Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Contenidos

La alianza colonialista de AUKUS quiere vengarse de China por negarse a renunciar a su soberanía

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes nos afecta mucho. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



AUKUS, y la Nueva Guerra Fría contra China de la que surge la alianza, tiene sus raíces en un deseo cada vez más profundo entre los colonizadores blancos históricos del planeta de vengarse de China por negarse a renunciar a su soberanía.

 

Por Danny Haiphong

Estados Unidos, Reino Unido y Australia han formado una alianza denominada “AUKUS” para crear, en palabras del primer ministro australiano, Scott Morrison, “una asociación en la que nuestra tecnología, nuestros científicos, nuestra industria y nuestras fuerzas de defensa trabajen juntos para ofrecer una región más segura y protegida que, en última instancia, beneficie a todos”. El AUKUS es principalmente una relación militar, pero se dice que incluye amplias medidas económicas que sin duda buscan contrarrestar el ascenso de China en todas las esferas del desarrollo. El acuerdo ha sido recibido con cierta oposición en Occidente. Nueva Zelanda ha rechazado la legitimidad de la alianza, mientras que los embajadores franceses en Estados Unidos y Australia fueron retirados después de que AUKUS rompiera esencialmente un acuerdo sobre submarinos entre Francia y Australia.

Otro punto de controversia es si AUKUS viola el Tratado de No Proliferación Nuclear. La primera gran iniciativa de AUKUS es desarrollar la primera flota de submarinos nucleares de Australia en el Pacífico. Todas las partes de la alianza han negado la intención de desarrollar una capacidad de armamento nuclear “civil” (léase militar) en Australia. Sin embargo, el hecho es que Estados Unidos y el Reino Unido están compartiendo tecnología nuclear con fines militares. Los submarinos nucleares requieren la extracción de uranio y el desarrollo de plantas nucleares en suelo australiano, ambas cosas tóxicas para el medio ambiente y propensas a accidentes.

Aunque ni el presidente estadounidense Biden, ni el primer ministro británico Boris Johnson, ni el primer ministro australiano Scott Morrison quisieron mencionar a China en su anuncio de AUKUS, no es ningún secreto que China es el objetivo de la alianza. Esto puede deducirse en primer lugar de la incoherente estrategia militar que AUKUS pretende emplear en la región. AUKUS se ha presumido como un paso necesario para frenar las “amenazas” a un Indo-Pacífico “libre y abierto”. El analista militar de la CNN Cedric Leighton aclaró que la “amenaza” identificada para un Pacífico “libre” es efectivamente China. Leighton añadió que China aún no ha hecho nada que indique que su política económica pone en peligro las codiciadas rutas comerciales de AUKUS en el Pacífico.

Esto nos lleva a preguntarnos: Si China no es una “amenaza” para las rutas comerciales del Pacífico, ¿por qué se creó AUKUS? Seguramente AUKUS contradice el sentido económico, dado que la paz es un componente esencial del desarrollo económico. China es el mayor socio comercial de Australia, tanto en importaciones como en exportaciones. China es también uno de los cinco principales socios comerciales de Estados Unidos y el Reino Unido. AUKUS es una sutil admisión de que los intereses económicos particulares de los estados-nación occidentales son, en última instancia, secundarios a los imperativos a largo plazo del militarismo y el hegemonismo.

AUKUS es una expresión de la amplia agenda de Estados Unidos y sus aliados para exigir a China una venganza colonial blanca frente a la agresión militar. La alianza llega después de más de una década de actos agresivos dirigidos por Estados Unidos que se han resumido acertadamente como una Nueva Guerra Fría contra China. El “Pivot to Asia” de Estados Unidos ha desplegado cientos de miles de tropas estadounidenses y cientos de bases militares, aviones y buques de guerra en el Pacífico desde 2011. El Reino Unido, en el marco de su “relación especial” con EE.UU., ha seguido su ejemplo desplegando su Royal Navy para patrullar lo que denomina “su patio de recreo”, que abarca desde el océano Índico hasta la costa oeste del Pacífico de Estados Unidos.

Australia también ha protagonizado la postura cada vez más agresiva de Occidente hacia China. Australia es miembro de la alianza “Quad” (Quadrilateral Security Dialogue) de Estados Unidos, India y Japón, que realizó su primer ejercicio militar conjunto en noviembre de 2020. En el verano de 2020, el primer ministro Scott Morrison prometió aumentar el presupuesto militar de Australia en 270.000 millones de dólares en los próximos diez años, al mismo tiempo que Estados Unidos desplegaba tres portaaviones en el mar de China Meridional, en un acto flagrante de agresión militar contra China. En abril de 2021, Morrison consolidó estas inversiones prometiendo casi 600 millones de dólares en ejercicios conjuntos y proyectos de bases militares con Estados Unidos.

Australia es también una base para la guerra de propaganda contra China dirigida por Estados Unidos, que en sí misma posee un carácter racista y colonial. El Instituto Australiano de Política Estratégica (ASPI) es uno de los principales think-tanks de propaganda antichina. El trabajo del ASPI incluye la “investigación” orientalista sobre los supuestos abusos de los derechos humanos en la provincia china de Xinjiang y los ataques directos a medios como The Grayzone por contrarrestar su propaganda. La ASPI recibe financiación directa del Departamento de Estado de Estados Unidos y del Departamento de Defensa de Australia. Otros financiadores importantes son tres de los cinco mayores contratistas militares del mundo: Northrup Grumman, Lockheed Martin y Raytheon.

La ASPI es una expresión desnuda del nexo entre la propaganda antichina y la agresión militar. Apenas unos días después de la formación de AUKUS, el Ministro de Defensa de Australia, Peter Dutton, anunció que la ASPI abriría una oficina en Washington DC. Este movimiento demuestra claramente que el imperialismo estadounidense y sus aliados están trazando una línea en la arena. Las mentiras descaradas sobre la supuesta “agresión” de China en sus propios mares o las “violaciones de los derechos humanos” dentro de sus propias fronteras han encendido una llama racista dentro del orden imperialista blanco y dirigido por Occidente que encabeza Estados Unidos. La opinión pública hacia China ha caído dramáticamente dentro de los países imperialistas en respuesta al bombardeo propagandístico ininterrumpido de una “amenaza china” dirigido por think-tanks como el ASPI.

Lo que Estados Unidos y sus aliados occidentales se esfuerzan por ocultar es que la base de su política de venganza colonial hacia China se apoya en un estado de decadencia. No es que China sea una amenaza para el bienestar de la humanidad, sino que ha progresado rápidamente hasta el punto de que su modelo económico y político está ocupando el centro del desarrollo mundial. El crecimiento económico y tecnológico de China no amenaza simplemente con suplantar a Estados Unidos y sus aliados occidentales desde un punto de vista puramente competitivo. Más bien, el modelo de desarrollo de China representa una clara ruptura con los dictados de la supremacía blanca y el colonialismo que sustentan el orden imperialista. Más de cuarenta años de capitalismo neoliberal depredador y de hegemonía imperialista dirigida por Estados Unidos han demostrado que el centenario sistema colonial occidental no tiene nada más que ofrecer a la humanidad que austeridad, catástrofe climática y guerra sin fin.

China, en cambio, ofrece a la mayoría empobrecida del mundo en el Sur Global la esperanza de un futuro mejor. China está más que dispuesta a compartir las lecciones de su derrota de la pobreza extrema y el rápido desarrollo de infraestructuras en los ámbitos del ferrocarril de alta velocidad y la tecnología 5G mediante la Iniciativa del Cinturón y la Ruta, un enorme acuerdo de cooperación en infraestructuras liderado por China que cuenta con la participación activa de más de 130 países. Los países en desarrollo del Sur Global han contado con China para proporcionar ayuda concreta en la lucha contra la pandemia del COVID-19. China también ofrece préstamos a los países en desarrollo en condiciones más favorables que las de las instituciones de crédito occidentales. Además, naciones asediadas por el imperialismo como Siria, Cuba, la RPDC e Irán han contado con China para la solidaridad política contra las bárbaras sanciones estadounidenses, así como para la muy necesaria cooperación económica frente a la agresión de Estados Unidos.

En el siglo XX, el mundo estaba dividido en dos campos: un campo socialista dirigido por la Unión Soviética y un campo capitalista dirigido por Estados Unidos. Tras la caída de la Unión Soviética, Estados Unidos y sus socios occidentales gozaron de casi vía libre para dominar y explotar el planeta en interés de los accionistas privados y los especuladores de la guerra. Los dirigentes estadounidenses y occidentales esperaban que la integración de China en la economía mundial supusiera el fin de su sistema socialista. AUKUS, y la Nueva Guerra Fría contra China de la que surge la alianza, tiene sus raíces en un deseo cada vez más profundo entre los colonizadores blancos históricos del planeta de vengarse de China por negarse a renunciar a su soberanía y a su modelo histórico mundial de desarrollo socialista. La alianza AUKUS de estados coloniales blancos desea la evisceración del propio desarrollo socialista pacífico, especialmente cuando está dirigido por una nación de 1.400 millones de personas no blancas que comparten intereses básicos con la gran mayoría de la humanidad.

 

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Editor de UK Column explica la estructura geopolítica que se oculta detrás de la Gran Bretaña Global y la catástrófica alianza AUKUS

 

Fuente:

Danny Haiphong, en Asia-Pacific Research: The Revenge of White Colonialism Motivates the AUKUS Alliance Against China.

Te puede interesar

Contenidos

Por Eric Zuesse China ha anunciado ahora públicamente que, a menos que el Gobierno de Estados Unidos retire sin demora de la provincia china...

Contenidos

La cumbre del 20º aniversario de la Organización de Cooperación de Shanghai anunció el inicio de un nuevo orden geopolítico y geoeconómico. Glenn Diesen,...

Ciencia y Tecnología

¿Cómo fue que Estados Unidos, la tierra de la libertad, renunció voluntariamente a sus instituciones democráticas en favor de un nuevo sistema de gobierno...

Abuso Infantil

Por The Guardian La decisión de la policía metropolitana de no tomar más medidas en relación con las acusaciones de agresión sexual de Virginia...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon