Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Lo que realmente está en juego en el Mar de la China Meridional

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Eric Zuesse pone en contexto y analiza cada uno de los componentes históricos y geopolíticos que han dado origen a la crisis actual en el Mar de la China Meridional, que tiene al mundo al borde de la Tercera Guerra Mundial.

La capacidad de China para enviar sus productos hacia el oeste a través del Mar de la China Meridional es crucial para la economía de China. Por consiguiente, el régimen fascista imperialista angloamericano y sus aliados están tratando de reducir esa capacidad. Dado que el proyecto de la ONU de F.D. Roosevelt fue saboteado por Truman y las leyes internacionales actuales son ambiguas e ignoradas por EE.UU., el régimen actual de los EE.UU. reclama la autoridad para dictar qué países deben controlar qué vías fluviales internacionales. Las leyes actuales de la ONU ignoran un principio geoestratégico cardinal, el principio de Westfaliano en el que F.D. Roosevelt y el dictador de la Unión Soviética, Joseph Stalin, estaban de acuerdo y al que Winston Churchill se oponía: la opinión de que sólo se debería permitir a cada una de las principales potencias mundiales intervenir en los asuntos internos de una nación extranjera si ésta se encuentra en sus fronteras o al menos en sus proximidades (lo cual no estaba definido).

Este era el sistema de Westfalia, pero mejorado para ser explícitamente antiimperialista, porque tanto Roosevelt como Stalin creían que ambas guerras mundiales habían sido resultado del imperialismo. Ambos líderes rechazaron el imperialismo pero aceptaron que existe una distinción entre las potencias mayores y menores, de manera que los alrededores cercanos de una potencia mayor deben ser enteramente naciones aliadas con esa potencia mayor, o, al menos no hostiles hacia ella ni aliadas con ninguna potencia mayor hostil. En otras palabras: ambos hombres rechazaron la demanda de Churchill de que se permitieran los imperios, que podrían extenderse más allá del propio “vecindario” de una gran potencia mundial. Churchill quería prolongar el Imperio Británico. Truman aceptó el punto de vista de Churchill, y rechazó el punto de vista tanto de Roosevelt y de Stalin. En consecuencia, Truman y Churchill acordaron juntos avanzar hacia un Imperio Unido que lo abarcara todo, es decir, lo que hoy se conoce como un Nuevo Orden Mundial Totalitario.

Si bien en cierto que, hasta 1912, China estaba gobernada por emperadores imperialistas, después dejó de serlo y ahora se está defendiendo de las potencias imperialistas que nunca han dejado de serlo, aunque mienten demasiado bien. China es un país comunista, pero su comunismo ha cambiado drásticamente desde la época en que Mao Tse Tung lo fundó, y su marxismo es irreconocible, ya no es una “dictadura del proletariado”, sino un gobierno de un solo partido al que cualquier persona, de cualquier clase económica, está invitada a unirse, y que es ampliamente considerado por el pueblo chino como una “democracia”. (De hecho, un porcentaje mucho mayor de chinos consideran que su gobierno es una “democracia” que el porcentaje de estadounidense que consideran que el gobierno de EE.UU. es una “democracia”. Los chinos no consideran que el número de partidos políticos sea una indicación de si la nación es una democracia o una dictadura. Tienen razón en eso. De hecho: los propios fundadores de EE.UU. tenían como objetivo crear una nación que no tuviera ningún partido). Hoy, Estados Unidos es un imperio totalitario bipartidista disfrazado de democracia y al servicio de la nobleza negra con epicentro en la City de Londres.

 

Por Eric Zuesse

El Mar de China Meridional es básicamente la vía acuática de exportación de China a África y a Europa (entre otros mercados), pero para que Estados Unidos (el enemigo de China y aspirante a conquistador) dañe y debilite al máximo a China y utilice las Naciones Unidas para ayudar en esa agresión, EE.UU. y sus aliados han considerado que esta vital vía acuática comercial debe ser explotada para la pesca y la obtención de petróleo, gas y minerales. La agresión del Gobierno de los Estados Unidos —su esfuerzo por estrangular el comercio internacional de China— pasa así a ser ignorada por las Naciones Unidas, que en consecuencia se ocupa de toda la cuestión en virtud de su legislación relativa a los derechos de una nación (China) a explotar los recursos naturales de una determinada vía fluvial y bajo ella.

La cuestión jurídica internacional que se está aplicando es, por lo tanto, la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982 (UNCLOS). Este tratado (ley) ha sido ratificado, o al menos firmado, por todos los países excepto los Estados Unidos, cuyo bloqueo durante 12 años ha impedido que la Convención entre en vigor. Luego, finalmente (cuando Guyana, el 16 de noviembre de 1993, se convirtió, después de tanto retraso, en el sexagésimo país requerido para ratificar la Convención, a fin de que ésta entrara en vigor), los Estados Unidos, el 29 de julio de 1994, pasaron por la mera formalidad de firmar el Acuerdo, porque la Parte XI de la Convención (“autorizar la exploración y la explotación minera de los fondos marinos y recaudar y distribuir la regalía de la explotación minera de los fondos marinos”) ya se había modificado, a satisfacción de Exxon y otras empresas petroleras y de gas de los Estados Unidos, de modo que el Presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, hizo que los Estados Unidos firmaran la Convención, pero no se sintió suficientemente satisfecho para que ésta fuera ratificada por los Estados Unidos, que, por lo tanto, sigue siendo el único que se mantiene entre los 179 países miembros de la ONU que han sido invitados a unirse a ella. Así pues, irónicamente, la única nación que se mantiene al margen, los Estados Unidos, está amenazando militarmente a China (una de las actuales naciones miembros de la Convención), por su supuesta violación de la Convención, en lo que respecta a lo que es, de hecho, la vía fluvial esencial de exportación (e importación) de China, incluso más importante para China que su potencial como recurso natural chino.

 

Lo que realmente está en juego en el Mar de la China Meridional

 

Además, desde hace mucho tiempo China ha querido reducir gran parte de su necesidad de enviar buques a través del Mar de China Meridional, mediante la construcción de lo que para China equivaldría a lo que el Canal de Panamá es para los Estados Unidos, pero este nuevo canal estaría situado en Tailandia, que Estados Unidos conquistó en su golpe de Estado de 1948, el primero de la CIA. Si se construye, este canal tailandés reduciría significativamente los costos de China para importar petróleo de Irán y Arabia, así como sus costos de exportación de bienes a la India, y a Europa y África. Por lo tanto, el régimen estadounidense está dispuesto a pagar lo que sea para sobornar a los líderes tailandeses para que sigan diciendo no a esa propuesta de canal. (Pero, ¿acabará China superando a Estados Unidos? Hay un tira y afloja en Tailandia sobre si participar en la propuesta de China).

Así pues, los Estados Unidos bloquean a China, tanto a través de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar como a través del principal método potencial de China para evitar su necesidad de depender tanto del uso del Mar de China Meridional: el Canal de Tailandia.

Este es, por consiguiente, un buen ejemplo de cómo el Gobierno imperialista de los Estados Unidos, que es singularmente hostil hacia las Naciones Unidas, no obstante, explota a la ONU, y sin embargo sigue recibiendo un trato deferente por parte de ella, de modo que los Estados Unidos pueden utilizar realmente a la ONU como una herramienta para promover sus propios objetivos imperialistas de conquistar aún más territorio, naciones vasallos adicionales o “aliados”.

La ONU está, además, excepcionalmente orgullosa de su logro de haber pasado finalmente la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar al derecho internacional. El Secretario General de las Naciones Unidas describió el tratado, después de su firma, como “posiblemente el instrumento jurídico más importante de este siglo”.

Nada de esto puede entenderse fuera del contexto del propio derecho internacional, que es trágicamente corrupto, como resultado de la siguiente historia de fondo:

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Aunque la ONU fue inventada e incluso nombrada por el Presidente de los Estados Unidos Franklin Delano Roosevelt (FDR), él murió justo antes de que entrara en funciones, y su sucesor Harry S. Truman le dio forma modificando el plan de FDR, para que la ONU fracasara gradualmente, y en su lugar, los EE.UU. El gobierno de Estados Unidos se convertiría en una dictadura global sobre las naciones, en lugar de que la ONU surgiera como la república democrática global de naciones (la ONU de FDR) que FDR pretendía que fuera un vehículo para controlar las relaciones internacionales después de la Segunda Guerra Mundial, de tal manera que se evitara una Tercera Guerra Mundial.

 

De Roosevelt a LaRouche 2020: a terminar las tareas pendientes de 1945

 

Por lo tanto, vivimos en el mundo post-Segunda Guerra Mundial impuesto por Truman, y no en el trazado por el presidente Roosevelt.

Después de la Segunda Guerra Mundial (en la que EE.UU. y el Reino Unido se aliaron con la URSS). contra las potencias fascistas que habían invadido países que ni siquiera los habían amenazado), Estados Unidos pronto lanzó una serie de golpes e invasiones —derrocando y reemplazando gobiernos que ni siquiera habían planteado ninguna amenaza, en absoluto, a la seguridad nacional de Estados Unidos— y el mundo se acostumbró cada vez más al hecho de que los militares estadounidenses y la CIA son, de hecho, la nueva fuerza militar invasora del mundo, que reemplaza a la Alemania nazi, la Italia fascista y el Japón del emperador, en calidad de dictadores internacionales (algo que FDR quería evitar). Los primeros cuatro golpes de Estado de EE.UU. fueron contra Tailandia en 1948, Siria en 1949, Irán en 1953 y Guatemala en 1954; y cada golpe estadounidense reemplazó a un líder moderado con un brutal régimen fascista, aplastando así la democracia. (La toma de posesión de Estados Unidos en Siria duró sólo unos pocos años.) Estados Unidos también participó en numerosas invasiones militares directas, muchas de las cuales utilizaron fuerzas auxiliares contratadas (mercenarios financiados por Estados Unidos), en lugar de utilizar soldados estadounidenses, como si fueran las “botas del régimen estadounidense en el terreno”, para llevar a cabo la matanza y la muerte reales. Estados Unidos se convirtió así en el país invasor en todo el mundo, que es lo que las potencias fascistas habían sido en la Segunda Guerra Mundial.

 

Siguen ocultando que banqueros angloamericanos organizaron la Segunda Guerra Mundial

 

El Estados Unidos posterior a la Segunda Guerra Mundial se situó por encima del derecho internacional desde el final de la Segunda Guerra Mundial en 1945. En efecto, el gobierno de EE.UU. se ha convertido internacionalmente en el gobierno del mundo —por la fuerza de las armas. Otros países están sujetos al derecho internacional, pero los EE.UU. no. Los EE.UU. han surgido como el imperio internacional, asumiendo el control y dominando, en más y más países, hasta que ahora exige abiertamente el cumplimiento de todos los países, e incluso amenaza al Gobierno de Irak, que si Irak trata de expulsar a las fuerzas de ocupación de EE.UU., los EE.UU. destruirán permanentemente a Irak.

El fascismo imperialista de Estados Unidos se ha vuelto tan audaz, por tanto tiempo, que los medios de comunicación ni siquiera lo reportan. Si uno pone una plantilla ideológica de la Segunda Guerra Mundial sobre las naciones del mundo hoy en día, entonces los EE.UU. y sus aliados se ajustan mucho más al molde y la forma de las potencias del Eje, que de las potencias aliadas; pero, esta vez, tenemos a EE.UU. y sus aliados, como las naciones fascistas imperialistas en lugar de Alemania y sus aliados.

EE.UU. asumió este papel gradualmente, primero porque ese papel se “justificaba” supuestamente como una competencia ideológica entre la democracia y el comunismo (lo que, por parte de los Estados Unidos, era simplemente una excusa, no una explicación auténtica); y más tarde ya ni siquiera usó excusas ideológica de ese tipo. Estados Unidos simplemente se dedico a promover su supuesta “superioridad”. Eso lo vimos con el Presidente Barack Obama, quien afirmó repetidamente que “los Estados Unidos son y siguen siendo la única nación indispensable”, lo que significa que todas las demás naciones son “prescindibles”). El fascismo ahora es tan flagrante en EE.UU. como lo fue en la Alemania de Hitler (“Deutschland über alles”, etc.). El régimen fascista imperialista estadounidense de hoy en día se ha quitado los guantes. EE.UU. incluso es porcentualmente el país que tiene el mayor número de sus propios ciudadanos en cárceles, con una tasa de encarcelamiento más alta que la de cualquier otro país. Esto es muy apropiado para el país más totalitario del mundo. Por lo tanto, la dictadura no es sólo internacional —es incluso intranacional. Y esta dictadura bipartidista tiene también mucho control sobre los medios de comunicación de la nación.

Cuando el Presidente de los Estados Unidos FDR murió cuando la Segunda Guerra Mundial estaba terminando, su sueño para el futuro era que Estados Unidos y sus aliados en la Segunda Guerra Mundial crearan una super-nación democrática controlada por todas las naciones, unas Naciones Unidas que tendrían la fuerza militar en todo el mundo para hacer cumplir las leyes internacionales, que serían hechas democráticamente por la ONU, a través de su Consejo de Seguridad y su Asamblea General. Pero, hoy en día, en cambio, los EE.UU. y sus aliados son libres de invadir cualquier lugar que deseen, y —a diferencia de lo que pasó con los líderes fascistas durante la Segunda Guerra Mundial— los EE.UU. y sus líderes aliados se salen con la suya, y ni siquiera son acusados por la Corte Internacional de Justicia y la Corte Penal Internacional. Están por encima del derecho internacional: precisamente el tipo de situación que FDR pretendía prohibir.

Por ejemplo, uno de los aliados de EE.UU. —y por lo tanto inmune al derecho internacional— es Israel. El 3 de septiembre, el sitio internacional de noticias South Front informó lo siguiente en un artículo titulado “Fuerzas israelíes lanzan misiles sobre Siria”:

“La Fuerza Aérea Israelí realizó una segunda ronda de ataques con misiles contra Siria en menos de una semana. A finales del 2 de septiembre, aviones de guerra israelíes lanzaron misiles en el aeropuerto T4 de la provincia de Homs. Según los medios de comunicación estatales de Siria, los ataques se llevaron a cabo desde la dirección de la zona controlada por los Estados Unidos de América de al-Tanf en la frontera sirio-iraquí. Fuentes sirias progubernamentales afirmaron que gran parte de los misiles fueron interceptados. El último ataque israelí contra Siria tuvo lugar el 31 de agosto y estuvo dirigido al campo de la ciudad de Damasco y a la provincia de Daraa.”

Siria no invade Israel, pero Israel invade Siria rutinariamente, y lo ha hecho durante mucho tiempo —y sin embargo el líder de Israel, Benjamín Netanyahu, no está siendo colgado y ejecutado por un tribunal penal internacional, como se supone que ocurrió con los líderes de Alemania y Japón después de la Segunda Guerra Mundial.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Trump intenta ocultar los crímenes de guerra de Israel y EEUU atacando a la CPI

 

Los Tribunales de Nuremberg, y otros similares contra algunos de los líderes de Japón, fueron en realidad sólo la “justicia” de los vencedores contra algunos de los líderes de Alemania y Japón, pero (en ese momento) los victoriosos aliados afirmaron que era el comienzo de la justicia internacional y la aplicación del derecho internacional, aunque los juicios se celebraron sólo contra los líderes de Alemania y Japón, pero no contra los de Italia. (Italia había firmado con los Aliados el Armisticio de Cassabile rindiéndose el 8 de septiembre de 1943, y esto era parte de ese acuerdo —el Gobierno de Italia no fue tan horroroso como los otros dos, que resistió hasta el amargo final). Estos juicios se estaban llevando a cabo contra la “guerra agresiva”: la acusación era que los fascistas imperialistas habían invadido países que no los habían invadido —exactamente lo que los EE.UU. y sus aliados hacen constantemente y ahora rutinariamente, después de la Segunda Guerra Mundial (derrocar y reemplazar gobiernos que no habían ni siquiera amenazado a los EE.UU. y a sus aliados).

Los EE.UU. y sus aliados son hoy en día los fascistas imperialistas, y la ONU no puede hacer nada contra ellos. La ONU no puede hacer nada contra los líderes de EE.UU. y sus aliados por hacer lo que hicieron los líderes de Alemania y Japón durante la Segunda Guerra Mundial.

Así pues, los espíritus de Hitler e Hirohito gobiernan ahora en los autodenominados (pero ahora sólo formalmente) países “democráticos”, cuyos gobernantes reinan con una retórica mucho más bonita —mucha más hipocresía— que la que habían hecho sus predecesores fascistas de la década de 1930. Y la ONU está muerta, porque fue malcriada por Harry S. Truman, en detrimento del proyecto de Roosevelt.

 

LaRouche: El Imperio Británico sigue siendo el enemigo de EEUU, y debe ser derrotado

 

China es un país comunista, pero su comunismo ha cambiado drásticamente desde la época en que Mao Tse Tung lo fundó, y su marxismo es irreconocible, ya no es una “dictadura del proletariado”, sino un gobierno de un solo partido al que cualquier persona, de cualquier clase económica, está invitada a unirse, y que es ampliamente considerado por el pueblo chino como una “democracia”. (Un porcentaje mucho mayor de chinos consideran que su gobierno es una “democracia” que el porcentaje de estadounidense que consideran que el gobierno de EE.UU. es una “democracia”. Los chinos no consideran que el número de partidos políticos sea una indicación de si la nación es una democracia o una dictadura. Tienen razón en eso. De hecho: los propios fundadores de EE.UU. tenían como objetivo crear una nación que no tuviera ningún partido).

FDR hizo una clara distinción entre una democracia nacional y una democracia internacional. El creía que las relaciones internacionales debían ser una democracia internacional de naciones independientes que se trataran entre sí sobre una base cooperativa en lugar de coercitiva, y que las leyes internacionales debían regir esto, viniendo de y siendo aplicadas por las Naciones Unidas. Por el contrario, la democracia nacional debía ser una elección que sólo el pueblo dentro de una nación determinada debía determinar, y la ONU no debía tener relevancia o control sobre eso. Los “derechos humanos” son los derechos de los individuos, y son un asunto interno de cada nación, mientras que los derechos de las naciones son muy diferentes, y son el ámbito exclusivo de la ONU, como FDR lo estaba planeando. Así fue como planeó que hubiera un mundo posterior a la Segunda Guerra Mundial que no tuviera una Tercera Guerra Mundial.

Por el contrario, el régimen actual de los EE.UU. reclama, por ejemplo, la autoridad para dictar qué países deben controlar qué vías fluviales internacionales. Esto está claramente infringiendo el área de autoridad de la ONU; y, por lo tanto, la ONU malcriada por Truman no tiene control sobre el asunto, aunque tiene leyes vagas que le atañen. Las leyes actuales de la ONU ignoran un principio geoestratégico cardinal, el principio de Westfaliano en el que F.D. Roosevelt y el dictador de la Unión Soviética, Joseph Stalin, estaban de acuerdo y al que Winston Churchill se oponía: la opinión de que sólo se debería permitir a cada una de las principales potencias mundiales intervenir en los asuntos internos de una nación extranjera si ésta se encuentra en sus fronteras o al menos en sus proximidades (lo cual no estaba definido). Este era el sistema de Westfalia, pero mejorado para ser explícitamente antiimperialista, porque tanto Roosevelt como Stalin creían que ambas guerras mundiales habían sido resultado del imperialismo. Ambos líderes rechazaron el imperialismo pero aceptaron que existe una distinción entre las potencias mayores y menores, de manera que los alrededores cercanos de una potencia mayor deben ser enteramente naciones aliadas con esa potencia mayor, o, al menos no hostiles hacia ella ni aliadas con ninguna potencia mayor hostil. En otras palabras: ambos hombres rechazaron la demanda de Churchill de que se permitieran los imperios, que podrían extenderse más allá del propio “vecindario” de una gran potencia mundial. Churchill quería continuar el Imperio Británico. Truman aceptó el punto de vista de Churchill, y rechazó el punto de vista tanto de Roosevelt y de Stalin. En consecuencia, Truman y Churchill acordaron juntos avanzar hacia un Imperio Unido que lo abarcara todo. (Aunque, nominalmente, el principio de Westfalia ya se había convertido en parte de la posterior Carta de la ONU —debido a FDR— como Capítulo 1, Artículo 2, Párrafo 7, fue ignorado desde el principio, y la propia organización de la ONU se estableció para ocultar toda la Carta al público. Así pues, las numerosas deficiencias de la Carta —como la no inclusión de ninguna cláusula que describa un proceso por el que se pueda enmendar la Carta— también se han ocultado al público, y no se han debatido ni discutido; y, de este modo, los Estados Unidos y el Reino Unido han podido salirse con la suya: así nació el sistema para la futura dictadura mundial).

Por consiguiente, el régimen estadounidense prohibió que las cuestiones geoestratégicas fueran objeto del derecho internacional. Aunque el derecho internacional permitía vagas referencias a la “guerra de agresión”, simplemente porque los Estados Unidos de FDR ya habían establecido el sistema para perseguir y colgar a los dirigentes alemanes y japoneses por haberlo hecho, el concepto de “agresión” se difuminó en el derecho internacional, en lugar de definirse; y, por lo tanto, la agresión está prácticamente ausente como tema del derecho internacional tal como existe actualmente. Así es como la cuestión del Mar de China Meridional llegó a tratarse sólo como una cuestión de derechos sobre los recursos naturales. La Carta de las Naciones Unidas es esencialmente irrelevante para lo que es más importante. (Incluso su cláusula de Westfalia —que es sólo la forma original, más débil, de aceptación del imperio, del westfalianismo— es irrelevante, ya que es ignorada).

La capacidad de China para enviar sus productos hacia el oeste a través del Mar de la China Meridional es crucial para la economía de China. Por consiguiente, el régimen fascista imperialista y sus aliados están tratando de reducir esa capacidad. Dado que se trata del mundo posterior a la Segunda Guerra Mundial de Truman, y no de F.D. Roosevelt, las leyes internacionales pertinentes existentes carecen de la suficiente claridad, y los Estados Unidos y sus aliados pueden, en virtud de la legislación vigente, cortar gradualmente las exportaciones de China.

En el artículo de Katherine Morton del 20 de julio de 2016 en la revista International Affairs, titulado “La ambición de China en el Mar de la China Meridional”, se sostiene que la ambición de China en el Mar de la China Meridional está impulsada principalmente por la política comercial de China, que tiene miles de años de antigüedad, de ser una nación marítima, una nación cuya economía se basa en el comercio internacional. Esto no es imperialista, sino que se refiere a los derechos internacionales que toda nación debería tener. (Hasta 1912, China estaba gobernada por emperadores imperialistas, pero después dejó de serlo y se ha estado defendiendo de las potencias imperialistas). Morton argumenta que el objetivo de China no es ningún gran diseño para lograr la hegemonía marítima —como lo ha hecho el régimen de EE.UU., y como lo han hecho anteriormente Inglaterra, Holanda, España, Portugal, Francia, Italia, Alemania y Japón. No es un gobierno imperial sobre países que no están en su propio vecindario. No es conquista, sino defensa propia. Estados Unidos y sus aliados dan los golpes, invasiones y sanciones económicas internacionales (incluso bloqueos económicos), pero China no. Ese, básicamente, es el argumento de Morton (aunque no lo pone en esos términos claros). Dice que la “atención de China se centra principalmente en demostrar la resolución política de defender la periferia marítima de China”. Sin embargo, es difícil encontrar pruebas concluyentes de que los dirigentes chinos estén decididos a dominar el Mar de la China Meridional con el propósito más amplio de construir un orden marítimo sinocéntrico en el Asia oriental. (La torpeza —si no la autoconfianza— de su escrito podría deberse a su deseo de no ofender las propias sensibilidades imperialistas del régimen de los Estados Unidos. Tal estilo es común entre los estudiosos de asuntos internacionales en los EE.UU. y el mundo unido).

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Sin embargo, el régimen estadounidense dice que China es la potencia imperialista, en lugar de Estados Unidos. El régimen estadounidense, como de costumbre, afirma tener el derecho internacional de hacer cumplir su voluntad en los asuntos internacionales en cualquier lugar del planeta. A veces, las leyes internacionales de hoy en día basadas en la ONU están a favor de los resultados que el régimen de los EE.UU. quiere. Así, tenemos el asunto del Mar de China Meridional, donde el organismo de la ONU, la UNCLOS, dictaminó el 12 de julio de 2016 que la única cuestión relevante es qué nación es la más cercana a una determinada parte de una vía fluvial (para tener el derecho a explorar y explotar allí). Las leyes internacionales de la ONU actual ignoran las cuestiones geoestratégicas, como las que tanto FDR como Stalin querían incluir en ellas, pero Churchill y Truman querían que las leyes internacionales ignoraran tales asuntos para que el Reino Unido y ahora los Estados Unidos pudieran perseguir conjuntamente la conquista mundial. Desde que el fallo de la UNCLOS en 2016 se opuso a los reclamos de China, ignorando las preocupaciones de su gran potencia sobre su autodefensa, los EE.UU., bajo el gobernante hiper-agresivo, Donald Trump, recientemente se comprometió públicamente a hacer cumplir ese fallo de 2016 por el organismo de la ONU. El 1 de septiembre, Reuters publicó un artículo titulado “Informe especial: La última salva del Pentágono contra el creciente poderío de China – los bombarderos de la Guerra Fría”, en el que informó que:

“El 21 de julio, dos bombarderos B-1B de la Fuerza Aérea de EE.UU. despegaron de Guam y se dirigieron al oeste sobre el Océano Pacífico hacia el disputado Mar de la China Meridional. Los elegantes aviones hicieron un paso a bajo nivel sobre el portaaviones USS Ronald Reagan y su flota de escolta, que estaba haciendo ejercicios en las cercanías en el Mar de Filipinas, según las imágenes publicadas por el ejército de los Estados Unidos. La operación formaba parte del creciente desafío de la administración Trump al Partido Comunista gobernante de China y sus arrolladoras reivindicaciones territoriales sobre una de las vías navegables estratégicas más importantes del mundo. Mientras altos funcionarios de Trump lanzan ataques diplomáticos y retóricos a Beijing, el Departamento de Defensa de los Estados Unidos está recurriendo a la potencia de fuego de sus bombarderos fuertemente armados y de largo alcance para contrarrestar el intento de Beijing de controlar los mares de la costa china. (…) El Ejército de los Estados Unidos también tiene la intención de extender sus fuerzas a través de la primera cadena de islas y otros puestos avanzados en el Pacífico Occidental. Está planeando una serie de ejercicios importantes este año y el próximo donde las tropas se desplegarían en las islas de la región, según comandantes superiores y altos funcionarios del Pentágono.”

 

El régimen de EE.UU. está usando como excusa su apoyo a las reivindicaciones territoriales de los que dice ser sus “aliados” (como Vietnam) contra China. Mientras tanto, el régimen está aplicando la diplomacia y otros medios, a fin de alentar a esos “aliados” a insistir en esas reivindicaciones y no comprometerlas o debilitarlas. Vietnam respondió rápidamente al activo respaldo de EE.UU., amenazando a China con un litigio sobre el Mar de la China Meridional.

Lo que allí está en juego son los derechos de exploración y desarrollo de petróleo y gas bajo el agua de las corporaciones de distintas naciones. Si China no pone los intereses comerciales de sus corporaciones por encima de los intereses de autodefensa de la nación china, entonces sacrificará los primeros por los segundos, cederá a los derechos de esas otras naciones a explotar ese petróleo y gas, y se conformará junto con sus vecinos con firmar acuerdo entre todos los “aliados” de Estados Unidos para apoyar y respaldar los derechos de China a atravesar esas vías fluviales sin obstáculos.

Si el régimen estadounidense continuara con sus pesadas fortificaciones militares alrededor de China, entonces China recibiría (de acuerdo con los acuerdos que habrá alcanzado con Vietnam y otras naciones vecinas) el respaldo de esas naciones a los derechos de China en ese sentido (para la autodefensa de China), y de las peticiones públicas de esas naciones para que las fuerzas estadounidenses salgan de la región, y el apoyo a los derechos de navegación de China, que son tan valiosos para China como los recursos naturales que allí se encuentran.

En cuanto al fallo del 12 de julio de 2016 de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, se refería específicamente al caso entre China y Filipinas, y presentaba la impugnación por parte de Filipinas de las reclamaciones de China, que se basaban en argumentos como (en relación con “Scarborough Shoal”) el que señala que “desde la dinastía Yuan, el pueblo chino nunca ha dejado de desarrollar y explotar la isla de Huangyan y sus aguas circundantes y el Gobierno chino ha ejercido una gestión y una jurisdicción efectivas sobre sus actividades todos estos años”. El fallo respondió a esa afirmación diciendo que: “Las conclusiones del Tribunal con respecto a esa zona son independientes de la cuestión de la soberanía”. Pero, cualquiera que sea la base del fallo, lo que relevante es que el Gobierno de los EE.UU. no tiene derecho a enviar sus buques de guerra y otras armas al Mar de China Meridional para “hacer cumplir” el fallo de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar. Y cualquiera que sea la demanda de China en este asunto, cubre un área muy grande, que abarca casi todo el Mar del Sur de China, que abarca el área que está dentro de la “línea de nueve dígitos”, que se muestra aquí en verde.

 

mar de la china meridional

 

Aunque la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (en realidad la Autoridad Internacional de los Fondos Marinos —el organismo autorizado por la ONU que la administra) está legítimamente involucrada en este asunto, el Gobierno de los Estados Unidos no lo está, sino todo lo contrario: es un violador del derecho internacional y no tiene ningún derecho a estar involucrado, en absoluto, y está poniendo su peso ilegalmente donde no pertenece y debería ser expulsado —y sería expulsado si esta fuera la ONU de FDR, en lugar de la ONU de Truman.

Otra forma en que la ONU de Truman ayuda al régimen de los EE.UU. geoestratégicamente contra China es el tema de Hong Kong —un asunto interno de China, que ni siquiera sería una preocupación de la ONU si la ONU hubiera sido creada en su lugar por el inventor de la ONU, FDR. (Incluso la forma original, más débil, del principio de Westfalia —la versión que está en la Carta de la ONU— prohibiría la participación externa en este asunto). Como Reuters tituló el 3 de septiembre, “Expertos de la ONU denuncian la ley de seguridad de Hong Kong en una carta abierta a China”. Cualquier ONU que se involucre en los asuntos internos de cualquier nación, y en cosas como los “derechos humanos”, debería ser simplemente disuelta, porque impulsa el imperialismo, en vez de prevenirlo.

Básicamente, la ONU de hoy es sólo un foro de discusión, un vehículo de relaciones públicas para sus naciones miembros; pero, en realidad, en el nivel más profundo, es una agencia de propaganda para el imperialismo. Para eso fue diseñada.

Si China logra ganar el apoyo de sus vecinos en la región para echar a Estados Unidos, entonces el sacrificio de activos como el petróleo y el gas allí sería un precio relativamente inconsecuente a pagar para China. Desafortunadamente, la ONU de hoy debe ser eliminada y reemplazada por una que se base en las intenciones de FDR, porque la ONU de hoy —la ONU de Truman— es exactamente lo contrario.

El hecho de que EE.UU. tenga su armamento y sus fuerzas en y cerca de las fronteras de China es incluso peor que cuando en 1962 la Unión Soviética puso sus fuerzas en Cuba —y casi precipitó la Tercera Guerra Mundial. EE.UU. no tiene derecho a estar allí. Y la ONU de hoy no tiene justificación para continuar su existencia —se necesita urgentemente un reemplazo.

Los detalles de la deficiencia de la ONU en la situación actual se expondrán aquí de forma resumida: La Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS) afirma: “Todo Estado tiene derecho a establecer la anchura de su mar territorial hasta un límite que no exceda de 12 millas marinas”. Ese es el límite exterior de la “soberanía” de cualquier nación costera. Además: “El incumplimiento por parte de los buques de guerra de las leyes y reglamentos del Estado costero. Si un buque de guerra no cumple las leyes y reglamentos del Estado ribereño en lo que respecta al paso por el mar territorial y hace caso omiso de cualquier solicitud de cumplimiento que se le haga, el Estado ribereño podrá exigirle que abandone inmediatamente el mar territorial”. Pero la ONU de Truman no posee fuerza militar propia y por lo tanto ese “Estado ribereño” no recibe ninguna protección de la ONU actual: La Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar incluso permite a los buques de guerra de una nación enemiga entrar en ese límite de 12 millas, pero “los submarinos y otros vehículos submarinos están obligados a navegar en la superficie y a mostrar su bandera”. No hay límite en cuanto a la proximidad de la costa a la que los buques de guerra enemigos pueden llegar. Sin embargo, los Estados Unidos violan la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de forma rutinaria. ¿Qué fuerza militar existe para impedirlo? ¿Qué tribunal legal existe que cubra esto? Además: El acuerdo de FDR y Stalin, de que cualquier potencia mundial necesita tener algún tipo de derecho a vetar o bloquear a cualquier nación cercana para coordinar con cualquier otra potencia que sea hostil hacia esa potencia, está totalmente ausente de la ONU —la ley internacional existente. En consecuencia, por ejemplo: Los EE.UU., bajo el JFK en 1962, estaban actuando en violación de la subsiguiente Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 1982, al ordenar a los militares soviéticos que salieran de Cuba —que estaba más allá del límite de las 12 millas. El derecho internacional existente debe ser reemplazado, pues ignora las preocupaciones geoestratégicas esenciales para prohibir el imperialismo y minimizar cualquier posibilidad de una Tercera Guerra Mundial. Tiene que ser reemplazado.

Y esa no es la única razón por la que el actual sistema de leyes internacionales debe ser reemplazado. La dictadura internacional existente, que es el régimen de los EE.UU., es aún más conservadora que la ONU de Truman, por ejemplo: En octubre de 2019, hay 37 “Tratados Pendientes en el Senado” (el Senado de los EE.UU.). Todos estos tratados respaldados por la ONU son de naturaleza progresiva, y afirman los derechos de los trabajadores y las obligaciones de los empleadores, etc.; y, de hecho, los tres primeros de estos tratados tratan específicamente de los derechos de los trabajadores. El primero de ellos, activado en 1949, es el “Convenio Nº 87 de la Organización Internacional del Trabajo sobre la libertad sindical y la protección del derecho de sindicación, adoptado por la Conferencia Internacional del Trabajo en su 31ª reunión celebrada en San Francisco, del 17 de junio al 10 de julio de 1948 (Doc. del Tratado: Ex. S, 81º Cong., 1º Sess.); presentado al Senado el 27 de agosto de 1949”. El presidente Truman no pudo conseguir que los republicanos lo respaldaran, porque se oponían a los derechos de los trabajadores. Todavía lo hacen, y el Tratado todavía no se ha unido al régimen de los Estados Unidos. De hecho, como señaló Roncevert Ganan Almond, en su artículo del 24 de mayo de 2017 en apoyo de la “Ratificación por los Estados Unidos de la Convención sobre el Derecho del Mar”, “Incluso los tratados que emanan del liderazgo estadounidense, en ámbitos como la protección de los derechos de las personas con discapacidad, son rechazados”. Siempre son rechazados por los republicanos del Senado. (Truman, por supuesto, era demócrata; y, en la mayoría de los temas, el liderazgo de ese Partido es menos conservador que el del Partido Republicano). Por lo tanto, aunque la ONU de Truman es conservadora, no es tan conservadora como el propio régimen de los EE.UU., que es aún más conservador de lo que era el propio Truman. Físicamente, Hitler e Hirohito perdieron la Segunda Guerra Mundial; pero, espiritualmente, resultaron ganarla por la simple razón de que, F.D. Roosevelt murió trágicamente demasiado pronto.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

 

Matthew Ehret: El verdadero EEUU es compatible con la Iniciativa del Camino y Ruta de la Seda china

 

Fuente:

Strategic Culture — The South China Sea: What’s Really at Issue.

Te puede interesar

Contenidos

En este artículo, el autor llama nuestra atención hacia un hecho que el mundo ‎occidental no parece percibir: la población estadounidense está viviendo una...

Contenidos

  Videoconferencia semanal del Instituto Schiller con Helga Zepp-LaRouche, miércoles, 16 de septiembre de 2020. En el diálogo semanal con Helga Zepp-LaRouche, en la...

Contenidos

Después de 4 años de silencio, el año pasado China publicó su ‘Libro blanco de Defensa Nacional en la Nueva Era’, donde resalta su...

Ciencia y Tecnología

A estas alturas, es indudable que la crisis de la Covid-19 no ha beneficiado tanto a nadie como a las élites globalistas con epicentro...

Publicidad comprar oro
Publicidad Que es LBRY

Archivos

Facebook

Publicidad servicio de VPN

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon

© Mente Alternativa · Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.