Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Ciencia y Tecnología

El Club de Roma y el auge de la mafia de los ‘modelos predictivos’

Necesitamos tu ayuda...
La censura y desmonetización contra medios independientes está haciendo cada vez má difícil nuestro trabajo. Si te parece útil el contenido que publicamos por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica. No te pierdas ninguna actualización, síguenos en Telegram.



Nota del editor: Aunque muchos están familiarizados con la manipulación de los modelos predictivos durante la crisis de COVID-19, una red de poderosos maltusianos ha utilizado las mismas tácticas durante la mayor parte del siglo pasado para vender e imponer su agenda. El Club de Roma es un grupo de reflexión gestionado conjuntamente por la “nobleza negra” europea y la aristocracia británica para promover las ideas pseudocientíficas de la Compañía Británica de las Indias Orientales y de Parson Thomas Malthus, quien propuso que la raza humana produce más personas que los alimentos que produce la Tierra, que la industria que no produce alimentos es improductiva y que el genocidio y otras medidas que faciliten la reducción de la población deberían ser la política central de los gobiernos.

 

 

Por Matthew Ehret

“La mejor manera de predecir el futuro es crearlo” — Abraham Lincoln.

Aunque se ha hecho mucha propaganda para convencer al mundo de que la eugenesia desapareció con la derrota de Hitler en 1945, la realidad, como comenté en mi anterior artículo La venganza de los maltusianos y la ciencia de los límites, está muy lejos de esta fantasía popular.

En ese artículo, repasé los orígenes de la cibernética como una nueva “ciencia del control” creada durante la Segunda Guerra Mundial por un nido de seguidores de Lord Bertrand Russell que tenían una misión en mente. Esta misión consistía en moldear el pensamiento tanto del público como de una nueva clase dirigente que serviría de instrumento para un poder que era incapaz de comprender. (1)

También exploramos la ciencia de los límites que se infundió en la comunidad científica a principios del siglo XX con la imposición de la suposición de que la humanidad, la biosfera e incluso el propio universo eran sistemas cerrados, definidos por la segunda ley de la termodinámica (también conocida como: entropía) y, por tanto, regidos por la tendencia a la decadencia, la muerte por calor y el potencial cada vez menor de cambio creativo. El campo de la cibernética también se convertiría en el instrumento utilizado para hacer avanzar un nuevo movimiento eugenésico global que más tarde daría lugar al transhumanismo, una ideología que hoy se encuentra en el corazón de la 4ª revolución industrial, así como del “Gran Reset”.

En este artículo, evaluaremos cómo se produjo este juego de manos y cómo las mentes de la población y de la clase gobernante por igual han sido inducidas a participar en nuestra propia aniquilación. Es de esperar que, en el curso de este ejercicio, apreciemos mejor qué modos de pensar pueden aún revivir para asegurar un futuro mejor y más acorde con una especie de dignidad.

 

El juego de manos de Neil Ferguson

En mayo de 2020, Neil Ferguson, del Imperial College, se vio obligado a dimitir de su puesto como jefe del Grupo de Asesoramiento Científico para Emergencias (SAGE) del Reino Unido. La razón pública aducida fue las escapadas sexuales de Neil con una mujer casada durante un cierre draconiano en el Reino Unido en plena primera ola de histeria. Neil también debería haber sido destituido de todos sus cargos en la ONU, la OMS y el Imperial College (la mayoría de los cuales sigue ocupando) y probablemente encarcelado por su papel en la comisión de un fraude a sabiendas durante dos décadas.

Después de todo, Neil no sólo fue personalmente responsable de los cierres que se impusieron a la población del Reino Unido, Canadá, gran parte de Europa y Estados Unidos2, sino que, como el modelador matemático más célebre del mundo, había sido el innovador de los modelos utilizados para justificar la gestión de la crisis y la previsión de la pandemia desde al menos diciembre de 2000.

Fue entonces cuando Neil se incorporó al Imperial College tras pasar años en Oxford. Pronto se encontró asesorando al gobierno del Reino Unido sobre el nuevo brote de “fiebre aftosa” de 2001.

Neil se puso a trabajar en la elaboración de modelos estadísticos que extrapolaban líneas de tendencia lineales hacia el futuro y llegó a la conclusión de que más de 150.000 personas morirían a causa de la enfermedad si no se sacrificaban 11 millones de ovejas y vacas. Las granjas fueron rápidamente diezmadas por decreto gubernamental y Neil fue condecorado con la Orden del Imperio Británico por su servicio a la causa al crear escasez mediante una crisis sanitaria fabricada.

En 2002, Neil utilizó sus modelos matemáticos para predecir que 50.000 personas morirían a causa de la enfermedad de las vacas locas, lo que terminó con un total de sólo 177 muertes.

En 2005, Neil volvió a apuntar al cielo y predijo que 150 millones de personas morirían de gripe aviar. Sus modelos informáticos fallaron en 149.999.718 muertes cuando sólo 282 personas murieron de la enfermedad entre 2003-2008.

En 2009, los modelos de Neil fueron utilizados de nuevo por el gobierno del Reino Unido para predecir 65.000 muertes a causa de la gripe porcina, que acabó matando a unas 457 personas.

A pesar de su historial de vergonzosos fracasos, Neil siguió viendo cómo su estrella ascendía cada vez más a la estratosfera del estrellato científico. Pronto se convirtió en el vicedecano de la Facultad de Medicina del Imperial College y en un experto mundial en enfermedades infecciosas.

En 2019, se le asignó la dirección del Centro de Colaboración para la Modelización de Enfermedades Infecciosas de la Organización Mundial de la Salud, cargo que sigue ocupando en la actualidad. Fue en ese momento cuando sus modelos anticuados se utilizaron para “predecir” 500.000 muertes por COVID en el Reino Unido y dos millones de muertes en los Estados Unidos a menos que se impongan bloqueos totales en poco tiempo. Bajo el fino barniz de la “ciencia”, su palabra se convirtió en ley y gran parte del mundo se puso a corear “dos semanas para aplanar la curva”.

 

Modelo predictivo tomado del documento del 16 de marzo escrito por el Equipo de Respuesta a la COVID-19 del Imperial College de Londres, dirigido por Neil M. Ferguson, "Impact of non-pharmaceutical interventions (NPIs) to reduce COVID-19 mortality and healthcare demand"

Modelo predictivo tomado del documento del 16 de marzo escrito por el Equipo de Respuesta a la COVID-19 del Imperial College de Londres, dirigido por Neil M. Ferguson, “Impact of non-pharmaceutical interventions (NPIs) to reduce COVID-19 mortality and healthcare demand”

 

Cuando se presionó a Neil para que pusiera el código utilizado para generar sus modelos a disposición del público para su escrutinio a finales de 2020 (después de que se descubriera que el código tenía más de 13 años de antigüedad), se negó a ceder, publicando finalmente una versión muy redactada que era prácticamente inútil para el análisis.

Un ingeniero de software de Google con 30 años de experiencia que escribe (bajo un seudónimo) para The Daily Skeptic analizó el código redactado y dijo lo siguiente:

“No es el código que Ferguson ejecutó para producir su famoso Informe 9. Lo que se ha publicado en GitHub es un derivado muy modificado del mismo, después de haber sido actualizado durante más de un mes por un equipo de Microsoft y otros. Esta base de código revisada está dividida en múltiples archivos para su legibilidad y escrita en C++, mientras que el programa original era “un único archivo de 15.000 líneas en el que se había trabajado durante una década” (esto se considera una práctica extremadamente pobre). Hace 8 días se solicitó el código original, pero la solicitud fue ignorada, y probablemente se necesitará algún tipo de coacción legal para que lo publiquen. Está claro que Imperial está demasiado avergonzada por su estado como para liberarlo por su propia voluntad, lo que es inaceptable dado que fue pagado por el contribuyente y le pertenece”.

 

Además de los contribuyentes, la autora debería haber incluido también a Bill Gates, ya que su fundación donó millones de dólares al Imperial College y a Neil directamente en el transcurso de dos décadas, pero la perdonaremos por haberla dejado fuera.

 

 

Métodos de Montecarlo: cómo el universo se convirtió en un casino

El Daily Skeptic fue más allá para golpear el corazón del fraude de Neil cuando clavó la función estocástica subyacente en el corazón de los modelos predictivos de Neil. Ella escribe:

“‘Estocástico’ es sólo una palabra que suena científica para ‘aleatorio’. Eso no es un problema si la aleatoriedad es una pseudoaleatoriedad intencionada, es decir, la aleatoriedad se deriva de una “semilla” inicial que se itera para producir los números aleatorios. Este tipo de aleatoriedad se utiliza a menudo en las técnicas de Monte Carlo. Es segura porque la semilla puede registrarse y producir los mismos números (pseudo)aleatorios a partir de ella en el futuro”.

 

El autor tiene razón al identificar la función de probabilidad estocástica (también conocida como aleatoria) en el corazón de los modelos de Neil, y también señala correctamente la flagrante manipulación de los datos y el código para generar resultados ampliamente irracionales que no tienen ninguna conexión con la realidad. Sin embargo, siendo una programadora de Google que ha sido procesada en un entorno de “teoría de la información”, que presume que la aleatoriedad está en el corazón de toda la realidad, la autora comete un error garrafal al presumir que las técnicas de Monte Carlo serían de alguna manera útiles para hacer predicciones de futuras crisis. Como pronto veremos, las técnicas de Montecarlo son un problema central en todos los aspectos del pensamiento humano y la formulación de políticas.

La propia técnica de Montecarlo debe su nombre al teórico de la información John von Neumann y a su colega Stanlislaw Ulam, que vieron en el lanzamiento fortuito de los dados en las mesas de ruleta de los casinos la clave para analizar literalmente todos los sistemas no lineales existentes, desde la desintegración atómica hasta el comportamiento económico, la neurociencia, la climatología, la biología e incluso las teorías de formación de galaxias. El Casino de Montecarlo, en Marruecos, fue el modelo seleccionado por von Neumann y Ulam para ser utilizado como el plano ideal que se supone que da forma a toda la creación.

Según la página web oficial del Instituto de Investigación Operativa y Ciencias de la Gestión (INFORM), los métodos de Montecarlo no tardaron en ser adoptados por la Corporación RAND y las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos. El sitio de INFORM afirma:

“Aunque no se inventó en la RAND, la poderosa técnica matemática conocida como método de Montecarlo recibió gran parte de su desarrollo inicial en la RAND en el curso de la investigación de una variedad de problemas de la Fuerza Aérea y de armas atómicas. Las principales contribuciones de RAND a Monte Carlo residen en el desarrollo temprano de dos herramientas: la generación de números aleatorios y el desarrollo sistemático de técnicas de reducción de la varianza.”

 

Como ya comenté en mi artículo anterior, la Corporación RAND fue la fuerza impulsora de la adopción de la Cibernética como ciencia de control dentro de los círculos de la política exterior estadounidense durante la Guerra Fría.

La persona encargada de imponer la cibernética y su planificación “sistémica” asociada en la práctica política fue el Lord Presidente de la Secretaría Científica del Imperio Británico, Alexander King -actuando aquí como Director General de Asuntos Científicos de la Organización para la Coordinación y el Desarrollo Económico (OCDE) y asesor de la OTAN. Su papel después de 1968 como cofundador del Club de Roma se discutirá en breve.

Mientras que la venta de escenarios del fin de los tiempos a una población crédula tomó la forma de esos modelos estocásticos financiados por Gates que utilizaban técnicas de Monte Carlo como las desplegadas por Neil Ferguson, la venta de escenarios del fin de los tiempos en forma de calentamiento global también ha utilizado exactamente las mismas técnicas, aunque para un marco temporal ligeramente más largo. Como demostró el Dr. Tim Ball en sus exitosas demandas contra Michael Mann, del IPCC, famoso por el “Palo de Hockey”, esos modelos de calentamiento global del fin de los tiempos también han utilizado fórmulas estocásticas (también conocidas como funciones de aleatoriedad) junto con técnicas de Monte Carlo para generar sistemáticamente curvas de calentamiento irracionalmente altas en todos los modelos climáticos.

 

El modelo de temperatura "palo de hockey" de Michael Mann de 1998, desacreditado varias veces por utilizar técnicas fraudulentas y datos selectivos, pero utilizado por el IPCC hasta el día de hoy. Fuente.

El modelo de temperatura “palo de hockey” de Michael Mann de 1998, desacreditado varias veces por utilizar técnicas fraudulentas y datos selectivos, pero utilizado por el IPCC hasta el día de hoy. Fuente: http://www.geo.umass.edu/faculty/bradley/mann1999.pdf

 

En un artículo de octubre de 2004 en Technology Review, el autor Richard Muller describió cómo dos científicos canadienses demostraron que este fraude subyace en el modelo del palo de hockey de Mann, escribiendo

“Los científicos canadienses Stephen McIntyre y Ross McKitrick han descubierto un fallo matemático fundamental en el programa informático que se utilizó para producir el palo de hockey… Este método de generación de datos aleatorios se denomina análisis de Montecarlo, en honor al famoso casino, y se utiliza ampliamente en el análisis estadístico para probar procedimientos. Cuando McIntyre y McKitrick introdujeron estos datos aleatorios en el procedimiento de Mann, ¡salió una forma de palo de hockey!”

 

No es casualidad que estos mismos modelos estocásticos que utilizan las técnicas de Montecarlo se hayan utilizado también para elaborar modelos económicos que justifiquen la economía de casino plagada de operaciones de alta frecuencia de la era posterior a 1971 de consumismo miope y desregulación. (3)

 

 

El Club de Roma y la problemática mundial

La era de los “modelos predictivos del día del juicio final” adquirió su más poderosa apariencia de “respetabilidad científica” gracias a los esfuerzos de una organización de apariencia inocua llamada El Club de Roma.

El historiador F. William Engdahl escribió sobre los orígenes del Club:

“En 1968, David Rockefeller fundó un grupo de reflexión neomaltusiano, el Club de Roma, junto con Aurelio Peccei y Alexander King. Aurelio Peccei, era un alto directivo de la empresa automovilística Fiat, propiedad de la poderosa familia italiana Agnelli. Gianni Agnelli, de Fiat, era amigo íntimo de David Rockefeller y miembro del Comité Asesor Internacional del Chase Manhattan Bank de Rockefeller. Agnelli y David Rockefeller eran amigos íntimos desde 1957. Agnelli se convirtió en miembro fundador de la Comisión Trilateral de David Rockefeller en 1973. Alexander King, jefe del Programa Científico de la OCDE, fue también consultor de la OTAN”.

 

El Club de Roma, la agenda de despoblación mundial y la farsa del calentamiento global ‘provocado por el hombre’

 

El think tank fue fundado por dos maltusianos confesos llamados Aurelio Peccei y el Director General de Asuntos Científicos de la OCDE, Sir Alexander King, quienes promulgaron un nuevo evangelio al mundo: La era del progreso científico y del crecimiento industrial debe detenerse para que el mundo restablezca sus valores bajo un nuevo paradigma de crecimiento tecnológico cero.

Tanto Peccei como King fueron también defensores de una nueva pseudociencia apodada “Problemática Mundial”, que se desarrolló a principios de la década de 1960 y que puede describirse simplemente como “la ciencia de los problemas globales”. A diferencia de otras ramas de la ciencia, resolver los problemas de la humanidad no era la preocupación de los seguidores de la Problemática. Sus adeptos afirmaban que el futuro podía conocerse analizando primero la infinita gama de “problemas” que la humanidad crea al modificar el medio ambiente.

Para ilustrar un ejemplo: Las personas pensantes desean mitigar los daños causados por las inundaciones en una zona determinada, por lo que construyen una presa. Pero entonces se produce un daño a la biodiversidad de esa región. Un problema.

Otro ejemplo: Las personas pensantes desean tener mejores formas de energía y descubren la estructura del átomo, lo que lleva a la energía nuclear. Entonces, surgen nuevos problemas como las bombas atómicas y los residuos nucleares. Problema.

Un último ejemplo: Se descubre una cura para la malaria en una nación pobre. Las tasas de mortalidad descienden, pero ahora los niveles de población aumentan, lo que supone un estrés para el medio ambiente.

Esta lista puede ser literalmente interminable.

Un adepto a la problemática se fijaría en cada “problema” causado por los humanos que intentan ingenuamente resolver los problemas. Observarían que toda intervención humana conduce al desequilibrio y, por tanto, a la imprevisibilidad. La mente orientada a la problemática llegaría a la conclusión de que si se eliminara el “problema que causa todos los problemas”, se crearía un mundo limpio y predeterminado de perfecta inmovilidad y, por tanto, de previsibilidad. Al informar sobre el crecimiento de la agenda de la Problemática Mundial del Club de Roma en 1972, el vicepresidente de la OCDE y miembro del Club de Roma, Hugo Thiemann, dijo a Europhysics News

“En el pasado, la investigación se dirigía a la “comprensión” en la creencia de que ayudaría a la humanidad. Tras un periodo de evolución tecnológica basado en esta suposición, esa creencia no se vio claramente confirmada por la experiencia. Ahora, se está desarrollando un grave conflicto entre las dimensiones planetarias y la población, por lo que los físicos deberían cambiar para tener en cuenta las necesidades futuras. La política científica debe guiarse por la preservación de la biosfera”.

 

imagen

 

En la página 118 de un relato autobiográfico del Club de Roma titulado “La primera revolución global”, publicado en 1991, Sir Alexander King se hizo eco de esta filosofía con toda franqueza cuando escribió

“Al buscar un nuevo enemigo que nos uniera, se nos ocurrió la idea de que la contaminación, la amenaza del calentamiento global, la escasez de agua, la hambruna y otras cosas similares encajarían en la cuenta….. Todos estos peligros están causados por la intervención humana, y sólo mediante un cambio de actitudes y comportamientos se pueden superar. El verdadero enemigo, pues, es la propia humanidad”.

 

El Club de Roma no tardó en crear sucursales en todo el mundo occidental, con miembros entre los que se encontraban ideólogos selectos de la comunidad política, empresarial y científica que coincidían en que la mejor forma de gobierno de la sociedad era una dictadura científica. La rama canadiense de la organización fue cofundada por el propio e hiperactivo Maurice Strong en 1970 junto a un nido de fabianos y becarios de Rhodes, entre los que se encontraba el devoto del Club de Roma Pierre Trudeau. Más adelante se hablará de esto.

Una película de propaganda de 1973 especialmente interesante fue producida por ABC News y muestra la “innovación” del Club de Roma-MIT en materia de modelización por ordenador. Al describir la nueva tecnología de modelización presentada por el MIT y el Club de Roma, el narrador del vídeo afirma:

 

“Lo que hace por primera vez en la historia del hombre en el planeta es considerar el mundo como un solo sistema. Muestra que la Tierra no puede sostener la población actual y el crecimiento industrial durante mucho más que unas pocas décadas.”

 

 

El 1001 Nature Trust

Para financiar este cambio de paradigma, el Príncipe Bernhard de los Países Bajos fundó en 1970 el 1001 Nature Trust.

Bernhard (nazi de cepa y fundador del Grupo Bilderberg en 1954) había trabajado junto a sus cercanos socios misántropos, el príncipe Philip Mountbatten y Sir Julian Huxley, para crear el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) en 1961. El WWF se creó a su vez para recaudar fondos para la previamente creada Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), fundada por Sir Julian Huxley en 1947. Huxley había sido una abeja ocupada, habiendo creado la UNESCO el año anterior con el mandato de revivir la eugenesia y promover el gobierno mundial con nuevos nombres. Cuando cofundó el WWF, Huxley era también presidente en funciones de la Sociedad Británica de Eugenesia.

 

Tres comedores inútiles aficionados a la proyección: Los fundadores del FEM, el Príncipe Bernhard, el Príncipe Felipe y Sir Julian Huxley

Tres comedores inútiles aficionados a la proyección: Los fundadores del FEM, el Príncipe Bernhard, el Príncipe Felipe y Sir Julian Huxley.

 

El plan era sencillo: cada uno de los 1001 miembros fundadores simplemente ingresaba 10.000 dólares en el fideicomiso, que se destinaban al cambio de paradigma verde que pretendía sustituir el antiguo paradigma de “salvar a la humanidad del imperio” por el nuevo paradigma de “salvar a la naturaleza de la humanidad”, tal y como ha señalado Sir King.

Entre los miembros destacados de 1001 Nature Trust se encontraban miembros de la realeza internacional, multimillonarios y sociópatas tecnócratas que no querían otra cosa que gestionar este prometido Brave New World como parte de la casta “alfa”.

Muchas de estas figuras fueron simultáneamente miembros fundadores del Club de Roma, incluido el canadiense Maurice Strong, que más tarde se convirtió en vicepresidente del WWF bajo la presidencia del Príncipe Felipe.

Cuando Strong se convirtió en vicepresidente del WWF en 1978, el hombre al que sustituyó fue el general de división Louis Mortimer Bloomfield. Bloomfield fue otro de los miembros fundadores del Club 1001 al que el fiscal del distrito de Nueva Orleans, Jim Garrison, descubrió implicado en el asesinato en Montreal del presidente antimaltusiano John F. Kennedy en 1963 a través de su participación en Permindex. Esta misma organización, con sede en Suiza, sirvió de tapadera para varios asesinatos relacionados con Gladio, incluidos varios intentos de matar al aliado de JFK, Charles de Gaulle, lo que provocó la expulsión de esa organización de Francia poco después.

 

 

Unas palabras sobre Maurice Strong

Uno de los lacayos más poderosos del príncipe Bernhard y del príncipe Felipe era un hombre llamado Maurice Strong, miembro fundador de la Fundación 1001, que también fue cofundador del Foro Económico Mundial y que fue vicepresidente del WWF bajo el mandato de Felipe entre 1976 y 1978. En una entrevista concedida en 1990 a la revista West Magazine, Strong soltó el gato por liebre, preguntando retóricamente:

“¿Qué pasaría si un pequeño grupo de líderes mundiales llegara a la conclusión de que el principal riesgo para la Tierra proviene de las acciones de los países ricos? Y si el mundo quiere sobrevivir, esos países ricos tendrían que firmar un acuerdo para reducir su impacto en el medio ambiente. ¿Lo harán? La conclusión del grupo es “no”. Los países ricos no lo harán. No van a cambiar. Así que, para salvar el planeta, el grupo decide: ¿No es la única esperanza para el planeta que las civilizaciones industrializadas colapsen? ¿No es nuestra responsabilidad conseguirlo?”.

Es importante recordar que las declaraciones de Maurice Strong tuvieron lugar en el contexto de un “libro de ficción” que deseaba escribir y que tendría lugar en el Foro Económico Mundial -un grupo que él y Kissinger lideraron en la cofundación 20 años antes con un recorte de cartón alemán llamado Klaus Schwab. En 2015, Klaus elogió a Strong llamándolo “mi mentor”.

 

Maurice Strong - Fuente: Canada Press/AP

Maurice Strong – Fuente: Canada Press/AP

 

Aunque algunos apologistas desestiman las observaciones del sociópata como simples elucubraciones sobre una obra de ficción, vale la pena considerar lo que el propio Maurice anunció en el discurso de apertura de la Conferencia de la ONU sobre Población y Medio Ambiente de 1992 en Río de Janeiro. Strong había sido elegido para dirigir esta segunda Cumbre de la Tierra (la primera fue la Conferencia de Estocolmo sobre el Medio Ambiente Humano de 1972, que también presidió). En esta cumbre de 1992, Strong dijo:

“Los países industrializados han desarrollado y se han beneficiado de los modelos insostenibles de producción y consumo que han producido nuestro actual dilema. Está claro que los actuales estilos de vida y patrones de consumo de la clase media acomodada, que implican una elevada ingesta de carne, el consumo de grandes cantidades de alimentos congelados y precocinados, el uso de combustibles fósiles, electrodomésticos, aire acondicionado en el hogar y en el lugar de trabajo, y viviendas suburbanas, no son sostenibles. Es necesario un cambio hacia estilos de vida menos orientados a patrones de consumo perjudiciales para el medio ambiente”.

 

La Cumbre de Río había establecido una nueva era en la consolidación de las ONG y las empresas bajo la agenda “verde”. Esta doctrina se formalizó con la Agenda 21 (posteriormente rebautizada como Agenda 2030) y la Carta de la Tierra, de la que fueron coautores Mijaíl Gorbachov, Jim MacNeill y Strong entre 1996 y 2000. El Comité Internacional de redacción de la Carta de la Tierra estaba presidido nada menos que por el multimillonario transhumanista Steven Rockefeller.

 

Maurice Strong y Mijail Gorbachov en la Cumbre de Río en 1992 Fuente: J. PEREIRA/AP

Maurice Strong y Mijail Gorbachov en la Cumbre de Río en 1992 Fuente: J. PEREIRA/AP

 

La carrera de Strong como mercenario maltusiano sufrió un golpe cuando se descubrió que había endosado un cheque de 988.885 dólares que le entregó un empresario surcoreano (y activo de los servicios de inteligencia vinculado a operaciones de chantaje sexual en Washington DC) Tongsun Park en 2005 y que Strong había cobrado en un banco jordano. Los fondos formaban parte del programa “Petróleo por Alimentos” de la ONU y estaban destinados a proporcionar ayuda humanitaria a Irak. Eso no molestó a Strong, que estaba más que feliz de llenarse los bolsillos con fondos que nunca compraron alimentos para millones de iraquíes hambrientos. Tras escapar de su arresto huyendo de Estados Unidos a Canadá, Strong se dirigió a China, donde pasó la última década de su vida impulsando la descarbonización y la modelización climática del calentamiento global en Asia. Probablemente, Strong no fue el oligarca más feliz del mundo cuando China e India sabotearon el programa de la COP14 para un gobierno global verde en 2009.

Según el propio sitio web del Foro Económico Mundial, el príncipe Bernhard fue el principal patrocinador de la infame Cumbre del FEM de 1973, que anunció por primera vez el Manifiesto de Davos, sentando las bases de la teoría del feudalismo tecnocrático con un flojo barniz capitalista conocido como “Capitalismo de las partes interesadas”. Fue también en esta Cumbre de 1973, cuando el Club de Roma se introdujo por primera vez en la escena mundial para presentar un nuevo programa de control de la población.

 

 

Los límites del crecimiento

El documento que se convirtió en la biblia y el proyecto de este nuevo movimiento antihumanista que dio origen a la actual agenda del New Deal verde se tituló Los límites del crecimiento (1972) y hoy ostenta el récord de ser el libro más leído sobre ecología, habiendo vendido 30 millones de ejemplares publicados en 32 idiomas.

En un artículo reciente que celebraba el 40º aniversario del libro se afirmaba que “ayudó a lanzar la moderna modelización informática del medio ambiente y dio comienzo a nuestro actual debate medioambiental centrado en todo el mundo. Después de Los límites [del crecimiento], los ecologistas, los científicos y los responsables políticos pensaron cada vez más en los problemas ecológicos en términos planetarios y como dinámicamente interconectados… Merece la pena revisar Los límites hoy porque, más que ningún otro libro, introdujo el concepto de cambio climático antropocéntrico a un público masivo”.

El libro en sí fue la culminación de un estudio de dos años realizado por un equipo de estadísticos del MIT bajo la dirección nominal de Jay Forrester y Dennis Meadows.

Aquí hay un vídeo de febrero de 2022 en el que Dennis Meadows reflexiona sobre sus esperanzas de que el inevitable genocidio del 80% de la población mundial que se avecina pueda llevarse a cabo pacíficamente bajo una dictadura “benévola”.

 

 

El estudio del MIT ni siquiera comenzó en Estados Unidos, sino en Montebello, Quebec, en 1971, cuando Pierre Trudeau, partidario del Club de Roma, asignó dinero de los contribuyentes para iniciar el proyecto. Una red de becarios de Rhodes y consejeros privados centrada en Alexander King, Maurice Strong, Maurice Lamontagne (fundador de Environment Canada), Marc Lalonde (becario de Rhodes, asesor de Trudeau y jefe de la Oficina del Primer Ministro), Michael Pitfield (secretario del Consejo Privado y fundador del CSIS de Canadá) y el gobernador general becario de Rhodes Roland Michener, entre otros, habían presidido aquella reunión. Cuando los fondos canadienses cumplieron su función, el proyecto siguió recibiendo su financiación de la Fundación Volkswagen de Aurelio Peccei, cuyo pasado de apoyo al nazismo debió incomodar a algunos de los estadísticos del MIT.

 

Pie de foto: Sir Alexander King (izquierda) y el modelo elaborado por el Club de Roma sobre los límites del crecimiento, que predice un apocalíptico fin del mundo para el año 2000 (derecha).

Pie de foto: Sir Alexander King (izquierda) y el modelo elaborado por el Club de Roma sobre los límites del crecimiento, que predice un apocalíptico fin del mundo para el año 2000 (derecha).

 

 

El encadenamiento de Prometeo

Maurice Lamontagne, miembro del Club de Roma y ex presidente del Consejo Privado de Canadá entre 1964 y 1965, fue durante mucho tiempo un activo formado en Londres y estrecho colaborador del Primer Ministro de Canadá, Pierre Trudeau.

De todos los miembros del Club de Roma, Lamontagne fue el más sincero al identificar que el mayor enemigo de la Tierra era la propia creatividad humana. En los informes del Comité del Senado de 1968-1972, que reformaron la financiación y la planificación de la política científica, Lamontagne escribió

“La naturaleza impone limitaciones definidas a la propia tecnología y si el hombre persiste en ignorarlas, el efecto neto de su acción a largo plazo puede ser reducir, en lugar de aumentar, el potencial de la naturaleza como proveedora de recursos y espacio habitable… Pero entonces, surge una pregunta obvia: ¿Cómo podemos detener la creatividad del hombre?”.

 

Reconociendo correctamente que el anhelo de descubrir lo desconocido está incorporado a la condición humana, Lamontagne responde a su propia pregunta, escribiendo

“¿Cómo podemos proclamar una moratoria a la tecnología? Es imposible destruir el conocimiento existente; imposible paralizar el deseo innato del hombre de aprender, de inventar y de innovar… En el análisis final nos encontramos con que la tecnología no es más que una herramienta creada por el hombre en pos de sus infinitas aspiraciones y no es el elemento significativo que invade el entorno natural. Es el propio crecimiento material la fuente de conflicto entre el hombre y la naturaleza”.

Así, la creatividad y los frutos del progreso tecnológico sólo son aceptables si reducen el supuesto conflicto entre el hombre y la naturaleza planteado por Lamontagne. La tecnología “mala”, en la formulación de Lamontagne, tiene el efecto de aumentar el crecimiento material de la humanidad (es decir, el poder de la productividad). Si, por el contrario, promovemos tecnologías de baja densidad de flujo energético, como los molinos de viento, los paneles solares y los biocombustibles, que reducen la energía disponible y, por tanto, la cantidad de actividad económica a la que puede dedicarse el hombre, entonces la tecnología puede definirse como algo “bueno”” según esta lógica retorcida.

De este concepto se hizo eco otro miembro del Club de Roma y colaborador de Lamontagne en su Informe del Senado llamado Omond Solandt. Solandt hizo su carrera como asesor científico de Lord Louis Mountbatten (mentor pedófilo del Príncipe Felipe) durante la Segunda Guerra Mundial y dirigió la Junta de Investigación de Defensa de Canadá hasta 1957, donde colaboró en MK Ultra junto al infame Ewan Cameron en la Universidad McGill. Al testificar ante la Comisión del Senado Lamontagne en 1970 Solandt dijo: “Ya no es necesario hacer avanzar la ciencia. La necesidad es más bien entender, guiar y utilizar la ciencia de forma efectiva para el bienestar de la humanidad”.

Lo que define “el bienestar de la humanidad” en la mente de un defensor de MK Ultra debería dar escalofríos.

Como preparación para el “orden postindustrial” que se desencadenó con la flotación del dólar estadounidense en 1971 y la destrucción del sistema monetario de Bretton Woods, Lamontagne prescribió que la “nueva sabiduría” dejara de tener como objetivo los descubrimientos en ciencias atómicas, médicas y espaciales, para centrarse en esfuerzos de ingeniería más “prácticos”. También propuso que la financiación de la ciencia avanzada se redujera ampliando la definición de “ciencia” para incluir las humanidades, la economía monetaria y las ciencias sociales. Esos programas empezaron entonces a absorber la financiación que antes se destinaba a la investigación de la ciencia pura. Lamontagne lo afirmó en el primer volumen de su informe:

“La nueva sabiduría prescribe que el esfuerzo adicional de I+D se dedique a las ciencias de la vida y a las ciencias sociales más que a las ciencias físicas… a objetivos económicos y sociales más que a la curiosidad y el descubrimiento”.

 

 

En defensa de Prometeo

Un destacado científico canadiense se posicionó tempranamente en contra de este Club de la transformación impulsado por Roma. Ronald Hayes, profesor de ciencias medioambientales en la Universidad de Dalhousie y funcionario canadiense, escribió en 1973 su libro “The Chaining of Prometheus: The Evolution of a Power Structure for Canadian Science”, en el que identificaba a Lamontagne como un siervo del dios Zeus, tal y como se representa en el famoso drama de Esquilo, Prometeo Encadenado. El antiguo drama griego contaba la historia del semidiós Prometeo, que fue castigado durante 10.000 años por el acto desafiante de enseñar a la humanidad a utilizar el fuego que Zeus había monopolizado para sí mismo.

Al atacar el llamamiento a deconstruir toda la estructura de financiación de la ciencia de 1938-1971 y reconstruirla bajo un nuevo régimen tecnocrático, el profesor Hayes denunció el ataque concertado al Consejo Nacional de Investigación de Canadá, que había sido la fuerza motriz del progreso tecnológico desde la Segunda Guerra Mundial, diciendo:

“Lamontagne quiere destruir el Consejo Nacional de Investigación, el organismo que ha alimentado y lanzado gran parte de la investigación gubernamental y ha puesto en marcha los programas de postgrado en nuestras universidades. Es un fallo de la administración Trudeau del que Lamontagne se hace eco”.

 

Hayes arremetió contra los nuevos poderes del Consejo del Tesoro, al que se le otorgó un control excepcional de la política científica bajo una nueva dictadura científica, cuando dijo

“El ejercicio más sutil del poder, que obvia la necesidad de un control estrecho, es la infiltración por parte de personas de confianza: la creación de una élite gobernante… Estos ingleses fueron conocidos en todo el mundo como los gobernantes del Imperio Británico… Con objetivos algo similares, la Comisión de Servicios Públicos está preparando a los futuros gestores del gobierno canadiense para que sigan las políticas generales y los preceptos del Consejo del Tesoro”.

 

 

Los modelos predictivos se imponen al pensamiento real

Aunque el profesor Hayes tenía razón al atacar el terrible fraude que se estaba cometiendo bajo el timón de la reforma de la financiación de la ciencia canadiense llevada a cabo por el senador Lamontagne en 1973, pasó por alto los cambios globales que la revolución de los modelos predictivos del Club de Roma había puesto en marcha.

El informe Los límites del crecimiento del Club de Roma de 1972 fue el primero en fusionar la temperatura global con variables económicas como el crecimiento demográfico, la pérdida de recursos y la categoría poco definida de “contaminación”. Al utilizar ecuaciones lineales para extrapolar las tendencias al futuro, el Club de Roma preparó el terreno para dos grandes falacias:

Falacia nº 1 – El tejido del espacio-tiempo físico que da forma al universo descubrible es intrínsecamente no lineal y, por tanto, no se puede expresar mediante ninguna forma de ecuaciones lineales, independientemente de la potencia de cálculo que se utilice. La mentalidad creativa humana es explícitamente no lineal, ya que está ligada a estados de existencia no formalizables como la inspiración, el amor a la verdad, la dignidad y la belleza, que ningún sistema binario puede aproximar. Los programadores del Club de Roma ignoraron estos hechos y asumieron que el universo era tan binario como su software.

Falacia #2 – Los propios conjuntos de datos podían ser fácilmente sesgados y reencuadrados según los controladores de los programadores informáticos que aspiraban a dar forma a la política gubernamental. Ya hemos visto cómo esta técnica se utilizó para obtener resultados falaces de escenarios futuros de la mano de Neil Ferguson, del Imperial College, y la misma técnica se ha aplicado también en la modelización ecológica.

 

imagen

 

Este uso de estadísticas sesgadas y poco definidas, proyectadas hacia el futuro con el fin de “actuar de forma preventiva ante futuras crisis” se convirtió en una práctica hegemónica durante los siguientes 40 años y ha sido utilizada por los neomaltusianos desde entonces para justificar el aumento de las tasas de guerra, pobreza y enfermedad en todo el mundo.

Con los modelos informáticos de los Límites del Crecimiento, se dio un barniz científico a los esfuerzos de culto de neomaltusianos marginales como Paul Ehrlich, de la Universidad de Stanford, cuyo libro de 1968 La Bomba de Población trató de pronosticar una inevitable crisis planetaria global en la que el petróleo se agotaría, las tierras cultivables se secarían y los recursos desaparecerían para el año 2000. La cínica tesis de Ehrlich se ganó un culto, pero debido a sus aireadas generalizaciones, no ganó muchos adeptos entre los círculos políticos o científicos. El club de Roma cambió todo eso, convirtiendo el libro de Ehrlich en un best seller en 1972.

Para hacerse una idea de las raíces de la perspectiva maltusiana de Ehrlich, vale la pena apreciar su odioso concepto de la naturaleza humana como poco más que células cancerosas irreflexivas que crecen a ritmos geométricos y matan lentamente a su huésped. En su libro de 1968, escribió

 

imagen

“Un cáncer es una multiplicación incontrolada de células; la explosión demográfica es una multiplicación incontrolada de personas… Debemos desplazar nuestros esfuerzos del tratamiento de los síntomas a la extirpación del cáncer. La operación exigirá muchas decisiones aparentemente brutales y despiadadas”.

 

El protegido de Ehrlich, John Holdren, que ayudó a dirigir el cierre de los sistemas espaciales tripulados de la NASA y recortó lo poco que quedaba del programa de fusión estadounidense como zar de la ciencia de Obama entre 2009 y 2017, sumó su voz a este nuevo sacerdocio malthusiano en su libro de 1977 Ecoscience (escrito conjuntamente con Ehrlich).

En la página 942 encontramos un claro proyecto para un sistema de gobernanza global verde que el dúo veía como la única solución a la bomba demográfica que se avecinaba:

“Tal vez esas agencias, combinadas con el PNUMA y las agencias de población de las Naciones Unidas, podrían desarrollarse eventualmente en un Régimen Planetario, una especie de superagencia internacional para la población, los recursos y el medio ambiente. Un Régimen Planetario de este tipo podría controlar el desarrollo, la administración, la conservación y la distribución de todos los recursos naturales, renovables o no, al menos en la medida en que existan implicaciones internacionales. Así, el Régimen podría tener el poder de controlar la contaminación no sólo en la atmósfera y los océanos, sino también en masas de agua dulce como ríos y lagos que cruzan las fronteras internacionales o que descargan en los océanos. El Régimen también podría ser una agencia central lógica para regular todo el comercio internacional, tal vez incluyendo la asistencia de los países en desarrollo a los países menos desarrollados, e incluyendo todos los alimentos en el mercado internacional. El Régimen Planetario podría encargarse de determinar la población óptima para el mundo y para cada región y de arbitrar las cuotas de los distintos países dentro de sus límites regionales. El control del tamaño de la población podría seguir siendo responsabilidad de cada gobierno, pero el Régimen tendría algún poder para hacer cumplir los límites acordados.”

 

Barack Obama y su zar de la ciencia John Holdren en 2010. Fuente: REUTERS/Jim Young

Barack Obama y su zar de la ciencia John Holdren en 2010. Fuente: REUTERS/Jim Young

 

Según esta lógica despiadada, los Estados nación debían convertirse en herramientas para imponer programas de despoblación, en lugar de esforzarse ingenuamente por acabar con el colonialismo, la pobreza y la guerra, como intentaron en su día John Kennedy, Bobby Kennedy, Charles de Gaulle, Daniel Johnson, Enrico Mattei o Martin Luther King.

 

 

El problema de los descubrimientos

Por supuesto, si no se querían aceptar las “soluciones” propuestas por los neomaltusianos habría que adoptar una vía alternativa. Esta perspectiva más saludable dependía del cultivo y la aplicación de nuevos descubrimientos pioneros sin matar a los “comedores inútiles”, pero también aumentaría el “factor de imprevisibilidad” que los fanáticos del control matemático nunca podrían tolerar.

En la dinámica cultural pro-crecimiento de los años 60 y 70, se entendía que la llave maestra de esta nueva era de abundancia se encontraba en el ámbito de la energía de fusión. Los procesos de fusión de átomos como los isótopos de helio e hidrógeno para generar enormes cantidades de energía se habían aprovechado después de la Segunda Guerra Mundial, pero lamentablemente la aplicación de esta tecnología sólo había conocido fines destructivos a través de las armas termonucleares. Sin embargo, no hay razón para pensar que no se puedan hacer usos pacíficos de esta inmensa energía si las políticas nacionales morales lo fomentan. Las densidades de calor y de energía de la fusión atómica eran increíbles, con una cucharada de agua del océano que producía una mayor disponibilidad de energía que miles de barriles de petróleo.

Pero para los seguidores de la “Problemática Mundial” que emergían en posiciones dominantes de gobierno dentro de la Comisión Trilateral y el Foro Económico Mundial, esta “solución” era sólo la puerta de entrada a más problemas.

En 1975, Ehrlich declaró que, en su opinión, la adquisición de energía de fusión por parte de la humanidad era “como darle a un niño idiota una ametralladora”. En 1989, ante la perspectiva de la realización de la fusión fría, John Holdren rumiaba que el desarrollo de la energía de fusión era indeseable porque sólo avivaría la mentalidad de la humanidad de “pavimentar el planeta y pintarlo de verde”.

En esa misma época, Jeremy Rifkind, autor de la Tercera Revolución Industrial y activista marginal convertido en asesor climático internacional de la ONU, declaró que “la perspectiva de una energía de fusión barata es lo peor que le podría pasar al planeta”.

Al más puro estilo Pigmalión, la oligarquía fue capaz de “justificar científicamente” su visión misantrópica de la gobernanza global rompiendo primero las rótulas de la humanidad y argumentando después que nunca estuvimos destinados a correr.

Tomemos, por ejemplo, el hecho de que el recorte de la investigación sobre la energía de fusión comenzó bajo la presidencia de Jimmy Carter, controlada por la Comisión Trilateral, que ha continuado sin cesar hasta el día de hoy.

No sólo la financiación real cayó muy por debajo de los requisitos mínimos para construir y activar prototipos de nuevos diseños, sino que a partir de 1977 la financiación se reorientó cada vez más hacia formas de energía de “crecimiento tecnológico cero” como la tecnología de molinos de viento y células fotovoltaicas. Incluso los ámbitos convencionales de la investigación en energía nuclear, como el cierre del ciclo del combustible mediante reactores reproductores rápidos que Estados Unidos defendió en su día, fueron eliminados por orden ejecutiva y enterrados bajo moratorias durante la década de 1970. Una de las figuras clave en este ataque a la fusión fue un antiguo alumno de RAND Corp y ex director de la CIA, James Schlesinger, que entonces era Secretario de Energía con Carter. Schlesinger amplió las leyes reguladoras y recortó la financiación de la fusión a pesar de los hitos alcanzados en Los Álamos y Princeton en 1976. La visión del mundo de Schlesinger como sacerdote de la perdición se definió en un libro de 1960 en el que decía

“La economía es la ciencia de la elección en un mundo de recursos limitados…. Hemos ido por todo el mundo difundiendo el ‘evangelio de la abundancia’ elevando el nivel de expectativas… [pero] en la naturaleza de las cosas, estas expectativas crecientes nunca pueden ser satisfechas…. En nuestra política estratégica debemos volver a los días anteriores a la Revolución Industrial … [y] prepararnos para librar guerras limitadas”.

 

grafico

 

El National Security Study Memorandum 200 (1974) de Henry Kissinger esbozaba este nuevo objetivo de la política exterior estadounidense afirmando: “La asistencia para la moderación de la población debería hacer hincapié en los países en desarrollo más grandes y de más rápido crecimiento, donde existe un interés estratégico y estadounidense especial”. Entre las naciones en desarrollo a las que se dirigía la reducción de la población, la NSSM-200 enumeraba el control de la natalidad y la retención de alimentos como herramientas principales. Kissinger escribió cínicamente: “¿está Estados Unidos dispuesto a aceptar el racionamiento de alimentos para ayudar a los pueblos que no pueden/quieren controlar su crecimiento demográfico?”

A lo largo de la década de 1970, el Cabal de la Comisión Trilateral/Consejo de Relaciones Exteriores, bajo la dirección de Kissinger, David Rockefeller y Zbigniew Brzezinski, se hizo cargo por completo de la política exterior estadounidense y lanzó un nuevo programa económico que Paul Volcker, miembro de la Comisión Trilateral, denominó “la desintegración controlada de la economía.”

Al llegar a la presidencia de la Reserva Federal en 1979, Volcker puso en práctica esta política subiendo los tipos de interés al 20% y manteniéndolos así durante otros dos años, destruyendo las pequeñas y medianas agroindustrias de Estados Unidos y dejando sólo un cártel de gigantes corporativos capaces de sobrevivir a esos tipos draconianos. El crecimiento real cayó en picado, se olvidó la planificación a largo plazo y la desregulación dio paso a la gran especulación, que sustituyó a las antiguas formas dirigistas (dirigidas a nivel nacional) de capitalismo que hicieron viable a Occidente en épocas anteriores.

 

El colapso de la industria manufacturera de EE.UU. a medida que la nación era inducida a deslizarse cada vez más profundamente en un nuevo paradigma de "economía de servicios" de la especulación y el consumismo.

El colapso de la industria manufacturera de EE.UU. a medida que la nación era inducida a deslizarse cada vez más profundamente en un nuevo paradigma de “economía de servicios” de la especulación y el consumismo.

 

La transformación global desencadenada con la destrucción de la reserva de oro por parte de Nixon-Schultz en 1971 siempre estuvo impulsada por la intención de sustituir los sistemas nacionales de planificación económica por un nuevo sistema estatal anti-nación impulsado por la especulación miope.

En este nuevo sistema, ser un buen ciudadano sólo significaba ser un buen consumidor, donde el culto a las ganancias a corto plazo cegaba a los tontos corruptos ante la realidad de que una colmena de oligarcas estaba tomando el control de los principales medios de comunicación, la ciencia, el mundo académico, la gobernanza corporativa y la administración pública de los gobiernos a través del Transatlántico. Bajo este paradigma posterior a 1971, conceptos como el de “crecimiento” se definían cada vez más por parámetros puramente cuantitativos-monetaristas y se basaban en el aumento de las tasas de endeudamiento y las actividades especulativas.

Todas las inversiones en auténticas formas de progreso científico y tecnológico del tipo que superaba la “capacidad de carga” de la humanidad se cerraron cada vez más, mientras se creaban nuevas categorías de progreso tecnológico. Las “tecnologías” e “innovaciones” que disminuían el poder de la humanidad para superar sus límites de crecimiento se fomentaron en forma de “tecnologías apropiadas” como los molinos de viento y la “biotecnología”. Las tecnologías de los sistemas de información pasaron de ser componentes de apoyo de la actividad económica productiva a convertirse en las fuerzas dominantes de las consideraciones económicas a medida que se ponían en línea mejores ordenadores. Bajo este nuevo ethos maltusiano, la “tecnología” se convertiría en una mera herramienta para esclavizar a las masas, y perdería su tradicional espíritu de emancipación creativa de la humanidad.

Como ya se ha dicho, se destruyó sistemáticamente la investigación sobre la energía de fusión. Las inversiones en exploración espacial se redujeron drásticamente al cancelarse oficialmente el Programa Apolo de la NASA en 1973, y la financiación de la NASA se desplomó del 4% del PIB en 1965 a menos del 1% en 1975 (véase el gráfico). Las inversiones en infraestructuras se agotaron y la era de la construcción de energía nuclear en Estados Unidos se cerró.

 

El sabotaje de la exploración espacial queda ejemplificado por el colapso de la financiación de la NASA como porcentaje del PIB, que alcanzó un máximo de casi el 4,5% en 1965. Cuando los maltusianos tomaron el control del gobierno de Estados Unidos, las prioridades de la planificación a largo plazo también experimentaron una transformación desde la ética de "superar los límites del crecimiento fomentando los descubrimientos de frontera en la ciencia" hacia la de "adaptarse a la escasez". Fuente: Huffpost

El sabotaje de la exploración espacial queda ejemplificado por el colapso de la financiación de la NASA como porcentaje del PIB, que alcanzó un máximo de casi el 4,5% en 1965. Cuando los maltusianos tomaron el control del gobierno de Estados Unidos, las prioridades de la planificación a largo plazo también experimentaron una transformación desde la ética de “superar los límites del crecimiento fomentando los descubrimientos de frontera en la ciencia” hacia la de “adaptarse a la escasez”. Fuente: Huffpost

 

 

Mantener al mundo adicto al petróleo

Por último, pero no por ello menos importante, las nuevas reglas del “Gran Juego” desatadas por Kissinger y la Comisión Trilateral fueron vectorizadas en torno a un orden económico impulsado por el petróleo.

Como demostró el investigador William Engdahl en su obra Siglo del Petróleo (Century of Oil) de 1992, el entonces Secretario de Estado Henry Kissinger tuvo un papel más importante en la fabricación de esta crisis desde cero, al impedir que cientos de camiones cisterna repletos de petróleo fueran descargados en Estados Unidos y facilitar el aumento del 400% con la ayuda de varios ministros de petróleo de alto nivel en Oriente Medio en deuda con Kissinger. En años recientes, el ex ministro de la OPEP de Arabia Saudita de la época corroboró la investigación de Engdahl, declarando:

“Estoy 100% seguro de que los estadounidenses estaban detrás del aumento del precio del petróleo. Las compañías petroleras estaban en verdaderos problemas en ese momento, habían pedido mucho dinero prestado y necesitaban un precio alto del petróleo para salvarse.”

 

Con este juego de manos de 1973, se preparó el escenario para una nueva toma de posesión del mundo al lanzarse una nueva mentira que afirmaba que todas las ideas del “futuro” sólo podían ser accesibles mediante ecuaciones lineales extrapoladas hacia el futuro. Mediante la elaboración de modelos informáticos predictivos que medían las tasas de disminución del petróleo, el carbón y el gas natural, así como de la tierra cultivable para la producción de alimentos, se podía imaginar una nueva era de escasez que implicaba un mundo cerrado de rendimientos decrecientes.

 

 

La modelización predictiva como control social

En el lenguaje actual, esta práctica de “modelización predictiva” se refleja en los llamamientos del sumo sacerdote de la banca central (y enviado especial de la ONU para la acción climática y las finanzas) Mark Carney a favor de un nuevo sistema financiero que promueva una sociedad descarbonizada para 2050. La urgencia que profesa Carney se basa en “modelos predictivos” que afirman que el mundo se calentará 1,5 grados según una presunta relación con las emisiones de dióxido de carbono. Según Carney y sus colaboradores, esto sólo puede corregirse si monetizamos el carbono y hacemos rentable el cese de la actividad industrial humana.

Resulta que, cuando se compara con los datos reales, no sólo se comprueba rápidamente que la tendencia al calentamiento posterior a 1977 terminó en 1999, sino que la temperatura real queda muy por debajo de todas las proyecciones informáticas elaboradas por el IPCC (que es a la política medioambiental lo que la OMS a la política sanitaria).

 

Fuente: C3 Headlines

Fuente: C3 Headlines (https://www.c3headlines.com/2013/02/newest-ipcc-cmip5-climate-models-fail-at-global-temperature-predictions-too.html)

 

¡Esta predicción histérica también se ve en las obsesivas advertencias del Príncipe (ahora Rey) Carlos de que el mundo tiene 18 meses para salvarse antes de que los “modelos predictivos” digan que el calentamiento global se vuelve imparable y la tierra arde en un infierno distópico!

Carlos, que inauguró el Gran Reajuste en junio de 2020 y actúa como presidente del Fondo Mundial para la Vida Silvestre de Inglaterra, es hijo del mismo príncipe Felipe Montbatten, ya fallecido, que reveló infamemente su deseo de reencarnarse en un virus mortal “para resolver la superpoblación”. En una entrevista concedida en 1988 a Deutsche Press Agentur, el Príncipe Felipe dijo:

“Cuanta más gente haya, más recursos consumirán, más contaminación crearán, más luchas harán. No tenemos ninguna opción. Si no se controla voluntariamente, se controlará involuntariamente con un aumento de las enfermedades, el hambre y la guerra. …En el caso de que me reencarne, me gustaría volver como un virus mortal, para contribuir en algo a solucionar la superpoblación”.

 

No hay que cometer el error de separar las declaraciones misantrópicas de Felipe con su papel activo en la cofundación del movimiento de “ecología” global de oposición controlada junto al fundador del grupo Bilderberg, el príncipe Bernhardt de Holanda.

 

EIR: El Príncipe Carlos inventó y dirige el ‘Nuevo Trato’ verde

 

 

El Gran Reajuste: El sueño húmedo de un oligarca

Cuando uno revisa la naturaleza de esas reformas en los sitios web del Foro Económico Mundial que pretenden reemplazar las políticas de la era pre-COVID, queda claro como el agua que este Gran Reajuste (que combina remedios de espectro completo para la doble crisis de COVID y el Calentamiento Global), no es más que otro intento de conducir a la humanidad a una jaula tecno-feudal y despoblada bajo un sistema de gobierno global gestionado por ingenieros sociales y sus patrones oligárquicos.4

Al igual que los mortíferos remedios propuestos para resolver esas falsas crisis de pandemias han sido siempre el objetivo del fraude del Imperial College, también el remedio de la “descarbonización” de la civilización industrial ha sido el objetivo mortífero detrás de la guerra contra el calentamiento global que los modelos informáticos han convencido al mundo de que es la principal amenaza existencial para la humanidad desde 1972. Al igual que las demandas de la OMS de que se cancele la soberanía nacional para que “el bien mayor” sea defendido por un régimen médico supranacional, el mismo argumento para un gobierno mundial ha sido defendido por los partidarios de la tesis del calentamiento global causado por el hombre durante más de 50 años. Para quienes no estén familiarizados con los hechos de la quimera generada por ordenador del “calentamiento global provocado por el hombre”, les remito a mi reciente ensayo En defensa del CO2: Astro-Climatología, Climategate y Sentido Común Revisado.

Hoy en día, esas “soluciones” adoptan la forma de la Agenda 2030, que impulsa la deconstrucción de la civilización industrial, el cierre de la agricultura, los combustibles fósiles y el encadenamiento de las naciones a formas ineficientes de energía como los molinos de viento, los paneles solares y los biocombustibles con el fin de salvar ostensiblemente la naturaleza de la humanidad.

A pesar de todas las pruebas que demuestran que ni el COVID-19 ni el calentamiento global provocado por el hombre tienen existencia alguna más allá de los modelos informáticos de predicción programados para asustarnos y hacernos creer que sí la tienen, cabe preguntarse: ¿Cómo se ha convencido a tanta gente aparentemente educada de que el COVID-19 o el cambio climático son tan peligrosos desde el punto de vista existencial que debemos cerrar la economía mundial para salvarnos de alguna manera de sus supuestos efectos apocalípticos?

 

 

Notas a pie de página

1 El proyecto ideológico de esta ciencia aplicada del control se esbozó décadas antes en la obra de tres volúmenes coescrita por Russell y su colega apóstol de Cambridge Sir Alfred North Whitehead apodada “The Principia Mathematica” (en honor al plagio de Sir Isaac Newton publicado tres siglos antes). Ambos Principia sentaron las bases de los sistemas de economía política que serían utilizados por el Imperio Británico para intentar controlar a sus víctimas, con los conceptos de Newton de masa, fuerzas, atracción y espacio vacío en el corazón de las teorías económicas políticas de Adam Smith, Thomas Malthus, David Ricardo y John Maynard Keynes, mientras que los conceptos de Russell crearon la base ideológica para la cibernética, la teoría de la información, el análisis de sistemas y el culto a la Inteligencia Artificial durante el siglo pasado.

2 Una edición del 25 de marzo de 2020 de Business Insider describió el papel de Neil en la configuración de la política estadounidense de COVID escribiendo “La Dra. Deborah Birx, coordinadora de la respuesta al coronavirus de la administración Trump, dijo a los periodistas en una rueda de prensa el 16 de marzo que el documento de Imperial [la proyección informática de Ferguson] impulsó el nuevo consejo de los CDC de trabajar desde casa y evitar las reuniones de 10 o más personas.”

3 Un ejemplo especialmente notable es la fórmula Merton-Scholes para fijar el precio de las acciones del petróleo y los contratos de derivados después de 1973, que hizo que sus programadores recibieran el Premio Nobel en la década de 1990. Este “código de previsión” era genial para demostrar tasas casi infinitas de crecimiento monetario, pero era incompetente a la hora de identificar las condiciones límite del mundo real, lo que en última instancia hizo que sus predicciones fallaran en cada ocasión que se aplicaron.

4 Digo “simplemente otro intento” porque esta no es la primera vez que se ha intentado un orden mundial transhumano post-estado-nación en el último siglo, y estudiar las RAZONES de los fracasos de los tres intentos anteriores sería un ejercicio valioso para cualquiera que desee sobrevivir a la tormenta actual.

 

Fuente:

Matthew Ehret, en Unlimited Hangout: The Club of Rome and the Rise of the “Predictive Modelling” Mafia.

Te puede interesar

Contenidos

A principios de este mes, tuvo lugar una absurda obra de teatro en el Monte Sinaí (Egipto), donde representantes de las distintas religiones abrahámicas,...

Ciencia y Tecnología

Mojib Latif, Presidente de la Sección Alemana del maltusiano Club de Roma, pidió una “Coalición de Voluntarios” para aislar a China, rechazando cualquier tipo...

Ciencia y Tecnología

“Hay 5.000 millones de vacunados en todo el mundo. Y Están Muriendo Repentinamente. Esta es la mayor mortandad orquestada en la historia de la...

Contenidos

El 14 de noviembre, en el B20 (un foro de lobistas empresariales globales establecido para influir en el G20), el líder del Foro Económico...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad trabajo en linea
Publicidad Que es LBRY