Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La consolidación euroasiática pone fin a la era unipolar anglo-estadounidense y perfila a Europa como península occidental de la Gran Eurasia

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



La cumbre del 20º aniversario de la Organización de Cooperación de Shanghai anunció el inicio de un nuevo orden geopolítico y geoeconómico. Glenn Diesen, profesor de la Universidad del Sureste de Noruega y editor de la revista Russia in Global Affairs, es uno de los pocos académicos de primera línea que analizan en profundidad el proceso de integración de Eurasia. Su último libro lo explica prácticamente todo en su título: Europa como península occidental de la Gran Eurasia: regiones geoeconómicas en un mundo multipolar.

 

Por Pepe Escobar

La cumbre del 20º aniversario de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) celebrada en Dushanbe (Tayikistán) consagró nada menos que un nuevo paradigma geopolítico.

Irán, ahora miembro de pleno derecho de la OCS, recuperó su tradicionalmente destacado papel euroasiático, tras el reciente acuerdo comercial y de desarrollo de 400.000 millones de dólares alcanzado con China. Afganistán fue el tema principal, y todos los actores se pusieron de acuerdo sobre el camino a seguir, como se detalla en la Declaración de Dushanbe. Y todas las vías de integración euroasiática convergen ahora, al unísono, hacia el nuevo paradigma geopolítico -y geoeconómico-.

Se trata de una dinámica de desarrollo multipolar en sinergia con la iniciativa china “Belt and Road”.

La Declaración de Dushanbe fue bastante explícita sobre lo que pretenden los actores euroasiáticos: “un orden mundial más representativo, democrático, justo y multipolar basado en los principios universalmente reconocidos del derecho internacional, la diversidad cultural y de civilizaciones, la cooperación mutuamente beneficiosa e igualitaria de los Estados bajo el papel central de coordinación de la ONU”.

A pesar de todos los inmensos desafíos inherentes al rompecabezas afgano, el martes (21 de septiembre) surgieron señales esperanzadoras, cuando el ex presidente afgano Hamid Karzai y el enviado de paz Abdullah Abdullah se reunieron en Kabul con el enviado presidencial ruso Zamir Kabulov, el enviado especial de China Yue Xiaoyong y el enviado especial de Pakistán Mohammad Sadiq Khan.

Esta troika -Rusia, China y Pakistán- está en primera línea diplomática. La OCS llegó a un consenso para que Islamabad se coordine con los talibanes en la formación de un gobierno inclusivo que incluya a tayikos, uzbekos y hazaras.

La consecuencia más evidente e inmediata de que la OCS no sólo haya incorporado a Irán, sino que también haya tomado el toro afgano por los cuernos, con el pleno apoyo de los “stans” de Asia Central, es que el Imperio del Caos ha quedado completamente marginado.

Desde el suroeste de Asia hasta Asia Central, un verdadero reset tiene como protagonistas a la OCS, la Unión Económica de Eurasia, la BRI y la asociación estratégica Rusia-China. Irán y Afganistán -los eslabones perdidos hasta ahora, por diferentes razones- se incorporan ahora plenamente al tablero.

En una de mis frecuentes conversaciones con Alastair Crooke, un destacado analista político, evocó una vez más El Leopardo de Giuseppe Tomasi di Lampedusa: todo debe cambiar para que todo siga igual.

En este caso, la hegemonía imperial, tal como la interpreta Washington: “En su creciente enfrentamiento con China, un despiadado Washington ha demostrado que lo que le importa ahora no es Europa sino la región del Indo-Pacífico”. Es el terreno de la Guerra Fría 2.0.

La posición de repliegue de Estados Unidos -que posee poco potencial para contener a China después de haber sido prácticamente expulsado del corazón de Eurasia- tenía que ser un clásico juego de poder marítimo: el “Indo-Pacífico libre y abierto”, completo con la Quad y la AUKUS, todo el montaje hilado hasta la muerte como un “esfuerzo” que intenta preservar la menguante supremacía estadounidense.

El fuerte contraste entre el impulso de integración continental de la OCS y la táctica de “todos vivimos en un submarino australiano” (mis excusas a Lennon-McCartney) habla por sí mismo. Una mezcla tóxica de arrogancia y desesperación está en el aire, sin ni siquiera una pizca de patetismo para aliviar la caída.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

El Sur Global no está impresionado. En su intervención en el foro de Dushanbe, el presidente ruso Vladimir Putin señaló que la cartera de naciones que llaman a la puerta de la OCS es enorme.

Egipto, Qatar y Arabia Saudí son ahora socios de diálogo de la OCS, al mismo nivel que Afganistán y Turquía. Es muy posible que el año que viene se les unan Líbano, Siria, Irak, Serbia y docenas de otros países.

Y la cosa no acaba en Eurasia. En su oportuno discurso ante la CELAC, el presidente chino Xi Jinping invitó a no menos de 33 naciones latinoamericanas a formar parte de las Nuevas Rutas de la Seda Eurasia-África-América.

 

Recordar a los escitas

Irán, como protagonista de la OCS y en el centro de las Nuevas Rutas de la Seda, ha recuperado el papel histórico que le corresponde. A mediados del primer milenio antes de Cristo, los iraníes del norte dominaban el núcleo de las estepas de Eurasia Central. Para entonces, los escitas habían emigrado a la estepa occidental, mientras que otros iranios de la estepa hacían incursiones hasta China.

Los escitas -un pueblo iraní del norte (o del “este”)- no eran necesariamente sólo guerreros feroces. Eso es un burdo estereotipo. Muy pocos en Occidente saben que los escitas desarrollaron un sofisticado sistema comercial, descrito por Heródoto entre otros, que unía Grecia, Persia y China.

¿Y por qué? Porque el comercio era un medio esencial para sostener su infraestructura sociopolítica. Heródoto se dio cuenta porque visitó la ciudad de Olbia y otros lugares de Escitia.

Los escitas fueron llamados Saka por los persas, lo que nos lleva a otro territorio fascinante: los sakas pueden haber sido uno de los principales ancestros de los pastunes de Afganistán.

¿Qué hay en un nombre: escita? Pues muchas cosas. La forma griega Scytha significaba “arquero” del norte de Irán. Así que esa era la denominación de todos los pueblos del norte de Irán que vivían entre Grecia en el oeste y China en el este.

Ahora imagina una red de comercio internacional muy activa desarrollada a través del corazón, con el foco en Eurasia Central, por los escitas, los sogdianos e incluso los xiongnu -que seguían luchando contra los chinos de forma intermitente, como detallan las primeras fuentes históricas griegas y chinas.

Estos euroasiáticos centrales comerciaban con todos los pueblos que vivían en sus fronteras: es decir, europeos, asiáticos del suroeste, asiáticos del sur y asiáticos del este. Fueron los precursores de las múltiples y antiguas Rutas de la Seda.

Los sogdianos siguieron a los escitas; Sogdiana era un estado greco-bactriano independiente en el siglo III a.C. -que abarcaba zonas del norte de Afganistán- antes de ser conquistado por nómadas del este que acabaron estableciendo el imperio kushan, que pronto se expandió hacia el sur, hasta la India.

Zoroastro nació en Sogdiana; el zoroastrismo fue enorme en Asia Central durante siglos. Los kushanos, por su parte, adoptaron el budismo: y así es como el budismo acabó llegando a China.

En el siglo I de nuestra era, todos estos imperios de Asia Central estaban vinculados -mediante el comercio a larga distancia- a Irán, India y China. Esa fue la base histórica de las múltiples y antiguas Rutas de la Seda, que unieron a China con Occidente durante varios siglos hasta que la Era de los Descubrimientos configuró el fatídico dominio del comercio marítimo occidental.

Podría decirse que, más que una serie de fenómenos históricos interconectados, la denominación “Ruta de la Seda” funciona mejor como metáfora de la conectividad intercultural. Eso es lo que está en el corazón del concepto chino de las Nuevas Rutas de la Seda. Y la gente común y corriente lo siente porque eso está impreso en el inconsciente colectivo en Irán, China y todos los “stans” de Asia Central.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

La venganza del corazón

Glenn Diesen, profesor de la Universidad del Sureste de Noruega y editor de la revista Russia in Global Affairs, es uno de los pocos académicos de primera línea que analizan en profundidad el proceso de integración de Eurasia.

Su último libro lo explica prácticamente todo en su título: Europa como península occidental de la gran Eurasia: regiones geoeconómicas en un mundo multipolar.

Diesen muestra, en detalle, cómo se está negociando y organizando una “región de la Gran Eurasia, que integra a Asia y Europa, con una asociación chino-rusa en el centro”. Los instrumentos geoeconómicos de poder euroasiáticos están formando gradualmente los cimientos de una superregión con nuevas industrias estratégicas, corredores de transporte e instrumentos financieros. En todo el continente euroasiático, Estados tan diferentes como Corea del Sur, India, Kazajstán e Irán están impulsando diversos formatos para la integración de Eurasia”.

La Gran Asociación de Eurasia ha estado en el centro de la política exterior rusa al menos desde el foro de San Petersburgo en 2016. Diesen señala debidamente que, “aunque Pekín y Moscú comparten la ambición de construir una región euroasiática más grande, sus formatos difieren. El denominador común de ambos formatos es la necesidad de una asociación sino-rusa para integrar Eurasia.” Eso es lo que quedó muy claro en la cumbre de la OCS.

No es de extrañar que el proceso irrite enormemente al Imperio, porque la Gran Eurasia, liderada por Rusia-China, es un ataque mortal contra la arquitectura geoeconómica del atlantismo. Y eso nos lleva al debate del nido de víboras en torno al concepto de “autonomía estratégica” de la UE con respecto a Estados Unidos, que sería esencial para establecer una verdadera soberanía europea y, eventualmente, una mayor integración dentro de Eurasia.

La soberanía europea es sencillamente inexistente cuando su política exterior significa la sumisión a la dominante OTAN. La humillante retirada unilateral de Afganistán, junto con el AUKUS anglo, fue una ilustración gráfica de que al Imperio le importan un bledo sus vasallos europeos.

A lo largo del libro, Diesen muestra, con todo detalle, cómo el concepto de Eurasia que unifica Europa y Asia “ha sido a lo largo de la historia una alternativa al dominio de las potencias marítimas en la economía mundial centrada en el océano”, y cómo “las estrategias británicas y estadounidenses han estado profundamente influenciadas” por el fantasma de una Eurasia emergente, “una amenaza directa a su posición ventajosa en el orden mundial oceánico”.

Ahora, el factor crucial parece ser la fragmentación del atlantismo. Diesen identifica tres niveles: el desacoplamiento de facto de Europa y Estados Unidos impulsado por el ascenso chino; las alucinantes divisiones internas de la UE, potenciadas por el universo paralelo que habitan los eurócratas de Bruselas; y por último, pero no menos importante, la “polarización dentro de los Estados occidentales” provocada por los excesos del neoliberalismo.

Pues bien, justo cuando creemos que estamos fuera, Mackinder y Spykman nos vuelven a meter dentro. Siempre es la misma historia: la obsesión angloamericana por impedir el surgimiento de un “competidor de igual nivel” (Brzezinski) en Eurasia, o de una alianza (Rusia-Alemania en la época de Mackinder, ahora la asociación estratégica Rusia-China) capaz, como dice Diesen, “de arrebatar el control geoeconómico a las potencias oceánicas”.

Por mucho que los estrategas imperiales sigan siendo rehenes de Spykman -que dictaminó que Estados Unidos debía controlar la periferia marítima de Eurasia-, definitivamente no será AUKUS/Quad quien lo consiga.

Muy poca gente, tanto del Este como del Oeste, puede recordar que Washington había desarrollado su propio concepto de la Ruta de la Seda durante los años de Bill Clinton – más tarde cooptado por Dick Cheney con un giro pipelinista y luego volviendo todo a Hillary Clinton que anunció su propio sueño de la Ruta de la Seda en la India en 2011.

Diesen nos recuerda cómo Hillary sonaba notablemente como un proto-Xi: “Trabajemos juntos para crear una nueva Ruta de la Seda. No una vía única como su homónima, sino una red internacional de conexiones económicas y de tránsito. Eso significa construir más líneas de ferrocarril, carreteras, infraestructuras energéticas, como el oleoducto propuesto para ir desde Turkmenistán, a través de Afganistán, por Pakistán y la India”.

¡Hillary hace Pipelineistan! Al final, no lo hizo. La realidad dicta que Rusia está conectando sus regiones europeas y del Pacífico, mientras que China conecta su desarrollada costa oriental con Xinjiang, y ambas conectan Asia Central. Diesen lo interpreta como que Rusia “está completando su conversión histórica de un imperio europeo/eslavo a un estado civilizacional euroasiático”.

Así que al final volvemos a … los escitas. El concepto de neo-Eurasia que prevalece revive la movilidad de las civilizaciones nómadas -mediante una infraestructura de transporte de primer orden- para conectar todo entre Europa y Asia.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Podríamos llamarlo la Venganza de las Tierras del Corazón: son las potencias que construyen esta nueva Eurasia interconectada. Di adiós al efímero momento unipolar estadounidense de la posguerra fría.

 

Réquiem por un imperio y precuela a la Gran Eurasia (el eje Rusia-China-Alemania-Irán)

 

Fuente:

Pepe Escobar, en Asia Times: Eurasian consolidation ends the US unipolar moment.

Te puede interesar

Contenidos

Por Eric Zuesse China ha anunciado ahora públicamente que, a menos que el Gobierno de Estados Unidos retire sin demora de la provincia china...

Ciencia y Tecnología

Por Harley Schlanger Mientras que el Gran Reseteo/Nuevo Trato Verde anglo-veneciano está preparado para un colapso sin gloria, hay un “reseteo” diferente en marcha,...

Contenidos

Por Alfredo Jalife Arrecia la escalada militar del pacto de defensa Aukus (https://bit.ly/3FpuUe2) y China en la región más incandescente del planeta (https://bit.ly/3oLboCO): el...

Ciencia y Tecnología

No hay crisis climática y no nos hemos quedado sin carbón ni petróleo. Un grupo de oligarcas globalistas intenta crear escasez artificial para facilitar...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon