Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La supervivencia de las élites anglosajonas está en juego, no tienen más opción que presionar por el control del pivote estratégico de Oriente Medio a través del caos

La batalla final por Eurasia y el mundo y, al parecer, la última Gran Cacería de la era capitalista se está desarrollando en una de las regiones más antiguas del mundo. Por primera vez, la élite anglo-estadounidense-judía se enfrenta a un oponente global no occidental (pues la cúpula soviética y la URSS fueron la puesta en práctica del proyecto izquierdista occidental, el Jacobino Moderno). Además, al segmento judío de la élite occidental, que le aporta antigüedad histórica y experiencia, se le opone un segmento chino igualmente, y tal vez incluso más antiguo. Como apunta el historiador Andrei Fursov en un artículo para Dzen.ru titulado “El destino de Israel en el siglo XXI”: “Los anglosajones quieren meter ‘unas cuantas bolas en la tronera de un solo tiro’… El Gran Oriente Medio ‘controlado a través del caos’ aísla a China del petróleo y el gas, y a la parte china de Eurasia de Europa Occidental. El control sobre el gas y el petróleo de Oriente Medio significa el control de EEUU sobre Europa, principalmente Europa Occidental. Y si a Europa no le gusta, se la puede golpear con el puñal de la crisis de la deuda u organizar disturbios árabe-africanos… No está en la tradición histórica de los anglosajones soltar la presa que tienen agarrada como un bulldog. Presionarán hasta salirse con la suya o hasta que su oponente les rompa la mandíbula. Lo que está en juego es demasiado importante, está en juego el destino de las propias élites del Atlántico Norte, no sólo los hidrocarburos u Oriente Próximo. Occidente no tiene otra opción, como dirían los ajedrecistas, que seguir presionando.”

 

Por Andrei Fursov

Los anglosajones son jugadores de billar globales, trabajan según el principio de “meter unas cuantas bolas en la tronera de un solo tiro” (que deberíamos aprender de ellos). El Gran Oriente Medio “controlado a través del caos” aísla a China del petróleo y el gas, y a la parte china de Eurasia de Europa Occidental. El control sobre el gas y el petróleo de Oriente Medio significa el control de EEUU sobre Europa, principalmente Europa Occidental. Y si a Europa no le gusta, se le puede golpear con el puñal de la crisis de la deuda u organizar disturbios árabe-africanos: el burgués harto no se sentirá mal.

No está en la tradición histórica de los anglosajones soltar la presa que tienen agarrada como un bulldog. Presionarán hasta salirse con la suya o hasta que su oponente les rompa la mandíbula. Lo que está en juego es demasiado importante, está en juego el destino de las propias élites del Atlántico Norte, no sólo los hidrocarburos u Oriente Próximo. Occidente no tiene otra opción, como dirían los ajedrecistas, que seguir presionando.

La conclusión es la siguiente. Hoy los EE.UU., a pesar de todo el potencial material e informativo de esta enorme máquina controlada por experimentados geoconstructores y geoingenieros supranacionales, está experimentando un grave exceso de fuerzas. “Nihil dat fortuna mancipio” – ¡el destino no da nada para siempre! El tiempo de Estados Unidos está pasando. Para retrasar su declive final, necesita un respiro.

América se parece hoy al Imperio Romano de la época de Trajano (principios del siglo II d.C.). En aquella época, Roma pasó de la ofensiva estratégica a la defensa estratégica, empezó a construir murallas defensivas y a retirarse de algunos territorios conquistados -principalmente Oriente Medio. Tendrán que “salir” en su capacidad anterior, para cambiar el modelo de gobierno. Para que el lugar no sea ocupado por los competidores: Unión Europea, pero sobre todo China. De ahí un nuevo modelo de gobernanza: el caos controlado.

“Lo que estamos presenciando hoy es esencialmente el comienzo de los dolores de parto que darán origen a un ‘Nuevo Oriente Medio’, y hagamos lo que hagamos, debemos ser conscientes de que estamos trabajando para este Nuevo Oriente Medio y no volveremos al anterior.” — Condoleezza Rice.

Tras el asesinato de Gadafi, la élite occidental emprendió abierta y francamente el camino de la destrucción física de aquellos líderes que interfieren en sus planes, es decir, el camino del terror. Y si contra Milosevic y Saddam Hussein se organizaron juicios farsescos, Gadafi fue simplemente asesinado de forma gansteril, “puramente concreta”, sin ocultar el alegre “guau” al respecto. Y qué vale la escena en la Casa Blanca, cuando los dirigentes estadounidenses se reunieron públicamente frente a la pantalla para ver cómo se mataba a “bin Laden”. A qué grado de depravación y degradación moral hay que llegar para contemplar y saborear el asesinato como una salvaje turba medieval. Los dirigentes occidentales se comportan como un auténtico grupo de delincuencia organizada mundial, incluso sin ocultarlo. Actúan según el principio de “si quiero comer, la culpa es tuya”.

El objetivo final es convertir el mundo musulmán en un gueto no convencional, desprovisto de recursos y tecnología. Los que jugaron de niños a Dragones y Mazmorras recordarán la variante “Mundo del Sol Negro”.

Los planificadores globalistas pretenden fragmentar el mundo musulmán en muchas partes pequeñas, que puedan ser gestionadas por empresas militares privadas o mercenarios de ETN, exprimir los recursos restantes de estas partes y arrojarlas al basurero de la historia. Occidente sólo controlará los puntos de concentración de recursos y las zonas de comunicación (por ejemplo, casi 1.800 kilómetros de la costa mediterránea de Libia); el resto se entregará a tribus, clanes, sindicatos criminales que controlarán sus trozos y partes. Esos “trozos” podrían ser partes de Arabia Saudí, Pakistán (con la asignación de Baluchistán), Irán: un mosaico musulmán. Al mismo tiempo, Occidente necesitará un supervisor en la región, y el Gran Kurdistán bien podría convertirse en él. El único Estado al que se le puede permitir ser grande.

En el territorio del Gran Kurdistán, si se crea, estarán las fuentes de todos los ríos importantes de la región. Esto significa que en la próxima era de escasez de agua y, como consecuencia, de “guerras del agua”, los kurdos, este antiguo pueblo, tendrán las palancas de influencia más importantes en la región, como en tiempos de Asiria.

El Kurdistán podría convertirse en el principal controlador de la zona, sustituyendo a Israel en ese papel. Sus perspectivas en el cambiante Oriente Próximo son muy vagas. Lo más probable es que Occidente desmantele este Estado, como predijo A. Toynbee en 1957, naturalmente, habiendo evacuado al 30-40% superior de la población. La opción de crear el Kurdistán y desmantelar Israel no es al cien por cien, pero sí muy probable. Es cierto que no se trata de una cuestión de los próximos años.

“Las naciones son la creación de la era del capitalismo. El capitalismo está llegando a su fin, y las naciones llegarán a su fin con él. Se formarán nuevas comunidades en el mundo”. Andrei Paribok.

Immanuel Wallerstein dijo una vez en una conferencia: “Me pregunto, dentro de mil años, ¿cómo recordaremos el capitalismo? ¿Como un breve momento de auge, de crecimiento exponencial en contraste con la asíntota del desarrollo precapitalista, o como otra cosa? Está claro que el capitalismo es una conspiración histórica, es un crimen. Pero al mismo tiempo, el capitalismo es también invenciones fantásticas y un crecimiento demográfico colosal. El desmantelamiento de estas instituciones es el desmantelamiento del sistema capitalista. En cuanto disminuyó la tasa de beneficio global del sistema capitalista, el capitalismo se apoderó de una parte de la zona no capitalista y la convirtió en la periferia capitalista, resolviendo así el problema de la mano de obra barata y de una fuente de materias primas. En este sentido, la expansión colonial fue a rachas, luego la expansión colonial, luego todo se calmó, se relacionó con la tasa de ganancia mundial. ¿Y qué ocurre en 1991? Se acabó, se acabaron las zonas no capitalistas. El capitalismo ya no puede desarrollarse.

 

Los que quieren una guerra total en el Oriente Medio, no están en el Oriente Medio

 

Siria es nuestro principal aliado en el mundo árabe. Si dejamos que se derrumbe, perderíamos todo allí. Pero no es sólo el mundo árabe. De hecho, Rusia puede encontrarse totalmente al otro lado de la historia. Después de Siria e Irán (los analistas incluso han citado el nombre de la operación que lanzará el ataque estadounidense-israelí contra Hezbolá: “La gran tormenta”), lo más probable es que nos toque a nosotros. Así que podemos decir: están golpeando Siria (e Irán), pero apuntan a Rusia. Están cerca de nuestras fronteras y de nuestro “bajo vientre”: Transcaucasia y Asia Central (Central). Si los actuales regímenes de Damasco y Teherán se derrumban, una zona continua de caos controlado por los atlantistas se extenderá automáticamente desde Mauritania y el Magreb hasta Kirguistán y Cachemira. El arco de inestabilidad se desvanecerá en Eurasia Central, desde donde los atlantistas pueden amenazar directamente a Rusia y China. Pero ante todo a Rusia.

Se avecina una crisis sistémica mundial que aumenta drásticamente la importancia del control de los recursos. Esta importancia aumenta en un orden de magnitud ante la catástrofe geoclimática y geofísica prevista. No me refiero al tan mitificado calentamiento global. Me refiero al bastante prosaico desvanecimiento de la Corriente del Golfo, la reestructuración de las cadenas tróficas oceánicas mundiales y la reestructuración planetaria cíclica (una vez cada 11,5-12,5 milenios), que comenzó a principios del siglo XX y terminará, a menos que se produzca una catástrofe global, en los primeros treinta años del siglo XXII. En las condiciones del mundo en crisis y postcrisis, la única zona estable y con recursos suficientes para los próximos siglos será el norte de Eurasia, principalmente el geoespacio de Rusia. Casi todos los analistas coinciden en ello. Esto convierte a nuestro territorio en el principal premio geohistórico del siglo XXI y de los próximos siglos. Los conocidos rusófobos Zb. Brzezinski, M. Albright y muchos otros en Occidente han dicho en repetidas ocasiones: es injusto que Rusia posea semejante espacio y recursos. Dicen que todo esto debería pertenecer a la comunidad mundial, es decir, a las élites atlánticas organizadas en logias, clubes, comisiones, órdenes y estructuras neo-Orden.

En Oriente Próximo, los atlantistas también se enfrentaron a una fuerza comparable a ellos económica e incluso militarmente, pero civilizacionalmente diferente. Se trata de China con su Drang nach Westen. Su Drang es una especie de campaña de “zipuns de recursos”. Pakistán ya está en la zona de influencia de China. Los chinos mantienen desde hace tiempo vínculos con los talibanes afganos. Irán también es un aliado, aunque específico. El sur de Irak está esencialmente controlado por los aliados chiíes de Irán. Desde el punto de vista geoestratégico e incluso geoeconómico, China está entrando no sólo en el océano Índico, sino también en el Atlántico (la costa mediterránea de Siria).

Por primera vez, la élite anglo-estadounidense-judía, que se formó en los últimos siglos y se convirtió en un logro organizativo e histórico de Occidente, se enfrentó a un oponente global de tipo no occidental (la cúpula soviética y la URSS fueron la puesta en práctica del proyecto izquierdista occidental, el Jacobino Moderno). Además, al segmento judío de la élite occidental, que le aporta antigüedad histórica y experiencia, se le opone un segmento chino igualmente, y tal vez incluso más antiguo. También está muy orientado a lo material, al comercio y al dinero. También es muy ludópata y tiene su propio sistema criminal global. ¡La mafia china será más grande que la italiana! No me refiero a las reservas de divisas de China como formidable arma financiera.

La batalla final por Eurasia y el mundo y, al parecer, la última Gran Cacería de la era capitalista se está desarrollando en una de las regiones más antiguas del mundo y, por tanto, entre otras cosas, está saturada de simbolismo ocultista y místico. El saqueo de museos en Bagdad y El Cairo y el robo o destrucción de piezas arqueológicas dista mucho de ser casual y resulta muy revelador, al menos para quienes comprenden la esencia de los acontecimientos. Si de esta lucha nacerá un mundo nuevo (como recordamos, “la lucha es el padre de todo”) o todo volará al Tártaro de la Historia, no podemos saberlo. Una cosa está clara: ahora se está decidiendo el resultado de la batalla por el Futuro, y el que parpadee perderá.

 

El gobierno de Israel ayudó a crear Hamás como herramienta de contrainsurgencia bajo un libreto imperial británico

 

Fuente:

Andrei Fursov, en Dzen.ru: El destino de Israel en el siglo XXI.

Contenidos

Por Andrei Fursov En el mundo todavía hay intereses de Estado, de etnocivilización, y de clan, que son difíciles de conciliar y que no...

Contenidos

Por Mente Alternativa En un artículo publicado por Strategic Culture Foundation, Steven Sahiounie advierte la conexión entre el arresto del Dr. Waleed al-Tabtabai y...

Contenidos

Por Andrei Fursov He dado clases en diversas ocasiones en Estados Unidos y en Europa. Y puedo ver que tanto los jóvenes rusos como...

Contenidos

Por Mente Alternativa La historia enseña por identidad, pero sobre todo por analogía. Por ello, presentamos una selección de textos de revisionismo histórico, criptopolítica...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram