviarias irán desde el centro de Siberia hacia el sur, hasta los océanos Índico y Pacífico (…) También pasará un corredor desde el Ártico hacia el sur: se construirá una línea ferroviaria de BAM a Yakutia y puentes sobre el Lena y el Amur. , se modernizarán las carreteras y se crearán terminales en aguas profundas”.

La caracterización que hace Putin de la Ruta del Mar del Norte es particularmente crucial:

“Todos estos corredores de transporte de norte a sur en la parte europea de Rusia, en Siberia y en el Lejano Oriente abren la posibilidad de conectar e integrar directamente la Ruta del Mar del Norte con los principales centros logísticos en el sur de nuestro continente, en el costa de los océanos Índico y Pacífico. En lo que respecta a la Ruta del Mar del Norte, Rusia no se limita a invitar a sus socios a utilizar activamente su potencial de tránsito. Permítanme decir más: invitamos a los estados interesados a participar directamente en su desarrollo y estamos listos para proporcionar navegación, comunicación y suministro confiables sobre hielo. A partir del próximo año, la navegación de los buques de carga de clase de hielo a lo largo de toda la Ruta del Mar del Norte será durante todo el año. La creación de las rutas logísticas y comerciales internacionales y regionales antes mencionadas refleja objetivamente los profundos cambios que están teniendo lugar en la economía global”.

Así que aquí tenemos a Putin invitando personalmente a empresas y negocios de todo el Sur Global a invertir directamente en la integración de toda Eurasia. Y para aquellos que no entendieron el mensaje, el canal de Suez, para muchos en todo el Sur Global, pronto se convertirá en una reliquia del pasado –geoeconómico–.

 

Los escitas a caballo apuestan por la alta tecnología

El Foro fue una ilustración gráfica de que la BRI, una plataforma abierta –un concepto ininteligible en Occidente– va mucho más allá del comercio, el desarrollo de infraestructura y los corredores de conectividad. También se trata de interacción intercultural y de esos notorios “intercambios entre pueblos” definidos por Xi, que dan ejemplo en lo que respecta a la coexistencia de civilizaciones.

Los asiáticos centrales y del sudeste asiático confraternizaban por todas partes. El húngaro Viktor Orban estaba encantado de hablar con todo el mundo sin que lo tildaran de “autoritario” contrario a los “valores” de la UE. La delegación talibán* mejoró su red de contactos cuando no estaban discutiendo la inversión china en cobre y la construcción de una nueva carretera a través del corredor Wakhan que conecta directamente el norte de Afganistán con Xinjiang.

Es como si se tratara de una remezcla de alta tecnología del espíritu de las antiguas rutas de la seda, cuando los jinetes nómadas escitas, aficionados a las joyas de oro y la seda china, abrieron un nuevo frente comercial actuando como intermediarios que facilitaban el comercio a través de Eurasia entre Asia y Europa.

Europa, por cierto, y todo el Occidente colectivo fueron casi invisibles en el Foro de la Franja y la Ruta.

Lo que nos lleva al mito de un Occidente universalista que ahora está hecho jirones.

Los puntos de inflexión claves, últimamente, han sido la humillación de la Hegemonía en Afganistán; el colapso del Proyecto Ucrania, con la inminente humillación cósmica de la OTAN; y el colapso de la supuestamente incomparable inteligencia israelí en Palestina, vengada ciegamente mediante el castigo colectivo.

Compárese todo eso con Putin-Xi en Beijing. Las debacles acumuladas apuntan a la disolución inexorable del proyecto occidental del “fin de la Historia”. Y se pone peor: el nuevo paradigma geoeconómico discutido en Beijing seguirá acelerando el despiadado e implacable sobreesfuerzo económico y geopolítico de “la nación más poderosa en la historia del mundo” (copyright La Casa Blanca).

Los estadounidenses están absolutamente aterrorizados, entre otras cosas, por el hecho de que ahora Irán y Arabia Saudita estén elaborando juntos una estrategia para el panorama general: la consecuencia inevitable de una distensión primero ideada por los rusos y luego consolidada por los chinos.

Los estadounidenses están absolutamente paralizados por el hecho de que BRI y BRICS 11 ya están inmersos en el proceso de poner patas arriba el modelo de negocio imperial y neocolonial occidental.

Putin, Xi y los invitados al Foro de la Franja y la Ruta dejaron bastante claro que se trata esencialmente de nuevas cadenas de suministro de productos básicos; Rutas Marítimas de la Seda nuevas y mejoradas; y evitando los puntos de estrangulamiento controlados por Occidente, como muestra el mapa (adjunto). Todo conduce a un laberinto interconectado entre BRI, BRICS, EAEU y SCO.

Los BRICS 11 liderados por Rusia y China, y más allá (Putin dio una pista de que Indonesia se convertirá en uno de los nuevos miembros en 2024) ya están poniendo patas arriba todas las fantasías empapadas de Mackinder, en el camino hacia unir Eurasia y configurar Afro-Eurasia. como un Heartland extendido, pacífico y predominante.

*Los talibanes están bajo sanciones de la ONU por actividades terroristas.

 

El problema no es China, sino la visión hobbesiana del hombre que hoy domina en Occidente alimentada por el establishment financiero de Wall Street y la City de Londres

 

Fuente:

Pepe Escobar, en Sputnik: Russia, China Map Out New Economic Order in Beijing. 19 de octubre de 2023.

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Un informe de 66 páginas escrito y publicado en 1997 en la Revista Fidelio por el editor de la Revista Executive...

Contenidos

Por Bill Jones China ha reaccionado enérgicamente al discurso inaugural del 20 de mayo del nuevo presidente de Taiwán, Lai Ching-te, ya que indicaba...

Contenidos

Por Dean Andromidas La Armada y la Fuerza Aérea chinas llevaron a cabo hoy ataques simulados contra Taiwán, durante un ejercicio militar que rodeó...

Contenidos

Por Mente Alternativa De acuerdo con las instrucciones del Comandante en Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas de la Federación de Rusia, en la...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram