Redes Sociales

Hola, ¿qué deseas buscar?

Actores

EIR: El Príncipe Carlos inventó y dirige el ‘Nuevo Trato’ verde

Necesitamos tu ayuda...
La censura de motores de búsqueda, agencias de publicidad y redes sociales controladas por el establishment está recortando nuestros ingresos. Esto nos está haciendo difícil continuar. Si te parece útil el contenido que publicamos, por favor ten en consideración apoyarnos con una donación económica.



Por Richard Freeman

El Príncipe Carlos lanzó el 11 de enero la “Carta de Terra para la Naturaleza, la Gente y el Planeta (Carta de la Tierra)”, para impulsar un programa de genocidio verde de reducción radical de la población, cerrando la producción agro-manufacturera, y construyendo una burbuja especulativa-financiera verde de 40 billones de dólares, todo ello implementado a través de una dictadura de los banqueros centrales. Si no se detiene a este Príncipe y a sus asociados, destruirán las facultades cognitivas del hombre, detendrán el desarrollo de la agricultura y la industria, que es intensivo en capital y energía, y harán caer la civilización.

Utilizando la riqueza de la Casa de Windsor, pero mucho más la de la City de Londres -los bancos de Wall Street, las compañías de seguros y una serie de gobiernos-, S.A.R. el Príncipe de Gales ha estado construyendo esta estrategia durante las últimas cinco décadas.

Carlos obtiene esta capacidad, ciertamente no de sí mismo, sino de estar incrustado en una red de instituciones. Una de esas instituciones es la monarquía, que no sólo está formada por la realeza, sino por cientos de personas, desde las universidades de Oxford y Cambridge hasta las instituciones financieras y los bufetes de abogados. De hecho, la monarquía está integrada en un cuarteto formado por la monarquía, la City de Londres, el Banco de Inglaterra y los servicios de inteligencia, que funciona desde la creación del Banco de Inglaterra en 1694.

Carlos trabaja con más de un centenar de gobiernos, pero hace hincapié en que los negocios privados corporativos son necesarios para aplicar su política, ya que los gobiernos necesitan y pueden enunciar la política, pero no tienen el poder de llevarla a cabo. Esto es un abrazo al control corporativista-sinarquista de arriba abajo, por encima del gobierno, como fue el caso de Hitler, Hjalmar Schacht y Mussolini.

Observamos tres ejemplos fundamentales que indican que el príncipe Carlos, y aquellos para los que es una persona clave como el Banco de Inglaterra y la City de Londres, son los que empezaron a originar e implementar las políticas de la dictadura fascista verde, a menudo 10-20 años antes de que otros las conocieran.

El primer ejemplo es el papel crítico de Carlos, junto con su padre, el Príncipe consorte Felipe, y el Fondo Mundial para la Naturaleza, en la dirección de la Cumbre de la Tierra de Río de 1992, que sentó el paradigma de las duras medidas para luchar contra el falso Calentamiento Global; el segundo, es el establecimiento por parte del Príncipe de Gales del New Deal verde en Gran Bretaña en 2008, una década completa antes de que supuestamente se presentara por primera vez en Estados Unidos; y el tercero, es el establecimiento por parte del Príncipe Carlos de la dictadura interna de las reglas de contabilidad “sólo”, una parte fundamental de las tripas del “Gran Reajuste” que hunde al mundo en la destrucción.

 

I. El Príncipe Carlos, el Príncipe Felipe y el WWF lanzan el genocidio verde pionero de la Cumbre de la Tierra de Río de 1992

“Me pregunto cómo sería reencarnarse en un animal cuya especie se hubiera reducido tanto en número que estuviera en peligro de extinción. ¿Cuáles serían sus sentimientos hacia la especie humana cuya explosión demográfica le ha negado un lugar donde existir? …. Debo confesar que me siento tentado de pedir la reencarnación en un virus particularmente mortal.”

Lo dijo el Príncipe Felipe, Duque de Edimburgo, consorte real de la Reina de Inglaterra, en su prólogo al libro de 1987, If I Were an Animal, de Fleur Cowles.

Felipe repitió una variante de la cita en 1988 a la agencia de noticias alemana Deutsche Press Agentur.

Así, el Consorte Real expresó su opinión de que las “vidas no dignas de ser vividas” (en la frase de los nazis) incluyen no sólo a los judíos, gitanos, enfermos graves y otros grupos despreciados, sino a toda la población humana, reservando la necesidad de quizás varios cientos de millones de “la clase correcta” y sus sirvientes. La eliminación del rebaño humano: sus discursos volvían constantemente a este tema.

Philip decidió, en nombre de la institución de la monarquía británica que representaba, recuperar las políticas del régimen nazi que no habían tenido éxito en su misión de 1933 a 1945. Esto se haría bajo el disfraz del ecologismo. Estas políticas incluían la eugenesia; las políticas de campos de trabajo de concentración del régimen de Hitler-Hjalmar Schacht de saquear a los golpeados que podían ser saqueados, y matar a los que no podían; y llevar a cabo una dictadura financiera del banco central, como la del jefe del Reichsbank de Hitler, Hjalmar Schacht.

El aspecto exterior de lo que se había hecho bajo Hitler y Schacht, se cambiaría: se presentaría el mito, a partir de Río en 1992, de que el cambio climático antropomórfico requiere la descarbonización de la economía mundial. Una medida tan drástica reduciría la densidad del flujo energético de la economía mundial, desencadenando una espiral de desintegración. El precipitado desmoronamiento de la mayor burbuja financiera cargada de derivados de la historia del mundo agravará aún más las consecuencias.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Pero el objeto final que se pretende destruir es el poder cognitivo creativo del hombre, que es el medio para que el hombre descubra nuevos principios científicos físicos, que hace avances científicos revolucionarios en la economía física, que eleva al hombre fuera de la pobreza y hacia la plena humanidad. Son estos principios los que el hombre celebra en el arte y la música clásicos, y los que permitirán a la humanidad despegar de la Tierra, y extender su dominio sobre la galaxia. La oligarquía intenta sofocar esos poderes, y son esos poderes los que permitirán a la humanidad derrotar el plan del Príncipe Carlos.

El Fondo Mundial para la Naturaleza, posteriormente rebautizado como Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), es un nexo que el Imperio Británico creó en 1961, para organizar el genocidio verde.

Tres fundadores principales dan la intención de la organización:

Julian Huxley-En 1907, Julian Huxley fundó en Gran Bretaña la Sociedad Británica de Educación Eugénica; poco después se le unirían H.G. Wells y Leonard Darwin, uno de los hijos de Charles Darwin. Los escombros de la Segunda Guerra Mundial aún estaban calientes cuando, en 1946, ayudó a crear la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y se hizo cargo de su dirección. En una declaración de dirección, en un documento titulado “UNESCO: Su propósito y su filosofía”, Huxley reveló la intención de revivir la eugenesia:

El peso muerto de la estupidez genética, la debilidad física, la inestabilidad mental y la propensión a las enfermedades, que ya existen en la especie humana, resultará una carga demasiado grande para que se logre un progreso real. Por lo tanto, si bien es cierto que cualquier política eugenésica radical será durante muchos años imposible desde el punto de vista político y psicológico, será importante que la UNESCO vele por que el problema eugenésico sea examinado con el mayor cuidado, y que se informe a la opinión pública de las cuestiones que están en juego, para que lo que ahora es impensable pueda al menos convertirse en pensable.

Príncipe Bernhard, consorte real de la reina Juliana de los Países Bajos y primer presidente del WWF. Tras unirse a los camisas pardas nazis a la llegada de Hitler en 1933, pasó a la feroz Schutzstaffel (SS) en 1934. Por razones cosméticas, Bernhard renunció a las SS, pero para demostrar que nada había cambiado, firmó su carta de “renuncia”: “¡Heil Hitler!”. El Príncipe trabajó para el gigante químico alemán IG Farben, un engranaje central de la maquinaria corporativista nazi. Se incorporó al departamento de estadísticas del departamento N.W. 7 de IG Farben en Berlín, el centro clave del espionaje nazi en el extranjero. En 1935, Bernhard se convirtió en secretario de la junta directiva de Farben en su oficina de París. Farben desarrolló el gas Zyklon-B, que se utilizó para gasear a la gente en los campos de concentración a partir de 1942. En 1937, como pretendiente respetable, Bernhard se casó con la reina Juliana de los Países Bajos.

El Príncipe Felipe -hijo del Príncipe Andrés de Grecia y Dinamarca, esposo de la Reina Isabel II, y Duque de Edimburgo. De las cuatro hermanas mayores de Felipe, tres estaban casadas con aristócratas alemanes que formaban parte de los círculos nazis en Alemania. Felipe parece haber estado muy informado y también involucrado en estas redes. En junio de 1945, la Casa Real británica envió a un “antiguo” agente del MI-5 para, en parte, intentar recuperar (presumiblemente para ocultar) la correspondencia del príncipe Felipe en tiempos de guerra con esta red.

Los dos padres del príncipe Carlos fueron producto de este entorno nazi, ya que el padre de la reina Isabel, el rey Jorge VI, y su esposa participaron en los círculos de apaciguamiento, que en diferentes momentos de la Segunda Guerra Mundial, intentaron a través de canales llegar a un “entendimiento” con el régimen alemán nazi. Es notorio el caso del rey Eduardo VIII, colaborador declarado de los nazis, que fue obligado a abdicar en diciembre de 1936, para dejar paso al padre de Isabel, el rey Jorge VI. Esto influyó en la educación del Príncipe de Gales, el heredero del trono.

Hubo otras organizaciones medioambientales: La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, Amigos de la Tierra, etc. Pero el Príncipe Felipe utilizó el WWF como su plataforma principal para su intento de transformar la economía mundial.

 

La transformación del Príncipe Carlos: La Cumbre de Río de 1992

En 1989, los príncipes Felipe y Bernhard, el rey Juan Carlos de España y varios destacados financieros de la City londinense, decidieron celebrar una conferencia singular en 1992, la Cumbre de la Tierra de las Naciones Unidas en Río de Janeiro. Este equipo del WWF decidió utilizar al canadiense Maurice Strong, un destacado promotor de ideas para el Príncipe Felipe, y un recaudador de dinero para el WWF que había fundado el Club 1001 en 1970 como medio para que los mecenas súper ricos financiaran el WWF.

Strong expresó su encantadora opinión a la National Review el 1 de septiembre de 1997:

“Si no cambiamos, nuestra especie no sobrevivirá…. Francamente, puede que lleguemos a un punto en el que la única forma de salvar el mundo sea el colapso de la civilización industrial.”

Considere lo que Strong debe haber querido decir con “el mundo”, por lo tanto “salvado”, en esa declaración.

Promotor petrolero en Alberta, primer director ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y figura destacada del WWF, Strong sería el Secretario General de la Cumbre de la Tierra.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Pero con la tutela de Philip y Strong, el Príncipe Carlos asumiría ahora un papel de liderazgo. Carlos había pronunciado su primer discurso sobre el medio ambiente en 1970, a los 22 años. Luego asumió más responsabilidades. Pero para la cumbre de Río, se le colocó en una posición de liderazgo para organizar personalmente la conferencia, superar las diferencias entre las naciones y ayudar a dar forma a la agenda.

El autor Jonathan Dimbleby, en su obra autorizada de 1994 The Prince of Wales: A Biography, describió lo sucedido:

“En 1991, el impulso generado por los discursos del Príncipe le había asegurado una reputación internacional. En el período previo a la cumbre de Río, prevista para 1992, el Príncipe estaba decidido a hacer su propia aportación reuniendo a figuras internacionales clave en un intento de lograr cierta armonía entre las actitudes conflictivas de Europa, Estados Unidos y las naciones en desarrollo, encabezadas por Brasil. Se le ocurrió la idea de utilizar el yate real [el Britannia] como base para un seminario internacional de dos días al final de una gira oficial por Brasil en abril de 1991.
Invitó, entre otros, al senador Albert Gore, a altos funcionarios del Banco Mundial, a directores ejecutivos de Shell [la parte anglo de la petrolera anglo-holandesa Royal Dutch Shell] y de BP [antes British Petroleum Company], a las principales organizaciones no gubernamentales, a políticos europeos, incluidos los ministros británicos de Ayuda al Exterior y de Medio Ambiente, y, lo más importante, al anfitrión de la futura cumbre, el presidente Fernando Collor de Brasil.”

 

La Cumbre de Río, la Agenda 21 y la “naturaleza divina

La Cumbre de la Tierra de Río fue una extravagancia a la que asistieron más de 100 jefes de Estado y 38.000 personas. En ella se produjeron tres grandes cambios.

En primer lugar, cuando se fundó el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC) en 1988, se definió el cambio climático como “cualquier cambio en el clima a lo largo del tiempo, ya sea debido a la variabilidad natural o como resultado de la actividad humana”. Pero en la Cumbre de la Tierra de Río, esa frase fue sustituida por la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), que afirmaba que “las actividades humanas han ido aumentando sustancialmente la concentración atmosférica de gases de efecto invernadero”.

En segundo lugar, la Conferencia adoptó una política denominada Agenda 21, que establecía: “Todas las fuentes de energía deberán utilizarse de forma que respeten la atmósfera”. La Agenda 21 fue el primer documento de la ONU que identificó las funciones y responsabilidades de los gobiernos locales y federales para perseguir el “desarrollo sostenible”, y declaró que estos gobiernos tendrían que idear una forma de reducir los gases de efecto invernadero en un gran porcentaje, de forma voluntaria. La siguiente cumbre de la ONU, celebrada en 1997 en Kioto (Japón), hizo obligatorias estas fuertes reducciones de gases de efecto invernadero de la Agenda 21: los “Protocolos de Kioto”.

En tercer lugar, en un ensayo de 1992, Maurice Strong evaluó uno de los puntos fuertes de la Cumbre de Río de 1992:

“Es sencillamente inviable que la soberanía sea ejercida unilateralmente por los Estados-nación individuales, por muy poderosos que sean. Es un principio que sólo cederá lentamente y a regañadientes a los imperativos de la cooperación medioambiental mundial.”

No sólo se iba a abrogar la soberanía, sino que Strong dio a la conferencia de 1992 un trasfondo religioso pagano. En la sesión plenaria, como Secretario General de la conferencia, declaró

“La responsabilidad de cada ser humano hoy es elegir entre la fuerza de la oscuridad y la fuerza de la luz. Por tanto, debemos transformar nuestras actitudes y valores, y adoptar un renovado respeto por la ley superior de la Naturaleza Divina.”

La Cumbre de Río fue un modelo-precedente. A partir de esa Cumbre de la Tierra de 1992, la ONU decidió celebrar una conferencia mundial cada cinco años sobre el medio ambiente o el desarrollo sostenible; y el orden del día y los debates de esas cumbres posteriores de la ONU solían enmarcarse y basarse en las ideas principales y el orden del día de la primera Cumbre de la Tierra de Río de 1992. Cuando en 2002 se celebró la siguiente conferencia de la ONU sobre desarrollo sostenible que trataba explícitamente el tema de la Tierra, se denominó Río+10, y así sucesivamente.

Cuando el Príncipe Carlos desempeñó su papel de líder en 1991-92 para la Cumbre de la Tierra de Río, tenía 44 años. En comparación, fíjese en lo que hacían otros que participan hoy en la agenda de las finanzas verdes: Mark Carney tenía 27 años y trabajaba en su doctorado de economía en Oxford, mientras ganaba dinero en Goldman Sachs. Christine Lagarde tenía 36 años y se concentraba en ascender en la jerarquía financiera de Francia. Bernie Sanders fue elegido por primera vez a la Cámara de Representantes de Estados Unidos. Alexandria Ocasio-Cortez tenía tres años y Greta Thunberg aún no había nacido. Carlos era el que creaba la política.

 

 

II. El príncipe Carlos y sus aliados crearon el New Deal verde

El folclore/mitología común, respaldado por los medios de comunicación, dice que la representante Alexandria Ocasio-Cortez (demócrata de Nueva York) y el senador Ed Markey (demócrata de Massachusetts), tuvieron la idea de un Nuevo Acuerdo Verde en 2017. Esto se discutió durante unos años, y luego se introdujo como una resolución conjunta en el Congreso por Ocasio-Cortez y Markey en febrero de 2019. El Green New Deal está en el centro de las iniciativas políticas de la administración Biden.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

En realidad, el Green New Deal fue desarrollado en el Reino Unido explícitamente por las redes políticas del Príncipe Carlos. Dos de los hombres más importantes en el desarrollo del Green New Deal en Gran Bretaña, bajo la supervisión de Carlos, son Tony Juniper y Jonathan Porritt, dos de los ecologistas más asesinos del mundo. Juniper y Porritt han sido ambos asesores especiales del príncipe Carlos en materia de medio ambiente, y han estado en su círculo íntimo durante décadas. Crearon el Green New Deal en 2008 y lo exportaron a Estados Unidos.

A continuación, veremos a Juniper y Porritt, y cómo crearon el Green New Deal. Se les podría llamar los pequeños hombres verdes del Príncipe de Gales.

El autor Jonathan Dimbleby escribió en la biografía autorizada citada anteriormente, sobre el círculo íntimo de Carlos:

“En esta época [1986], el Príncipe había empezado a formar a su alrededor un núcleo de asesores ecologistas, que describió en una carta a un amigo como “un pequeño equipo de personas conocedoras que pueden ayudarme a ejercer la mayor presión posible sobre las agencias internacionales, los gobiernos, etc., mediante discursos, almuerzos y cenas”.

Los más destacados son Juniper y Porritt.

Desde 1992 hasta 2008, Tony Juniper dirigió muchas de las operaciones de la organización ecoextremista Amigos de la Tierra (FOE), y entre 2003 y 2008 fue director de las operaciones de FOE en el Reino Unido. Juniper también fue líder del Partido Verde británico. Charles eligió a Juniper para ser coautor/escribir dos de sus libros: Harmony (2010), y Climate Change (2017).

Juniper dirigió toda la operación para que el Parlamento del Reino Unido aprobara la Ley de Cambio Climático de 2008, una de las primeras leyes de este tipo en todo el mundo. La Ley obligó al Secretario de Estado británico a garantizar que la cuenta neta de carbono del Reino Unido para los seis gases de efecto invernadero de Kioto -dióxido de carbono (CO2), metano (CH4), óxido nitroso (N2O), hidrofluorocarbonos, perfluorocarbonos y hexafluoruro de azufre (SF6)- para el año 2050 sea al menos un 80% inferior a la referencia de 1990, supuestamente para evitar un cambio climático peligroso. Esto se desprende de los Protocolos de Kioto de 1997, que a su vez se desprenden de los términos establecidos por el Príncipe Carlos en la Cumbre de Río de 1992. El Times of London del 26 de enero de 2019 se refirió a Juniper como “el campeón verde del príncipe Carlos”.

Jonathan Porritt fue uno de los principales miembros del Partido Ecologista radical de Gran Bretaña desde su fundación en 1976, y su director a partir de 1979. En 1985, el partido pasó a llamarse Partido Verde de Inglaterra y Gales, y durante un tiempo fue copresidente. En 1986, Charles designó a Porritt como su asesor de confianza, por lo que Charles y Porritt han trabajado juntos durante 35 años. En 2000, el Primer Ministro laborista Tony Blair nombró a Porritt presidente inaugural de la recién creada Comisión de Desarrollo Sostenible (SDC) de Gran Bretaña, cuyo cometido era asesorar al Reino Unido sobre las medidas que debían tomarse para lograr un “desarrollo sostenible”, incluida la reducción de la producción físico-económica para disminuir los “gases de efecto invernadero”. Porritt fue presidente de la SDC durante nueve años.

Pero, con mucho, la característica más peligrosa de Porritt, que lo hace más entrañable para el Príncipe de Gales, es que es uno de los ultramaltusianos más abiertos del mundo, pidiendo, en efecto, que se reduzca a la mitad la población mundial. En 2008, Porritt se convirtió en mecenas (de hecho, director) del Optimum Population Trust, que es quizás el principal defensor del genocidio en el mundo. Según el Times of London del 22 de marzo de 2009, Porritt pronunció un discurso en el que elogió la investigación del Optimum Population Trust, “sugiriendo que la población del Reino Unido debe reducirse a 30 millones [de los 62 millones de entonces-ed.] si el país quiere alimentarse de forma sostenible.” En noviembre de 2018 Porritt se convirtió en presidente de la OPT, ahora rebautizada como Population Matters.

Por todo este trabajo, por recomendación de Carlos, la reina Isabel designó a Porritt Comandante del Imperio Británico (CBE).

Los otros patrocinadores de Population Matters dejan clara su intención asesina. Uno de los patrocinadores es Sir David Attenborough, que ha sido descrito por varios medios de comunicación como un miembro de la Familia Real. Attenborough ha sido una figura paterna y consejero de Carlos desde que éste tenía 8 años, y es uno de los amigos no reales más cercanos de la Reina Isabel y consejero de confianza. Attenborough ha declarado:

No se puede permitir que la población humana siga creciendo de la misma manera incontrolada. Si no nos hacemos cargo del tamaño de nuestra población, la naturaleza lo hará por nosotros.

Otra patrocinadora es Dame Jane Goodall, que prefiere los simios a las personas. Un tercero es Paul Ehrlich, autor de la desacreditada farsa de 1968, La bomba de población, que ha abogado públicamente por reducir la población mundial en varios miles de millones de personas.

Esto le suena plenamente al Príncipe de Gales. En un discurso pronunciado el 10 de junio de 2010 en su Centro de Estudios Islámicos de la [Universidad] de Oxford, Carlos se desahogó diciendo que la población de Lagos, en Nigeria, ha pasado de 300.000 a 20 millones de habitantes durante su vida. Continuó: “Podría haber elegido Mumbai, El Cairo o Ciudad de México; se mire por donde se mire, la población mundial aumenta rápidamente”. Luego dijo que la Tierra no podría “sostenernos a todos”, especialmente en el sector en desarrollo, si una “gran proporción” consume los recursos naturales a “niveles occidentales”. El Presidente Barack Obama copió los comentarios de Charles en una arenga a los jóvenes africanos unos años después.

 

El Green New Deal británico y su programa

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Bajo la supervisión y la ideología de Charles, Porritt y Juniper -junto con algunos otros, en particular la izquierdista New Economics Foundation- se creó el Green New Deal en 2008, para que sirviera como programa para Gran Bretaña, pero sobre todo como plantilla básica para el estadounidense, que imitó sus líneas generales y varias de sus particularidades.

El imprimatur de Charles lo muestran cuatro de los ocho directores del grupo británico del Green New Deal en 2008:

– Tony Juniper-director/iniciador.

– Caroline Lucas-directora. Lucas fue reclutada como protegida del genocida Porritt. La propia Lucas informó de que se sintió “totalmente inspirada” al leer el libro de Porritt Seeing Green y por ello decidió unirse al Partido Verde. Pensó: “Voy a ir allí ahora. Voy a dedicarme a esto [el Partido Verde]”. Porritt era la fuerza dominante en el Partido Verde. Lucas se convertiría en diputado verde por Brighton Pavilion, y ayudó a lanzar el Green New Deal.

– Charles Secrett-director. Su currículo dice que Secrett es asociado principal del Programa de Liderazgo en Sostenibilidad de la Universidad de Cambridge (CISL). Charles no sólo es el patrón y la fuerza dominante de este CISL, sino que está trabajando con el CISL en un programa para “Recablear la economía” mediante la sostenibilidad. Y es esto lo que últimamente ha sido rebautizado por muchos como “El Gran Reajuste”.

– Colin Hines-iniciador/director. Hines fue un colaborador constante de Jonathan Porritt. Publicaron un artículo conjunto en el Journal of Population and Sustainability de noviembre de 2017 titulado “Los partidos progresistas del Reino Unido deben abordar ahora el reto de la inmigración de frente si se quiere evitar el Brexit.” Porritt comentó que el artículo sostiene que los izquierdistas y los liberales deben “ser realistas” sobre el problema de la población.

En cuanto al programa, el Green New Deal británico pedía una inversión dirigida por el gobierno en eficiencia energética y microgeneración, que convertiría “cada edificio en una central eléctrica”; la creación de puestos de trabajo ecológicos para permitir la reconstrucción de infraestructuras con bajas emisiones de carbono; un impuesto sobre los beneficios inesperados de las empresas petroleras y de gas para obtener ingresos para el gasto gubernamental en energías renovables y eficiencia energética; proporcionar incentivos financieros para la inversión ecológica y la reducción del uso de energía. También pedía “garantizar unos precios más realistas de los combustibles fósiles que incluyan el coste para el medio ambiente y sean lo suficientemente elevados como para hacer frente al cambio climático”; la recomendación era que se establecieran impuestos sobre el carbono. Reflejando la aportación de la New Economics Foundation, también se pedía el desmantelamiento de los megabancos y un mayor control de los derivados financieros.

El apelativo de Nuevo Trato Verde -que se asocia falsamente con Franklin Roosevelt-, el llamamiento a un cambio a gran escala hacia la energía verde, la eliminación de los combustibles basados en el carbono y la producción relacionada con ellos, y la creación de puestos de trabajo ecológicos: todo esto era el cometido de Charles y sus hombrecillos verdes Porritt y Juniper, y se basaba en la reducción radical de la población. La intención era exportar a Estados Unidos.

