Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

Réquiem por un imperio y precuela a la Gran Eurasia (el eje Rusia-China-Alemania-Irán)

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



A medida que el Imperio del Caos es expulsado gradual e inexorablemente del Corazón de la Tierra, Rusia y China gestionan conjuntamente los asuntos de Asia Central. Este es el comienzo de un nuevo y valiente mundo geopolítico, y la precuela de un réquiem imperial al que seguirán muchas secuelas, pues la inexorable podredumbre imperial continuará —aunque no precisamente con el decoroso y exquisito patetismo dramático y estético digno de un Gotterdammerung.

 

 

Por Pepe Escobar

Asaltado por la disonancia cognitiva en todo el espectro, el Imperio del Caos se comporta ahora como un recluso maníaco-depresivo, podrido hasta la médula, un destino más lleno de temor que tener que enfrentarse a una revuelta de las satrapías.

Sólo los zombis descerebrados creen ahora en su autodenominada misión universal como la nueva Roma y la nueva Jerusalén. No hay una cultura, economía o geografía unificadora que una el núcleo a través de un “paisaje político árido y desecado, sofocante bajo el sol de la raciocinio apolíneo, desprovisto de pasión, muy masculino y vacío de empatía humana”.

Los despistados guerreros del frío aún sueñan con los días en que el eje Alemania-Japón amenazaba con gobernar Eurasia y la Commonwealth mordía el polvo, ofreciendo así a Washington, temeroso de verse obligado a insularizarse, la oportunidad única de aprovechar la Segunda Guerra Mundial para erigirse en Paradigma Mundial Supremo cum salvador del “mundo libre”.

Y luego vinieron los unilaterales años 90, cuando la de nuevo autodenominada Ciudad Brillante de la Colina se regodeó en las chabacanas celebraciones del “fin de la historia”, justo cuando los neoconservadores tóxicos, gestados en el periodo de entreguerras a través de la cábala gnóstica del trotskismo neoyorquino, tramaron su toma de poder.

Hoy, no es Alemania-Japón sino el espectro de una entente Rusia-China-Alemania lo que aterroriza al Hegemón como el trío euroasiático capaz de enviar el dominio global estadounidense al basurero de la Historia.

Entra la “estrategia” estadounidense. Y, como era de esperar, es un prodigio de estrechez de miras, que ni siquiera aspira al estatus de ejercicio —infructuoso— de ironía o desesperación, cediendo como lo hace la pedestre Carnegie Endowment, con su sede en Think Tank Row, entre Dupont y Thomas Circle, a lo largo de la Avenida Massachusetts en D.C.

“Making U.S. Foreign Policy Work Better for the Middle Class” es una especie de informe bipartidista que orienta a la actual y desconcertada administración del Crash Test Dummy. Uno de los once redactores que participan en él no es otro que el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan. La noción de que una estrategia imperial global y —en este caso— una clase media profundamente empobrecida y enfurecida comparten los mismos intereses no califica ni siquiera como una pésima broma.

Con “pensadores” como estos, el Hegemón ni siquiera necesita “amenazas” euroasiáticas.

 

¿Quiéres hablar con el Sr. Kinzhal?

Mientras tanto, en un guión digno de Desolation Row de Dylan reescrito por Los Tres Chiflados, los proverbiales chihuahuas atlantistas deliran porque el Pentágono ordenó la partición de la OTAN: Europa Occidental contendrá a China, y Europa Oriental contendrá a Rusia.

Sin embargo, lo que realmente está ocurriendo en los pasillos del poder europeo que realmente importan —no, nena, no es Varsovia— es que no sólo Berlín y París se niegan a enemistarse con Pekín, sino que reflexionan sobre cómo acercarse a Moscú sin enfurecer al Hegemón.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Demasiado para el “divide y vencerás” kissingeriano. Una de las pocas cosas que el célebre criminal de guerra entendió realmente fue cuando señaló, tras la implosión de la URSS, que sin Europa “Estados Unidos se convertiría en una isla lejana en la costa de Eurasia”: viviría “en soledad, un estatus menor”.

La vida es un lastre cuando se acaba el almuerzo gratis (global) y encima tienes que enfrentarte no sólo a la aparición de un “competidor de igual nivel” en Eurasia (copyright de Zbig “Gran tablero de ajedrez” Brzezinski) sino a una asociación estratégica integral. Temes que China te esté comiendo el almuerzo —y la cena, y la copa—, pero aun así necesitas que Moscú sea el enemigo designado, porque eso es lo que legitima a la OTAN.

¡Llama a los Tres Chiflados! ¡Enviemos a los europeos a patrullar el Mar del Sur de China! ¡Traigamos a esas nulidades del Báltico y a los patéticos polacos para reforzar el Nuevo Telón de Acero! ¡Y despleguemos a la rusofóbica Britannia Rules the Waves en ambos frentes!

Controlar Europa —o quebrar. De ahí el Brave New NATO World: la carga del hombre blanco revisitada contra Rusia-China.

Hasta ahora, Rusia-China había hecho gala de una infinita paciencia taoísta al tratar con esos payasos. Ya no.

Los actores clave del corazón han visto claramente a través de la niebla propagandística imperial; será un camino largo y sinuoso, pero el horizonte acabará desvelando una alianza Alemania-Rusia-China-Irán que reequilibrará el tablero mundial.

Esta es la última pesadilla imperial de la Noche de los Muertos Vivientes, de ahí que estos humildes emisarios estadounidenses se desplacen frenéticamente por múltiples latitudes tratando de mantener las satrapías a raya.

Mientras tanto, al otro lado del charco, China y Rusia construyen submarinos como si no hubiera un mañana, equipados con misiles de última generación, y los Su-57 invitan a los sabios a una conversación cercana con un hipersónico Sr. Kinzhal.

Serguéi Lavrov, como un aristocrático Grand Seigneur, se tomó la molestia de ilustrar a los payasos con una distinción tajante y erudita entre el Estado de Derecho y su autodefinido “orden internacional basado en normas”.

Eso es demasiado para su coeficiente intelectual colectivo. Tal vez lo que registren es que el Tratado de Buena Vecindad, Amistad y Cooperación entre Rusia y China, firmado inicialmente el 16 de julio de 2001, acaba de ser prorrogado por cinco años por los presidentes Putin y Xi.

A medida que el Imperio del Caos es expulsado gradual e inexorablemente del Corazón de la Tierra, Rusia y China gestionan conjuntamente los asuntos de Asia Central.

En la conferencia sobre la conectividad de Asia Central y Meridional celebrada en Tashkent, Lavrov detalló cómo Rusia está impulsando “la Gran Asociación Euroasiática, un esquema unificador e integrador entre los océanos Atlántico y Pacífico que sea lo más libre posible para la circulación de bienes, capitales, mano de obra y servicios y que esté abierto a todos los países del continente común de Eurasia y a las uniones de integración creadas aquí”.

Luego está la Estrategia de Seguridad Nacional rusa actualizada, en la que se expone claramente que la construcción de una asociación con EE.UU. y la consecución de una cooperación beneficiosa para todos con la UE es una lucha ardua: “Las contradicciones entre Rusia y Occidente son graves y difíciles de resolver”. En cambio, se ampliará la cooperación estratégica con China e India.

 

Un terremoto geopolítico

Sin embargo, el avance geopolítico que definirá el segundo año de los locos años veinte podría hacer que China le diga al Imperio: “Ya basta”.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Comenzó hace más de dos meses en Anchorage, cuando el formidable Yang Jiechi convirtió en sopa de aleta de tiburón a la indefensa delegación estadounidense. La pieza de resistencia llegó esta semana en Tianjin, donde el viceministro de Asuntos Exteriores, Xie Feng, y su jefe, Wang Yi, redujeron a la mediocre burócrata imperial Wendy Sherman a la condición de bola de masa rancia.

Este mordaz análisis de un think tank chino repasó todas las cuestiones clave. He aquí los aspectos más destacados:

– Los estadounidenses querían asegurarse de que se establecieran “barandillas y límites” para evitar el deterioro de las relaciones entre Estados Unidos y China, con el fin de “gestionar” la relación de forma responsable. Eso no funcionó, porque su enfoque fue “terrible”.

– “El viceministro de Asuntos Exteriores chino, Xie Feng, dio en el clavo cuando dijo que la tríada estadounidense de ‘competencia, cooperación y confrontación’ es una ‘venda’ para contener y reprimir a China. La confrontación y la contención son esenciales, la cooperación es conveniente y la competencia es una trampa del discurso. Estados Unidos exige cooperación cuando necesita a China, pero en las áreas en las que cree que tiene ventaja, desvincula y corta los suministros, bloquea y sanciona, y está dispuesto a chocar y enfrentarse a China para contenerla”.

– Xie Feng “también presentó dos listas a la parte estadounidense, una lista de 16 puntos en los que se pide a la parte estadounidense que corrija sus políticas, palabras y hechos erróneos hacia China, y una lista de 10 casos prioritarios que preocupan a China (…) si no se resuelven estos asuntos antichinos causados por la inclinación de la parte estadounidense, ¿de qué hay que hablar entre China y Estados Unidos?”

– Y luego, el sorbete para acompañar la tarta de queso: Las tres líneas de fondo de Wang Yi a Washington. En pocas palabras:

“Estados Unidos no debe desafiar, denigrar o incluso intentar subvertir la vía y el sistema socialistas con características chinas. El camino y el sistema de China son la elección de la historia y la elección del pueblo, y se refieren al bienestar a largo plazo de 1.400 millones de chinos y al destino futuro de la nación china, que es el interés central al que China debe adherirse.”
“Estados Unidos no debe tratar de obstruir o incluso interrumpir el proceso de desarrollo de China. El pueblo chino tiene ciertamente el derecho a una vida mejor, y China tiene también el derecho a la modernización, que no es monopolio de Estados Unidos e implica la conciencia básica de la humanidad y la justicia internacional. China insta a la parte estadounidense a levantar rápidamente todas las sanciones unilaterales, los elevados aranceles, la jurisdicción de brazo largo y el bloqueo científico y tecnológico impuestos a China.”
“Estados Unidos no debe infringir la soberanía nacional de China, y mucho menos socavar la integridad territorial de China. Las cuestiones relacionadas con Xinjiang, el Tíbet y Hong Kong nunca tienen que ver con los derechos humanos o la democracia, sino con los grandes aciertos y errores de la lucha contra la ‘independencia de Xinjiang’, la ‘independencia del Tíbet’ y la ‘independencia de Hong Kong’. Ningún país permitirá que se comprometa su seguridad soberana. En cuanto a la cuestión de Taiwán, es una prioridad absoluta (…) Si la ‘independencia de Taiwán’ se atreve a provocar, China tiene derecho a tomar los medios necesarios para detenerla”.

¿Registrará el Imperio del Caos todo lo anterior? Por supuesto que no. Así que la inexorable podredumbre imperial continuará, un asunto chabacano que no conlleva un patetismo dramático y estético digno de un Gotterdammerung, y que apenas suscita una mirada de los dioses, “donde sonríen en secreto, mirando las tierras devastadas / Tizones y hambrunas, plagas y terremotos, profundidades rugientes y arenas ardientes, / Peleas ruidosas, y ciudades en llamas, y barcos que se hunden, y manos que rezan”, como lo inmortalizó Tennyson. Pero lo que realmente importa, en nuestro ámbito de la realpolitik, es que a Pekín ni siquiera le importa. La cuestión está clara: “Los chinos hace tiempo que están hartos de la arrogancia estadounidense, y la época en que Estados Unidos intentaba intimidar a los chinos hace tiempo que terminó”.

Este es el comienzo de un nuevo y valiente mundo geopolítico, y la precuela de un réquiem imperial. Le seguirán muchas secuelas.

 

El surgimiento de la multipolaridad a través de la Gran Eurasia (Rusia, China y la península europea)

 

Fuente:

Pepe Escobar, en Strategic Culture Foundation: Requiem for an Empire: A Prequel.

Te puede interesar

Contenidos

Por Eric Zuesse China ha anunciado ahora públicamente que, a menos que el Gobierno de Estados Unidos retire sin demora de la provincia china...

Contenidos

La cumbre del 20º aniversario de la Organización de Cooperación de Shanghai anunció el inicio de un nuevo orden geopolítico y geoeconómico. Glenn Diesen,...

Ciencia y Tecnología

Por Harley Schlanger Mientras que el Gran Reseteo/Nuevo Trato Verde anglo-veneciano está preparado para un colapso sin gloria, hay un “reseteo” diferente en marcha,...

Ciencia y Tecnología

¿Cómo fue que Estados Unidos, la tierra de la libertad, renunció voluntariamente a sus instituciones democráticas en favor de un nuevo sistema de gobierno...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon