Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

¿Es la Alianza Multipolar una ‘oposición controlada’? El caso de dos paradigmas verdes

El 4 de febrero de 2022, los presidentes Xi Jinping y Vladimir Putin publicaron una “Declaración conjunta sobre las relaciones internacionales para ingresar a una nueva era de desarrollo sostenible global”. Para muchas personas que han sido condicionadas por hábitos nominalistas de pensamiento, escuchar a figuras como Vladimir Putin y Xi Jinping usar las mismas palabras que los principales sacerdotes del orden neoliberal es prueba suficiente para saltar al juicio de que todos ellos trabajan y que toda la resistencia multipolar al culto globalista es sólo una ilusión. Pero como señala el historiador Matthew Ehret en su artículo “Comunismo, capitalismo y feudalismo: cómo el nominalismo nos vuelve tontos”, dos personas pueden utilizar la misma palabra con dos significados muy diferentes asociados a la palabra común. En un nuevo ensayo, el historiador y geoestratega Matthew Ehret explora lo que China y sus aliados están haciendo en la realidad física, examinando sus factores económicos, científicos, culturales y cognitivos en comparación con lo que están haciendo los estados occidentales, ello con el objetivo de confirmar o descartar la hipótesis nominalista y reduccionista de que China y Rusia están aliados con los cultistas globalistas. El extenso ensayo enfatiza la existencia de dos conceptos diametralmente opuestos subyacentes a los términos “sostenibilidad” y “orden mundial” que están actualmente en juego.

 

 

Por Matthew Ehret

El 4 de febrero de 2022, los presidentes Xi Jinping y Vladimir Putin dieron a conocer una “Declaración conjunta sobre las relaciones internacionales que entran en una nueva era y el desarrollo sostenible global” de 5.000 palabras.

Las palabras “desarrollo sostenible” unidas a “relaciones internacionales” han provocado, obviamente, que más de unos cuantos ciudadanos preocupados de las naciones occidentales jadearan temiendo que estas dos potencias euroasiáticas que aparentemente están en conflicto con los sectarios de la muerte unipolares que manejan la jaula de la OTAN, sean en realidad, simplemente, una oposición controlada.

“Desarrollo sostenible” es, después de todo, el término acuñado por Maurice Strong y otros fanáticos misántropos para promover una política de despoblación, bajo la rúbrica de “descarbonización” de la civilización industrial.

Para muchas personas que han sido condicionadas por hábitos nominalistas de pensamiento, escuchar a figuras como Vladimir Putin y Xi Jinping usando las mismas palabras que los principales sacerdotes del orden liberal basado en reglas es prueba suficiente para saltar al juicio de que todos ellos están trabajando juntos y que toda la resistencia multipolar al culto globalista es sólo una ilusión.

Pero como señalé en mi reciente artículo “Comunismo, capitalismo y feudalismo: cómo el nominalismo nos vuelve tontos”, dos personas pueden utilizar la misma palabra con dos significados muy diferentes asociados a la palabra común.

Me he dado cuenta de que una de las herramientas más eficaces para convertir a las personas en borregos fácilmente maleables es a través de algo llamado “nominalismo”. El nominalismo puede considerarse como una “regla de razonamiento” que rige las vías que utiliza nuestra mente cuando pasamos de la ignorancia a la comprensión sobre cualquier tema imaginable. En esencia, esta escuela de pensamiento presume que…

Lo que es más importante que asociar patrones y definiciones a palabras etiquetadas sobre procesos es comprender que los propios procesos adquieren su valor y esencia por las intenciones, diseños y propósitos de las mentes de quienes los ponen en marcha y no por un conjunto de definiciones fijas.

El fuego en manos de un pirómano sociópata es un arma temible, mientras que en manos de un ser humano normal es un gran recurso.

En el siguiente ensayo, haremos lo que pocos analistas de píldora negra se molestan en hacer… exploraremos con cierta extensión QUÉ ES EXACTAMENTE lo que China y sus aliados están haciendo en la realidad física.

Revisaremos los factores físicos, económicos, científicos, culturales y cognitivos de las trayectorias pasadas, presentes y futuras de Eurasia en comparación con los Estados occidentales, y buscaremos cualquier prueba que apoye o rechace la tesis de que China, Rusia, India y sus aliados están confabulados con los cultistas de la muerte supranacionales que dirigen Davos.

No se sorprenda si, en el transcurso de este ejercicio, descubre que no hay uno, sino dos conceptos diametralmente opuestos subyacentes al término “sostenibilidad” y “orden mundial” actualmente en juego.

 

El sabotaje de un gobierno mundial verde en 2009

Antes de empezar, cabe recordar que China e India desempeñaron un papel decisivo en el sabotaje de la agenda de la COP14 de diciembre de 2009 en Copenhague, que había prometido establecer recortes de objetivos de emisiones legalmente vinculantes para guiar la descarbonización (y desindustrialización) de gran parte de la sociedad. En medio de una supuesta pandemia y un colapso económico, líderes títeres como Sarkozy, Merkel y Obama defendieron una nueva era de gobernanza mundial verde y prometieron consolidar un tratado jurídicamente vinculante para imponer la descarbonización a las naciones del globo. Pero no fue así.

¿Por qué no?

El diario londinense The Guardian informó en 2009 de que “Copenhague fue un desastre”. En eso estamos de acuerdo. Pero la verdad sobre lo que realmente ocurrió corre el peligro de perderse en medio de los giros y las inevitables recriminaciones mutuas. La verdad es la siguiente: China arruinó las conversaciones, humilló intencionadamente a Barack Obama e insistió en un “acuerdo” horrible para que los líderes occidentales se marcharan cargando con la culpa”.

The London Guardian continuó:

“Para aquellos que culpan a Obama y a los países ricos en general, sepan esto: fue el representante de China quien insistió en que los objetivos de los países industrializados, previamente acordados como una reducción del 80% para 2050, se eliminaran del acuerdo. ¿Por qué ni siquiera podemos mencionar nuestros propios objetivos?”, exigió furiosa Angela Merkel. El primer ministro australiano, Kevin Rudd, se enfadó lo suficiente como para golpear su micrófono… El delegado chino dijo que no, y yo vi, atónito, cómo Merkel levantaba las manos desesperada y cedía… China, respaldada en ocasiones por India, procedió a eliminar todas las cifras importantes. Se eliminó el año 2020, en el que las emisiones mundiales alcanzarían su punto máximo, esencial para contener las temperaturas a 2 ºC, y se sustituyó por un lenguaje vago que sugería que las emisiones deberían alcanzar su punto máximo “lo antes posible””.

Al parecer, China y la India, junto con gobiernos africanos como el de Sudán (que aún no había sido descuartizado bajo la atenta mirada de la becaria de Rhodes Susan Rice) no deseaban sacrificar su industria y su soberanía nacional en el altar de modelos y tecnócratas del cambio climático que apenas unas semanas antes habían sido expuestos públicamente como fraudes por investigadores de la Universidad de East Anglia durante el bochornoso escándalo del Climategate.

Aunque China e India deberían ser celebradas por haber saboteado este esfuerzo (y los posteriores esfuerzos por imponer tratados jurídicamente vinculantes en 2021 o 2022), muy pocas personas han sido capaces de retener este drama en su memoria, y menos aún se dan cuenta de cómo esta lucha por la soberanía estaba ligada a 1) el derecho de todas las naciones a desarrollarse sin dedicarse a sacrificar a su pueblo, 2) el apoyo al derecho de las naciones soberanas a suplantar los edictos de las instituciones globalistas y 3) el rechazo al guión del Nuevo Orden Mundial esbozado por personas como Bush padre, Kissinger y Biden en 1992[1].

 

Imponer límites al crecimiento a la humanidad: El descarrilamiento de la economía nuclear y espacial

Bajo la lógica postindustrial de los agentes de la Comisión Trilateral que tomaron las riendas del gobierno en la década de 1970, se desencadenó un programa de espectro completo que destrozó el espíritu de progreso que antaño animaba una vibrante cultura occidental. El impulso creativo hacia nuevos avances en fisión nuclear y energía de fusión, tecnología espacial y ayuda a los antiguos pueblos coloniales en sus aspiraciones de progreso industrial fue sistemáticamente saboteado a medida que una nueva lógica de gestión de la escasez, reducción de la población y gobernanza global se convertía en la máxima prioridad de toda la política exterior e interior estadounidense.

Con la cancelación de las misiones Apolo en 1973 se destruyó la financiación de los avances científicos espaciales.

Mientras que antes los métodos de “ciencia de choque” de la NASA impulsaban toda la economía hacia estallidos no lineales de crecimiento a través de campos en expansión de nuevos descubrimientos que afectaban a todos los aspectos de la vida[2], la financiación se desplomó por diseño, pasando del 4% del PIB/año en 1965 a menos del 1% en 1975 [ver gráfico].

 

gráfico

 

Al igual que los límites al crecimiento se impusieron a la búsqueda de la humanidad para convertirse en una especie impulsada por el espacio a macroescala, los avances en energía atómica también fueron saboteados con la cancelación de cientos de nuevas construcciones de reactores a finales de la década de 1970, mientras que la investigación y el desarrollo de reactores de nueva generación, la propulsión nuclear para la exploración del espacio profundo, la energía de fusión y el cierre del ciclo nuclear utilizando reactores reproductores rápidos fueron cancelados bajo la presidencia de Carter.

La financiación de la fusión se recortó tanto durante este periodo que los científicos se vieron privados de los medios para construir prototipos que pusieran a prueba sus ideas, lo que dio lugar a una profunda desmoralización y al “tópico” idiota de que la energía de fusión comercial “siempre estaría a 30 años vista”.

 

gráfico

 

La industria pesada se subcontrató bajo una nueva lógica de “mano de obra barata” y las naciones occidentales, antes económicamente independientes, se hicieron cada vez más dependientes de los talleres clandestinos, el trabajo infantil y las crecientes tasas de deudas impagables.

Henry Kissinger movió todos los hilos para asegurarse de que el mundo siguiera siendo adicto a los hidrocarburos, que se convirtieron en la base sobre la que se desencadenaría una nueva era de guerra asimétrica y terrorismo económico bajo el disfraz del petrodólar.

Los únicos grupos que se beneficiaron fueron los “interesados” que se pavoneaban por Bilderberger o Davos y que deseaban transformar economías que antes eran viables en bombas de relojería especulativas y huecas cuya detonación décadas más tarde garantizaría una conmoción traumática del zeitgeist suficiente para marcar el comienzo de un nuevo orden mundial posterior a los Estados-nación.

Como vimos en la segunda parte de esta serie, esta fue la trampa que Kissinger, Soros y la Comisión Trilateral impusieron a Rusia y China, durante la década de 1980 y a la que China comenzó a resistirse en serio en 1989.

 

Resistir a Malthus y defender la economía de sistema abierto

Empecemos ahora a ver lo que China y otras naciones de la Alianza Multipolar están haciendo realmente para invertir esta tendencia hacia la decadencia y la escasez artificial bajo su particular redefinición de la “sostenibilidad”.

A diferencia de los casos perdidos posmodernos de Occidente, las naciones euroasiáticas no están basando todas sus estrategias de desarrollo en molinos de viento y paneles solares (aunque China también se ha convertido en líder en el desarrollo de estas cosas)[3].

En cambio, lo que encontramos son programas competentes para la energía hidroeléctrica, el petróleo, el carbón, el gas natural, la energía de hidrógeno y, lo que es más importante, la energía nuclear de nueva generación (con trabajos pioneros sobre el torio en sales fundidas, así como la energía de fusión en curso).

 

El papel estratégico de la energía nuclear

En diciembre de 2021, China se convirtió en la primera nación en completar un reactor de gas de lecho de guijarros de alta temperatura de cuarta generación en la provincia de Shandong, con más del 93% del material y toda la tecnología central de origen nacional.

Mientras que Estados Unidos depende de la energía nuclear para casi el 20% de su base eléctrica, TODA esta capacidad se construyó durante los años 1960-1970. Debido a la toma del poder por parte de una clase tecnocrática neomalthusiana bajo los presidentes Nixon, Ford y Carter, no se permitió ni una sola nueva construcción entre 1977 y 2013, ya que EE.UU. (y Canadá) se vieron obligados a una moratoria nuclear. El siguiente gráfico de la IER muestra los efectos directos de la absorción maltusiana y la imposición de un sistema de escasez artificial en los EE.UU., antes favorables al crecimiento industrial.

 

gráfico

 

James Schlesinger fue un importante ideólogo de la Comisión Trilateral que saltaría de la dirección de la CIA (1973) al Departamento de Defensa (1973-76) para dirigir el Departamento de Energía (1977-79) donde supervisó la cancelación de casi todos los proyectos nucleares previstos para la década de 1980. La razón por la que este individuo en particular fue seleccionado para llevar a cabo su misión puede verse en su libro de 1960 “La Economía Política de la Seguridad Nacional” donde esbozaba su concepto de la economía y el futuro necesario del mundo diciendo:

“La economía es la ciencia de la elección en un mundo de recursos limitados…. Hemos ido por el mundo difundiendo el ‘evangelio de la abundancia’ elevando el nivel de expectativas… [pero] en la naturaleza de las cosas, estas expectativas crecientes nunca pueden satisfacerse…. En nuestra política estratégica debemos volver a los días anteriores a la Revolución Industrial … [y] prepararnos para librar guerras limitadas”.

 

El espíritu afín canadiense de Schlesinger: Maurice Strong

En Canadá, el archi-malthusiano, agente de Rockefeller y padrino del Gran Reajuste Maurice Strong había respaldado una moratoria nuclear al tiempo que ejercía de jefe de Petro Canadá entre 1976 y 1978.

En una entrevista concedida en 1990 a la revista West Magazine, Strong describió un libro de ficción que quería escribir. Este libro tendría lugar en medio de las reuniones de una élite global en la que un grupo de elitistas ilustrados conspiraría para colapsar la civilización industrial para salvar la naturaleza. Strong dijo:

“¿Qué pasaría si un pequeño grupo de líderes mundiales llegara a la conclusión de que el principal riesgo para la Tierra procede de las acciones de los países ricos? Y si el mundo quiere sobrevivir, esos países ricos tendrían que firmar un acuerdo para reducir su impacto sobre el medio ambiente. ¿Lo harán? La conclusión del grupo es “no”. Los países ricos no lo harán. No cambiarán. Así que, para salvar el planeta, el grupo decide: ¿No es la única esperanza para el planeta que las civilizaciones industrializadas colapsen? ¿No es nuestra responsabilidad conseguirlo?”.

 

gráfico

 

La Cumbre de Río de 1992, supervisada por Maurice Strong, había establecido una nueva era en la consolidación de las ONG y las empresas bajo la agenda “verde”. Esta doctrina se formalizó con la Agenda 21 (posteriormente rebautizada Agenda 2030) y la Carta de la Tierra, de la que fueron coautores el ex primer ministro soviético Mijaíl Gorbachov y Strong entre 1996 y 2000. El Comité Internacional de Redacción de la Carta de la Tierra estaba presidido nada menos que por el multimillonario transhumanista Steven Rockefeller.

Mijaíl Gorbachov había desempeñado su papel maravillosamente para sus manipuladores, y bajo sus reformas liberalizadoras, las armadas de las Fundaciones Open Society de George Soros y otros grupos de fachada de la CIA hicieron su agosto tomando el control de todo lo que se movía en el antiguo espacio soviético[4].

 

gráfico

 

Después de la conferencia de RIO, Strong pasó a su siguiente misión al frente del sector de la energía nuclear de Canadá como jefe de Ontario Hydro de 1992 a 1995, donde el viejo maltusiano entró en guerra con toda la industria nuclear canadiense utilizando todos los trucos sucios para cancelar las renovaciones, los diseños de nuevas construcciones y toda la financiación en investigación y desarrollo en favor de vías energéticas “sostenibles”.

Aunque parte del daño de Strong se deshizo tras su marcha, las heridas eran profundas y Canadá aún no se ha curado a día de hoy, habiendo sido testigo de una decadencia constante de su otrora vibrante industria nuclear y de la destrucción total de sus esfuerzos en materia de energía de fusión.

 

Paradigmas energéticos de EE.UU. y China

En EE.UU., la producción nacional de energía no sólo se ha estancado, sino que ha descendido de 26.545 Terrawatios hora (TWh) en 2000 a 25.825 TWh en 2021, con una caída cada vez mayor prevista para las próximas décadas por las mismas fuerzas que 1) sabotearon las políticas energéticas avanzadas de EE.UU. en las últimas décadas y 2) desean inducir la escasez de energía en una población asustada para justificar una reducción de la humanidad a “niveles sostenibles”.

En cambio, China ha utilizado este mismo intervalo de 21 años de forma muy diferente, aumentando su consumo anual de energía de 12.470 TWh en 2000 a 43.791 TWh en 2021.

Los efectos sobre la calidad de vida, la potencia laboral per cápita, la seguridad energética, la producción de alimentos y las oportunidades educativas han aumentado drásticamente. El límite de un hijo (impuesto por Kissinger y el Club de Roma hace 40 años) ha sido abolido y la longevidad media, que antes lideraba Estados Unidos, ha sido superada por China, que ha elevado la esperanza media de vida de 44 años en 1963 a 77. 5 años en la actualidad, en claro contraste con Estados Unidos, cuya esperanza media de vida ha caído a sólo 76,1 años en septiembre de 2022. La paridad del poder adquisitivo de China también ha superado a la de EE.UU. en los últimos años [véase el gráfico siguiente].

 

gráfico

 

El espectacular aumento de una clase media que sólo representaba el 3% de la población china en 2000 para convertirse en el 54% en la actualidad son sólo algunos de los efectos de esta política energética global. Se constata que cada uno de estos factores se ha reducido intencionadamente en el Occidente transatlántico en el transcurso del mismo periodo. Si tomamos el periodo de 32 años entre la expulsión de George Soros de China en 1989 hasta el presente, encontramos un aumento de diez veces de los ingresos y la productividad laboral además de un aumento de trece veces del PIB.

 

gráfico

 

Pie de foto: PIB EEUU-China de 1981 a 2022. Y previsión para 2023 (basada en Banco Mundial/FMI)- Gráfico realizado por SL Kanthan para Trends in Geopolitics

Aunque la energía nuclear es costosa y se tarda varios años en terminar una central media de entre 1 y 4 gigavatios, lo cierto es que es la forma de energía más eficiente que ocupa fracciones de terreno (en comparación con los parques solares o eólicos), y funciona al 90% de su capacidad incluso cuando no hay viento ni sol. En cambio, los parques solares y eólicos funcionan a una media del 25-35% respectivamente en los días más ventosos o soleados. A pesar de este vergonzoso rendimiento, cuando el viento no sopla, esos aerogeneradores pueden caer a menos del 2% de su capacidad (como ocurrió recientemente en el Reino Unido), lo que provoca una explosión del precio de la energía y apagones.

 

 

China, por el contrario, no se ha bebido el refresco del Nuevo Trato Verde, sino que piensa en la energía en términos cualitativos, razón por la cual el gobierno chino ha hecho de la energía nuclear una de las principales prioridades de su próxima estrategia energética a 15 años.

El 2 de noviembre de 2021, Bloomberg informó de que “China planea al menos 150 nuevos reactores en los próximos 15 años. Más de los que el resto del mundo ha construido en los últimos 35”.

India, por su parte, tiene 23 reactores en funcionamiento y añadirá 12 más de aquí a 2024. Entre esos nuevos diseños construidos y operativos en la India se encuentran los reactores reproductores rápidos importados de Rusia, que abren la puerta al uso por parte de la India del abundante torio-233 que se encuentra bajo el suelo indio y que se utilizará como parte de los nuevos diseños nucleares de tres pasos de la India. Entre 2012 y 2021, Rusia construyó 19 nuevos reactores, 15 de ellos en antiguas naciones coloniales en el extranjero.

 

gráfico

 

Otras naciones que colaboran con la alianza multipolar también han visto nacer un renacimiento nuclear. Entre las naciones que están dando el salto al desarrollo de la energía nuclear se encuentran los EAU, Arabia Saudí, Indonesia, Egipto y docenas de naciones africanas cuyos dirigentes han firmado acuerdos con Rusia para construir centrales nucleares.

Aunque EE.UU. sigue por delante de China en el consumo de energía per cápita, con una media de 76.634 kilovatios hora por persona y año (frente a los 30.711 kWh de China), el panorama es muy distinto si nos centramos en cada país no en su estado cristalizado, sino en un proceso de cambio. Aquí se observa un marcado contraste al comparar las dos naciones.

 

gráfico

 

En el caso de Estados Unidos, la energía per cápita ha caído por debajo de los niveles de 1971 (que eran de 91.613 kWh per cápita según Our World in Data), mientras que el consumo de energía per cápita de China en 1971 fue de unos míseros 3.320 kWh. Se trata de un aumento de casi el 1000%, lo que dice mucho si se tiene en cuenta que los dirigentes chinos se han comprometido a triplicar esos niveles de aquí a 2030.

 

Abundancia y escasez de agua: China frente a Occidente

Uno de los componentes más ignorados del paradigma chino de suma cero es un megaproyecto de 76.000 millones de dólares llamado “Proyecto Mover el Agua del Sur hacia el Norte”.

Iniciado en 2001, este proyecto de desvío de agua de 64.000 millones de dólares es el mayor programa de este tipo jamás concebido en la historia de la humanidad. Con el fin de llevar el agua que tanto se necesita desde las cabeceras del río Yangtsé del sur, propensas a las inundaciones y con baja densidad de población, a las zonas industriales altamente pobladas del norte, propensas a la sequía, los ingenieros se han embarcado en un proyecto que pretende llevar 44.800 millones de metros cúbicos (1,5 billones de pies cúbicos) de agua al año desde el sur a la cuenca del norte y del río Amarillo.

Aquí puede verse un resumen de CGTN sobre el megaproyecto:

 

 

Dividida en tres rutas, la primera en empezar a construirse fue la mejora de la Ruta Oriental del Gran Canal, que traerá 12.600 millones de metros cúbicos/año de agua del Yangtsé a través de enormes túneles para evitar la evaporación a lo largo de 760 millas hasta Tianjin. Este trayecto llevará el agua a través de 23 estaciones de bombeo y proporcionará 45,4 MW de energía a lo largo del camino. Esta ruta se completó en 2013.

La siguiente ruta, que se construyó entre 2004 y 2014, es la Ruta Central, que desvía 9.500 millones de metros cúbicos/año de agua sobrante desde el embalse de Danjiangkou, en el río Han, hasta Pekín, a 765 millas de distancia. Este inmenso esfuerzo incluye la construcción de dos túneles que trasladan esta agua 65 metros por debajo del río Amarillo en su viaje hacia el norte.

Por último, la tercera ruta occidental no estará terminada hasta 2050 y llevará el agua del Yangtsé y sus afluentes al río Amarillo pasando por las mesetas tibetanas.

Aunque los detractores de estos proyectos se centran únicamente en las 330.000 personas desplazadas a causa de los mismos, es innegable que el control de las inundaciones, el aumento del riego y la disponibilidad de agua para la actividad urbana e industrial salvarán innumerables vidas en los próximos siglos.

Este paradigma de desarrollo y conservación del agua debe tenerse muy presente al contrastar la filosofía china de la “sostenibilidad” con la dominante entre los tecnócratas que gestionan un orden mundial despoblado en Occidente.

Sirva de contraste el caso de California, donde años de sequía y falta de desarrollo de infraestructuras hídricas han provocado una de las mayores crisis alimentarias de la historia de Estados Unidos (incluso antes de que se utilizara el COVID para justificar la destrucción de las cadenas de suministro).

Donde grandes proyectos como la Alianza Norteamericana para el Agua y la Energía animaron en su día lo mejor de la construcción nacional occidental, el asesinato de JFK y RFK puso fin a este paradigma hace más de 50 años dando lugar a varias generaciones de políticos californianos que han antepuesto “salvar los ecosistemas del desierto” a salvar a las personas. La siguiente presentación se hizo ante un público ruso para mostrar la historia del sabotaje de la estrategia global de JFK sobre el agua continental:

 

 

No sólo no se han construido nuevas presas hidroeléctricas desde principios de la década de 1980 en Norteamérica, sino que las actuales políticas energéticas de California se han centrado en invertir 500 millones de dólares en destruir cuatro presas para “liberar los ríos y restaurar los desiertos naturales”, al tiempo que se priva a los agricultores y residentes humanos vivos de reservas vitales de agua y energía.

El decrecimiento y la despoblación de California dominan el pensamiento de la clase tecnócrata y de los yuppies urbanos de Occidente sin ninguna consideración por el sufrimiento causado en el camino.

China, por su parte, ha construido cuatro de las diez mayores presas hidroeléctricas del mundo en los últimos 25 años y, el 14 de junio de 2022, Power China dio a conocer sus planes de construir 200 nuevas centrales hidroeléctricas de bombeo que generarán 270 GW de energía de aquí a 2025.

Mientras que los verdes de Occidente han sido entrenados para pensar sólo en deconstruir la civilización industrial para salvar los desiertos (o destruir la tierra cultivable extendiendo paneles solares sobre millones de hectáreas, aumentando así tanto el calor como los desiertos sin vida en la Tierra), el concepto de “verde” en Eurasia implica traer vida a los desiertos.

El reciente descubrimiento sorpresa de la NASA de que la biomasa mundial ha aumentado más de un 5% debido en gran medida a la actividad económica de India y China demuestra que el aparente conflicto entre las aspiraciones de crecimiento de la humanidad y la salud de los ecosistemas es una quimera. El hecho obvio de que el dióxido de carbono también es considerado por todos los seres vivos clorofílicos como un alimento delicioso no debería perderse en la carrera por demonizar el CO2.

 

Los datos del Observatorio de la Tierra de la NASA demostraron que el enorme aumento de la biomasa mundial está impulsado principalmente por los proyectos de agua y desarrollo a gran escala liderados por China e India

 

La nueva Ruta de la Seda vs Reconstruir mejor

El Corredor Norte: Actualmente es el más desarrollado y utilizado de los tres corredores que componen la Iniciativa de la Franja y la Ruta (también conocida como Nueva Ruta de la Seda), valorada en 4 billones de dólares, y consiste en ferrocarriles y oleoductos que van de China a Kazajstán, Rusia y Europa. A algunos geopolíticos atlantistas les gustaría que se cerrara este corredor para aislar aún más al “nuevo enemigo” Rusia de las rutas de transporte y comercio.

El corredor meridional: Menos desarrollado pero aún importante, este corredor implica la construcción de conexiones ferroviarias continuas desde China hasta Pakistán, Afganistán, Irán, Irak, Siria, Líbano y, potencialmente, Turquía, antes de llegar a Europa a través de puertos en Líbano y Siria, y mediante conexiones terrestres en Turquía.

Esta ruta tiene el potencial de promover la paz y la reconstrucción sostenibles en las naciones de Asia Occidental, y posiblemente podría ampliarse para integrar e industrializar los Estados del Golfo Pérsico mediante proyectos ferroviarios de alta velocidad a gran escala, como el ferrocarril de alta velocidad Golfo Pérsico-Mar Rojo, de 2000 km, y acelerar las perspectivas de desarrollo en el estratégico Cuerno de África.

El Corredor Medio: La más complicada pero no por ello menos esencial de estas arterias es la Ruta Transcaspiana de Transporte Internacional (TITR), apodada “el Corredor Medio” y que contempla el tránsito multimodal ferroviario y marítimo de mercancías de China a Europa a través de Kirguistán, Turkmenistán, Azerbaiyán, Armenia, Georgia y Turquía.

 

gráfico

 

Aunque esta vía supone la distancia más corta, surgen complicaciones y costes adicionales con el complejo proceso de transición de las rutas terrestres a las marítimas a través de los puertos del mar Caspio.

En los últimos meses, las naciones situadas a lo largo del Corredor Medio han trabajado para armonizar sus intereses y coordinar sus esfuerzos para explotar, procesar y transportar los recursos energéticos del Mar Caspio (que contiene las cuartas mayores reservas de gas natural del mundo).

El 30 de marzo de 2022, Turquía, Azerbaiyán, Kazajstán y Georgia firmaron un acuerdo cuadrilateral para avanzar en la construcción del sistema ferroviario Bakú-Tbilisi-Kars, el gasoducto Bakú-Tbilisi-Ceyhan y el gasoducto nacional transanatolio (TANAP), que ya está en funcionamiento. El TANAP forma parte del Corredor Meridional de Gas, en el que participan siete países y que consta de 3.500 km de gasoductos por valor de 35.000 millones de dólares.

 

La importancia del INSTC

Además de los tres principales corredores este-oeste que conectan China con Occidente, el tan esperado Corredor Internacional de Transporte Norte-Sur Rusia-Azerbaiyán-Armenia-Irán-India (INSTC) también ha experimentado un crecimiento significativo en los últimos años, con una extensión oriental adicional que ahora se extiende desde Rusia hasta Kazajstán, Turkmenistán, Kirguistán, Irán e India.

 

gráfico

 

Pie de foto: El Corredor Internacional de Transporte Norte-Sur se traza desde el norte de Rusia hasta la India, con docenas de corredores secundarios, oleoductos, ferrocarriles y zonas industriales a lo largo del camino, que se sincroniza con la Nueva Ruta de la Seda, típicamente este-oeste.

Una vez que las mercancías procedentes de Rusia llegan a Irán a través de los ramales occidental u oriental del INSTC, pueden entregarse a los mercados de India, el sur de Asia y África oriental a través de los puertos de Chabahar y Bandar Abbas, en el océano Índico.

En contra de lo que afirman algunos analistas afiliados al Atlantic Council, los corredores este-oeste de la BRI y el INSTC norte-sur son altamente sinérgicos y están unidos en una gran perspectiva estratégica para un amplio crecimiento e integración euroasiáticos en un orden mundial posterior al juego de suma cero.

Los efectos de estas categorías de programas implican 1) empoderar a las naciones soberanas en oposición a los bancos centrales privatizados, 2) elevar a las personas a mejores niveles de vida con mayor inteligencia, 3) aumentar la abundancia en lugar de la escasez, 4) inducir la cooperación pacífica en lugar de los programas de dividir para conquistar utilizados por los imperios desde tiempos inmemoriales.

 

El doble unipolar del BRI verde

En contraste con este sistema operativo multipolar más saludable, se introdujo un concepto patético llamado “Reconstruir mejor”. El término, repetido a menudo, se definió de forma ambigua, pero fue adoptado por los líderes tecnócratas de los Estados atlantistas, como el estadounidense Joe Biden, el canadiense Justin Trudeau, el británico Boris Johnson y la europea Ursula von der Leyen. El concepto se rebautizó posteriormente como “Build Back Better for the World” (B3W).

A pesar de su imagen cálida y difusa, el Global Green New Deal y B3W no lograron imponerse debido a la falta de planes de acción concretos o de detalles sobre cómo financiar y demostrar la viabilidad de la gran visión.

En marzo de 2021, Biden y Boris Johnson dieron a conocer un nuevo programa denominado “Iniciativa del Cinturón Verde”, que describieron como una respuesta a la Iniciativa del Cinturón y la Ruta de China. Cuando se les pidió detalles sobre cómo financiar los 3 billones de dólares en inversiones necesarias para hacer la “transición verde” a un mundo dependiente de paneles solares y molinos de viento, no se proporcionaron detalles concretos.

Una vez más, el concepto estaba poco definido, pero la imagen que se presentó fue la de una revolución verde que se espera que marque el comienzo de una nueva era de “infraestructuras limpias y sin emisiones de carbono” dirigidas por utópicos ordenistas del occidente transatlántico basados en normas.

En el marco de la marca B3W, el “Global Green New Deal” se celebró a menudo como un concepto cálido y difuso que el ex gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, anunció como un renacimiento de 130 billones de dólares en una era post hidrocarburos.

En septiembre de 2021, Ursula von der Leyen, de la UE, anunció la “Pasarela Verde Global” como respuesta europea a la BRI. Sin embargo, esta iniciativa recibió críticas por ignorar a los cientos de miles de ingenieros formados por China en África durante la última década y por proyectar sobre China las históricas prácticas depredadoras de Europa en materia de préstamos.

Von der Leyen declaró: “Queremos crear vínculos y no dependencias… No tiene sentido que Europa construya carreteras entre una mina de cobre de propiedad china y un puerto de propiedad china”.

A pesar de ello, el Global Green Gateway no llegó a proponer un mecanismo de préstamo viable ni personal, y pronto se desvaneció, de forma similar a los anteriores Build Back Better y Global Green New Deals.

El 26 de junio de 2022, la situación mundial había cambiado drásticamente, pues la intervención militar rusa en Ucrania llevaba ya cuatro meses y la erección de un nuevo Telón de Acero que intentaba aislar a Europa tanto de Rusia como de China estaba en pleno apogeo. A pesar de estos acontecimientos, la demanda de las naciones para acceder a energía y alimentos asequibles y fiables había aumentado más que nunca.

En respuesta, la Casa Blanca lanzó su nuevo cambio de marca del B3W en forma de un programa liderado por el G7 ahora titulado “La Asociación para la Infraestructura e Inversión Global”.

Este programa prometió $600 mil millones durante cinco años a las naciones receptoras en África, el suroeste de Asia, América Latina, el este de Asia y Europa del Este para construir infraestructura digital, telecomunicaciones, energía verde e infraestructura blanda con un enfoque en la equidad de género.

El objetivo de este programa era proporcionar a las naciones pobres una alternativa a las supuestas ambiciones crediticias depredadoras de China. Sin embargo, pocas de las naciones a las que se les ofreció esta “balsa salvavidas” han mostrado mucho interés hasta ahora.

 

Dinámica internacional: choque entre sistemas abiertos y cerrados

La Iniciativa de la Franja y la Ruta ya se ha ganado gran parte de África, ya que el ferrocarril, los puertos y otras infraestructuras conectadas por la BRI brindan un soplo de aire fresco a las naciones que durante mucho tiempo han sido rehenes de las condiciones del FMI y el Banco Mundial. Pakistán y gran parte del suroeste de Asia también están cada vez más a bordo del BRI a través del creciente Corredor Económico China-Pakistán. Veinte estados árabes consolidaron proyectos de infraestructura BRI masivos en los últimos tres años con Irán finalizando un acuerdo de $ 400 mil millones con China en julio de 2021, e incluso estados títeres controlados por Occidente como Turquía y Arabia Saudita se dieron cuenta de su falta de futuro dentro del colapso del orden unipolar aprovechando la oportunidad. para unirse a la Nueva Ruta de la Seda.

Además, gran parte de América Latina también se ha unido con cientos de miles de millones de dólares en proyectos de infraestructura con China con participaciones de control en más de 40 puertos estratégicos en toda América Latina.

Aunque a menudo se acusa a China de robo intelectual, la realidad es que ha comenzado a superar claramente a las naciones occidentales y se ha convertido en pionera en todos los niveles de la ciencia y la tecnología. China ahora registra más patentes que EE. UU., se ha convertido en el líder de vanguardia de la ingeniería ferroviaria de alta velocidad con más de 30 000 km (EE. UU. tiene menos de 200 km y Canadá tiene cero),

 

El crecimiento de la red ferroviaria de alta velocidad de China es hiperbólico, ya que no existía en 2001 y había crecido a 30 000 km al momento de escribir este artículo.

El crecimiento de la red ferroviaria de alta velocidad de China es hiperbólico, ya que no existía en 2001 y había crecido a 30 000 km al momento de escribir este artículo.

 

China ha establecido récords en la construcción de puentes, la construcción de túneles, así como en la gestión del agua, la computación cuántica, la inteligencia artificial, las telecomunicaciones avanzadas e incluso la ciencia espacial, convirtiéndose en la primera nación en aterrizar en el lado oculto de la luna con la intención de extraer helio-3. y desarrollar bases permanentes en la Luna junto a Rusia en la próxima década.

La unificación del programa espacial de China, el desarrollo lunar y la agenda de Marte que están integrados con Rusia no están ligados por casualidad al compromiso de China de aprovechar los abundantes recursos de helio-3 de la luna, que son casi inexistentes en la Tierra debido al intenso campo magnético de nuestro planeta.

El periodista científico Jeremy Beck escribió sobre el programa espacial/fusión de China en los siguientes términos:

“El profesor Ouyang Ziyuan, científico jefe del Programa de Exploración Lunar de China (CLEP), ha dicho que la Luna es tan rica en He-3 que esto podría ‘resolver la demanda de energía de la humanidad durante unos 10.000 años como mínimo’. Mientras hablaba de las reservas de hierro y otros metales de la Luna, Ziyuan llamó particularmente la atención sobre el He-3, al que llamó “un combustible ideal para la energía de fusión nuclear, la próxima generación de energía nuclear”. 3 en la Tierra ascienden a solo 15 toneladas, mientras que se necesitarán 100 toneladas de helio-3 cada año si se aplica la tecnología de fusión nuclear para satisfacer las demandas energéticas mundiales. La Luna, en cambio, tiene reservas estimadas entre uno y cinco millones de toneladas”.

 

Algunos pensamientos finales

Si alguno de los hechos elementales anteriores que rodean los proyectos económicos construidos en Eurasia fuera más conocido en el panorama de los medios occidentales, creo que sería mucho más difícil 1) Demonizar a Rusia o China como la causa de nuestros problemas o 2) postular que la alianza multipolar es solo otra oposición controlada fijada en la despoblación comprometida con la esclavitud global.

Como dije al comienzo de este informe, los representantes de cualquiera de las partes pueden usar palabras similares, pero el significado, el diseño, el propósito y la intención que dan forma a la sustancia de estas palabras representan dos visiones muy diferentes para el futuro.

Ahora que hemos observado lo que China, Rusia, India y otros miembros de la alianza multipolar están haciendo, cómo lo están haciendo y por qué, es de esperar que haya quedado más claro que el sistema operativo euroasiático/multipolar es incompatible con la antigua fórmula para la despoblación. , la guerra y la estupidez utilizada por la oligarquía durante miles de años.

Con un sentido de la dinámica económica física que da forma tanto a los sistemas abiertos como a los cerrados en combate sobre los contornos de la próxima era posterior a la globalización, ahora estamos bien ubicados para revisar los conceptos en competencia de regionalización, “uniones aduaneras” y “orden mundial” que han dado forma a todo el barrido de los siglos XIX, XX y principios del XXI.

En el siguiente segmento de ‘Por qué la Alianza Multipolar no quiere matarte’, Cynthia Chung comparará los conceptos de “regionalización” expresados por las trampas tóxicas contra los estados nacionales del TLCAN o la Unión Europea en contraste con las asociaciones afiliadas con la alianza multipolar como la Unión Económica Euroasiática, la Asociación Económica Integral Regional de China, la Nueva Ruta de la Seda, los BRICS, la OCS, la CELAC y la Unión Africana.

 

El tablero de ajedrez geopolítico se vuelve contra el imperio estadounidense

 

 

Notas a pie de página

[1] Despite paying lip service to the Paris Climate Accords, in 2022 China increased coal production by 9%, natural gas production by 6.4%, electricity generation by 2.2% and power consumption by 3.6%. While the post-industrial west is gripped by a top down shut down of fertilizer use and financial support to non-green energy systems under ‘Green New Deals’, China has gone in the opposite direction by increasing agriculture output and farming-associated energy consumption by 10.4% over 2021.

[2] Just some of the non-linear effects of the space program which we take for granted include: GPS, cell phones, medical technologies like ECGs, lasek eye surgery, artificial limbs, new materials processing, microwave technology, 3D printing, aeroponic agriculture, water purifiers, air purifiers, and the internet (to name a few)

[3] Windmill and solar energy are less than useless for supporting heavy industry but are adequate forms of energy for providing basic civilian electrical needs for household appliances. China understands this elementary fact. The “collective west” on the other hand seems to believe that all industries can become dependent on green energy which is scientifically impossible. As demonstrated in Michael Moore’s Planet of the Humans, one cannot create windmills or solar panels (which include vast mining requirements) utilizing wind or solar energy making them the very opposite of “renewable”.

[4] Another paradox which black pilled analysts avoid when advancing their thesis of “Russia and China are a part of the New World Order” is: Why did the Gorbachev-Yeltsin program of unbounded destruction not continue after 2000? Why did so many of those oligarchs who rose to power under the IMF/CIA/Soros 1990s get sent to jail or exiled? And while we’re at it, why were the NED and Soros banned from Russia in 2015?

Contenidos

Por Mente Alternativa El 16 de mayo, Putin se reunió con líderes de la industria de defensa y comandantes militares, según informó Carl Osgood...

Contenidos

Por Mente Alternativa En un informe publicado a finales de febrero por el centro de pensamiento estadounidense RAND Corporation, titulado “Teorías militares estadounidenses sobre...

Contenidos

Por Chris Lewis y Jason Ross Como parte del 14º paquete de sanciones contra Rusia, la Unión Europea va a prohibir otros cuatro medios...

Contenidos

Por Mente Alternativa El intento de asesinato contra el Primer Ministro eslovaco, Robert Fico, tiene implicaciones internacionales, advierte Gretchen Small en una nota publicada...

Archivos

Publicidad siguenos en telegram