 

III. Imposición del mecanismo de información para el Reseteo: hacia la dictadura de los banqueros

El Príncipe Carlos, actuando en nombre del poder financiero, el Banco de Inglaterra, etc., ha elaborado desde 2004, e intentado hacer cumplir con creciente intensidad, un conjunto de “normas de información contable integrada” de carácter ecológico, para las empresas industriales y energéticas, las explotaciones agrícolas, etc. Esto se llama “taxonomía” en los círculos de “finanzas verdes”. Ha creado, o modificado los organismos reguladores existentes, dotándolos de autoridad para imponer duras sanciones a las corporaciones que no cumplan con las normas contables contra los gases de efecto invernadero, lo que podría llevar a las corporaciones incumplidoras a la quiebra. En el mundo de Charles, toda la producción física aumenta el cambio climático antropogénico. El hombre viola la Naturaleza primitiva a través del progreso científico.

El escéptico replica: “¿Cómo van a obligar a las empresas a ser ecológicas las normas de contabilidad e información, que son competencia de los contables, los equipos financieros, las compañías de seguros y demás? Todo esto parece una tontería”.

Charles había colaborado en la organización de la Cumbre de la ONU sobre el Cambio Climático celebrada en Río en 1992, siguió con interés la conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático celebrada en Kioto en 1997 e intervino en la Cumbre Mundial de la ONU sobre el Desarrollo Sostenible de 2002. Charles pensaba que estas conferencias eran valiosas para establecer los parámetros de la normativa sobre el cambio climático, pero las empresas podían hablar de boquilla y luego eludir las normas propuestas, sin que ello les supusiera ninguna sanción. Por lo tanto, la mayoría de las normas nunca entrarían en vigor. Cree que las normas -llamadas normas de información integrada- tienen que introducirse quirúrgicamente en las empresas para que las cumplan y no las eludan. Las empresas deben revelar cada inversión o gasto importante que realicen desde el punto de vista de si aumentará el cambio climático.

En 2004, Charles y el banco HSBC (Hong Kong and Shanghai Banking Corporation), el principal banco de drogas del mundo, fundaron Accounting for Sustainability, o A4S. En su página web, A4S afirma, bajo el título “Por qué la sostenibilidad y las finanzas”:

“Los equipos financieros [de las empresas] son un activo para su organización y un elemento vital para construir un mundo sostenible. Para estar a la altura de este potencial, tienen que reconocer los riesgos y oportunidades asociados a la sostenibilidad y ser capaces de actuar en consecuencia.
Los equipos de finanzas de una organización son fundamentales en ella porque controlan los flujos de dinero y finanzas que son fundamentales para permitir o bloquear lo que hace la organización. [Énfasis añadido].”

Los equipos de finanzas pueden controlar los flujos de dinero: Charles y la City de Londres querían que abandonaran la electricidad basada en los combustibles fósiles, la fabricación, las infraestructuras y la investigación y el desarrollo científicos, y se adentraran en una floreciente burbuja especulativa verde.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Para que esto funcione, Charles y su equipo desarrollaron una serie de riesgos de información integrada, riesgos que supuestamente dirían cuán peligrosa es una inversión, estrictamente desde el punto de vista de si supuestamente aumentaría el Cambio Climático. Son algunos de los llamados oficialmente “riesgos físicos”, “riesgos de legado”, “riesgos financieros”, “riesgos de producción”, “riesgos de competencia”, “riesgos de litigio” y “riesgos de reputación”.

Se supone que la producción de electricidad a partir de combustibles fósiles por parte de las empresas energéticas produce emisiones de CO2 y calentamiento global, por lo que se les asigna un alto “riesgo físico”, que figura en su declaración de informe integrado. Al mismo tiempo, las organizaciones ecologistas apuntan a las centrales eléctricas alimentadas con combustibles fósiles para que cierren.

Pero, ¿qué ocurre con una empresa de máquinas-herramienta cuya energía es suministrada por una central eléctrica alimentada con combustibles fósiles? Ahora está cargada con el pecado de transmitir los riesgos “físicos” de la compañía eléctrica de combustibles fósiles, instigando a la planta de combustibles fósiles al comprarle electricidad. Además, ¿qué pasa con el banco/institución financiera que presta a la empresa de máquinas-herramienta cuya fuente de combustible son los combustibles fósiles? Tiene riesgos atribuidos a la planta de combustibles fósiles y a la empresa de máquinas-herramienta, y, según los contables, también se enfrenta a “riesgos financieros”, porque la planta de combustibles fósiles y la empresa de máquinas-herramienta pueden quebrar, y no pagar, debido a sus riesgos “irremediables”. Y el banco o institución financiera se enfrenta a “riesgos de reputación y de litigio”, porque un grupo de sus accionistas puede demandarlo por contribuir al calentamiento global.

A una empresa se le puede asignar un riesgo por cualquier actividad que contribuya al “calentamiento global”, sin importar cuántos pasos se alejen del supuesto incidente iniciador del calentamiento global.

Antes, las empresas sólo informaban en sus estados contables y balances de las pérdidas y ganancias, del volumen de los préstamos e inversiones, etc., y de los riesgos financieros que la empresa podía acumular, en función de las pérdidas de sus operaciones comerciales.

Ahora los “equipos de gestión de riesgos” que las empresas se han visto obligadas a contratar, pueden informar al consejo de administración de la empresa de que ésta tiene graves riesgos que amenazan su estabilidad. Los responsables de los organismos reguladores gubernamentales, cuyos dientes se han afilado en materia de medio ambiente, pueden dictaminar que la empresa no cumple las normas y debe realizar cambios inmediatos. Las agencias de calificación crediticia -como S&P Global Ratings (antes Standard & Poor’s) y Moody’s Investor Service- pueden retirar las calificaciones crediticias positivas. Una empresa teme verse envuelta accidentalmente o de otro modo en una acción reguladora que le haga dejar de cotizar en bolsa, dejar de operar o incluso ser procesada.

Estos riesgos relacionados con el cambio climático están todavía en fase voluntaria, pero en 2021 algunos organismos reguladores están presionando para que sean obligatorios.

En total, la alianza corporativista que reunió en las principales y más poderosas instituciones financieras del mundo, representaba activos combinados bajo gestión, o en el caso de los bancos, activos directos del banco, por un total de más de 30 billones de dólares. Las organizaciones que alineó para apoyar sus objetivos tenían una membresía combinada de más de 9 millones de personas.

Carlos, sus asesores personales y los asesores académicos de Oxford y Cambridge ven estos “riesgos relacionados con el cambio climático” como el mecanismo disciplinario interno que obligará a las empresas a cerrar la producción, a cambiar a tecnologías regresivas como los molinos de viento y a invertir en una burbuja especulativa verde sin valor. En los años 90 y en la primera década del siglo XXI, casi nadie fuera del príncipe Carlos vio el valor de este mecanismo. Ahora Carlos tenía que introducirlo en la corriente principal, consiguiendo el apoyo masivo de los corporativistas a su plan, y luego conseguir que el plan se hiciera obligatorio. Para ello fue necesario crear el Grupo de Trabajo sobre Divulgación Financiera Relacionada con el Clima, integrado en el Banco de Pagos Internacionales. Esa parte del plan se logró en 2015. ¿Cómo?

 

Creación de Accounting for Sustainability

Como ya se ha señalado, el Príncipe Carlos creó el Accounting for Sustainability (A4S) en 2004 con el apoyo del banco HSBC (Hong Kong and Shanghai Bank, con una historia infame en las Guerras del Opio). El HSBC prestó al Príncipe Carlos un tal Russell Picot, que sería un activo compartido, y al que Carlos desplegaría durante los siguientes doce años. Picot se convertiría en el director de contabilidad del HSBC. Como informó la revista By All Accounts de julio de 2019

“La oportunidad de combinar las convicciones personales [de Picot] con los aspectos ambientales y sociales de la presentación de informes surgió en 2004, cuando el Príncipe de Gales invitó al presidente de HSBC, junto con algunas otras corporaciones, a ayudar a crear Accounting for Sustainability.”

Picot se deshizo en elogios hacia Carlos, diciendo: “El Príncipe es un hombre extraordinario…. Ha defendido las cuestiones medioambientales y climáticas durante muchas décadas”.

La A4S de Charles creó la Red de Organismos Contables (ABN) como una colaboración entre la A4S y los organismos profesionales de todo el mundo, incluida la mayoría de los principales organismos contables del mundo. En conjunto, la Red representa a más de 2,5 millones de contables profesionales y estudiantes en 179 países, lo que representa dos tercios de los contables del mundo; apoyan el programa de A4S.

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

Además, a través de A4S y de otras organizaciones que controlaba, como el Instituto para la Sostenibilidad de la Universidad de Cambridge, el Príncipe Carlos creó organizaciones especializadas que cubrían toda la gama de su objetivo de “informes integrados”: organizaciones para gestores de pensiones; para directores financieros (llamada Red de Liderazgo de Directores Financieros); para banqueros, gestores de activos e inversores de fondos de bonos; para líderes de compañías de seguros (llamada ClimateWise); un Centro para las Finanzas Sostenibles; etc.

En total, la alianza corporativista que reunió en las principales y más poderosas instituciones financieras del mundo, representaba activos combinados bajo gestión, o en el caso de los bancos, activos directos del banco, por un total de más de 30 billones de dólares. Las organizaciones que alineó para apoyar sus objetivos tenían una membresía combinada de más de 9 millones de personas.

En 2010, Charles puso en marcha el Consejo Internacional de Informes Integrados (IIRC), con el único propósito de obligar a las empresas y a los gobiernos nacionales a adoptar los informes integrados. Russell Picot, su activo común, ocupó un puesto en el comité directivo del IIRC; Sir Michael Peat, principal secretario privado del Príncipe de Gales, fue nombrado presidente del IIRC.

 

 

El relevo de Mark y Diana Carney

Mark Carney, exgobernador del Banco de Inglaterra (2013-2020), es uno de los banqueros centrales más poderosos del siglo XXI. Carney también fue simultáneamente presidente (2011-2018) del Consejo de Estabilidad Financiera (con sede en el Banco de Pagos Internacionales de Suiza). Pero Carney se convirtió en un firme y abierto partidario de las Finanzas Verdes sólo después de que el príncipe Carlos lo adoctrinara y lo hiciera suyo. A Carlos le ayudó el hecho de que Diana Fox Carney, esposa del banquero y descrita con frecuencia como una “ecoguerrera”, responde ante el Príncipe tanto como presidenta de los fideicomisarios de Ashden (él es su patrono real, Porritt y Attenborough son sus compañeros de fideicomiso); como miembro de la junta del Consejo de Embajadores del Fondo Mundial para la Naturaleza-Reino Unido. El Príncipe Carlos dirige ahora el WWF, fundado por su padre.

A través de Carney, el príncipe Carlos ha creado el brazo ejecutor bancario más poderoso hasta la fecha para el Green New Deal. Se trata del Grupo de Trabajo sobre Divulgación Financiera Relacionada con el Clima, que incluye 34 bancos centrales y grandes bancos y fondos privados, dirigidos por Carney y Sir Michael Bloomberg. Carney exige agresivamente que los bancos hagan cumplir la “taxonomía” para reducir toda inversión en combustibles fósiles, diciendo repetidamente que las empresas que no cumplan “dejarán de existir”.

La historia de la toma de posesión de la actividad de Carney por parte del príncipe Carlos está esbozada en el perfil de EIR del 18 de octubre de 2019, “Mark Carney, el príncipe (Carlos) de los banqueros centrales.”

Las palabras de Carney en la reunión del 70º cumpleaños de Carlos de Inglaterra en 2018 son indicativas:

“Es un mérito de Su Alteza Real que esta feliz ocasión esté marcada por un debate serio sobre los riesgos y las oportunidades que plantea el cambio climático y la transición a una economía baja en carbono. Su Alteza Real ha proporcionado un liderazgo inspirador en estos temas críticos durante décadas. De hecho, si hubiéramos seguido su consejo cuando se nos ofreció por primera vez, ¡podríamos haber resuelto ya la Tragedia del Horizonte!
He tenido el gran placer de hablar con S.A.R. en varias ocasiones, y se me ocurren pocas personas que conozcan mejor la agenda de la sostenibilidad o que estén tan comprometidas con ella. Hace cuatro años, me puso en un aprieto, destacando que los riesgos relacionados con el clima tendrán graves repercusiones financieras, y preguntando qué estaban haciendo los reguladores al respecto. Los retos de HRH son aún más pertinentes hoy en día, ya que los impactos del cambio climático siguen aumentando y el tiempo para actuar sigue acortándose. [Énfasis añadido].

En 2017, este grupo de trabajo de los banqueros centrales comenzó a emitir recomendaciones a las empresas para ayudarlas a divulgar la “información pertinente” relacionada con los riesgos relacionados con el clima. La adopción de estos informes integrados sería voluntaria. Pero en noviembre de 2020, el Banco de Inglaterra emitió esta declaración:

“El Banco de Inglaterra, junto con los demás miembros del Grupo de Trabajo TCFD del Gobierno y los reguladores, creado para examinar la forma más eficaz de abordar las divulgaciones financieras relacionadas con el clima, ha publicado un informe provisional en el que se establece un camino indicativo hacia las divulgaciones obligatorias relacionadas con el clima en toda la economía del Reino Unido, en consonancia con las recomendaciones del Grupo de Trabajo sobre divulgaciones financieras relacionadas con el clima (TCFD). El subrayado es nuestro.”

Este es el mecanismo de aplicación de hierro -que obliga a las corporaciones e instituciones financieras a salir de la producción física para la existencia humana, y entrar en una inmensa burbuja especulativa verde- del que depende la dictadura de los banqueros verdes.

En el verano de 2018, el enorme gestor de fondos de Wall Street, BlackRock, Inc. se puso del lado del Príncipe y de Carney, haciendo equipo con este último en la conferencia anual de banqueros de la Reserva Federal en Jackson Hole, Wyoming, para añadir una nueva táctica mortal, que los propios ejecutivos de BlackRock llamaron “cambio de régimen.” Los bancos centrales deben arrebatar el campo del gasto fiscal a los gobiernos que son lentos en actuar. El papel de BlackRock en el “cambio de régimen” de Charles se trata en la siguiente sección de este informe.

 

Las raíz genocida del ‘Gran Tratado Verde’, y la Nueva Ruta de la Seda como alternativa

Publicidad. Arrastra para seguir leyendo.

 

Fuente:

Richard Freeman / Executive Intelligence Review — Prince Charles Invented and Runs the ‘Green New Deal’.

Te puede interesar

Contenidos

Por Mente Alternativa Blackrock está comprando todas las viviendas unifamiliares que encuentra en los Estados Unidos, pagando entre un 20 y un 50% por...

Ciencia y Tecnología

Por Mente Alternativa Mientras internet se ahoga con información —y desinformación— sobre el Covid-19 como un virus creado en laboratorio, el Foro Económico Mundial...

Ciencia y Tecnología

El desempeño de Nicholas Clegg en la vicepresidencia de Facebook plantea series preguntas sobre el uso de la red social como herramienta de guerra...

Contenidos

En cuanto a regulación bancaria, hasta ahora ha habido muy poca distinción significativa entre las eras de Trump y Biden.   Por Pam Martens...

Publicidad que es odysee

Archivos

Redes Sociales

Publicidad siguenos en telegram
Publicidad Ledger Live Coinify

Pensar con el corazón

Interactuamos solo con energía e información. Es por ello que, solo con la energía de tu intención, puedes manifestar una realidad que te haga sentir bien aún en medio de este caos sin precedentes en toda la historia humana. Solo tienes que saber cómo funciona la energía de tu corazón y de la conciencia. En este libro lo encontrarás fácilmente explicado con fundamentos científicos.

Pensar con el Corazon